Page 4

Silvia Hervás | Besos de Murciélago. Capítulo extra. La Pesadilla de James.

James observó la inmensa ciudad que se extendía bajo ellos y rápidamente supo que volaban sobre Londres, su hogar. Sin soltar su camiseta del pijama en ningún momento, Marcus le arrastró hacia abajo a través de humaredas de contaminación que emanaban de casas y fábricas hasta que, tras unos segundos que se le antojaron eternos, sus pies descalzos volvieron a tocar tierra al fin. ―Joder, qué pedazo de choza, chaval ―dijo Marcus. James abrió los ojos lentamente descubriendo una estancia que le era sumamente familiar. En lo alto del techo abovedado colgaba una gigantesca lámpara de araña, repleta de diminutos cristales tallados a mano que relucían coronando el gran comedor de su añorada mansión. Vislumbró también las largas cortinas rojas que colgaban de sofisticados ribetes dorados, el reluciente suelo de mármol gris, los carísimos cuadros que revestían las paredes blancas… y, finalmente, la mesa principal sobre la que reposaba la cubertería de plata y la prestigiosa vajilla de porcelana china. ―¿Qué se supone que ocurre ahora? ―preguntó James. ―Ni idea, chaval. Se me olvidó el guión en una fiesta ―Marcus se apartó las opacas rastas grises del rostro con pesar, y caminó arrastrando sus cadenas hasta llegar a una de las sillas de la mesa principal y sentarse. ―¿Pero qué crees que estás haciendo? ¡Levántate!, ¡vas a ensuciarla! ―James corrió hacia el fantasma de Marcus―. ¡Esta silla vale cientos de libras!, ¡sigues siendo un mendigo aunque estés muerto! En ese momento, se abrieron las puertas del comedor y los padres de James entraron en la estancia, provocando que éste se escondiese por impulso bajo la mesa.

‐ 3 ‐   

La Pesadilla de James (capítulo inédito de "Besos de murciélago" de Silvia Hervás)  

Este capítulo extra, situado a mitad del capítulo 33, consta de 10 páginas exclusivas y se titula La Pesadilla de James. En él aparecerán Ma...

Advertisement