Page 1

Apoyando a la TRICOLOR

Mรกs que un abuelo mi PADRE


dan miedo las arañas, me gusta tomar leche.

Editora: Evelyn Zambrano

Me llamo Evelyn Andrea Zambrano Cedeño, tengo 16 años, nací un 30 de julio de 1997 en la ciudad de Guayaquil, soy estudiante del colegio fiscomisional salesiano “Santa María Mazzarello”, como meta que tengo por ahora es poder graduarme, tengo pensado estudiar en la universidad pero aún no se carrera escoger, quizás licenciatura en enfermería o me haga de la comisión de tránsito. Mientras lo decida estudiaré en ingles. Mi banda favorita es Paramore, mi mejor se llama Valeria Dayanna Alarcón Saltos, no me gusta ir a fiestas, prefiero ir a otros lugares, son pocas las personas que me llegan a caer bien o agradar, me gustar comer, es como una adicción, mi color favorito es el verde, azul, negro y plomo. Por ahora prefiero no tener una relación con alguien, porque así no causa distracción en mis estudios. No se andar en bicicleta, me gustaría aprender. Mis padres lo dan todo por mí y mi hermana, se sacrifican tanto por darnos una educación y para que no nos falte nada en casa. Por eso les estoy eternamente agradecida. Me

Me gusta ir a parques y más si es de noche o es en un día nublado, detesto los días calurosos. No puedo dormir con el ventilador prendido porque amanezco mal, con la nariz y oídos tapados o a veces con dolor de cabeza. Mi adoración es mi tía de parte de mamá, mis dos abuelas y mis primas de parte de mamá. Con la familia de parte de mi papá no me llevo tanto. En esta revista que leerán a continuación lo primero que leerán es sobre la terrible pérdida de un ser que amaba y amo mucho mi abuelo, al leer lo que he escrito sabrán cómo me siento desdé aquel día fatal, luego leerán sobre apoyo que se vio en el colegio, las estudiantes llevando la blusa de la selección y por último la gran llegada de Sor Beatriz Navarro.

ÍNDICE: 1.- Más que un abuelo, mi PADRE. 2.- Apoyando a la tricolor.

3.- Visita de Sor Beatriz Navarro.


Más que un abuelo, mi PADRE: Galo Tomás Cedeño Vivanco

sabía que eso no iba a pasar. El 07/05/14 me encontraba en el colegio

"Los abuelos deberían de ser eternos”De la persona quien les voy a escribir es sobre mi abuelo, desde que se fue ha dejado un gran vacío en mí, un dolor y alegría a la vez al saber que por fin está descasando lejos de todos los problemas, nosotras sus nietas éramos sus princesas, nos cuidó, nos aconsejó, y nos amó como un verdadero padre, porque padre no es el que engendra sino el que cría y yo crecí con el ejemplo más grande del amor. Le doy gracias porque me enseñó a compartir, me enseñó la bondad, la responsabilidad, a no dejar que ningún hombre me maltrate, a saber defenderme y usar palabras adecuadas, a ser perseverante en las metas que me proponga. Mi abuela ha quedado rota, el día que él estuvo en cuidados intensivos ella dijo llorando “Si se me va Galo, se me va la vida”. Ella también ha sido y es una madre para mí. Desde que recibí la noticia de que mi abuelo había sido internado sentí un dolor pero supe que ese día de que él ya iba a morir, nunca tuve esperanzas de que sanara y poder tenerlo otra vez a mi lado porque

recostada sobre la banca con un fuerte dolor de cabeza y sin ánimos, me sentía intranquila, cuando mi tutora me fue a buscar para decirme que lleve mi maleta, mi madre me esperaba abajo, sentía un nudo en la garganta, bajé y vi a mi madre con llorando y me dijo: “Tu abuelito falleció”, no sabía cómo reaccionar, reventé en llanto, me comenzó a faltar la respiración, fue la peor noticia que me han dado, pero en el fondo sabía que ese día iba a llegar pronto. Fui a la clínica y lo vi ahí acostado ya sin vida helado, sentí mucho odio porque sé que en esa clínica lo mataron, no recibió los cuidados adecuados, nos mintieron. Desde ese momento perdí un poco de mi pequeña felicidad que tengo o tenía. Lo extraño, quiero verlo, quiero seguir escuchando sus sabios consejos o que me enseñe con emoción extraño pasar por el parque y verlo jugar con sus amigos cartas o que cada vez que llore el saque su pañuelo y me seque las lágrimas. Me faltó por compartir más con él pero me consuelo al saber que ya no está sufriendo, él no se quería ir primero porque sabía que mi abuela quedaría destrozada y por eso quería evitarle ese dolor. Mi abuela me contó que una noche ellos estaban hablando eso de que si él moría primero se la llevaba a ella o que si ella moría primero se lo llevaba a él, pero aún no quiero que se la lleve quiero tenerla un poco más conmigo. Ellos eran como dos enamorados, se daban picos a través de la ventana, al


despedirse o saludarse, veían la televisión juntos, se sentaban en el parque a conversar, siempre salían agarrados de la mano, mi abuelito salía a comprar el pan todos los días a las 6:00 am y le preguntaba a mi abuelita donde quería que compre aunque él ya sabía que a ella le gustaba el pan crocantito, o cuando salía al centro solía traer un postre para luego compartirlo con un café junto a ella. Y en cada foto que le enviaba le decía tuyo siempre y así fue. Esos pequeños detalles mantenía el amor entre ellos. Aun no acepto que se haya ido, sigo esperando volver a verlo. Le pedía a Dios por él todos los días, le pedía por mi abuelos, y se tuvo que ir. Fue una partida inesperada ya que él nunca dijo sus dolores que sentía para evitarle una carga más a mi abuela, las cosas pasan por algo y aprendí que todos es en vida, nadie tiene la vida comprada que incluso yo puedo morir mañana o en estos momentos. Pero viviré como mi abuelo me ha enseñado a vivir con buenos valores y disfrutarlo como si fuera el último.

“Tuyo siempre hasta la eternidad” Y así fue, solo la muerte los pudo separar.

Siempre recordaré al mejor hombre que he conocido, mi abuelo, mi padre incondicional y amigo, mi ejemplo a seguir.


En la unidad

Desde el colegio fiscomisional salesiano “Santa María Mazzarello” se estuvo apoyando desde muy temprano a la Tricolor, las estudiantes de bachillerato y algunas de primaria asistieron al plantel usando la camisa de nuestra querida selección. En el recreo estuvo animado con canciones de equipo. Vivamos este mundial como si fuera el último, no importan las victorias o las derrotas, nuestro apoyo debe de estar siempre presente, alentemos a nuestros jugadores ya que gracias a eso les damos ánimos para que puedan llegar hasta donde más puedan. Nunca perdamos la fe ni esperanza y quien sabe pueda que este año nos ganemos la copa mundial.


El día 18 de junio del presente año en el colegio Santa María Mazzarello se dio con mucha alegría y entusiasmo la bienvenida a Sor Beatriz Navarro. En este día festivo iniciamos entrando para realizar la figura humana con la canción del oratorio de Don Bosco. Sor Beatriz es la Inspectora Provincial de las Hijas de María Auxiliadora. Una estudiante de noveno curso realizó una danza rítmica, en este acto estuvieron: padres de familia, la sección primaria y secundaria, docentes del plantel, ex – alumnas y religiosas.

Figura Humana

Maestras

Danza Rítmica

Movimiento Juvenil “Colmena”

Infancia Misionera

Eva's magazine