Page 1

                       

 


Adviento 2013   ¿Cómo   va   su   tiempo   devocional   durante   esta   temporada   de   Adviento?     Espero   que   muchos   estén   experimentando   un   despertamiento   espiritual   alrededor   del   evento   glorioso   del   nacimiento   del   Hijo   de  Dios.    Mientras  más  reflexionemos  en  lo  milagroso   y   sorprendente   del   misterio   de   la   Encarnación   más   cerca   estaremos   de   absorber   el   transformador   impacto   de   tan   central   verdad   en   el   evangelio.     Esfuérzate,   concéntrate,   medita   intensamente   cada   día  de  Adviento  junto  a  los  tuyos  a  ver  qué  pasa,  de   pronto  un  matiz  de  esta  gloriosa  verdad  te  toma  por   sorpresa  y  te  estremece  hasta  la  fibra  más  honda  de   tu  ser  y  entonces  sin  haberlo  planificado  el  evangelio   te   parecerá   con   más   poder   del   que   habías   sospechado,  poder  que  nos  da  vida  abundante  y  que   se  multiplica.       En  casa  hemos  tratado  de  arreglar  algunas  cosas  mal   puestas   y   pintar   paredes   afeadas   por   el   paso   del   tiempo  (y  por  algunas  manitos  que  dejan  perdurables  

huellas en   sus   partes   inferiores   a   falta   de   mayor   estatura,  especialmente  en  las  esquinas  de  las       paredes   donde   (ya   saben   quienes)   se   apoyan   al   doblar   una   curva),   y   ha   sido   un   lindo   tiempo   para   pensar   en   todo   lo   que   deberíamos   hermosear   en   nuestras  vidas.         Les   animo   a   leer   cada   día   la   reflexión   de   Adviento   correspondiente   y   que   todo   lo   que   constituye   tu   vida   (desde   tu   trabajo,   estudios,   hogar,   etc.)   esté   recogido,   hermoseado   y   listo   para   celebrar   este   año   la   navidad,   como   si   Cristo   en   persona     fuera   a   quedarse   en   tu   casa.     Así   deberíamos   vivir   siempre.     Que  nuestra  vida  entera  sea  agradable  a  él.       En  Su  amor,   Pastor      


Día 15:    15  de  diciembre  de  2013   Juan  3:22-­‐30   S.  Steve  Kang  &  Garry  Parrett   Los  profetas  declararon,  “Así  dice  el  SEÑOR.”    Pero  a   pesar   de   que   la   palabra   fue   dicha   por   medio   de   ellos,   ellos   fueron   los   primeros   en   humillarse   y   temblar   delante   de   ella   (Jeremías   23:9).     A   Israel   pertenecen   los  oráculos  de  Dios  –  pero  eso  convierte  al  pueblo  de   Dios  en  siervos  de  la  palabra,  no  en  sus  amos.    María   dio   a   luz   al   Cristo,   pero   eso   no   la   convirtió   en   la   señora   de   Aquel   a   quien   dio   a   luz.     En   su   lugar,   su   confesión   permanece,   “Soy   la   sierva   del   Señor;   que   se  cumpla  todo  lo  que  has  dicho  acerca  de  mí”  (Lucas   1:38)   y   “Hagan   lo   que   él   les   diga”   (Juan   2:5).     El   ministerio   de   Juan   precedió   al   de   Jesús,   pero   el   señaló   más   allá   de   sí   mismo,   voluntariamente   eligiendo   decrecer   mientras   la   influencia   de   Jesús   crecía.     El   declaró   inequívocamente,   “El   debe   tener   cada  vez  más  importancia  y  yo,  menos”  (Juan3:30).  

Encerrado en   el   Gran   Mandamiento   (Marcos   12:31)   está  una  clave  para  que  los  cristianos  hagamos  crecer           a   Cristo   en   nosotros.     Lee   así,   “Ama   a   tu   prójimo   como  a  ti  mismo.”    Jesús,  aquí,  asume  o  se  refiere  a   nuestro   amor   propio.     Sin   embargo,   él   es   nuestro   Señor   y   nosotros   sus   súbditos.     Se   nos   llama   a   amarnos  a  nosotros  mismos  propiamente  como  Dios   nos  ha  amado.    De  esta  manera,  permitimos  a  Cristo   crecer   en   y   por   medio   de   nosotros,   al   extender   ese   amor   a   nuestros   vecinos   en   esta   temporada   de   Adviento.          


Día 16:  16  de  diciembre  de  2013   2  Pedro  1:1-­‐11   Edward  M.  Keazirian   ¿Quién   es   este   Jesús   de   quien   cantamos?   “Ven,   tan   esperado   Jesús,   nacido   para   liberar   a   tu   pueblo…nacido   para   hacer   libre   a   tu   pueblo,   nacido   un  niño  y  sin  embargo  un  Rey…”   El   joven,   impetuoso   Pedro   exclamó   que   él   era   “el   Mesías,   el   Hijo   del   Dios   Viviente”   (Mateo   16:16).     Años   más   tarde,   un   anciano,   más   maduro   Pedro   afirma  de  manera  definitiva  y  contundente  que  él  es   “nuestro  Dios  y  Salvador  Jesucristo”  (2  Pedro  1:1-­‐2).       Utilizando   una   elegante   construcción   gramatical   del   Griego  en  estos  versos,  Pedro  hace  claro  que  Jesús  no   es  solamente  el  Cristo  –  ese  Mesiánico  descendiente   real   de   David   destinado   a   rescatar   y   gobernar   al   pueblo   de   Dios;   ni   solamente   el   Salvador,   quien   al   igual   que   Moisés   liberaría   a   su   pueblo   de   la   definitiva   esclavitud   al   pecado   y   la   muerte;   sino   además   –   en  

verdad consumadamente   –   Dios   mismo.     Lo   que   es   más,  este  Dios  de  gloria  y  virtud  absolutas  (v.  3)  nos         ha   invitado   a   conocerlo   y   a   participar   en   su   gloria   y   virtud.   Tal   como   Pedro   continua   diciendo   (vs.   5-­‐7),   nuestra   respuesta  comienza  con  fe,  pero  madura  hasta  incluir   amor.     En   esta   temporada   de   Adviento,   mientras   muchos  alrededor  nuestro  están  consumidos  por  las   compras,   la   decoración,   y   la   comida,   procuremos   mejor  trabajar  duro  para  apoderarnos  de  la  bondad,   el  conocimiento,  el  dominio  propio,  la  perseverancia,   la   santidad   y   la   ternura   que   nos   mueven   de   la   fe   al   amor.     Esa   será   nuestra   mejor   preparación   para   la   Navidad.            


Día 17:  17  de  diciembre  de  2013   Isaías  9:1-­‐7    Peter  Kuzmic   La  llegada  de  la  Luz   “La   luz   verdadera…venía   a   este   mundo”   (Juan   1:9).     Así   es   como   el   evangelista   Juan   (1:9)   reflexiona   acerca   del   evento   navidad   al   resumir   la   Encarnación   con   “la   Palabra   se   hizo   carne”   (Juan   1:14).     El   debió   haber   leído   Isaías   quien,   muchos   cientos   de   años   antes,   ve   la   venida   de   “una   gran   luz”   (v.   2)   y   de   un   “niño  que  nos  es  nacido…hijo  nos  es  dado”  (v.  6).   Isaías   era   un   consejero   de   la   corte   y   un   profeta   que   sabía  cómo  pensar  políticamente.    Hoy  diríamos  que   él   no   era   solamente   espiritualmente   profundo,   sino   también   contextualmente   relevante.     El   esparció   su   mensaje  profético  como  si  pintara  un  gran  cuadro  en   un   enorme   canvas   histórico,   presente   y   futuro.     En   realidad  el  logró  ver  incluso  más  de  lo  que  fue  capaz   de  realmente  apreciar,  ya  que  sus  propios  límites  de  

comprensión fueron  superados  por  la  inspiración  del   Espíritu  Santo.   Sin   el   beneficio   de   la   luz   divina,   la   gente   vive   en   “angustia   y   una   oscura   desesperación:   (8:22   y   9:2),   pero   el   gran   mensaje   profético   es   que   Dios   está   dispuesto   y   es   capaz   de   cambiar   nuestras   circunstancias   humanas   y   transformar   la   situación   reemplazando  la  “sombra  de  muerte”  con  “una  gran   luz”   (v.   2).     La   llegada   de   la   luz   trae   consigo   mucho   gozo   y   abundancia   (v.   3).     Luz,   gozo   y   abundancia   hablan   de   libertad   de   la   opresión.     La   liberación   última   viene   con   el   nacimiento   de   un   gobernante   salvador,   el   Hijo   de   Dios.     Los   títulos   de   realeza   adscritos   a   esta   “luz   y   niño/hijo”   claramente   apuntan   a  su  deidad  (ahora  lea  el  verso  6  en  ¡voz  alta!).    El  es   la  fuente  de  toda  sabiduría  y  poder,  amor  paternal  y   es  el  más  grande  pacificador.    El  resultado  final  de  su   liberación   y   gobierno   es   armonía   de   paz   y   justicia.     ¡Exactamente  lo  que  nuestro  mundo  necesita!                


Día 18:  18  de  diciembre  de  2013   Marcos  1:1-­‐8    Richard  Lints   Muchos   de   nosotros   estamos   demasiado   ocupados   como  para  reducir  la  velocidad.    Se  siente  raro,  huh?     Nuestras   vidas   se   mueven   a   un   paso   tal   que   apenas   podemos   recordar   qué   es   lo   que   en   verdad   importa   ya.     Si   nuestras   vidas   son   una   historia   la   historia   parece   tener   demasiado   relleno   y   poca   trama.     Probablemente   no   llegaría   a   ser   una   buena   novela,   ¿no   es   así?     Por   contraste,   la   historia   de   Jesús   se   manifiesta   como   todo   un   drama   épico.     Es   casi   demasiado   grandioso   como   para   mantenerlo   completamente   a   la   vista.     Aquí   en   Marcos   1,   aprendemos   que   el   drama   épico   de   Jesús   no   comienza   con   su   nacimiento.     Juan   el   Bautista,   el   último   de   los   profetas   del   Antiguo   Testamento,   nos   dice  que  la  historia  de  Jesús  va  tan  atrás  como  hasta   el   profeta   Isaías,   y   representativamente   en   Isaías   hasta   todo   el   Antiguo   Testamento.     Y   lo   que   Juan   el  

Bautista nos   dice   acerca   de   esa   historia   aquí   en   el   primer  capítulo  de  Marcos,  así  como  todo  el  Antiguo   Testamento   nos   dice,   es   que   el   Mesías   nos   dará   el   aliento   de   vida   mismo.     La   marca   de   Jesús   en   las   edades   será   el   regalo   de   vida,   que   es   nada   menos   que  el  regalo  del  Espíritu  Santo.    Esta  es  una  historia   demasiado   buena   como   para   perdértela   por   estar   demasiado   ocupado.     Que   tu   vida   baje   las   revoluciones  lo  suficiente  como  para  que  saborees  la   historia  del  Salvador.                


Día 19:  19  de  diciembre  de  2013   Mateo  3:1-­‐12    Sean  McDonough   De   todas   las   tarjetas   navideñas   que   he   podido   ver   a   través   de   los   años,   no   puedo   recordar   ninguna   que   empezara   con   las   palabras   “Ustedes,   generación   de   víboras…”     Pero   algunas   de   las   personas   en   la   lista   de   correo   de   Juan   el   Bautista   recibió   justo   ese   mensaje   mientras  los  preparaba  para  el  Adviento  (venida)  del   ministerio  público  de  Jesús  (Mateo  3:7).    ¿Qué  podría   tener   que   ver   tan   brutal   descripción   con   las   buenas   noticias?     En   resumen,   todo.     Los   Fariseos   y   Saduceos   en   cuestión   nunca   buscarían   transformación   hasta   primero   darse   cuenta   de   que   necesitaban   transformación.     Sin   el   punzante   regaño   de   Juan,   ellos   hubieran   seguido   pensando   que   la   ponzoñosa   enseñanza   que   brotaba   de   los   labios   de   ellos   era   la  

miel más   dulce.     Su   mensaje   es   claro:   Dejen   de   retorcerse  y  anden  derechos.         El   diagnóstico   médico   de   una   enfermedad   mortal   puede   ser   una   buena   noticia…provisto   de   que   sea   seguido   por   la   certeza   de   que   cierta   cura   está   a   la   mano.    Y  así,  el  llamado  de  Juan  al  arrepentimiento  es   seguido   por   la   promesa   de   que   viene   uno   que   bautizará   con   el   Espíritu   Santo,   quien   quemará   la   imagen   de   serpiente   en   nuestras   almas   y   nos   engalanará  con  la  semejanza  del  Dios  viviente.                    


Día 20:  20  de  diciembre  de  2013   Mateo  11:2-­‐14    Catherine  Kroeger   Juan  el  Bautista  retó  a  su  audiencia  a  los  aspectos  de   preparación  más  esenciales  para  la  venida  del  Cristo:   esto   es   arrepentimiento.     La   historia   de   Navidad   comienza   con   un   anuncio   del   nacimiento   de   este   precursor   del   Mesías,   aquel   que   prepararía   el   camino   delante  de  él.   Cuando  Jesús  de  Nazaret  vino  a  él  para  ser  bautizado,   él   lo   había   identificado   como   el   Cristo,   pero   desde   ese   momento,   Jesús   no   había   establecido   sistema   político,   ni   había   levantado   un   ejército,   ni   demostrado   interés   en   asegurarse   del   respaldo   o   aprobación   de   los   ricos   y   poderosos.     Desde   el   calabozo,  Juan  comenzó  a  preguntarse  y  envió  a  sus   discípulos   a   preguntar   si   le   había   identificado   correctamente   o   si   en   verdad   se   había   equivocado.     Implícita  en  esa  pregunta  está  también  la  inseguridad  

de Juan   acerca   de   su   propia   identidad.     Si   había   fracasado  en  identificar  al  verdadero  Mesías,  ¿sería  él   después  de  todo  un  verdadero  profeta?   Jesús  contestó  a  los  que  preguntaban  en  nombre  de   Juan   con   una   concreta   demostración   de   precisamente   aquellas   obras   que   las   escrituras   habían  prometido  acompañarían  la  venida  del  Cristo.     Los   ciegos   veían,   los   cojos   caminaban,     los   marginados  se  regocijaban  en  las  buenas    noticias  del   amor  de  Dios.    Luego  de  la  salida  de  los   discípulos  de   Juan,   Jesús   retomó   la   delicada   tarea   de   vindicar   la   propia   identidad   de   Juan.     El   había   venido   “en   el   espíritu  y  poder”  del  prometido  Elías,  como  el  último   y  más  grande  profeta  de  Dios.    Durante  Adviento,  nos   preguntamos  nuevamente,  ¿quién  es  Jesús?;  y  en  su   identidad  como  Hijo  de  Dios  y  redentor  y  Señor,  nos   encontramos   además   a   nosotros   mismos.     Es   su   venida   la   que   trae   sentido   a   nuestras   vidas   y   nos   capacita  para  hallar  nuestra  verdadera  identidad.                    


Día 21:  21  de  diciembre  de  2013   Lucas  3:1-­‐9    David  A.  Currie   He   estado   repensando   como   manejamos   la   música   Navideña.     No   se   trata   tanto   de   que   hayan   villancicos   en  octubre;  se  trata  de  lo  que  escuchamos  en  Noche   Buena.    Pienso  que  deberíamos  incluir  un  preludio  de   alguna   de   las   muchas   películas   de   invasiones   militares   a   nuestro   haber   como   por   ejemplo:     El   día   más  largo  o  Salvemos  al  soldado  Ryan.     ¿Por   qué?     Porque   la   encarnación   es   una   invasión.     El   Eterno  hijo  de  Dios  se  hace  humano  para  reclamar  la   creación   de   Dios   de   usurpadores   egoístas   –   como   nosotros   –   y   para   restaurar   a   Dios   como   su   legítimo   gobernante.     El   día   que   Jesús   nació   es   el   Día-­‐D   (lenguaje   utilizado   para   designar   el   día   cuando   se   tomaron   las   playas   de   Normandía   de   manos   de   los   Nazis)   de   Dios.     Antes   de   cualquier   invasión,   fuerzas   de   operación   especiales   son   enviadas   para   preparar  

el camino,   para   tratar   que   la   población   local   reciba   bien  a  los  invasores.    Un   amigo   mío,   un   oficial   de   la   marina,   me   dio   una   idea  general  de  qué  es  lo  que  incluye  todo  esto.    Ellos   evitan  centros  poblados  se  mueven  hacia  lugares  más   apartados   y   procuran   posibles   simpatizantes   que   estén  listos  para  un  cambio.  Suena  a  algo  parecido  a   Juan   el   Bautista:   él   estuvo   en   el   desierto,   come   langostas   (no   de   mar   sino   de   tierra,   je,   je)   y   miel   silvestre,   viste   pelo   de   camello   y   prepara   a   la   gente   para   la   invasión-­‐Encarnación,   la   venida   de   Cristo.     Como  un  soldado  típico,  Juan  se  pone  en  marcha  y  va   directo   al   grano:   “¡Únanse   a   la   rebelión   de   arrepentidos!    Cambien  su  lealtad  de  auto-­‐servirse  a   servir   a   Cristo.     Den   frutos   que   demuestren   sus   raíces”   (vs.   8-­‐9).     Estas   siguen   siendo   nuestras   órdenes   de   Adviento,   tan   relevantes   mientras   nos   preparamos  para  la  segunda  venida  de  Cristo  como  lo   fueron   durante   su   primera   venida,   tan   necesarias   para   nuestros   vecinos   como   lo   fueron   para   los   de   Juan.  

Adviento 2013 3 semana  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you