Page 34

Djerba - Mediterránea y Sahariana

L

a isla de Djerba, situada en el golfo de Gabès, al sur de Túnez, es una apuesta segura para aquellos que busquen pasar unas vacaciones perfectas combinando playas paradisíacas, tradición y cultura. Este pequeño edén constituye un ideal punto de partida hacia el desierto del Sahara, donde se pueden realizar numerosas actividades, dormir en jaimas al raso o visitar numerosos decorados de Star Wars.

En la antigüedad, Djerba fue cartaginesa antes de ser romana. Después pasó a manos de los vándalos y los bizantinos y finalmente fue conquistada por los árabes en el año 667. En el siglo XI las tribus hilalianas venidas de Oriente entraron a ocupar la isla. Desde entonces, la isla ha inspirado a artistas de diferentes disciplinas, como al poeta griego Homero, en cuya Odisea narra cómo Ulises y sus hombres se toparon con una isla de belleza extraña y frutos delicados: la isla de los lotófagos. Todos los marineros probaron el loto y perdieron la memoria, haciendo desaparecer cualquier deseo de marcharse de allí. Hoy, todo viajero que visita Djerba se siente hechizado por su excepcional atmósfera, mediterránea y sahariana a la vez. La isla invita a pasear entre suaves paisajes, en perfecta armonía con la arquitectura blanca, redondeada y poco elevada: pequeñas mezquitas en el campo, grandes propiedades rurales llamadas menzels... Su microclima, de inviernos suaves, hace de él un destino

EXPOCULTUR / 34

ideal para descubrir en cualquier época del año, incluso para bañarse en sus playas de agua turquesa y arena blanca y fina. Con 125 kilómetros de costa y un microclima caracterizado por inviernos suaves, Djerba destaca por tener algunas de las mejores playas de Túnez, de agua azul turquesa y arena blanca y fina, como las de Sidi Mahrez, Rass Taguerness y Seguia. En ellas, además de descansar en una tumbona, broncearse y bañarse, es posible practicar numerosas actividades acuáticas como vela, windsurf, kitesurf, esquí acuático y parasailing. Además de agradables playas, la isla tiene muchos otros atractivos turísticos que despiertan el interés de los viajeros. En Houmt Souk, su capital, no podemos perdernos el entramado de callejuelas que forman la Medina y sus célebres zocos, repletos de tiendas donde adquirir los productos típicos de la zona y del país: cerámicas, telas preciosas, alfombras árabes, artículos de cuero, joyas, especias, souvenirs de todo tipo, etc. Otro imperdible de lo más original es la venta de pescado en subasta que tiene lugar todas las mañana en el mercado cubierto (lonjas). En esta misma ciudad, el Museo de Artes y Tradicionales Populares merece ser visitada tanto por sus colecciones de trajes, joyas y alfarería de origen judío y musulmán como por el marco donde se ubica, en una antigua zaouïa (centro de enseñanza del Corán) del siglo XVIII.

www.turismod

Expocultur #72  

Revista Expocultur / Edición Número 72 - 2017

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you