Page 44

carácter indígena. Incluida en la lista de ciudades Patrimonio Mundial de la UNESCO, Oaxaca merece una parada de varios días para visitarla y disfrutarla en profundidad, y al mismo tiempo para realizar excursiones por sus interesantes alrededores. En este sentido, no debemos dejar de visitar el yacimiento de Mitla con sus bellas tumbas, el grupo de las columnas y el patio de las grecas. Las ciudades y pueblos que rodean la capital muestran una sorprendente variedad de artesanía, que se encuentra tanto en

OAXACA El estado de Oaxaca forma un codo de un brazo geográfico que se extiende a sur y al este, y rodea el corazón indígena de México. Es una tierra montañosa, atrapada entre la Sierra Madre Oriental y la Occidental. Docenas de fracturadas cadenas montañosas conducen a remotos valles altos envueltos en la niebla, con pequeños caseríos de difícil acceso. Los campesinos realizan ángulos imposibles cuando aran los campos y confían en la lluvia para conseguir dos cosechas anuales de maíz. Para que llueva, invocan a la vez a los dioses antiguos y los santos católicos. Oaxaca tiene 570 municipios, más que cualquier otro estado, y su aislamiento físico contribuye a la conservación de sus tradiciones más ancestrales. De los 15 grandes grupos étnicos, zapotecas y mixtecas son los más numerosos, y están presentes tanto en la costa como en las montañas. Sus antepasados construyeron los grandes centros ceremoniales cuyas ruinas se encuentran dispersas en los valles centrales. Dicen que los que prueban los chapulines (saltamontes fritos muy condimentados) volverán algún día a Oaxaca. Pero más que por los saltamontes, que están muy ricos, muchos regresan atraídos por esta espléndida ciudad. Cuna de las culturas zapoteca y mixteca, es uno de los más antiguos centros habitados de Mesoamérica. Hernán Cortés fue completamente seducido por su riqueza, tanto como para que sus descendientes llevaran hasta 1910, el título de "marqués del Valle de Oaxaca". La piedra calcárea verdosa de sus iglesias ha dado el nombre indígena a la "ciudad de jade" que Malcolm Lowry llamaba "la ciudad más bella del mundo". Maravilla de la arquitectura colonial, también ha conservado profundamente su

las tiendas más elegantes de la calle Alcalá como en los mercados de abastos o Benito Juárez, paradigma de la abundancia de productos ofrecidos; sirva de ejemplo la artesanía o los filtros de amor. Si bien la artesanía es un elemento importante en la cultura de Oaxaca, la ciudad también destaca por una actividad artística llena de dinamismo, insuflada por los pintores Rufino Tamayo, Rodolfo Morales y Francisco Toledo. Artistas nuevos y consagrados cultivan los temas y la

Expocultur #19  

Revista Expocultur / Edición Julio - Agosto 2007

Advertisement