Page 1

REVISTA CUATRIMESTRAL DE LA CASA-ESCUELA. AÑO I, Núm. 2 / BUENOS AIRES, SEP- DIC 2013 / DISTRIBUCIÓN GRATUITA

EFECTO MARIPOSA


“La Vida, el mayor de los milagros cuando nos abrimos a ella: Sonríe y Asiente.” Anni Schuff

Viste en el Face este post de Anni ? ?

Sumá tu para compartir en www.facebook.com/lacasaescuela Y, también, te invitamos a seguir ampliando este diálogo de A-Sombro en http://revistatiemposdeasombro.blogspot.com.ar


  -.  , .  - 

SUMARIO

EDITORIAL

Efecto Mariposa

5

ENTRENAMIENTO CONTINUO INTEGRAL

Un largo viaje por nuestro río genético

6

HACIA UNA ECONOMÍA HUMANA

Mientras mantenemos lo viejo, no puede entrar lo nuevo

10

TRAMA DE PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Nuestros desechos se merecen un mejor destino

12

ENTRENAMIENTO CONTINUO INTEGRAL

En búsqueda del sentido

14

LA CASA-ESCUELA EN CÓRDOBA

Sin querer, queriendo...

16

MIRANDO LA SALUD

El aire nuestro de cada día

17

EXPRESIÓN ARTÍSTICA Y CULTURAL

Superhéroes y heroínas: historias de la vida real

20

ACTIVIDADES EN LA CASA-ESCUELA

22

HUMOR

23


EFECTO MARIPOSA

Con la felicidad y el trabajo que nos trajo el primer número de Tiempos de A-sombro, vencimos el vértigo del Punto Cero y cruzamos el puente invisible al mejor estilo Indiana Jones, con la confianza de saber que este proyecto sólo se construye en red. Así se gestó esta edición, bajo la consigna “Efecto Mariposa”, que surge de un viejo proverbio chino que enuncia: El aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo. En palabras simples, nos permite comprender que un mínimo movimiento puede ocasionar que un sistema evolucione en formas completamente diferentes. Por eso, cada acción que emprendimos para este número fue sabiendo que debíamos hacer un pequeño movimiento que partiera de nosotros mismos para que esto cobrara un sentido mayor. Así surgió la idea de generar una financiación colectiva que permitiera la distribución gratuita de esta edición: la participación se inició desde el equipo de La Casa-Escuela, donde cada uno aportó su granito de arena con su trabajo, sus habilidades y sus dones, que mutaron y se transformaron en recompensas para quienes se sienten parte de este gran proyecto. En este dar y recibir en red, hacemos posible que esta revista crezca y tome vuelo con el aporte de todos. Un material que desde el amor, la dedicación, la diversión, la responsabilidad y la transmisión de experiencias, está a la espera de reproducirse, de generar nuevos aleteos y nuevas ráfagas de viento. Pero este gran proyecto va mucho más allá de nuestra revista, es la posibilidad que tenemos individual y grupalmente de transformar nuestra realidad, y descubrir las infinitas posibilidades que tenemos en nuestra condición de seres humanos. Una decisión, una acción, un mínimo movimiento en nosotros tiene la capacidad de transformarnos y transformar nuestro sistema. Cada pensamiento, actitud, palabra, gesto y acción repercute en nuestra propia vida, en nuestro entorno y en el universo. Te invitamos a desplegar tus alas y animarte a moverlas: te espera un mundo de posibilidades y recompensas. Anni Schuff, Marisa Reichler y Eleonora Cardoso DIRECCIÓN

E D I TO R I A L

5


Un largo viaje por nuestro río genético Si somos conscientes de que estamos hechos biológicamente de los genes de nuestro padre y nuestra madre, y que a su vez ellos están conformados por los de sus padres, ¿qué nos hace pensar que la información que se transmite mediante nuestros códigos de ADN sólo pertenece a una configuración física de nuestros antepasados y no a todas aquellas situaciones o emociones que les tocó atravesar? Jamás nos pareció descabellado asistir a un especialista y que nos pregunte sobre los antecedentes familiares: si alguien sufre o sufrió alguna vez de hipertensión, diabetes, glaucoma, enfermedades congénitas u otras que pudieran influir sobre nuestra historia clínica. Pero imaginate que un día vas a una consulta con un doctor por un malestar que tenés y, cuando llega el momento de conocer tus antecedentes, te pregunta: ¿hubo antes una situación de desamor en tu familia?, o ¿alguna vez al guien fue excluido por algún motivo?, o ¿co nocés en tu historia familiar algún sue ño muy ansiado que no pudo ser cumplido…? La Casa parecería esto una locura? Un¿Nos espacio donde poder Hoy las ciencias biológicas ya nos hadescansar en la sensación blan de que las células guardan la memodel regreso a nosotros ria activa del impacto que cada experiencia mismos, a nuestra casa, de vida produce en nosotros. Así, estas el regreso a nuestro memorias se transmiten de hogar. generación en

6

generación, formando parte de un sistema que compone una consciencia única del alma familiar. Es como una CPU que alberga toda la información, que al nacer se hace presente en nuestra vida a través de nuestras células, como un pedacito de aquella gran alma. No es sólo la información que viene directamente de nuestros padres, sino de toda nuestra familia de origen: abuelos, hermanos, bisabuelos, tíos, que son parte de un ciclo de vida, de una cultura, de un milenio, de la humanidad... Según nuestros procesos evolutivos particulares y lo que a nosotros nos toca hacer o desenvolver en nuestra vida, debemos atravesar determinadas situaciones. Unos tenemos dificultades en algunos aspectos de la vida y otros, en otros. Y es allí donde surge la importancia de ser conscientes de qué hilos nos unen con nuestra historia ancestral. Incluso dos hermanos, nacidos del mismo padre y la misma madre, pue-


den ser muy diferentes y tener destinos diferentes, porque están identificados o implicados con distintas memorias del sistema, según la experiencia que les toca atravesar en su proceso evolutivo. Todos los hechos o las situaciones que quedaron ocultos, secretos o sin resolver en algún momento de la historia de un individuo, siguen manifestándose de maneras diferentes en las generaciones siguientes. El concepto de fractal nos ayuda a comprender o explicar este fenómeno: se trata de una estructura básica, un patrón, que se repite a diferentes escalas, o una información contenida en un núcleo, que se mantiene más allá de sus diferentes formas. Es decir que aunque las cosas a veces parezcan muy distintas, son en esencia manifestación de lo mismo. Una experiencia de guerra o masacre vivida en una generación (en determinado contexto espacio - temporal) puede repetirse en generaciones posteriores bajo el aspecto del enfrentamiento, por ejemplo, entre un hombre y una mujer, reeditando un conflicto entre víctimas y victimarios. Ya no existen ni el contexto ni las condiciones físicas originales, pero aquella memoria se sostiene.

E N T R E N A M I E N TO CO N T I N U O I N T E G R A L

Hay también casos donde alguien no pudo cumplir un anhelo, por circunstancias propias de su vida. Esto es a veces la causa que nos impide a nosotros que llevemos adelante nuestros propios sueños, por lealtad a ese antepasado. Así generamos en nuestra vida situaciones que nos alejan de nuestros sueños, sin ser conscientes.

Tomar las riendas Muchas veces nos cuesta entender por qué nos pasa lo que nos pasa, sin encontrar una razón aparente ante nuestras dificultades. Podemos frente a estas situaciones pensar que no tenemos opción o que nada podrá cambiar. Pero hoy ya sabemos que sí, que tenemos la posibilidad de desatar los nudos que nos condicionan. No importa ya si lo entendemos, pero cuando a través de un proceso personal y la aplicación de ciertas herramientas podemos reconocer y darle un lugar a aquello que quedó retenido y sin resolver, permitimos que se produzca una gran liberación. ¿Y qué es darle un lugar? Es reconocer, decir que sí, integrar, abrir el corazón. Sin juicio y con humildad ante algo más grande, un misterio que trasciende nuestra comprensión. Es renunciar a nuestras creencias, y permitirnos también hacer contacto con el

7


dolor. Así nos re-integramos gradualmente en aque llo que somos, con lo fácil y lo difícil, con lo conocido y lo desconocido. Así, ante una situación difícil, que generalmente vemos que se nos repite una y otra vez, podemos decirnos: “Voy a empezar a investigar qué me compone, mirar qué hay de mí en esto”. Cuando decimos de mí, no solamente hablamos de nosotros como individuos sino que nos referimos a nuestra historia, que se está activando para que una situación se haga presente. Entonces buscamos en nuestra genealogía, en nuestra propia historia de vida y en la cultura familiar (dichos, costumbres, normas), a ver dónde hay una pista que esté relacionada con lo que obstaculiza nuestra vida, ya sea por una dificultad emocional, de salud, económica, laboral, vincular, dándole así lugar a lo que nos compone.

Cuando elegimos no poner más los hechos afuera, ni ser víctimas de las situaciones que nos tocan, estamos tomando la responsabilidad de producir un cambio, de transformar nuestros patrones heredados en forma ciega o inconciente para construir algo nuevo y creativo. Al mover una pequeña pieza y corrernos de nuestra mirada y comportamiento habituales, el sistema ya deja de ser el mismo. Hay una nueva fuerza que hace que todos deban encontrar un nuevo lugar, un nuevo orden, y así se establece un nuevo equili-

8

brio. A medida que profundicemos, haremos otros movimientos que volverán a acomodar el sistema, liberándolo un poco más, y su efecto va llegando a todos los miembros de ese sistema. Es como un ingrediente que le ponemos a una masa, que ya no puede dejar de tener la memoria que acabamos de incluir. Si le echamos una gotita de vainilla a una masa que nunca la tuvo, no podemos ya decir que esa masa no tiene vainilla. Tal vez no le sintamos el sabor, o no la podamos oler, pero a medida que nos volvemos más perceptivos y más atentos la vamos reconociendo.

Reconocer e integrar para tomar la fuerza Cuando negamos nuestra herencia estamos negando algo de nosotros mismos y, por lo tanto, nos negamos a nosotros mismos. Todas nuestras partes excluidas son pedacitos de fuerza que nos distraen, para no estar con esa fuerza vital completa que nos permite desenvolver nuestra creatividad aquí y ahora. Sólo podemos transformar aquellos patrones que traemos, y así vivir una vida más reconciliada adentro y afuera, si les damos un lugar consciente. Ya no necesitarán entonces seguir representándose en las generaciones siguientes en forma oculta: se libera la emoción que había quedado encerrada ahí como un nudo que trababa y bloqueaba, porque el hecho fue reconocido, dolido y aceptado. Esa fuerza liberada se transforma en fuerza creativa disponible. Este camino de reconocimiento también nos alivia porque podemos compartir nuestra carga; ya no necesitamos llevarla solos. Hay muchas cosas que no nos toca vivir a nosotros, que sólo vivimos y sostenemos


por lealtad, para compensar un desequilibrio o desorden en el pasado, que necesita seguir sosteniéndose. Hay una ley natural en los sistemas, que es que nada ni nadie puede quedar excluido (ley de Pertenencia). Es importante comprender que el propio sistema busca la compensación, porque es necesaria para restablecer un equilibrio. La dificultad está en que como nos acostumbramos a sostener esas cargas durante tanto tiempo, nos cuesta dejarlas, por fuerza del hábito.

En cada uno de nosotros está la posibilidad de crear, con lo que traemos, un presente diferente, para vivir en mayor armonía con quienes somos, en nuestros vínculos y en lo que hacemos. Pero lo más importante es que podemos construir un futuro de mayor libertad y plenitud, para que esas memorias que nos causan tanto dolor puedan ir transformándose en una fuerza presente y creativa. Está en nosotros asumir esta responsabilidad, porque sólo nosotros podemos hacerlo para nuestra vida.

Constelaciones Familiares y Sistémicas La técnica de las Constelaciones Familiares es una herramienta específica que se pone al servicio de esta mirada. Nos permite ver a través de una imagen (configuración) en el espacio, y así obtener una información a la que tal vez no hayamos tenido acceso antes. Gracias a ella podemos empezar a reconocer patrones de pensamiento y de sentimientos, o ver cargas y también posibilidades que traemos de nuestros ancestros. Eso no quiere decir que hacemos una constelación y ya es suficiente; sólo es una posibilidad que trabaja en un plano cuántico pero que nos permite acceder al evento originario de una memoria que fluyó por nuestro río genético, y reconocerla.

E N T R E N A M I E N TO CO N T I N U O I N T E G R A L

9


Mientras mantenemos lo viejo, no puede entrar lo nuevo Todo lo que guardamos y retenemos ocupa un lugar: un lugar en nuestra mente, en nuestros corazones y en los espacios que habitamos. A veces guardamos cosas, ideas y sentimientos durante mucho tiempo, y ya ni nos damos cuenta que los retenemos. Todo lo que sostenemos nos sostiene a nosotros; todo lo que soltamos nos libera. Los objetos tienen vida propia, además del espacio físico que ocupan. Producen un efecto en su entorno y en las personas: evocan recuerdos, tienen un valor material, tienen un valor afectivo, nos dan placer, nos dan seguridad, nos dan comodidad, pueden ser útiles, pueden ser inútiles. También generan un sentido de posesión y alimentan los apegos. ¿Prestamos atención a los objetos que tenemos y que adquirimos? ¿Para qué los adquirimos y por qué los guardamos? ¿Les damos uso? ¿Pensamos alguna vez cuál es el sentido de los armarios, placares o roperos? ¿Es el de resguardar y ordenar objetos que usamos? O tal vez nuestros armarios guardan, en gran medida, cosas que no necesitamos y que ya no usamos… Creemos que las cosas materiales no tienen más que una dimensión física, pero esta creencia se derrumba rápidamente si por un instante contemplamos algún objeto nuestro, particularmente uno que apre-

10

ciemos, y nos dejamos inundar por las ideas y emociones que evoca. ¿Qué puede provocarnos si se rompiera, si alguien nos lo quisiera quitar, o si lo tuviéramos que compartir...? Podemos también tener la idea de que no somos apegados a las cosas, pero siempre hay un lugar en nuestro vínculo con ellas que nos entrampa. A veces puede ser simplemente la dependencia que generan ciertos objetos, que si dejamos de tenerlos o dejan de funcionar nos sentimos perdidos; o la contención que sentimos al estar rodeados de cosas, sin importar su utilidad; o la imagen que queremos transmitir a través de nuestras posesiones. O podemos mirar nuestra forma de regalar: ¿qué valor toma el objeto que damos? Si regalamos para “cumplir” o esperamos algo a cambio de lo que damos, si pensamos en el otro o en nosotros al dar, o si buscamos en este gesto cubrir los vacíos ajenos, y así también los propios.


Puede también ser que nuestra forma de vincularnos con los objetos, o las sensaciones que nos puede producir poseer o no poseer ciertas cosas, esté muy ligado a nuestro concepto del dinero y lo material: cómo lo obtenemos, cómo lo administramos y, principalmente, qué representa para nosotros en su sentido más abstracto y simbólico. El no poseer objetos o perder lo que tenemos puede también ocultar apegos que son muchas veces heredados en forma inconsciente, como el “apego” a la carencia. Este proceso de hacer un recorrido gradual por nuestros objetos –desde el más insignificante al más importante– y nuestra forma de relacionarnos con lo material nos volverá a poner frente a un espejo, reflejando nuestra historia, nuestros hábitos y vicios, y nuestros sistemas de creencias. Ir tomando consciencia de nuestras formas y motivaciones nos permite revisar qué nos sirve y qué no, qué acompaña nuestro crecimiento y qué nos retiene, qué nos da bienestar a nosotros y a nuestro entorno, y qué provoca malestar o sufrimiento. Así, nos permitimos tomar y tal vez resignificar lo que nos sirve y podemos dejar ir o transformar lo que no. Esto trae movimiento, circulación y renovación. Un pequeño movimiento afuera puede producir efectos insospechados en nuestras sensaciones corporales y nuestras emociones, y también en nuestro vínculo con los demás. Experimentemos ese contacto, movamos las cosas de su lugar habitual, entreguemos lo que ya no usamos, limpiemos nuestros espacios, tanto internos como externos, y démonos la posibilidad de percibir y descubrir qué efectos produce.

H AC I A U N A E CO N O M Í A H U M A N A

Wapani Una herencia de la tradición de los indios cherokee El wapani es un acto que implica la entrega de algo propio a otra persona, pero no algo que nos sobre o que hayamos adquirido para el otro. Implica la entrega de algo personal, sumamente valioso, algo que nos pide un real desprendimiento. Es un gesto que produce en el que entrega una transformación superior. También podemos practicar el wapani entregando al universo cosas que no son materiales, cosas que no nos permiten vivir en plenitud, o que hieren a otras personas. Podemos entregar nuestra ira, nuestra soberbia, nuestro orgullo y egoísmo, nuestro resentimiento; podemos entregar nuestras creencias y juicios, y también la lealtad a valores perimidos. Podemos entregar nuestro dolor. Así, más livianos, más libres, podemos dejarnos sorprender por lo Nuevo.

11


Nuestros desechos se merecen un mejor destino Un pequeño cambio en nuestros hábitos de consumo y de disposición de desechos puede producir efectos impensados. Si nos animamos a comprometernos con una pequeña acción diferente, ya habremos producido un cambio enorme en el mundo. Paso a paso es más fácil, más realista, más eficiente. ¿Sabías que en la Ciudad de Buenos Aires habitan casi 2,9 millones de personas,1 que producen diariamente más de cinco mil toneladas de residuos2? ¿Y que el 60% de los residuos que generamos puede ser reciclado?3 Hagamos cuentas: esto significa que si vivís en esta ciudad producís un promedio de 1,7 kg de basura por día. No parece tanto, ¿no? Es el equivalente a casi dos paquetes de azúcar. Por día. Sólo vos. Multiplicá por la cantidad de integrantes en una familia, los habitantes de un edificio, de una manzana de la ciudad, de un barrio… La Casa

Un espacio donde poder 1. Censo Nacional de Hogares y Viviendas. descansar enPoblación, la sensación Indec, octubre de 2010. del regreso a Políticas nosotros 2. Dirección General de de Reciclado Urbano (buenosaires.gob.ar). mismos, a nuestra casa, 3. Informe de la Subsecretaria de Economía Solidaria elRosario regreso a nuestro hogar. de para el Programa de Reciclado de Residuos.

12

¿Podés darte cuenta, entonces, del efecto que puede producir que cada día generes menos basura? Tratá de imaginarte la diferencia que produce en un día, en un mes, en un año, en diez… Como todo cambio de hábito, nos cuesta. Nos cuesta individualmente y también socialmente. Primero, nos cuesta tomar conciencia, porque como no lo vemos… Sacamos la basura a la calle y para nosotros todo termina ahí. ¿Pero sabés qué pasa con la basura una vez que salió de tu casa? Una parte se recicla y el resto se entierra en áreas especialmente destinadas a ese fin (relleno sanitario), generando toxicidad en los suelos, en el agua y en el aire, fuentes de vida para el planeta y sus habitantes: comemos de la tierra, bebemos el agua y respiramos el aire… Y el espacio para enterrar tiene un límite. Hay desechos que duran años e incluso décadas y siglos en degradarse.


Es fundamental que primero nos informemos sobre el estado de las cosas y sobre la posibilidad que tenemos individual y grupalmente de actuar con responsabilidad. Pero, aun tomando conciencia, lo que nos cuesta es hacer algo diferente de lo que estamos acostumbrados. Necesitamos entrenar nuevos hábitos. Reeducarnos.

Cultivar nuevos hábitos Para contribuir con un medio ambiente más sano y el cuidado de los recursos, podemos de a poco empezar con las 3R:

Parecería que hace falta tiempo para hacerlo, pero no necesariamente es así. Precisamos estar atentos y crear un nuevo orden. Una vez que lo creamos y lo practicamos, ya funciona solo. Además, desde la propia experiencia podemos apreciar claramente que hicimos un cambio positivo y que el nuevo orden se siente más natural.

Muchas veces primero viene la decisión de adoptar una actitud nueva y, después, una verdadera toma de conciencia, que no proviene de una teoría sino de la propia vivencia. Programas de reciclaje

 Reducir el consumo de bienes y de energía.

 Dar a los objetos una segunda vida útil, reparándolos para un mismo uso o, con imaginación creativa, adaptándolos a un uso diferente.

 Las industrias, y también sectores del arte y la moda, reutilizan como materia prima muchos de los productos desechados. Lo importante es facilitar este proceso desde tu propia casa, separando los residuos húmedos de los secos antes de sacar la basura.

T R A M A D E PA R T I C I PAC I Ó N CO M U N I TA R I A

Actualmente en nuestro país existen numerosas iniciativas oficiales, como el Plan de Basura Cero para Buenos Aires4 (que aunque ha generado opiniones encontradas señala un movimiento hacia donde ir como sociedad), y programas que llevan a cabo distintos organismos públicos y ONGs (como Greenpeace, Taller Ecologista de Rosario, Compromiso Eco, entre otros), que están a disposición del ciudadano. Ofrecen información y servicios para ayudarnos a generar una mayor conciencia ambiental. Hay diversas opciones para que nuestros residuos terminen en buenas manos, como es el caso de los recuperadores urbanos en Buenos Aires, los cartoneros formalizados en cooperativas que recuperan la basura puerta a puerta y la derivan en forma organizada para su reutilización como 4. Basura Cero (greenpeace.org/argentina/es/ campanas/contaminacion/basura-cero)

13


materia prima en las distintas industrias (principalmente cartón y papel, metales, nylon, vidrios y plásticos). En algunas zonas de la ciudad, los vecinos entregan los materiales reciclables ya separados en una bolsa. Así se hace más eficiente la recolección de reciclables y se evita la apertura de bolsas en la vía pública. También hay otras opciones, tal vez más conocidas por su alto impacto, que además nos permiten generar participaciones solidarias: por ejemplo, la Fundación Garrahan tiene un programa de reciclado de papel, tapitas y llaves que permite a través de tu aporte equipar el hospital, capacitar el

equipo de salud, brindar ayuda social a los niños y financiar otros proyectos.5 Una página ideal si no sabes dónde depositar los residuos que generás es www. dondereciclo.org.ar. Allí ingresás tu localización y te muestra los puntos más cercanos de reciclaje para cada tipo de producto. Sólo es necesaria la actitud y un pequeño movimiento para activarnos y buscar opciones. Existen recursos, espacios, información y personal a disposición, pero se necesita de vos para que aquella gran cadena se ponga en marcha.

En búsqueda del sentido

mo que el pasado. Si estamos en el presente, el futuro que creamos viene hacia nosotros, sin necesidad de perseguirlo. Esta formulación, que parece paradójica, nos invita a buscar un sentido en cada acto y gesto de nuestra vida, un sentido que no es algo serio ni trascendental, algo grande que haya que decidir ahora. Ese sentido nos lleva a saber, saber en forma visceral y no mental, nos lleva a un lugar donde no hay dudas, donde no hay malestar, un espacio íntimo y confiable. Ese sentido viene del contacto que podemos hacer aquí y ahora, con la mayor presencia posible que podamos convocar en nuestro ser. Es muy sutil, como el aleteo de una mariposa, pero es también muy contundente. Representa la diferencia entre habitar el pasado, de forma reactiva a las experiencias vividas y heredadas, o abrirse sin miedo al desconocimiento absoluto de lo que este preciso momento nos puede revelar, sobre nosotros mismos y sobre el universo. Así,

¿De qué nos habla en verdad esta teoría del Efecto Mariposa? ¿Qué es lo que está en juego en el abanico de posibildades que abre? Esta mirada nos señala el valor de lo pequeño y la dirección o el propósito hacia donde orientamos nuestra acción, entendiendo por acción toda manifestación del ser humano, que incluye el pensamiento, la actitud, la palabra y la acción misma. Y nos habla también de la importancia de tomar consciencia de que cada una de nuestras acciones produce efectos y, al mismo tiempo, desapegarnos de los resultados. Buscar resultados nos lleva a poner la mira en el futuro, y el futuro sin el presente es lo mis-

14

5. Buscá tu modo de participar en vaporlospibes.com.ar


nos convertimos en testigos hasta de nuestra propia expresión. Ya dejamos de hacer, para dar lugar a que algo se haga a través de nosotros. Soltamos la soberbia de saber, para que se exprese una sabiduría que nos incluye pero que nos trasciende. Aprendemos a escuchar más que a decir. En un peque ño gesto de humildad y entrega nos abrimos a algo tan grande que es imposible de contactar desde un movimiento dirigido por nuestro pensamiento. Entonces, claro, el resultado ya está implícito en la acción que manifestamos aquí y ahora, aunque no lo podamos reconocer. En realidad, según el grado en que hayamos entrenado nuestra atención y percepción, podemos reconocer los efectos en el mismo instante. Esto no quiere decir el reconocimiento de un resultado o efecto material, sino la sensación de la vibración que estamos emitiendo. Y también lo percibe el entorno, que es afectado, sea consciente de esto o no. Si tenemos la percepción menos entrenada, el propio tiempo nos mostrará los efectos de forma más evidente. Y si aun así nos negamos a ver, el tiempo nos gritará en la cara, buscando llamar nuestra atención de todas las formas posibles. Toda acción que proviene de un impulso mental o como reacción a un estímulo externo, y todo juicio o valoración (tanto positivo como negativo) provienen de lo transmitido por el hombre, provienen de una cultura familiar, por lo tanto social y también por lo tanto resultado de la construcción de la humanidad toda en su viaje a lo largo del tiempo. En otras palabras, si no hacemos contacto con nuestra intuición y con lo que nos llega inexplicablemente de una dimensión desconocida sin hacer nada más que escuchar y confiar, sólo po-

E N T R E N A M I E N TO CO N T I N U O I N T E G R A L

demos reproducir lo que nos transmitieron y nos compartieron nuestros padres y nuestros pares, adaptado al tiempo y lugar en que vivimos. Y si ellos no hicieron tampoco contacto con su intuición, aprendieron también de la misma manera. Así podemos remontar nuestro árbol genealógico hasta el infinito. Esto no es más que el pasado actualizándose y reeditándose a cada instante, el círculo vicioso en el que nos encontramos. La peor parte es que si no le prestamos atención a este fenómeno, creemos que somos dueños de nuestro pensamiento, de nuestras decisiones, de nuestras elecciones afectivas. Podemos creer que somos creativos, que somos poderosos o que somos libres, que somos superiores o que somos víctimas. Podemos caer en un sinnúmero de ilusiones que no nos llevarán más allá de la repetición. La única posibilidad que tenemos de ser creativos, y así salir de aquel círculo para entrar en una espiral, es si podemos tomar y reconocer de donde venimos, abrazando nuestro origen con amor, honra y respeto, pero soltando todo lo que nos apega a nuestra historia. Y, desde esta integración, abrirnos y ser testigos de lo que puede desplegarse en el presente que estamos viviendo, sin juicio y sin expectativas. Éste es el paradigma más grande a transformar: la manera de aprender. Aprender no es que otros nos enseñen cómo se hace o cómo debe ser y, mucho menos, que nos enseñen cómo y qué pensar. Aprender es descubrir por nosotros mismos qué pode mos amasar con los ingre dientes que traemos (nuestra nota cultural, nuestros dones y nuestras limitaciones) más los que podemos agregar hoy, para servirnos y servir a otros un pan completamente nuevo.

15


La Casa-Escuela en Córdoba

Sin querer, queriendo… ¡Hola! Somos un grupo de cordobeses que de a poquito nos vamos animando a caminar con una mirada distinta, cruzando limites puestos por nosotros mismos, expandiendo una forma de vivir, confiando y sintiendo una vibración en el alma. Hace dos años le pedimos al equipo de La Casa-Escuela que viniera a dar un taller a Córdoba, a partir de la búsqueda de una de nosotros, por una necesidad propia de cambiar el enfoque de su caminar en la vida y tratando de contestarse algunas preguntas: ¿Cómo encontrar un equilibrio, disfrutando lo cotidiano, de lunes a lunes? ¿Qué necesitamos comprender para caminar más libres, sin tanto peso en el cuerpo, con una sonrisa en la cara? ¿Cómo enfermarnos menos, sentir menos dolor en el cuerpo? Y hacernos cargo de nosotros mismos, sin culpar al otro, al del frente, por lo que sentimos o lo que nos pasa. Tratar de disfrutar nuestra vida, nuestros padres, nuestros hijos, sin que nos apresen sentimientos de enojo, de frustración o de angustia. ¿Será que lo que sucede es más fácil o difícil de acuerdo a cómo lo miramos? ¿Será que en el plano en que vivimos, regirse por el bien y por el mal, solamente por la razón, por el pensamiento, ya no alcanza? Y, así, sin querer, queriendo, siempre buscando respuestas, organizamos dos talleres, que salieron hermosos, dejando una sensación de respeto, solidaridad y humildad, que a todos nos sorprendió. Aprehendiendo… Acostumbrados a guardarnos lo que sentimos, por miedo, por inseguridad, por lo que piense el de enfrente, de repente todos nos dimos cuenta de que nos unen los sentimientos, porque somos humanos: alegría, tristeza, soledad o euforia; y todos de una u otra manera siempre buscamos sentirnos mejor. Por nosotros mismos, por nuestras familias, nuestros amigos… Y acá vamos, soltando, sumando, riendo, vibrando. Demostrándonos que nos vamos alivianando. Aunque duela, aunque cueste soltar, aunque nos ponga un poco tristes, ¡vale el esfuerzo! La sonrisa luego es más grande, es más auténtica. Irradiar…, mirar y mirarse; abrirse y animarse a mirar el mundo con otros ojos. ¿Quién dice que no se puede?

Con cariño, Maira y Paola

16


El aire nuestro de cada día Generalmente lo que sabemos del diafragma es que es el principal músculo que participa en nuestro proceso respiratorio, pero la verdad es que tiene un mayor protagonismo del que imaginamos. Si tomamos conciencia de todas las implicancias que tiene sobre nuestro organismo, vamos a comprender que con el solo hecho de prestarle atención nos podemos acercar a una mayor armonía integral. Según su condición, el diafragma puede favorecer o limitar la elongación de distintos músculos o sistemas musculares, determinando la estructura física del cuerpo y las posturas. Está ligado directamente con las costillas, la región lumbar y el esternón, e indirectamente con la cintura pélvica, la base del cráneo y la mandíbula. Los movimientos del diafragma durante una respiración profunda producen un masaje en los órganos abdominales (el estómago, el hígado, el intestino y el páncreas), beneficiando su funcionamiento. Y el masaje que la parte superior del diafragma produce en el corazón estimula la circulación sanguínea, y mejora por lo tanto la purificación y nutrición de estos órganos, del cerebro y del sistema en general. El conjunto de estructuras funcionales del diafragma se relaciona a su vez por arriba con la tráquea, la faringe y los músculos de la base del cráneo. Es decir que nuestro diafragma está unido a un “manojo de estructuras” que se enganchan desde la base de la cabeza y el cuello, como un gran

M I R A N D O L A S A LU D

tendón central. Por eso es importante comprender que bloqueos en el funcionamiento de este músculo podrían provocarnos problemas cardíacos, pulmonares, mandibulares, costales, de cuello y nuca, entre otros.

Respiración consciente A menudo se desconoce la importancia del diafragma porque gran parte de su funcionamiento está asociado al sistema neurovegetativo, es decir, el que se produce involuntariamente, como la respiración. Es posible que este funcionamiento inconsciente y automático nos mantenga vivos, pero no nece sariamente nos mantendrá sanos y vitales si su uso no es el adecuado. Cuando inspiramos profundo, el diafragma baja hasta quedar plano y los músculos que se insertan en las costillas se contraen y las elevan, aumentando el volumen de la cavidad torácica mucho más que en una respiración relajada, donde sólo interviene el diafragma. De la misma manera, podemos espirar en forma activa y voluntaria contrayendo los abdominales

17


y los intercostales internos, bajando así las costillas inferiores y ayudando a que suba el diafragma y así elimine el aire residual (impuro) de los pulmones. Este tipo de respiración también favorece el bostezo, que tiene un profundo efecto de relajación, al soltar las tensiones. La atención puesta en un uso más consciente de este músculo puede producir efectos en distintos aspectos funcionales y emocionales de nuestro organismo: respiración, flexibilidad, activación del sistema digestivo y cardiovascular, relajación muscular, aquietamiento de la mente, alegría, vitalidad, actitud positiva y bienestar.1

la respiración. La retracción que provocan estas emociones nos contrae, nos contractura y bloquea el paso del aire, poniendo rígido el diafragma y otras estructuras musculares. A veces no se trata sólo de impactos momentáneos sino que se sostienen estados emocionales, instalando la rigidez, las contracturas y la oxigenación deficiente en el cuerpo.

La respiración y las emociones También la respiración está asociada al sentir. Así, por ejemplo, cuando nos golpeamos un dedo con un martillo y emitimos un ¡aaauuhh!, se cierra nuestra glotis y se corta la respiración porque no queremos sentir, en este caso, el dolor. Cuando llegamos a lo alto de una montaña y estamos en la cima y contemplamos el paisaje, inspiramos hondo y nos llenamos bien de aire porque queremos sentir lo que nos transmite aquel paisaje. Y, al espirar, exhalamos esa alegría y bienestar a un aire común, de donde respiramos todos. ¿Qué es la risa sino una contracción intermitente del diafragma y los rectos abdominales? Así, muchos bloqueos respiratorios –y, por lo tanto, musculares– también están relacionados con bloqueos emocionales. Todo impacto emocional (susto, miedo, enojo, angustia) nos corta por un instante 1. En breve podrás ver en www.lacasaescuela.com.ar (sección Antigimnasia®) una práctica guiada de respiración consciente.

18

La huella de estos impactos y ese tados permanece en la memoria celular, celular y su acumulación a lo largo de nuestra vida va condicionando la morfología y funcionalidad de nuestro organismo, llevándonos a estados que nos parecen “normales” porque son los que siempre hemos conocido. Y así nos acostumbramos a funcionar a media máquina.

El aire es vida Existe la idea de que hay que hacer un esfuerzo para lograr una inspiración profunda, pero si aún queda aire en nuestros pulmo-

M I R A N D O L A S A LU D


nes es menor la cantidad de aire puro que puede ingresar. En cambio, si orientamos el esfuerzo a vaciar todo el aire (para lo cual debemos usar la fuerza abdominal y del diafragma), el vacío que se produce genera una succión natural de aire sin esfuerzo, y los pulmones se llenan de aire puro para poder nutrir adecuadamente todas las células de nuestro organismo. La expansión que se produce cuando existe una buena elongación muscular permite el ingreso de aire (oxígeno) a más partes de nuestro organismo. El aire equivale a vida. Vida en nuestras células es vitalidad. Y la vitalidad es salud. Las células de

nuestro cuerpo que no reciben aire se van muriendo, y los órganos que conforman se van atrofiando o se degeneran en una u otra enfermedad. Algunos de los efectos de este tipo de respiración y de la expansión muscular que se logra a partir de un entrenamiento son visibles de inmediato, despejando tensiones, dolores de cabeza, embotamientos, y aportando claridad o calma mental y relajación. Pero el efecto integral se observa a lo largo de una práctica sostenida en el tiempo, con un mayor grado de salud en los distintos sistemas activos en nuestro cuerpo, y en nuestro bienestar integral.

19


Superhéroes y heroínas: historias de la vida real Cuando hablamos del Efecto Mariposa, nos referimos a un movimiento aparentemente insignificante a partir del cual se produce una cadena de efectos sucesivos, no en forma lineal sino donde se conjugan distintas variables que orientan el movimiento en un sentido u otro. Un mínimo cambio en alguna de las variables puede iniciar otra cadena de efectos muy diferente. Este fenómeno se utiliza mucho como recurso en el cine, las series o la literatura, donde suele haber un hecho desencadenante para el desarrollo de la trama, o donde en varias instancias los protagonistas deben elegir o tomar decisiones que van llevando de la mano la línea argumental. Es más, son esas encrucijadas las que en última instancia hacen que el relato cobre interés, entrando muchas veces en el terreno de lo extraordinario. En otras ocasiones ya sabemos lo que va a suceder porque es totalmente predecible y, si no nos lleva al aburrimiento, puede incluso llegar a en tretenernos. Así es como los guionistas conducen hábilmente (y a veces no tanto) la historia hacia donde saben que el espectador desea que vaya, una “droga” que consumimos gustosamente. En otras palabras, nos ven den lo que deseamos comprar, en La Casa ge neral para alimentar lo poder que nos mantieUn espacio donde ne en un statu quo. descansar en la sensación En ocasiones, el cine propone un uso del regreso a nosotros más ingenioso y provocador de este recurmismos, casa,Gruber y so, como en aelnuestra film de Mackye el a Butterfl nuestro hogar. Ericregreso Bress, "The y Efect", donde el

20

protagonista, Evan (Ashton Kutcher), sufre desde pequeño pérdidas cortas de la memoria, por lo cual le recomiendan escribir cada suceso de su vida. A partir de la lectura de esos diarios adquiere la capacidad de volver al pasado y modificar aquellos acontecimientos desagradables que lo marcaron. Cada vez que decide hacer un pequeño cambio, se altera la secuencia de los hechos hasta situarlo en un presente totalmente distinto. Esto sugiere la teoría del Efecto Mariposa: cómo un pequeño cambio, o podríamos también decir una toma de consciencia, puede ser el primer paso para crear una realidad diferente, y tal vez mejor para nuestra experiencia de vida. Así le ocurre a Harry Potter cuando abre una carta y descubre la verdad sobre su historia: que él es un mago, que sus padres lo habían sido también y que existía un lugar y un futuro distinto del que había imaginado. Ese pequeño gran movimiento puede devenir también como consecuencia de pruebas de vida difíciles, como le ocurrió a Frida Kahlo en su encuentro con el arte. A partir de un accidente que la llevó a pasar más de cinco horas diarias postrada en una cama durante su adolescencia, su madre mandó a construir un atril especial para que ella pudiera pintar acostada. Así conoció y se valió de una herramienta tan única como el autorretrato, una expresión que requiere de una profunda introspección y propone una sinuosa línea entre el obser-


vador y aquello que observa. Mirarse en el espejo le propuso a Frida una nueva visión de la vida, algo que tal vez nunca hubiera hecho si no hubiese sufrido el accidente. Podemos también observar las historias de superhéroes y ver que hay entre ellas un denominador común: todos vivieron un momento clave donde se reveló alguna información sobre su identidad, impulsándolos a convertirse en justicieros o representantes de ciertos valores humanos. Ante la muerte de sus padres, Bruno Díaz se encuentra con sus miedos frente a un mundo desconocido, y es allí donde toma la decisión de introducirse en sus propias angustias y en su lado más oscuro, para transformarlos en fuerza de voluntad y convertirse en Batman. Clark Kent decide ser Súperman cuando descubre la nave de exploración de su planeta que devela la misión que su padre le había encomendado. En ese instante decide darle un rumbo distinto a su vida para convertirse en un símbolo de esperanza para el hombre, en una historia relatada en un lenguaje accesible a todas las edades. Pero qué son las artes sino la posibilidad de que el hombre pueda expresar sus más profundos anhelos, instalando interrogantes y también purgando sus miserias, para sí mismo y para la humanidad, en búsqueda de una libertad que no logra alcanzar. ¿Acaso no somos cada uno de nosotros los superhéroes o heroínas de nuestra propia historia? ¿No será eso lo que aquellos míticos relatos que en su esencia comparten todas las culturas nos invitan a reconocer y transitar? ¿No nos estarán mostrando un espejo que con frecuencia nos perdemos de reconocer, quedándonos en la superficie de un argumento más o menos común?

E X P R E S I Ó N A R T Í S T I C A Y C U LT U R A L

El buen arte, por decirlo de alguna manera, es aquel que transforma esencialmente al que lo produce, y tiene también la posibilidad de transformar esencialmente a quienes estén abiertos a recibirlo. La cualidad de una obra de arte se evidencia en su perdurabilidad, pues las pasiones y la búsqueda del alma humana parecieran ser siempre las mismas. ¿Cómo puede, si no, tocarnos el corazón el arte producido por las antiguas grandes civilizaciones, muchas ya destruidas? El término carpe diem, traducido como toma el día y entendido como aprovecha el momento, fue un concepto introducido hace más de dos mil años por el poeta romano Horacio, y un tema recurrente en la literatura universal y también en el cine (“La sociead de los poetas muertos”) como exhortación para no dejar pasar el tiempo que se nos ha brindado y animarnos a tomar las oportunidades de la vida, para vivirla y disfrutarla plenamente.

21


Actividades de La Casa-Escuela www.lacasaescuela.com.ar

Entrenamiento Continuo Integral

Comunidad

Mediante un entrenamiento podemos tomar conciencia de la fuerza mecánica que se expresa en nosotros y con responsabilidad conducirla y revertirla hacia nuevas posibilidades, más en sintonía con nuestros talentos, recursos y habilidades.

Espacios para compartir los valores esenciales de nuestra organización, buscando abarcar de una forma más completa al ser-humano, y para seguir transmitiendo la posibilidad de encontrar la paz y reconciliación en nosotros mismos y en los sistemas a los que pertenecemos: Salud, Expresión Artística y Cultural, Economía Humana, Participación Comunitaria.

Grupos de Entrenamiento Antigimnasia® Constelaciones Familiares Presencia Biodinámica®   Astrología Sistémica Numerología Cuántica EMF Balancing® Yoga Integral Masaje Terapéutico Integral Asistencia con esencias florales

Formaciones Las formaciones están orientadas hacia una eventual aplicación en el campo profesional, y también hacia la profundización del desarrollo personal. No requieren conocimientos previos. Los Órdenes del Amor y las Constelaciones Familiares Terapia Craneosacral Biodinámica

  Medicina Ayurveda Meditación en Corazones Gemelos Curso de Sanación Pránica

 -   Maira Asseff (351) 573 4664 Paola Guinaldo (351) 617 5086 cordoba@lacasaescuela.com.ar

La Casa-Escuela de Entrenamiento Continuo Integral Malabia 1117, Buenos Aires, Argentina | info@lacasaescuela.com.ar www.lacasaescuela.com.ar | facebook.com/lacasaescuela | (+54 11) 4772 9489


m u n do r ea cti vo

m u n do c r ea ti vo

  - -     -.    . .  , : - .  .    : .        :         :    :                        .         :      ,                      ,   ,          -. 


La clave del Nuevo signo del Tiempo no es la fuerza de una ideolog铆a, sino el poder del testimonio. No se trata de la difusi贸n de una idea, sino de la transmisi贸n de una experiencia.

Segunda Edición  

Revista Cuatrimestral de distribución gratuita

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you