Page 1

AquĂ­ estuve


Camilo Andrés Estrada Alarcón 2018


Había un tiempo en el que el barrio apenas en gestación no tenía casi nada; salvo las casas, en su mayoría en obra negra, la cancha era un potrero con arcos sin malla y las calles las construía la misma gente, en un sentido metafórico y literal.


Un lugar donde cada dĂ­a llegaban nuevos vecinos del campo, todos con el mismo miedo, pero tambiĂŠn todos buscando un nuevo comienzo para rehacer sus vidas.


Las tardes transcurrían aburridas, sobre todo para los más pequeños, que sin encontrar qué hacer salían a jugar en la acera o hasta en plena calle compitiendo con los buses. A las abuelas nunca les ha gustado que sus muchachos se alejen de la casa, es una forma de protegerlos mientras sus madres consiguen el pan de cada día.


En la calle se no cĂ­a el primer gol, beso, el primer co ra spĂłn, la primer pe el primer vida misma. lea... la


Para los mĂĄs grandecitos la historia era diferente, las posibilidades de movernos eran mayores; sin embargo, en el barrio no habĂ­a a donde ir ni quĂŠ hacer.


Entonces la esquina era el refugio donde salir a parchar, es decir, el lugar donde juntarse con otros jóvenes a contar historias, chismes, anécdotas, hacerse bromas entre los amigos de confianza...

La esquina era el lugar donde una segunda familia te acogía y con la que no había que tener muchos modales: la gallada o el parche, era el lugar donde podíamos ser.


Claro que había quienes pasaban más tiempo en la esquina que otros, algunos íbamos a estudiar, a hacer tareas y solo después podíamos salir a chutar con los demás, para finalmente terminar descansando en la esquina.


Cierto día estaba con Mauro sentado esperando a que todos llegaran, en esas llegó Esteban, pero su ropa era diferente; dijimos al unísono: -¡tremenda pinta!-, y por alguna razón nos saludó más brusco de lo normal, como queriendo demostrar algo.


Más tarde bajamos a la cancha y jugando un partido, Pata pelúa un amigo muy mayor le metió un cargaso a Esteban que lo tumbó, éste sin mediar palabra le mandó un patada y le sacó una navaja patecabra, el grandote de Pata pelúa salió corriendo sin decir nada Esteban se largó a reír mientras vociferaba: ¡Mera locaaaa!


Después del tropel el grupo de amigos se dividió entre quienes no queríamos problemas con nadie, que no incluía a Pata pelúa pues los papás los mandaron para donde unos tíos en Andes.

Y el grupo de quienes apoyaban a Esteban y le hacían caso en todo, tanto, que hasta se salieron de estudiar y se mantenían en la calle con él.


Cierta noche estรกbamos parchados, como siempre, en la esquina haciendo ruido y molestando entre nosotros. Vimos pasar de largo a Esteban con dos pelaos que no eran del barrio y en vez de tratar de hacernos aburrir en la esquina para ellos sentarse, siguieron de largo hacia las mangas de atrรกs.


Nos pareció extraño pero seguimos contando chistes y hablando de la peladas más lindas del barrio. En esas, de la nada, apareció un carro con vidrios oscuros y frenó en seco, varios hombres se bajaron y apuntandonos con armas nos empezaron a preguntar que qué hacíamos en la calle a esa hora, que donde teníamos el vicio, que nos quitáramos los zapatos. En esas salió el papá de Juan, quien medió y gracias a él nos dejaron tranquilos.


Un pelao sano no tiene nada que hacer en la calle. ยกDe bajada no los queremos ver acรก!


DespuĂŠs de unos dĂ­as del susto y no pasar nada, nos volvimos a sentar como siempre en la misma esquina, pero ya no solo estĂĄbamos pendientes de Esteban y su gallada, sino de los carros raros.


Ayer me cogieron abajo, me requisaron y me dijeron ¿vos que haces con dos camisas? ¿a quién vas a matar? subite a ver. Y depués: vos vas es pal piso. aver pues el de 2000. Me quitaron la plata.

A mi me cogieron la otra ves subiendo y me dijeron que donde tenía la plata, que yo venía de robar, que de donde saqué la plata para comprar esos tenis.


Cada vez fueron más comunes historias como: se lo alzaron, le dieron el paseo, lo desaparecieron, lo empelotaron... y nadie decía nada porque Amor por Medellín estaba supuestamente limpiando.

Y cada vez más, junto a la cantaleta de las mamás, nos alejamos de las esquinas. Cuando pasaba algún tipo disque duro uno se quedaba callado y mirando pal piso.


Defender la cuadra, vengar al parcero, defender el barrio, se volvieron mĂĄs comunes que escuchemos mĂşsica, juguemos yeimi y ponchado.


Las preguntas por el ser y la existencia son esclarecidas en la comunicación y socialización con otros. La esquina del barrio empobrecido es un punto de encuentro informal para la acción cultural y la identidad de los sujetos populares en lo público, sujetos que resisten y luchan por ser parte de una sociedad que se ha empeñado en esconderlos, normalizarlos y exterminarlos. La esquina ha sido un escenario socializador, pero también lo ha sido del conflicto político, social y armado de Medellín y de su transformación: amores, chanzas y disgustos se han entremezclado con asesinatos, masacres y desapariciones. Éstas y otras escenas han transcurrido por la esquina, que se configura como un lugar de memoria, sobre todo, para los hoy adultos sobrevivientes de la guerra en Medellín. Durante las últimas tres décadas del siglo XX innumerables personas, generalmente jóvenes, encontraron su final a manos de diferentes actores armados; principal y mayoritariamente, al no ser considerados aptos para la vida social por organismos de inteligencia y seguridad del Estado (B2, F2, DAS, DOC), junto con agrupaciones que se autodenominaban de “limpieza social”. El peligro de ser joven pobre en Medellín durante los 70’s, 80’s y 90’s modificó permanentemente la forma de habitar la esquina y las prácticas sociales que allí transcurrían. Por ello es importante volver sobre el pasado y hacer memoria.

Profile for Camilo Estrada

Aquí estuve [Libro álbum]  

Las preguntas por el ser y la existencia son esclarecidas en la comunicación y socialización con otros. La esquina del barrio empobrecido es...

Aquí estuve [Libro álbum]  

Las preguntas por el ser y la existencia son esclarecidas en la comunicación y socialización con otros. La esquina del barrio empobrecido es...

Profile for estrada4
Advertisement