Page 4

L’EDITORIAL El equilibrio entre el canal digital y el tradicional

V

ivimos en un momento de transformación y de digitalización, hecho que nos obliga a adaptarnos a un entorno de cambio constante. La mayor parte de las empresas asegura que en 2017 va a empezar o continuar sus planes de transformación digital. Esto último implica, en múltiples ocasiones, una mayor inversión en canales digitales en detrimento de los canales tradicionales. Aun así los clientes siguen reclamando el trato humano, por lo que es necesario llegar a un equilibrio entre ambos canales -el online y el offline- e invertir en el desarrollo de habilidades personales que permitan una adecuada adaptación al cambio.

Según una publicación reciente de Harvard Deusto, la rentabilidad no reside en un canal particular, sino en la capacidad para romper la barrera entre lo digital y lo físico. Las personas siguen siendo un gran activo para las empresas. Del estudio Digital Disconnect in Customer 2016 de Accenture se desprende que el 86% de los consumidores españoles asegura preferir tratar con personas antes que con medios digitales para temas relacionados con la atención al cliente o el asesoramiento. A su vez, el 88% de esos mismos consumidores afirma emplear medios digitales en algún momento del proceso de compra. Contrariamente, en un país donde miles de empresas han entrado en un frenesí de inversiones para la digitalización de sus procesos y la implantación de tecnologías digitales, las personas han quedado relegadas a un segundo plano y conceptos como la flexibilidad horaria, la conciliación laboral y familiar o la capacitación continuada de los empleados siguen siendo una utopía. Debido a esta tendencia inmensurable, el futuro inmediato de las empresas pasa de ser únicamente “lo digital” a ser también “lo humano” para volverse a alinear con las necesidades y expectativas de sus clientes internos y externos. Para cubrir estas expectativas, los equipos directivos y sus respectivos equipos humanos deben adquirir las habilidades necesarias para tratar con un perfil de cliente mucho más experimentado, informado, y por tanto, exigente: el renombrado Cliente Digital. En este punto la formación vuelve a ser un pilar fundamental, no solo por la necesidad de adquisición continuada de nuevos conocimientos en diversos ámbitos empresariales, sino por las capacidades personales y de desarrollo tan necesarias para hacer frente a la situación actual de cambio y asegurar la competitividad de las empresas. Un saludo cordial,

Laia Morales Presidenta d’Euncet Alumni

4 - Revista Euncet Alumni

Número 2- Febrer 2017

Revista Euncet Alumni Número2  

Revista d'Euncet Alumni publicada el febrer de 2017.

Revista Euncet Alumni Número2  

Revista d'Euncet Alumni publicada el febrer de 2017.

Advertisement