Page 89

Julio l

sido muy importantes en mi vida y a través de ellas quiero devolver algo de lo que me han dado”, explica. “Empezamos en 1988 con diez motos en Zimbabue y ahora hemos llegado a 1.100 motos en siete países africanos con las que ayudamos a más de 12 millones de personas”, cuenta ilusionado. “Cada moto ayuda a entre 10.000 y 15.000 personas”. En la fundación que integra Mamola, están convencidos de que la moto es la solución perfecta para estos países. Una gran parte de África es inhóspita y difícil de llegar con transporte común. Bajo estas circunstancias el medio de transporte más apropiado es la moto, y así las áreas más lejanas y aislados pueden ser visitadas por la asistencia médica. La moto es práctica y, además, más barata que un coche. “Por el precio de un coche se pueden comprar entre 10 y 15 motos”, asegura Mamola. En ese coche podrían viajar solo cuatro sanitarios a un punto, mientras que esas 15 motos transportarían a 30 sanitarios y se llegaría a 15 zonas. Además, los coches no pueden acceder a algunas áreas inexpugnables a las que sí llegan las motos. Otra ventaja de lo moto es su capaci-

dad de agilizar los análisis de sangre. “En África, el sida y la malaria están muy extendidos. Antes, cuando el médico conseguía llegar a una persona enferma los resultados tardaban hasta un mes en obtenerse. El enfermo podía haber muerto, sobre todo en el caso de los bebés. Ahora con las motos los resultados están en entre seis y diez días”, relata Randy.

89

Por otra parte, la fundación “Riders for Health” dicta un curso técnico sobre el mantenimiento de la moto al personal médico, de manea que pueden hacer pequeñas arreglos con sus propias manos. Con la aparición en escena de la fundación, con su contribución de motos y su correspondiente curso de mecánica general, el servicio de salud en algunas zonas de África logró mejorarse en un 500%.

Exclusivo Motos Nº100  
Exclusivo Motos Nº100  

Festejamos nuestro ejemplar número 100 ininterrupidos.

Advertisement