Page 1

Explora Ñuble . Edición número 3. Ejemplar de distribución gratuita.

CAMINAR POR NIEVE A LA LAGUNA DE LA PLATA

La cara menos conocida de Portezuelo Sectores productivos: los viñateros de Batuco VISIONES DE PATRIMONIO SOBRE CHILLÁN Y ÑUBLE


EXPLORA ÑUBLE exploranuble@gmail.com 94068524/ 86154278 Alejandra Rodríguez Q. Constanza Pino F. Publicación de distribución gratuita en la Provincia de Ñuble; Concepción; Los Ángeles y Talca. Foto portada: Camino a la Laguna de la Plata, Daniel Cornejo Colaboraciones: Cristian Monsalve/ Rodrigo Ponce


No te pierdas la montaña Podríamos decir que la montaña está a punto de cambiar de estado. Éste es un tiempo de transición para estas bellas macizas que aún atesoran la nieve del invierno, mientras empiezan a coquetear con los primeros rayos de sol. Se trata de una postal maravillosa y sobra decir que es innecesario recorrer cientos de kilómetros para encontrarla. Tampoco es imprescindible escalar hasta la cima. Basta con adentrarse unos metros por la zona cordillerana para sentirse parte de ella y disfrutar del aire limpio que la rodea y de la flora nativa que se mantiene intacta en muchos sectores. Lo hermoso es que, como gran parte de las especies autóctonas que poblan la cordillera son de hoja perenne, el verde-amarillo-rojizo se mantiene todo el año. Éste es un buen tiempo para recorrer la cordillera y detenerse a mirar los árboles. Con algo de suerte y con los primeros rayos de sol, quizás alguno tenga el honor de recoger los primeros digüeñes de la temporada.

PÁG 2. Opinión de experto:

Erwin Brevis, arquitecto PÁG 5

Ñuble productivo

PÁG 6. Travesía personal

a la Laguna de la Plata PÁG 10. Yo visité:

Mariela Sotomayor

PÁG 12. Portezuelo más allá de los viñedos

PÁG 16. Gastronomía:

tres platos obligatorios en Cobquecura

Fotografía: Cristian Monsalve


Opinión de experto Erwin Brevis, arquitecto y coordinador de la Unidad de Patrimonio (UPA) de Chillán

“Chillán es una ciudad amable e interesante de recorrer”

Erwin Brevis considera que para identificar el patrimonio de Ñuble, es imprescindible apreciar la interacción frecuente entre campo y ciudad que se da en la provincia. Ésa, dice, es nuestra verdadera riqueza.

L

o importante de entender antes del patrimonio es entender la identidad que posee un territorio, porque al entender esto podremos identificar los valores patrimoniales que son interesantes de conservar. No todo es patrimonio; cuando uno lo establece se hace a través de un proceso de selección de lo material e inmaterial que es importante conservar para transmitírselo a las futuras generaciones. Creo que lo primero es que la comunidad identifique su identidad para luego identificar el patrimonio. Si nos vamos a Ñuble, éste comparte una identidad común con Chillán. Lo hablamos este año en la celebración del día del patrimonio, considerando que Chillán, dadas sus cuatro fundaciones, especialmente la que ocurrió tras el terremoto del 39, se conformó como una ciudad con una nueva cara desde su arquitectura, desde lo urbano, introduciendo la arquitectura moderna que aquí tomó protagonismo con muchos de los edificios que hoy son los íconos de la ciudad.

2

Esta arquitectura se instala en un espacio que venía de antes, una ciudad que se relaciona con un territorio que es Ñuble; compuesto por 21 comunas que son casi dependientes de Chillán y que poseen un fuerte componente rural. Entonces nace un Chillán que existe entre una ciudad con una aequitectura moderna, pero con una fuerte asociación a lo rural. Desde esa observación creemos que podemos aproximarnos a qué habría que entender como patrimonio dentro de la ciudad. Por ejemplo, la Cate-

dral es un ícono, es el ícono que nos distingue a nivel nacional y es, también, justamente un hito de la arquitectura moderna; pero así como se habla de la Catedral, también se habla del mundo campesino de Chillán a través del reconocimiento de las longanizas. Estos son los mundos que conviven y nos otorgan una identiad muy rica asociada no sólo a Chillán, sino a toda la provincia. Es por eso que entender Chillán requiere observar las cuadras que rodean el Mercado, donde está el termina rural, donde está

la gente que llega con sus productos. A mí me encanta Chillán porque tenemos la posibilidad de no tener que alejarnos de la ciudad para poder estar en un mercado y disfrutar de los perfumes de la fruta, de las verduras y de conocer nuestra artesanía. Poder tomar una micro y pasar la tarde en otra comuna, qué se yo, en Coihueco, en Pinto, El Carmen y que a 30 kilómetros nos trasladan a otro mundo; eso, es fantástico. Una de las grandes características de Chillán, es que posee una geografía que permite recorrerla a pie o en bicicleta. Chillán es una maravilla para recorrer pausadamente en toda época. Hay calles preciosas con grandes árboles que adquieren distintos colores, por lo que recomiendo no sólo detenerse en los edificios patrimoniales tradicionales, sino que también hay que poner atención en el resto del espacio urbano. Én resumen, ésta es una ciudad amable e interesante de recorrer no únicamente desde puntos específicos, sino en toda su dimensión.


Hérex Fuentes, presidente de Ñuble Región “Ñuble,

en sus 21 comunas, posee una identidad cultural propia que nos identifica con lo nuestro”

Ñ

uble Región es una fuerza social representada por más de un centenar de entidades de Ñuble, con más de 15 años trabajando para convertir nuestra histórica Provincia en una nueva región. Ñuble tiene una superficie de 13 mil 178,5 kilòmetros cuadrados de cordillera a mar y una población cercana a los 500 mil habitantes y, pese al problema que ocasionó el último censo, es cierto que somos más población que 6 regiones actuales y tenemos una enorme riqueza turística en las nuestras comunas rurales y en Chillán, que se preparapara convertirse en capital regional. Cuando hablamos de

ser región estamos pensando en grande: en un puerto, aeropuerto, mejoramiento de carreteras, corredor bioceánico, proyectos energéticos ecológicos, represas, mejoras y tecnificación de la agricultura, turismo, modernización de ferrocarril, etc. Ñuble, en sus 21 comunas, posee una identidad cultural propia que nos identifica con lo nuestro, pues nos une con la historia del nacimiento de nuestros padres de la Patria; héroes; escultores; músicos; artistas; poetas y pintores, que han forjado una gran Provincia con amplio potencial en todas las áreas. Hoy contamos con el apoyo transversal de los 21 alcaldes, concejales, parla-

mentarios y más de un centenar de representantes de diferentes entidades sociales, deportivas, culturales, educacionales, empresariales y comunicacionales alineados bajo el “Ñuble será Región, es tarea y trabajo de todos”. Puedo mencionar tres razones para ser región: tenemos una poblaciòn que bordea los 500 mil habitantes; estamos distribuidos a lo largo de 21 comunas, siendo una de las provincias más extensas del país y, por último, hasta 1974, Ñuble fue Intendencia y contaba con departamentos como San Carlos, Quirihue, Bulnes y Yungay , cada uno de ellos maravilloso, con una cultura propia y con mucho que aportar.

3


Club Andino Nevados de Chillán Presidente: Nicanor Galindo Cabrera www.clubnevadosdechillan.cl canchillan@gmail.com

C

omo Directiva del Club Andino Nevados de Chillán (CAN Chillán) fundado el año 1986 sin fines de lucro, y asociado, a través de la asociación de Ñuble, a la Federación de Andinismo de Chile, queremos compartir nuestras actividades de montaña de manera de aportar a la comunidad de la Provincia de Ñuble y nuestra región, dando a conocer las bondades que nos brinda nuestra cordillera; con secto-

4

res colmados de bellos lugares, siendo un patrimonio que está a disposición de todo aquel que guste de estar cerca de la naturaleza de una manera segura, a la vez que instamos al cuidado de nuestro entorno. El CAN Chillán, siendo consecuente con sus objetivos, ha estado promoviendo la seguridad en la montaña entre sus socios, realizando instrucciones a través de los más experimentados participantes en temas

referentes al uso de equipo básico, progresión en terrenos nevados, técnicas de auto detención, primeros auxilios en lugares aislados, progresión y aseguramiento encordado, entre otras. Todo esto para que la actividad de montaña sea un disfrutar de sus bondades, y disminuir los riesgos propios de la actividad. En especial por los últimos accidentes ocurridos en el país, que en algunos casos han tenido consecuen-

cias graves o fatales. Creemos fuertemente, que así como los sectores costeros tienen su potencial turístico, la montaña es análoga en ello para Ñuble, por eso queremos ser partícipes activos en el desarrollo de la actividades al aire libre en nuestra provincia, aportar activamente al desarrollo de actividades de montaña de manera segura para las personas, y de forma amigable con la naturaleza.


ÑUBLE PRODUCTIVO: BATUCO

Don Hipólito Placencia y su colega viven de la elaboración de chicha, igual que muchos productores del fundo Batuco en Ránquil. Él y sus otros 23 socios disponen de la Bodega de Batuco, que posee una capacidad de almacenaje de 940 mil litros, aunque en los mejores años apenas se llena. Esta temporada elaboraron 450 mil litros de fermentado, producido con las uvas del mismo sector. Pero la Bodega de Batuco no sólo almacena vino y chicha, también almacena historia: originalmente perteneció a la familia Casanova, que llegó desde Italia a fines del siglo XIX con la ilusión de instaurar en esta zona la tradición viñatera que traían consigo. Lo lograron, pero el panorama cambió durante la presidencia de Eduardo Frei Montalva. Eso sí, cambió para bien, recuerdan los protagonistas. Cuando fue la reforma agraria, en 1968, trabajadores de otros fundos intentaron alzarse contra los dueños de Batuco. `Pero no fue necesario, dicen, porque la familia Casanova les cedió la propiedad y la producción. A cambio, los trabajadores, los mantuvieron en la administración. Hoy ellos mismos administran sus uvas y su producción artesanal que distribuyen en negocios de la provincia. Están así desde 1979, cuando se constituyeron como el Comité de Agricultores de Batuco. En este tiempo, han pasado de todo, “buenas y malas”, explica don Hipólito, “pero siempre van a ser más las buenas”.

5


Laguna de la Plata: una travesĂ­a personal

6


Fotografía: Daniel Cornejo

Ésta es la historia que viví rumbo a conocer uno de los parajes más sorprendentes de la provincia. Es tan espectacular que hay quienes suben sin importar la lluvia, la nieve o el frío. Vale la pena, porque la Laguna de la Plata y el sendero que conduce a ella son sitios maravillosos. Constanza Pino F.

7


Cristian Monsalve

F

ui a la Laguna de la plata por primera vez este año, en invierno, con frío y nieve, aunque poca, pero, sin duda, la helada le dio un toque más interesante a la travesía. Me uní sin pensarlo mucho a uno de los grupos que surgen improvisada y regularmente a través de facebook para visitar la cordillera de San Fabián. Lo bueno, es que siempre o al menos regularmente dentro de esos grupos hay un conocedor, alguien que sabe la ruta completa y lee, sin equivocarse, la señal que va indicando cuál es el rumbo adecuado: un grupo de piedritas acumuladas justo donde asalta la preguta “¿Por dónde seguir?”. Pero nunca hay que confiarse. Aunque la caminata a la Laguna de la Plata es considerada un trekking de mediana intensidad, son alrededor de ocho kilómetros de pendientes fuertes, senderos a ratos estrechos y piedras y cascadas

8

Cristian Monsalve

congeladas cuando en la cima hay nieve. Si bien eso no suena prometedor, sí es motivante la invitación a descubrir la exhuberante vegetación que se halla durante todo el trayecto, a lo que se suma la posibilidad de ver especies que nunca se dan una vuelta por la ciudad, como los carpinteros y, más sorprendente aún, el cóndor andino. CAMINAR SIN PARAR Después de este viaje, sé tres cosas importantes: llevar tarros de comida a la montaña es una mala idea, por el peso y la basura que generan; cuando vuelva a subir-que sin duda lo haré-dividiré el trayecto en dos días, en honor a la belleza del paisaje y al bienestar físico y, por último, la Laguna de la Plata es, sin duda, uno de los lugares más deslumbrantes de la provincia. Eso, pese a lo cansador

del camino. Después de la primera subida, los más inexpertos quedamos exhaustos. Rodolfo lidera el grupo y Jorge va al final, por si alguien se queda atrás, aunque las instrucciones son claras: caminar sin parar hasta que termine la primera cuesta, pues luego todos tendremos un respiro. Aún no amanece y la lluvia es cada vez más intensa. Miro hacia atrás y sólo veo los focos que suben tras de mí, mientras que por el costado, presiento, no hay más que un enorme risco. Tras el esfuerzo, descansamos unos minutos entre la belleza de la vegetación endémica y, al menos el frío, ya no existe. Los pocos rayos de sol que salen nos encuentran de un segundo a otro y el grupo empieza a dividirse entre los que tienen más experiencia y son más ágiles y los que nos quedamos atrás a cada rato para descansar y tomar agua.

Rodolfo nos llama a apurarnos y dice que es mala idea descansar tanto. Tiene razón, porque los músculos se enfrían y retomar el ritmo cuesta y cansa aún más. Por un largo tramo, el paisaje calma cualquier atisbo de agotamiento porque las subidas y las bajadas se van alternando equilibradamente. Aunque sigue lloviendo, los enormes árboles nos protegen bastante del agua. Cuando han transcurrido casi cuatro horas de caminata entre bosques y riscos, el camino se empieza a volver más pesado. No recuerdo el punto exacto del tramo, pero cuando llegamos a una vertiente justo antes de unas trancas, todos nos avalanzamos sobre ellas y volvemos a creer que llegaremos a la cima. El agua está congelada y es porque, algunos metros más arriba, se pueden en-


Daniel Cornejo

contrar los primeros rastros de nieve. El guía nos pide que no nos alejemos, porque viene otro tramo complicado, justamente por el hielo. Las hojas en el suelo tienen escarcha y las piedras son cada vez más resbaladizas. Estamos muy cansados y todos los primerisos reclamamos porque pareciera que nunca llegaremos. Han pasado seis horas desde que partimos desde el Fundo Bullileo a esta aventura y nadie ha querido revelarnos cuánto falta realmente. Mucho rato después- o quizás pensamos eso sólo a causa del cansancio- creemos que llegamos, pero no, sólo nos encontramos son una hermosa planicie muy verde y donde justo llegan algunos rayos de sol. Llevamos horas caminando y escuchando palabras de aliento, pero algunos no resisten más y prefieren pasar el

resto del día ( y la noche) en ese lugar paradiasíaco donde hay algunos espacios sin nieve. En alguna parte del trayecto las piedritas amontonadas empiezan a verse por todos lados, así que cada uno de los conocedores sigue su propia intuición, mientras los inexpertos vamos detrás del que haya dado su mejor argumento. Pese al camino distinto que el grupo tomó en ese momento nadie se salvó de la cascada, el símbolo más inequívoco de que sí estabamos bien encaminados. La cascada, que es una fuerte pendiente de agua que cae de una enorme roca, provoca miedo, sobre todo porque un paso en falso por las resbaladizas rocas escarchadas impicaría caer al agua o desbarrancarse. Después del obstáculo, todo es más fácil: sólo hay que caminar y caminar entre

un bosque cada vez más hermoso y frondoso. Nos detenemos un segundo a respirar el aire increiblemente limpio cuando escuchamos el grito que esperábamos “llegamos, aquí está, la encontramos”. Corremos de la emoción. Han pasado casi ocho horas desde que salimos, aunque los guías calcularon que demoraríamos cuatro. Frente a la laguna cristalina, nada importa. La imagen es tan sorprendente que no se puede describir por completo: en torno al agua se siente la inmensidad de la montaña y el viento hiela la cabeza. La nieve bajo mis pies es menos de la que pensé y creo que se derretirá luego, porque pareciera que el sol brilla más intensamente en lugar de ir ocultándose. Alguien dice que estando aquí, estamos más cerca del cielo. Es verdad. Éste lugar es el paraíso en la tierra.

DATOS DE INTERÉS LLEGAR: El trayecto más común para visitar San Fabián es a través de San Carlos por la Ruta N 31, pero hay quienes pefieren tomar un atajo por Coihueco. El Fundo Bullileodonde se empieza ala subida se localiza a 11 kilómetros de San Fabián. Como es un terreno privado, hay que pagar 1.500 pesos a los dueños de la propiedad para poder entrar.

9


Yo visité...

S

alí de Chillán en 2001 para estudiar periodismo en Concepción y en 2007, partí a hacer la práctica al programa SQP y me quedé en la farándula para siempre, después de estar en Intrusos volví a Primer Plano de Chilevisión, donde ahora también soy panelista del matinal de Chilevisión. Ser de Ñuble y de Chillán es una tremenda suerte porque tú cargas con la esencia propia de una ciudad pequeña en donde la gente se conoce, y en la calle hay olores especiales, además del tema de los asados. Uno carga con un pasado exquisito de tradiciones y experiencias, yo les digo que en Santiago no tienen idea lo que es comerse un asado de verdad. La gente me identifica con las longanizan y con las termas. Conozco muchos rostros que viajan a las termas, como la “Pancha” Merino y varios actores que están contínuamente yendo allá. Con Quillón tengo una relación súper especial porque marcó mi infancia. Mi abuelita materna tenía un restorant frente a la plaza y los veranos completos me iba para allá y sobre todo para el carnaval que es en febrero. Me acuerdo que cerraban la calle y ahí estaba la fiesta entonces escuchábamos la música y movimiento toda la noche, imagínate la feria, el caballero con los algodones, el trencito que pasaba. Aparte que Quillón tiene un microclima bien especial que le da una temperatura agradable. Tiene lugares como el río Itata. Cuando chica visitábamos la laguna Avendaño y algunos saltos por ahí. Encuentro que es un lugar lleno de tradiciones, está todo el tema del vino, los quesos que son muy ricos, realmente es un lugar recomendable porque conserva esa esencia pueblerina en que parece que el tiempo se hubiera detenido, que hoy cuesta encontrar, donde los almacenes cierran para dormir la siesta y uno encuentra productos que no hay en otra parte y toda la gente se conoce, eso es muy lindo. De Chillán yo recomiendo visitar los murales de Siqueiros, es un lugar que mucha gente en Chillán no le

10

han tomado el peso al tremendo tesoro que tenemos en nuestra ciudad porque fueron hechos por pintores mexicanos como un regalo del gobierno mexicanoa la ciudad después del terremoto del ’39. Imagínate que Pablo Neruda se contacta con ellos para pedirles que pintatran estos murales y ahí se plasma la historia de la Conquista de Chile y la crueldad que se vivió, me parece muy interesante de ver porque es monumento histórico nacional. Además que en el mural Muerte al Invasor hay una espada que te sigue con su punta si te mueves por la sala, entonces tiene algo mítico que vale la pena visitar, tanto para chilenos como extranjeros. Siempre digo muy orgullosa que soy de Chillán, que me he comido las longanizas más ricas del mundo, que hay unas termas espectaculares, que el agua es muy rica y también el olor que le dan los árboles a la ciudad. Aunque no es típico chillanejo yo recomendaría comer en el Jai Yang que es donde han mantenido la tradición, el buen gusto y los detalles con la comida china. Y algo más típico chillanejo es La Motoneta porque si alguien es de fuera, comerse un pernil en un plato de greda es una tremenda experiencia. Recomendaría la Lobería en Cobquecura porque es un santuario de la naturaleza, lleno de una mística especial que incluso llama a la meditación aparte de la explanada donde venden los mariscos exquisitos. Otro lugar que me encanta es la laguna de La Plata en San Fabián, donde también está la laguna Añil y laguna Seca,que en invierno es increíble el paisaje porque se congela completamente casi como una pista de esquí, te da una fotografía preciosa. Un lugar como ése es un digno centro turístico en cualquier parte del mundo, es precioso para acampar e ir con amigos o con la familia.

Mariela Sotomayor,

Periodista de Primer Plano y panelista del matinal de Chilevisión


11


Porte allรก de l

Portezuelo es una de las comun reconocimiento ocurre porque tor de productores de chicha y Falta poco para la primavera y tar este pueblo que florece entr

12


Fotografía: Alejandra Rodríguez Quezada

ezuelo más los viñedos

nas menos exploradas de Ñuble y su mayor es parte de la Ruta del Itata. Y sí, es un secpipeño, pero también es cultura e historia. esa es la mejor época en que se puede visire los cerros. Constanza Pino F.

13


P

ortezuelo es cordillera, valle y también el lugar “donde nació el vino en Chile”. Es lo que dice el cartel que anuncia la llegada y es lo que ratifican sus viñedos rebozantes de uva País y Moscatel de Alejandría. Pero este poblado, incrustado en el Valle del Itata y distante 33 kilómetros de Chillán, destaca no sólo por sus fermentados, sino también por sus olivos, su producción apícola y su historia. Las fiestas costumbristas son un buen momento para concocerlo, ya que allí se reúne lo más variado y selecto que el campo tiene para ofrecer: cuecas, productos típicos, comida, vino y chicha. También aire puro y la tranquilidad que da mirar el verde de los primeros brotes de trigo que en esta fecha asoman. La fiesta más reciente fue el Encuentro del Mundo Rural , que juntó a una veintena de productores locales y que repletó el sector El Molino, donde se llevó a cabo. Ellos mismos consideran que la concurrencia a la actividad es muestra de un renovado interés por conocer las tradiciones del campo chileno y, más que conocerlo, experimentarlo, a través de las cabalgatas, la comida y las tonadas pícaras del folclor local. Pero si su visita no coincide con una fiesta, no hay de qué preocuparse, porque en los caminos de esta tierra se puede caminar y explorar con toda tranquilidad y es sorprendente todo lo que hay por descubrir. LA RUTA NATURAL En Portezuelo no hay senderos de trekking esta-

14

www. turismoportezuelo.cl

blecidos ni arriendo de implementos. Con algo de simpatía o simplemente preguntando o pidiéndolo, algún lugareño puede acceder a arrendar su caballo, aunque el servicio tampoco se ha oficializado. Si no lo consigue, al menos hay que preguntar cómo llegar al mirador de Cabrería y, desde allí, apreciar el verde de las viñas y los árboles en toda su expresión. Este sitio se encuentra enclavado en lo alto de un cerro y ofrece la imagen más fidedigna del pueblo y de su extensión, que va más allá de las casas que conforman el sector urbano. Cerca de ahí, también en los cerros, se puede caminar entre vegetación nativa por senderos poco explorados que no son más que una huella de otros caminantes. El sector Cucha Urrejola es uno de los más nombrados. Originalmente, esas tierras fueron propiedad de los jesuitas que, en el siglo XVI, se asentaron en el valle e iniciaron la producción vitivinícola que se mantiene hasta hoy y que es la que destaca

COMIDA LENTA El concepto de “comida lenta” o slow food es un movimiento mundial que promueve una alimentación conciente a través de una filosofía que reúna el placer de los ricos platos con el conocimiento de la historia que hay destrás de esa receta, especialmente en lo relacionado a preparaciones autóctonas de una zona. Los viticultores artesanales de Portezuelo adhieren a este movimiento, seguros de que el resguardo y la recuperación de la gastronomía tradicional y los métodos propios de cultivo son parte del patrimonio intagible de Ñuble que se debe conservar. De ahí que en este pueblo todo o gran parte de lo que se prepara mantenga su receta original. Eso puede explicar lo ásperos de la ceniza en las aceitunas y lo ácido de algunos pipeños que no han sido tratados con conservantes ni colorantes. Estos productos son auténticamente lo que la tierra

entrega. En este sentido, Portezuelo es, prácticamente, un refugio de los viñedos de Uva País, que producto del cambio climático están sufriendo modificaciones, a lo que se suma la fuerte competencia con otras cepas que se trabajan a nivel industrial, lo que vuelve a estos viñedos cada vez más exlusivos. Tan naturales son los pipeños que aquñi se producen, que vienen con fecha de caducidad incluida y no se pueden guardar por años esperando que se añejen. Sin embargo, siempre hay algún secreto de los productores para conservarlo mejor por más tiempo y seguir disfrutando de la cosecha de cada año. PATRIMONIO HISTÓRICO Portezuelo es un protagonista de bajo perfil dentro de la historia nacional, pero lo cierto es que en sus tierras hubo, desde la llegada de los españoles, múltiples


conflictos y batallas que finalmente terminaron con la desaparición de la población pehuenche que habitaba la zona. La más recordada de las battalas que allí sucedieron, ocurrió durante la Guerra de la Independencia en el sector de Membrillar, donde hoy se encuentra un monolito en memoria de la batalla del mismo nombre, que da cuenta del sitio donde murieron alrededor de 200 soldados en un día. La historia de lo que allí

ocurrió es mas o menos así: a inicios de 1814 legó hasta la zona del Río Itata el general Juan Mackenna, que comandaba la división independentista, mientras Bernardo O’Higgins permanecía con otra parte del ejército en Concepción. En tanto, en Talca, transcurría una violenta batalla, que provocó que Mackenna quedara atrapado, acorralado y sin comunicación por meses, hasta que el 16 de marzo de ese año O’Higgins decidió ir en su búsqueda,

cabalgando desde Concepción hasta Membrillar. Cuatro días después ocurre el conflicto que partió de manera desordenada debido a un malentendido o a la equivocación de algún general. O’Higgins y Mackenna lideraban las tropas independentistas, mientras que Gabino Gaínza lo hacía con los realistas. El encuentro de ambos bandos ocurrió antes de lo esperado, cuando los soldados realistas se avalanzaron contra los patriotas sin darles tiempo de responder. Pese a eso, los independentistas se coronaron ganadores en esta lucha , que es considerada una de las más sangrientas ocurridas en la Provincia de Ñuble, pese a que duró menos de 24 horas, pues al caer la noche y al verse abatidos, los realistas abandonaron Portezuelo. Luego del conflicto, los independentistas permanecieron atrincherados en la zona y reconstruyeron los fuertes que habìan instalado antes de la lucha , sin siquiera percatarse de la victoria que consiguieron y que fue primordial en nuestra historia independiente.

Para rememorar este hecho, Portezuelo inauguró hace algunos años el Museo de Membrillar, localizado al interior de la escuela de ese sector, que reúne utensilios y armamentos utilzados durante este enfrentamiento.El museo se encuentra abierto al público en los horarios en que funciona la escuela,. Además del Museo de Membrillar, existe un museo campesino que conserva objetos tìpicos empleados por la gente del campo, pero éste no tiene un lugar fìsico establecido y sólo recorre ferias y encuentros campesinos.

DATOS DE INTERÉS LLEGAR: Para llegar a Portezuelo desde Chillán en auto se debe tomar la Ruta N 50, que los ubica a 33 kilómetros de distancia. Para llegar desde Concepción, hay que llegar al cruce Quillón-Nueva Aldea por la Ruta del Itata y seguir el camino que conduce a Ñipas. Desde allí al interior se llega a Portezuelo. Los buses a la comuna salen desde el terminal La Merced cada 30 minutos o 1 hora, dependiendo el día.

Rodrigo Ponce

15


Tres platos obligatorios en Cobquecura CHUPE DE JAIVA El chupe de jaiba debe ser caliente y con abundante queso grillado, pero siempre debe mantener el sabor al crustáceo que es su ingrediente esencial. En Cobquecura lo preparan muy bien y a buenos precios: bordeando los 3 mil 500 pesos el plato. Comúnmente se sirve como entrada, pero como plato de fondo también sienta muy bien cuando son porciones generosas como las de esta playa.

PAPAYA SOUR Las papayas son típicas de la costa de Ñuble y uno de los grandes aciertos gastronómicos fue convertirlas en un trago suave y refrescante, ideal para aperitvos, sobre todo en los días de calor que se avecinan. Lo ideal es que se prepare con papayas de la época, ya que las congeladas tienen un sabor menos intenso, pero igualmente rico.

PAPAYAS CON CREMA Las papayas en postre son dulces y jugosas, pero la crema les aporta un toque más espeso. Éste es un postre tradicional en Cobquecura y es recomendable en cualquier época del año, pero especialmente en verano, cuando el fruto se da naturalmente. Hay quienes gustan de acompañar este postre con un vaso de vino blanco.

16


Profile for Explora Ñuble

Explora3pdf  

Revista de Turismo de la Provincia de Ñuble. Laguna de la Plata. Portezuelo. Cobquecura.

Explora3pdf  

Revista de Turismo de la Provincia de Ñuble. Laguna de la Plata. Portezuelo. Cobquecura.

Advertisement