Page 1

                           Boletín                              C    atolico                              del  Movimiento  Tengo  Sed  (Padres  Misioneros  de  la  Caridad).  No.1,  Abril  2011.      

CUARESMA 2011

Queridos miembros y comunidades del Movimiento Tengo Sed Como Moderador del mismo, quise enviarles este mensaje para saludarlos y animarlos a seguir adelante. Como ustedes saben, la familia Misionera de la Caridad celebramos el 10 de septiembre, por ser el día de la inspiración, como Madre Teresa solía llamarle. Fue el día en que ella tuvo el encuentro con el amor sediento de Jesús. Ella experimentó el anhelo infinito de Dios de amar y ser amado. Esto fue una buena noticia, no sólo para ella, sino también para todo el mundo, Dios no solo nos ama, nos anhela, desea ardientemente amarnos. Para que el mundo (especialmente los más pobres de los pobres), conociera este amor y así saciar mejor la sed de Dios de amar y ser amado. Madre Teresa fundó la Familia Misionera de la Caridad,  Dentro de esa familia nació el Movimiento Tengo Sed, como una manera

                                     

de darles la oportunidad a los laicos de vivir también este carisma, y participar en la evangelización. Por eso en el movimiento, estamos llamados a buscar contemplar y experimentar ese amor sediento de Dios todos los días, pero de manera especial en la comunidad, cuando se reúne y en la adoración al Santísimo. Y ese amor de Dios lo debemos llevar a otros a través de la evangelización y la caridad. San Pablo dice ¡ahí de mi sino no evangelizo! Al igual que Madre Teresa, San Pablo lo expresó en obras, haciendo el bien a otros, especialmente los que más lo necesitan. Por eso es tan importante como comunidad, que tengan además de su formación una Hora Santa, y algún apostolado, al mes. Finalmente les pido su oración por mí para que pueda llevar bien a cabo esta misión, de contemplar, experimentar, saciar y proclamar la sed de Jesús. ¡Que Dios los bendiga!     P Sergio Clavijo MC

«Hazme sentir lo que Tú has sentido. Hazme compartir contigo Tu dolor» Oración de Madre Teresa durante la Cuaresma y a lo largo de su vida.

“ En este tiempo de

Cuaresma, el tiempo de un amor mayor, cuando vemos todo lo que Jesús decidió sufrir por amor a nosotros, para redimirnos, pidamos que nos conceda toda la gracia que necesitamos para unir nuestros sufrimientos a los Suyos, para que muchas almas, que viven en oscuridad y miseria, conozcan Su amor y Su vida. Que Nuestra Señora sea una madre para ustedes y les ayude a mantenerse al pie de la Cruz con gran amor. Ruego que nunca nada pueda llenarles de tanto dolor y pena que les haga olvidar la alegría de Jesús Resucitado.” P Madre Teresa S


Caminos de Santidad               La Madre Teresa vivió en íntima comunión con la persona y la gracia de Nuestra Señora. María se convirtió en la atmósfera espiritual en la que la Madre Teresa vivía, trabajaba y amaba. Esa íntima pero poderosa unión interior hizo de la Madre Teresa una especie de prolongación de la presencia de Nuestra Señora. Muchos colaboradores y Hermanas de la Madre Teresa han comentado su relación con Nuestra Señora en términos similares, hablando de ella como de la Encarnación de Nuestra Señora entre nosotros.     La Madre Teresa enseñó a sus seguidores que todos están invitados a participar de esta unción y gracia. Todos están, como San Juan, a los pies de la Cruz de su Hijo, y todos son llamados a encomendarse a María, quien de forma mística permanece a su lado. Le ofrecemos nuestro corazón en consagración, para que Ella pueda «darnos su corazón» y nos prepare el alma para los inimaginables dones del Espíritu. Cuando experimentamos que Dios nos llena con su amor y sus bendiciones, con el fruto de la constante entrega de sí mismo,

nosotros nos sentimos movidos a entregarnos y ofrecernos a cambio. Eso también empieza en la oración. En esta clase de oración, no importa lo que sintamos o en qué condiciones estemos para orar; da igual que nos encontremos enfermos, cansados o con dolor de cabeza. Estamos volcándonos a los pies del Señor. Nuestra Señora enseñó a la Madre Teresa que incluso el dolor podía convertirse en un lugar de oración. Lo que al mundo parece una ausencia de la presencia de Dios se convierte en un lugar de encuentro. De la misma manera que Job se sentó sobre cenizas, nosotros podemos sentarnos sobre nuestro dolor ante el Señor crucificado. En vez de luchar contra el dolor que nos distrae de la oración, podemos integrar nuestro sufrimiento en la oración. Podemos elevar nuestro dolor al Señor en la Cruz, y sostenerlo ante él. Podemos estar ahí en paz, incluso en la oscuridad, con esa parte de nosotros que dice: «¿Por qué, Señor?». Si permanecemos ahí con nuestra desolación, damos a Jesús la oportunidad de ser nuestro Salvador, de volver a ser nuestra Resurrección en el presente, de llevarse ese dolor y ese problema y convertirlos en parte de su propia Pasión, y la entrada para compartir su Resurrección. Tomado de los escritos de Padre Joseph Langford MC de su libro (In the Shadow of Our Lady)

Queridos hijos míos, busquen los caminos que les conduzcan a la santidad, el mundo continúa rechazando los verdaderos dones que se les ofrecen. Los santos con su fidelidad a Dios les han mostrado el camino que solo se alcanza con el Abandono a los pies de la cruz, por eso si sufren, unan sus sufrimientos a los de mi Hijo en la cruz, si los desiertos de sus vidas parecen imposibles de cruzar no duden en buscar mi auxilio mi Inmaculado Corazón, les consolará y protegerá siempre. Permanezcan siempre en el infinito amor de Dios por ustedes.

Si nos unimos a Nuestras Señora, Ella nos dará su espíritu de confianza amorosa, entrega total y alegría. MT


En este tiempo de Cuaresma, es importante que como jóvenes del Movimiento Tengo Sed, vivamos conforme a nuestro Carisma la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo. La Cuaresma es un tiempo de reflexión, penitencia, conversión espiritual; tiempo de preparación para el misterio pascual. Es el momento perfecto para arrepentirnos de nuestros pecados y una oportunidad para perdonar y reconciliarnos; comenzando por nuestra familia, la comunidad, nuestro grupo. Estamos invitados a limpiar nuestros corazones de toda envidia, rencor, coraje, celos, odio y demás sentimientos, para así abrir paso al inmenso amor de Jesús revelado en la Cruz. Se nos puede ir la vida quejándonos de los errores ajenos evadiendo los nuestros. Cada día es una oportunidad que Dios nos regala para hacer las cosas diferentes, por eso pidamos la gracia de prepararnos para el tiempo más importante del calendario litúrgico, donde recorremos junto a María la pasión, muerte y resurrección de Jesús; sobre todo que resucitó.

Este es el centro de nuestra fe. Somo hijos de un Dios vivo, no de un Dios Muerto. Él está en medio nuestro anhelándonos y pidiéndonos ser instrumentos de su amor, para llevar Su luz a aquellos jóvenes que viven en oscuridad, que no han tenido ni un solo acercamiento con la infinita sed de Jesús, o para aquellos que su luz se apagó, ayudarles a avivarla y contagiarnos de esa llama ardiente de amor a Cristo. Que este tiempo nos sirva como verdadera preparación para la Jornada Mundial de la Juventud, que es un gran encuentro de jóvenes de todo el mundo por invitación del Papa. El objetivo de esta gran fiesta es la unificación de los jóvenes, en un mismo espíritu de amor y entrega a Cristo, es continuar con el interés principal del Papa Juan Pablo II: que la nueva evangelización también esté destinada a los jóvenes. Lo recordamos de manera especial en vísperas de su Beatificación; Él supo comunicarse de manera especial con los jóvenes, su amor por ellos le impulsó a crear estos encuentros juveniles; a quienes siempre se dirigió con un mensaje esperanzador y a la vez exigente: “podéis ser mejores de lo que los demás os dicen que podéis ser. Vosotros sois muy superiores a todas las hipótesis sobre vosotros mismos y que la cultura os está mostrando”. El Papa Benedicto XVI dijo en uno de sus mensajes, que nosotros los jóvenes somos el futuro y la esperanza de la humanidad, la fe en el amor verdadero, fiel y fuerte; un amor que genera paz y alegría; un amor que une a las personas, haciéndolas sentirse libres en el mutuo respeto. Pero… ¿por qué no creerle?, ¿por qué no pensar que esto es cierto y voluntariamente querer formar parte de esa esperanza?

Mi nombre es Alexandra, y hace unas semanas tuve la bendición de hacer el Retiro Kerigmatico. Mi experiencia con Dios fue muy hermosa, yo quería saber que era lo que Dios buscaba de mi y ese fin de semana Dios fue muy claro conmigo; a veces no entendemos como Él nos busca o de que medios se vale para llevarnos de regreso a Él, a su camino y ese día solo me pidió tres cositas: Ámame, Alábame y Sírveme. Y hoy creo que estoy en el camino, voy paso a pasito pero me siento segura de la mano de Dios en mi vida. Alexandra, Mazatlan Sinaloa Pienso que mi retiro ha sido lo más hermoso que ha pasado en mi vida, a pesar de que yo no quería hacerlo. Pero mi Dios que es muy grande, me mandó a Janeth y Vero (compañeras del grupo) como instrumento,  yo no sabía qué tenía, pero yo no quería vivirlo. Vero me abrazo y finalmente  le dije a mi mamá: mami, me voy a hacer el retiro.  Mi mamá sonrió con sus ojitos llenos de agua y me dijo: ¡que bueno!, Después de haber hecho mi maleta me fui a la casa grande a hacer mi retiro. Recuerdo la primera dinámica, fue hermosa como todas. El sábado recuerdo una muy dura, la del tema Falsa Sed, esa se me hizo muy fuerte, pero en realidad era lo que yo hacía y me arrepiento muchísimo.  Al decirle a Jesus todos mis males y saber que me perdonaba, me sentía tan limpia, tan feliz, tan amada porque se que Él me ama; también se que yo a Él y no me arrepiento. ¡Amo a Jesús! Carolina, Concordia Sinaloa TE INVITAMOS A ESCRIBIR TU TESTIMONIO Puedes  enviarlo    a  itmboletin@gmail.com  


En comunidad

   

En comunidad Dentro del intinerario del movimiento, la primera etapa de iniciación que llamanos “ven y ve”, es donde los futuros miembros del movimiento son invitados a vivir una experiencia con la Sed de Jesús a través de una hora santa, un concierto, un grupo de oración del Santo Rosario, un campamento de verano (en el caso de los jóvenes) etc. Pero no olvidemos que también nuestra misión es: Ir en búsqueda de aquellos que no conocen el amor de Cristo y su infinita Sed por ellos, y de manera especial los más pobres de los pobres. Y en esta misión, quienes ya vivimos este

                   

encuentro con Jesús, estamos llamados a participar, y así responder a la petición de Jesús y de María a Madre Teresa aquel 10 de septiembre de 1946, de llevarle a los que no le conocen, de ser luz para aquellos que están en oscuridad. Sin embargo, debemos tener bien claro que nuestro primer lugar de misión es nuestro propio hogar, ahí es donde Jesús nos pide llevarle primero, y nos llama a descubrir la pobreza y la oscuridad que puede haber en nuestra familia; y nos dice a ti y a mi al igual que a Madre Teresa: mi pequeñita, mi pequeñito, llévame a ellos, “Ven se mi Luz”, no me conocen por eso no me quieren. La mejor manera de prepararnos para ir en búsqueda de almas es ésta. Tengámoslo siempre presente. Dios les Bendiga.

AVISO IMPORTANTE El movimiento es una gran familia, por eso es tan importante estar comunicado. Por eso necesitamos tener el nombre del coordinador de cada comunidad, nombre de la comunidadad o grupo (en el caso de las comunidades juveniles), si hay coordinador nacional donde haya más de una comunidad en esa nación. Yo, P Sergio Clavijo MC, su servidor, hago las veces de Moderador general del Movimiento, El P Curtis MC hace las veces de sub Moderador, y el Laico Armando Hernandez, está a cargo de la coordinador laical del movimiento a nivel internacional. Tú puedes recibir comunicación de cualquiera de los tres. La comunicación es tan importante para mantener la identidad del movimiento. Cuando tengas preguntas, puedes hacerlas y con gusto te responderemos, para esto puedes comunicarte al siguiente correo. itmmcf@gmail.com Te invitamos también a visitar la página del Movimiento www.tengosed.info

       

Este espacio  estará  Dedicado  para   contestar  las  preguntas  que  deseen   hacernos      en  todo  lo  que  se  refiera  a  la   vida  en    comunidad,  formación,   apostolado,  evangelización,  u  otro.  A  fin   de  ayudar  para  que  cada      comunidad  sea  un  verdadero  lugar  de   encuentro  con  Jesús  Sediento.  A   continuación  compartimos  algunos   aspectos  importantes  al  respecto.  

¿Que es una comunidad Tengo Sed? La comunidad tengo sed es como una familia. No los une sólo una razón específica, los une una persona: Cristo y su sediento amor. Y cada uno de sus miembros está llamado a contemplar, experimentar, saciar y proclamar esta infinita sed de Dios.

¿Cómo puedo ser parte de una Comunidad tengo sed? Necesitas haber vivido tu preparación para el retiro “Kerigmatico tengo sed”. Haber vivido el retiro y después continuar con el seguimiento; a esta etapa le llamamos de dicipulado y al concluir ésta, se renueva la consagración al Señorío de Jesús y se hace un compromiso de vivir los requisitos básicos del movimiento. Aquí inicia la etapa apostólica, y en si lo que llamamos “Comunidad Tengo Sed”.

¿Cuáles son estos requisitos? Los requerimientos mínimos para la Etapa apostólica son los siguientes:

• Reunirse dos veces al mes para formación.

• Hacer una hora santa una vez al mes.

• Asistir a Misa todos los domingos.

 

• Rezar el Santo Rosario una vez por semana. Individual o en comunidad.. • Rezar a solas cada día la Oración del Movimiento.

Boletin del MTS  

Boletín del Movimiento Tengo Sed