Issuu on Google+


Diseño global Arquitectura Arquitecto colaborador Ingeniería Interiorismo Colaborador interiorismo Empresa constructora Rotulación Metalistería Ebanistería Iluminación Ingeniería acústica Sonido Cine

JAVIER MARISCAL BIARQUITECTOS, S.L. ALEJANDRO CRISTÓBAL G56 JAVIER MARISCAL / FERNANDO SALAS TOMAS LÓPEZ GESCOR SL Y CONEFE, S.L. ROURA CEVASA TALLERES COLMENERO, S.L. DIVISA BARCELONA, S.A. IGUZZINI HIGINI ARAU JOSÉ MIGUEL LODARES CINEMATOGRAFÍA PEREIRA, S.L.


Calle 54 Cada noche, la magia de una música singular. Fernando Trueba decía en la presentación de Calle 54 que la película …”es mi manera de saldar la deuda de gratitud con el jazz latino, una música que me ha hecho disfrutar y me ha ayudado a vivir como ninguna otra.” Es una excelente definición de esta música ”hacer disfrutar y ayudar a vivir”, es la mas sencilla , la que mejor explica la esencia, la magia y la alegría que esta música proporciona al oyente, que nunca sale defraudado de un concierto. Jazz y Latino son dos palabras que abarcan cada una de ellas muchas músicas, muchas culturas y muchas historias. El jazz nacido en la Nueva Orleans de principios del siglo veinte, ciudad bulliciosa, salvaje y cosmopolita habitada por europeos y africanos, y la música cubana, irresistible mezcla de música española y africana. El ritmo contagioso de los tambores de Africa en sobredosis. Jazz Latino evoca los años cincuenta en Nueva York cuando un fantástico personaje y genial músico de jazz, Dizzy Gillespie, conoce a Chano Pozo, Mario Bauza, Machito, Chico O´ Farrill maestros de la rica música cubana y se produce el matrimonio de ambos mundos. Trueba reunió para dos horas de película a trece nombres indispensables a la hora de hacer disfrutar a la gente, a la hora de poder cambiar en un momento el estado de animo de cualquier persona y Calle 54 se convirtió en un símbolo de música profundamente inteligente y divertida. En el restaurante y club Calle 54 nos inspiramos al programar la música en esta idea de contribuir a que se disfrute cada noche con la magia de la música en directo y que esta nos ayude a vivir. Por eso estarán entre nosotros en las primeras semanas Bebo Valdés y Diego el Cigala interpretando boleros arrebatadores, Jerry González para enseñarnos mas sobre el misterio de la clave, Roy Hargrove heredero de los mejores trompetistas del jazz, Chano Domínguez para contarnos que el flamenco también sabe de jazz y muchos mas conversadores y seductores privilegiados que vendrán después como Charles Lloyd, Joyce, Ron Carter, Gonzalo Rubalcaba, David Sánchez, Barry Harris, Brad Melhdau o Eliane Elias ….


Reservas: 902.14.14.12 Email: calle54@calle54.net Calle 54, el malecón del Paseo de la Habana. Un espacio único en Madrid creado, diseñado y decorado por Javier Mariscal y su Estudio, donde las actuaciones musicales, de la mano de Fernando Trueba, la gastronomía, comandada por Juan Calduch ( director general) discípulo de Juan Mari Arzak y Xavier Gutierrez ( asesor gastronómico) actual responsable del Laboratorio de Restaurante Arzak, se dan cita en un local que incluye Sala de Proyección y Presentaciones para Eventos Especiales. Gastronomía, música y copas bajo un mismo techo en el Paseo de la Habana, 3 y punto de encuentro para artistas, profesionales de cualquier ámbito y ciudadanos que deseen convertir cada salida en un acontecimiento, en una auténtica aventura. La idea de crear lo que será CALLE 54 surgió hace ya dos años de un grupo de amigos entre los que se encuentran productores, actores, directores de cine, periodistas y empresarios, amigos unidos por su amor al cine, a la buena mesa y a las largas tertulias. El proyecto creció ,fue ganando atractivo y ya está a punto. Todos coincidieron en que el nombre idóneo es “CALLE 54” como la película en la que Fernando Trueba, uno de los socios, reúne a los más grandes del Jazz Latino ya que, aunque tengan cabida otros tipos de música, será ésta la que dé carácter al local. Un gigantesco pianista de neón que ocupa toda la fachada del edificio lo hace inconfundible. En su interior dos ofertas culinarias, aunque las dos están comandadas por un mismo equipo, surgido de la escuela y los fogones del maestro JUAN MARI ARZAK , un Club de Jazz que ofrecerá música en vivo los siete días de la semana y , entre otras cosas, un confortable e íntimo cine privado capaz de proyectar desde celuloide hasta soportes digitales. Entre plantas una enorme abertura oval comunica las zonas de restaurante y el escenario con su gran piano de cola. El diseño íntegro de CALLE 54 ha sido responsabilidad de JAVIER MARISCAL, que ha conseguido su propósito de aunar espectacularidad y confortabilidad, sin evitar el impacto inicial que recibe el viandante al encontrarse con su gigantesco pianista luminoso. La gastronomía se convierte en el eje ideal para conjugar las ofertas que CALLE 54 ofrecerá en un horario ininterrumpido de comidas desde el mediodía hasta la madrugada, todos los días del año. Además, ya están diseñados los primeros programas con las actuaciones musicales, pases cinematográficos para el club de Amigos y una incesante actividad en cuanto a presentaciones públicas. Director: Juan Calduch Gabriel y Galán. Teléfono de contacto: 91 561 33 63 – 630 966 076 Mail : juan@calle54.net Relaciones corporativas, eventos y merchandising: Asunción García Campoy. Teléfono de contacto: 91 561 43 42 - 650 388 388 Mail: asuncion@calle54.net


CARACTERÍSTICAS: EN LA PLANTA BAJA: EL BISTRÓ. Una carta variada que conjuga la mejor hamburguesa de Madrid, ensaladas, pastas y nuestras cazuelitas de cocina popular y tradicional como la de nuestras abuelas. Dispone de una capacidad de 100 plazas. BARRA. Los mejores cocteleros de Madrid atenderán una inmensa barra con sus mejores especialidades: mojitos, daiquiris, caipirinhas, y una selección de coctelería clásica internacional.

EN EL PRIMER PISO: RESTAURANTE. Una cocina exquisita de raíces mediterráneas : sopa de calabaza con cintas de chipirón, verduras de temporada salteadas en wok con langostinos, huevo trufado con verduras pochadas y lascas de bacalao, merluza a la plancha con verduritas al vapor… gozando de la reserva y privacidad que le son propias a este espacio. Dispone de una capacidad de 90 plazas. BAR. Un rincón especial para tomar la copa de más alta calidad, la mejor coctelería y la cava de puros. MÚSICA. Todos los días la mejor música en vivo a partir de las 23:30h. CALLE 54 estará en el circuito Europeo del Jazz, además de dar cabida a actuaciones especiales de grandes artistas de otras tendencias musicales. Pasarán por CALLE 54 músicos de la talla de Bebo Valdés, Paquito de Rivera, Michel Camilo, Elian Elias, Chano Domínguez, y tanto otros de primer orden. SALA DE PROYECCIÓN. CALLE 54 dispone de una sala de proyección con los mejores medios técnicos para ofrecer desde una película a cualquier soporte digital: 35 mm., proyector de vídeo, salida VGA, DVD con super Audio CD… Dispone de una capacidad de hasta 47/60 plazas. EVENTOS. En CALLE 54 se podrán celebrar reuniones, presentaciones, charlas, proyecciones privadas, etc., acompañadas según tu conveniencia de un Coffee Break, un vino español, un cóctel y por supuesto, una excelente comida servida en cualquiera de las salas del restaurante, así como en nuestra exclusiva Sala Privada con terraza. MERCHANDISING. Una simpática tienda de obsequios: pendientes combinables diseñados por Javier Mariscal , camisetas muy especiales, vajillas y objetos para regalar. También CDs con música grabada en las actuaciones en directo en el local, los mejores libros de cocina. WEB. En nuestra web, toda la programación musical, los platos del día, la programación privada de la sala de proyección, la tienda, la sección de B2B y muchas más cosas. El local además ofrece un servicio de garaje con aparcacoches.


CALLE 54 por Javier Mariscal

CONCEPTO El concepto de diseño integral (imagen corporativa, interiorismo, elementos de mobiliario, paneles gráficos, vajilla, merchandising) de Calle 54 Club, firmado por Javier Mariscal y desarrollado por el Estudio Mariscal en colaboración con el Estudio Fernando Salas, se ha generado partiendo del espíritu que anima el jazz latino, utilizando su iconografía y haciéndose eco de la mitomanía que éste genera. De ahí que no se le haya querido dotar sólo de una estética sofisticada, todo lo contrario, más bien se ha buscado un look canalla, aunque se trate de un canalla sofisticado: colores chillones, reminiscencias de pista de auto de choque, de night-club, de american-bar y de cava de jazz. Del jazz surge también esa idea de contenedor oscuro, de caja negra, como negro es el jazz, Louis Amstrong y la noche. Calle 54 Club está lleno de referencias que también encontramos en las calles de la Habana y en los barrios latinos de Nueva York o de Miami, lugares en los que el paisaje es fruto de la amalgama. Paisajes teatrales, escenográficos, para dejarse ver, y que tienen algo de dramático, porque en ellos es posible escenificar vida y pasión. El concepto del que parte Calle 54 Club. La falta de prejuicios y la forma de entender el diseño de Javier Mariscal busca que las líneas depuradas, y la preocupación por expresar la esencia o lo esencial convivan con unos materiales, una gama de colores y una iluminación que a veces recuerda a una discoteca algo pasada de moda. En Calle 54 Club se ha mirado hacia varios lados para tirar hacia adelante, con el único imperativo de que el local gustara a todos aquellos que entienden que el ocio es algo muy serio y que desean sumar al placer de comer bien o de tomarse una buena copa, el de escuchar excelente música.

MEMORIA DESCRIPTIVA LA FACHADA En la fachada, que se ha leído como si de una página pautada se tratara, destella el neón luminoso de Calle 54 Club, que representa a un pianista tocando. Se pretende aportar a la fachada una imagen singular, tal vez algo desmedida, como desmedida es la música a que alude: el jazz. Un neón, que como los de los cines de la Gran Vía o los de Brodway o Las Vegas, es un referente lúdico que anima el territorio urbano. EL BISTRÓ Dado lo informal de la carta, el mobiliario y la ambientación responden a ese carácter. La silla Fantastic Plastic Elastic Chair de Ron Arad, de colores lila, rojo y amarillo, se utiliza como manchas de color que salpican el espacio. Por la noche baja el tono de luz, más propio de cava de jazz, y el ámbito del bistró se funde con la gran barra. El suelo es de granito negro y las mesas se sitúan en torno al escenario.


EL ESCENARIO Se ha elevado a 50 cm por encima del nivel del suelo del bistró y se ha pavimentado de madera de ipe. Su forma se inspira en la de una púa de guitarra Fender. Sobre él se ha abierto un hueco a doble altura que comunica los dos niveles y que reproduce la forma del escenario. El fondo del escenario lo constituyen dos mamparas retroiluminadas, en las que el acero enmarca un cristal que soporta un vinilo donde se ha impreso una imagen de rombos, una trama que es un icono que nos remite a las barracas de feria y a los supermecados cubanos de la década de los 50. LA BARRA Por su protagonismo en la planta baja, especialmente durante la noche, se ha diseñado como una pieza que es centro de atención en este nivel. El muro tras la barra lo ocupa un retroiluminado, en el que se han impresionado digitalmente caricaturas de músicos, dibujadas por Mariscal, que actúa como una lámpara que destella una gama de colores cálidos, colores que pertenecen a la tradición gráfica que ha generado esta música a lo largo de su existencia. Es un homenaje a las grandes figuras míticas del jazz. El frente es de acero inoxidable y el sobre, de granito negro. Los taburetes son de piel negra y acero inoxidable y formalmente recuerdan a unas congas, base rítmica del jazz latino. EL MURAL TIPOGRÁFICO Es el hilo conductor que te lleva por las tres plantas del local, uniendo los tres niveles, ya que se adosa al muro interior del edificio y lo resigue. Sobre un soporte negro, se escriben en relieve, en tres grosores diferentes y utilizando la tipografía Franklyn Gothic Condensed, los nombres de los grandes del jazz. Se utiliza la misma gama de colores que en el panel retroiluminado de la barra. Focos halógenos lo bañan desde arriba. Este mural es un memorial y a la vez un mural de la gloria. Como en el teatro chino de Hollywood, aquí las estrellas del jazz se nombran, sus nombres se escriben en relieve y dan al local un toque de templo clásico del jazz. LA ESCALERA En el diseño de la escalera se ha utilizado un lenguaje más de escalera mecánica que de escalera de obra, de forma que ésta no interfiera en esa unidad que es el mural tipográfico que recorre el muro interior. Se acerca a él como un mueble de acero inoxidable. La ausencia de contrahuella le aporta transparencia y ligereza,a lo que contribuye el diseño de la barandilla, de tubo de acero inoxidable mate. EL RESTAURANTE Las mesas se sitúan encaradas al hueco del escenario, que se cierra sobre una pared compuesta de piezas cuadradas de DM, a modo de tablero. El muro que da al patio de manzana es un mural gráfico, en el que se insertan tres aberturas que dejan filtrar la luz natural. En el muro de fachada se ha hecho una doble carpintería de acero inoxidable, con los vanos encajados entre pilares (revestidos de acero inoxidable también). La carpintería antigua queda oculta por medio de unos visillos que forman franjas verticales de colores (violetas, amarillos y verdes), resaltadas por una línea de luz fluorescente.


LA SALA DE ESPERA Al fondo de la primera planta, se ha creado una zona de espera con una pequeña barra de coctelería y cómodos sillones. Uno de los muros se ha revestido con lamas de madera de ipe. La pared opuesta es de nuevo un mural gráfico. Desde esta sala se accede a los lavabos y a una gran ventana que deja ver la frase “Viva el jazz latino” que aparece sobre la tarima de la terraza (que no tiene acceso) en letras de colores y con volumen, algunas colocadas de pie y otras tumbadas. LA SALA PRIVADA CON TERRAZA Desde la sala de espera se accede a una sala privada a través de una gran puerta corredera revestida de ipe. Las paredes se han revestido también de la misma madera y una gran cristalera da paso a la terraza, que se ha diseñado como una caja de madera abierta al cielo, ya que uno de sus muros se alza sólo a media altura. Un lugar relajado y confortable para reuniones privadas. LA PLANTA SÓTANO En la planta sótano se encuentran los lavabos generales, a los que se les ha tratado como un elemento singular dentro del local. A ellos se accede a través de un cubo cuyo techo retroiluminado genera una lámpara bicolor: verde y naranja, en tonos ácidos, que son a su vez las puertas de los lavabos. Ambos lavabos se separan por una mampara de acero inoxidable y vidrios mateados que crean un sugerente juego de luces y sombras. En esta planta está el guardarropía y una pequeña tienda. Y una sala de proyecciones y de presentaciones, una pequeñita caja negra que evidencia una pantalla más que aceptable para ver buen cine y buenas presentaciones.

Estudio Mariscal.


Calle 54 Club