Issuu on Google+

Proteja a sus bienes y a su familia no a su banco (1/3) Aprovechando la tendencia a la baja que la tasa de interés bancaria ha mantenido durante las últimas dos décadas y las facilidades que ofrecen las instituciones bancarias, es ahora muy normal encontrarnos con familiares, amigos y clientes que han adquirido una vivienda y/o cambian sus vehículos de motor con mucha frecuencia. La banca por su parte, en este mismo período ha consolidado el concepto de “Bancaseguros” para aprovechar la sinergia de los grupos financieros a fin de obtener ingresos adicionales no provenientes de sus operaciones crediticias. De esta forma parecería que tanto los bancos como sus clientes han encontrado la forma de beneficiarse mutuamente. Sin embargo, como sucede cada vez que el mercado se ajusta a nuevas realidades sin la necesaria planificación y supervisión de la autoridad reguladora, se incurren en costosísimos errores que van en detrimento no solo de la credibilidad de la industria sino también de los intereses del consumidor de servicios financieros. Dumping, abuso de poder, servicios contratados por fuerza, mala fe, falta de transparencia, limitación de libre elección, son algunos de los atributos que pueden identificarse en los contratos de préstamos ofrecidos tanto en las llamadas ferias como en las sucursales bancarias. Esta situación solo será revertida si el consumidor exige un tratamiento justo y las autoridades aplican las leyes “a rajatabla.”

Página 1 de 2

Los Seguros Comerciales

de

Viviendas

y

Locales

En el pasado, muchos de los seguros que por fuerza eran incluidos en los contratos de préstamos solamente cubrían peligros inherentes a la infraestructura como Incendio, Explosión y Terremoto. Hay al menos un caso documentado ocurrido al diputado Ito Bisonó donde la aseguradora del banco negó el pago de daños por huracán a pesar de que la prima pagada por el cliente equivalía a la que hubiera pagado si hubiese contratado un seguro con todos los riesgos incluidos. Si usted tiene su propiedad asegurada a través de su préstamo hipotecario, usted debe investigar y obtener copia de los riesgos contra los cuales usted esta protegido. Asumiendo que usted tiene cubierto todos los riesgos, la cuestión del valor asegurado se añade a la lista de problemas. La práctica de los bancos es asegurar el monto adeudado por usted, de esta forma en caso de ocurrir un evento que de origen a la reclamación de la póliza, su deuda queda salda pero usted debe hacerse cargo de la pérdida de su propiedad. Esto sin contar que todos los contratos de seguros tienen una provisión para el infraseguro que en términos llanos significa que la aseguradora será responsable solamente de la proporción de la perdida que sea igual a la proporción asegurada de su bien. Es decir que si el valor asegurado es el 50% de lo que cuesta su apartamento, la aseguradora pagara el 50% de la perdida. Este clausula pone a riesgo


incluso la posibilidad de saldar su deuda como explicamos en el siguiente ejemplo. Usted compro un apartamento valorado en 2.0 millones. Durante cinco años usted ahorro las bonificaciones que le dio su empresa y acumuló RD$500,000. Adicionalmente su empresa tiene un plan corporativo de financiamiento de viviendas y le prestó RD$500,000 a una bajísima tasa de interés para ser descontados de su salario. Por esta razón usted solamente financio 1.0 millón de pesos y este es el monto que aparece asegurado. Durante un temblor de 7.8 grados su apartamento sufre un agrietamiento en las paredes y en algunos elementos estructurales que hacen obligatoria una reparación por la cual la empresa constructora le ha cotizado RD$400,000. La aseguradora le ha ofrecido al banco pagarle 200,000 por lo que su deuda con ellos ahora es de RD$800,000 pero usted debe pagar por la reparación. El cálculo hecho por la aseguradora se ajusta a lo establecido en el contrato de seguros por lo cual usted no podrá reclamarle la diferencia. Valor Asegurado: 1,000,000 Valor del Apartamento: 2,000,000 Proporción asegurada: 1.0/2.0 = 50% Valor de la pérdida: 400,000 Valor pagado:200,000 (400,000 X 50%) En resumen, para evitarse sorpresas desagradables, si usted tiene su propiedad asegurada a través de su préstamo hipotecario, usted debe investigar y obtener copia del valor que se encuentra asegurado.

Página 2 de 2

Por último, supongamos que usted luego de leer este artículo se da cuenta de lo importante que es tener el control absoluto de las condiciones y valor asegurado de su póliza, por esta razón decide contratar su propia póliza y cancelar la que tiene en el banco. En algunas instituciones usted tendrá que enfrentar múltiples trabas para sustituir el seguro que usted paga con su dinero, tendrá que escuchar al banquero orientarle comprar en la compañía que a él más le convenga y en al menos una Asociación de Ahorros y Préstamos tendrá que pagar una mensualidad por el concepto de “Manejo de Seguro” que en definitiva es un valor muy similar al que le cobran por el seguro actualmente. Todo esto ocurre a pesar de que la ley de seguros prohíbe a los bancos vender seguros y la ley de bancos prohíbe a los bancos tener capital común con aseguradoras. Mi recomendación: Si usted tiene una propiedad que asegurar, reúnase con su corredor de seguros revise varias alternativas con varias aseguradoras, incluya en el seguro el contenido de su vivienda o negocio (Muebles, Maquinarias, etc.) y decida cual opción se ajusta más a su realidad y posibilidad presupuestaria. Su corredor le preparará un endoso de cesión para el banco con el cual ellos deben quedar satisfechos ya que podrán recobrar el monto adeudado por usted al momento de ocurrir una pérdida.


Proteja a sus bienes y familia no a su banco