Issuu on Google+

P E D R O

P A L A O

P O N S

ETE R N U M [KLAUS D.]

CAPÍTULO 7 + A D P

E T E R N U M B O O K S


Capítulo

7

Barrio Gótico de Barcelona

EN EL CAPÍTULO ANTERIOR... Regresamos a Menorca donde la mujer que había tenído un encuentro amatorio sangriento, nos descubre algunas de sus sensaciones extrañas fruto de un accidente. Además ha tenido un sueño extraño y para clarificar su visión onírica decide visitar el recinto megalítico de Trepucó. Sin embargo, ante la pared de los sacrificios, perderá el control.

1


El Maestro avanzaba tranquilamente por la plaza de la Catedral de Barcelona sintiendo el gratificante aire refrescado por la lluvia de la mañana. La voz de Misia a ritmo de fado sonando en los auriculares, acompañaba sus pasos en dirección al templo. Estaba contento e intuía que se avecinaban buenos tiempos. Entró en el templo. No era creyente, pero su objetivo tampoco era rezar. Como tantas otras veces, pretendía pasar unos minutos relajado viendo las ocas del jardín interior del claustro. Tenía mucho trabajo por hacer y eso le motivaba. Hacía meses que seguía de cerca las actividades de Klaus y ahora disponía de un nuevo y ambicioso objetivo. -¿Me da una limosna, señor? Miró con desprecio a la joven de apariencia rumana, de escasos veinte años, con el largo pelo recogido en un improvisado moño, que se le acercó alargando la mano hacia él. Pero luego sonrió. -¿Qué necesitas? - Preguntó mirando con aprensión la mano que le tendía, pequeña, sucia y con las uñas raídas. -Una limosna, señor. La observó de pies a cabeza. Era pálida y menuda. Llevaba una larga falda floreada que ocultaba otras piezas de ropa, calcetines debajo de unas sandalias de plástico dos números más grandes de lo que le correspondía y una camiseta de color indefinido sobre la que llevaba una amplia chaqueta de punto que mal disimulaba sus abundantes pechos. Pese a su aspecto desaliñado, se la imaginó desnuda y ensangrentada en su sala de juegos. -¿Qué harás con ella si te la doy? La mujer no sabía qué responder. -¿Qué harías por una buena limosna? -Preguntó de nuevo sin dejar de mirar los ojos oscuros y tristes de la chica, que resaltaban todavía más la palidez de su rostro. -Solo quiero comer, señor.

2


La joven insistió con el gesto moviendo la mano. Él se la imaginó gritando mientras le arrancaba una a una aquellas sucias y descuidadas uñas. Una vibración en el interior del bolsillo izquierdo del pantalón, le indicó que estaba recibiendo un mensaje urgente. Solo su Oteador principal tenía el número de aquel teléfono. -Hoy es tu día de suerte -dijo tras decidir que la dejaba ir-. ¡Lárgate! Se apartó de ella, para dirigirse hacia el otro extremo del claustro. - Moartea va veni să te -le gritó la mujer en rumano, haciendo un gesto obsceno al mismo tiempo. El Maestro detuvo sus pasos. Se giró lentamente y la miró a los ojos. -No, la muerte no vendrá a buscarme porque vive en mi casa -dijo sonriendo-. ¿Quieres conocerla? La mujer, asustada, giró sobre sus pasos y se fue. El hombre miró el mensaje en la pantalla. Sonrío, eran buenas noticias. Su vigilante le anunciaba el envío de nueva documentación sobre Klaus. Salió del templo en dirección a su despacho. Aquel SMS certificaba que sus planes iban por buen camino. Era consciente de que el reto al que se enfrentaba no sería fácil. Klaus había sido Maestro de Maestros, el rango más elevado de entre los que conformaban la sociedad, y esto no solo implicaba un título, sino una forma de ser y actuar: era frío, calculador, metódico y pese a que lo conocía bien, resultaba imprevisible. Además, aunque a priori hacía tiempo que no se relacionaba con los otros miembros de la Orden, sabía de sus métodos de trabajo. El Maestro debía pensar muy bien en la estrategia a seguir para lograr lo que pretendía de él.

3


La expectación por lo que le aguardaba en el despacho le había abierto el apetito. Se detuvo en Conesa, la bocadillería esquinera de la calle Llibreteria con Paradís. Pese a la hora, no había cola, algo inusual considerando la popularidad del local. Pocos minutos después, caminaba hacia su casa, deseoso por degustar el delicioso bocadillo todavía caliente de queso roquefort con cebolla confitada que acababa de adquirir y que, como era habitual, había solicitado envuelto en papel parafinado, pues detestaba el de aluminio. El sonido del teléfono interrumpió sus pensamientos, era su Oteador principal. -Dime, Germán. -Buenos días, Maestro. ¿Has podido ver la documentación? -Todavía no. ¿Para qué me llamas? -preguntó en tono brusco-. -Necesito algo especial para complementar adecuadamente el informe que te he enviado, pero si no lo has leído... puede esperar. La curiosidad le pudo. -¿Qué contiene el informe? -¿Te lo cuento ahora? -preguntó extrañado, pues el Maestro casi nunca quería mencionar datos delicados por teléfono. -¿Qué contiene el informe? -se limitó a inquirir con sequedad. -Varias fotografías de los seguimientos. -¿Y? Eso no es nuevo. -Creo que está enfermo. -Suena interesante. -¿Qué le pasa? -Todavía no lo sé, algo neurológico, de ahí mi petición. Necesito infiltrarme en un centro médico. -Hazlo, ya sabes cuál es el procedimiento. -Ya lo he hecho físicamente, pero su sistema de seguridad informática es demasiado avanzado para mí. Los ordenadores de los consultorios tienen los discos duros vacíos. Están conectados en red a un servidor central que es el que tiene los datos que necesitamos y que no he sabido localizar.

4


-Comprendo. -He pensado en realizar una operación de confusión, pero necesitaría que viniera conmigo tu analista, él sabrá qué hacer para acceder a la información. -De acuerdo. Prepáralo todo, indícame día y hora y lo tendrás contigo. Colgó el teléfono. Lo guardó en el bolsillo izquierdo del pantalón. Aceleró el paso, tenía hambre.

EN EL PRÓXIMO CAPÍTULO Regresamos a Menorca para descubrir algo más sobre la misteriosa Lacstae.

Al extraño sucederá, en este monumento.

5


© +ADP - Más allá del papel & EternumBooks 2014 Creación de los textos: Pedro Palao Pons Documentación: Olga Roig - Asesoramiento Editorial: Félix Sabate Imagen: Photos com - Getty Images / +adp - Diseños: +adp - Gestión de Redes: Lucía Agudo Producción y Realización Audiovisual: +adp & SIC Comunicaciones -BSO: Odracir Lavid Propiedad Intelectual: B-0120-14


Eternum Klaus D. Capítulo 7