Page 10

contextos ORGULLO Y PREJUICIO JANE austen

Jane eyre CHARLOTTE BRONTË

360 páginas. Austral Singular. 11,95 €.

672 páginas. Austral Singular. 12,95 €.

En julio se conmemoró el segundo centenario de la muerte de la escritora británica Jane Austen. Esta efeméride –sospechamos que alimentada por la falta de noticias en verano– provocó debates en redes y medios de comunicación en torno a su figura, porque hay quien la considera la cumbre del romanticismo y hay quien señala que precisamente su gran originalidad residía en su "antirromanticismo". Y hay quien dice que fue feminista y quien asegura que contribuyó a fijar los roles de la época. A estas dicotomías favorece su enfrentamiento real con las hermanas Brontë, románticas desacomplejadas y firmes defensoras de la independencia de la mujer.

Jane Eyre se publicó por primera vez en 1847, y su autora, Charlotte Brontë, decidió usar un pseudónimo para hacerlo. El detalle de la fecha es importante. En primer lugar, porque en aquel momento, las mujeres, y mucho menos, las escritoras, podían levantar la voz. Y el libro era la biografía de una mujer que salía adelante, a pesar de todo. Esto convierte a Charlotte Brontë en una de las precursoras del feminismo. En segundo lugar porque aún no se había inventado el cine y las personas comunes no tenían imágenes para rellenar los huecos, lo que hacía del ejercicio de describir una misión didáctica casi titánica. Jane Eyre fue un best seller casi de forma inmediata. Introdujo valores en la sociedad de la época y lo hizo con una literatura extraordinaria.

Orgullo y prejuicio es junto a Sentido y sensibilidad la novela más conocida de Austen. Su frase de inicio es una de las citas más recordadas de la literatura universal, y sus dos protagonistas, Elizabeth y Darcy, dos de los personajes más revisitados desde su nacimiento, allá a principios del siglo xix. Pero pongámonos en situación. ¿Quién es Elizabeth? Elizabeth es una de las cinco hermanas Bennet que tras la muerte del padre –y porque debido al mayorazgo es un primo el que se hace dueño de los bienes del difunto– se quedan prácticamente en la indigencia. Una indigencia muy maquillada. La madre lo tiene claro: hay que casar a las niñas con ricos para salir del bache. ¿Quién es Darcy? Darcy es el primo del señor Bingley, un rico casadero que llega al barrio y al que la madre de Elizabeth echa el ojo para Jane, la mayor de las hermanas. En un baile, Darcy hace un comentario ofensivo y superfluo en torno a la belleza de Elizabeth, que ella escucha. A partir de ahí, la comedia está servida, porque Darcy caerá poco a poco rendido a la inteligencia de la joven y ella basará toda su estrategia en clavarle puñales llenos de ingenio. Se dice que Jane Austen escribió este libro con quince años, aunque la versión que conocemos se publicó cuando ella tenía veinte. Utilizó seudónimo y se convirtió en best seller. En ella se reflejan todas las aristas que marcarían su obra. La campiña inglesa como escenario, los errores como errores y no como terremotos y el protagonismo de mujeres jóvenes y descerebradas que a lo largo de la historia maduran y alcanzan su cenit al final del libro3 [10] ExPERPENTO

Como novela romántica, lo que nos encontramos es un compendio de desgracias, una sucesión de acontecimientos terrible. En primer lugar, la protagonista queda huérfana y es acogida por su tío, un buen hombre que muere al poco tiempo. La viuda, tía política de la niña, se dedicará a hacerle la vida imposible. Levanta la voz y es enviada a una especie de orfanato, donde el hambre y el frío son las herramientas para generar chicas "resistentes, pacientes y abnegadas". Las enfermedades merman la comunidad, y cuando Eyre crece, anuncia su disposición a trabajar como institutriz particular. Y así es como termina enamorada de un personaje bastante siniestro en una casa donde se escuchan alaridos terribles y pasan cosas extrañas. Jane Eyre es un clásico. Lo que tienen en común este tipo de historias es que son fascinantes en cuanto a argumento, excelentes en su narrativa y rompedoras en lo que se refiere a estereotipos sociales. En este caso la autora es una mujer, por tanto entendemos que las piedras para llegar al Olimpo fueron más voluminosas y pesadas que las que encontraron sus contemporáneos masculinos, de alguno de los cuales, recibió un gran apoyo. Más tarde Virginia Woolf fue firme defensora de su papel en la historia, tan trascendental que no es difícil escuchar voces –sobre todo masculinas– acusando el carácter folletinesco de su literatura. Charlotte Brontë y su hermana Emily rompieron tópicos. Sus novelas son imprescindibles3

Experpento Diciembre - Enero 2017  
Experpento Diciembre - Enero 2017  

Xoel López y "Sueños y pan" en portada. Entrevistas teatreras a Mireia Aixalà, con "La autora de las meninas" en el Valle-Inclán y Carlota F...

Advertisement