Issuu on Google+

LA BRECHA DIGITAL

1. INTRODUCCIÓN. 2. DEFINICIÓN 3. HISTORIA. 4. QUÉ LA CAUSAN 5. EXCLUSIÓN. 6. PROBLEMAS Y SOLUCIONES. 7. DIFERENTES OPINIONES 8. CONCLUSIÓN. 1. INTRODUCCIÓN Con este trabajo pretendemos abordar el tema de la brecha digital ya que nos parece un tema de actualidad en la sociedad en la que nos movemos. La brecha digital es uno de los problemas más frecuentes que existe y afecta a los sectores más pobres de la sociedad. Para abordar este tema hemos querido concretarlo en los siguientes apartados: - Definición: hemos recopilado definiciones de varios autores para saber qué es la brecha digital. - Historia: con esta parte lo que hemos querido es profundizar en los orígenes y la evolución del concepto a lo largo del tiempo. - Qué la causan: con ello pretendemos interiorizar el por qué se produce este problema en la sociedad. - Exclusión: hemos querido hablar sobre esto porque la brecha digital da lugar a nuevas formas de exclusión. - Problemas y soluciones: con esta parte hemos querido resaltar los problemas surgidos por la brecha digital y las soluciones propuestas desde diferentes puntos de vista como por ejemplo el económico. Y por último con la conclusión queremos reflejar nuestro punto de vista sobre este tema. 2. DEFINICIÓN: ¿Qué es la brecha digital? Para ingresar en este asunto de la brecha digital hay que comprender qué significa el término, qué implica. Sin embargo, la tarea no es sencilla y es que las definiciones son tan variadas como los estudios que


la abordan: Martin R. Hilbert sostiene que es la brecha "entre aquellos que tienen acceso a las tecnologías digitales y aquellos que no" (1). Otra definición bastante más amplia de la brecha digital es aquella que recogieron Ricardo Monge y Federico Chacón del Departamento de Comercio de los Estados Unidos: "[mientras] algunas personas tienen las más poderosas computadoras, el mejor servicio telefónico y el más rápido servicio de Internet, así como una riqueza de contenido en este servicio y una capacitación apropiada para sus vidas... Otro grupo de personas... no tiene acceso a las más modernas y mejores computadoras, al más confiable servicio telefónico o al más rápido o más conveniente servicio de Internet. La diferencia entre estos dos grupos de personas constituye... la brecha digital" (2) . La ALADI en un estudio realizado para analizar su impacto en los países que la integran la definió como una que "cuantifica la diferencia existente entre países, sectores y personas que tienen acceso a los instrumentos y herramientas de la información y la capacidad de utilizarlos y aquellos que no lo tienen. Habría consenso, entonces, en definirla como la diferencia existente en el grado de masificación de uso de las TIC entre países. Esta suele medirse en términos de densidad telefónica, densidad de computadoras, usuarios de Internet, entre otras variables"(3). Más recientemente Ricardo Monge señaló que "el término brecha digital se refiere al acceso diferenciado que tienen las personas a las Tecnologías de Información y Comunicaciones (TICs), así como las diferencias en la habilidad para usar tales herramientas, en el uso actual que les dan y en el impacto que tienen sobre el bienestar"(4). La idea, como se puede ver, es a grandes rasgos la misma (*). La brecha digital se trata de "una diferencia" (ya sea entre individuos, grupos o áreas geográficas), una que se refiere al acceso, utilización y capacidad o habilidad en el uso de las TIC. Obviamente, como usted se dará cuenta, debido a la importancia actual de Internet se tiende a hacer especial hincapié en ésta a la hora de analizar la brecha.

3. HISTORIA El término procede del inglés digital divide, utilizado durante la Administración Clinton, aunque su autoría no puede ubicarse con toda precisión. Mientras que en algunas referencias, se cita a Simon Moores como acuñador del término, Hoffman, Novak y Schlosser se refieren a Lloyd Morriset como el primero que lo empleó para hacer referencia a la fractura que podía producirse en los Estados Unidos entre "conectados" y "no conectados", si no se superaban las serias diferencias entre territorios, razas y etnias, clases y géneros, mediante inversiones públicas en infraestructuras y ayudas a la educación. En todo caso,


durante esta administración se dió lugar a una serie de reportes publicados bajo el título Falling through the Net, en el que se dejaba evidencia del estado que este fenómeno guardaba en la sociedad estadounidense a finales de la década de 1990. A partir de este origen, algunos autores prefieren en español, el término fractura digital o estratificación digital, por ser mucho más expresivos sobre lo que realmente significa. La traducción a otras lenguas latinas, como el francés, también ha optado por el término de fractura. No obstante, la mayoría de los autores hispanos se decanta por el de brecha, más suave y políticamente correcto. Algunas otras expresiones que han sido usadas para referirse a la Brecha Digital son divisoria digital, brecha inforcomunicacional y abismo digital Otros autores extienden el alcance de la Brecha Digital para explicarla también en función de lo que se ha denominado analfabetismo digital, que consistente en la escasa habilidad o competencia de un gran sector de la población, especialmente entre aquellos nacidos antes de la década de 1960, para manejar las herramientas tecnológicas de computación y cuyo acceso a los servicios de Internet es por ende muy limitado. Para hacer una revisión histórica del concepto hay que recordar que, en general, la relación entre tecnología y desarrollo ha sido muy frecuentemente percibida como una relación lineal. Inclusive, en los años 60-70, se propiciaron - al menos en Latinoamérica - una gran cantidad de programas nacionales con el apoyo de los organismos internacionales y bilaterales orientados a la “transferencia tecnológica” de los países desarrollados hacia los países pobres. Aunque en esta ocasión se referían principalmente a la transferencia tecnológica orientada a la producción industrial ya se suponía que la disponibilidad de tecnología produciría desarrollo. Cuando, alrededor del año 1978, en los países ricos se dio el auge del desarrollo informático se discutía sobre el impacto de esta tecnología en el desarrollo. Con este propósito la UNESCO crea un organismo intergubernamental de informática (IBI) cuyo propósito es crear las condiciones para que los países pobres lograran su crecimiento informático y con eso se redujera la brecha con los países ricos. Es entonces desde la informática y no necesariamente desde la expansión de la Internet que se comienza a construir el discurso sobre la brecha digital. Como puede deducirse, el concepto de brecha digital se ha modificado a través del tiempo. En un principio se refería básicamente a los problemas de conectividad. Posteriormente, se empieza a introducir la preocupación por el desarrollo de las capacidades y habilidades requeridas para utilizar las TIC (capacitación y educación) y últimamente también se hace referencia al uso de los recursos integrados en la tecnología. Así, el concepto de brecha digital incorpora los siguientes enfoques básicamente:


a) El enfoque hacia la infraestructura: o sea, la posibilidad/dificultad de disponer de computadoras conectadas a la red mundial. Esto incluye también el problema de servidores y de backbones. De hecho, los países del sur siguen dependientes de los equipamientos del norte. b) El enfoque hacia la capacitación: es decir, la capacidad/dificultad de usar estas tecnologías. Se empezó a contemplar que también existe una diferencia relacionada con las habilidades y capacidades para utilizar adecuadamente la tecnología y no solamente con la posibilidad de disponer de computadoras. En este sentido, se comienza a desarrollar el concepto de alfabetización digital relacionado con el de brecha digital. c) El enfoque hacia el uso de los recursos: se refiere a la limitación/ posibilidad que tienen las personas para utilizar los recursos disponibles en la red. En los últimos tiempos, se ha integrado en el concepto de brecha digital las posibilidades de utilizar la tecnología no ¬solamente para acceder a la información, el conocimiento sino también a un nuevo modo de educación y para aprovechar de las “nuevas oportunidades” como el desarrollo de los negocios, la atención médica en línea, el teletrabajo, el disfrute de nuevas formas de entretenimiento y ocio. 4. QUÉ LA CAUSA: La brecha digital es la diferencia que existe entre unos países y otros, esta diferencia se produce principalmente debido al impacto de las TICs en los últimos años en nuestra sociedad. Las TICs son las Tecnológias de la Información y las Comunicaciones, como internet, ordenadores, telefonía...y que conviven con nosotros. Las características de las TICs son las siguientes: • Facilitan las comunicaciones. • Eliminan las barreras de tiempo y espacio. • Favorecen la cooperación y colaboración entre distintas entidades. • Aumentan la producción de bienes y servicios de valor agregado • Potencialmente, elevan la calidad de vida de los individuos. • Provocan el surgimiento de nuevas profesiones y mercados. • Reducen los impactos nocivos al medio ambiente al disminuir el consumo de papel y la tala de árboles y al reducir la necesidad de transporte físico yla contaminación que éste pueda producir. • Aumentan las respuestas innovadoras a los retos del futuro. • Internet, como herramienta estándar de comunicación, permite un acceso igualitario a la información y al conocimiento. Teniendo en cuenta estas características podemos pensar que las TICs son todo beneficio, y en parte puede que sí, pero también tenemos que pensar que hay países que no tienen acceso a las TICs, debido a su situación política y económica. También tenemos que


tener en cuenta que las TICs van evolucionando a un paso vertiginoso, lo cual hace que la brecha existente entre unos países y otros sea más grande, si esto es así disminuye la posibilidad de poder alcanzar a los países desarrollados y la brecha se hará cada vez más grande y de esta forma entramos en una dinámica en la que será muy dificil parar. También es importante que la brecha digital se puede producir no sólo por las TICs, sino que también se produce por el poco conocimiento que hay en algunos países para poder acceder a ellas, por las edades e incluso por el géner, puesto que en mucho países las mujeres todavía tienen un papel secundario, sobre esto se muestra un vídea más abajo. Es decir, dentro de la brecha digital, hay otras muchas brechas que impiden acceder a las TICs. 5. EXCLUSIÓN: ¿Qué es? Cuando hablamos de exclusión o discriminación social podemos decir que es: Protección de carácter extraordinario que se da a un grupo históricamente discriminado, especialmente por razón de sexo, raza, lengua o religión, para lograr su plena integración social. Así hoy día, hablamos de brecha digital, y dentro de la misma nos referirnos a exclusión en el ambito de las nuevas Tecnologías. Y al contrario de lo que mucha gente piensa, la brecha digital en vez de disminuir, se agranda en España.Hoy podemos hablar del internauta tipo tiene un perfil cada vez más marcado: -Hombre, de 15 a 34 años. -Residente en una capital de provincia. -Con estudios y un trabajo. Esta clase de navegante se conecta cada vez más, mientras que mayores, amas de casa, parados y residentes de zonas rurales lo hacen en mucha menos proporción. Además algo significativo, es que uno de cada dos internautas reside en capitales de provincia.


Ramón Luz, alcalde de Sesga- RICARDO GUTIÉRREZ

La implantación de Internet en España es "sensiblemente inferior" respecto a la UE Aunque creamos que en todo pueblo, ciudad, o comunidad existan las mismas oportunidades, para acceder a internet, estamos equivocados, porque crece la diferencia entre comunidades: el porcentaje de hogares conectados en Madrid dobla al de Extremadura. Así unos 4,5 millones de españoles que residen en 2.534 municipios no tienen posibilidad de acceder a Internet de banda ancha Pero la brecha que más preocupa a las autoridades es la regional: la cifra de internautas que residen en capitales de provincia y las comunidades con mayor renta siguen aumentando a mayor ritmo que zonas menos favorecidas, con lo que la brecha no deja de aumentar: según datos del Instituto Nacional de Estadística de octubre, el número de hogares que dispone de acceso a Internet en Madrid ha aumentado en casi un 5%. Y no es un ritmo que sigan todas las comunidades: en Castilla-La Mancha, por ejemplo, la cifra ha crecido del 27,1% al 30,8%; en la Comunidad Valenciana, ha subido del 32,4% al 33,5%; y en Extremadura, algo un dato llamativo es que incluso ha disminuido (del 23,9% al 23,8).

"Discriminados" La situación es aún peor si se observan los datos referidos a la conexión por alta velocidad,hay 4,5 millones de españoles, que no tienen acceso a Internet de banda ancha, según la Secretaría de Estado de


Telecomunicaciones. "Son 4,5 millones de discriminados", según Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas (AI). Todo esto influye, en la "desertización de las zonas rurales". Como por ejemplo, en el Rincón de Ademuz, un hermoso enclave geográfico de la provincia de Valencia (entre Cuenca y Teruel) El municipio de Castielfabib, por ejemplo, ha perdido 360 habitantes en 10 años y la mitad de la población es mayor de 65 años. Pero atraer a emprendedores empresariales, jóvenes trabajadores o parejas con niños -a éste u otro municipio vecino- es muy complicado si se tiene en cuenta que sólo hay cobertura de telefonía móvil en algunas zonas de la población y que uno no se puede conectar a Internet. Quien se vaya a vivir allí no puede usar banca electrónica, hacer trámites con la Administración, comprar por Internet, bajarse música o películas, chatear con amigos o familiares, ni compartir fotos o recuerdos. La única posibilidad de acceso a la Red en estas zonas aisladas es conectarse vía satélite a precio de oro (hasta 600 euros al mes) o por el llamado "ADSL rural", que ofrece la mitad de velocidad (512kbps) de la que se puede conseguir habitualmente en una ciudad, y es más cara: la cuota mensual suele rondar los 80 euros, aunque a veces supera los 100. Los habitantes de zonas aisladas tampoco pueden beneficiarse de las ofertas conjuntas de voz, datos y televisión. Eso sin contar la odisea de lograr que un técnico vaya a casa, las tormentas que queman centralitas o las heladas que congelan el módem, se debe decir que "La infraestructura es lamentable". Se puede decir que hay una "relación directa" entre el uso de Internet y la infraestructura disponible. En España, hay zonas de orografía complicada y aldeas aisladas y, en el caso del ADSL, la tecnología más común de acceso a banda ancha en España, la calidad de la señal se deteriora cuando el hogar está a más de 1,5 kilómetros de la central telefónica. Por eso, la Asociación de Internautas (AI) ha pedido al Gobierno que considere la banda ancha como parte del servicio universal, como la telefonía. Cualquier ciudadano puede solicitar una línea telefónica ya que tiene derecho a ella; la AI quiere que se amplíe esa consideración a la banda ancha en el anteproyecto de la Ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, en tramitación. El Gobierno ya puso en marcha, en junio de 2005, un plan para extender la banda ancha. El propósito era llevar el acceso a alta velocidad a 6,5 millones de españoles en 3.770 municipios de las llamadas zonas objetivo 1 (Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Galicia y Murcia), más Aragón, Baleares y Cantabria. En noviembre de 2006, la cifra se había reducido a 4,5 millones en 2.534 municipios. 6. PROBLEMAS Y SOLUCIONES:


A continuación vamos explicar algunos de los problemas y de las posibles soluciones de la brecha digital: Algunos expertos e investigadores consideran que la brecha digital es simplemente un problema económico que afecta a los países pobres; a pesar que la mayor parte de esas tecnologías son fabricadas en países en desarrollo, aquellos que pueden comprarlas carecen de la educación y conocimiento necesarias como para utilizarlas. Sin embargo, identificar el problema exclusivamente en el campo económico resultaría inapropiado: la "brecha digital" expresa también la imposibilidad de utilizar tecnologías digitales dentro de un considerable porcentaje de la población de los países industrializados. Esto significa que incluso cuando las personas pueden comprar un ordenador o un teléfono móvil, no son capaces automáticamente de utilizarlos. Otro aspecto del tema de la brecha digital es el que se ocupa del llamado empowerment. Este término se refiere la capacidad de aprovechar totalmente las oportunidades provistas por las tecnologías digitales; incluso si esas tecnologías fueran accesibles y muy fáciles de usar, muchas personas no podrían ser capaces de sacar total provecho de su potencial. ¿CÓMO PUEDE SER REDUCIDA ESTA BRECHA? Tres aspectos que debemos tener en cuenta al analizar la brecha digital junto con sus posibles soluciones. A: ECONOMÍA La falta de oportunidades para negocios y el bajo nivel de progreso económico que caracteriza a muchos de los países en desarrollo es ciertamente la razón primaria de la brecha digital. Los gobiernos de los países pobres se enfrentan a otras preocupaciones tales como comida, salud pública y seguridad en vez de las mejoras tecnológicas. Como resultado, la población de esos países no alcanza niveles más altos en educación y no recibe el conocimiento necesario para utilizarlas. El 14 de marzo de 2005 las Naciones Unidas lanzaron el Fondo mundial de Solidaridad Digital para financiar proyectos que se ocupen de “la distribución y uso de nuevas tecnologías de información y comunicación” y “permitir que las personas y los países excluidos ingresen a la nueva era de la sociedad de la información”. Un muy interesante artículo publicado por The Economist señala que la brecha digital no es un problema en sí mismo, sino un síntoma de brechas más profundas, más importantes: de ingresos, desarrollo y alfabetización. El autor del artículo dice: “El debate sobre la brecha


digital parece estar fundado en la creencia que traer Internet a los países pobres les ayudará a convertirse en ricos rápidamente". Por otro lado, la difusión de teléfonos móviles puede representar una importante oportunidad de crecimiento para países en desarrollo y esta es la razón: los beneficios de tecnologías de teléfonos móviles radican en el hecho de que los móviles no necesitan una fuente permanente de electricidad y pueden ser utilizados por personas que no sepan leer o escribir. Nuevas investigaciones han descubierto que los teléfonos móviles eleva las tasas de crecimiento de largo plazo y su impacto es dos veces más grande en las naciones en desarrollo respecto de los países desarrollados. La verdadera brecha digital, entonces, está entre aquellos que tienen acceso a redes móviles y aquellos que no la tienen. En áreas como Norte América, Europa, Australia, y los países avanzados de Asia, el costo de un ordenador ya no representa un problema, mucho menos el costo de los teléfonos móviles, los precios de los ordenadores disminuyen prácticamente cada año y los precios de los móviles bajan incluso más rápido. Vale la pena mencionar el proyecto llamado "One laptop per child", el cual apunta a distribuir laptops flexibles, de costo ultra-bajo, con gran ahorro de energía a jóvenes que viven en países en desarrollo, será equipada con todos los dispositivos necesarios para conectarse a la Internet. B:USABILIDAD Las tecnologías digitales están lejos aún de ser “simple” y “fácil de usar” para muchas personas. El que más válido tanto para gente educada como para gente sin formación y es transversal a cualquier ubicación geográfica. Muchas personas aún serían incapaces de usar un ordenador incluso si la obtuvieran de manera gratuita. El nivel de alfabetización entre propietarios de un ordenador es muy bajo: sólo el 40%. Adicionalmente, sólo unos pocos sitios web siguen pautas para escribir para usuarios con bajo nivel de alfabetización y muchos sitios institucionales destinados a los ciudadanos más pobres generalmente adoptan un lenguaje muy complicado. Bajo nivel de alfabetización, sin embargo, es diferente de analfabetismo: la gente con bajo nivel de alfabetización puede leer, pero encuentra dificultades en hacerlo. La diferencia más importante entre los usuarios con bajos y altos niveles de alfabetización es que los primeros no pueden entender un texto simplemente dándoles un vistazo. Tienen que leer palabra por palabra y a menudo emplear un


tiempo considerable intentando decodificar palabras con muchas sílabas. Los usuarios de mayor edad: Enfrentan el segundo problema más grande de accesibilidad, pero de nuevo hay poco interés para hacer los sitios web más fáciles para los usuarios mayores. C:EMPOWERMENT Muchas de las personas que utilizan tecnologías digitales todavía están dedicadas a un uso limitado de sus capacidades y aún no se encuentran listas para dar un paso hacia delante. Algunas veces los usuarios utilizan dichas tecnologías de manera inapropiada o incompleta: un buen ejemplo es el relacionado con los motores de búsqueda web, La gente no entiende el uso de las funciones avanzadas de búsqueda o no saben exactamente que palabras claves ingresar. Muchos de ellos seleccionan acríticamente los resultados de búsqueda y no están conscientes del hecho que los buscadores priorizan ciertos ítems porque son publicidades. Otro tema interesante que ayuda a que crezca la brecha digital en la llamada “participación desigual”, el cual se refiere al hecho de que en las comunidades online y las redes sociales que confían en los usuarios, muchos usuarios no participan y prefieren mantenerse en segundo plano. Debido a la falta de iniciativa y las destrezas necesarias para participar y contribuir al crecimiento de las comunidades online, algunos usuarios están a la espera de las decisiones de las personas. Por ejemplo, la gente algunas veces acepta la página de inicio elegida por su vendedor de computadoras o ISP (los motores de búsqueda pagan muy bien por eso), en vez de seleccionar una que se adapte a sus necesidades. Por tanto para solucionar esto, la brecha digital debe entonces ser peleada en el menos dos campo de batallas: economía y educación, como ya hemos dicho anteriormente un buen logro está representado por el hecho de que el costo de las tecnologías digitales disminuye año a año, también promoviendo iniciativas internacionales o también instituciones privadas está contribuyendo con ideas como la del proyecto "One Laptop Per Child". El problema mayor sigue siendo la falta de educación que influencia a muchas personas y no les permite tener acceso a cierta fuente de información que son alcanzables solamente a través de tecnologías digitales. En este caso, la progresiva difusión de teléfonos móviles y la expansión de redes móviles puede representar una mejora


importante en la vida de todos esos individuos cuyo acceso a la era digital aún es negado. 7. DIFERENTES OPINIONES: Esto es una entrevista que se le hizo a Susana Finquelievich, investigadora del CONICET, y da un punto de vista sobre la brecha digital, totalmente diferente al que todos tenemos: ENTREVISTA A SUSANA FINQUELIEVICH 4 de Noviembre de 2005 ¿Existe la brecha digital? A medida que las tecnologías de la información evolucionan y obtienen protagonismo en la sociedad, el concepto de brecha digital es cada vez más común y se escucha hoy en muy diversos ámbitos. Sin embargo, aún no se ha consolidado la definición del término, y su mal uso puede traer confusión y consecuencias contraproducentes. Para ampliar la visión relacionada a este tema, Canal AR entrevistó a Susana Finquelievich, investigadora independiente del CONICET en impactos sociales de la revolución informacional y en la Sociedad de la Información, entre otras cosas, quien opina que no existe la brecha digital La "brecha digital" está de moda. Diversos actores relacionados con las nuevas tecnologías de la información utilizan el concepto para explicar complejos procesos relacionados a la economía, la educación, el mercado laboral, la cultura. Sin embargo, aún no se ha consolidado la definición del término, y su mal uso puede traer confusión y consecuencias contraproducentes. Para ampliar la visión relacionada a este tema, Canal AR entrevistó a Susana Finquelievich directora del Programa de Investigaciones sobre la Sociedad de la Información, INFOPOLIS, en el Instituto de Investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires; presidente de la Asociación Global de Redes Ciudadanas (Global Community Networks Partenership), en 2001-2002; y miembro fundador de la Red de Organizaciones No Gubernamentales Digitales Argentinas (RODAr). - ¿Cómo definirías la brecha digital y qué relación tiene con la brecha socio-económica? - Una búsqueda en Google encuentra casi 550.000 entradas en español y casi 1.000.000 entradas en inglés sobre la Brecha Digital. Existe una variedad de definiciones del concepto, de las cuales la del sitio http://www.labrechadigital.org/ es tal vez la más representativa:


"La brecha digital se define como la separación que existe entre las personas (comunidades, estados, países...) que utilizan las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) como una parte rutinaria de su vida diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas y que aunque las tengan no saben cómo utilizarlas. La brecha digital puede ser definida en términos de la desigualdad de posibilidades que existe para accesar a la información, al conocimiento y la educación mediante las TICs. La brecha digital no se relaciona solamente con aspectos exclusivamente de carácter tecnológico, es un reflejo de una combinación de factores socioeconómicos y en particular de limitaciones y falta de infraestructura de telecomunicaciones e informática". Pero, ¿existe la brecha digital? Mi opinión es que no existe: es una de las tantas manifestaciones de la brecha socio-económica existente. Podría hablarse de la misma manera de la brecha laboral, o de la brecha habitacional. "El actual proceso de ver la Brecha Digital sólo en términos de acceso, es decir, de consumo de las TIC, agrava y perpetúa la noción de que, con la plataforma de las TICs, habrá un número relativamente pequeño de productores y un conjunto enorme, casi universal, de consumidores. Sin embargo, la tecnología posee el poder de permitir que cada uno sea a la vez consumidor y productor de información, y hasta de bienes y servicios productivos de base tecnológica (o de aplicar la tecnología a su área de productividad) dentro de un medio socio-económicamente habilitado". 9. CONCLUSIÓN Para finalizar nuestro trabajo hemos seleccionado dos vídeos que nos parece que reflejan muy bien este tema. El primer vídeo, refleja el retraso que existe en otros países los cuales también con un poco de ayuda serán capaces de resolver ese distanciamiento con las nuevas tecnologías. Con el segundo vídeo se transmite la marginación que sufren las mujeres y que ésta se agudiza con las nuevas tecnologías. Vídeo sobre la brecha digital La brecha digital en las mujeres. Queremos resaltar nuestra opinión sobre la brecha digital: consideramos que este problema se puede solucionar progresivamente, sin cerrarnos, y tmabién creemos que hay muchas culturas que no son tan pobres pero que son éstas las que se cierran por el miedo a lo desconocido a pesar de tener los medios.



La brecha digital