Page 32

... con los castillos aquí enumerados, a saber: Moratalla, Socovos, Vicorto, Gontar, Letur, Priego, Férez, La Abejuela, Liétor, Aznar, Benizar, Nerpio, Taibilla, Yeste, La Graya, …

fronterizos, alcanzando la estabilidad y el inicio de un lento pero firme progreso demográfico y económico tras la caída del reino de Granada y la definitiva desaparición de la frontera.

En 1245, al trasladarse a Segura de la Sierra la encomienda mayor de la Orden de Santiago, poblaciones como Moratalla, Socovos, Taibilla y Yeste -hasta entonces pertenecientes a Segura- conseguían sus respectivos privilegios de villazgo y se conformaban como encomiendas autónomas.

El patrimonio histórico de estos municipios tiene, además de un nivel de conservación destacable, una serie de características que lo hace especialmente interesante para poder contar la historia, cultura y vida cotidiana de la baja Edad Media:

La conquista cristiana se detuvo en estas tierras creándose una frontera estable con el reino de Granada, favoreciendo la marcha de musulmanes. Aún así, parte de esta población se mantuvo en los nuevos territorios cristianos y su proporción variaba de unas encomiendas a otras, mientras la repoblación castellana avanzaba con dificultad sino se estancaba. Esta situación y la condición de territorio fronterizo impulsarían a la Orden a ir dotando a las villas de un fuero ventajoso, el de Cuenca, que se aplicaba normalmente a las tierras de realengo. No obstante, la aparición de las sucesivas oleadas de peste desde mediados del s. XIV ocasionaron una fuerte despoblación que se hizo dramática a fines de ese siglo. A partir de la segunda mitad del siglo XV, una vez superadas las contiendas civiles con la corona y las familiares de los Fajardo, la repoblación irá fraguando en estos territorios todavía

EXPOCULTUR / 32

Yeste posee un castillo-fortaleza de carácter residencial, sede de su Encomienda y con una impronta eminentemente nobiliaria, además de la Iglesia de la Asunción, con origen en el siglo XV. Calles medievales, conventos y palacetes completan un entramado monumental relevante. Moratalla, por su parte, alberga un Castillo-fortaleza más austero, una Iglesia espectacular, además de conservar un casco antiguo admirable, donde a través de sus adarves, callejones, algorfas y demás elementos urbanísticos podemos contar, con gran facilidad de comprensión, como eran estos pueblos en el Medioevo: su arquitectura, sus espacios vitales y su vida diaria. Nerpio, cuenta con un ejemplo excelente de castillo rural, Taibilla, acompañado de la Casa de la Tercia, del siglo XVI, rodeados de un paisaje casi salvaje, de una belleza sobrecogedora, idóneo además para escenificar

la vida cotidiana en un medio rural aislado, a la vez que fronterizo y cruce de caminos; a su vez, el trazado de las calles de la población tienen la impronta de una alquería originada en el periodo andalusí. Socovos alberga en el interior de su fortaleza los restos de una población de origen andalusí, convertida en el siglo XIII en Encomienda de la Orden de Santiago, y que mantuvo hasta principios del siglo XVI una comunidad mudéjar. Junto a ella se erige la "Iglesia de Abajo", fundada por los santiaguis-

Expocultur #19  

Revista Expocultur / Edición Julio - Agosto 2007

Advertisement