Issuu on Google+


Capitulo 10 (Narr. SeungHo)

Entre tanto la tenía en mis brazos. Ella dormía como un ángel. Las cosas que pasaron en casi un día. Me sentía demasiado cansado, claro, sabía que ella estaba mucho más. Se tomó la molestia de acomodar los papeles mientras que yo dormía. Cuando toqué la puerta, abrió una mujer de tez clara con una expresión de asombro. Asustada y con bolsas oscuras debajo de sus ojos… -Buenos, días.-decía mientras me veía con su hija en brazos. -¿Qué le pasó a mi hija?-preguntaba seria. -Le explicaré.-le empecé a decir. -Espero que sí.-estaba deseosa de escucharme. Me recordaba a mi madre quien era así mismo. Tenía un carácter muy fuerte pero siempre esperaba que le explicara antes de sacar conjeturas. Aunque me imagino lo que estaría pensando.-Ven, ese es su cuarto. Ponla es su cama. Lo espero en la sala.-Muy bien.-le sonreí tranquilo mostrando una expresión. La deje en su cama despacio. Mientras miraba su hermoso rostro dormido. Al salir me topé con su mamá en la sala sentada en un sillón con una taza de café en la mano y otra taza llena de café en una mesita en medio de la sala. -Por favor, siéntate.-me brindaba asiento. -Gracias.-agradecí. -Quisiera saber. ¿Qué paso entre mi hija y tú?-Señora, tranquila. No ha sucedido nada con su hija. Solo que a mitad de la noche cuando la iba a dejar en su casa mi carro se descompuso y no teníamos como comunicarnos ya que perdí mi celular. Perdone.-me arrodillé en el suelo y le pedí disculpas. Ella de pronto se acercó y puso su mano en mi espalda. Luego me levanté para ver su reacción. Estaba tranquila y serena. -Sabes, confío en tu palabra. Además conozco tanto a mi hija que se que ella no me fallaría. Perdón por asustarte un poco. Pero, entiéndame es mi única hija.-me asombré de su astucia y de que me creyera. Si fuera otra madre estuviera que votaba fuego. Me habría golpeado y votado de su casa por indecente.


-Gracias, por creer. Y no se preocupe, esas cosas pasan. Es su deber como madre proteger a su hija. Perdone la comparación que le haré, pero tiene el mismo criterio que mi madre al dedicarse a sus hijos.ella sonrió. Su semblante tenía mucha semejanza con su hija. -¿Desde cuándo conoces a mi hija?-me preguntaba. Cogí la taza de café y por fin lo probé. -Desde aquel pequeño accidente que hubo en el supermercado.-ella abrió sus ojos. -Tú fuiste quien la salvaste.-parecía preguntárselo. -Sí.-Oh, Como agradecerte. Si no fuera por ti mi niña hubiese muerto.-decía un poco pensativa. -No se preocupe. Fue un honor para mí ayudarles. Ya me tengo que ir. Un gusto conocerle, mi nombre es Yang SeungHo.-le daba la mano. -Yo soy Cecilia. Me puedes decir Ceci. Un gusto.-me sonreía más tranquila. -Muy bien. Pues señora Ceci me voy despidiendo de usted. Que tenga un hermoso día.-me despedí de ella y al salir allí estaba el oficial. Estaba sentado allí en su auto. -Perdón por la tardanza es que tenía que explicarle a su madre.-Usted es un buen futuro yerno. Aun así le explica a la madre.-decía mientras sonreí. Realmente la idea de que ella fuese mi novia me daba gracia. Si fuera así las cosas serían distintas. -Qué lindo está el día.-decía al contemplar por la ventana como amanecía Corea hoy. -Sí. Ahora a su casa a descansar.-de pronto en el camino seguía pensando. Llevaba mi maletín con algunos papeles y pensé que se me olvidaba algo. Oh, sí mi manta verde la deje con Lujan. Por lo menos se que están en buenas manos. Al llegar al edificio subí en el ascensor. Luego de abrir la puerta encontré a todos sentados en la mesa pensando. A Mir, G.O, Gisela y Thunder. -Hola.-todos miraron con tranquilidad. -Oppa, llegaste.-decía Gisela emocionada. Mientras que esta es la más rara ocasión en donde no veo a Joon junto a su novia sino que ella estaba al lado de Thunder. Quien tenía una mano en su hombro como consolándola. -Oh, SeungHo.-decía Thunder. Mir iba a donde mí a abrazarme. Mientras que G.O me brindaba una sonrisa. -¿Qué paso? Estuvimos muy preocupados por ti. Te llamé mil veces y no cogías las llamadas.-decía G.O.


-Tranquilos. Sin querer perdí mi teléfono y el carro se dañó. Estuve toda la noche durmiendo en el carro. No podía hacer más nada que esperar a que alguien apareciera a ayudarnos.-Mir se asombró. -Un momento, dijiste ¿Ayudarnos? Mm, ¿Con quién estabas?-preguntaba Mir. -Eso les explicaré luego, por ahora me voy a descansar.-de pronto escuché una puerta cerrarse. -Luego no. Ahora. Con que andando por ahí a altas horas de la noche. Haces lo que te da la gana. No dormiste en la casa. Qué pensará el manager sobre esto.-decía Joon. Estaba un poco enojado.- ¿Con quién estabas? ¿Con una chica?-me retaba con su mirar. Los demás estaban mirando a Joon quien tenía su mirada fija en mi respuesta. Todos esperando mi respuesta. -Sí, algún problema, Joon.-todos abrieron los ojos y Mir se tapó la boca de asombro. Mientras Joon se había sorprendido. -No sabía esto de ti, SeungHo.-decía G.O. -Omo, Oppa tienes una novia. Tienes que presentármela.-dijo Gisela haciendo que me riera. Pero mirar a Joon cuando Gisela dijo eso valía la pena grabarlo y dejarlo como recordatorio. -Ya les dije a ustedes cuatro que se los explicaré luego.-Thunder y Mir aguantaban las ganas de reírse. -A los cuatro. ¿Cómo que a los cuatro?-replicaba Joon. -Sí, a los cuatro porque a ti no te debo explicación ninguna.-estaba ya bastante enojado. Me fastidiaba el interrogatorio de Joon. Siempre que peleábamos terminamos peor. Pero esta vez pase por su lado chocando con su hombro y me encerré en mi recámara.


Capitulo 11 (Narra. Lujan)

Al levantarme me sentí tan cómoda que ni lo creí. Entonces empecé a acomodarme tranquilamente en mi cama como todos los días. Un momento. -¿Estoy en mi cama?-me levanté asustada al hablar dormida. Salí de mi recámara hasta llegar a la sala en donde mi madre estaba arreglándose las uñas. -Buen día o buenas tardes.-decía mi madre con cara sospechosa. -Aja. Buenas tardes, madre.-de pronto iba a virar para el baño cuando de pronto me llamo. -Hey, señorita. Usted y yo debemos de hablar.-Uff explotó la bomba. -Mamá. Si piensas que hice algo malo tranquila. Lo único malo que hice fue dejar el celular. Juro que más nada. Tan solo dormí. Además no sé como llegué aquí. Lo último que recuerdo fue que dormí en un auto de un oficial de camino a casa.-ella se quedo atenta. Para luego reírse sarcásticamente. -Dormiste en un carro con un chico. Además de no llevar el celular, no regresaste a tu casa y hace mucho que no pasas ni una noche fuera.-ella decía. -Lo sé. No volverá a pasar.-entonces me sorprendí que mi madre no me castigara, ni me echara un sermón de la protección y de las relaciones sexuales antes del matrimonio.-Oye. Mamá. ¿Por qué esa tranquilidad?-entonces me hizo seña de que me sentara a su lado mientras el olor a esmalte me mareaba. -Sabes algo, yo confío en ti. Además si hubieses echo aquello sé que me lo dirías. Nunca he desconfiado de ti. Eres la mejor hija que he tenido. Bueno, de hecho eres la única que tengo.-recordando accidentalmente el hermano que perdí. -Gracias, mamá. Por confiar en mí.-ella me abrazó y quede en su hombro recostada mientras me contaba muchas cosas bonitas de mi papá. Que en paz descanse.


Las horas se pasaron volando hasta que decidí comer algo. Al buscar mi celular aparecieron llamadas perdidas. Eran de Jackelin, Paoo y So Ming. A lo mejor querían saber si llegue bien a mi casa en la noche. Luego me fui a la computadora en donde abrí mis emails que no eran nada importantes.

Entonces a mi mente llegaron recuerdos súper extraños. La palabra MBLAQ…

¿Qué será MBLAQ? Luego busqué información en la web. Entonces empecé a leer la información que contenía. Me di cuenta que era un grupo musical donde una de las canciones exitosas era Mona lisa la que escuché en el carro de So Ming. Cuando vi el nombre de cada integrante encontré el de SeungHo. El cual me impresioné. Los demás eran, Mir, G.O, Thunder y Joon… el último nombre me sonaba pero me daba igual. Ya sabía quiénes eran Mir y G.O. el nombre de Thunder también me sonaba. Luego busque la canción por la Web. Se llamaba Oh Yeah. Al seguir encontré el famoso video… luego esperé a que cargara bien, pero se tardaba. Cuando de pronto recibo una llamada… -Hola, Jacky…-era mi mejor amiga. -Unnie, te llame anoche para saber cómo te fue con SeungHo. Y ¿Por qué no fuiste a la universidad?-me decía. -Ach, te tengo que contar muchas cosas. Pero antes quería decirte algo que encontré. Te acuerdas de aquel grupo que cantaba una canción mientras estábamos en el carro de So Ming.-Mm sí la de MBLAQ. Claro.-Pues estaba checando en el internet algo. No te suena el nombre de Yang SeungHo.-ella suspiro. -Sí, tu amigo. ¿Qué hay con eso, unnie?-Unnie, cuando yo conocí a SeungHo el me había dicho que él era cantante. Entonces me dijo sobre su grupo de música que se llama MBLAQ.-ella se quedo en silencio. -Unnie, tú me estás diciendo que. Yang SeungHo canta en ese grupo.-decía Jacky incrédula. -Unnie, tú no sabes quienes son los integrantes. Yo me acabo de enterar el otro día que existía este grupo.-Vaya, yo los conozco por las canciones que ponen en la radio. Pero no sé muy bien de los integrantes. Solo conozco a uno porque es el más bello. Aww G.O.-Unnie, yo lo conocí.-empezó a gritar. -AAAA. Y no me lo pensabas decir. Eres mala conmigo.-decía en broma.


-Unnie te lo estoy diciendo.-nos reímos. -No sabía, pero Yang SeungHo… Con razón me sonaba un poco el nombre. Además de su carita hermosa.-me sonrojé sin saber por qué razón. -Él es el líder del grupo.-Oye, pero me tienes que contar lo que pasó anoche cuando te fuiste con él.-Está bien te contaré…-mientras le contaba las risas y las vergüenzas no pasaban por casualidad. No es que porque ahora me entere de que un artista le vaya hacer más caso que antes. Si no que desde un principio SeungHo me atraía. Su linda manera de ser. Me hacía gracia estar junto a él. Era una excelente compañía.

Luego de terminar la llamada de Jackelin quise descansar un poco ya que me dolía la cabeza. Al recostarme en la cama sentí la suavidad de algo. Sentí eso y quede en comodidad. Esa frisa era tan olorosa, tenía un olor demasiado agradable. Mientras que me pregunté si era mía. Al verla me di cuenta que era la manta verde de SeungHo. Me asombré y quise devolvérsela pero no había forma ya que no tenía ningún dato de él.


Capitulo 12 (Narra. Lee Joon)

Día casi soleado aunque un poco de frío. Ellos estaban buscando que comer mientras yo sentado en este sillón estaba de holgazán. Todos estaban esperando lo que yo esperaba. Una respuesta de SeungHo.

Él estaba encerrado en su recámara mientras no ha salido durante mucho rato… yo me levanté del asiento un poco mareado. Mientras que allá Mir peleaba con G.O. por la comida. Gisela se había ido a trabajar y Thunder quería carne así que no podía hacer nada más que ayudar. -Oye.-decía Thunder quejándose. Últimamente estaba que se quejaba de todo. Le cogí el cuchillo de las manos mientras trataba de dividir la carne. -Se que necesitas ayuda.-le mencionaba. -¿Quieres algo de comer?-preguntaba Thunder irónicamente. -Por algo te ayudo, no crees.-decía formando una sonrisa en mi rostro. -Ya estas mejor, después de la discusión que tuviste con SeungHo.-afirmaba él. -Sí, solo estoy esperando la explicación que les debe.-decía resonando mi enojo. -Ach, Lee Joon deja eso, SeungHo es el más adulto de nosotros. Tiene derecho a ser feliz y a estar con quien quiera.-decía G.O. -Lo sé, solo quería conocer a esa chica. Además si es importante para él porque para mí no. Él es como mi hermano, si él es feliz yo lo seré.-no sé de donde salió mi manía culta. -Wow. Hyun, estás pensando.-eso no me gusto de Mir. Lo miré serio y él se rió haciendo que yo también riera. -Buen día chicos.-decía SeungHo saliendo de su cuarto todo enmarañado. -Hyun, buenos días.-decían los demás. -Oye, SeungHo. Tenemos que hablar.-de pronto se viró y me miró.


-¿Civilizadamente?-preguntó. -Sí.-dije. -Vamos.-abrió la puerta. Nos fuimos hacía a fuera. -¿Qué quieres decirme?-decía SeungHo mirándome extraño. -Quería pedirte disculpas por el trato que te di cuando llegaste.-le decía. -Ok, estás perdonado. Solo que tienes que pensar antes que actuar. Me obligas a tratarte mal cuando te comportas así. Así que yo también pido perdón.-decía mirando hacia lo lejos. -Solo respondiste como todo un líder.-lo decía mientras me reía. Él también rió.- ¿Quién es la chica?-le preguntaba haciendo que me mirara un poco sonrojado y pensativo. -Es solo alguien que ayudé. Una chica que conocí el otro día.-decía igual de pensativo. -Mm debo de conocerla. Vale, te conozco y sé que si andas pensativo es que piensas en ella.-se rió. -Es que hace tiempo no me sentía en buena compañía. Además yo la salvé de algo y no sé porque desde ese momento he sentido las ganas de protegerla.-parecía enamorado. -Wow, ¿Cómo se llama?-le preguntaba curioso. -Lu…-empezaba a decir cuando de pronto Thunder llamaba. -Chicos, si no vienen la carne se quema…-decía los dos nos miramos con la misma impresión cada vez que se quema algo en la casa. -Bueno, Thunder, si dejaras de curiosear.-dije molestándolo. Aunque era imposible su ánimo no subía. -Oye, Hyun dinos el nombre de la chica en cuestión.-decía Mir. Lo miré. -A que estabas escuchando la conversación.-le dije a Mir quien bajó la cabeza. -Sí, que tiene de malo. Además es trampa. SeungHo nos prometió la explicación a nosotros y te la dio a ti primero.-decía Mir con desgana. -Ach.-decía SeungHo sacudiéndolo.-Vale, te acuerdas de la chica que salvé.-empezaba hablar SeungHo entre amigos. -Ah sí. ¿Cómo era que se llamaba? No lo recuerdo.-decía Mir. -Lujan. Mir se llamaba Lujan.-decía G.O. haciendo que reaccionara minutos después. Repetí para mis adentros ¿Lujan?



Indiscutible amor capitulo 10 12