Issuu on Google+

 


Adviento  2013   El  tiempo  de  adviento  comienza  este  año  el  domingo  1  de  diciembre.    Pero,   ¿por  qué  Adviento?    ¿Y  por  qué  un  devocional  de  Adviento?    La  respuesta   yace   en   la   sabiduría   de   las   Edades.     Los   israelitas   de   la   antigüedad   establecieron   un   calendario   anual   en   respuesta   a   la   instrucción   dada   por   Dios  para  días  festivos  especiales.    Se  prepararon  Leccionarios  –  pasajes  de   la   Escritura   seleccionados   para   ser   leídos   semana   tras   semana   para   días   festivos   especiales.     La   iglesia   gradualmente   estableció   leccionarios     que   contenían   lecturas   del   Viejo   Testamento,   los   Salmos,   las   Epístolas   y   los   Evangelios.       Desde   el   siglo   6,   los   cristianos   de   Occidente   han   estado   observando   Adviento  como  un  tiempo  de  preparación  de  cuatro  semanas  de  duración   para   la   Navidad,   celebrando   la   Encarnación   de   nuestro   Señor.     Las   meditaciones  de  Adviento  comienzan  con  reflexiones  acerca  de  la  segunda   venida   de   Cristo.     Jesús   nos   pide   que   nos   preparemos   para   esa   venida   (Marcos  13:32-­‐37).    Y  el  anciano  Apóstol  Juan  dijo:  “…él  todavía  no  nos  ha   mostrado  o  qué  seremos  cuando  Cristo  venga;  pero  sí  sabemos  que  seremos   como   él   es.     Y   todos   los   que   tienen   esta   gran   expectativa   se   mantendrán   puros,  así  como  él  es  puro.”  (1  Juan  3:3b-­‐3).     Al   continuar   Adviento,   nuestras   devociones   se   enfocarán   en   la   primera   venida   de   Cristo   y,   con   santos   como   María   y   Elizabeth   (Lucas   1:39-­‐56),   preparamos   un   lugar   para   el   niño   Jesús   en   nosotros   mismos-­‐para   ser   así,   como  los  santos  de  antaño,  portadores  de  Cristo.            

  Que  Dios  nos  capacite,  por  el  poder  del  Espíritu  Santo,  para  contemplar  (de   la   manera   en   la   que   cristianos   de   todas   las   edades   han   recibido   gracia   y   poder  para  contemplar)  y  seguir  el  preciado  regalo  de  Dios  a  nosotros  en  Su   Hijo.    Que  como  ellos  podamos  experimentar  un  Adviento  enriquecedor  y   transformador.1       Les   animo   a   leer   cada   día   la   reflexión   de   Adviento   correspondiente   y   que   todo  lo  que  constituye  tu  vida  (desde  tu  trabajo,  estudios,  hogar,   etc.)  esté   recogido,   hermoseado   y   listo   para   celebrar   este   año   la   navidad,   como   si   Cristo   en   persona     fuera   a   quedarse   en   tu   casa.     Así   deberíamos   vivir   siempre.    Que  nuestra  vida  entera  sea  agradable  a  él.       En  Su  amor,   Pastor            

                                                                                                                            1

 Traducido  de  “Journey  to  the  Manger”  Advent  –  2010.  Del  Gordon  Conwell   Theological  Seminary    


Día  8  :      8  de  diciembre  de  2013  

Día  9:  9  de  diciembre  de  2013  

Salmo  148  

Isaías  5:  11-­‐12  

Kelly  Breen  Boyce  

 Rodney  L.  Cooper  

El  Salmo  148  describe  la  naturaleza  inherente  a  Dios  como  merecedora  de   adoración   así   como   su   soberanía   sobre   todo.     Por   lo   tanto,   es   correcto   y   propio,  que  todo  en  y  de  la  tierra  dé  gloria  a  Dios  tanto  en  lo  material  como   lo  inmaterial  de  la  creación  -­‐  el  sol,  la  luna,  los  ángeles,  las  montañas  y  los   reyes.     Durante   este   frío   mes   de   invierno,   podemos   recordar   que   hasta   el   clima  (v.8)  está  sujeto  a  Su  voluntad.      

“Qué  aflicción  para  los  que  se  levantan  temprano  por  la  mañana  en  busca   de  un  trago  de  alcohol,  y  pasan  largas  noches  bebiendo  vino  hasta  que  les   agarra   una   fuerte   borrachera.     Proveen   vino   y   música   hermosa   para   sus   grandes  fiestas  –  lira  y  arpa,  pandereta  y  flauta  –  pero  nunca  piensan  en  el   Señor  ni  se  dan  cuenta  de  lo  que  él  hace”  (vs.  11  y  12).  

¿De   qué   manera   este   Salmo   que   declara   el   poder   y   la   soberanía   de   Dios   informa  nuestra  comprensión  acerca  de  Adviento?     Uno   de   los   grandes   misterios   de   nuestra   fe   es   la   aparente   naturaleza   dialéctica   de   nuestro   Señor   –   Su   soberanía   y   Su   inmanencia.     Cognitivamente  (a  nivel  de  nuestro  conocimiento),  esta  compleja  dualidad   merece   que   estemos   toda   una   vida   explorándola.     Emocionalmente,   el   poderoso   Dios   del   universo   “colocando   su   tienda   de   acampar”   (Juan   1)   entre   nosotros   nos   suple   un   sentido   de   bienestar   y   esperanza.     El   está   simultáneamente   gobernando   el   universo   entero   y   sin   embargo   está   además   tan   cercano,   tan   humano   y   tan   personal   como   un   bebé   recién   nacido.    Hoy,  durante  Adviento,  que  Dios  nos  dé  una  especial  conciencia  de   su  muy  íntima  presencia.          

Existen  tres  dichos  que  haya  yo  escuchado  que  resumirían  lo  que  Isaías  está   comunicándole   a   Israel   y   por   implicación   a   nosotros,   en   este   pasaje   preñado  de  significado.   Dicho   uno:   “Tu   perspectiva   determina   tus   prioridades   y   tus   prioridades   determinan  tu  actuar.”   Israel   perdió   la   perspectiva.     Ellos   debían   ser   el   pueblo   en   pacto   con   Dios   demostrándole   a   las   naciones   a   su   alrededor   lo   que   significaba   ser   el   pueblo   de   Dios.     Dios   los   había   puesto   en   aquella   tierra   y   los   había   bendecido   para   que   pudieran   magnificar   la   reputación   de   Dios.     Sin   embargo,   en   lugar   de   mostrar   generosidad   a   aquellos   a   su   alrededor,   como   Dios,   se   tornaron   mezquinos;   en   lugar   de   buscar   lo   justo   como   Dios,   buscaron   su   propio   gozo   y   en   lugar   de   mostrar   compasión   como   Dios,   se   especializaron   en   condenar.     Isaías   está   diciendo   –   han   olvidado   su   propósito,  no  están  aquí  para  hacerse  de  un  nombre  –  sino  para  glorificar  el   Nombre  de  Dios.   Dicho   dos:   “Puede   que   Dios   no   pague   al   final   de   cada   mes   –   pero   Dios   paga”.    


Día  10:  10  de  diciembre  de  2013  

  Isaías  nos  muestra  en  este  pasaje  que  Dios  toma  en  serio  su  reputación  y  su   pacto.     Israel   rompió   el   pacto   con   Dios.     Dios   fue   claro   que   ellos   debían   guardar  (observar)  el  pacto  y  que  si  no  lo  hacían,  habría  juicio.    La  palabra   “Que  aflicción”  (“Ay”  en  otras  versiones  de  la  Biblia)  es  un  término  no  sólo   de   juicio,   sino   también   de   lamento   en   un   funeral.     Los   israelitas   que   rompieron   el   pacto   no   disfrutarían   sus   adquisiciones   (vs.   10-­‐11)   porque   ellos  mismos  debido  al  juicio  de  Dios  pasarían  a  ser  posesión  de  los  Asirios   (v.  26).   Dicho  tres:  “El  departamento  favorito  de  Dios  es    ‘perdido  y  encontrado’”.   Adviento  nos  recuerda  que  Dios  siendo  Dios  no  finaliza  el  asunto  con  juicio   sino   que   busca   antes   la   reconciliación.     El   corazón   de   Dios   es   traernos   de   vuelta   a   sí   mismo   para   que   podamos   “recuperar   nuestra   perspectiva”   y   cumplir  todo  lo  que  él  ha  designado  que  seamos.    Que  esta  temporada  de   Adviento   te   recuerde   dar   gracias   a   Dios   por   Aquel   que   nos   hizo   su   prioridad,   quien   tomó   nuestro   juicio   sobre   sí   mismo,   y   cuyo   gozo   fue   reconciliarnos  con  el  Padre.        

Lucas  21:29-­‐38    Scott  M.  Gibson   La  importancia  de  las  hojas   Cuando  los  arboles  frutales  producen  hojas  en  la  primavera,  uno  anticipa  el   producto   final   –   fruto.     Jesús   usa   al   sencillo   árbol   de   higos   para   representar   ante  sus  oyentes  su  segunda  venida  y  por  ende  la  llegada  de  su  Reino.   Las  hojas  del  árbol  representan  la  promesa  de  cosas  por  venir,  y  se  puede   contar  con  que  Jesús  cumplirá  su  promesa,  tal  como  el  muy  esperado  fruto.     El   vendrá.     El   regresará   otra   vez   como   el   magnífico,   glorioso   Hijo   del   Hombre.   Pero  se  nos  puede  distraer  de  este  anhelantemente  vigilar  –  vivir  –  por  él.     Nuestro   foco   cambia   fácilmente.     Podemos   desanimarnos   mientras   esperamos  por  él.    Puede  que  hasta  queramos  darnos  por  vencidos.    Pero  a   pesar   de   las   tentaciones   que   enfrentamos:   excesos   o   preocupaciones,   como  señala  el  texto,  sabemos  que  Cristo  viene  otra  vez  para  gobernar  en   poder   y   fuerza.     El   advierte   a   sus   discípulos   de   antaño   y   a   los   del   día   presente,   “Oren   para   que   sean   suficientemente   fuertes   para…presentarse   delante  del  Hijo  del  Hombre”.   Algunas  veces  no  relacionamos  la  importancia  de  las  hojas  del  árbol  frutal   con  la  promesa    del  fruto.    Pero  eso  es  exactamente  lo  que  Jesús  quiere  que   hagamos,  ver  en  la  hoja  común  la  certeza  de  su  regreso  a  reinar.  

   

La  promesa  de  las  hojas  es  la  promesa  de  la  segunda  venida  de  Jesús.  

   

   


Día  11:    11  de  diciembre  de  2013  

Día  12:  12  de  diciembre  de  2013  

2  Tesalonicenses  1:1-­‐12  

Salmo  37:1-­‐18  

 Rollin  Grams  

 William  David  Spencer  

En  2  Tes.  1:11-­‐12.  Encontramos  la  oración  de  Pablo,  Silvano  y  Timoteo  por   creyentes  viviendo  entre  el  primer  y  segundo  adviento:  “Así  que  seguimos   orando  por  ustedes,  pidiéndole  a  nuestro  Dios  que  los  ayude  para  que  (1)   vivan   una   vida   digna   de   su   llamado.     Que   él   les   de   el   poder   para   (2)   llevar   a   cabo  todas  las  cosas  buenas  que  la  fe  los  mueve  a  hacer”  (v.11).                            

Las   calles   de   Jerusalén   eran   muy   utilizadas,   así   que   las   noticias   eran   el   constante   compañero   de   viaje   de   todos.     Una   Pascua   las   noticias   eran   catastróficas,   mientras   dos   creyentes   ponían   al   tanto   a   un   extraño   que   pasaba   acerca   de   la   reciente   ejecución   de   un   poderoso   sanador,   Jesús.     Imaginen  su  sorpresa  cuando  el  extraño  respondió  demostrándoles  que  la   persecución   de   Jesús   había   sido   profetizada   a   través   de   todas   las   Escrituras   Hebreas.      

Note,   primero,   que   de   lo   que   se   trata   el     llamado   de   Dios   es   de   lo   que   hemos  sido  llamados  a  ser:  dignos.    Dios  nos  escogió  para  ser  santos  y  sin   mancha  delante  de  él  en  amor  (Efesios  1:4).   Segundo,  fe  es  más  que  creer:  la  fe  produce  su  obra  propia;  la  fe  se  expresa   por  medio  del  amor  (Gálatas  5:6).     Tercero,  ésta  es  la  obra  de  Dios  en  nosotros.    Dados  a  la  tarea  de  trabajar   nuestra  salvación  con  temor  y  temblor,  descubrimos  a  Dios  trabajando  en   nosotros   para   desear   y   hacer   su   buena   voluntad   (Filipenses   2:12-­‐13).     Las   marcas   de   ser   el   pueblo   elegido   de   Dios   son   creer   en   la   verdad   y   santificación  por  el  Espíritu  (2  Tes.  2:13).  

Un   lugar   al   que   bien   pudo   llevarles   ese   día   fue   al   Salmo   37,   donde   el   victimado   David   guarda   paralelo   con   la   reciente   supresión   de   Jesús.     Perseguido   por   el   principal   gobernante,   el   afligido   David   advierte   a   sus   seguidores   no   envidiar   el   poder   de   sus   adversarios,   sino   a   confiar   y   deleitarse   en   el   poder   de   la   justicia   de   Dios,   conociendo   que   finalmente   ésta   triunfará   (vs.   1-­‐4).     Por   lo   tanto,   David   aconseja,   sean   pacientes   y   no   dejen   que   la   ira   los   convierta   en   una   réplica   de   su   opresor   (vs.   5-­‐8),   porque   Dios   está   trabajando   para   destruir   su   poder   y   darle   al   justo   una   victoria   perdurable  (vs.  10-­‐18).  

 

La  esperanza  que  buscaban  los  viajeros  a  Emmaus  (Lucas  24:21)  estaba  viva   en  Aquel  que  caminaba  con  ellos.    ¿Cuán  a  menudo  durante  la  persecución,   desastre,   catástrofe,   o   desilusión   nos   preocupamos,   desesperamos   o   aun   envidiamos   a   aquellos   que   tienen   el   poder   suficiente   de   hacernos   miserables?    Esos  son  los  momentos  en  que  necesitamos  darnos  cuenta  de   que  Jesús  está  caminando  a  nuestro  lado  y  trayéndonos  una  esperanza  que   sobrepasa  todo  entendimiento.  

 

 

Cuando  Jesús  regrese,  él  no  vendrá  sólo  por  un  pueblo  elegido  con  fe  en  él   (Mateo  25:14).    El  vendrá  por  su  esposa,  lavada  y  limpiada  por  la  Palabra,   sin   mancha   ni   arruga,   santa   y   sin   falta   (Efesios   5:26-­‐27).     El   evangelio   es   para  ser  obedecido  (2  Tes.  1:8)  para  que  el  nombre  de  nuestro  Señor  Jesús   pueda  ser  glorificado  en  nosotros  (vs.  10,  12).  


La   lección   que   David   enseña   en   el   Salmo   37   y   que   posiblemente   Jesús   explicó  a  los  viajeros  es  que  muchas  de  las  travesías  de  la  vida  están  llenas   de   dificultad   y   sufrimiento.     Pero   el   Dios   que   nos   ha   llamado   es   más   poderoso   que   cualquier   oposición   que   enfrentemos,   sea   temporal   o   terminal,  y  la  esperanza  de  Dios  es  eternal.      

En   retrospectiva,   a   muchos   se   les   debe   haber   ocurrido   que   esta   profecía   se   cumplió   (en   parte,   al   menos)   cuando   el   propio   hijo   de   Acaz,   Ezequías,   le   sucedió  en  el  trono  como  rey.    Mal  padre,  gran  hijo:  ¡que  milagro!    Ezequías   rápidamente   limpió   a   Israel   de   todos   los   ídolos   y   restauró   la   adoración   al   Dios   verdadero   en   Israel.     Y   claro   está,   es   Mateo   quien   registra   el   cumplimiento   definitivo   de   la   profecía   de   Isaías   en   el   nacimiento   de   Jesús   a   la   virgen   María   (Mateo   1:22-­‐23).     Esto   es   evangelio   verdaderamente:   nuestros   líderes   pueden   ser   espantosos   y   nosotros   el   pueblo   no   somos   mucho   (si   algo)   mejores   que   ellos   –   y   sin   embargo   Dios   promete   venir   y   estar  con  nosotros.    ¡Alabado  sea  Emmanuel!                          

Día  13:  13  de  diciembre  de  2013  

 

Isaías  7:10-­‐25  

Día  14:  11  de  diciembre  de  2010  

 David  W.  Gill   Pocos  líderes  en  la  historia  humana  han  rivalizado  con  el  Rey  Acaz  en  lo  que   a   su   incesante   perversidad   se   refiere.     El   abandonó   los   caminos   de   su   antepasado   David.     El   ofreció   al   menos   uno   de   sus   hijos   como   sacrificio   infantil.     El   saqueó   el   templo   del   Señor,   robando   lo   que   pareciera   valioso,   profanando   temerariamente   sus   contenidos   sagrados.     Acaz   era   un   fuerte   adicto   a   la   idolatra,   erigiendo   altares   y   auspiciando   la   adoración   a   falsos   dioses  de  las  naciones  paganas  vecinas.    Su  locura  e  infidelidad  dejó  a  Judá   vulnerable   y   costó   cientos   de   miles   de   vidas.     Confrontado   por   el   profeta   Isaías  para  que  buscara  una  señal  por  parte  del  Señor,  Acaz  se  rehusó.        Y   sin   embargo,   justo   en   ese   punto   tan   bajo,   Dios   envió   una   señal   de   la   redención  por  venir:  una  joven,  una  virgen,  concebiría  y  daría  a  luz  un  hijo   quien   sería   llamado   Emmanuel,   “Dios   con   nosotros.”     En   la   peor   y   más   oscura  hora,  Dios  trajo  esperanza  y  la  promesa  de  su  presencia.  

Isaías  8:1-­‐15   Gordon  L.  Isaac   Un  tiempo  de  juicio   Adviento  es  una  temporada  de  reflexión,  un  tiempo  para  ponderar  la  obra   de  Dios  en  el  mundo.    Es  un  tiempo  para  prepararnos  para  su  obra  de  juicio   y  redención.   Isaías  es  cortante  en  advertir  a  Israel  de  la  inminente  destrucción.    El  rey  de   Asiria   viene   como   el   torrente   de   poderosas   aguas,   arrastrando   todo   a   su   paso.     No   hay   vuelta   atrás,   la   inundación   se   ha   desbordado   por   todos   sus   canales.    La  única  palabra  que  se  puede  decir  es:     Prepárense  para  la  batalla,  ¡pero  serán  aplastados!   Sí,  prepárense  para  la  batalla,  ¡pero  serán  aplastadas!  (v.9)  


De  ninguna  manera  resulta  fácil  escuchar  la  palabra  Destrucción,  y  menos  si   tenemos   que   hacerlo   dos   veces.     Sin   duda   preferiríamos   sencillamente   quedarnos   contemplando   el   nacimiento   del   niño   Jesús.     Pero   hay   una   palabra   antes   de   aquella   última   palabra   de   Isaías   a   la   cual   debemos   prestar   atención,  porque  en  realidad  aquello  a  lo  que  tememos  es  tan  importante   como  aquello  que  abrazamos.       Este   pasaje   de   la   Biblia   es   muy   claro   en   decir   que   sólo   Dios   es   digno   de   nuestro   temor.     El   profeta   entrega   esta   palabra   en   una   manera   poderosa   para  esta  temporada  de  Adviento:     Ten  por  Santo  en  tu  vida  al  Señor  de  los  Ejércitos  Celestiales;   Es  a  Él  a  quien  debes  temer;  Él  es  quien  te  debería  hacer  temblar.   Vivir   en   el   purificante   temor   de   Dios   es   un   acto   de   fe.     Es   suficiente   para   nosotros   en   este   momento   escuchar   esta   fuerte   palabra.     Dejar   que   Dios   sea  nuestro  temor  y  nuestro  temblor  hará  un  lugar  para  la  canción  de  los   ángeles.      


Adviento 2013 2 semana