Page 1

Editado por Markus Miessen y Shumon Basar Contribuciones de: Åbäke, Shumon Basar, Johanna Billing, Celine Condorelli & Beatrice Gibson, Keller Easterling, Francesca Ferguson, Justin Frewen, Stephen Graham, Joseph Grima, Mauricio Guillen, Michael Hirsch, Bernd Kniess & Meyer Voggenreiter, Armin Linke, Brendan McGetrick, John McSweeney, Markus Miessen, Matthew Murphy, Lucy Musgrave & Clare Cumberlidge, Hans Ulrich Obrist, Bas Princen, Wendy Pullan, Frank van der Salm, Luke Skrebowski, R&Sie(n) con Pierre Huyghe, Peter Weibel, Srdjan Jovanovic Weiss y Eyal Weizman

¿ALGUIEN DIJO PARTICIPAR?

Un reporte desde las trincheras del activismo cultural que describe el trabajo de algunos “practicantes espaciales”, que activamente traspasan las barreras del conocimiento local o universal.

Un Atlas de Prácticas Espaciales

www.dpr-barcelona.com

ISBN 13: 978-84-613-0827-9

Editado por Markus Miessen y Shumon Basar

dpr-barcelona

¿ALGUIEN DIJO PARTICIPAR? Editado por Markus Miessen y Shumon Basar

U N A T L A S D E P R Á C T I C A S E S P A C I A L E S


MOVIÉNDOSE EN LOS MÁRGENES Rebecca Gomperts conversando con Brendan McGetrick En junio de 2001, Rebecca Gomperts ganó fama mundial navegando en Dublín en la única clínica flotante del mundo. Entonces fue recibida por enjambres de partidarios, opositores, y medios internacionales, quienes rápidamente la etiquetaron como la líder extremista mundial “Pro-elección”. Gomperts y su grupo “Mujeres sobre las Olas” han viajado desde entonces a Portugal y Polonia –países donde, como en Irlanda, el aborto es ilegal —, donde cada vez se enfrenta a una aplastante expectativa por sus servicios y a nuevas, y cada vez más agresivas, formas de resistencia. Comprometidas en facilitar lo prohibido, Mujeres sobre las Olas, realizan muchas de sus acciones en las áreas grises de la ley; en territorios sin regulaciones. Nuevos espacios sin definición o políticas sin determinar por parte de las autoridades. El trabajo requiere de inteligencia, usualmente asociada al mercado negro; esto obliga al grupo a ser muy adaptable y oportunista –como un cangrejo ermitaño- para buscar y explotar nuevas áreas de ambigüedad y libertad potencial, que aparecen y desaparecen mientras la globalización se desarrolla espasmódicamente. Para esta activista, el efecto más importante de la globalización ha sido la creación de una vasta audiencia internacional de participantes potenciales. Para La Camiseta diseñada por Mujeres sobre las Olas que dice “I had an Abortion” (He tenido un aborto). La camiseta es parte de la campaña ACT (Art Communication Tool) , un proyecto de comunicación multidisciplinar desarrollado por Mujeres sobre las Olas y el artista holandés Willem Velthoven © Women on Waves

59


Brendan McGetrick

ganar acceso a esta audiencia y distinguirse entre las múltiples organizaciones competidoras, este y otros movimientos han abrazado el espacio virtual como un escenario nuevo, que aporta más libertad. Como respuesta a la rigidez persistente del mundo real, la Web se ha convertido en el Salvaje Oeste del siglo veintiuno, un espacio de riesgo libertad extendida, donde flotan, sin receta médica, fórmulas de cócteles químicos abortivos junto a fotos de fetos destrozados. Después de haber sido bloqueada su entrada a

60


“contra un contexto de creciente conservadurismo”

Durante su viaje a Portugal, los barcos de guerra son movilizados para evitar que el Borndiep pueda atracar. Estas “Mujeres sobre las Olas” se encuentran en el límite de sus derechos legales,el gobierno portugués les impide la entrada, argumentando que el barco pone en peligro la seguridad nacional. © Women on Waves

Portugal con buques de guerra, las Mujeres sobre las Olas han migrado al espacio virtual -construyendo un escudo contra las embestidas de los grupos pro-vida-, patrocinando proyectos artísticos, y proveyendo tutoriales on-line sobre el aborto. Con un conservadurismo creciente en Europa como telón de fondo, me senté junto a la Doctora Gomperts para hablar de sus experiencias como líder de Mujeres sobre las Olas, sobre la necesidad de una izquierda política más combativa, sobre el poder de lo virtual y el futuro incierto.

61


Brendan McGetrick

La Dra. Gomperts se presenta en un programa de televisión portugués, explicando el uso del Misoprostol, un medicamento utilizado para las úlceras estomacales y que induce los abortos., © Women on Waves

BM: RG:

BM:

¿Cuál es su postura ante el aparente crecimiento del fundamentalismo religioso, en Estados Unidos, Oriente Medio e incluso en Europa? Hasta ahora, las políticas europeas eran usualmente determinadas por los Socialistas. Pero las elecciones de Junio de 2004 llevaron al poder la primera mayoría religiosa y conservadora en el Parlamento Europeo. El actual Presidente de la Comisión Europea [José Manuel] Barroso, es un portugués católico que ha permitido la persecución de las mujeres que han tenido un aborto. Lo que buscamos en este momento no es el inicio de una nueva visión política sino el regreso a una anterior. La desventaja de la gente progresista y liberal, es que no estamos estrictamente organizados, a diferencia de la iglesia con una clara estructura jerárquica. Tenemos una carencia de organización de base. La Iglesia Católica, así como otras organizaciones religiosas han sido capaces de, con un gran lapso de tiempo –porque han dispuesto de unos treinta o cuarenta años, mientras los Socialistas estaban en el poder- regresar al punto donde poder recuperar las posiciones de poder. En este sentido [el papel de la religión en política] es interesante porque el Papa [Juan Pablo II] apoyó la incorporación de Polonia en la Unión Europea. El Vaticano es miembro de Naciones Unidas. Y aunque no tengan derecho a voto, constituyen un participante con mucha influencia, promoviendo y organizando debates. Sin embargo, el Vaticano no es un país; es una ciudad de hombres religiosos. No obstante, sus líderes participan en organizaciones políticas, porque es la forma en que quieren realizar cambios; quieren ser parte de esta gran unión, porque es la forma en que pueden influir en los procesos que suceden actualmente. Tomando en cuenta esta falta de organización de base que ha mencionado,

62


“los chistes cortos son más fáciles de entender”

RG:

BM:

RG:

BM: RG:

63

¿qué medidas toman para ampliar la base en la que sustentan su trabajo? En cierto modo, pienso que nos alineamos con todos los movimientos liberales y progresivos, porque al final, [Mujeres sobre las Olas] no se trata del aborto, se trata de respetar la libertad de elección de la gente y su autodeterminación. No obstante, el mundo de las ONG’s está bastante polarizado: cada uno está peleando por los mismos céntimos y los temas diferentes se dividen de cuajo. “Esto trata de esto, aquello trata de aquello”. Por ejemplo Amnistía Internacional no tocará el tema del aborto, ya que tienen miedo de perder financiación de fuentes que pueden conseguir si se centran en otras cuestiones de derechos humanos. Así que para participar, es un mundo muy extraño, porque está muy dividido. Como cada movimiento es en parte una lucha para conseguir financiación, ¿Piensa usted que los grupos se caricaturizan a ellos mismos a fin de ser fácilmente identificables? No pienso que las organizaciones se hagan eso. Pienso que es la prensa quien lo hace. La complejidad de una organización -los temas que alcanza y los medios que utiliza- no se ven nunca totalmente reflejados en la prensa. Mi experiencia es que todos estos aspectos resultan realmente difíciles de comunicar. ¿Considera que esto es una cosa negativa? No lo creo, pero has de saber trabajar con ello. Pienso que lograr abarcar la total complejidad de todas las cuestiones es realmente difícil. Y en cierto sentido la prensa tiene la obligación de ayudar con esto, y aunque lo hacen, es a veces frustrante. En este sentido, el lenguaje es muy interesante, porque algunas veces las ideas articuladas en los medios no son realistas. Son claras, pero inconsistentes, si se analizan profundamente. Si miras algunos de los argumentos de los conservadores, normalmente son pegadizos y juegan con el miedo. El problema es que los eslóganes se sueltan más fácilmente que la realidad, que usualmente es más compleja. Y este es un problema que la gente progresista ha tenido: siempre han necesitado más palabras para explicar su status quo. Mientras que a la gente se le facilita más apropiarse de los eslóganes.


Brendan McGetrick

BM:

RG:

BM:

RG:

BM:

RG:

Como parte de Mujeres sobre las Olas, usted ha colaborado con artistas para crear instalaciones y marketing. ¿Tienen estos experimentos para desarrollar mensajes la claridad y simplicidad de un slogan? Es más una forma de desarrollar y expandir nuestro lenguaje. El lenguaje y las herramientas de comunicación que tenemos como grupo de derechos de la mujer. Uno de los proyectos que me llamó la atención en particular fue una serie de camisetas con la frase “Yo tuve un aborto”. Por la claridad indiscutible y el impacto del gesto, ¿no se pregunta si es extremo y podría minar sus intenciones? Existe una vieja teoría que dice que, si tienes dos posturas extremas, con una gran masa de gente moviéndose de un lado a otro en el medio, y una de estas posturas afloja, entonces el medio empieza a moverse hacia el lado contrario. Esto es lo que ha pasado en los Estados Unidos durante mucho tiempo. La derecha religiosa ha sido mucho más vociferante y extrema que la izquierda. Gracias a esto la gran masa de la clase media se ha movido hacia la derecha. Lo mismo ha ocurrido aquí en Europa. No hemos tenido un movimiento radical, progresista durante largo tiempo. El aborto es el procedimiento médico más realizado; y aunque muchas mujeres lo han practicado, la gente es aún muy sigilosa sobre el tema. Es un tabú. Mi opinión es que, en la medida que la gente se avergüence y acepte este tabú, es posible mantenerlo ilegal, reprimir a la gente y hacerlo inaccesible. En el momento que una mujer da la cara y dice: “Yo tuve uno”, entonces otra dice, “Oh, yo también”. Entonces tienes un movimiento fuerte. Se trata de dar la cara y no avergonzarte de ello. Es otra forma de crear un cambio. Pero ¿qué es extremo para ti? Sería extremo si vistieras una camiseta que dijera, “Soy gay”? No, la diferencia es que para mucha gente, incluidas las mujeres que han tenido un aborto y la gente que generalmente apoya los derechos reproductivos, el acto de abortar en sí no se considera algo para celebrar o de lo que sentirse orgulloso. Decir “Soy gay” es decir… Me siento bien conmigo mismo.

64


“politizado volviéndolo ilegal”

BM:

RG: BM:

RG:

BM: RG:

BM:

Sí, pero hay muchas mujeres que han abortado y hombres cuyas novias han abortado; y aunque no lamenten la decisión, no están precisamente felices de haberlo hecho y no es algo que los haga sentirse bien. Pero es una declaración política; no es una declaración personal [vestir una camiseta que diga “Yo tuve un aborto”.] Quizás, pero ciertamente es una línea ambigua. Porque el aborto permanece como una experiencia profundamente personal. Yo supongo que usted considera esta la parte del problema. Es parte del problema. Si fuera una cuestión profundamente personal, entonces no tendríamos que hacer lo que hacemos. Pero ha sido politizado haciéndolo ilegal. Por lo tanto, esto significa que como mujer, desde el momento que abortas estas conectada con todas las otras mujeres alrededor del mundo, que no tienen acceso [a derechos] y que están siendo condenadas al ostracismo. ¿Se imagina usted a Mujeres sobre las Olas como una herramienta potencial de sus opositores? No, porque somos demasiado autónomos para esto todavía. Realmente creo que llega un momento en el que tienes que reconsiderar tus estrategias, pero en este sentido, ellos convierten todo en una herramienta. Esto es algo en lo que [los grupos anti-aborto] son bastante buenos: todo lo que ocurre lo utilizan para nutrir su agenda. Estas son organizaciones muy poderosas: están bien organizados, tiene una amplia base, y mucho dinero. Todo lo que ocurre relacionado con sus temas lo utilizan como una herramienta, por ejemplo el caso de la mujer en Florida [Terry Schiavo*]. Pero desde el momento que eres capaz de de inventar nuevas estrategias para alejarte de ellos, de ser nuevamente autónomo y hacer nuevos movimientos, entonces dejas de ser una de sus herramientas. Y nosotros intentamos hacer eso todo el tiempo. Sin embargo no tenemos realmente definida una estrategia [dirigida al movimiento anti-aborto]. Tratamos de reaccionar lo menos posible, porque creo que reaccionando les das algún poder sobre lo que estas haciendo. Cuando iniciaron Mujeres sobre las Olas, hubo artículos que localizaban el

* N del T. Mujer estadounidense que en 1990 quedó en estado vegetativo. Su caso abrió un debate intenso sobre la eutanasia y los derechos civiles en su país.

65


Brendan McGetrick

RG:

BM: RG:

proyecto en una comunidad fundada por personas que tenían la ambición de encontrar huecos políticos y legales, como Haven Co, la compañía que transformó una plataforma militar abandonada en el Mar del Norte en un paraíso para la gente que quería guardar archivos electrónicos sin control gubernamental. Estoy directamente relacionada con eso. Me interesa hacer nuevas cosas encontrando las vías existentes, dentro de los límites legales. Para mí esto es muy motivante. Cada vez que navegamos hacia un país con leyes diferentes, tienes que pasar por todos los diferentes escenarios: Si hago esto, ¿Qué implicaciones legales tendrá allí? Por ejemplo, en Polonia no podíamos decir públicamente que practicábamos abortos. Pero podíamos decir que no se nos permitía decir que practicábamos abortos. En este sentido Internet es una herramienta poderosa, y pienso que mucho de ese tipo de experimentación existe. Si te fijas en temas de derechos de autor o por ejemplo las farmacias on-line: todo esto tiene que ver por un lado con los gobiernos tratando de restringir el acceso y por el otro, la gente encontrando formas -legales, ilegales o confusas- para acceder a ellos. Puedes verlo ahora en Holanda con los Doctores Online. Ahora gritan “¡No se debería dejar que los doctores prescriban más online!” porque una mujer se ha matado ella misma. Así que, en cierto modo, estoy muy interesada en este tipo de luchas. Y nuestro nuevo proyecto trata totalmente sobre esto. Estamos desarrollando un nuevo proyecto, pero aún no es público así que no puedo decir mucho sobre el mismo, pero será algo nuevo y rompedor. ¿Tiene que ver con barcos? Esta vez no está relacionado con barcos. El barco vendrá otra vez, pero primero queremos resolver algunas cuestiones legales en Portugal. Lo que ocurrió allí fue que, mientras nosotros respetamos todas las leyes y regulaciones internacionales, no ocurrió lo mismo de parte del gobierno portugués. Y esto ha creado un muy mal precedente -malo para nosotros y malo para otras organizaciones- porque el mensaje transmitido es que; si tu haces algo que no me gusta, puedo usar cualquier medio para detenerte, porque representas una amenaza para la seguridad nacional. Y esta es una estrategia que han tomado de Bush. Tenemos que hacer algo con este precedente, y por eso estamos en una batalla legal ahora.

66


“el barco volverá”

La web de Mujeres sobre las Olas presenta una página en la que se explica la inducción de abortos utilizando medicamentos de uso común. © Women on Waves

Cuando nos encontramos para la entrevista, Gomperts tenía un embarazo avanzado. Entonces me aseguró que el niño que esperaba no disminuiría de manera alguna su determinación, y después del nacimiento de su hija en abril de 2005, se reitero este sentimiento a través de un anuncio en el sitio web de Mujeres Sobre las Olas. A inicios de 2006, no se había lanzado todavía ningún nuevo proyecto. Para más información acerca de Gomperts y su proyecto Mujeres sobre las Olas, visite: http://www.womenonwaves.org/

67


Editado por Markus Miessen y Shumon Basar Contribuciones de: Åbäke, Shumon Basar, Johanna Billing, Celine Condorelli & Beatrice Gibson, Keller Easterling, Francesca Ferguson, Justin Frewen, Stephen Graham, Joseph Grima, Mauricio Guillen, Michael Hirsch, Bernd Kniess & Meyer Voggenreiter, Armin Linke, Brendan McGetrick, John McSweeney, Markus Miessen, Matthew Murphy, Lucy Musgrave & Clare Cumberlidge, Hans Ulrich Obrist, Bas Princen, Wendy Pullan, Frank van der Salm, Luke Skrebowski, R&Sie(n) con Pierre Huyghe, Peter Weibel, Srdjan Jovanovic Weiss y Eyal Weizman

¿ALGUIEN DIJO PARTICIPAR?

Un reporte desde las trincheras del activismo cultural que describe el trabajo de algunos “practicantes espaciales”, que activamente traspasan las barreras del conocimiento local o universal.

Un Atlas de Prácticas Espaciales

www.dpr-barcelona.com

ISBN 13: 978-84-613-0827-9

Editado por Markus Miessen y Shumon Basar

dpr-barcelona

¿ALGUIEN DIJO PARTICIPAR? Editado por Markus Miessen y Shumon Basar

U N A T L A S D E P R Á C T I C A S E S P A C I A L E S

Women on waves  

Moviéndose en los Márgenes. Rebecca Gomperts conversando con Brendan McGetrick acerca del proyecto Mujeres sobre las Olas [Women on Waves] p...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you