Page 1

Palabras del Procurador General de la República, Dr. Radhamés Jiménez Peña, en la Conferencia Magistral “El Papel del Ministerio Público en la Administración de Justicia de una sociedad democrática” dictada por el Fiscal General de España Don Cándido Conde-Pumpido Tourón ( Jueves 4 de Enero 2007).

Buenas tardes: Don Cándido Conde-Pumpido Tourón Fiscal General del Reino de España

Magistrado Jorge Subero Isa Juez Presidente de la Suprema Corte de Justicia

Dr. César Pina Toribio Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo

Honorable Almudena Mazarrasa Embajadora de España

Mayor General E.N. Rafael Ramirez Ferreira Presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD)

Mayor General P.N. Bernardo Santana Páez Jefe de la Policía Nacional

Alejandro Moscoso Segarra


Comisionado de Apoyo a la Reforma y Modernización de la Justicia

Dr. Marino Vinicio Castillo Asesor del Poder Ejecutivo de Drogas

Lic. Mabel Félix Presidenta del Consejo Nacional de Drogas

Dra. Aura Celeste Fernandez Directora Honorífica de la Escuela Nacional del Ministerio Público

Señoras y Señores,

Tuve el gran honor de conocer a Don Cándido Conde-Pumpido Tourón en Islas Canarias, en el marco de la celebración de la XV Conferencia de Ministros de Justicia de Países Iberoamericanos, en el mes de septiembre del año que recién transcurre. En esa ocasión hablamos de la posibilidad de desarrollar agendas comunes entre las instituciones que ambos representamos, lo que conllevaría, lógicamente, una visita de Don Cándido a nuestro país. Debo decir aquí que Don Cándido mostró su receptividad sin ningún tipo de reticencia a nuestra invitación, que se generó en esa ocasión.

Luego, en el mes de noviembre del año pasado volvimos a coincidir, como miembros que somos ambos, en la XVI Asamblea General Ordinaria de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP), la cual se celebró en la ciudad de


Santiago de Chile. En esa oportunidad quedó concretizada la visita de nuestro distinguido amigo a esta Patria chica.

Quiero manifestar ante todos ustedes mi profunda satisfacción por el honor conferido de presentar ante ustedes a uno de los juristas con mayor acreditación curricular con que cuenta la Madre Patria.

Este hombre excepcional nació en el seno de una familia de juristas ( su padre fue fiscal), y siguiendo una tradición familiar, a la vez que un llamado de su vocación, comenzó a estudiar derecho en la Universidad de Santiago de Compostela, licenciándose en 1971.

Desde el 1973 hasta 1976, época en la que inició su carrera judicial, se desempeñó en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Puebla de Sanabria. A su vez continuó su formación y se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales, por la Universidad de Santiago de Compostela.

En 1976 comenzó a trabajar como Juez de Primera Instancia e Instrucción en Carballino (Orense). En 1981 pasó a ser Magistrado en la Audiencia Provincial de San Sebastián, y además, por esa época fue designado Presidente del Jurado Provincial de Expropiación de Guipúzcoa. En 1995 se lo nombró Presidente de la Audiencia Provincial de Segovia. En marzo de dicho año, es nombrado Magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, con competencia específicamente penal.

Se dedicó a la docencia, siendo profesor de derecho civil durante 18 años en la Facultad de Derecho de San Sebastián en la Universidad del País Vasco y, en Segovia, del


Colegio Universitario “Domingo de Soto”-adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. Siendo en esta última ciudad donde inició su camino en el trabajo de investigación, tanto en el campo del Derecho Penal como en el ámbito del Derecho Civil, y sobre medio ambiente.

En el ámbito de la seguridad ha sido Presidente de la Comisión Provincial de la Policía Judicial de Segovia desde su constitución hasta 1995, profesor en el Curso Superior de Dirección y Gestión de la Seguridad Pública del Instituto Universitario Ortega y Gasset de Madrid, y también profesor de las sucesivas promociones del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, en los cursos de especialización en Policía Judicial del Centro de Estudios Jurídicos de la Administración de Justicia.

Es autor de los siguientes artículos: “ La apropiación indebida de la cuota obrera de la Seguridad Social ¿un delito invisible? (1985), “La justicia y la seguridad ciudadana” (1986), “Protección penal del medio ambiente: cuestiones” (1988). En 1990 colaboró en la redacción del libro “La Reforma del Proceso Penal”

Otros trabajos de investigación son: “ El procedimiento abreviado en el ámbito penal: los recursos” (1991), “ Responsabilidad de la empresa por daño ambiental. Aspectos penales y civiles de la responsabilidad” (1991), “La responsabilidad civil por daños al medio ambiente” (1990), “los juicios ejecutivos fundados en pólizas de crédito en cuenta

corriente”(1993),

“Responsabilidad

civil

y

administrativa

por

daño

ambiental”(1994), “ Derecho de Propiedad y Protección del Medio Ambiente: la acción negatoria” (1994), “ El delito ecológico”, “Manual del Tribunal del Jurado”, “Comentarios al Código Penal de 1995”, “Ley de Enjuiciamiento Criminal. Doctrina y Jurisprudencia”, “Comentario a la Ley de Responsabilidad penal de los Menores” y “Tratado Práctico de los procesos de Extranjería”.


Desde el 27 de abril del 2004, toma posesión del cargo de FISCAL GENERAL DEL ESTADO, cargo que mantiene en la actualidad.

Esta apretada síntesis curricular de Don Cándido, nos da una visión panorámica de la calidad del disertador que tendremos en esta memorable ocasión. Es mucho lo que podemos aprender de este hombre de quien puedo afirmar cuenta con una visión universal y democrática del derecho.

El mundo de hoy es una aldea global, donde a los ciudadanos del presente nos ha tocado vivir en el momentum más revolucionario y trascendente de la historia de la humanidad, nos ha tocado vivir en lo que muchos han catalogado como la era de la información. Esta sociedad de hoy, que es la sociedad de la tecnología, tiene sus luces y sus sombras. Tanto a Don Cándido como a mi nos ha tocado la responsabilidad de enfrentar, desde nuestras respectivas funciones, el lado oscuro en nuestras sociedades, es decir, el crimen y el delito en todas sus dimensiones.

El crimen, también en nuestra era, no tiene fronteras: se ha trasnacionalizado. En ese sentido, tanto Don Cándido como un servidor tenemos objetivos comunes, como lo es, el de colaborar de manera recíproca en nuestra inquebrantable decisión de perseguir el delito y traducir a los responsables de los mismos a la acción de la justicia.

Don Cándido y este humilde servidor, por coincidencias de la vida, compartimos enfoques e inquietudes en temas jurídicos transcendentes y que apenas comienzan a ser dilucidados a profundidad desde el punto de vista jurídico, como lo es, el tema de la problemática ambiental. Abordar la problemática desde el punto de vista jurídico en el momento que tanto Don Cándido como quien les habla lo acometieron, era un obrar de Quijotes.


Gracias querido amigo por corresponder tan gentilmente a esta invitaci贸n y, sobre todo, concedernos el placer de saborear las exquisiteces de sus conocimientos.

04-01-2007  

04-01-2007

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you