Page 25

El diseño de la horquilla es muy adecuado para tratarse de un modelo que carga tanto peso delante en su diseño debido a lo minimalista de su tren trasero. Su lanzamiento de 25,8º no es excesivo, sobre todo combinado con un avance de 87,9 mm, cotas dignas de una moto deportiva. Los 1.510 mm entre ejes aportan su dosis de sosiego en este sentido, aunque es una moto que se siente feliz cambiando de dirección de un lado a otro en sucesiones de curvas de cuarta sin perder un ápice de estabilidad. Su bajo centro de gravedad, que además ayuda a pasar los baches con soltura, y la estrecha huella de contacto de su neumático delantero 100/90-19, hacen que la Bobber resulte muy ligera

en los giros más cerrados en la ciudad o en las paellas más exigentes en carretera de montaña. Parece mentira que se maneje tan bien como lo hace. El motor High Torque de 11.97 cc originario de la Triumph T120 Bonneville, (refrigerado por agua, con culata de cuatro válvulas y cigüeñal calado a 270º), se ha adaptado en la Bobber para apoyar esta manejabilidad. Se mantienen los dos cuerpos de inyección Keihin, como siempre disfrazados como si fueran carburadores, añadiendo un nuevo sistema de admisión con doble airbox. El resultado es una curva de par ultra-plana que hace que sea irrelevante en qué marcha vayas de las seis disponibles. Cuatro serían suficien-

tes. Como muestra, es capaz de salir en sexta desde 2.300 rpm con el gas abierto a tope sin la más mínima queja, teniendo en cuenta, además, que alcanza un par de 103 Nm a solo 3.000 rpm cuando el máximo es de 106 Nm 1.000 rpm más arriba. Para comparar con su hermana T120, a 4.500 rpm el par es un 10% superior en la Bobber. El corte de su sistema de acelerador electrónico se sitúa a 7.000 rpm, cuando ya cae el par hasta los 76 Nm. Lógicamente, no tiene ningún sentido llegar a este punto porque la ganancia es cero. Haber optado por el motor 1200 en lugar del 900 no significa apostar por más potencia, ya que no le hace falta para su objetivo como moto “bobber”.

en marcha Con este motor de 1200, las reservas de prestaciones son notables, lo que no impide que a solo 2.500 rpm ya vayas a 100 km/h y a 4.200 rpm a 160 km/h. A cualquier régimen resulta muy suave, con una entrega lineal y sin vibraciones gracias a su doble eje de balance. Es una moto que te perdona hasta el infinito, muy fácil de pilotar. El único reparo procede de su único disco frontal de 310 mm con pinza Nissin de doble pistón, un poco escaso para una moto que pesa 228 kg en seco.

En ciudad

El embrague exhibe un accionamiento muy ligero, lo que facilita la conducción en ciudad. No hay que olvidar que es una moto de corte fundamentalmente urbano. Con un depósito de solo 9,1 l., la autonomía se reduce a poco más de 160 km. Con un solo disco, su diseño es más limpio, pero echas de menos más potencia de frenada. Para detenerla en fuertes decelraciones debes recurrir al más efectivo 255 mm trasero, así como a un freno motor marginal debido al equipamiento de un antibloqueo.

En carretera

Una carretera con trazado sinuoso no es un territorio descabellado para disfrutar de la nueva Bobber. Con la posición del asiento en su alternativa más adelantada, las trazadas fluyen con naturalidad. Únicamente debes anticipar la inserción para no inclinar en exceso, momento en el que rápidamente roza las estriberas. El estilo de conducción denominado “inglés”, en el que el cuerpo se saca hacia el exterior de la curva y la moto alcanza ángulos de inclinación muy elevados, no le sientan bien.

Fórmula Scooting 53

Profile for LIDER

Scooting Nº 126. Febrero / Marzo 2017  

Extracto para previsualización con algunas de las noticias destacadas de este número.

Scooting Nº 126. Febrero / Marzo 2017  

Extracto para previsualización con algunas de las noticias destacadas de este número.

Profile for eviewer