Page 1

LOS CONSUMOS PROBLEMÁTICOS HOY; UNA MIRADA DESDE LAS REPRESENTACIONES SOCIALES

Lic. Gabriela Oteyza Lic. Marcela Surano Directoras de Región Encuentro. Centro en Adicciones y Salud Mental

Introducción El objetivo del presente trabajo es analizar y describir las representaciones sociales con relación a los consumos problemáticos a partir del trabajo de investigación que venimos realizando desde el Centro Región Encuentro. La indagación se orientó a explorar las creencias asociadas al inicio del consumo de drogas, la imagen del usuario de drogas y el conocimiento y precepción de riesgo de estas. Para ello se confeccionó un cuestionario el cual se administró de manera anónima a través de la página de la institución. La muestra que se ha seleccionado para esta presentación está conformada por las primeras 100 encuesta contestadas ya que la misma se sigue administrando mediante los distintos modos de comunicación del Centro. La noción de representación social condensa un conjunto de significados que nos permiten interpretar lo que nos sucede, clasificar y elaborar teorías. Si bien mucho se ha escrito de las representaciones sociales alrededor del uso de sustancias por parte del hombre a lo largo de la historia y de las distintas funciones culturales que se le daba, nos interesa indagar sobre cuáles son las que se presentan en la actualidad. La importancia de analizar que representaciones sociales circulan en nuestra sociedad con relación a “la droga y su consumo” radica en que a partir de las mismas se irán delineando lo aceptado/prohibido. Se hará foco en algún aspecto y se invisibilizará otros condicionando de esta manera la tarea preventiva y el abordaje de los consumos problemáticos de sustancias.

1


I.

Una aproximación al concepto de representación social La hipótesis fundamental de la cual partimos al iniciar la investigación se centra en que el poder identificar las representaciones sociales que circulan en la actualidad en relación con el consumo de sustancias nos va a permitir establecer estrategias de intervención y prevención más ajustadas al contexto actual. Las representaciones sociales son entendidas como características del pensamiento del sentido común que se crean, permanecen y modifican mediante procesos comunicativos cotidianos (Rodriguez Salazar 2007) Las mismas se exteriorizan de distintas formas consolidándose como sistemas de referencias que nos facilitan el interpretar y dar sentido a aquello que nos sucede o que nos resulta inesperado. Es el mencionado conocimiento del sentido común que se organiza a partir de nuestras experiencias y de la información y conocimiento que mediante la educación y la comunicación recogemos y transmitimos. En este sentido Jodelet señala que este modo de conocimiento es en muchos aspectos conocimiento socialmente elaborado y compartido, el cual se ubica en el sitio donde se encuentran lo psicológico y lo social. (Jodelet 1993) Por su parte Moscovici1, es quien introduce la noción de representación social, estudiando el modo en que las personas construyen y son construidas por la realidad social. Su teoría propone como objeto de estudio el conocimiento del sentido común enfocándose por un lado en cómo se produce este conocimiento y a su vez en el conocimiento del sentido común como forma de construcción social de la realidad. Siguiendo a este autor las representaciones sociales pueden ser analizadas en tres dimensiones; a) la dimensión de la información que alude al conocimiento con que cuenta un grupo acerca de un hecho y a las características de este en cuanto a la cantidad y calidad de la información, b) el campo de la representación; organiza el contenido de la representación de manera jerárquica, varía entre los diferentes grupos e incluso dentro del mismo grupo y en donde debemos considerar los factores ideológicos en esta estructuración y c) la tercera dimensión la actitud, en cuanto disposición favorable o desfavorable en relación con el objeto de la representación social.

1

Moscovici, Serge (1961) El psicoanálisis, su imagen y su público

2


En este entendimiento las ideas sobre “las drogas y su consumo” forman parte fundamental de la representación social y encarnan un importante papel en la manera de considerar el consumo y a los consumidores. No debemos soslayar que el consumo de sustancias no es un fenómeno estático, el mismo constituye una realidad dinámica que cambia constantemente y que implica modificaciones en el entorno inmediato (factores familiares y sociales) y en donde el contexto socioeconómico puede adquirir mayor peso que los otros factores en determinados consumos.

II.

Desde donde preguntar

Región Encuentro es un centro ambulatorio en adicciones y salud mental que tiene tres áreas sobre los cuales se sostiene: prevención, capacitación y tratamiento. Es así como nace a partir de los cambios que van surgiendo en la clínica y en el interés de implementar programas de prevención específicos la presente investigación. Durante los últimos años se ha ido fortaleciendo una mirada reduccionista biológico cerebrocentrista al instaurar la idea de que la “adicción es una enfermedad crónica del cerebro” (NIDA 2010). Sabemos que este reduccionismo no es inocente pero no es objeto de este trabajo analizar las causas de este. No obstante, creemos que es una discusión en la que debemos participar puesto que dicha conceptualización repercute sobre las políticas de drogas, la prevención y los tratamientos. Partimos por lo tanto al elaborar esta investigación del modelo biopsicosocial de la adicción o como plantean Becoña (2007) desde un modelo socio- psicobiológico ya que el aspecto mas importante en las sociedades actuales para explicar el consumo problemático es debido a factores sociales, en un segundo lugar a los factores psicológicos y por último a los biológicos. Por lo tanto, entendiendo al consumo problemático como multidimensional y complejo es que el eje de análisis desde las representaciones sociales nos permite dejar de centrar la atención en la sustancia o en el sujeto y nos compele a abordarlos desde una mirada integral, multidisciplinar al indagar cual es la representación que socialmente se le da al consumo, al consumo problemático y a los consumidores.

3


III.

Qué preguntar

La encuesta esta dirigida al público en general, se responde de manera anónima y no se indaga al momento de preguntar en relación a si el encuestado consume, si presenta o presentó algún consumo problemático o si realizó o no tratamiento. La difusión de esta se realizó a través de distintos medios de comunicación del Centro, como en personas que tienen alguna relación con el mismo (pacientes, alumnos, etc.) Al momento de elaborarla utilizamos el término sustancia y no drogas de manera deliberada. El término “droga”, consideramos se trata de un concepto que está asociado de manera casi automáticas a características negativas y que su uso en la investigación podía a nuestro entender sesgar las respuestas. En torno al término droga se ha ido conformando también desde lo cultural y cotidiano la oposición de lo legal y lo prohibido. En esta oposición encontramos el uso de sustancias socialmente aceptadas, las drogas legales, como son en nuestro país el alcohol, el tabaco y los psicofármacos, al uso de sustancias socialmente inaceptables o las drogas ilegales, como la marihuana, cocaína, éxtasis, entre otras. En relación con el consumo nos interesa indagar en su génesis y el sentido social que se le otorga al ¿Por qué las personas comienzan a consumir? ¿Para qué las personas consumen”? En cuanto a los consumidores nos permite establecer que mirada recae sobre los mismos y que factores de riesgo/protección se pueden inferir a partir de dicha identificación.

IV.

RESULTADOS

✓ Características sociodemográficas de la muestra La muestra está conformada por 38% de hombres y 62% de mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 66 años, con un promedio de 36 años. El 59% reside en CABA, el 40% Pcia de Buenos Aires y el 1% en la Provincia de Formosa. En referencia al estado civil el 40 % es soltero, el 23% casado, el 11 % separado y el 26% está en pareja u otro tipo de uniones. El nivel de escolaridad más bajo de la muestra es secundaria incompleta (2%), un 60% se ubica en nivel Universitario completo/incompleto. 4


La actividad principal que desarrollan el 86% refiere es el trabajo, un 31% el estudio, un 6% se encuentra desocupado y/o buscando trabajo, un 5% es ama de casa y un 1% se encuentra jubilado/pensionado. En cuanto al área en que trabajan los encuestados el 15% trabaja en comercio, el 13% en industria, un 16% lo hace en la docencia sumando niveles primarios, secundarios y terciarios/universitario, el 17,6% lo hace en distintas ramas del sector salud, el 1% en actividades vinculadas al derecho y un 20% en otras actividades. ✓ Gravedad del consumo en argentina En este apartado se le solicitaba al encuestado que marcara según su opinión la opción que consideraba más cercana en relación con el nivel de consumo, que identificara la gravedad del consumo y que señalar cual era la dificultad para conseguir la droga. En referencia al nivel de consumo en Argentina al momento de responder el 45% señala que el nivel es alto, un 37% medio alto, un 16% medio y un 1% bajo, nadie señala la última opción que es muy bajo. En cuanto a la gravedad del consumo el 51% considera que la situación es de una alta gravedad, el 32% medio-alta, el 13 medio y el 3% baja, al igual que en el apartado anterior nadie señala la opción muy baja. Finalmente, en la dificultad para encontrar y obtener drogas los porcentajes se invierten, el 44% señala que la dificultad es muy baja, aparece en este punto señalada por primera vez esta opción, un 34% indica que es baja, un 12% que es media, un 5% medio/alto y un 5% alta. ✓ Grado de peligrosidad de las sustancias En este apartado se enumeran una serie de sustancias y se le solicita al encuestado que marque según su opinión el grado de peligrosidad de cada una de ellas.

5


TABACO

ALCOHOL

ANFETAMIN AS

METANFETA MINA

EXTASIS

NADA

3

2

1

1

POCO

5

4

2

1

REGULAR

17

29

10

BASTANTE

46

32

MUY

29

NS/NC

CANNABIS

COCAINA

TRANQUILIZ ANTES

2

6

2

3

4

20

1

3

10

36

31

24

25

23

17

28

2

33

43

54

50

15

72

22

10

1

9

12

6

9

10

20

NADA

POCO

REGULAR

BASTANTE

MUY

OTRAS

9

1

23

3

NS/NC

Gráfico 1 Grado de peligrosidad de la sustancia

✓ Razones que influyen en el inicio del consumo En referencia a las creencias asociadas al inicio del consumo se le pedía a cada encuestado marcara de una serie de razones las tres que consideraba como más importantes. La razón que mayor porcentaje obtuvo está relacionada a problemas con la familia (49%), en segundo lugar, la razón estuvo asociada a la diversión (44%) y en tercer lugar para compartir con el grupo de amigos (37%). Los problemas laborales y sociales estarían ubicadas en un cuarto lugar, junto con la curiosidad como causa en el inicio del consumo (36%). Luego con un 32% se ubican las razones asociadas con el sentir sensaciones nuevas y para desinhibirse. Los problemas médicos y/o psicológicos como razón que lleva al inicio del consumo se ubica en un sexto lugar con un 22%, con un 21% por ser como los demás, 20% por moda y finalmente con un 11% por problemas de pareja.

6


RAZONES QUE INFLUYEN EN EL INICIO DEL CONSUMO POR PROBLEMAS DE PAREJA

11%

POR MODA

20%

POR SER COMO LOS DEMÁS

21%

POR PROBLEMAS MÉDICOS Y/O PSICOLÓGICOS

22%

POR EL GUSTO DE HACER ALGO PROHIBIDO

23%

PARA DESHINIBIRSE

32%

POR EL DESEO DE SENTIR SENSACIONES NUEVAS

32%

POR CURSIOSIDAD

36%

POR PROBLEMAS LABORALES Y/O SOCIALES

36%

POR COMPARTIR CON GRUPO DE AMIGOS

37%

POR DIVERSIÓN

44%

POR PROBLEMAS CON LA FAMILIA

49%

0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

Gráfico 2 Razones que influyen en el consumo

✓ Para qué las personas consumen NADA

POCO

DIVERTIRSE

1

13

NO DESENTONAR EN CIERTOS ENTORNOS

4

BASTANTE

MUCHO

MUCHÍSMO

37

32

12

27

41

14

8

24

50

10

5

2

TENER ÉXITO SOCIAL, SER POPULAR

7

40

30

11

7

ESTAR A LA MODA

9

34

32

11

6

16

44

17

10

3

RELACIONARSE CON LA GENTE

9

26

31

16

8

HACER AMIGOS

11

30

28

13

4

14

30

22

19

7

SOPORTAR LAS DIFICULTADES COTIDIANAS

4

8

26

36

21

PARA ALIVIAR/EVADIR PROBLEMAS LABORALES

4

18

26

29

15

PARA ALIVIAR PROBLEMAS FAMILIARES

3

9

18

43

22

PARA ALIVIAR/ EVADIR PROBLEMAS DE PAREJA

4

16

28

32

15

PARA ALIVIAR/EVADIR PROBLEMAS PERSONALES

3

9

15

37

31

SER Y MANTENERSE JOVEN

SER DIFERENTE A LOS DEMÁS

SER FELIZ

Tabla1

7


✓ Imagen de las personas que tienen un consumo problemático En este apartado se le solicita a los encuestados que señales las tres opciones que para ellas definen a las personas que tienen problema con las sustancias. Un 64% señala que son víctimas, productos de la sociedad, en un segundo lugar con un 50% se los define como personas que sufren mucho y en tercer lugar un 41% considera que son enfermos.

IMAGEN DE LAS PERSONAS QUE CONSUMEN SON PERSONAS QUE SOLO SE QUIEREN A SI MISMAS

1%

SON PERSONAS EGOÍSTAS

5%

SON DELINCUENTES

7% 9%

SOBRE TODO SE QUIEREN DIVERTIR

12%

SON PERSONAS SOLITARIAS

11%

SON PERSONAS IRRESPONSABLES

15%

SON PERSONAS VICIOSAS

25%

SON PERSONAS MUY SENSIBLES

36%

SON PERSONAS COMUNES QUE CONSUMEN

37%

SON VÍCTIMAS DE SITUACIONES FAMILIARES

41%

SON PERSONAS ENFERMAS

50%

SON PERSONAS QUE SUFREN MUCHO

64%

SON VÍCTIMAS, PRODUCTOS DE LA SOCIEDAD

0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

70%

Gráfico 3 Imagen de las personas que consumen

✓ A partir de qué momento/situación el consumo se convierte en un problema En esta pregunta se le solicita que señale los tres momentos o situaciones que considera permitirían pensar que un consumo de sustancias comienza a ser un problema. En un primer lugar se ubica con un 61% como situación o momento cuando la persona que consume comienza a lastimarse a si mismo, luego con un 58% cuando la persona comienza a aislarse, a quedarse solo y en tercer lugar con 57% cuando lastima a otros.

8


CUANDO EL CONSUMO SE CONVIERTE EN UN PROBLEMA

19%

CUANDO PIERDE EL TRABAJO

22%

CUANDO SE ENFERMA

24%

CUANDO DEJA ACTIVIDADES QUE VENÍA HACIENDO

37%

CUANDO DEJA DE HABLAR DE LO QUE LE PASA

38%

CUANDO DEJA DE COMPARTIR CON SUS AFECTOS

40%

CUANDO NO CUMPLE CON SUS RESPONSABILIDADES

57%

CUANDO LASTIMA A OTROS

58%

CUANDO COMIENZA A AISLARSE, A QUEDARSE SOLO

61%

CUANDO SE LASTIMA A SI MISMO

0%

10%

20%

30%

40%

50%

60%

70%

Gráfico 4 Cuando el consumo se convierte en un problema

V.

ALGUNAS CONCLUSIONES

Los resultados expresados en este trabajo responden al análisis de las frecuencias estadísticas de cada una de las preguntas de la encuesta quedando pendiente para una segunda etapa el cruce de distintas variables que permitan establecer correlaciones. Debemos señalar que el 60% de la muestra manifiesta nivel educativo universitario completo/incompleto, lo cual no refleja la realidad educativa de la Argentina2 por consiguiente hemos de considerarlo a la hora de analizar la información. No obstante, tomaremos algunos datos que a nuestro entender resultan de interés al momento de interrogarnos en relación a los consumos problemáticos y a las estrategias preventivas y de tratamiento de estos. Si tomamos los datos en relación al nivel y grado de consumo y la dificultad para conseguir las sustancias los encuestados evalúan que tanto el nivel de consumo como la gravedad de este es alto o muy alto en un 80%, invirtiéndose la relación

2

Según datos del INDEC en 2010 tomando la totalidad del país en población mayor de 15 años el máximo nivel de enseñanza alcanzado fue de 11,3% Universitario completo, 11,1% Universitario incompleto, un 18,4% secundario completo, 22,1% secundario incompleto, 23,2% primaria completa y un 12% primaria incompleta.

9


cuando se les pregunta en cuanto a la dificultad para conseguirla donde un 85% señala que es baja/ muy baja. Aquí podríamos interrogarnos en cuanto a las tres grandes estrategias o intervenciones preventivas; a) reducción de la oferta al disminuir la disponibilidad de la sustancia, b) reducción de la demanda o del consumo y c) reducción de riesgos y daños. La reducción de la oferta o la reducción de su demanda como política pública tendrán sentido si el objetivo es reducir los daños relacionados con el consumo. De no ser ese el objetivo incurriríamos en un modelo moralista que persigue la “lucha contra la droga” por motivos ajenos al posible daño que individual y/o socialmente su consumo podría ocasionar. El segundo dato que queremos remarcar en este trabajo es en relación a las razones que los encuestados presumen tienen las personas para iniciar el consumo. Las tres con mayor porcentaje son a) por problemas familiares, b) por diversión y c) para compartir con amigos. Si pensamos que la etapa de inicio del consumo es la adolescencia vemos que estos tres bloques están íntimamente ligados a ellos. Desde una perspectiva evolutiva, la adolescencia se caracteriza por grandes transformaciones. Es un periodo en donde se inicia la experimentación de rutinas sociales nuevas, ajenas al entorno familiar que permiten la consolidación de una identidad. Algunas de estas nuevas conductas ensayadas por los adolescentes se ponen en marcha como modo de adquisición de elementos identitarios compartidos con sus pares. Los cambios en los procesos de socialización y en los modelos de diversión nos interpela a pensar en el diseño de políticas con enfoque en salud pública que incluyan la dimensión de lo social en dichas políticas. Esto implica un cambio de foco de lo individual a lo social abandonando la tendencia de dejar como únicos responsables a los individuos y/o a las familias. Para finalizar proponemos una red de enlace entre profesionales e instituciones con el fin de analizar, discutir y elaborar acciones de prevención basadas en la comunidad, con un enfoque integral en donde se privilegie el dialogo entre la investigación, las políticas y las prácticas.

10


Bibliografía -

Becoña Iglesias, E. (2007) Bases psicológicas de la prevención del consumo de drogas. Papeles del Psicólogo, Vol. 28 (1), pp.11-20

-

Jodelet D. La representación social: fenómeno, conceptos y teoría. En: Moscovici, S. Psicología social II. Pensamiento y vida social. Psicología social y problemas sociales. Barcelona: Paidós; 1986. P.478-494

-

Moscovici S. (1979) El psicoanálisis, su imagen y su público. Buenos Aires. Huemul.

-

Rodríguez

Salazar

T

y

García

Curiel María

Lurdes

(2007).

Representaciones sociales, Teoría e Investigación. Universidad de Guadalajara, Editorial CUCSH- UDG, México.

CV

Lic. Gabriela Oteyza, Lic. En Psicología UBA. Directora de Región Encuentro. Centro en Adicciones y Salud Mental. Docente de la Facultad de la Psicología de la UBA.

Lic. Marcela Surano, Lic en Psicología UBA. Directora de Región Encuentro. Centro en Adicciones y Salud Mental. Consejera Terapeutica en Drogadicción nivel III otorgado por la FLACT y CICAD.

11

Profile for evaluacionpericial

representaciones sociales  

representaciones sociales  

Advertisement