Page 1

UNIVERSIDAD DEL BÍO-BÍO FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD Y DE LOS ALIMENTOS ESCUELA DE NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

INGESTA ALIMENTARIA, COMPOSICIÓN CORPORAL Y CAPACIDAD AERÓBICA DE JÓVENES FUTBOLISTAS DE LAS SERIES SUB-15 Y SUB-16 DEL CLUB DEPORTIVO ÑUBLENSE SADP.

Autores:

Sr. Luis Slimming Parra Sr. Edson Yañez Barros Profesor Guía: Dr. Patricio Oliva Moresco

TESIS PRESENTADA PARA OPTAR AL GRADO ACADÉMICO DE LICENCIADO EN NUTRICIÓN Y DIETÉTICA

Chillán, 2011


A nuestras familias, amigos y amigas. En homenaje a lo que nos motivó desde niños, la pasión de multitudes, nuestra alegría: el fútbol.

2


AGRADECIMENTOS Agradecidos por las lindas personas conocidas durante este camino, por la comprensión en momentos difíciles y el apoyo en las instancias necesarias de los más cercanos. Gracias por el apoyo a nuestro trabajo, al Club Deportivo Ñublense SADP, representado en su rama juvenil el Sr. Jorge Briones y en especial a los profesores Héctor Pineda y Marcos Llanos por su buena disposición, por mostrar tan lindo oficio, desde la humildad, el respeto y el amor por el fútbol. A los jóvenes conocidos, que depositaron su confianza con nosotros, éxito para ellos. A la vez, dar las gracias al Dr. Patricio Oliva M., por su paciencia y ayuda en generar conciencias críticas, lo que ayudó, sin lugar a dudas, en dar calidad a nuestro estudio. A la profesora Marcela Ruiz, por facilitar el apoyo técnico en el desarrollo y término del trabajo. No podemos dejar de mencionar, a Don Arturo Matus, por su incondicional apoyo y ayuda en cada momento que pudo.

3


INDICE

Página Resumen

5

Introducción

6

Marco Teórico

8

Delimitación del problema

16

Objetivos

17

Variables

19

Conceptualización y Operacionalización de variables

20

Diseño metodológico

22

Materiales y métodos

23

Resultados

28

Conclusiones

35

Sugerencias

37

Bibliografía

38

Anexos

41

4


I. RESUMEN La composición corporal en edad escolar ha sido poco estudiada en Chile, por esto, la información disponible está basada en indicadores globales del estado nutricional sin indagar mayormente en los distintos componentes corporales. En nuestro país son escasos los estudios realizados, no existiendo datos de ningún tipo en niños que realicen alguna actividad física de manera sistemática (1). Debido a esto es que se realizó esta investigación cuantitativa de tipo descriptiva de corte transversal en las divisiones sub 15 y sub16, de las serie cadetes del club deportivo Ñublense SADP, con el objetivo de determinar la ingesta alimentaria, composición corporal y capacidad aeróbica. Se evaluaron 40 jóvenes entre 14 y 16 años. Para obtener la ingesta alimentaria se utilizó la encuesta recordatoria de 24 horas de 3 días no consecutivos, la composición corporal incluyó: estatura, peso, pliegue tricipital y Subescapular, circunferencia braquial y Bioimpedancia Tetrapolar. La capacidad aeróbica fue medida a través de la realización del test de Cooper. Como era de esperarse, la ingesta hídrica, energética y de macronutrientes fue baja en ambos grupos. Sin embargó se evidenció tanto una buena composición corporal con resultados óptimos en la evaluación nutricional, así como una excelente capacidad aeróbica para ambas categorías.

5


II INTRODUCCIÓN Los beneficios de la alimentación, sobre el rendimiento deportivo ya se reconocían en la Grecia Clásica, pero recién en las últimas décadas se han realizado investigaciones respecto de las recomendaciones específicas para los deportistas (2). En otro contexto, la composición corporal en niños en edad escolar, ha sido poco estudiada en Chile, por esto, la información disponible está basada en indicadores globales del estado nutricional, sin indagar mayormente en los distintos componentes corporales (1). Un deportista tiene un mejor rendimiento, si la cantidad de grasa corpórea es proporcional a sus necesidades energéticas. Esto varía según la persona y la trayectoria profesional del deportista, y por ello no se puede establecer un valor ideal para cada individuo. Si el nivel de grasa del cuerpo baja demasiado la salud sufrirá las consecuencias, pero si es muy alto el deportista no tendrá la misma agilidad debido a que tiene que cargar con un peso innecesario. En este sentido, es importante que los deportistas administren de manera óptima la ingesta de alimentos y el gasto de energía para que su cuerpo conserve su tamaño adecuado y una buena constitución (2,3). Es durante la adolescencia donde se producen importantes cambios en la composición corporal, acompañados por la aparición de los caracteres sexuales secundarios. En este período se desarrollan un elevado ritmo de crecimiento y fenómenos madurativos que afectan al tamaño, la forma y la composición corporal, y en los que la nutrición tiene un papel determinante. En los chicos aumenta la masa magra más que en las chicas, esto tendrá una repercusión importante en las necesidades energéticas (4). Éstas necesidades son mayores a las de cualquier otro momento de la vida, donde los requerimientos de energía y nutrientes corresponden al grado de maduración alcanzado. Los consumos recomendados de energía, proteína y otros nutrientes se basan en el crecimiento adecuado en oposición con el funcionamiento fisiológico óptimo (5). Por un lado, las demandas energéticas y metabólicas de los jugadores de fútbol durante los entrenamientos y los partidos varían a lo largo de la temporada, varían según los niveles de competición y según las características individuales de los jugadores. El coste de energía medio estimado para un entrenamiento o un partido en futbolistas de elite está alrededor de 1500 kcal en hombres. En un estudio realizado por Leblanc y colaboradores, informaron 6


que el consumo calórico diario de futbolistas profesionales se encontraba en un rango que iba de 2352±454 a 3395±396 (6). En lo que respecta al deporte, cualquier esfuerzo medianamente prolongado necesita un abastecimiento energético, tanto a nivel de musculatura esquelética como de sistema cardiovascular. La resistencia a un determinado trabajo requiere necesariamente un aporte de oxigeno a nivel pulmonar y un intercambio cardiovascular enfocado al abastecimiento de oxigeno a todos los músculos del cuerpo (7).

7


III. MARCO TEÓRICO En las últimas dos décadas, los avances en Medicina Deportiva, Biomecánica, Fisiología y Psicología deportiva han determinado importantes cambios en el mundo del deporte, particularmente en el deporte de alta competición. Así, se han conseguido establecer los principales determinantes del rendimiento deportivo y la forma de optimizar los estímulos que conllevan la mejor adaptación para conseguir metas y records cada vez más altos (7). Sin embargo, los beneficios de la alimentación, sobre el rendimiento deportivo ya se reconocían en la Grecia Clásica, recién en las últimas décadas se han realizado investigaciones respecto de las recomendaciones específicas para los deportistas (2). Es importante saber que cada jugador es diferente, y no existe una dieta única para las necesidades de todos los jugadores en todo momento. Las necesidades individuales cambian inclusive según la estación y los jugadores deben ser flexibles para acomodarse a estas circunstancias. La dieta puede tener un alto impacto en el entrenamiento, y una buena dieta ayudará a soportar un entrenamiento intensivo constante, limitando los riesgos de enfermedad o lesiones. Una buena elección en la alimentación puede además promover una mejor adaptación al estímulo del entrenamiento (3). Por ejemplo, la malnutrición supone un desequilibrio de la alimentación, y este desequilibrio puede deberse tanto a una sobrealimentación como a una alimentación deficitaria, es decir un individuo no consume lo necesario (alimentación deficitaria) o consume elevadas cantidades de un único o diversos nutrientes (sobrealimentación). Ambas condiciones pueden perjudicar el rendimiento deportivo. Tal y como se ha señalado anteriormente, las tres principales funciones de la alimentación son suministrar energía, regular el metabolismo, y formar y reparar los tejidos corporales. Así pues, una ingesta inadecuada de determinados nutrientes puede afectar el rendimiento deportivo debido a un aporte insuficiente de energía, una incapacidad para regular el metabolismo del ejercicio de forma óptima o una síntesis reducida de los tejidos o enzimas claves para el organismo (4). El método de evaluación de la ingesta dietética que más se utiliza, es el recordatorio de 24 horas, tanto en niños como en adultos. Fue concebido por Burke a finales de la década de 1930, quien lo utilizó para enseñar a las 8


madres como registrar la ingesta de sus hijos en el Ten State Nutrition Survey. Probablemente es el método más adecuado para estimar la ingesta media de grupos poblacionales, y si es administrado dos o más veces, permite la realización de ajustes estadísticos por la variabilidad intraindividual, por tanto se obtienen estimaciones fiables de la distribución de la ingesta en grupos poblacionales. El recordatorio ha sido el método utilizado para estimar la ingesta dietética de los niños en múltiples encuestas poblacionales (5). Es por ello que la clave es recibir la cantidad correcta de energía para mantenerse sano y tener un buen rendimiento. Si absorbemos demasiada energía, nuestra grasa corporal aumenta, pero con poca energía, decae nuestro rendimiento. En este contexto, las demandas energéticas y metabólicas de los jugadores de fútbol durante los entrenamientos y los partidos varían a lo largo de la temporada, varían según los niveles de competición y según las características individuales de los jugadores. El coste de energía medio estimado para un entrenamiento o un partido en futbolistas de élite está alrededor de 1500 Kcal en hombres y 1000 Kcal en mujeres (2,6). Respecto a la recomendación de proteínas MUNRO y cols., en estudios realizados en sujetos con grandes pérdidas proteicas como los grandes quemados, llegaron a la conclusión de que siendo el requerimiento máximo en adultos con grandes quemaduras, de 2 a 4 g de proteínas por kilogramo de peso y día, no estaba justificada, en absoluto, una mayor ingesta en ningún tipo de deportista, por mucho entrenamiento de fuerza que realizara. GONTZEA y Col. En 1974, realizaron un experimento en 30 jóvenes durante 50 días, comparando el balance nitrogenado con dietas de 1gr/Kg, de proteína, según peso corporal y dietas de 1,5 gr proteínas, estando sometidos a un fuerte entrenamiento encicloergómetro. El resultado fue balance positivo en el grupo de 1,5 gr de proteína, es decir, con esa cantidad ya sobrepasaban las necesidades proteicas. En lo referente a las grasas, deben representar de modo general alrededor del 30% de la energía total aportada en la dieta, y en el perfil de ácidos grasos (AG) deben predominar los AG monoinsaturados, frente a saturados y poliinsaturados que deben mantenerse en los niveles indicados para un individuo no deportista. Otro macronutriente importante son los carbohidratos (CHO), básicos en la actividad deportiva, no sólo en función de la distribución energética sino en la definición de alimentación en función del entrenamiento. Los glúcidos deben 9


aportar el 60 a 70% de las calorías de la dieta del deportista. Sería posible vivir durante meses sin tomar CHO, pero se recomienda una cantidad mínima de 100 g diarios, para evitar una combustión inadecuada de las proteínas y las grasas (8). Los futbolistas deberían comer una amplia variedad de alimentos que proporcione suficientes carbohidratos como combustible. Los CHO, que son almacenados en los músculos y en el hígado como el glicógeno, son probablemente el sustrato más importante de producción de energía, y la fatiga al final del partido puede deberse a la disminución de glicógeno en algunas fibras musculares individuales (2). Estos constituyen la principal fuente de energía de la dieta humana (9) y se pueden clasificar en función de su índice glucémico (IG), el uso de esta clasificación ha sido cada vez más apoyado por la ciencia (10). El IG categoriza a los alimentos que contienen hidratos de carbono en relación a su capacidad de incrementar los niveles de glicemia (velocidad y magnitud). Se mide comparando el incremento de la glicemia inducido por un alimento aislado, en condiciones isoglucídicas (50 g hidratos de carbono), con el inducido por un alimento de referencia, siendo los más utilizados una solución de glucosa pura o el pan blanco. La comparación de las sumatorias de los valores de glicemia o el área bajo la curva en las dos horas siguientes a la ingesta del alimento estudiado con los cambios observados con el alimento elegido como referencia, define el IG (11). Thomas y cols. (1991) probaron si los alimentos con IG diferentes afectaban la capacidad de continuar el ejercicio. Compararon cuatro comidas, cada una con 1 g de carbohidratos por kg de peso, alimentaron sujetos por 60 minutos antes de realizar bicicleta, hasta el agotamiento. Las comidas eran lentejas (IG = 29), papa al horno (IG = 98), solución de glucosa (IG = 100), y el agua. Las concentraciones de glucosa en la sangre alcanzaron su pico 30 a 45 minutos después de comer, con valores más altos de la papa y la glucosa en comparación con las lentejas. La glucosa en la sangre comenzó a declinar hacia la línea de base justo antes del ejercicio de combate y cayó por debajo de línea de base dentro de los 15 minutos de ejercicio para todos los juicios de alimentos. El mayor descenso de la glucosa en sangre al comienzo del ejercicio se observaron con los alimentos de IG alto, es decir, la papa y la glucosa (12). Por otro lado es fundamental para un deportista la hidratación, que ha sido uno de las cuestiones más investigadas en el fútbol, y el aporte nutricional intrapartido. Teniendo presente que este tema requiere un tratamiento en profundidad, a continuación se expone una síntesis de algunas de las recomendaciones que emergen de estas investigaciones. 10


Normalmente la mayoría de los futbolistas no beben suficiente durante un partido, si atendemos a las pérdidas que se pueden llegar a producir. Dependiendo de las condiciones climáticas y de la intensidad del partido, las pérdidas por sudoración en futbolistas pueden ir de 1 a 4 litros. Por consiguiente el objetivo principal desde el punto de vista nutricional será mantener hidratado al futbolista (6). Los requerimientos de agua (liquido) para un adulto promedio son alrededor de 1ml/kcal gastada. Ello equivale a 8 vasos de líquidos diarios. Los atletas requieren este consumo y por lo general incluso un ingreso mayor de agua a fin de conservar la capacidad del cuerpo para regular la temperatura interna y conservarla fría. Casi toda la energía que se libera durante el metabolismo, aparece de inmediato como calor. Más aun, la producción de calor en los músculos en contracción puede aumentar 15 a 20 veces de la que se observa en los músculos en reposo. A menos que se disipen forma rápida este calor, es posible que se presente agotamiento por calor, calambre por calor y fiebre térmica mortal. De hecho, por lo común 3 a 5 atletas muere cada año, de fiebre térmica, de manera principal los jugadores de futbol. El 2001, tanto jugadores de futbol de preparatoria, como profesionales murieron por este trastorno. Los adolescentes pueden involucrarse tanto mental y físicamente en su deporte, que no ponen atención a las señales fisiológicas de pérdidas de líquidos, como la sudoración y sed excesivas (8). Es importante decir que el fútbol goza de tener uno de los más altos índices de participación entre niños y adolescentes en todo el mundo y ofrece los beneficios del ejercicio aeróbico. Los atletas adolescentes pueden seguir dietas especiales o consumir complementos nutricionales y no nutricionales como un esfuerzo por mejorar el desempeño físico y aumentar la masa muscular (6). La adolescencia es un periodo en el que las emociones y conductas suelen parecer imprevisibles y confusas. Se caracteriza por una independencia y una autonomía cada vez mayores, el momento en que el adolescente establece un sentido de identidad personal y se dirige hacia una mayor autosuficiencia. Mientras los adolescentes más jóvenes tienden a ser egocéntricos y a vivir el presente, adolescentes más mayores suelen centrarse en definir su función en la vida. Durante esta fase de desarrollo, pueden ser inservibles a las indicaciones de los padres y pueden ignorar los intentos por mejorar su dieta o sus modelos de actividad (13). Otro factor importante en el deporte son los estudios de los indicadores de determinación de somatotipo y composición corporal, que constituyen un 11


gran aporte y su utilidad ha sido demostrada. Estos procedimientos no requieren de equipos costosos ni necesitan de un entrenamiento muy especializado; su valor de predicción del contenido de grasa y masa magra son más confiables que el de los índices peso-talla, provee información valiosa para las recomendaciones dietéticas y nutricionales de los deportistas; provee bases de referencia para el estudio de variables en la fisiología del ejercicio, así como para evaluar la aptitud física en función de la edad y el sexo, y finalmente, sus resultados son imprescindibles como guías de evaluación biomédica del entrenamiento de los deportistas La antropometría es el método menos costoso y más ampliamente utilizado para evaluar la composición corporal. Los índices peso/estatura, proporcionan mediciones sustitutas para componentes de la composición corporal. El índice peso-talla más ampliamente utilizado es el Índice de Masa Corporal (IMC) de Quetelet. Este índice tiene la ventaja de ser económico, seguro y fácil de obtener. Tanto la malnutrición calórica proteica, como la obesidad pueden ser clasificadas de acuerdo con el IMC, habiéndose observado una buena correlación entre IMC, masa magra (MM) y masa grasa (MG) en niños y adultos. A pesar de su amplia utilización internacional como índice para establecer el riesgo y de su correlación con la masa grasa, está lejos de ser un coeficiente ideal debido a su imposibilidad en diferenciar la composición corporal y la disminución que sufre su especificidad en rangos extremos. En la actualidad, se tiende a complementarlo con algún método que permita distinguir la masa magra y la masa grasa. Si bien hoy se lo utiliza epidemiológicamente como un índice útil, en relación con la mortalidad y los factores de riesgo, los estudios realizados tomando por separado el peso y la talla muestran una relación positiva frente al peso y negativa para la talla. Varias mediciones y/o cálculos permiten obtener datos del estado de la masa grasa y magra, fundamentalmente de la reserva calórica y masa muscular, del organismo, respectivamente. A través de la medición de la circunferencia del brazo (CB) y del espesor del pliegue tricipital (PT), puede obtenerse un cálculo, a través de una formula, el área de grasa y muscular del brazo y permite monitorearlas, aunque no su monto total en el organismo. Con una fórmula similar, reemplazando la CB, por la del muslo o la pantorrilla, y el PT por el del muslo anterior o el de la pantorrilla, pueden calcularse las áreas grasas y magras a esos niveles. Si bien no se ofrecen tablas de normalidad estos cálculos pueden ser utilizados para controlar la evolución de la masa grasa y magra a esos niveles en deportistas. Ambos componentes (MM y MG) pueden sufrir variaciones relacionadas con estados fisiológicos o patológicos. La MM está representada en su mayor 12


parte por la masa muscular, la que puede sufrir tanto un incremento (en el caso de deportistas) como su disminución debido a desnutrición. Es difícil estimar un valor normal para la masa magra. En cambio, el porcentaje normal de grasa corporal de un individuo depende de variables, el sexo y la edad. Otra forma de calcular el porcentaje graso normal para un individuo es tener presente que a los 15 años (aproximadamente), los varones normalmente cuentan con un 15% de MG. A partir de esa edad, cada diez años el porcentaje se eleva aproximadamente un 1%, en ambos sexos. Las mediciones de pliegues cutáneos y circunferencias son ampliamente utilizadas y pueden emplearse solas, para la evaluación del estado nutricional, o incorporadas en formulas de predicción para estimar un componente. Como el costo de los métodos antropométricos es bajo y son fácilmente aplicables, resultan útiles en estudios clínicos y de campo para evaluar el estado basal de poblaciones y su evolución en el tiempo. Las principales desventajas de la antropometría, son el requerimiento de una habilidad técnica para aplicarla apropiadamente y que resulte exacta y reproducible, las que, incluso con una adecuada aplicación, son más bajas que para los métodos de investigación. Los métodos antropométricos son utilizados como sustitutos en la medición del tejido adiposo visceral (14). También existe la impedanciometría bioeléctrica (BIA), que es un método de evaluación de Composición Corporal simple, de bajo costo, rápido, de gran aceptabilidad y sin error de examinador. Este método se basa en que la conducción de una corriente eléctrica en un organismo se efectúa principalmente a través de su compartimento acuoso, por lo que dicha conducción tendría adecuada relación con la masa magra. Dado que la masa magra contiene una proporción considerablemente mayor de agua y electrolitos que el tejido adiposo y el hueso, el impedianciómetro bioeléctrico permite estimar la resistencia al flujo de una corriente eléctrica de baja frecuencia (impedancia) y, a través de determinadas ecuaciones, inferir el agua corporal total o la masa magra. La grasa corporal puede ser determinada por la diferencia del peso con la masa magra del sujeto. En la actualidad existen varias ecuaciones de BIA que han sido postuladas para su uso en niños, adolescentes y adultos. Sin embargo, hasta la fecha no existe una de uso universal, es decir, que pueda ser utilizada independientemente de la edad, sexo, origen étnico o estado nutricional del sujeto a ser investigado. Lo anterior hace que las mediciones de masa magra, determinadas por los diferentes aparatos de impedaciometría bioeléctrica, sean válidas tan solo para la población en que fueron obtenidas. A pesar de estas 13


limitaciones varios autores recomiendan el uso BIA para evaluar CC en estudios epidemiológicos, considerando que esta última tiene una precisión comparable a la de los PS, con la ventaja de no estar sujeta al error del examinador, además de ser una técnica simple, rápida y con gran aceptabilidad en niños (15). El peso y la composición corporal también cambian drásticamente durante la adolescencia. La ganancia de peso es extremadamente variable durante este periodo y refleja el aporte energético del adolescente, así como su nivel de actividad física y su genética (13). La actividad física o cualquier esfuerzo medianamente prolongado necesitan de un abastecimiento energético, tanto a nivel de musculatura esquelética como de sistema cardiovascular. La resistencia a un determinado trabajo requiere necesariamente un aporte de oxigeno a nivel pulmonar y un intercambio cardiovascular enfocado al abastecimiento de oxigeno a todos los músculos del cuerpo. A la medida, traducida en capacidad, de aportar oxigeno, transportarlo e intercambiarlo, a través del sistema cardiocirculatorio, durante un periodo de máximo esfuerzo, se le denomina máximo consumo de oxigeno (VO2 máx.). También se puede definir como la mayor cantidad de oxigeno que un individuo puede utilizar durante un trabajo físico respirando aire atmosférico (7). La expresión Vo2máx. (ml-1.kg-.min-1) es un indicador de capacidad aeróbica, cuyo valor numérico se relaciona con un nivel físico de la eficiencia de utilización de la energía aeróbica. Su valor absoluto depende de la capacidad física de cada individuo, es un parámetro fisiológico que expresa la cantidad de oxígeno que consume o utiliza el organismo (16). La capacidad aeróbica o rendimiento aeróbico expresan una capacidad fisiológica que sustenta la ejecución de tareas físicas que demandan al sistema cardiorrespiratorio. A su vez, el rendimiento y la respuesta individual al ejercicio de tolerancia reflejan el estado funcional de los sistemas respiratorio, cardiovascular, neuromuscular y metabólico. Esta información tiene utilidad clínica tanto para objetivos de diagnóstico, monitoreo y evaluación de resultados en salud. Diversos estudios han demostrado que en población infantil, existe una relación entre rendimiento físico en test aeróbicos y estado nutricional (17). Paish (1992) considera el índice de la prueba de paso de Harvard (HSTI) y el Test de Cooper, como las más recomendables experiencias para medir la 14


eficacia aeróbica de un sujeto. El test de Cooper tiene como principal objetivo medir la capacidad máxima aeróbica de media duración. El test de Cooper valora la resistencia aeróbica y determina VO2 máx., mediante el recorrido de la máxima distancia posible durante doce minutos de carrera continua en una pista de atletismo de 400 metros o en una cancha de futbol, o cualquier otra instalación donde se pueda correr en una misma dirección (18).

15


IV. DELIMITACIÓN DEL PROBLEMA

Los futbolistas deben comer una amplia variedad de alimentos; lo que un jugador coma y beba en el día y horas previas al partido, así como durante el propio partido, puede influir en el resultado, reduciendo los efectos de la fatiga y permitir que los jugadores desarrollen al máximo sus capacidades físicas y habilidades tácticas. Es por esto que se debe considerar la dieta del deportista como uno de los factores más importantes a la hora de optimizar su rendimiento (6). La nutrición durante el desarrollo adolescente puede ser decisiva para el futuro deportista. Durante esta etapa, los jóvenes atletas siguen las recomendaciones de sus padres, educadores y entrenadores, intentando adecuar sus hábitos nutricionales para cubrir los requerimientos nutricionales que les demanda el deporte que practican. Las recomendaciones que se hacen sobre la ingesta de nutrientes en deportistas, no suelen considerar a los deportistas más jóvenes, como niños y adolescentes. Esto es un problema, pues la edad es un factor importante, ya que se ha comprobado que la glucogenólisis y la glucolisis anaeróbica en niños y adolescentes están limitadas si se comparan con adultos, y que para compensar esta limitación, hay una mayor activación de las rutas metabólicas oxidativas (19). Dada la popularidad y la competitividad que envuelven al fútbol en específico, y los riegos asociados con los jóvenes, así como los escasos conocimientos nutricionales que hacen que los hábitos nutricionales de estos jóvenes sean inapropiados, es importante realizar evaluaciones precisas para mejorar la dieta de este grupo de población (20). En consideración de lo expuesto anteriormente, se realizó un estudio descriptivo sobre la ingesta alimentaria, la composición corporal y la capacidad aeróbica de los cadetes Sub 15 y Sub 16, del club Deportivo Ñublense SADP, mediante encuesta recordatoria 24 horas, Bioimpedanciometría y pliegues cutáneos y Test de Cooper, respectivamente.

16


V. OBJETIVOS General:  Determinar la ingesta alimentaria, composición corporal y capacidad aeróbica de jóvenes futbolistas de las series sub-15 y sub-16 de Ñublense SADP. Específicos:  Identificar los alimentos de consumo habitual de los futbolistas de las series sub-15 y sub-16 según encuesta recordatoria 24 hrs. 

Calcular el aporte energético de la ingesta alimentaria promedio de los futbolistas.

Calcular el aporte de macromoléculas (carbohidratos, proteínas y lípidos) de la ingesta alimentaria promedio de los jóvenes cadetes.

Calcular el aporte hídrico de la ingesta alimentaria promedio de los cadetes de las series sub-15 y sub-16 de Ñublense SADP.

Calcular la adecuación calórica nutritiva, de la ingesta promedio de los cadetes de las series sub-15 y sub-16 de Ñublense SADP, según recomendaciones FAO/OMS/UNU 2004.

Clasificar el índice glicémico promedio de los alimentos ingeridos diariamente, por los jóvenes deportistas según Tabla de Foster.

Determinar el Índice de Masa corporal (IMC) de los futbolistas de ambas categorías.

Determinar el porcentaje de masa grasa y masa magra, a través de la ecuación de Slaughter.

Determinar composición corporal según, Área Grasa Braquial y Área Muscular Braquial, de los futbolistas de ambas categorías, según fórmula de Forbes.

Determinar la capacidad aeróbica habitual de los futbolistas de las series juveniles de Ñublense SADP, a través de metros recorridos en Test de Cooper.

Determinar la capacidad aeróbica habitual de los futbolistas de las series juveniles de Ñublense SADP, de manera indirecta, según fórmula estadística de Cooper. 17


Relacionar el aporte calórico nutritivo de la ingesta de alimentos promedio con la capacidad aeróbica de los futbolistas sub-15 y sub-16 de Ñublense SADP.

Relacionar el índice glicémico promedio de los alimentos ingeridos diariamente con la capacidad aeróbica de los futbolistas sub-15 y sub-16 de Ñublense SADP.

Relacionar la composición corporal de los futbolistas series sub-15 y sub16 de Ñublense SADP con su capacidad aeróbica habitual.

Relacionar la composición corporal de los jóvenes futbolistas con el aporte de la ingesta promedio de los mismos.

18


VI. VARIABLES

Dependiente:  Capacidad aeróbica. Independiente:     

Ingesta de energía, macronutrientes y agua. Índice Glicémico de alimentos ingeridos Composición corporal IMC Edad

Intervinientes:     

Factores Socio-económicos Estilos de Vida Presencia de enfermedad Posición de juego Nivel de entrenamiento

De Control:  Futbolistas de Ñublense SADP  Género masculino  Pertenecientes a series sub-15 y sub-16

19


VII. CONCEPTUALIZACIÓN Y OPERACIONALIZACIÓN DE VARIABLES Dependiente: Capacidad aeróbica: C: Facultad del corazón y del sistema cardiovascular para transportar cantidades adecuadas de oxígeno en los músculos. O: ml/min/Kg, Lt/min. Independientes: Ingesta de Energía, macronutrientes y agua: C: Conjunto de sustancias aportadas por los alimentos ingeridos por una persona, se cuantifica en Energía, Carbohidratos, Proteínas, Lípidos y Agua. O: Kcal/día, gr/día, cc/día. . Índice Glicémico de los alimentos ingeridos: C: Es una clasificación de los alimentos basada en la respuesta postprandial de la glucosa sanguínea, comparados con un alimento de referencia (en este caso, la glucosa). Mide el incremento de glucosa en la sangre, luego de ingerir un alimento ó comida. O: % Composición corporal: C: Conjunto de tejidos y sistemas corporales como agua, tejido muscular, tejido adiposo, hueso. O: % de Masa Magra, % de Masa Grasa. IMC: C: Parámetro antropométrico que mide el cuociente del peso corporal en Kg y la Talla en mts2. O: Kg/mts2.

20


Edad:

C: Tiempo que ha vivido una persona. O: A単os.

21


VIII. DISEÑO METODOLOGICO TIPO DE ESTUDIO  Cuantitativo, descriptivo de corte transversal.

UNIVERSO:  154 adolescentes hombres futbolistas cadetes, correspondientes a la totalidad de jóvenes adscritos a Ñublense SADP en el año 2011.

MUESTRA:  40 hombres adolescentes, la muestra se obtuvo por método no probabilístico, intencionalmente a las series sub-15 y sub-16 del club de fútbol Ñublense SADP, tomando los criterios de inclusión y exclusión para delimitar la muestra. Resultando un n de 40 adolescentes hombres

UNIDAD DE ESTUDIO:  Adolescentes hombres entre 14 Y 16 años

22


IX. MATERIAL Y MÉTODO Se procedió a realizar la visita al Club de fútbol Ñublense SADP, para tomar contacto con el Coordinador de las series menores (fútbol joven) y se formalizó la petición de realizar la investigación con los adolescentes involucrados mediante una carta formal al Presidente de Ñublense SADP (Anexo 11). Se llevó a cabo la recolección de datos según protocolo para su realización expedita, de lunes a viernes durante 45 días, los antecedentes fueron escritos en formularios para las distintas actividades. Los antecedentes recolectados fueron los siguientes: personales, ingesta alimentaria, capacidad aeróbica y antropometría (Anexo 7-10). Los cuales se detallan a continuación: FORMULARIOS: DE RECOLECCIÓN DE DATOS: Se elaboró un instrumento para la recolección de los datos, con los siguientes ítems: Identificación Personal: Nombre, Fecha de nacimiento, Edad, Matricula Establecimiento Educacional, Clubes anteriores de fútbol, Tiempo de permanencia en el club Ñublense SADP, posición de juego. Datos de ingesta: Tiempo de comida, horario y lugar de alimentación, tipo y cantidad de alimentación. Datos Antropométricos: Peso, Talla, IMC, Composición corporal según Bioimpendaciometría, Pliegues cutáneos (Circunferencia Braquial, Pliegue Tricipital y Subescapular). Datos de capacidad aeróbica: Número de vueltas recorridas, Metros recorridos DE ENCUESTA RECORDATORIA DE 24 HORAS: Se utilizó un formulario tipo de encuesta recordatoria de 24 horas, donde se clasifica la ingesta por horario de alimentación, tipo de preparación, ingredientes y cantidades en medidas caseras y en gramos totales. Ingesta Alimentaria: Para determinarla se aplicaron tres encuestas recordatorias de 24 horas a cada jugador en tres días no consecutivos, incluyendo en estos, un día de fin de semana. Con las respuestas de las tres encuestas de cada jugador se cuantificó el promedio de energía, agua y macronutrientes (Carbohidratos, Proteínas, Lípidos) de los alimentos ingeridos, utilizando la Tabla de composición química de los alimentos para Chile y a su vez se determinó el 23


índice glicémico promedio de los alimentos de las tres encuestas, según la Tabla Índice Glicémico de Foster y cols. 2002. Composición Corporal: Para su determinación se tomaron mediciones antropométricas de: Peso, Talla, Pliegues cutáneos: Tricipital y Subescapular, Circunferencia Braquial y Bioimpedanciometría Tetrapolar, con estos datos se determinó IMC, Porcentajes de masa magra y masa grasa, Área muscular braquial y Área grasa braquial. a) Peso: Se determinó a través de Balanza Digital marca SECA 207, con capacidad: 200 kg/ 440 lbs, división: 100g/ 0,2 lbs. Los adolescentes fueron pesados en ropa interior, descalzos y en inspiración profunda situados en posición erecta en el centro de la plataforma de la balanza, con los pies juntos sobre el área indicada, sin moverse, sin apoyarse en ningún lado ni tocar los bordes de la balanza, para no sobreestimar los datos. Y se esperó hasta la aparición del último dígito para registrar la medición. b) Talla: se determinó a través de Tallímetro marca SECA 217, Alcance de medición: 20-205cm, 20-205cm/8-81”, división 1mm, 1mm/ 1/8”. Los adolescentes permanecieron descalzos sobre la plataforma, con los pies y rodillas juntas y estiradas, los brazos colgando libremente a lo largo del cuerpo, de espaldas al altímetro con la cabeza levantada, en inspiración profunda y la vista dirigida hacia el plano de Frankfort, colocándose suavemente la pieza móvil del altímetro hasta tocar el hueso craneal del sujeto, registrándose el valor alcanzado por el indicador. c) IMC: se determinó utilizando los datos del peso y la talla de los adolescentes, el primer indicador (peso) se dividió por el segundo (talla) al cuadrado y el cociente resultante se usó como criterio de evaluación nutricional, según la referencia NCHS/CDC 2000 (ANEXO 1 y 2), situando el valor calculado en percentiles para su diagnóstico, según lo indica lo siguiente:

   

IMC IMC IMC IMC

< P 10: entre P10 y 84: entre P 85 Y 94: > P95:

Bajo peso. Normal. Sobrepeso. Obesidad.

d) Pliegues cutáneos: fueron obtenidos mediante el uso de Caliper marca Baseline y Cinta métrica marca SECA, para ello el adolescente 24


permaneció de pie, con los brazos a lo largo del tronco con las palmas de las manos hacia los muslos, flexionando el antebrazo, formando un ángulo recto con la palma hacia arriba. A continuación se detalla la metodología que se utilizó para la medición de los pliegues tricipital y subescapular: d.1) Pliegue Tricipital: Se midió en la parte media de la cara posterior del brazo, sobre el músculo tríceps en un punto equidistante entre la proyección lateral del acromion y del olécranon, con el codo flexionado en un ángulo de 90°, se determina el punto medio midiendo la distancia entre los dos puntos indicados con una cinta métrica, se marca el punto medio en la parte lateral del brazo. El observador sujeta el caliper con la mano derecha, coge el pliegue con suavidad entre el dedo pulgar y el dedo índice de la mano izquierda, aproximadamente a un centímetro por debajo del nivel marcado, aplicando las puntas del calibrador en forma perpendicular al pliegue. Luego de tomadas tres mediciones, se registró el promedio alcanzado por los tres valores arrojados en cada maniobra. d.2) Pliegue Subescapular: Se midió en una diagonal inferolateral con una inclinación de 45° con respecto al plano horizontal en las líneas naturales de segmentación de la piel. El sitio está justo debajo del ángulo inferior de la escápula. El sujeto permanece erguido con los brazos sueltos a los costados del cuerpo. Para ubicar el sitio, el observador palpa la escápula deslizando los dedos hacia abajo y los lados, a lo largo del borde vertical de la escápula hasta identificar el ángulo inferior, se aplica el caliper un cm. por debajo del dedo índice que sujeta el pliegue. Luego de tomadas tres mediciones, se registró el promedio alcanzado por los tres valores arrojados en cada maniobra. e) Porcentaje de masa grasa y masa magra: se determinaron utilizando los valores de los pliegues tricipital y subescapular a través de la Ecuación de Slaughter para hombres adolescentes, cuya fórmula es: MG = 1.21 (PT + SE) ‐ 0.008(PT + SE)2 ‐ 5.5 MG (Kg) = Peso (Kg) x Masa grasa (%) MM (kg) = Peso (Kg) – Masa grasa (kg.) Los valores obtenidos sirvieron para la determinación del estado nutricional, los cuales fueron clasificados con lo expuesto en las Tablas NAHNES III de Chumlea, según edad, etnia y sexo, teniendo como parámetro de normalidad la suma y resta a la mediana de los valores de 25


desviación estándar correspondiente, para su consiguiente evaluación nutricional. Para ello se utilizó el siguiente criterio:

  

Déficit: < (Mediana - 1 Desviación Estándar) Normalidad: Mediana ± 1 Desviación Estándar Exceso: > (Mediana + 1 Desviación Estándar)

f) Área Muscular Braquial (AMB) y Área Grasa Braquial (AGB): se determinaron utilizando la circunferencia braquial y los pliegues tricipital y bicipital, aplicando la fórmula de Forbes para Circunferencia Muscular media del brazo (CMB) y las siguientes ecuaciones: CMB = CB – (∏/2) (T + B) AMB (mm2) = (CMB)2 4∏ AB = (CB)2 4∏ AGB = AB ‐ AMB AGB = (Área braquial – área muscular braquial) GB = (AG / AB) X 100 Los datos del Área Grasa Braquial (AGB) y Área Muscular Braquial (AMB), sirvieron para la determinación del estado nutricional, los cuales fueron clasificados en percentiles según lo expuesto en las Tablas de Frisancho, utilizando el siguiente criterio:

  

Déficit: < p10 Normalidad: p10 - p90 Exceso: > p90

g) Bioimpedanciometría Tetrapolar: Se realizó a través de Bioimpedanciómetro marca Biodynamics Body Cell Mass Analyzer Model 550, el cual mide el porcentaje de masa grasa y masa magra a través del agua celular de cada jugador Los valores obtenidos sirvieron para la determinación del estado nutricional, los cuales fueron clasificados con lo expuesto en las Tablas NAHNES III de Chumlea, según edad, etnia, sexo, sumando a los valores obtenidos la desviación estándar correspondiente, para su consiguiente evaluación nutricional. Para ello se utilizo el siguiente criterio: 26


  

Déficit: < (Mediana – 1 Desviación Estándar) Normalidad: Mediana ± 1 Desviación Estándar Exceso: > (Mediana + 1 Desviación Estándar)

Capacidad aeróbica: para su determinación se realizó el test maximal de 12 minutos de Cooper, en los momentos culmines de la toma de datos de la investigación, se llevo a cabo dividiendo el grupo de jóvenes incluidos en el estudio, en 4 grupos de 10 personas. La técnica consiste en que los sujetos debieron estar situados de pie tras la línea de salida. A la señal de partida, los deportistas debieron recorrer sobre una pista atlética de 400 mts. el máximo número de metros durante un tiempo total de 12 minutos. Se registró el número de metros recorridos por cada sujeto, en formularios destinados para tal efecto (ANEXO 9). Para que la prueba tuviera validez, los adolescentes debieron permanecer en movimiento durante los 12 minutos, aceptándose, si fue necesario y por un excesivo agotamiento de algún individuo, períodos de caminata. Esta se llevó a cabo a toda la muestra un día no posterior a una competición, para no subestimar los datos por fatiga muscular. Los instrumentos utilizados para dicha actividad fueron: cronómetro y silbato. Al día siguiente se realizó del cálculo indirecto del VO2 Máximo a cada individuo, la cual se hizo efectiva, a través de la fórmula de Cooper, que es la siguiente: VO2 Máx (ml/kg/min)= Distancia (metros) – 504,0941662 44,7826509 Los datos que requerían cálculo matemático, fueron procesados y registrados en el programa computacional Microsoft Office Excel 2007, para su posterior análisis estadístico.

27


X. RESULTADOS ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS. Gráfico 1 Distribución porcentual de la muestra total según matricula de establecimiento educacional.

En el gráfico 1 se observa que la mayor parte de los jóvenes participantes del estudio, pertenecían al Colegio Técnico Profesional Darío Salas (67%). El resto, 20% y 13% al Colegio Chillán y otros establecimientos, respectivamente. Entre el grupo de “otros” se clasificaron las Escuelas: México y Enrique G. Reyes F-288 y Colegios: Padre Hurtado, Creación y Gabriela Mistral, todos pertenecientes a la comuna de Chillán. Respecto de la información anterior, es importante destacar que en el Colegio Técnico Profesional Darío Salas, se evidenció una organización académica que otorga sólidas garantías y facilidades a sus estudiantes cuyo objetivo central es que practiquen distintas disciplinas deportivas, especialmente el fútbol.

28


Gráfico 2 Distribución porcentual de la muestra total según antigüedad de afiliación al club deportivo.

En el gráfico 2 se observa que el 65% de los jóvenes que participaron del estudio presentaron una afiliación al club entre 1 y 2 años. El 27% de los deportistas tenían menos de 1 año de participación en el club y sólo el 8% tenía 3 o más años en la institución. Tabla 1 Ingesta Promedio de macronutrientes, calorías y agua, según categoría. Categoría Nutrientes Proteínas (g) Lípidos (g) Carbohidratos (g) Energía (Kcal) Agua (cc)

Sub 15 X̅ ± DS 95,76 ± 33,87 69,44 ± 22,92 404,37± 97,7 2614,9 ± 608,5 1721,43 ± 421,85

Sub 16 X̅ ± DS 90,15 ± 31,34 84,39 ± 31,47 392,58 ± 144,13 2668,9 ± 880,77 1794,38 ± 634,7

En la tabla 1 se evidencia que prácticamente no se presentó diferencia en la ingesta de proteínas (95 y 90 g) al comparar ambas categorías de futbolistas cadetes. Sin embargo, en el caso de los lípidos si fue posible observar una diferencia que traducida en kilocalorías podría determinar un déficit importante en la ingesta en razón del tiempo (140 Kcal/día, a la semana 29


980 Kcals). Lo que de una u otra forma afectaría el estado nutricional de los jóvenes. Respecto de los carbohidratos y agua, las ingestas fueron similares en ambos grupos. Tabla 2 Porcentaje de adecuación en ingesta promedio de macronutrientes, calorías y agua en las categorías Sub 15 y Sub 16, según FAO/OMS/UNU 2004. Nutrientes Energía (%) Proteínas (%) Carbohidratos (%) Lípidos (%) Agua (%)

Categoría Sub-15 65,4 73,6 68,6 56 74,8

Sub-16 66,8 69,3 66,6 67,8 74,8

En la tabla 2, se observa que la ingesta de calorías y nutrientes presentó una diferencia con la adecuación, que fluctuó entre el 25 y 44% respecto de las recomendaciones para adolescentes con actividad física intensa (FAO/OMS/UNU-2004); al respecto destacar que la adecuación calórica cubrió en la categoría sub-15, sólo el 65,4% y el 73,6; 68,6; 56,0 % para proteínas, hidratos de carbono y lípidos, respectivamente, algo similar se pudo comprobar en la categoría sub 16, en donde los valores encontrados fueron de 66,8% de adecuación energética, de 69,3% en proteínas, 66,6% en carbohidratos y un 67,8% para lípidos. Considerando lo anterior y teniendo presente que los participantes del estudio son jóvenes que aun están en una etapa de crecimiento y desarrollo, procesos que constituyen variables fundamentales en sus vidas y que además de su condición de adolescente son deportistas de competencia, sus demandas nutricionales son mayores. Esto y los hallazgos del estudio que evidenciaron una clara carencia calórica y de macronutrientes, podrían desencadenar en el corto y mediano plazo consecuencias negativas en razón del rendimiento físico, desarrollo muscular y estado salud, de los individuos en cuestión.

30


Tabla 3 Índice glicémico promedio de los alimentos que ingirieron diariamente, según categoría. Categoría Sub 15 X̅ ± DS Índice Glicémico (%)

Sub 16 X̅ ± DS

55,96 ± 4,26

56,12 ± 3,04

En la tabla 3 se observa que el índice glicémico promedio de los alimentos que fueron ingeridos por los jóvenes futbolistas, fluctuó en un rango “medio” (IG: 55-70) para ambas categorías, según la tabla de índice glicémico de los alimentos de Foster-Powell y cols. (21,22). El índice glicémico de un alimento tiene implicancia en el rendimiento físico de una persona, si esta los consume antes, durante y después del ejercicio físico (10). En base a esto podemos señalar que esta medición calculada en promedio diario, no tuvo relevancia en el rendimiento físico de los jóvenes estudiados. Tabla 4 Promedio de Índice de Masa Corporal (IMC) de los futbolistas, según categoría. Categoría Parámetro IMC (Kg/m2)

Sub 15 X̅ ± DS 21 ± 1,41

Sub 16 X̅ ± DS 21,27 ± 1,07

En la tabla 4, se puede observar que el IMC promedio de los jóvenes de ambas categorías, estuvo en el rango de normalidad (21 Kg/m2) de acuerdo a su edad, los cuales fueron evaluados según el criterio NCHS/CDC 2000 (23). Sin embargo el IMC no discrimina entre masa grasa y masa magra, por lo que no es un buen indicador para el diagnóstico nutricional en deportistas (24).

31


Tabla 5 Valores promedio de masa magra y masa grasa de los jóvenes participantes del estudio según categoría. Compartimiento Corporal (según BIT) Masa Magra (Kg) Masa Grasa (%) Compartimiento Corporal (según PC) Masa Magra (Kg) Masa Grasa (%)

Categoría Sub 15 X̅ ± DS 52,68 ± 4,6 13,2 ± 3,16 Sub 15 X̅ ± DS

Sub 16 X̅ ± DS 57,37 ± 5,02 11,76 ± 2,29 Sub 16 X̅ ± DS

84,28 ± 4,3 15,71 ± 4,3

83,52 ± 3,78 16,47 ± 3,78

Al comparar ambas categorías de futbolistas cadetes (tabla 5), fue posible comprobar que el valor para masa magra fue menor en la serie sub 15 en 4,7 Kilogramos, en cambio la masa grasa fue mayor 2 puntos porcentuales en dicha categoría respecto de la otra. Aunque los datos demostraron leves diferencias entre ambas categorías, el diagnóstico nutricional de ambos grupos se ubicó en rangos normales según NAHNES III en las tablas de Chumlea para adolescentes hombres (23). Cabe mencionar que la técnica más usada para estimar la adiposidad corporal es la medición del grosor de los pliegues cutáneos y a partir de las ecuaciones de estimación más precisas para deportistas, la medición de pliegues permite estimar el porcentaje de grasa corporal con un nivel de error entre 2% y 3% (24). Tabla 6 Área Grasa Braquial (AGB) y Área Muscular Braquial (AMB) Promedio de los futbolistas, según categoría. Parámetro Antropométrico AGB(mm2) AMB(mm2)

Categoría Sub 15 X̅ ± DS 1015,9 ± 334,4 4406,22 ± 522,21

Sub 16 X̅ ± DS 993,91 ± 234,96 4846,18 ± 566,41

32


En la tabla 6, se puede observar que el AGB y el AMB se ubicaron en el rango de normalidad de acuerdo a edad y género de los jóvenes, según las tablas de Frisancho (23). Por lo tanto, ambas categorías de futbolistas estudiadas presentaron en promedio una reserva proteica y grasa normal. Sin embargo, la serie sub-15 alcanzó valores levemente más altos en el AGB (22 mm2) y valores más bajos en el AMB (440 mm2) que la serie sub-16 por lo que los adolescentes de esta última categoría obtuvieron una mejor composición corporal bajo este parámetro. Tabla 7 Rendimiento Físico promedio de los futbolistas de ambas categorías, según metros recorridos en el Test de Cooper. Categoría Test de Cooper. Metros recorridos (mts)

Sub 15 X̅ ± DS 2936,36 ± 183,01

Sub 16 X̅ ± DS 2966,66 ± 359,63

La tabla 7 demuestra que los jóvenes obtuvieron un resultado excelente, de acuerdo a la clasificación de la distancia recorrida en las tablas de Cooper para hombres (25), según los metros recorridos en el Test que se les realizó. Aunque los valores promedio fueron similares entre ambas categorías, la sub 16 recorrió en promedio 30 mts. más que la categoría Sub 15. Este test es utilizado en poblaciones escolares y deportivas y población en general, y es en una misma dirección todo su desarrollo (18). Sin embargo la validez de esta prueba pudo haber sido muy relativa, ya que depende de factores externos que pudieron influir directa o indirectamente en su valoración, por ejemplo la imprecisión tanto en su control (exactitud de la medida, ya sea manual o mecánica), como en factores emocionales que precipitasen, en una u otra medida, la frecuencia cardíaca o la calidad del esfuerzo realizado (9). Según la distancia recorrida en 12 minutos pueden obtenerse conclusiones sobre la capacidad de resistencia de un deportista. Aunque algunos de estos resultados no son adaptables según edad, pueden servir de aproximación para realizar una estimación comparativa sobre el consumo máximo de oxígeno de los individuos (7).

33


Tabla 8 Valores promedio de Volumen Máximo de Oxígeno (VO2 máx.) y Volumen Máximo de Oxígeno absoluto (VO2 máx. abs.), obtenidos según fórmula estadística de Cooper. Categoría Volumen máximo de oxigeno(O2) VO2 (ml/kg/min) VO2 absoluto (Lts/min)

Sub 15 X̅ ± DS 53,95 ± 4,07 3279,55 ± 404,92

Sub 16 X̅ ± DS 54,61 ± 8,03 3551 ± 608,95

Lo expuesto en la tabla 8 señala el Volumen Máximo de Oxígeno y Volumen Máximo de Oxígeno Absoluto promedio que obtuvieron ambas categorías de futbolistas al realizar el Test de rendimiento físico de Cooper, los resultados fueron semejantes en las series sub-15 y sub-16, con solo una diferencia de 0,66 ml/kg/min para VO2 máx y 271,45 Lt/min para VO2 Máx. abs. entre ambas categorías; sin embargo arrojó un mayor VO2 máx. y VO2 Máx. abs la categoría Sub-16. La capacidad aeróbica media fue excelente, de acuerdo la clasificación del volumen máximo de oxigenación en las tablas de Cooper para hombres de ambas categorías. Aunque cabe señalar que el VO2 Máx. absoluto es un indicador más preciso para calcular la capacidad aeróbica, puesto que representa la cantidad de oxígeno consumido para mover la masa de cada individuo evaluado, según la cantidad de metros que recorrió en el Test (7).

34


XI. CONCLUSIONES 1. El colegio técnico profesional Darío Salas, fue en este estudio un impulsor de iniciativas deportivas, en la que destaca su gran aporte al desarrollo del fútbol en jóvenes adolescentes, ya que el número más amplio de deportistas inscritos en el club Ñublense SADP, pertenecieron a este establecimiento educacional. Esto sumado, a la labor imperiosa de coordinación de las organizaciones nombradas, en lo que respecta al rendimiento, tanto futbolístico como académico de los jóvenes, desarrollando políticas internas que generan una motivación para seguir gestando promesas para el futbol local. 2. Con respecto a la ingesta alimentaria del grupo observado, es necesario profundizar en cuanto a la adecuación de calorías, macronutrientes y agua, que obtuvieron en base a las recomendaciones FAO/OMS/UNU 2004, para adolescentes hombres con actividad física intensa, en este caso resultó ser más bajo que los porcentajes de adecuación esperados para una normalidad (90%-110%), lo que puede ser causal de distintas consecuencias negativas tanto para su crecimiento y desarrollo normal como adolescentes, así como también para el rendimiento físico y deportivo, tanto a mediano y a largo plazo. 3. En relación a la composición corporal expresada tanto en porcentajes de masa magra y masa grasa, como de área muscular braquial y área grasa braquial, se obtuvieron resultados positivos, sin embargo estos datos, no son del todo fiables puesto que los parámetros utilizados para su evaluación nutricional se aplican en individuos que no necesariamente realizan actividad física intensa y/o de manera profesional, ya que actualmente no existen parámetros que determinen una evaluación nutricional exacta y específica para este tipo de deportistas de este grupo de edad en la población chilena. A su vez, este resultado favorable no se debe necesariamente a su alimentación, ya que al tomar en cuenta los resultados deficientes de la ingesta alimentaria según las recomendaciones FAO/OMS/UNU 2004 para jóvenes adolescentes en calidad de deportistas, estos no tienen una relación directa con su composición corporal medida en este estudio; Aunque el desarrollo físico que obtuvieron, podría deberse a los constantes ejercicios físicos y del entrenamiento deportivo que ofrece el club. 4.

En cuanto a la capacidad aeróbica, los jóvenes obtuvieron resultados satisfactorios, sin embargo al relacionarlo con la ingesta alimentaria que demostraron tener en el estudio, nuevamente no concuerdan ambas variables, puesto que a pesar de haber representado una baja ingesta de acuerdo a lo 35


recomendado, los adolescentes demostraron una condición física digna de un deportista de alto rendimiento. En otro ámbito, la composición corporal representa una condición sinérgica, al momento de evaluar el rendimiento físico, porque a mayor porcentaje de masa magra, mayor es el rendimiento físico, que sin lugar a dudas en el estudio, los jóvenes lograron obtener las variables con los mejores resultados. A la vez, también necesitará mayor ingesta de alimentos que cubran el total de gasto energético que genera el mayor contenido de masa magra y del rendimiento físico diario de éstos jóvenes deportistas. Si observamos el índice glicémico de los alimentos, registrados de las dietas de cada uno de los jóvenes, nos señala que no hubo mayor diferencia a la hora de compararlos. Son dietas con Índice Glicemico “medio”, lo que no permite señalar si juega un rol importante en el rendimiento físico evaluado en el estudio Por último, es importante señalar, que al tomar en cuenta las variables ingesta alimentaria y composición corporal, al relacionarlos con la capacidad aeróbica para un futbolista de alto rendimiento, juega un rol importante en el estado de salud de cada jugador. La alimentación es vital al momento de prevenir a mediano y largo plazo, por ejemplo, fatigas musculares, lesiones articulares y desnutrición calórica proteica, que los jóvenes involucrados en el estudio podrían llegar a padecer y si es que continúan con esta tendencia alimentaria durante el tiempo, lograrían verse perjudicados tanto la buena composición corporal que demostraron tener, junto con el rendimiento deportivo que se les solicita desarrollar para avanzar en futuras categorías.

36


XII. SUGERENCIAS 1. Sería de gran ayuda para los futbolistas que desarrollan actividades permanentes de ejercicio físico, una orientación alimentaria nutricional por parte de un profesional nutricionista, para así poder optimizar su composición corporal y su capacidad aeróbica, pilares fundamentales en su desarrollo como individuos y deportistas. Más aun cuando se trata de sujetos que están en constante cambio físico y mental, como los adolescentes, estudiados en esta investigación. 2. Se sugiere una mayor complementariedad y retroalimentación por parte de las instituciones deportivas para la obtención de beneficios en común, esto podría elevar la calidad de los servicios que prestan estos organismos, como así también mejorar los proyectos de investigación, generando una nueva instancia de crecimiento regional en salud, educación y desarrollo deportivo. 3. Un mayor énfasis del área de la nutrición deportiva en las carreras de Nutrición y Dietética en las universidades de Chile sería un beneficio para la promoción del deporte y aportar en el desarrollo y crecimiento de las promesas deportivas nacionales, para así generar más logros como país en eventos internacionales.

37


XIII. BIBILIOGRAFÍA 1. Liberona, Y. y cols. (2010) Suficiencia de la dieta y composición corporal en un grupo de niños de 11-14 años de dos clubes deportivos en Santiago de Chile. Rev. chil. nutr. [Online]. vol.37, n.2, PP. 145-154. Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S071775182010000200002&lng=es&nrm=iso> [2011-12-23]. 2. Onzari M., (2004), Introducción a la nutrición deportiva. EN: Onzari M., Fundamentos de nutrición en el deporte, Cap. 1, Buenos Aires, Argentina, Editorial El Ateneo, PP. 2-7. 3. Fédération Internationale De Football Association (2005): Nutrición para el fútbol. En: Conferencia Internacional de Consenso del F-MARC/FIFA en la sede de la FIFA (Septiembre de 2005, Zúrich, Suiza). División de Desarrollo de la FIFA. Publicado: 2005. 24 pp.

4. Williams M., (2002), Introducción a la nutrición para la salud, la condición física y el deporte. EN: Williams M., Nutrición para la salud, la condición física y el deporte, Cap. 1, Barcelona, España. Editorial Paidotribo, PP. 1-22. 5. Serra Ll., Aranceta J., (2004) Nutrición infantil y juvenil estudio enKid VOL. 5 EN: Aranceta J., Perez C., Serra Ll., Nutrición infantil y juvenil: Guía Nutricional y Recomendaciones aplicadas. Cap. 1, Cap. 7, Barcelona España Editorial Masson. PP 16; PP. 103-125. 6. González J.A., Cobos I., Molina E. (2010): Estrategias nutricionales para la competición en el fútbol, Rev. Chil. de Nutr., Vol. 37 (1): 118-123, Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Santiago, Chile. 7. Martínez E. (2002): Pruebas de aptitud física, Pruebas de carrera. EN: Cap. 5: Pruebas de Aptitud física, 2da edición, Barcelona, España, Editorial Paidotribo, PP: 79-110. 8. Palavecino N., (2002) Nutrición para el Alto Rendimiento. EN: Palavecino N., Alimentación Anabólica, Cap. VIII, Buenos Aires, Argentina. PP. 110-128 9. Arteaga A. (2006) El Índice glicémico. Una controversia actual, Nutr. Hosp., Vol. 21 (2): 55-60, Madrid, España. 38


10. Mondazzi L., Arcelli E., (2009): Glycemic Index in Sport Nutrition, [JACN] Journal of the American College of Nutrition, 2009 <JACN.org/cgi/content/abstract/2814_suplement_1/455s> [28-09-2010]. 11. Diaz E., (2009): Efectos Glicémicos, Insulinémicos y Lipogénicos de los Almidones Dietarios, Revista del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile A.G., N° (9), Santiago de Chile, PP. 4-7. 12. Walberg J. (1997), Glycemic index and exercise metabolism [en línea], Blacksburg VA, USA, Sports Medicine Review Board, Gatorade Sports Science Institute, <http://www.ultrunr.com/glycemic.html> [3-11-2010]. 13. Thompson, J., y cols (2008): La Nutrición en la adolescencia (14-18 años), La nutrición en el ciclo vital: infancia y adolescencia. EN: Nutrición, Cap. 18, Madrid, España. Pearson Educación S.A. PP. 775-779. 14. H. de Girolami, D., (2009): Composición Corporal. EN: Valoración nutricional y composición corporal, Sección 3, Cap.13;15, Buenos Aires, Argentina, Editorial El Ateneo, PP: 151-168; 189-203. 15. Urrejola P., y cols. (2001) Evaluación de la composición corporal en niñas usando impedanciometría bioeléctrica y pliegues subcutáneos. Rev. chil. pediatr. [Online]. vol.72, n.1, PP. 26-33. Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S037041062001000100005&lng=es&nrm=iso>. [2011-12-27]. 16. Aránguiz H., García V., Rojas S., y cols. (2010): Estudio descriptivo, comparativo y correlacional del estado nutricional y condición cardiorrespiratoria en estudiantes universitarios de chile, Rev. Chil. Nutr., Vol. 37 (1): 70-78, Santiago, Chile. 17. López A., Sotomayor L., Álvarez M., Céspedes P. y cols. (2009): Rendimiento Aeróbico en Niños Obesos de 6 a 10 Años, Rev. chil. pediatr., Vol. 80 (5): 444-450, Santiago, Chile. Disponible en < http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S037041062009000500006&lng=en&nrm=iso >. [28-09-2010]. 18. Mouche M., (2003): Determinación de una nueva forma de evaluación de consumo máximo de oxigeno en deportes acíclicos [en línea]. Centro nacional de alto rendimiento (CENARD), Universidad Nacional de Lomas de Zamora, Comité Olímpico Argentino, Buenos Aires, Argentina<http://www.deportesaciclicos.com/verart.asp?categoryId=88&file=t esismouche.pdf>. [21-12-2011]. 39


19. Pérez-Guisado, J. (2009): Importancia del momento en que se realiza la ingestión de los nutrientes. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol.9 (33) pp. 14-24. Disponible en < http://cdeporte.rediris.es/revista/revista33/artingesta91.htm >. [15-12-2011]. 20. Ruiz, F., Gil S., y cols. (2006): Ingesta de energía y macronutrientes en jóvenes deportistas de diferentes edades, Osasunaz, Vol. 8 (1): 233-247. Departamento de Fisiología. Universidad del País Vasco, Euskal Herriko Unibertsitatea. 21. Foster-Powell, K., y cols (2002) “International table of glycemic index (GI) and glycemic load (GL) values: 2002”. American Journal of Clinical Nutrition, Vol. 76, N° 1: 5-56. Human Nutrition Unit, School of Molecular and Microbial Biosciences, University of Sydney, Australia. 22. Mendosa, R., (2004) Revised International Table of Glycemic Index (GI) and Glycemic Load (GL) values-2002 [en línea], Aptos, California <http://diabetes.about.com/library/mendosagi/ngilists.htm > [8-9-2011]. 23. González, M., (2011) Composición corporal media a través de los pliegues cutáneos. EN: González, M., Evaluación del Estado Nutricional, primera edición, Cap. 7, Lautaro, Los Ángeles, Chile, Ediciones Universidad del Bío-Bío. PP. 143-148. 24. Macmillan N. (2006) El inicio: Diagnóstico Nutricional. EN: Macmillan N., Nutrición Deportiva, Cap. 1, Valparaíso, Chile. Ediciones Universitarias de Valparaíso, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, PP. 13-18. 25. Agustín, F. (2005) “Evaluación de VO2 MÁX. Utilizando diferente metodología”. Obtención de la Licenciatura en educación física con orientación en fisiología del Trabajo Físico. Universidad Nacional de San Martín. Disponible en: < www.unsam.edu.ar/escuelas/publicaciones/evaluacion.pdf>

40


ANEXO 1 Índice de Masa Corporal (peso/talla2) por edad (CDC/NCHS) VARONES PERCENTILES

41


ANEXO 2 Talla para la Edad (CDC/NCHS) VARONES PERCENTILES

42


ANEXO 3 AREA GRASA BRAQUIAL (percentiles-mm2) 1-74,9 a単os Edad

HOMBRES 5

10

25

50

75

90

95

1-1,9

452

486

590

741

895

1036

1176

2-2,9

434

504

578

737

871

1044

1148

3-3,9

464

519

590

736

868

1071

1151

4-4,9

428

494

598

722

859

989

1085

5-5,9

446

488

582

713

914

1176

1299

6-6,9

371

446

539

678

896

1115

1519

7-7,9

423

473

574

758

1011

1393

1511

8-8,9

410

460

588

725

1003

1248

1558

9-9,9

485

527

635

859

1252

1864

2081

10-10,9

523

543

738

982

1376

1906

2609

11-11,9

536

595

754

1148

1710

2348

2574

12-12,9

554

650

874

1172

1558

2536

3580

13-13,9

475

570

812

1096

1702

2744

3322

14-14,9

453

563

786

1082

1608

2746

3508

15-15,9

521

595

690

931

1423

2434

3100

16-16,9

542

593

844

1078

1746

2280

3041

17-17,9

598

698

827

1096

1636

2407

2888

18-18,9

560

665

860

1264

1947

3302

3928

19-24,9

594

743

963

1406

2231

3098

3624

43


25-34,9

675

831

1174

1752

2459

3245

3928

35-44,9

703

851

1310

1792

2463

3098

3624

45-54,9

749

922

1254

1741

2359

3245

3928

55-64,9

658

839

1116

1645

2236

2976

3466

65-74,9

573

753

1122

1621

2199

2876

3327

Frisancho, R. Am. J. Clin. Nutr. 1981; 34; 2540-2545

44


ANEXO 4 AREA MUSCULAR BRAQUIAL (percentiles-mm2) 1-74,9 a単os

Edad

HOMBRES 5

10

25

50

75

90

95

1-1,9

956

1014

1133

1278

1447

1644

1720

2-2,9

973

1040

1190

1345

1557

1690

1787

3-3,9

1095

1201

1357

1484

1618

1750

1853

4-4,9

1207

1264

1408

1579

1747

1926

2008

5-5,9

1298

1411

1550

1720

1884

2089

2285

6-6,9

1360

1447

1605

1815

2056

2297

2493

7-7,9

1497

1548

1808

2027

2246

2494

2886

8-8,9

1550

1664

1895

2089

2296

2628

2788

9-9,9

1811

1884

2067

2288

2657

3053

3257

10-10,9

1930

2027

2182

2575

2903

3486

3882

11-11,9

2016

2156

2382

2670

3022

3359

4226

12-12,9

2216

2339

2649

3022

3496

3968

4640

13-13,9

2363

2546

3044

3553

4081

4502

4794

14-14,9

2830

3147

3586

3963

4575

5368

5530

15-15,9

3138

3317

3788

4481

5134

5631

5900

16-16,9

3625

4044

4352

4951

5753

6576

6980

17-17,9

3998

4252

4777

5286

5950

6886

7726

18-18,9

4070

4481

5066

5552

6374

7067

8355

19-24,9

4508

4777

5274

5913

6660

7606

8200 45


25-34,9

4694

4963

5541

6214

7067

7847

8436

35-44,9

4844

5181

5740

6490

7265

8034

8488

45-54,9

4546

4946

5589

6297

7142

7918

8458

55-64,9

4422

4783

5381

6144

6919

7670

8149

65-74,9

3973

4411

5031

5716

6342

7074

7453

Frisancho, R. Am. J. Clin. Nutr. 1981; 34; 2540-2545

46


ANEXO 5 Percent body fat according to age, sex and ethnicity: NAHNES III

Hombres

Non Hispanic White

Edad Mean (a単os) 12-13,9 18,4 14-15,9 18,4 16-17,9 17,7 18-19,9 19,6 20-29,9 21,8 30-39,9 23,6 40-49,9 24,2 50-59,9 25,1 60-69,9 26,2 70-79,9 25,1 From Chumlea et

SD

SE

7,3 1,0 8,3 1,2 6,8 0,9 6,9 1 6,2 0,4 5,8 0,4 5,7 0,4 6 0,4 5,5 0,3 5,5 0,3 al (2002)

Non Hispanic black

Mexican-american

Mean

SD

SE

Mean

SD

SE

19,5 17,8 18,6 19,9 23,7 23,6 24,9 25,1 24,9 24,3

8,9 7,5 6,4 6 7 6,7 6,1 6,7 6,6 6,3

1,1 9 0,8 0,8 0,4 0,4 0,5 0,7 0,6 0,7

22 18,8 21,3 22,7 24,1 25,4 26,6 26,7 26,7 26,1

8,2 7,7 5,4 5,7 6 5,4 5,3 5,3 5,2 5,2

1,0 1,1 0,7 0,8 0,4 0,4 0,4 0,6 0,4 0,7

Fat free mass (kg) according to age, sex and ethnicity: NAHNES III Hombres

Non Hispanic White

Edad Mean SD (a単os) 12-13,9 41,8 8,2 14-15,9 54,3 9,6 16-17,9 57,8 8,4 18-19,9 58 8 20-29,9 61,3 9,5 30-39,9 63,6 10,5 40-49,9 64,6 10,6 50-59,9 64,6 8,8 60-69,9 62,3 8,9 70-79,9 59,1 8,6 From Chumlea et

SE

Non Hispanic black

Mexican-american

Mean SD

SE

Mean

SD

SE

0,9 0,9 0,9 1 0,6 0,5 0,6 0,9 0,7 0,9

40,3 49,8 53 55,7 55,7 58,1 59,8 60,2 57 53

8,2 9,3 7,5 8 8,3 8,9 8,9 9,6 7,9 8,3

0,9 1,2 0,9 1 0,4 0,5 0,6 1 0,6 1

1 40,9 1,2 52,2 1 55,3 1,1 59,2 0,6 62,2 0,6 62,6 0,6 62,2 0,5 61,9 0,5 60,1 0,5 58 al (2002)

9,3 9 8,9 10,2 11,1 10,5 10,3 11,5 10,3 10

47


ANEXO 6 RESULTADOS TEST DE COOPER y VO2 MAXIMO SEGÚN LA EDAD Parámetros para Hombres Categoría Muy baja Baja

Distancia (metros) <1600 1600 a 200

VO2 Máximo (ml/kg/min) <28 28,1 a 34

Regular Buena Excelente

2000 a 2400 2400 a 2800 >2800

34,1 a 42 42,1 a 52 >52

Cooper (1970)

48


ANEXO 7 REGISTRO DE MEDICIONES ANTROPOMÉTRICAS

Nombre de Jugador:

Fecha:

I.- Datos Antropométricos:

Peso: Talla: C. Braquial: 

II.- Pliegues Cutáneos:

P. Tricipital: P. Subescapular:

III.- Bioimpedanciometría:

% Masa Muscular: %Masa Grasa:

49


ANEXO 8 REGISTRO DE JUGADORES. I.- ANTECEDENTES PERSONALES Nombre Completo: Fecha de Nacimiento: Edad: Domicilio Actual: Previsión de salud (indicar letra, si es FONASA): Establecimiento educacional y nivel que cursa:

II.- ANTECEDENTES DE SALUD Presencia de enfermedad: Intolerancia y/o alergia alimentaria: En el caso de existir, indicar cual:

III.- HISTORIAL DEPORTIVO Participación en otra actividad deportiva: Antigüedad en el club de fútbol: Clubes anteriores de futbol: Nombre de club

Tiempo de permanencia

Posición habitual:

50


ANEXO 9 FICHA DE REGISTRO TEST DE COOPER Nombre del registrador: Nombre del jugador que realiza la prueba: INSTRUCCIONES: 1.- Escuchar atentamente las instrucciones para dar curso al test. 2.- Seleccione un compañero de equipo, para trabajar en parejas 3.- Cada uno debe tener una hoja de registro para realizar las siguientes actividades: a) Registrar con una “X”, en el cuadro cada vuelta completa b) Registrar con una “X” en el dibujo, la posición al término de la prueba. 4.- Responder este formulario en forma ordenada y seria.

Registro de vueltas

51


ANEXO 10 FORMULARIO DE REGISTRO ENCUESTA RECORDATORIO DE 24 HRS. Tiempo de comida Desayuno Colación media mañana Almuerzo Colación media tarde Once o té Cena Colación nocturna Otro. En este caso registre este código y especifique el nombre Correspondiente

Hora (HH:MM)

Lugar Domicilio Restaurant, café, bar, o fast food Trabajo, colegio Calle o parquet public Otro. En este caso registre este código y especifique el nombre correspondiente

Nombre de alimentos y/o preparacio nes

Desglose de ingredientes de preparacion es

Medidas caseras

Cantidad en grs. O ml. Totales (completar posterior a la entrevista)

Observación

52


ANEXO 11 CARTA DE PRESENTACION AL CLUB ÑUBLENSE SADP. DE: Edson Yañez Barros. Luis Slimming Parra. Estudiantes Tesistas, Escuela de Nutrición y Dietética, Universidad del Bío-Bío. A: Sr. Hernán Rosenblum K., Gerente General Deportivo Ñublense SADP Estimado señor: Junto con saludarle, nos dirigimos a Ud. a través de la siguiente misiva para informar lo siguiente: Dentro de nuestro plan de estudios, en el último año, se desarrolla el trabajo de Tesis para optar al grado académico de Lic. en Nutrición y Dietética, en el cual se solicita realizar una investigación en un grupo determinado, aplicando los conocimientos competentes a nuestra carrera. Es por ello que en nuestro afán de impulsar el estudio de la nutrición deportiva a nivel local, escasamente indagado a nivel nacional, decidimos proponer al Sr. Jorge Briones F. la iniciativa de realizar el proyecto de investigación titulado: “ESTUDIO DESCRIPTIVO DE LA INGESTA ALIMENTARIA, Y EL USO DEL INDICE GLICÉMICO DE ÉSTA, EN RELACIÓN CON LA OPTIMIZACIÓN DEL RENDIMIENTO FÍSICO DE FUTBOLISTAS CADETES SERIE SUB-15 Y SERIE PROYECCIONES, DEL DEPORTIVO ÑUBLENSE SADP, CHILLÁN”; que sin duda alguna contribuirá a mejorar las estrategias de entrenamiento del plantel del fútbol joven de esta Institución. Para llevar a cabo, este proyecto necesitamos de la colaboración de vuestro club. Por lo que se solicita realizar las siguientes actividades con los grupos de jóvenes mencionados:  Mediciones Antropométricas (Peso, Talla, pliegues cutáneos y Bioimpedanciometría Tetrapolar)  Encuestas Alimentarias (Encuesta Recordatoria de 24 hrs)  Test de rendimiento físico. (Cooper)  Revisar antecedentes personales de cada jugador (Fichas médicas, Fichas sociales) Adjuntamos Carta Gantt, donde se especifican las fechas estimativas en las cuales se espera realizar las actividades planteadas. De antemano agradecer la disposición prestada, en espera de su acogida y una pronta respuesta a nuestra solicitud. Le saluda atte: Edson Yañez Barros- Luis Slimming Parra. 53


Estudiantes Tesistas Escuela de Nutrición y Dietética, Universidad del Bío-Bío, sede Chillán

54


INGESTA ALIMENTARIA, COMPOSICIÓN CORPORAL Y CAPACIDAD AERÓBICA DE JÓVENES FUTBOLISTAS DE LAS SERIE  

TESIS PRESENTADA PARA OPTAR AL GRADO ACADÉMICO DE LICENCIADO EN NUTRICIÓN Y DIETÉTICA CHILLÁN – CHILE – 2011

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you