Issuu on Google+


Father Barber

“Amen a Jesús y sean solidarios con los más necesitados” Eugene Barber, uno de los primero Jesuitas que tuvo nuestro colegio, está de visita por unos días en Osorno. El Cultrún se encontró con este carismático Sacerdote para saber un poco de su vida y de paso aprovechar de preguntarle por la historia de nuestro colegio y de ciertos “personajes” que pasaron por él. ¿Desde cuándo hasta cuándo estuvo en el Colegio San Mateo? -Llegué en noviembre el año 1966 y estuve hasta febrero del año 1983. Cuando llegué, ya era sacerdote. En total fueron poco más de dieciséis años, prácticamente toda mi juventud la pase aquí, en el Colegio San Mateo (sonríe). Recuerdo que el primer grupo de Jesuitas llegó el año 1959 a Osorno, eran tres sacerdotes y tres maestrillos. Bueno es en ese tiempo el edificio “grande” (la media) ya estaba en pie y los cursos eran muy chicos, habían apenas siete alumnos en cuarto medio, no como ahora(vuelve a sonreír). ¿Qué dejó en el San Mateo y que le dejó el Colegio a Usted? Bueno, yo llegué cuando tenía 34 años, pasé mi juventud aquí (pensativo…), yo recién había llegado, éramos seis jesuitas que en definitiva formamos un grupo de novicios. Fue fundamental apoyarnos entre nosotros (recuerda). Para mí el colegio fue “la introducción a la vida” en otro país, en otra ciudad. Me ayudaron a aprender castellano, una cultura distinta, pero sobre todo me enseñaron a ser sacerdote. “Como siempre uno enseña, pero también recibe” ¿Por qué los ex alumnos tienen hacia su persona tanto aprecio, al igual de las que tienen del padre Kownacke y Boyle? ¿Qué anécdotas nos puede contar? (Pensativo por un momento) El padre Boyle llegó como maestrillo, después se fue a hacer su teología a San Miguel en Argentina. Sacó un master en educación en EE.UU. y llegó el año 1968 aquí (Osorno), recuerdo que trabajamos juntos hasta el año 1981. Hace poco cuando iba viajando en el avió me acordé cuando lo vine a dejar yo al aeropuerto por esos años y me despedía de él. Ahora sobre tu pregunta en concreto, es bastante difícil dar una respuesta (ríe). Bueno en ese tiempo pasábamos mucho tiempo con los jóvenes, recuerdo que hacíamos obras sociales. Trabajábamos en un campamento de mediaguas donde una vez iniciamos una cooperativa de la leña, lo

que significaba que íbamos con los jóvenes a comprar leña al campo y las revendíamos a los pobladores a precio costo para que pudieran calentar sus hogares, en esos tiempo trabajábamos con Héctor Santibañez, una persona muy colaboradora con el Colegio por mucho tiempo. Recuerdo muy bien que en ese tiempo Héctor conseguía la camioneta de su padre y partíamos todos a buscar leña (ríe). En general tengo muy bellos recuerdos y memorias. ¿Qué recuerda de nuestro asesor Enrique Moreira? (cuente la verdad por favor). (Ríe) Recuerdo que tu asesor era muy preocupado, empeñoso, buen estudiante, recuerdo que era primo de otro alumno que también era muy amigo mío, Juan Guzmán se llamaba, los dos eran locos por el fútbol, ¿sabias que Enrique era muy buen arquero?, en serio, bueno antes tenía un cuerpo más atlético también (ríe…) Con él recuerdo que formamos buenos lazos de amistad, nos conocimos en los cursos de verano donde los alumnos eran introducidos al ambiente sanmateíno, había talleres de teatro, primeros auxilios, conversación en Inglés etc. Ah también recuerdo que en el curso de su profesor había un niño que le gustaba tocar la guitarra y cantábamos todos en inglés canciones de los Bee Gees. ¿Qué ha sabido del San Mateo de estos últimos años? Uno siempre trata de estar al día, supe con mucha alegría que ganaron el concurso de Montegrande. Siempre trato de estar al tanto de los campeonatos que ganan en fútbol u basquetbol. Se cuales son sus profesores, recuerdo con mucho cariño a Geoge Stuckrat, que fue una adquisición muy valiosa del Colegio Alemán, fue una persona que nos ayudó mucho en nuestra labor, siempre muy dispuesto a servir al colegio (recuerda), También estaba Juan Contreras, Oscar González, Enrique Santibáñez y cuantos otros… que recuerdo con mucha alegría. Mensaje para los sanmateínos. A la juventud en general. “Amen a Jesús y sean solidarios con los más necesitados”. Eso solamente, preocúpense por lograr esto y serán felices. Entrevista hecha por El Cultrún el año 2000, a Eugene Barber, en su visita al Colegio San Mateo. Reportero Pablo Killing (Q.E.P.D.).

GENE BARBER: UNA ENTREVISTA Y UNA CARTA QUE LO RETRATAN DE CUERPO Y ALMA

Carta abierta para los cultrunistas. Año 2000. Estimados Cultrunistas: ¡La Paz del Señor! Y muchas gracias por tu carta tan simpática y alegre. Me hizo mucho bien recibirla, es como si hubiéramos sido amigos durante mucho tiempo. A todo el equipo de EL CULTRÚN, les felicito por su excelente trabajo, realmente es una obra maestra, muy profesional y muy bien escrita; mira hacia dentro y hacia fuera: el mundo del colegio y el mundo más allá del Barros Arana. ¿Qué te puedo decir de los años maravillosos que pasé en Osorno? Hay que hacer memoria, pues salí del colegio en el verano de 1983. Llegué a Osorno en noviembre de 1966. Quizás sea interesante saber que fui asesor de EL CULTRUN EN ESE TIEMPO. Cuando llegué al colegio, ya había diario de los alumnos se llamaba “The Sanmathean”. En los años 1969 o 1970, pensamos que seria bueno cambiar el nombre, reemplazándolo por uno más autóctono. Si la memoria no me falla, fue Silvio Torrijos (de la promoción 1971), que propuso el nombre de EL CULTRÚN. Y así ha quedado. El último editor que recuerdo era Claudio Mendoza (promoción 1982), un alumno de La Unión, que escribía muy bien, con su estilo propio, ágil y convincente. Cuando llegue al colegio, todavía existía el sistema de “las humanidades” (hoy sería desde séptimo a cuarto medio). De tercer año de humanidades hasta séptimo, había 75 alumnos. En el año 1982 en la enseñanza media había

más de cuatrocientos, como vez fue un tiempo de mucho crecimiento. Un tiempo de creatividad, un colegio joven, los profesores entusiasta e idealistas (igual como ahora). Varios ex alumnos comenzaron a volver al colegio como profesores: Germán Sánchez, por ejemplo, Oscar González, Juan Contreras y Juan Escobar. Los profesores y los apoderados fueron muy cariñosos con nosotros, los jesuitas, aguantaron las equivocaciones y la gramática difícil del castellano y nos corrigieron con paciencia infinita. Con el alumnado más numeroso, iniciamos nuestra participación en los campeonatos inter-escolares de futbol. Fue un gran paso hacia delante en la integración del San Mateo, en el mundo deportivo escolar. Fue el tiempo del campeonato de intercursos de Basquetbol. ----- ¡Antes de comenzar las clases en la tarde! ----Fue el tiempo de iniciación del programa de becas universitarias, el tiempo del comienzo del programa de verano. Fue el tiempo de que el Padre Bernard Boyle fue director del colegio y rector, un período de doce años, el tiempo de la construcción de la básica y la iniciación de la construcción del primer gimnasio. Todavía me siento identificado con el colegio, con sus profesores y alumnos, sus apoderados y funcionarios. Siento las penas del San Mateo como penas mías, y sus alegrías son mis alegrías. Mi oración es que siga siendo ahora y siempre una luz, un colegio abierto al servicio de los pobres de Dios. Un colegio que eduque con lo criterios de Jesucristo. Un Abrazo en el Señor.


15 Entr evis ta John Müller González:

“El periodismo sigue siendo un oficio lleno de desigualdades, de riesgos y de penurias”. Ex alumno de nuestro colegio, egresado en el año ’81, fue director del “Cultrún” y actual director adjunto del diario El Mundo, el tercero más importante de España, nos devela, con mucho humor y alegría, anécdotas, pensamientos, dolores y alegrías. Lograr contactarnos con él no fue algo muy difícil, y desde su residencia en España y a través del Internet, nos responde cada una de nuestras preguntas con una gran disposición. Luego de un sin fin de mensajes y mucho tiempo de conversaciones estos son los resultados. ¿Quien es John Müller, cómo ha sido el proceso desde que era un estudiante, hasta el momento de convertirse en un gran profesional? Soy un periodista osornino que vivo en España, casado y que es padre de dos hijas. Lo único que puedo decir es que he trabajado muchísimo todos estos años. En mi vida cargo con tres banderas. La de Chile que es mi patria, la de Alemania que es la fuente de mi apellido y mi origen, y la de España, que es el país que yo adopté y elegí para vivir. Esto tiene muchas ventajas porque al menos uno de los tres siempre se clasifica para el Mundial de Fútbol. Sólo hay una cosa que lamento de verdad: mi pérdida de interés en la religión. La Universidad Católica y la experiencia de vivir en Santiago durante la dictadura militar fue una inmersión en las miserias humanas que recuerdo con extrema dureza. El alejamiento de mi comunidad sanmateína marcó el principio del fin de mi compromiso religioso. Las cosas nunca volvieron a ser como en el colegio. Me sentí decepcionado por muchas personas que pensé que se iban a comportar igual que otras en las que yo había confiado en Osorno. Por decírtelo corto y rápido con una frase que debería ser el título de una novela: “No todos eran Gene Barber”. He vivido más de cinco lustros añorando nuestra iglesia, idealizando la comunidad sanmateína en la que viví. He llegado a pensar que esos curas eran verdaderos santos y siempre me emociono cuando recuerdo a Boyle o a Kownacki y lamento no poder ir esta vez a darle las gracias personalmente a Barber, a quien quiero y admiro. ¿Hay algo que recuerde con especial aprecio de nuestro colegio? Ya lo he dicho: las personas. Recuerdo a ese conjunto notable de seres humanos. A los padres Boyle, Barber y Kownacki. A Jorge Stückrath, Alexis Krause, Santibáñez y Juan Contreras, y Juan Escobar… a doña Judith Bühler, cuyas enseñanzas me marcaron tanto, a las bibliotecarias, a las secretarias, con Odette a la cabeza... a cada uno de mis compañeros de clase, pufff... la lista es enorme. ¿Cómo se produce su llegada a España y que caminos tuvo que seguir para llegar a ser un hombre tan trascendental en ese país? Trascendental no es el término. Soy un simple periodista que tuvo la fortuna de participar en la fundación de un medio, el diario El Mundo. En cuanto a mi llegada a España… yo tenía una relación sentimental en España que se había iniciado cuando estudié en la Universidad de Navarra, pero no había querido comprometerme porque sentía la imperiosa necesidad de contribuir al retorno de la democracia a Chile. Cuando el camino para ese retorno se despejó en el plebiscito de 1988, cumplí mi anhelo y me trasladé a este país. Al principio pasé mil vicisitudes en España

antes de obtener una situación legal. Trabajé ilegalmente, malviví durante un tiempo con un sueldo de miseria, en fin, lo típico que pasa un emigrante, pero al final lo conseguí. ¿Cuáles son las labores que cumple en España? Soy director adjunto de El Mundo y actualmente estoy en una nueva aventura que me ha alejado del diario de papel y del electrónico: dirijo y presento un programa de comentario político en la cadena de televisión que nuestro grupo editorial posee. Es un nuevo desafío que ha planteado mi empresa y es la aventura más ilusionante en la que me he metido en los últimos 10 años. Como alumno del colegio usted participó activamente del “Cultrún” ¿Cómo fue esa experiencia y que ha cambiado de aquellos años? Fui director de El Cultrún y eso figura en mi curriculum en lugar destacado. Hablo en serio cuando digo que creo en el periodismo escolar. Las pruebas están ahí. A Enrique Moreira tendrían que darle el Óscar de periodismo escolar por el trabajo que hace con El Cultrún y por los niveles de excelencia que ha logrado y que nos han convertido en la envidia de todos los colegios de Chile. La experiencia de un diario escolar despierta las vocaciones periodísticas. En cuanto a lo que ha cambiado, ya lo conté alguna vez: El Cultrún eran cuatro hojas impresas con stencils que se picaban en una máquina de escribir sin cinta. Todo era muy manual y de andar por casa. Ahora hasta tiene una web. En todo caso, yo cuando fui más feliz fue cuando en Cuarto Año Medio Jorge Stückrath nos encargó que hiciéramos un diario sólo para el curso. Eran 40 copias de un diario desternillante, panfletario, irreverente, pero que nunca llegó al insulto ni al mal gusto, aunque hubo cosas que fueron criticadas. Hasta hoy, no hay un solo curso que haya demostrado más unidad y tanto amor por este colegio como el 4º C de 1981. -¿Nos podría contar su experiencia como periodista durante los años de dictadura en Chile? -Antes de estudiar periodismo, cuando aún estaba en el colegio, ya sabía que el régimen militar era un obstáculo para el ejercicio de la profesión para la que me sentía llamado. Era cuestión de ver la TV y los diarios. Cuando llegué a la Escuela de Periodismo de la UC, los estudiantes estaban en estado de shock porque el año anterior la Dina había torturado hasta la muerte a uno de los alumnos, Eduardo Jara. Esa muerte pesó como una losa durante todos mis estudios e hizo que muchos profesores y compañeros se retrataran como seres cobardes e inmorales porque no movieron un dedo para evitar que Jara muriera y algunos hasta lo consideraban un hecho lógico porque Jara tenía una determinada militancia política. Tiempo después tuve el dudoso honor, junto a mi compañero Andrés Rojo, de ser el único estudiante que hizo prácticas profesionales con censura previa casi diez años después del golpe militar de 1973. Así me sucedió en la revista Hoy durante el estado de sitio de 1984. La verdad es que aparte de los sinsabores de la censura y del sectarismo de algunas personas, yo no sufrí la represión en carne propia,

“FUI DIRECTOR DE EL CULTRÚN Y ESO FIGURA EN MI CURRICULUM EN LUGAR DESTACADO.” pese a que personas muy próximas a mi sí la padecieron. Recuerdo a mi director, Abraham Santibáñez, ahora presidente del Colegio de Periodistas, y a mi compañero Alejandro Guillier, que dieron con sus huesos en la cárcel por gentil invitación del inefable fiscal Torres. En cambio, mi compromiso con el ‘No’ en el plebiscito de 1988 fue absoluto. Yo era editor de Nacional de la revista Hoy y no cabía imparcialidad ni objetividad ninguna con el gobierno del general Pinochet. Eso no era una democracia. En las hemerotecas está mi trabajo. Vamos, no fui ningún héroe, simplemente hice lo que cualquier persona bien nacida tenía que hacer que era trabajar por un sistema político que permitiera expresarse a todos los chilenos y desterrar un régimen donde los que disentían lo pagaban con la vida. Creo que la dictadura fue una etapa vergonzosa para los chilenos y es lamentable que lo estemos olvidando. Hay gente que me dice que vivo en el rencor, pero yo no siento odio hacia quienes piensan distinto. Pero sí siento pavor cuando pienso en lo fácil que es que un país se comporte como la Alemania de los nazis. En Chile pasó algo parecido y ahora cerramos los ojos. Espero que la fibra moral de las nuevas generaciones sea más genuina y firme que la de nuestros padres. Importante fue su labor como periodista en Venezuela ¿En qué consistía su trabajo en ese país y que recuerdos tiene de ello? Tengo muy buenos recuerdos de mi etapa como director ejecutivo de El Universal de Caracas. Éste era un diario que en 87 años no había hecho grandes innovaciones y, de pronto, un nuevo propietario decidió modernizarlo todo. Me contrató a mí como director para capitanear ese proyecto. En el camino obtuvimos el Premio Nacional de Periodismo de Venezuela porque tuvimos el valor de rectificar en portada una gran metedura de pata y transmitimos así a los lectores la idea de que nuestro apego a la verdad tenía dimensiones casi ontológicas. Disfruté mucho de esa experiencia, aprendí mucho y pese a que era el jefe y además extranjero, hice grandes amigos que aún hoy conservo. En el periodismo muy importante es la vocación, así como también la verdad en la actividad informativa. ¿Hay algo que lamentar en esta constante búsqueda de la verdad? -Sí, yo lamento mucho la muerte de dos de mis mejores colegas: Julio Fuentes y Julio Anguita Parrado. En El Mundo nos referimos a ellos como ‘los dos Julios’. Ambos murieron como enviados especiales en sitios conflictivos. Uno en Afganistán y otro a las puertas de Bagdad. Son pérdidas de las que nunca nos podremos recuperar. Ellos dieron sus vidas por satisfacer el derecho a la información de los ciudadanos. Yo puedo aceptar el cinismo en nuestra profesión, pero no puedo tolerar el nihilismo.

Pienso en nuestros dos Julios y creo que ellos pagaron un precio enorme por buscar la verdad. Por puro respeto a su memoria sigo creyendo que esta actividad nuestra sigue teniendo un sentido. ¿Qué valoración se merece el San Mateo, en cuanto a lo que usted es hoy como profesional y sobre todo como persona? -No puedo decir que todo se lo debo al San Mateo, porque yo sólo estuve cuatro años en el colegio, pero fueron los cuatro años fundamentales de la secundaria y el colegio me proporcionó un alto nivel de excelencia académica y una experiencia humana y religiosa que han sido fundamentales para mi. Es verdad que yo tuve muy buenos ejemplos en mi familia, en la escuela pública Nº 1 (a la que iba antes del San Mateo) o en la 2ª Compañía de Bomberos a la que ingresé como cadete con 14 años, pero todo eso se vio potenciado por el colegio. Lo mejor que tenía el colegio San Mateo eran las personas que lo integraban. No he vuelto a encontrar mejores amigos que mis compañeros de curso. No he vuelto a conocer mejores personas, ni más generosas, que los profesores que tuve. Era una comunidad espléndida y cuando recuerdo aquellos años pienso en el libro de Los Hechos de los Apóstoles y en el cristianismo primitivo. ¿Cuál es el mensaje que quisiera darle a los sanmateínos en estos 50 años y en especial al grupo de periodistas que están emergiendo? - Les pido, por favor, que no dejen de soñar porque el colegio les dará todas las herramientas para que hagan realidad sus deseos. Pero el colegio no puede soñar por ustedes. El sueño es vuestra aportación y tiene que ser un sueño que valga la pena. Tenemos que sentirnos satisfechos de la gran institución que hemos levantado. Unos han puesto más que otros y por eso, en estas fecha, hay que darles las gracias y rendir homenaje a su generosidad y a su visión. Y a los periodistas que vienen tengo que decirles que me embargan sentimientos contradictorios. No me voy a hacer el tonto, sé muy bien que mi carrera ha estimulado a muchos para que estudiaran periodismo. Basta ver la cantidad de periodistas que salieron del colegio antes de que yo empezara a ser conocido. Es simple aritmética, como diría el Flaco Stückrath. Eso me llena de orgullo, pero por otro lado me carga con una responsabilidad muy difícil de asumir porque el periodismo sigue siendo un oficio (conste que digo oficio, no profesión ni ciencia) lleno de desigualdades, de riesgos y de penurias. Hay algunos que pierden la vida, pero hay otros que sufren la frustración de no tener que llevar a la boca de sus hijos. Y no sé qué manera de morir es peor.

Por Nicolas Berthet


14 dos u l a S

También quisieron estar con nosotros... ME ITO Y ÍA N O B ES TA R L E G I O O. M E G U S E V O Y O C L NU “E CH MAS A MU G U S T E Q U E S E A R E C R E O” ÁS ARL D E S E E H AYA M QU

Amigas y Amigos sanmateinos.

Queridos y recordados sanmateínos de siempre : Es muy gratificante encontrar muchas veces a caras que vi irse formarse  desde  adolescentes y luego grandes, como egresados de Cuarto.  Existe mucho cariño por los años que estuvimos juntos y que fueron moldeando esa fuerte impronta que entrega el colegio. Es muy fácil destacar cuando se es sanmateíno y ustedes en cualquier trabajo o lugar en que estén dan a conocer las actitudes y cualidades que a los demás les llama tremendamente la atención. Son muchas las generaciones que vi despedirse de las aulas pero nunca dejaron ni dejarán  de reconocer, con mucha hidalguía, que provenían de un colegio de la Compañía de Jesús. Nunca dejaron de reconocer y saludar con mucho cariño a cada uno de sus profesores, administrativos y auxiliares porque se sintieron parte de esa tremenda familia. Se sintieron a sus anchas en el colegio, sufrieron, pero también lo pasaron muy bien. Ahora lo mismo con sus familias formadas dando a conocer a sus hijos y algunos a sus nietos, que existe algo en el interior de cada uno, que permite siempre mirar el futuro con mucho optimismo y compartiendo también con los seres que no son tan privilegiados como ustedes. Con un tremendo abrazo y deseos de saber de sus vidas cantando ese himno que muchas veces  les hace brotar unas lágrimas gratas en el recuerdo. (Aquél que les hizo la vida difícil con teoremas, ecuaciones y otras yerbas). Georg “Flaco” Stückrath

Para el prestigioso Colegio San Mateo de Osorno en sus 50 años de vida mis más cordiales saludos y los mejores deseos de mi gobierno para que sigan en la senda de ser formadores de personas con un alto nivel académico y una excelente formación valórica. Michelle Bachelet Jeria Presidente de la República de Chile

Razones académicas y apostólicas me han impedido hacerme presente en la ciudad para participar de la fiesta de los 50 años del San Mateo, pero participo desde aquí. ¿Cómo se puede participar desde Santiago? Muy simple, participo agradeciendo y pidiendo. Gracias a Dios por: ·Una comunidad educativa que se esfuerza por formar hombres y mujeres para los demás. ·Un colegio que da la oportunidad a muchos de formarse conforme a su esfuerzo y no a sus ingresos. ·Profesores, administrativos y auxiliares que cuando llegué al colegio me acogieron y transmitieron alegría porque me sumaba a su trabajo. ·Haber aprendido a buscar por todos los caminos e instancias posibles la forma de ayudar a nuestros alumnos y alumnas. Sea en problemas académicos, sociales o familiares. ·El cariño y la dignidad con que cada uno(a) de los que trabaja en el San Mateo realiza su trabajo. ·Las familias y alumnos(as) que me enseñaron a ser “pastor” y que al mismo tiempo se preocuparon de cuidar y enriquecer mi vocación. Pido por: ·La sabiduría para pensar los próximos 50 años. ·La paciencia para enfrentar los conflictos y diferencias que vive toda comunidad. ·La santidad, para buscar la voluntad Dios y mostrar a los alumnas y alumnos un Jesús cercano que los ama y los llama a entregarse por entero a los demás. Con mucho cariño y esperando verlos pronto, Cristián Gómez SJ.

Un saludo cariñoso y afectuoso, al recordado y querido Colegio San Mateo de Osorno, en el Aniversario de sus cincuenta años de vida institucional, al servicio de la educación cristiana y fecunda de los jóvenes, como su compromiso con la transformación de la patria, a una nación de hermanos. Les saluda con especial afecto, Alejandro Goic Karmelic Obispo de Rancagua Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile

“Felicitaciones a toda la comunidad del Colegio San  Mateo al celebrar 50 años de vida. Estoy recordando y rezando especialmente por los que han escrito las primeras páginas de su historia, especialmente el santo Monseñor Valdés y los otros First Fathers, tres de los cuales ya están con Dios. Y no puedo olvidar el primer Consejo del Colegio donde decidieron el sitio para el colegio: Daniel Barria, Manuel Borquez, Eric Lausen, Walter Gonzalez, Dr. Julio Montt y Rafael Carrasco.    Doy gracias a Dios también por los primeros profesores:  Judith Buhler, Graciela González, Edit Arcos, Roberto Peña y Lillo, Guido Barrientos, Guido Miranda y la secretaria, Eliana Peña y Lillo.   Le pido a Dios su bendición sobre ustedes. Que siga creciendo este Colegio con más y más entrega y dedicación a Dios, la patria y a las familias de Osorno.   Padre John Henry SJ.

“Quiero agradecer a la comunidad sanmateína por esta linda oportunidad que me brindan para felicitar a cada uno de sus integrantes, jesuitas, alumnos profesores, padres y madres, administrativos y auxiliares por la gran labor educacional y formativa que han tenido a lo largo de sus 50 años de vida. Colegios como el San Mateo ojalá pudieran existir miles en Chile. Muchas Felicidades”. Eduardo Frei Ruiz-Tagle ex Presidente de la República, Senador y candidato a la presidencia actualmente)

DEL TA T O D O “M E G U S NADA E O JA L A Q U U A L” C O L E G IO. IG O D IG A T O S Y IE B M CA

Para el Colegio San Mateo, sus profesores, alumnos, padres y apoderados, quiero que reciban un cariñoso saludo en nombre de toda la comunidad a la que represente y, en especial de mi persona. En estos 50 años, los insto a seguir sirviendo y dando prestigio a la ciudad al formar a hombres y mujeres con excelente calidad académica y formación integral. Jaime Bertín Valenzuela, Alcalde de Osorno


13 Trab ajos

Social es Iván ÁguilaRaúl Triviño.


2 nió Opi

n

Columna de Opinión

Editorial

E

s tiempo de celebrar, es tiempo de reflexionar, de mirar hacia atrás, son 50 años, 50 hermosos años de vida de nuestro colegio San Mateo. Sin duda alguna, usted señor lector, no es un ex sanmateino, sigue siendo parte de esta gran institución disfrazada de colegio, pues si, todos nosotros sabemos que el San Mateo es mucho más que un simple colegio, es una familia, es un hogar, es simplemente nuestra segunda casa. Por esto nuestro colegio merece un regalo, y qué mejor que una edición especial de El Cultrún, denominada Cultrún de Oro, construida por nosotros mismos, alumnos del Plan Humanista de Tercero con el apoyo esencial de connotados cultrunistas, que con mucha humildad y dedicación, hemos querido elaborar este texto periodístico en el cual se repasa nuestro camino, nuestros 50 años de trayectoria. La idea surge al comienzo del año escolar, pues nosotros también deseábamos ser parte de esta historia, queríamos dejarles algo tangible, un regalo de significativa importancia, ahí fue cuando el profesor Enrique Moreira, nuestro actual maestro de Literatura, nos ofreció tomar este gran proyecto. Sabíamos que no sería fácil, pero si nos esforzábamos por hacer las cosas bien lograríamos entregarles felizmente el fruto de nuestro trabajo. Debemos ofrecerles también nuestras más sinceras disculpas, pues como dice el dicho “no están todos los que deberían estar…”, pero creemos que están los que de una u otra forma han hecho de este colegio algo trascendente en la vida local, regional y nacional. Disculpas por la omisión de personas, hechos, espacios y anécdotas. Este diario va pensado para ustedes alumnos egresados, apoderados, profesores, comunidad jesuitas, actuales, alumnos, administrativos y auxiliares, no como texto informativo, sino como un medio, entre usted y el San Mateo, un vínculo que saque a luz aquellos preciados recuerdos de su colegio. Les invitamos a no quedarse con lo que dicen nuestras páginas, sino que cada vez que termine de leer un artículo, comience a excavar en su memoria y desentierre sus propios recuerdos que guarda de nuestro segundo hogar. El texto en sus manos, la invitación está hecha, léalo una y otra vez, y dedíquese a recordar y sentir ciertas sensaciones que este colegio le entregó. En el momento que usted esté leyendo nuestro diario y aflore en su memoria un lindo recuerdo, una ínfima sonrisa, queremos que sepa que nosotros estaremos completamente felices, porque ésa era nuestra misión: despertar aquellos recuerdos y sentimientos que no se deben olvidar, despertar aquel aullido de lobo que habita en cada sanmateíno, despertar aquella cosa que nos uno a ustedes y a nosotros, el amor a nuestro colegio.

Cartas al Cultrún Santiago, 09 de Septiembre 2005 Definitivamente impactante…primero, confesar que nunca me fascinó la idea de que ingresaran mujeres al colegio; pero luego, decantando la situación, cambié de opinión, ya que era evidente la injusticia que, como comunidad, cometíamos contra las mujeres. Era en realidad inicuo privar a las mujeres de la maravilla que el San Mateo significa; digo maravilla por que es quizás uno de los pocos bastiones de equidad que en nuestro país existen, o que por lo menos trata de serlo; fuera por supuesto de todo el calor humano y la riqueza de espíritu que entrega. En fin; desde lo anterior quería simplemente manifestar el sentimiento de asombro que me provocó ver en la Web del colegio aquella noticia de las primeras “lobitas gimnastas”. Confieso que una sonrisa se dibujo en mi rostro al ver las fotos del mencionado evento. Y creo que le debe de haber pasado a muchos de los que ya egresamos...

Para mí el San Mateo sigue siendo un Colegio de hombres; cuando me preguntan respondo eso; pero ante esas imágenes veo que he quedado en el anacronismo absoluto; de hecho ni siquiera recordaba que ahora habían niñas en 2º básico. No obstante me parece que la coeducacionalización del colegio es muy buena, y no deja de ser sorprendente ver cómo de un día para otro mi colegio es otro (para bien); más aún si uno atónito observa un par de niñitas con el uniforme... Ojalá un proyecto sea exitoso y ahora HOMBRES Y MUJERES SALGAN AL MUNDO PARA SERVIR A LOS DEMAS… Atentamente Mauricio Delgado (gen.2005). Suerte a todos en lo que resta del año y espero que el colegio siga en los podeos mas altos en lo que a excelencia se refiere (nosotros, en el “mundo exterior” haremos lo propio), y por último felicitaciones por las destacada participación en las olimpiadas.

Hoy vuelvo a ser alumno Por Francisco Reyes C.; Prosecretario Nacional Colegio de Periodistas de Chile Hoy vuelvo a ser alumno, de básica, de media, desordenado en los recreos, un poco retraído en clases; fumador social del cuarto “C” 1993, más estudiante del montón que sanmateíno destacado, “ignaciano” porfiado y a mi medida, “chiquillo” como diría Enrique Moreira; gozador de Literatura, rebelde de la Matemática y protestante con el Inglés. Hoy vuelvo a ser alumno, y me coloco esa corbata plomo y mora, que de lana pasó a seda, al igual como yo pasé de niño a adolescente en una aldea colegial que vuelve a ser mía a través de los recuerdos, de lo que hice, no hice o dejé de hacer dentro y fuera de los espacios de calle Barros Arana. Un día como hoy, a los 33 años, vuelvo a ser alumno, y me siento como alumno, pensando en el privilegio de traspasar esa Puerta de Los Cuartos y reviviendo la mística historia de los First Fathers de Maryland, con Boyle, Henry y otros 4 jesuitas americanos llegando a Osorno, tras el “lobby social” de Monseñor Valdés, que además de un colegio tenía el sueño de construir comunidad. Hoy vuelvo al San Mateo para continuar siendo alumno; disfrutar de la fraternidad de mi “hermanito” Donald Ward, de la semana aniversario en que me la jugué por mi curso, del Test de Cooper que abandoné a “lengua afuera”, de las increíbles fiestas de un colegio de puros hombres y de los sufridos campeonatos de fútbol Francis Kownacki. Quiero volver a ser alumno de San Mateo porque quiero escribir por fin en El Cultrún; ponerme a disposición de quienes desde este espacio logran hacer un periodismo de verdades y expresión “sin compromisos”, y con el “plus” de poner en circulación el mejor producto estudiantil de Chile. Pero quiero escribir en este Cultrún y también en el que alguna vez dirigió John Müller, hoy director adjunto de El Mundo de España, cuya pluma elegante e insolente sigue siendo recordada por sus ex compañeros, profesores y lectores locales que de vez en cuando se deleitan con sus columnas sobre Osorno y los osorninos escritas desde Europa. Hoy vuelvo a ser alumno para imaginar que escribo este “Cultrún” en stencils e imprimo en roneo, pasando de la protesta a la propuesta, soñando que estudiaré periodismo y que luego en mi trabajo, junto a otros ex sanmateínos, podré plasmar mi concepto de noticia y nuestras causas colectivas. Quiero ser nuevamente alumno para tener la posibilidad de arrepentirme de ir al “ring” al que una vez me sentenció mi amigo “Chifeo”, o para formar mi propia comunidad CVX con personalidad y sello, o para familiarizarme un poco más con las clases de Arte, de guitarra y también con el ahora tan urgente ejercicio y la sala de máquinas. Regreso a San Mateo para valorar una historia de formación que han conocido ya 50 generaciones de estudiantes que, con convicciones, claridad y pensamiento crítico hoy se dedican a construir su mundo y el mundo, al igual como lo harán los futuros egresados y también los “Machuca” que como yo llegaron un día con una mochila cargada de ilusiones propias y familiares. Con mis brazos sin mucha musculatura porque nunca fui al gimnasio; mi P.A.A. poco felicitada, sin Cultrún ni CVX porque me dediqué más bien al fútbol y otros oficios, vuelvo a ser alumno para contarle orgulloso a mi hijo Javier del cuarto año básico “A”, que el San Mateo, ése que es suyo y mío, sigue estando entre los mejores colegios de Chile.

...¿Dónde empezar?... Con los alumnos por supuesto!! ¡Qué ambiente de camaradería formaron los alumnos de esos días¡ ¡Qué amistades férreas¡ Después de clases, se quedaban en el colegio unas horas más para trabajar en el Cultrún, y el anuario, para entrenar fútbol y básquetbol, reuniones de CVX o planificar una fiesta o baile y diez cosas más. No faltaban los sábados para jugar partidos. Los domingos visitaban a sus padres, compartían con sus familias, aunque a veces se iban con sus compañeros a la plaza central en las tardes. ¡Y qué brillantes estudiantes¡ No caí en las cuentas de esto hasta que volví a los EE.UU. y tenía que dar clases a los Alumnos del Colegio Gonzaga High School. Nada de lo que hice con los alumnos del San Mateo resultó allá. En San Mateo los alumnos aprendían con tranquilidad y seriedad… Nunca deje de maravillarme de la rapidez y seguridad con que aprendían matemáticas. Raramente tuve que poner la nota ˝insuficiente˝ a un alumno al final del año; y nunca más que a uno, si mi memoria no me falla…

Franck Kownacki (Q.E.P.D.) (Extracto Carta Cultrún, Edición 26, nº 5, Año 2000)

Queridos sanmateínos y sanmateínas: Reciban un cariñoso saludo en estos días en que celebramos los 50 años de la llegada de los 'first fathers' a Osorno. He podido mirar algunas de las fotos que se han publicado en los distintos espacios virtuales y me alegra mucho ver cómo a través de los años hemos ido construyendo un gran colegio, para la formación de hombres (y desde hace poco también mujeres) que contribuyan a la construcción del Reino de Dios. Espero que podamos juntos darle una vuelta al cómo llevamos adelante, de la mejor manera posible, la hermosa misión que se nos ha legado: nuestro país y el mundo entero necesitan de hombres y mujeres que se entreguen con radicalidad ¡Necesitamos muchos 'first fathers' que vayan a otros lados a hacer lo que desde hace 50 años otros hicieron acá! Un gran abrazo, que el buen Dios nos bendiga, José Fco. Yuraszeck S.J.


3 Eco

s no

ticios os Por Leonardo Yáñez Cristóbal Soto A.

Dramático incidente en el recinto escolar:

Gimnasio del colegio San Mateo arde en llamas repentinamente

Comunidad jesuita de Maryland:

¡La Misión Jesuita llegó a Osorno!

Jesuitas provenientes de la provincia de Maryland vienen a cumplir su misión con la gente de Osorno, con sede en el instituto San Mateo.

Varios actos de beneficencia han llegado al colegio donde se destaca la intensa ayuda de las reclusas de la cárcel de Osorno quienes además fueron las testigos del siniestro. El pasado 20 de Agosto, y según testigos, a eso de las tres de la mañana el gimnasio del colegio San Mateo empezó a arder repentinamente sin causas deducibles. Las únicas personas que se encontraban en el hecho fue la comunidad jesuita quienes se encontraban pernoctando en el tercer piso del pabellón de media, sin embargo, éstos tan sólo escucharon una inesperada explosión. Al momento de acercarse al gimnasio se encontraron con la sorpresa de que éste ardía por sus cuatro costados. La investigación ya empezó, pero aún no hay sospechosos ni testigos claves para descifrar el incendio que ha dejado perplejos a la comunidad estudiantil. Hay algunos quienes plantean la tesis de que el incendio fue provocado por los militares ya que el establecimiento últimamente ha sido catalogado de “comunista” por la ayuda social efectuada desde la llegada de los First Fathers. “Cuando yo llegué al colegio eran cerca de las 5 de la mañana, y lo único que pude ver fue una multitud en frente de el gimnasio en ruinas” confesó el profesor Carlos Díaz. Según el Prefecto de Investigaciones y quien además encabeza la investigación, este testimonio coincide con el de muchos otros como lo es el del padre rector Juan Miguel Leturia, el cual se encontraba en una cena con unos apoderados y al llevar tres horas de sueño se encontró con la no grata sorpresa. Algo similar vivió el maestrillo Alex Pizarro ya que fue él quien despertó al rector advirtiéndole de que el gimnasio se encontraba en llamas. Según Pizarro lo primero que vio fue “fuego por todas partes y llanto de alumnos y ex-alumnos circundando el gimnasio.” Los datos entregados por Bomberos el incendio fue provocado con bencina derramada en los alrededores del recinto. Ya a la mañana siguiente, donaciones de privados y de reclusas de la cárcel han llegado a manos del rector con el fin de poder solventar la idea de un nuevo gimnasio para el emblemático colegio mientras la investigación sigue su curso.

OSORNO.- Los First Fathers llegan a establecimiento en calle Mackenna, reemplazando a los sacerdotes del Verbo Divino. Éstos llegaron gracias a la intervención de monseñor Francisco Valdés. En su llegada a la cuidad han analizado la situación y han observado que tendrán que adaptar sus pensamientos ideológicos para educar en nuestra ciudad.

Asumiendo un rol más protagónico John Henry será el encargado de la rectoría del colegio además de ser profesor en el mismo recinto escolar. Un aspecto a mejorar será el manejo del español ya que los First Fathers sólo tuvieron “Clases Express” y se recurrirá a un sacerdote del Verbo Divino para comprender el nuevo idioma que los ayudará a transmitir su misión en la ciudad de Osorno.

Después de la carta enviada en febrero del 59’ de monseñor Francisco Valdés a la comunidad jesuita de la provincia de Maryland autoriza la venida de estos jóvenes idealistas, para trabajar en el área de la educación en nuestra ciudad. Los nombres de los encargados de este noble desafío de educar a los niños osorninos son: John Henry, Frank Nugent, Bernard Boyle, James McNamara, Joseph O’Neil y Henry Haske.

Cabe destacar de estos enviados del Señor que son voluntarios y el único contacto que tendrán con la provincia de Maryland y con sus propios hogares será a través de cartas ya que el servicio telefónico en estos momentos es deficiente. Además destacar la firma del contrato que firmaron los jesuitas de Maryland por conflictos pendientes sobre el edificio y los terrenos del

colegio con lo sacerdotes del Verbo Divino por parte del obispo. Este contrato pretende certificar por un tiempo más prolongado la permanencia de estos sacerdotes jesuitas. Cabe comentar la insatisfacción que han informado los jesuitas en torno a las inmediaciones del instituto San Mateo e incluso la remodelación o el cambio del lugar del colegio para poder desarrollar un ambiente más adecuado para la educación de nuestros niños de nuestra comunidad. Leídos algunos comentarios de John Henry acerca del futuro que se aproxima y lo que desafíos que se han propuesto, se sabe que a los First Father se les avecina una gran aventura en nuestra ciudad.

Colegio San Mateo inaugura su nueva “joyita”:

Edificio vanguardista se instala en nuestra ciudad Tomás Martínez

Alumnos y trabajadores felices con el nuevo cambio de casa que tuvieron en el día de ayer.

ASÍ LUCÍA EL DÍA DE SU INAUGURACIÓN EL ACTUAL EDIFICIO DEL SAN MATEO. Tras dos años de espera, para la gente del conglomerado jesuita, el edificio nuevo del Colegio San Mateo está listo para su uso. Ayer, 25 de abril de 1965, en calle Barros Arana en los suburbios de Osorno, previo a solemne caminata hecha desde la vieja institución a la nueva, alumnos e integrantes del San Mateo se mudaron a su nuevo hogar. Pese a la larga espera, al fin se concretó el anhelado sueño de la casa propia para la gente de la institución Jesuita. Todo esto como repercusión del nuevo cambio de escenario que tuvo convocada a toda la ciudad para su presentación en sociedad. El trabajo en el edificio fue intenso y arduo durante aproximadamente un año y medio,

en el cual se logró el mejor resultado, su nuevo hogar. La celebración se realizó con mucha mesura y tranquilidad comenzando con una simbólica caminata que trataba de representar la nueva peregrinación que deberían que hacer los alumnos, profesores y administrativos del colegio para llegar a las nuevas dependencias. En la ceremonia se encontraban personaje tan célebres como el embajador norteamericano, del subsecretario de agricultura, el intendente, el alcalde don Rene Soriano, el arquitecto de la obra el Sr. Piwonka y del padre Richard Kenna de la provincia de Maryland. El padre Frank Nugent S.J. relata: “este día será imborrable para la historia del colegio San Mateo”

viéndose su clara emoción por el trabajo realizado. La primera campanada del nuevo edificio dejo maravillados a los asistentes a la ceremonia, especialmente a los alumnos que lo vieron como su segundo hogar, algo que esperaban hace mucho tiempo. Se veía la efervescente ansia del alumnado por empezar las clases, ya que el colegio cuenta con un sistema de becas que les da la oportunidad a los alumnos de escasos recurso de optar a una educación de calidad. Esta obra y misión del colegio jesuita en Osorno es un claro mensaje a otras instituciones educacionales osorninas que podrían seguir el ejemplo y así acabar con la discriminación por clases.


4 or te De p

s

El Deporte en San Mateo:

Una Historia plagada de nombres y de triunfos Por Christian Villanueva y Sebástian Guerrero

Juan Guzmán M. No hay lugar a dudas que nuestro colegio ha sido formador de innumerables deportistas. El listado de los ilustres por supuesto que debería ser más extenso,pero se ha usado el criterio de no tan sólo la calidad curricular, sino también la humana que es la que a fin de cuenta trasciende y es el fin de un deportista sanmateíno.

Gerardo Manzanares

Erik Carrasco (2000) (Básquetbol) Ingresó al “kinder A” en 1988. Se caracterizó por sus habilidades deportiva innatas desde sus primeros años. No siempre fue un buen alumno; tuvo momentos más oscuros que claros en este ámbito. Su enfoque sólo era el básquet, tanto así que pensó dejar el colegio para dedicar tiempo completo al deporte. Actualmente es uno de los mejores jugadores del país, es un convocado permanente a la roja y ha defendido los colores de Osorno, Ancud , Boston College, a Chile.

(Atletismo)

Egresó en el año 1979. Destacando por su buen comportamiento y su compromiso por el colegio. En la actualidad la gente lo conoce como el Padre Hurtado de los kinesiólogos del universidad San Sebastian. Tiene una familia muy unida e integrada por sus 2 hijos.   Llega al colegio proveniente de la escuela 2. Su palmarés lo catalogaba como un excelente futbolista y basquetbolista. Sin embargo, en un campeonato interno de atletismo, se le descubre su gran capacidad: atleta de fuste. Es así como rápidamente de integra a la selección del colegio, a la de Osorno y a la Selección Chilena donde se consagra el año 78, campeón nacional en los 1500 metros con obstaculos y cuarto a niver sudamericano, en Asunción, Paraguay. Un Mensaje para los deportistas...   Tienen que adoptar el deporte como forma de vida, no sólo se entrena la mente, sino que también el cuerpo, deben ir creciendo de la mano

¿Cómo es recuerdado por sus profesores? Como alumno era muy responsable, como deportista mucho más aún y como persona excelente. Muy comprometido con el colegio, porque cada vez que tenía que hacer algo, lo hacía muy bien, ya que no tiene términos medios, cuando se compromete lo hace todo al 100%. Como deportista llegó a lo más alto, representando a su país en varios sudamericanos. Conocí muy bien a su familia, muy esforzada y les entregó muchos valores a sus hijos, los cuales Gerardo les entrega a los suyo ahora. (Martín Carrasco)

¿Cómo es recordado por sus profesores? “Erik era el típico alumno que estudiaba sólo para pasar, no destacaba por su rendimiento ni por su comportamiento, era el que siempre estaba con problemas de notas y conducta., pero sí le destacara una cosa, al igual que el “Yo-Yo”, es que nunca faltaba a un entrenamiento, no cambiaba el básquet por nada, es típico que en media los chicos empiecen pololear, pero Eric no cambiaba el deporte. Cuando entró a Provincial Osorno entrenaba en el colegio y luego se iba a entrenar allá, pero siempre pasaba primero al entrenamiento nuestro. Después le dijeron que sólo entrenara en Provincial, pero si tenía que jugar siempre priorizó su colegio.” apunta el teacher de educación fisica Carlos Diaz.

Rodrigo “Yo-Yo” Rosas (1993) (Básquetbol) La combinación más clara de esfuerzo y sacrificio. Egresó el 93 destacándose por su buen rendimiento tanto en la sala como fuera del colegio, al cual representaba junto a la selección de básquet. Ha defendido los colores de El Español, la U Austral, la U de Concepción y ha vestido la roja un par de ocasiones.

(Fútbol) (1979)

1) ¿Qué es lo que recuerda de su estadía en el colegio? A todos mis compañeros y profesores. Cada uno con lo suyo. Desde el rector, F. Bernard Boyle y su capa, el Prefecto Miranda, al tierno Hilario y al bueno de Juanito Parra. Tantos recuerdos desde 1976 a 1979. , Las clases de verano, los paseos, Frank Kownaki, con un piragua corriendo junto a la cancha de tierra, fumando un Lucky y su casaca de los Yankees, cancha convertida en un lodazal en la semana sanmateína. El padrenuestro de cada mañana, me gustaban las liturgias, a la Sra. Judith, las Elianas de la biblioteca y el caos que se producía a eso de las 16,20 horas por la reserva de libros escasos…tantos recuerdos. 2) ¿Podría darnos una breve reseña de su vida deportiva en y post San Mateo? Postulé a una beca en San Mateo. Luego estuve en la Universidad de Chile, en el legendario Pedagógico. Fui varias veces campeón de la Liga Universitaria de Santiago, capitaneando el equipo de la facultad de Filosofía y Letras. Tuve el alto honor de ser uno de los los 3 jugadores convocados a integrar el equipo del Físico de la Chile, integrado por Jaime Pizarro, Juanito Gutiérrez,, el “búfalo” Poblete, Juvenal Olmos,Pellicer, entre otros . En otra ocasión me convocaron para integrr una selección del Físico y un cuadro de “Estrellas” entre los que estaba el “Chino “ Caszely, “el chico” Hoffen y el gran Edson Beiruth, … un lindo recuerdo. Idéntica situación viví en San Mateo, durante los 4 años de la media no hubo nadie (que yo recuerde al menos) que nos haya ganado algún torneo. Ese debe ser mi mayor logro. ¿Cómo lo recuerda su entrenador R. Báez)? “Juanito llegó de la escuela 2. Siempre fue un jugador con condiciones excepcionales. Si el fútbol profesional hubiera existido en ese tiempo, hubiera sido figura. De gran técnica y un gran derroche físico.

¿Cómo es recordado por sus profesores? “Al Yo-Yo lo recuerdo como un muy buen alumno, siempre destacó por su buen rendimiento, pero poseía una cualidad muy especial que recuerdo con alegría y orgullo: nunca faltó a un sólo entrenamiento. De hacerlo siempre justificaba. En todo caso no se jugaba ningún campeonato aparte, es decir no había LIBSUR y sólo se jugaba el escolar, así que este campeonato era como lo máximo y los chicos se sacaban la cresta entrenando para tener un lugar en el equipo.” nos cuenta Carlos Diaz.

Hugo López (2001) (Ajedrez)

Considerado “El maestro de Osorno”. Egresó el 2001 destacándose por su habilidad para el ajedrez. El 2008 fue su año tras coronarse campeón nacional, clasificando 1º para el equipo olímpico que participará en las olimpiadas de Siberia 2010. Próximamente será Gran Maestro Internacional.


5 Entr evis ta

Rolando Báez Saldivia:

Coach of Coach Así lo denominó el mítico Kownacki a este profesor que llenó a nuestro colegio de triunfos y trofeos. Estaba preocupado porque la nota que se le había hecho anteriormente no le parecía que respondiera a lo que él quería transmitir en estos 50 años. Quedamos de juntarnos a las 17 horas el día lunes 28 en el colegio. Luego del saludo protocolar iniciamos una conversación que nos llevó por algunos personajes e hitos históricos que plasmaron su estadía como profesor de E. Física y entrenador en San Mateo desde el 1 de marzo de 1965 hasta el 1 de marzo de 1994. ¡¡29 años junto al deporte nuestro!!!. Toda una leyenda entre sus pares. No existe un encuentro de sanmateínos donde está presente. Tiene en su alma y en su labor la historia deportiva más brillante por la que atravesó San Mateo. Qué significa, profesor, para usted estos 50 años (De inmediato sus ojos se ponen brillantes y comienzan aflorar lágrimas de emoción) Par mí esto es toda mi vida. Aquí me realicé como profesional; aquí viví y di los mejores años de mi vida. Me

contrató el P. Henry y partí con el P. Gavin. Tengo los mejores recuerdos de mi labor acá. De donde nace el dicho Entrenador de entrenadores. Fue el padre Kownacki, con su genialidad acostumbrada, y luego de apreciar mi trabajo en un par de años en el colegio, que se atrevió a enunciar esa frase que para mí es un gran orgullo. Volvería hacer lo mismo que hizo en San Mateo. Absolutamente. Aquí conocí a grandes personas. Cómo dejar de nombrar al padre Boyle que fue un rector extraordinario. Conocí a varios rectores, pero Bernard fue distinto. Trabajé los primeros años prácticamente solo. Tuve a mi cargo todo el deporte de esa época: fútbol, atletismo, básquetbol,. Voleibal,ciclismo, pin pong, etc. Luego le pedí al padre Boyle que necesitaba ayuda de otros profesores: ¡Búsquelos usted, me dijo…..” Bueno, y así llegaron Carlos Schwarzenberg , Martín Carrasco y Patricio Quijada. Parece que no me equivoqué al elegirlos porque dos de tres aún trabajan acá.

Por Ferrocarrilero 09

Profesor lleno de anécdotas, sólo una para el broche de oro… “Jugábamos la final, ya campeones en Coyhaique, invitados por el colegio San Felipe Benicio. Teníamos un equipazo, liderados por Patricio González (excepcional basquetbolista de otro tiempo, seleccionado chileno en infantil e intermedia). Como era el aniversario del colegio, tras la final de básquetbol se realizaba la coronación de la reina.Sin embargo, ésta no aparecía por ningún lado, hasta que el padre Armando Leichtle, jesuita y profesor de Biología nuestro, comunicaba que la reina ha sido secuestrada por parte del equipo de básquetbol del San Mateo y si no se le regalan botellas de champagne, no la iban a devolver. Por supuesto el trofeo fue llenado con ese brebaje de los dioses y la reina se pudo coronar. Otra más … La del padre Boyle cuando fue nuestro utilero en el jesuita que jugamos de básquetbol en Antofagasta. Resulta que… Mejor la dejamos cuando el colegio cumpla 100 años, le parece coach of de coach…

GRAN PARTE DE LA HISTORIA DEPORTIVA DE NUESTRO COLEGIO DESCANZA EN ROLANDO BÁEZ.

Por Nelsón Alvarado y Joaquín Oyarzún (6ºB)

Como profesor más antiguo en el colegio nos cuenta algo de su vida y, un poco de la historia del colegio. Leopoldo Wagner Retamal es profesor en todo. Trabaja en el colegio San Mateo como docente de matemática desde el año 1975.; es casado, nació en Osorno ; católico apostólico y aspirante a diácono. En el colegio es profesor jefe del séptimo año “B”. Usted es el profesor con más años dentro del colegio, por lo tanto ha de haber visto muchos momentos importantes para el establecimiento; ¿cuál cree usted que es el más importante? Ver como aprenden los niños tras una larga etapa, todo día es importante, todo día es bueno para aprender y estar todos los días con los alumnos. Además de ser el profesor con más años en el colegio, también se ha dicho que es el que tiene la mayor capacidad para mejorar las actitudes de los alumnos desordenados; ¿qué opina usted al respecto? Yo creo que toda educación radica en lo que EL SEÑOR nos enseñe a aprender de los niños, el respeto que nos da eso, que un alumno escuche y sienta que un profesor lo cuidó, creo que eso es lo más importante. Se dice que este es el primer rector laico, ¿es eso verdad?, si no lo es ¿quién fue?, ¿por cuánto tiempo? (Ríe) No, no lo es, pero el primero no fue oficial, mira...en una oportunidad el Padre Bernard Boyle estaba muy cansado y me dijo una vez “Leo, te nombro oficialmente rector del colegio, lo que intenté fue por lo menos hablar con los apoderados que iban a preguntarme. El año 2.000 ocurrió la tragedia automovilística donde fallece el alumno Dalibor Laborde ¿cómo vivió el colegio, y usted en especial esta situación?

Cuando fallece un alumno es como si muriera una parte de mí, la ley diría que los más viejos deberíamos morir primero, la muerte de un niño, entonces, es una esperanza completa que se muere, es una familia horrorizada con el terror de una muerte, es muy doloroso; sin embargo esto es parte del plan de Dios. En su tiempo libre, sábados y domingos ¿qué actividades realiza? Soy muy tele maníaco, me encanta también ir a la feria, lo tomo como un lugar de encuentro con los amigos, una vez al mes participo en las actividades de diaconado , un sábado al mes son los cursos de diaconado, participo en la misa de la catedral San Mateo donde soy guía, es muy hermoso y me recuerda viejos tiempos cuando fui Akela del grupo scout. Sabemos que el colegio antes se ubicaba en calle Mackenna, cuando se trasladó el colegio a Barros Arana; ¿cómo fue esa experiencia? Fue muy hermoso, los chicos de séptimo y octavo ya estaban acá, sólo los de básica se trasladaron. Usted es un gran matemático y estudioso, por lo tanto deducimos que seguramente ha de haber tenido varias ofertas de trabajo; ¿en qué instituciones? ¿le gustaría trabajar ahí? A mi me encanta San Mateo, uno siempre quisiera saber donde quisiera morir, y yo quisiera morir en el San Mateo; al San Mateo no lo dejaría por ninguna suma de dinero. Usted posee gran habilidad matemática e intelectual en general y quisiéramos saber ¿dónde aprendió sus conocimientos colegiales y universitarios? Empecé a estudiar a los cuatro años, nunca supe si fue a esa edad porque me querían sacar de la casa por desordenado o porque querían que aprenda, empecé a estudiar en liceo, la verdad en un anexo de básica de ese liceo, el

PROFESOR LEONARDO WAGNER, EL PROFESOR CON MÁS AÑOS EJERCIENDO LA DOCENCIA EN NUESTRO COLEGIO. asunto es que aprendí de inmediato, entonces leía muchos libros; luego me fui a estudiar a la Escuela 4, me encantaba esa escuela, pues quedaba cerca de mi casa; luego, los estudios universitarios los hice en la Universidad de Chile. Muchos alumnos de básica y media lo han catalogado como “el teacher queso”; ¿qué opina usted de ese apodo? Está muy bien puesto, pues siempre hay algo que a uno le gusta mucho, para mí es el queso; por eso también es que voy mucho a la feria. Usted como profesor ha tenido una larga lista de alumnos, ¿le ha tocado trabajar con alguno?

Obvio, aunque sea indirectamente igual fueron mis alumnos pues todos somos parte de esta casa. Por ejemplo, el teacher Mauro. ¿Cuántas profesiones ha estudiado? Mi profesión única es ser profesor de matemáticas. ¿Qué sintió el primer día de clases en el colegio? El primer curso que le hice clase fue a un séptimo y yo fui profesor jefe de ellos, yo entonces no sobrepasaba los 17 años y cuando llegó la reunión de apoderados pensaban que yo era alumno y tuvo que ir el director para explicarles.


6 Crónica de una

cia nun A a ri Histo

da

Por Antonio Muñoz y Salvador Cáceres

En pos de los 50 años y perdurando nuestra esencia

E

n octubre se celebran los 50 años desde que un grupo de jesuitas provenientes de Maryland llego a Osorno pa­ra recuperar el antiguo Instituto San Mateo. Apoyados por el entonces monseñor Francisco Valdés, se hicieron cargo de este colegio que, en marzo de 1960 comenzó la formación de su primera generación de alumnos. 50 años en la retina de las personas resulta como un tramo de nuestro camino algo extenso. Pero la realidad resta mucho de esto. ¿Por qué nuestro colegio lleva tan sólo 50 años, siendo que otros jesuitas nacionales, los más tradicionales, ya han alcanzado su estatus de “Centenarios”? o, ¿Por qué si los indicios de los jesuitas en Chile se remontan hacia la colonia, donde el padre Valdivia hizo de mediador en la frontera con los indígenas? Incluso el primer establecimiento educacional Ignaciano como fue el Instituto Carolingio se remonta a los inicios de nuestro país. Es cierto,pero no hay que ser tan injustos con la historia puesto que, detrás de los First Fathers hubo una serie de sucesos que nos preceden para llegar hasta lo que somos en la actualidad. Todo comenzó... Reconstruir la historia del Colegio San Mateo, supone necesariamente remontarse al siglo pasado. Las crónicas de la época señalan que el 10 de octubre de 1835, el gobernador de Osorno, César Balbian, comunicó al marqués Avilés sus proyectos de crear una escuela, de San Mateo, Padre Juan Uberra. Fue la primera escuela fundada en esta ciudad, la que se habría mantenido hasta 1837, cuando producto de un terremoto quedó totalmente destruida. Hubo que esperar hasta 1890, cuando reabre bajo la dirección del padre Francisco Bohle. Construyendo tras cenizas El 1913 la Congregación del Verbo Divino se hace cargo de la parroquia y, por ende, de la dirección de la escuela, que a contar del 9 de junio de ese mismo año pasa a

denominarse Liceo Alemán de Osorno. En 1927, en un miércoles de Ceniza un incendio dejó en escombros el inmueble, como también la casa parroquial y la Iglesia. A puertas de un gran hito En el año 1936 el Colegio fue reabierto con el nombre de Instituto San Mateo, bajo la dirección del P. Walterio Horsthemke y con un total de 53 alumnos de primera a cuarta preparatoria, en la misma ubicación que había tenido desde su fundación, en la calle Mackenna 962. Entre ese año y 1942, los cursos de preparatoria estuvieron asesorados por la Congregación de las madres Marianas y, Congregación “Espíritu Santo”. Con el tiempo, el Instituto San Mateo logra la creación de todos los cursos de humanidades y, ya en 1957, egresa la primera promoción de diez alumnos de sexto humanidades. Entre los egresados figura Jorge Stuckrath Morera, quien a la fecha desempeñó por varios años como profesor de matemáticas de este colegio. El 1958, los sacerdotes alemanes del Verbo Divino, comunicaron al obispo de Osorno Monseñor Francisco Valdés Subercaseaux que no podían continuar manteniendo el colegio San Ignacio de Santiago, tenía interés en que la congregación de la Compañía de Jesús se hiciera cargo del establecimiento. Así en 1959, el Provincial de la Compañía de Jesús autoriza la venida de sacerdotes jesuitas de estados Unidos para hacerse cargo del Colegio, y en el año 1960, El padre John Henry S.J. asume la dirección de este establecimiento, lo que da origen a una nueva forma de encarar la educación, sustentada en la pedagogía ignaciana. Nace el futuro hogar Dadas las precarias condiciones del local de Mackenna, se decide la construcción de un nuevo inmueble, ubicado en la calle Barros Arana; Y con el apoyo pecuniario de la provincia jesuita de Maryland y de la propia comunidad sanmateína el 24 de abril de 1965 se inaugura este nuevo establecimiento.

CONSTRUYENDO SOBRE PIEDRA SÓLIDA LOS INICIOS DE LA MISIÓN Lentamente el colegio ha ido adquiriendo un perfil destacado. Ha asumido la experiencia educativa de la Compañía de Jesús, avalada por más de 500 años de arduo trabajo dedicado a la formación de personas, buscando excelencia en todos los ámbitos. Además, hace una opción clara para educar a jóvenes y a niños de situación socioeconómica media baja. Los jesuitas saben, desde que asumieron el colegio, que no puede haber ni progreso ni desarrollo sin un énfasis en la educación. Ahora bien, los logros obtenidos por los ex alumnos están cargados del deseo de ponerlos a disposición de los demás y del desarrollo del país y la región. Por esta razón, el colegio se enorgullece de tener Ministros de estado, personalidades públicas, sacerdotes, profesionales en varias áreas del quehacer nacional, etc. Y será siempre... No es sólo alcanzar este numero simbólico que son los 50 años, ni tampoco mirar atrás y contentarse con el trabajo realizado, es mucho más que eso. Es el hecho de contemplar con placer los resultados que se enmarcan en las paredes de nuestra

historia. Es por esto además, que al ya tener una prolongada historia, tenemos que aprender de esta y no renegarla porque, ésta es la esencia del sanmateíno, ese hecho de no estar en el lugar placentero y tranquilo del bienestar y exitismo, sino que en aquellos duros y amargos momentos en que la frustración y las ganas de tirar todo por la borda se apodera de cada uno de los que alguna vez sentimos estas paredes como nuestra guarida, nuestro hogar, es donde debemos sacar toda nuestra entereza y volver a levantarnos, porque volver a tropezarse no es simplemente un volver a fracasar, sino que es una nueva oportunidad para mejorar aquellos aspectos y poder así reordenar nuestro norte y conservar la calma para seguir nuestra ruta. Vivir el día, aprovechar cada instante y entregar nuestro aprendizaje es la esencia que buscamos perdurar, no sólo porque se cumpla un momento histórico en nuestra etapa, sino porque es lo que nos transmitieron nuestros padres, aquellos llamados los primeros.

Nuestro Colegio ha vivido grandes cambios a través de su historia, desde múltiples éxodos de ubicación para poder llegar a lo que es hoy en día en Barros Arana, hasta la actual gestión de un nuevo rector y esta vez Laico. Pero, ¿Por qué se llegó hasta el actual recinto? ¿Casualidad de una serie de hechos desafortunados, o eran necesarios pasarlos para aprender y madurar? Nuestra casa pudo cambiar, pero la esencia, la esencia es la que perdura.

Más dura la batalla, más dulce la victoria


7 Cul tura

La Historia Literaria en San Mateo.

Staff editor

H

ablar de literatura en nuestro colegio, es sinónimo del Pablo VI, concurso ideado por el emblemático Alexis Krause el año 1978, producto de la muerte del Papa que llevaba este nombre. Este es un espacio concebido para dar rienda suelta a sueños e ideales. Ha sido el pavimento para que muchas almas que ven y siente el mundo desde otra mirada, pudieran trasmitir sus percepciones de hombre, mujer y mundo desde su singular perspectiva.

Junto al ya tradicional concurso Pablo VI (1978), el San Mateo ha sido cuna de nóveles oficiantes de la prosa y el verso.

“Y si vienes a morir a Puerto Trakl, no bebas de mi vino”, dijo el tabernero. Este bar no es la morgue de los ángeles ni el cementerio de los fantasiosos. Muchos hombres han cruzado el océano por un jarro de cerveza, por una copa de ginebra caliente. Nadie aquí tiene patria ahora, y navegar cansa más que la nostalgia y el amor. Escucha, sólo escucha el estruendo del oleaje, mientras el mirlo clama entre las ramas y el viento

Huenún, Molina, Mansilla, Basso, Massoni, Araya, Caucao, Vergara,Colilef, son las enseñas que tiene el quehacer literario de nuestro colegio. Seguramente el Pablo VI tendrá mucha vida aún, por lo que se avizoran nuevas miradas y nuevas propuestas literarias de nuestros queridos alumnos.

PUERTO TRAKL (JAIME HUENÚN). FRAGMENTO Bajé a Puerto Trakl entre neblinas. Buscaba el bar de la buena suerte para charlar sobre la travesía. Pero todos vigilaban la estrella polar en sus copas, mudos como el mar frente a una isla desierta. Salí a vagar por las calles con faroles rojos. Las mujeres se ofrecían sin afecto, fragantes y cansadas. “A Puerto Trakl los poetas, vienen a morir”, me dijeron sonriendo en todos los idiomas del mundo. Yo les dejé poemas que pensaba llevar a mi tumba como prueba de mi paso por la tierra.

CON LOS PREMIOS EL JOVEN NERUDA, POESÍA DE PABLO NERUDA, Y LA OBTENCIÓN DE LA BECA DE LA FUNDACIÓN GUGGENHEIM, HUENÚN SE ALZA COMO EL ESCRITOR DE MAYOR RENOMBRE SALIDO DEL COLEGIO SAN MATEO.

Guido Miranda:

“Los mejores recuerdo de mi vida, son del San Mateo” El simpático profesor de música que trabajó en el San Mateo por 22 años y quien creó además el himno del colegio dialoga con El Cultrún de Oro en la celebración del Quincuagésimo aniversario.

Llevaba mucho tiempo buscando al legendario Guido Miranda. Sus más cercanos nos confirmaban que es una persona muy simpática y amable, hasta que por fin conseguimos encontrarlo. Nos sentamos frente a frente en una de nuestras salas de entrevistas y, con una sonrisa nos dice que iniciemos la entrevista. ¿Quién es Guido Miranda? ¿Quién es Guido Miranda? (ríe) es un Osornino, nacido en 1936, felizmente casado y 3 hijos, él mayor egreso del colegio San Mateo y actualmente es arquitecto. Me definiría como una persona alegre y jovial, me encanta aprovechar y disfrutar las oportunidades que nos presenta la vida. Es por eso que realicé muchas labores como docente de Artes mMusicales, Lenguaje y director en instituciones como la Escuela 8 y la 1, profesor fundador del Instituto Comercial Liceo de Niñas y obviamente en el colegio San Mateo. ¿Qué rol cumplía usted en el San Mateo? Bueno, fui profesor de Música de primero a cuarto medio, aunque en mis últimos años de docencia, sólo les hacia clases a los terceros y cuartos medios. Desde el 1963 hasta el 1985 me desempeñe como docente. Como bien saben compuse el himno del colegio que aún sigue siendo entonado por las generaciones actuales. Y creo que más que un profesor fui un amigo de mis alumnos. ¿En qué se inspiró al momento de escribir la letra del himno del colegio? Este himno no lo hice yo solo, sino que nació de un proyecto que propuse por esos años cuando trabajaba con básica (7mos y 8vos). Comencé a pedir conceptos que están principalmente ligados a los ideales del colegio y de eso nació el himno a lo cual yo agregué la música, posteriormente, una vez finalizado se los presenté a lo jesuitas y les encantó. Tenía en mente (mueve las manos) que el himno debía ser breve y melodioso, para que los más pequeños puedan aprenderlo y entonarlo.

LA VISITA A LA SALA DE MÚSICA FUE UN MOMENTO IMPACTANTE PARA NUESTRO ENTREVISTADO Y PARA NOSOTROS MISMOS.

¿Qué sensación tiene al oír entonar el himno por los alumnos hoy en día?

Al oír cada estrofa o frase de este himno creado por los alumnos junto a mí, la sensación que me invade al instante es una alegría inmensa y también una satisfacción por haber entregado algo tan bello al San Mateo, como también siento fe y esperanza en los alumnos (se emociona) en que sean capaces de llegar a la cumbre de nuestro ideal y que sean hermanos en cualquier circunstancia que la vida presente. ¿Qué se encuentra haciendo actualmente? Actualmente soy un profesor jubilado, tengo un campo afuera de Osorno (en Las Quemas) en el cual trabajo para pasar el ocio, ya que siempre tengo que estar haciendo algo (ríe). Hace un tiempo, arrendé parte del campo para así dedicarme sólo a labores pequeñas y así tener más tiempo para disfrutar mi hogar junto a mi señora. ¿Qué recuerdos tiene de nuestro colegio? Ufff..! (Pausa) Muchísimas cosas, todas positivas, no entra la palabra malo en mis recuerdos del colegio… Los mejores recuerdos de mi vida están en el San Mateo, la hermandad que se vivía junto a mis colegas y al padre rector John Henry sj, las actividades recreativas y las diversas temáticas que se vivieron en esos años, (hace una pausa) sinceramente fui y soy muy feliz. ¿Qué sintió al enterarse de el fallecimiento de el padre Francis Kownacki? Me enteré hace poco, por medio de mi hijo, la noticia me afectó mucho, es lamentable, porque era una excelente persona, que amaba al San Mateo, incluso sé que hasta en sus últimos días el padre kownacki recordó con cariño al colegio San Mateo. ¿Qué mensaje quisiera dejarle a la Comunidad San Mateína en el 50 aniversario? Que sigan siempre adelante, que no se achiquen ante nada ni nadie, que la vida será (mira a los ojos) siempre complicada, que sean bondadosos, alegres, y que jamás se alejen del camino de San Ignacio. Por Angel Delgado y Camilo Jara


8 evi Entr

Una trayectoria inolvidable, que no puede estar ajena al Cultrún de oro. La primera Sanmateina conocida como la “First Mother”, una mujer que dedicó su alma a enseñar en nuestro querido colegio. Era 1959 cuando a Judith Bühler se le informa de una vacante para profesora de historia en un nuevo colegio de sacerdotes norteamericanos. Para ese entonces Judith era una veinteañera casada y con dos hijos muy pequeños. Su esposo trabajaba en el banco y la innovadora posibilidad de esta vacante se le presenta como un azar de la vida, sin llegar a pensar que dedicaría 35 años a esta hermosa institución. Hoy miss Judith es considerada como una eminencia, jamás una mujer dedicó tanto como ella, para nuestro colegio. Miss Judith, ¿Cómo recuerda sus inicios en nuestro colegio? Nostálgicos, era un 30 de Marzo de 1960 y en ese tiempo el colegio se ubicaba en calle Mackena, Fue, para ese entonces, cuando estuve por primera vez dando clases en el San Mateo. Reconozco que fue bastante difícil comenzar, estábamos en un período experimental que nos significaba un reto para todos, no solo para la ciudad sino que también para el país. Aunque yo sólo impartía una hora cada día y solo habían cursos hasta séptimo básico. fue en estos momentos donde aprendí a conocer a los curas “gringos”. Los jesuitas llegaron el año 59 y rápidamente notamos como encantaban a todo el mundo. Recuerdo también lo pequeño que eran los cursos, mi curso constaba de siete alumnos que solía invitar a tomar once y donde había mucha unión. ¿Como era su relación con los “First Fathers” y que recuerda de ellos” Eran personajes increíbles, poseían una capacidad de sonreír que nos admiraba a todos. Ellos eran los típicos jóvenes “gringos”, altos y atléticos, que hacían un completo

contraste con los sacerdotes que había aquí. Eran unos jugadores de basquetball salvajes. Recuerdo a cada uno de los seis que llegaron, John Henry que fue el primer rector; Henry Haske que fue el segundo y que primero llegó como jefe de disciplina; Frank Nugget que era un “gentleman”; y tres maestrillos, Joseph O`neill, James McNamara y el más chico que era Bernard Boyle; todos fueron ordenados sacerdotes por monseñor Valdés. Compartieron mucho con mi familia, más de alguna vez tuve la oportunidad de compartir mi hogar con ellos. Eran personas extraordinarias Alguna anécdota que quiera contar de ellos… Buenos, hay de todo tipo de anécdotas, pero te voy a contar las más entretenidas: Pasó, que cuando yo llegué al colegio, el padre John Henry me hablaba en inglés y yo a todo lo que me decía le respondía “sí padre”, porque me daba vergüenza decirle que no le entendía nada de lo que me decía, es más, los niños después me traducían un poco que era lo que me había tratado de decir. Hasta que un día le dije y el padre John, que ya se había dado cuenta me dijo: “ahora sí tenemos confianza”. También estaban las locuras de algunos Fathers, como Kownacki que llevaba neumáticos a la sala y cuando se enojaba lanzaba las pruebas por la ventana, también estaba el padre William que, como no era muy bueno con el español, tenía anotado los garabatos y cuando escuchaba uno, revisaba su lista y ¡Fuera!; también estaban las competencias de los First Fathers por casar ratones en las bodegas de CARITAS. Eran gente excepcional. ¿Cómo es que nuestro colegio comparte su espiritualidad con usted y su familia? Bueno yo suelo tener mi casa llena de insignias y recuerdos del colegio, tengo recuerdos que me regalaron los First Father, pero en lo espiritual ellos nos enseñaron muchas cosas, creo que ambos aprendimos los unos de los otros. De hecho, cuando ingresé a trabajar al colegio, hice que mi hijo cursara dos veces

sta

primero básico para poder entrar con él, ya que no existía el kinder en ese entonces y uno por uno pasaron mis 3 hijos. Ahora también lo hacen mi nieto y mis nietas que han cumplido sus sacramentos en este colegio. San Mateo siempre fue y será mi Familia. En esta comunidad viví y conocí gente maravillosa, me realicé como persona, les entregué a mi familia; en fin, ha sido un regalo de Dios poder pertenecer a tan dichosa familia. Al dejar el colegio, el padre Thomas Gavín le hizo entrega de MISS JUDITH JUNTO AL PRIMER Y ÚLTIMO RECTOR pasajes a usted y a su esposo para NORTEAMERICANO: JOHN HENRY Y THOMAS GAVIN. viajar a Estados Unidos y conocer terminábamos en mi casa buscando los últimos la congregación en Norteamérica, materiales que nos faltaban. Lo importante ¿Cómo recuerda esta experiencia? era que siempre cumplíamos con lo que se nos Fue una experiencia inolvidable, me ocurría hacer. En fin, durante la semana las reencontré con muchos de los Jesuitas con salas se deshacían y se convertían en bodegas los que yo empecé a trabajar en el colegio, de artefactos, botes chilotes y muchas cosas Nuggent, Haske, Boyle, Kownacki, entre más. otros, ya que ellos se convirtieron en parte importante de mi vida junto con éste colegio. Hoy en día algunos de mis alumnos trabajan Visité la universidad de Georgetown, donde en el colegio ejerciendo mi misma profesión, tuve la fascinación de encontrarme con lo cual es una gratitud inmensa. un sanmateino estudiando. Grande fue mi sorpresa de ver como los sanmateinos están regados por todo el mundo. Miss Judith, en relación a sus alumnos e instancias de compartir ¿Cómo era el diario vivir? Siempre fui muy unida, me encantaba participar y por qué no decir que fui campeona una vez en una semana de aniversario. Recuerdo de que éramos muy organizados y construíamos grandes carros con ayuda de las mamás. Da la casualidad de que una vez el tema era relacionado con los autos antiguos y teníamos que entrar el auto al gimnasio. Los chicos se organizaron y lograron meterlo mientras yo lo conducía. Un chico vestido a la antigua se asomaba saludando. Lo pasábamos muy bien. También existía una prueba en que los chicos debían cocer o cocinar y siempre

¿Cómo ve el futuro para el colegio y que mensaje nos dice? Creo que vamos muy bien encaminados, deseo que sigamos como vamos, que no se pierdan los valores; pero también dar gracias al colegio por todo lo que me ha dado, en especial a los jesuitas norteamericanos con quienes yo más compartí. Doy gracias porque a veces siento que se me premió mucho en comparación con lo que yo realmente hice. Ahora bien ya no es como antes, muy pocos alumnos me conocen y realmente me siento alagada cuando alguien me saluda, realmente me costó dejar el colegio y caminar por Barros Arana sin sentir pena. Creo que las decisiones que se han tomado han estado bien, estoy muy ansiosa por reencontrarme con los First Fathers que vengan y a la vez sé que el señor José Reyes, sabrá guiar mi querido colegio.

Felipe Bustamante Follert:

“Ha sido un orgullo y un privilegio asumir esta tarea” Con la tranquilidad nerviosa que amerita vivir estos momentos decisivos en su labor, este ex alumno, Director Ejecutivo de la celebración de nuestros 50 años, repasa con la brevedad contextual, lo que ha significado esta responsabilidad.

Se ha tenido que gastar mucho tiempo extra, fuera del colegio. Cada uno y cada una ha puesto lo mejor de sí. Ése es el resultado que estamos viendo. Ya hemos realizado la Gran Corrida y el Encuentro de Líderes con mucho éxito. Por qué el eslogan del aniversario agradecer por tanto bien recibido. Creemos que el colegio y la comunidad jesuita debe, antes que todo, dar

Su conocida hiperactividad como alumno, ahora está multiplicada por 100. No tiene un minuto de descanso; su celular suena una y otra vez; tiene que atender a múltiples llamados y necesidades. A horas que comiencen las actividades duras de este aniversario, nos regala un par de minutos para contarnos lo que ha vivido y corrido durante toda esta magna tarea…. Y aún le queda más por correr. ¿Cómo has vivido toda esta responsabilidad”. ((Tomando un poco de aire y mirando hacia el techo). En primer lugar, como una gran desafío profesional y como un gran privilegio. En mi profesión he tenido que concretar múltiples acciones, pero ésta es una de las más significativas e importantes. Además, como ex alumno, es todo un orgullo. Aprovecho de agradecer a las personas que confiaron en mis capacidades para llevar la dirección de la comisión. ¿Cómo ha sido la labor de esa comisión? Realmente muy solidaria y comprometida.

UNA SONRISA QUE VISLUMBRA LA TRANQUILIDAD DE LA TAREA CUMPLIDA.

gracias por todos los dones y parabienes recibidos. Agradecer a los padres por confiar la educación de sus hijos, agradecer a las autoridades de nuestra ciudad por las consideraciones hechas, agradecer a nuestros alumnos por sus compromisos y lealtades, agradecer a los profesores, administrativos y auxiliares por su profesionalismo y fidelidad hacia el colegio. ¡Hay tantas cosas por quien dar gracias a Dios, que un aniversario no basta!!

PARTE DE LA COMISIÓN ORGANIZADORA DE LOS CINCUENTA AÑOS. DE IZQUIERDA A DERECHA, FELIPE BUSTAMANTE, EDUARDO ENGDAHL, ALEX SOTO, MISS ODETTE GARRIDO, MISS SANDRA MALDONADO, JUAN CONTRERAS Y MARCELO LLANCAPICHUN. (AUSENTE: GUIDO SCHEEL)


9

Regresan las palabras del primer rector:

“El colegio debe seguir entregando gente para servir” Después de años que se fuera terrenalmente de la ciudad, pero dejando su espíritu misionero y apostólico dentro de nuestras puertas, el primer rector de nuestra institución se dirige a nosotros, muy alegremente, para conversar y platicar acerca del San Mateo en honor a sus 50 años. El padre John Henry nace un día 1 de octubre del año 1923, en Nueva York. Es el quinto de entre seis hermanos, donde todos son profesores. Una de sus hermanas es religiosa en Filipinas y tres de sus hermanos combatieron en la II Guerra Mundial. Ingresó al noviciado en enero del 43. Antes había trabajado en un banco y había cursado dos años en la universidad. Se ordena sacerdote el año 1955 y dos años más tarde, asume como profesor del colegio an José, de Philadelfia. Lleva 65 años como jesuita y 53 como sacerdote. Su historia es necesaria de dar a conocer a la comunidad Ignaciana. Padre Henry, ¿cómo nace su vocación religiosa? “Mi familia era muy católica; tuve una educación en colegios católicos. Mi madre iba todos los días a misa. Ella enviuda a los 40 años. Conozco a los jesuitas en la universidad de St. Meter`s; los veo como muy humanos e interesados en los alumnos. Opté, entonces, por seguir el mismo camino. ¿Cómo era su vida antes de ser enviado a Chile? “En mi parroquia y en el colegio participé en una banda tocando saxo. También hacía deportes. Trabajé un año en un banco de Nueva York y después estuve dos años en la U. Feliz, con muchas actividades.” Nos puede relatar su llegada a nuestro país... a Osorno, en especial. “Después de un mes y medio de español en Georgetown, llegué con otro padre, John Lenny, director de educación de los colegios de Maryland que estuvo dos veces antes en Osorno para ver la posibilidad de tomar el San Mateo como apostolado. Parece que los amigos católicos lo festejaron con todos los vinos santos de Chile, porque estaba fascinado con Osorno. Llegamos para buscar la firma de un contrato del Monseñor Valdés. A la llegada en Lan a Pampa Alegre, tomamos un buen Pisco Sour, el primero de miles de Pisco Sour durante los últimos 49 años. Cuando llegaron los demás First Fathers tuvimos una gran cena en la localidad. La lluvia y el frío y sin calefacción ni agua caliente en la casa de la catedral me avisó que éramos misioneros.

Se concreta la Coeducación en el Colegio San Mateo Por Maximiliano Luengo y Claudio Sobarzo

¿Cómo fueron esos primeros días, meses, años? “Tuvimos 5 meses para preparar el primer año del nuevo Colegio San Mateo. Profesores, programas, arreglos del edificio, estudiar este idioma difícil, etc. Tuvimos que avisar a los apoderados que los alumnos de Humanidades tenían que buscar otro colegio porque a íbamos a empezar con solamente 1 año. Fue una decepción muy grande para mí. Nuestros grandes amigos en el principio fueron Daniel Barría, padre de la actual Ministra de Salud, Manuel Bórquez, abogado, Mario Zamudio, profesor de inglés, y otros miembros del consejo, Eric Lausen, Ricardo Ossandón, arquitecto de Corvi (Serviu hoy), y Walter González. Otro amigo fue Nani Razazi Después de la firma del contrato, el primer objetivo fue buscar un sitio porque algunos pensaban que el sitio para el colegio estaba chico. Visitamos varios sitios. Pilauco donde está el hospital, y donde esta hoy día el Osorno College. Pero nos quedamos con Barros Arana por su ubicación ideal, luz, agua, transporte, etc. El cambio de casa tres veces no fue fácilFreire, bodega de carita con montones de ratones. O’higgins (donde sufrimos el terremoto) y Mackenna. La vida comunitaria, con un estilo de vida sencilla fue excelente. Haskey el chef, Nugent en Barman, Boyle el comprador, Mcnamara el atleta y O’Neill, el intelectual. Tuvimos un equipo de Básquetbol y participamos en una liga. Terminamos en 2º lugar” ¿Cómo eran esas primeras clases? “Mis clases en Inglés a la Tercera Preparatoria fueron terribles. Haskey en humanidades con un grupo pequeño en clases de latín. Ingles. Nugent y Boyle en 5º y 6º Prep. Y dos maestrillos, McNara y O’Neill, en las dos secciones de primera Prep. La primera prep. fueron héroes. Haskey se enfermó de hepatitis después del primer mes de clases. Se levantó con el terremoto. Tengo contacto con muchos de los primeros años cuando voy a Osorno en el verano. Palabras especiales merecen la labor de Miss Judith: fue clave y muy leal en todo este andar”. ¿El mensaje que está entregando el San Mateo es el mismo que hace 50 años? En mi primer mensaje a los padres de familia durante la comida de bienvenida en Pampa Alegre yo les dije: “Hay un rumor que los gringos llegaron con $100,000. Pero parece que hemos perdido tal maleta. En vez de unos dólares, les ofrecemos seis vidas para ustedes”. A estos seis hay que añadir los 45 “Second Fathers”. ¿En qué cree usted que el San Mateo se diferencia de los demás colegios? Sobre la diferencia con otros colegios no puedo pronunciar. Pero, ojalá que siga su énfasis en aprender a servir a otros según la doctrina social de la Iglesia y con principios derivados de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, en conjunto con el crecimiento de calidad de las actividades extracurriculares.

“ESTABA FELIZ EN LEER QUE SAN MATEO ERA EL MEJOR COLEGIO DE CHILE SEGÚN EL INFORME BRUNNER”

Una histórica decisión:

Estamos prontos a cumplir 50 años de vida, ¿Qué regalo espera para el colegio?

“El colegio debe seguir entregando gente para servir. Me dicen que hay muchos profesores muy dedicado a los alumnos. Me gustaría motivar y provocar a los ex alumnos para que colaboren más y así haya más becas para alumnos necesitados. Los ex alumnos le deben mucho al colegio”. ¿Qué cree usted que los ex alumnos le deben al colegio San Mateo? En la misa de los ex alumnos en Santiago para recordar la vida del Padre Frank Kownacki, uno de ellos dijo: “Gracias a los jesuitas salimos de la pobreza y ahora somos profesionales. Que lástima que nunca hemos expresado nuestra gratitud a ellos”. Sin embargo no sé si están dispuestos a ayudar a otros alumnos necesitados a recibir una educación universitaria. ¿Usted llegó a pensar en que el colegio San Mateo cumpliría expectativas tan altas? ¡Por supuesto! Buscamos el “Magis” (the greater good). ¿Cree usted que Osorno sería lo mismo sin el colegio San Mateo? No sé personalmente si el colegio ha tenido un impacto sobre la ciudad de Osorno, pero me recuerdo que el senador, Gabriel Valdés, me dijo una vez: “Osorno ahora tiene un espíritu nuevo gracias al Colegio San Mateo”, ¿Qué sabe usted sobre el San Mateo de hoy? Yo sigo las noticias de San Mateo. Estaba feliz en leer que San Mateo era el mejor colegio de Chile según el Informe Brunner hace unos años y que tenía el mejor diario de los colegios chilenos. ¡Qué progreso desde el primer diario mimeografiado del año 1962! En qué podría llegar a cambiar el colegio a la llegada de un rector laico Espero una continuidad de todo lo bueno de la historia actual del colegio. También quiero ver cosas nuevas con su bueno rector, un laico comprometido con la Iglesia y formado en la espiritualidad Ignaciana. Tengo mucha confianza en él, ya que lo conocí como alumno en el Colegio San Ignacio hace 30 años. “Animo, José”. ¿Qué le espera al padre Henry en el futuro? “Seguir con cursos de formación bíblica y teología en el centro ignaciano, y estoy dirigiendo retiros. También seguir escribiendo comentarios en la estrella de Arica cada sábado... 16 años en el diario. Los periodistas del Cultrún pueden criticar estos comentarios”

Por Sixto González

La institución deja de ser el único colegio de hombres de la ciudad, con la intención de mejorar la socialización en los niños, entre otras más. Este año el Rector P. Juan Pablo Cárcamo S.J., anuncia la apertura del colegio a la educación integrada de los hombres y mujeres para el año 2005 con la intención de mirar nuestra realidad social y la forma de ver el trato igualitario entre hombre y mujeres. Para esto el colegio estuvo estudiando durante todo este año (2004) junto al apoyo de la Universidad Alberto Hurtado, más un proceso de reflexión de la institución por parte de distintos estamentos. La intención de esto, es integrar a la mujer en igualdad de oportunidades en el modelo educativo ignaciano, dice el profesor Ricardo Cárcamo, encargado del área de coeducación, quien fue enviado a un curso de capacitación sobre el tema en Colombia. Según el profesor Cárcamo, el colegio se preparó a través de 3 etapas fundamentales. La primera parte consistió en la sensibilización dentro de la comunidad educativa (alumnos, apoderados, profesores y demás personal del colegio). La segunda etapa se basa en una capacitación gestionada al interior de la institución y con el apoyo de la REI (Red Educacional Ignaciana). La fase final de este proceso consiste en la aplicación, a través de investigación-acción en el aula y el trabajo con las áreas temáticas. El profesor agrega que “fuera de esto se organizó, sobre la base del proyecto, los aspectos administrativos, legales, operativos, financieros, curriculares y pedagógicos”. El colegio San Mateo tiene las siguientes expectativas para el proyecto de educación: La integración de las niñas en pre-escolar y primer ciclo de buena forma. Mejorar la socialización y afectividad de los niños. Conseguir avances académicos y poder demostrarlo en pruebas como el SIMCE. Conseguir un cambio cultural respecto de la identidad del colegio, como la inclusión de los géneros de la institución. Y por último conseguir la aceptación de la comunidad respecto con la coeducación en San Mateo (aumento de nivel de matrícula).


Secuencia 1 5

John Henry (1959-1965) En su periodo se inaugura el nuevo colegio San Mateo “Ser uno de los First Fathers me ha dado mucha alegría y satisfacción por un trabajo muy difícil para un pobre gringo joven que apenas hablaba unas pocas palabras de castellano. Pero, tuvimos la gracia de Dios y una comunidad feliz”.

Fernando Salas ( 1982-1988) En su periodo se firmó el convenio para que hayan 10 jesuitas. Se crean los cargos Jefe de primer ciclo básico, Segundo ciclo básico y Jefe de Ciclo medio. Además se agregan de forma obligatoria los Trabajos sociales en Tercero Medio.Se fortalece la E. Personalizada en el Primer Ciclo.

2 6

Henry Haske (1965 - 1971 ) Es en su periodo en diciembre de 1966 cuando las hermanas abandonan el establecimiento. Y además se crearon los cursos de verano con el fin de reforzar a los alumnos en castellano, matemáticas e inglés.

Juan Miguel Leturia (1988-1988)

En su periodo se inaugura Laboratorio de Idiomas en el Pabellón de Enseñanza Media. Además el 20 de agosto de 1988 ocurre el gigantesco incendio al gimnasio. Se suprimió la enseñanza de francés.

Desde sus comienzos la historia quedó cifrada por sólo uno, hoy en día, diez personajes resumen la historia de nuestro colegio que hoy cumple 50 años a la llegada de los First Fathers. Cada uno con su carácter, cada uno con su forma de ser, pero los 10 con la misma misión.

Por Gonzalo Ojeda y Sebastián Ruiz (3ºB)


de rectores 3 7

Carlos Aldunate (1971-1976 )

4

Su periodo se caracteriza principalmente por un fuerte avance y enrequecimiento en diferentes aspectos, los cuales se enfocaron en el trabajo social. Además dentro de este año se agregó un curso más a la enseñanza media.

Thomas Gavin (1989-1996)

8

En su periodo se crea la primera sala de informática. También en su periodo se inauguró el gimnasio First Fathers. Una anécdota: “Como me encontré con los flojísimos alumnos sanmateinos”. La primera vez que llegue al Colegio San Mateo fue en diciembre de 1970. Tenia 23 años de edad, y nunca había enseñado en mi larga vida, ni de práctica. Venía de Cochabamba, Bolivia, donde había estudiado Castellano por cuatro meses (antes no sabia nada). Al principio de enero empezó la “Escuela del Verano”, mi primer encuentro con los alumnos. El primer día me impacto en la sala de clase como parecían estar todos dormidos en sus bancos. Estarían aburridos…….?? Esa noche

Bernald Boyle (1976- 1982)

En su periodo se construyó el primer ciclo básico ( cambio de edificio enseñanza basica)

Víctor Alejandro Alex Pizarro (1996-2003) En su periodo se inaugura el gimnasio Padre Alberto Hurtado

en la comunidad jesuita P. Haske, el Rector de entonces, me miro mis ojos y me dijo, “Tom, vete a la cama. Tienes hepatitis.” Yo estaba proyectando a los alumnos mi propio cansancio. La enfermedad había traído de Bolivia. Así pase la “Escuela del Verano” en cama, esperando a mi segundo encuentro en marzo con los “flojísimos alumnos san mateinos”!

Difícil abarcar casi 7 años sin escribir un libro. Yo la pasé muy bien en Osorno…..en las tres etapas en las que estuve. EL haber estado antes y ser parte de la historia de varios momentos importantes de San Mateo me ayudó mucho. Lo mejor de todas las comunidades, sobre todo las educativas son las personas. Y pienso que San Mateo tiene en eso una nota muy alta. Gracias a eso se ha podido sostener con todos los vaivenes que hemos tenido una gran nota que es contracultural hoy, que es la integración social y cultural. En eso somos destacados y me siento orgulloso de haber contribuido con un granito de arena en Osorno.

Así, ahora estoy con ganas de celebrar con toda la comunidad sanmateina (y con energía) estos 50 años de “Nuestro Colegio y Nuestro Hogar”. Hasta pronto, P. Thomas Gavin, S.J.

De anécdotas recuerdo muchas, pero la que más me sacan en cara es que pedí que los cuartos medios dejaran de te-

Juan Pablo Cárcamo (2003-2009)

9

En su periodo se inaugura la coeducación “La entrada de las niñas al colegio ha sido un proceso muy lindo, se nota un cambio y han llegado muchas más familias que antes, Desde mi experiencia y la de los demás jesuitas que estamos de rector, vemos que hay experticia y profesionalización de la educación en los últimos años que pide que quienes lideren un colegio como rectores tengan algo que no todos los sacerdotes tenemos. Es muy importante que también podamos liberar a los sacerdotes de una labor administrativa que la puede hacer otra persona que tenga una convicción de nuestra espiritualidad”.

10

José Reyes (2009-2015)

¿SE SIENTE ORGULLOSO DE SER NOMBRADO EL PRIMER RECTOR LAICO DEL COLEGIO SAN MATEO? Yo soy un hijo de la iglesia y aprendí desde muy chico con los jesuitas que la iglesia éramos todos, entonces eso lo “tomé con la leche”, la iglesia somos todos los creyentes, los seguidores de Jesucristo. Soy un fruto de la educación jesuita y si no se diera este paso, entonces querría decir que en algo está fallando la educación jesuita en términos que no produce este compromiso con la iglesia de gente que no es consagrada (sacerdotes y religiosas).

ner puerta exclusiva y que el Cultrún se editara en un PC y se imprimiera en imprenta ( hasta ese momento se hacía a dito, que era un proceso casi a mano). La pasamos mal, pero hoy mirado con la distancia del tiempo nos hemos reconciliado con muchos ex alumnos que se sintieron afectados por la medida. Todos aprendimos y vemos también que las cosas tienen su tiempo y su proceso ( Uso el plural porque uno no trabaja solo y éramos todo un equipazo el que trabajó y sigue trabajando en San Mateo). La deuda pendiente, es que no tengamos todavía un Jesuita San Mateíno en estos últimos 10 años…todos los otros colegios tienen….sanmateínos …. Y los sueños grandes….?


12 Periodis

l ar o c s mo e

Diego Pérez B. - Francisco Llancar - Gonzalo Diaz

Una rica historia de la prensa escolar:

El Cultrún forma parte de la historia del San Mateo Desde la llegada de los primeros jesuitas hasta el presente, jamás ha dejado de editarse mensualmente una texto periodístico que hable acerca de nuestro colegio. Hoy día nuestra institución es reconocida a nivel nacional por su trabajo en esta zona del aprendizaje significativo.

Esta gran historia de éxitos y fracasos, se inició en 1961 con un proyecto elaborado por el primer rector del colegio John Henry, el cual a través de un proyecto escolar (idea de él), en el cual el intentaba que sus alumnos de 1º de humanidades (actual 7 año básico), pudieran crear un diario propio, cabe aclarar que esta tan sólo era una idea de diversión, ya que nunca se busco un diario formal como el de hoy en día, esta ida fue muy bien recibida por los alumnos los cuales crearon “El Osorniño”, el cual solo duro unos pocos meses por ser un proyecto escolar sin muchas proyecciones. Pero esto fue más allá, ya que despertó en el alumnado una idea, la idea era la de volver realidad lo que sólo quería ser un proyecto, ellos querían volver realidad un diario propio para el colegio y en 1962 se creó “The Sanmatean”. “The Sanmatean” duró varios años cumpliendo con las expectativas del alumnado, notándose un gran cambio de tipo positivo respecto de su predecesor “El Osorniño”, puesto que los ejemplares de “The Sanmatean” que hasta hoy perduran en una colección, muestran una mayor seriedad, compromiso y responsabilidad de parte del alumnado, esto se refleja en el contenido que presenta, donde encontramos temas que están muy dentro de la época, muestra de esto son las entrevistas con personajes destacados a nivel local y regional (El intendente de la época por dar un ejemplo), con los cuales se les pedía su opinión con respecto a problemas o sucesos de importancia de la época, esto porque la administración de este periódico estaba a cargo de los sacerdotes que estaban en el colegio en esos tiempos, los cuales tenían como objetivo entregar información a la comunidad sanmateina constante (con ejemplares que no tenían una salida bien definida, pues podían salir tanto quincenal como mensualmente), pero con el paso de algunos años el interés de la comunidad sanmateina cambió debido a los valores nacionalistas que se tenían de manera intransable, por lo cual “The Sanmatean” llegó a su final cuando en 1970 salió a la luz la consagración definitiva de la idea que alguna vez sostuvo John Henry de tener un periódico escolar permanente, con lo cual a mediados de 1970 nació el diario que hasta nuestros días circula mensualmente en nuestro colegio para las ocasiones especiales destacando los hechos más importantes a nivel local, nacional, y algunas veces incluso internacional, todo esto que tenga relación con el colegio San Mateo o con la misión Ignaciana que los mantiene con vida, hablamos de “El Cultrún”, nombre ideado por los hermanos Torrijo. Uno de los periódicos escolares con más trayectoria y calidad a nivel nacional, que en su próximo aniversario en 2010 cumplirá 40 años de vasta historia, que desde un comienzo, con el paso de los años ha ido evolucionando, desde el material del papel hasta la gama de contenidos que ha ido añadiendo a sus páginas. Como todo proyecto no se ha visto ajeno a los problemas, por ejemplo, en sus inicios, “El

Cultrun” presentaba competencia al interior del colegio, que tenían otras ideologías para un periódico, teniendo hasta 3 periódicos que circulaban simultáneamente junto al Cultrun (“Dado 57”, “La Copucha” y “The Cóndor”), logrando una estabilidad, fusionando las ideas de estos periódicos en uno sólo en 1978, que continuó con el nombre de “El Cultrun”. Otro caso fue cuando hubo mucha controversia debido a que el periódico dio un paso hacia la tecnología y comenzó a imprimir sus ejemplares en una maquina impresora de última generación llamada la “Copy Printer”, el espíritu de mantener lo clásico estaba presente, por lo cual una gran cantidad de sanmateinos no quizo abandonar el papel antiguo y las impresiones en blanco y negro, pues se perdería la esencia de tantos años, por suerte para beneficio de toda la comunidad sanmateina este cambio resultó para mejor y con el paso del tiempo la gente se acostumbró al nuevo diseño y se sintió más a gusto, debido a que la nueva forma de hacer El Cultrun presentaba una muy buena calidad, esto se veía reflejado en el aumento de paginas y artículos del mismo. Pero aunque la aceptación del copy printer fue buena, el staff del Cultrún decidió en 1997 dejarlo de lado y cambiar el formato, con esto los alumnos de cuarto medio de la época se molestaron. Actualmente la situación cambió a favor. Cada edición de El Cultrún es aceptada con gusto por todos y su calidad es muy buena y sigue mejorando, a tal punto de que la cultura de el periodismo escolar en este colegio es reconocido a nivel nacional y galardonado con premios como el de el concurso nacional de periodismo escolar de “El Mercurio de los Estudiantes” en donde alumnos de primer año medio ha sacado extraordinarios resultados.

El Cultrún y “El Mercurio de los estudiantes”

“El Mercurio de los estudiantes” se inició el año 2004 y tuvo como objetivo principal que los alumnos aprendieran a expresar sus opiniones, a través de sus noticias, sobre temas importantes e interesantes para ellos, además de interiorizarse en la realidad de su comunidad. Para la coordinadora del concurso, Catalina Mujica este certamen es importante para el desarrollo cognitivo de los estudiantes al decir que “es esencial que logren adquirir dos enseñanzas fundamentales: trabajar en equipo y luchar hasta la lograr la meta que se proponen, que en este caso, más que ganar es lograr que su diario tenga un 100% de avance al final del proceso”. En el primer año de competencia ganó la escuela Arturo Toro Amo de Santiago. El 2005 hizo lo propio la escuela municipal Fermín del Real Castillo de la ciudad de Chépica. Además, en el 7º lugar se situó nada más ni nada menos que el colegio San Mateo de Osorno. El 2006 se tituló ganador del certamen el colegio San Diego de Alcalá, de la ciudad de Huepil. Ese mismo año el grupo de alumnos representantes del San Mateo obtuvo el 5º

lugar de la competencia, con su diario “El Cultruncito”, acercando cada vez más la opción de poner el nombre del colegio en el primer lugar del concurso.

Se logró la meta Si bien en los dos años anteriores los respectivos grupos representantes del San Mateo tuvieron una gran participación en este concurso nacional, el de 2007 no quiso ser menos. El equipo periodístico san mateíno, compuesto por Camilo Mancilla (Director), Yamal Sacakini, Álvaro Piñuñanco, Iván Goic, Rodrigo Silva, Felipe Álvarez, Felipe Fuschlocher, Esteban Agüero, Salvador Cáceres, Pablo Fernández, Nicolás Dubreuill y Adolfo Loaiza (todos de 1º medio), supervisados por el profesor de Lenguaje Enrique Moreira, trabajaron intensamente durante 5 meses, con el fin de lograr el 1º lugar de la competencia realizada por El Mercurio. Así, los alumnos participaron con un diario escrito en Internet donde reporteaban noticias locales y emitían sus opiniones. El nombre de este diario fue llamado “El Cultrún”, al igual que el periódico insignia del San Mateo. El comienzo fue un poco duro para ellos, sobretodo al momento de organizarse. Así lo deja en claro el propio director del periódico, Camilo Mancilla, quien confesó que “comenzaron algo desordenados, pero que toda organización empieza así”. Además considera que todo el esfuerzo que pusieron en el proyecto, hizo que se fueran superando las dificultades y pudieran conseguir un buen producto, el cual los dejó satisfechos. Como todo sacrificio tiene su recompensa lograron superar todas las dificultades y así, consiguieron que su periódico sea el mejor entre los 404 que se presentaron en el certamen. Entrevistas destacadas, como la que le hicieron al obispo Alejandro Goic, fueron claves para la obtención del premio máximo. Esta ceremonia fue efectuada el 17 de Diciembre de 2007 en el edificio Corporativo de “El Mercurio”, y fue encabezada por el presidente dicha prensa, Agustín Edwars. Durante este cortejo, el profesor Moreira y sus muchachos recibieron sus premios (tarjetas giftcard y computadores para el colegio) y el reconocimiento por parte de todos los presentes. “Uno ve algo de mejoría no tan solo al nivel del manejo de la lengua materna, sino como se integran, como son más autónomos, como mejoran su rendimiento académico. Eso lo pueden ver a primera vista”, dice como conclusión el profesor Moreira, con respecto a los beneficios que les trae este certamen.

Se repite la gran Hazaña

El 2008 el nuevo grupo informativo representante del colegio esperaba igualar la alta vara dejada por su similar del año anterior, con su periódico bautizado “El Espejo”, hecho

por los estudiantes de 1º medio: Joaquín De la Barra (director del diario), Juan Carlos Claret (editor), Claudio Delannoy, Felipe Navarrete, Diego Galaz, Javier Guzmán, Álvaro Hidalgo, Nicolás Gonzalez, Mauricio Amthauer y Marcelo Matamala, quienes tuvieron como profesor encargado al ya “maestro” Enrique Moreira. Trabajaron arduamente los 5 meses de plazo que tuvieron, quedándose después de clases escribiendo su diario. Con noticias de real importancia en el plano nacional, reporteadas por ellos mismos, tales como la erupción del volcán Chaitén y el impacto provocado por el virus ISA en la industria salmonera y la misión jesuita de Tirúa apostaban a quedarse con el 1º lugar de la competencia. Todo el empeño y las ganas de los chicos dieron frutos, ya que, luego de la evaluación de su diario, fueron seleccionados dentro de los tres primeros lugares de la competencia dándole una nueva satisfacción tanto al periodismo escolar del colegio y de Osorno, como a ellos mismos y a su profesor asesor. Para saber su lugar definitivo, debieron viajar los diez alumnos, esperanzados, hasta Santiago para la premiación del concurso. Así lo hicieron los alumnos de 1º medio y su profesor el 11 de Diciembre. Una vez en la ceremonia, dirigida por el Director de “El Mercurio”, supieron los lugares de la competencia: nuevamente, y por vez consecutiva, el grupo de estudiantes del colegio San Mateo de Osorno se quedaba con el primer puesto del certamen. Inmediatamente el grupo de alumnos celebró con entusiasmo la victoria, mientras que el profesor Moreira se llenaba de satisfacción y emoción. “Son alumnos de 1º medio con cero, nula, neófita, mínima, minúscula experiencia en el manejo del texto periodístico…”, dijo Moreira refiriéndose a la principal dificultad que tuvo (y que todos tuvieron) al realizar el diario, añadiendo además, que afortunadamente el equipo contaba con comodidades que otras escuelas no, como por ejemplo, el fácil acceso a los medios masivos de comunicación.

En la actualidad

Al consultarle sobre este rotundo éxito por parte del colegio en el concurso “El Mercurio de los estudiantes”, el profesor Moreira aclara, “en el colegio tenemos una cultura periodística no del 2006 ni del Mercurio de los estudiantes, sino que una cultura de 40 años… En algún momento toda esta cultura periodística debía darse a conocer no sólo a nivel local ni regional, sino que también a nivel nacional”. Para este año el profesor pretende hacer un trabajo similar al de los años anteriores, por lo cual se debería repetir el triunfo. Pero él no se confía, “no te olvides de que hay otros colegios que también han estado dentro de los primeros lugares y pueden tener lugares de privilegio más que nosotros este año”, sentencia el maestro.


Cultrun de oro