Page 55

La danza es otro de los pilares de la cultura cubana. Y un momento único para disfrutar de ella es el Encuentro Internacional de Danza en Paisajes Urbanos: Ciudad en Movimiento. Un certamen que inundará las calles de la Habana del 10 al 14 de Abril con lo mejor de la danza, mostrando un amplio espectro creativo, de tendencias y de proposiciones artísticas, que salen a la calle para encontrarse con su público, creando situaciones realmente únicas. Si no se tiene la suerte de visitar la ciudad en esas fechas, siempre se puede disfrutar del espectáculo al aire libre que, todas las noches, se realiza en el famoso cabaret Tropicana. Un “paraíso bajo las estrellas” que se nutre del ballet, del circo, del carnaval… mezclando la rumba, el danzonete y el mambo, así como el jazz latino en su acepción más contemporánea, para crear un espectáculo artístico singular. Sobre los escenarios del Tropicana han actuado incontables estrellas tanto cubanas como internacionales, desmenuzando su característica mezcla de folclore cubano con variedad de ritmos del mundo. De vuelta en la calle, otro momento en que el arte sale a buscar a sus espectadores es el Festival Internacional de Teatro, que en 2013 celebra su XV edición. La Habana, marco inconfundible, con su variada arquitectura, recupera los destellos dejados por figuras y maestros, y crea nuevos momentos mágicos entre público y actores; el espectador y el lugar forman parte de la obra. Aunque para la realización de este festival también se utilizan teatros emblemáticos de la ciudad, como el Gran Teatro de La Habana García Lorca. Ubicado en el lado oeste del Parque Central y sede del Ballet y de la Ópera Nacional de Cuba, el Teatro de La Habana es una de las principales instituciones culturales de la capital cubana. El edificio, de estilo neo-barroco, es un complejo cultural sumamente activo, en el que se realizan, además de del Festival de Teatro o las puestas en escena del Ballet Nacional, los más diversos actos, incluyendo a la Bienal de Arte Contemporáneo, un certamen que muestra obras de artistas internacionales y locales. La Bienal de Arte se expande por la ciudad como casi todo lo que significa cultura. Desde sus sedes, como el Teatro de la Habana, o como el Museo Nacional de Bellas Artes, hasta diversas plazas y espacios que se ven intervenidos por creadores de distintas disciplinas y estilos.

De vuelta al Museo Nacional, situado al otro lado del parque, en una edificación de corte racionalista, este importante centro cultural aloja en una superficie de unos 7.600m2 más de 1200 pinturas, esculturas, grabados y dibujos que ofrecen una visión completa del panorama artístico cubano desde los siglos XVI y XVII hasta nuestros días. En 2013, el Museo Nacional de Bellas Artes celebra su centenario, y lo hará con una programación especial a finales del mes de Abril. A un costado del Museo se encuentra el que quizá sea el edificio más representativo de la isla en el siglo XX: el Capitolio. Un buen ejemplo de estilo neoclásico, la antigua sede parlamentaria y hoy sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y de la Academia de Ciencias de Cuba, está rematado por su inmensa cúpula, directamente bajo la cual se encuentra un brillante de 25 quilates, hito que marca el punto de partida de todo el sistema de carreteras del país. Detrás del Capitolio se encuentra otro edificio emblemático, esta vez de carácter más industrial, que data de 1845. Su inconfundible fachada pintada de granate y crema ya anuncia, para el entendido, lo que aloja dentro: la fábrica de tabaco Partagás, icono de la cultura del tabaco. El tabaco es Cuba y Cuba se respira en el humo del tabaco. Y si más adelante, al llegar a la plaza de la Catedral se echa en falta a los artesanos que vendían su arte por las esquinas, ahora hay que ir a buscarlos al Centro Cultural Antiguos Almacenes San José, ubicado en la Avenida del Puerto, junto a la Iglesia de San Francisco de Paula. Aquí han quedado resguardados de las inclemencias del tiempo y disfrutan de una vista privilegiada de la Bahía de La Habana. Los detalles son innumerables, y están ahí, esperando, dispuestos para que en cada uno de ellos se perciba un fragmento de esa red, de ese mosaico que constituye la singular identidad cultural habanera y cubana. Y así se va navegando por estos canales de historia, de arte, de cultura, de sabor, de aromas, de gente… Destino de claroscuros, destino de ritmos cadenciosos, destino de luchas y reivindicaciones, destino de identidades que convergen en manifestaciones únicas… La Habana, Cuba. Más información, apunte 5029 en Tarjeta Lector.

55 / EXPOCULTUR

Expocultur #50  

Revista Expocultur - Edición Noviembre - Diciembre 2012

Advertisement