Issuu on Google+

RAFAEL VALENCIA-DONGO Presidente Grupo Estrategia Consultores www.estrategiaconsultores.com

C

uando uno recorre los caminos rurales es posible observar con cierta frecuencia caminos que han sido cerrados por el deslizamiento accidental de grandes rocas provenientes de los cerros que circundan la trocha carrozable. Son usualmente gigantescas rocas que bloquean el camino y que siendo más grandes que los propios vehículos hacen perder la esperanza a los ciudarros que se va formando en la carretera de llegar a tiempo a sus destinos. De pronto, se abren paso entre la gente y vehículos unos obreros de mantenimiento de carreteras enviados por el alcalde del pueblo, son muy pocos, no están provistos de maquinaria pesada y además parecieran ser de contextura muy delgada para poder mover del camino semejantes moles de piedra. Ellos van premunidos solamente de unas só-

Luego de unos segundos de observar se posesionan frente a las moles de piedra y deciden colocar sus sólidas barretas en determinados ángulos, colocando unas pequeñas piedras en apoyo a la barra y ¡oh sorpresa!: las gigantescas moles de piedra –que detenían nuestro proyecto– comienzan a perder equilibrio, así como su sólida terquedad son impulsadas a la vera del camino en su mayor parte son deslizadas a los precipicios que bordean la carretera. Es -

El efecto palanca: ¿Dónde ponerla? (Parte I) cuchos hombres con el conocimiento y las habilidades necesarias, devuelven a la cola de ciudadanos la esperanza y las posibilidades de retomar sus destinos, propósitos y recuperar el tiempo perdido. Bien decía Arquímedes, que le dieran un punto de apoyo y él podría mover el mundo. Hoy pareciera que los problemas que afectan a los proyectos de las empresas extractivas son de naturaleza tan gigantesca y contundente que terminan –cual gigantes moles en la senda del camino– paralizando los proyectos e incluso las explotaciones. Sin embarindica que hasta el más grave y contundente problema puede quitarse de la senda del proyecto, si se sabe ubicar el punto de apalancamiento; no obstante, obliga usualmente a adoptar nuevos modos de pensar.

le restan atractivo al sector y disminuyen la inversión. Entonces, se produce descontento de la población que incrementa las tensiones sobre el sector político, lo que lleva a la toma de acciones de fuerza por parte de la población, incluso inducidas por el sector político pero también una oportunidad para erigirse como líder de los indignados ciudadanos. Se usan argumentos reales o falsos de contaminación y escasez de agua para los nuevos usos extractivos recurso, intervienen los medios locales y nacionales, se tejen noticias sensacionalistas y el Gobierno ve cómo se alejan sus votos y, a su vez, los recursos del canon que le permitirían acrecentar su nos y por tanto su vigencia en el espa-

“ PARECIERA QUE LOS PROBLEMAS QUE AFECTAN A LOSPROYECTOS DE LAS EMPRESAS EXTRACTIVAS SON DE NATURALEZA TAN GIGANTESCA QUE TERMINANPARALIZANDO LOS PROYECTOS Y LAS EXPLOTACIONES”. (ver cuadro I) cómo el Estado, la empresa y la comunidad se ven enfrentados por una operación extractiva; estas

cio político. En resumen, pierden todos los que juegan dentro del sistema democrático, y ganan todos aquellos que quieren cambiar el sistema social a una


Actitud política anti-minera

Percepción de contaminación y escasez de agua

Motivación antiminera de las bases

ESTADO Inversión Social

Canon Minero

Información sensacionalista de prensa

Conflicto Social

Operación Minera

COMUNIDAD

EMPRESA

Acciones de fuerza Atractibilidad del Sector

Descontento de la población

dictadura del proletariado; pero sobre todo se pierde nuevamente una oportunidad para sacar de la pobreza a miles de ciudadanos que tendrán que esperar un nuevo ciclo económico que permita explotar las ventajas diferenciales que posee el territorio peruano. Desde el punto de vista del principio de Arquímedes, nada puede resistirse a ser removido del camino si se logra ubicar un punto de apoyo y si se pone en el lugar adecuado la palanca tomando en consideración, que la única manera de cambiar el rumbo de las cosas en sistemas humanos que no responden a un pensamiento lineal sino a complejos estructuras sistémicas, es cambiar la conducta de la gente –y no necesariamente de sus dirigentes– quienes observan que sus problemas y sus esperanzas de

mejora están unidas a la relación con su entorno, donde juegan un papel fundamental el Estado y las Empresas. Por otro lado, los funcionarios de relaciones comunitarios tienen que comprender como un sistema a los actores, de juego establecidas, las formales legales y las informales existentes, la cultura de las tres partes imperantes en el sistema, así como la personalidad que entonces los funcionarios de relaciones comunitarias –apoyadas por el articulador/facilitador– dejarán de establecer sus acciones como si estuvieran “jugando al solitario”, comprenderán que la “licencia social” no se puede lograr sin tomar en cuenta los deseos y necesidades de sus contrapartes, y que no hay

Inversión

Expectativa de trabajo no lograda

nada más interactivo que la relación entre la empresa y la sociedad; que la única manera de jugar en esta relación es tomando en cuenta que tan importante es el planteamiento de una estrategia como el comprender atender a la estrategia de las otras partes. Este juego social es más parecido en todo caso al fútbol, con 22 estrategias en juego agrupadas en dos grandes bloques; que al juego del solitario. Es tan importante lo que una parte propone hacer, como lo que hace la otra y muchas veces es más importante para hacer un buen juego, el planteamiento que desarrolla la parte de la sociedad go, si es que el gerente empresarial no desea ser frito por las temperaturas del descontento social…


Efecto Palanca: ¿Dónde ponerla? (Parte I)