Issuu on Google+

MOULAGE PASO A PASO Introducción a la técnica con ilustraciones

Eva Capote Pérez-Andreu - 2M1B


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

INTRODUCCIÓN El patronaje es una de las piezas clave para poder desarrollar una colección de éxito y el patronista debe ser, cada vez más, un profesional capaz de comprender las necesidades y los retos que se plantean en las colecciones de moda actuales. En este manual, aprenderemos a diseñar modelos y a realizar patrones utilizando la técnica del moulage: tanto el diseño como la realización del patrón se hacen sobre un maniquí, o sobre el cuerpo humano, con corte al bies. El objetivo es adquirir conocimientos que permitan desarrollar la técnica de creación y construcción de prendas de vestir, utilizando la técnica del modelado sobre maniquí. La precursora de la técnica del moulage fue Madeleine Vionnet, nacida en Chilleurs-aux-Bois, Loiret, Francia, en el año1876, y que falleció en París en 1975. Fue una diseñadora de alta costura francesa, y como tal, una de las figuras más influyentes de la historia de la moda. Fundó en 1912 la firma Vionnet, con la que comenzó a aplicar técnicas revolucionarias como la que hemos descrito. Muchos diseñadores y marcas actuales trabajan con la técnica del moulage. Algunos de ellos son Yamamoto, Matsushima, Jil Sander, Jesús del Pozo, Jocomomola, Amaya Arzuaga o Carlos Saro. Madeleine Vionnet en su estudio en 1920.

Yamamoto

Jil Sander

Sybilla Sorondo

Para estos diseños al bies sobre maniquí suelen utilizarse tejidos sutiles como el crespón de seda, muselina, terciopelo, satén...


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

INDICE Toma de medidas Preparación del maniquí I (Transformación de medidas del maniquí)

Preparación del maniquí II (Colocación de guías)

Cuerpo base Abullonado en pieza superior Falda abullonada Panel de recursos Drapeados Ejemplo de copas plisadas Variante de tiras al bies sobre bastidor (en falda) Ejercicio libre (Con condicionante de pinzas no usuales y elementos geométricos)


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

TOMA DE MEDIDAS A continuación se muestran las medidas que deben tomarse y, en este caso, las medidas de la persona con la que vamos a trabajar. Estatura: 1’66 Número de pie: 40 Contorno de cuello (por su base): 35 Contorno de pecho (por la parte más sobresaliente): 92 Contorno de cintura (si hay dificultad colocar una goma ajustada): 70 Contorno de cadera (por la parte más sobresaliente): 98 Delantero: Largo de hombro (desde el nacimiento del cuello hasta el hueso del hombro): 14 Altura de pecho (desde el nacimiento del cuello hasta el pezón): 26 Largo de talle delantero (sin mover el metro hasta la cintura): 41 Ancho delantero (por encima del pecho de axila a axila): 47 Contorno baño pecho (contorno por debajo del pecho): 79 Costado (desde la cintura hasta la parte interior del brazo): 25 Espalda: Largo del talle de la espalda (desde el punto del escote-hombro hasta la cintura): 40 Ancho de espalda (de hombro a hombro): 48 Nuca a tierra (desde el punto escote hombro a tierra): 144 Falda y pantalón: Bajada de cadera (desde el costado de la cintura hasta la parte más saliente de la cadera): 28 Largo de tobillo (desde el costado de la cintura hasta el hueso del tobillo): 101 Largo de rodilla (sin mover el metro, hasta el bajo de la rodilla): 65 Tiro (sentado, por el costado de la cintura a la base de la silla): 31 Contorno del muslo (por la parte más ancha): 51 Contorno pantorrilla (por la parte más ancha): 35 Brazo: Contorno de brazo (por la parte más ancha): 28 Contorno de codo (brazo flexionado rodeando el codo): 28 Contorno de muñeca (alrededor de la muñeca): 16 Largo de brazo (desde el hueso del hombro hasta la muñeca con el brazo flexionado): 62 Largo codo (sin mover el metro anterior desde el hueso hombro hasta el hueso codo): 34 Cabeza: Contorno: por encima de las cejas: 57


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

PREPARACIÓN DEL MANIQUÍ I Se prepara el maniquí con las medidas del cliente. Para ello debemos tomar las medidas del maniquí, y salvar las diferencias entre estas y las de nuestro cliente con trozos de guata y papel film, que iremos colocando cuidadosamente. A continuación se muestra el maniquí en su estado original, que posteriormente vamos a adaptar:

Comenzamos a modificarlo tratando en primer lugar la medida del pecho. Para ello, comenzamos añadiendo trozos de guata en la parte inferior de este creando volumen, teniendo en cuenta la medida perimetral, la altura a la que debe quedar el pecho y la separación entre pecho y pecho.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Se colocan trozos de guata en forma de gota para hacer más real la forma del pecho, siempre retocando la guata para que descienda el volumen cuanto más nos acerquemos al borde.

Continuamos por el trasero, añadiendo formas redondeadas (parecidas a las del glúteo) y añadiendo tiras rectangulares pequeñas teniendo en cuenta también la medida perimetral y la forma del trasero del cliente. No añadiremos toda la diferencia de la medida perimetral porque posteriormente también añadiremos volumen en el lateral (cadera).


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Se utilizan trozo más amplios y más finos (dividiendo la guata en capas) para añadir volumen en el abdomen y el delantero de los muslos porque estas zonas no necesitan un volumen tan definido al ser menos curvos que el trasero o el pecho.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Se modifica también la medida de hombros sacándola o subiéndola para que quede según las medidas que queramos. Se añade guata tanto a modo de hombrera como en la sisa para rellenar la diferencia que haya entre la parte de la axila (sisa) y la parte más saliente del hombro.

Se arregla la guata para que se integre mejor al maniquí, añadiendo capas cada vez más finas o reduciendo irregularidades o volúmenes no deseados con la tijera (ladeándola para crear un degradado en el volumen). En este caso se muestran tiras de guata fina para degradar el volumen del pecho e integrarlo mejor al resto del maniquí. Este paso debe hacerse con todas las zonas que queden irregulares, no sólo con el pecho.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Se añade perímetro de cadera también lateralmente. Se hace en diferentes capas ovaladas (con forma lobular) más redondeadas por la parte trasera y más rectas por la parte delantera imitando el volumen de las cartucheras. Las capa mayor se coloca más pegada al maniquí y a partir de esta se hace otra más pequeña para degradar el volumen como en un mapa topográfico con diferentes cotas de altura.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Cuando hayamos terminado de añadir la guata, forraremos el maniquí con papel film, unificando todas las piezas, alisando la superficie y creando una textura sobre la que será más fácil trabajar. Hay que tener en cuenta que el papel film, aunque no debe colocarse a presión sobre el maniquí transformado, siempre va a restar algún centímetro en las medidas perimetrales que hemos conseguido, por lo que no importaría haberle puesto un poco más de guata de la necesaria para obtener la medida correcta en el resultado final.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

PREPARACIÓN DEL MANIQUÍ II Una vez tengamos el maniquí transformado, debemos ir fijando una serie de medidas que nos servirán de guías sobre este. Las fijaremos con cintas de beta en un color que contraste con el color del maniquí. Las medidas a fijar son las siguientes: Eje delantero y eje de la espalda Hay que medir la mitad de hombro a hombro tanto por delante como por detrás, y dejar caer la cinta (con la ayuda de la gravedad). La clavamos provisionalmente en el bajo y nos alejamos para ver si está recta (debemos trabajar siempre con perspectiva, ya que en algunos maniquíes, las bases se doblan y la gravedad puede engañarnos).

Medidas perimetrales Cintura: Parte más estrecha del maniquí. Tiene que ir en paralelo por delante y por detrás, a la base del maniquí (o al suelo). Podemos guiarnos con el metro, midiendo desde la base a la cintura, fijándonos que tenga la misma medida (esta técnica solamente nos ayudará en la parte delantera ya que detrás nos encontraremos con la curva del trasero). Cadera: Pasamos la cinta de beta por la parte más ancha de la cadera y la parte más ancha de los glúteos. Contorno de pecho: Pasa por el centro del pecho (parte más prominente) y por la espalda. También debemos alejarnos para tener otra perspectiva visual. Debemos asegurarnos de que no esté más bajo por detrás que por delante y viceversa. Estas medidas se trabajan mejor desde el lateral del maniquí (ya que podemos ver tanto el delantero como el trasero). No hay que olvidar que debemos también trabajar con perspectiva (mirar nuestro trabajo a distancia cada cierto tiempo para tener una mejor visión de posibles errores).


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Cuello: Marcamos desde la 7ª cervical hasta el delantero, donde se juntan los huesos. Laterales (hombros): Desde el cuello, pasando por el hombro, dejamos caer la cinta y, perpendicularmente al resto de medidas, iremos sujetándolas a pecho, cintura y cadera. Cuando ya tengamos estas medidas trabajaremos las sisas.

Sisa: Tendrá forma de oreja. Será más plana la curvatura por la parte de delante y más curvada y con más definición y desahogo por la parte de detrás. Debemos tratar de conseguir que las dos sisas sean simétricas (este paso es el más difícil).


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

También fijaremos los que serán los costadillos (que son las verticales).

Costadillos: Para sacar esta medida, colocamos una medida desde la base del cuello hasta el hombro. Veremos que hay una cierta curvatura. Respetando esa curvatura, hallaremos la mitad del hueco y de ahí será de donde sale el costadillo. Pasamos la cinta por la parte más prominente del pecho, luego cintura (medida de la mitad de la mitad del delantero de la cintura), y por la cadera (mitad y mitad de cadera).

En la espalda el nacimiento es el mismo. En el pecho, esta vez, será mitad de espalda. La cintura y la cadera serán iguales que por delante (mitad y mitad de cintura y mitad y mitad de cadera). Seguimos con la referencia hasta la parte baja del maniquí.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

CUERPO BASE Para la realización del delantero de un cuerpo base utilizaremos un trozo de tejido rectangular utilizando como medida de ancho la mitad de la mayor medida perimetral de nuestro maniquí, dejando unos centímetros para la costura y con el largo deseado dependiendo de la clase de prenda que queramos confeccionar. En este caso, el largo sería por la rodilla. Pinzas Las pinzas que vamos a realizar en el cuerpo base sobre el maniquí son las siguientes: - Pinza de pecho: forma triangular (de sisa a pecho). - Pinza de cintura: forma romboidal, de pecho a cadera (pasando por la cintura). Trazamos en el tejido con un hilván, un eje central, al hilo (urdimbre, dirección que lleva el orillo del tejido). Es recomendable que el hilván sea de un color que contraste con el color del tejido, puesto que nos va a servir de guía para situarlo en el maniquí. Hacemos coincidir el eje creado con el hilván, con el eje central del maniquí, fijándolo con alfileres.

Puntos de anclaje Para fijar el tejido al maniquí correctamente, necesitaremos una serie de puntos de anclaje que realizaremos con alfileres. Los alfileres los debemos colocar con la punta hacia nosotros. También debemos clavar el alfiler hasta el fondo, sobre todo si se ha puesto mucha guata. Se coloca el rectángulo de tela sobre el maniquí como hemos explicado (haciendo coincidir los ejes verticales), y se coloca el primer punto de anclaje que es el de la base del cuello, siguiendo el eje que hemos marcado anteriormente y haciendo coincidir el tejido verticalmente con la base del maniquí. Sin tirar del tejido (dejándolo con su caida natural), colocamos otro punto de anclaje en el hombro. Tanto en el derecho como en el izquierdo. Los siguientes son a la altura de la cadera (costado). Se coloca un alfiler en cada lateral.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Terminados los puntos de anclaje, se comienza a moldear las pinzas. Éstas pueden tener infinitas formas, pero en este caso hemos elegido para la muestra las de cintura y pecho, variando la dirección de la pinza de pecho. En lugar de ir de pecho a sisa, irá direccionada en diagonal hacia la cintura. A continuación vamos conformando provisionalmente ambas pinzas con las dos manos para evitar que se crucen o que alguna sobrepase la línea de pecho. Luego se fijan con alfileres o directamente se hilvanan.

Se cosen y se planchan las pinzas y se vuelve a colocar sobre el maniquí para detectar posibles irregularidades.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

ABULLONADO EN PIEZA SUPERIOR Teniendo ya el cuerpo base terminado, lo utilizaremos para decorarlo con un abullonado en la parte superior. Utilizaremos tiras rectangulares cortadas al bies en un tejido que sea ligero pero con cuerpo para lograr el efecto de abullonado. Podemos utilizar una infinidad de tejidos según el efecto final que queramos lograr. Alguos tejidos posibles son organza, seda, tafetán, forro con cuerpo o incluso algodón fino con mucho apresto. Para este ejercicio se ha utilizado un metro y medio de falsa organza de color negro. Las tiras se han cortado al bies para lograr mayor movimiento en el tejido y para que, así, se deshilache menos en los bordes. Se cortan de varios grosores, dependiendo del resultado que queramos obtener y teniendo en cuenta que la tira una vez cosida (a la mitad), tendrá la mitad de ancho. En este caso serán de 10 a 30 cms de ancho. Una vez cortadas, se doblan por la mitad, se hilvanan y luego se cosen por el borde para posteriormente darles la vuelta. De este modo la costura queda dentro del tejido y no es visible.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Se comienzan a colocar las tiras sobre el cuerpo base fijándolas con alfileres y conformándolas según la forma que queramos lograr.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Cuando hayamos fijado todas las tiras, retiraremos el cuerpo base del maniquí, teniendo en cuenta que las tiras deben quedar bien fijadas a ella con los alfileres. Para ello, debemos asegurarnos de que los alfileres están fijando las tiras de organza a la base, y no al maniquí. Cuando lo hayamos retirado, debemos dar pequeñas puntadas para fijar las tiras y que no sean necesarios los alfileres para que éstas queden fijadas al tejido base.

Envés del cuerpo base con las diferentes puntadas para fijar las tiras.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

FALDA ABULLONADA Base Para la realización de una falda abullonada, hace falta una base sobre la que hacer el abullonado. Se elige el tejido y el largo. Haremos una falda base simétrica en altura. Puede hacerse también asimétrica (más alta en el delantero y más baja en el trasero, etc.). Abullonado Para el abullonado, cuanto más cuerpo tenga el tejido más rígido quedará el resultado. Es mejor un tejido con mucho cuerpo pero no grueso. Se puede hacer con tejidos con menos cuerpo armándolos con tul del mismo tamaño por debajo, o algún material más rígido. Realización Primero, elegimos el largo de la falda. En este caso llevará unos 45 cms de largo. De ancho, un poco más que la medida de cadera (mínimo 1 cm de costura a cada lado). Se coloca un hilván como eje central del tejido con un color que contraste.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Aplicamos el rectángulo de tela sobre el maniquí y colocaremos los puntos de anclaje en la cadera. El tejido se alarga hasta la cintura, y es en esta medida de donde saldrán las pinzas. Las pinzas pueden repartirse en varias cuando la diferencia entre cintura y cadera sea muy pronunciada (ya que, de no hacerlo, las pinzas serán demasiado anchas). Ya que el tejido está previamente marcado con el eje central, marcaremos la cintura en recto y sin abiesar. Con el tejido sobrante (que no queda pegado al maniquí), se forma la pinza. Se realiza el mismo proceso con el trasero.

Una vez que tengamos la falda con las pinzas marcadas, las coseremos y plancharemos, y es entonces cuando decidiremos a qué altura nos llegará abullonado. Mediremos desde el bajo de la falda hasta donde queramos hacer el abullonado (en este caso hasta la pinza). Ejemplo: 30 cms. Cuando subamos el tejido, podemos coserlo con las costuras hacia adentro, o hacia afuera, dejando ver el borde del tejido, que no queda desaseado si le damos un efecto despelufado. También medimos el ancho de la falda. Ejemplo: 51 cms. Necesitaremos 3 veces más de tela del ancho que queramos conseguir y una vez y media del largo. Necesitaríamos entonces, 51x3 y 30x1’50 = 153 cms de ancho y 45 cms de alto. Esto lo necesitaremos doble (una vez para el trasero y otra para el delantero).


Moulage

Eva Capote PĂŠrez-Andreu

Delantero

Ejemplo de la puntada del hilvĂĄn por el borde del tejido.


Moulage

Eva Capote PĂŠrez-Andreu

Para el abullonado de la parte delantera realizaremos un fruncido. Dividiremos la tela en tres partes. Para hacer el fruncido, pasaremos un hilvĂĄn por cada parte, tanto por abajo como por arriba. Las puntadas serĂĄn cortas. Dividimos el delantero de la falda en 3 partes (tendremos 4 puntos de referencia).


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Cogemos el tejido y lo trasladamos a la base. Haremos coincidir la orilla del tejido del abullonado con la orilla de la base por el lado del envés (en la parte baja), y los demás puntos sucesivamente con alfileres. Lo hacemos de esta forma para que al subir el tejido la costura quede por dentro. También hacemos más puntos a la mitad.


Moulage

Eva Capote Pérez-Andreu

Se sube el tejido hasta la altura elegida haciendo el mismo proceso en la parte superior.

Trasero Utilizaremos el mismo método pero en vez de fruncido, utilizaremos tablas, fuelles o plisados de manera equitativa (en la parte baja y también en la parte alta cuando subamos el tejido) y simétrica (desde el centro hasta los costados), fijados con alfileres y luego cosidos.


Moulage

Eva Capote PĂŠrez-Andreu

RevĂŠs del bajo de la falda aseado (las costuras estĂĄn en el interior del abullonado).

Delantero Abullonado irregular debido al fruncido.

Trasero Abullonado ordenado en fuelles y plisados.


Moulage Paso a paso (parte 1)