Page 1

8

C CIUDADANOS

100 AÑOS SANANDO A LOS BILBAÍNOS

EL CORREO LUNES, 25 DE FEBRERO DE 2008

EL CORREO LUNES, 25 DE FEBRERO DE 2008

100 AÑOS SANANDO A LOS BILBAÍNOS

Un prostíbulo cubano resultó «muy rentable» E. S. BILBAO

SOBRE LA COLINA DE LA MISERICORDIA. En los albores del siglo XX, el Santo Hospital Civil de Bilbao se encontraba a varios kilómetros de distancia del casco urbano de la villa.

El Hospital de Basurto echa la vista atrás en el centenario de su inauguración

ESTIBALIZ SANTAMARÍA BILBAO

El Hospital de Basurto lleva un siglo viendo vidas pasar. Algunas, lamentablemente, pasaron de largo, pero la mayoría sólo hicieron un alto en el camino para reponer fuerzas y unas cuantas llegaron para quedarse: médicos, enfermeras, celadores... Personas para las que los 17 pabellones de Basurto, más que un puesto de trabajo, son parte del engranaje de sus vidas. Llevan a gala formar parte de la historia de un hospital emblemático que, desde este año, es centenario. Ángel Ojanguren tenía 13 años cuando entró en el hospital de monaguillo y no se marchó hasta que jubiló su bata de ATS, 62 años después. Carmen Moraleda apenas había cumplido los 17 cuando terminó sus estudios de Enfermería. Fue el comienzo de 48 años de profesión que recuerda con nostalgia casi una década después de retirarse. Francisco José Ellacuría soñaba con ser cirujano «a los veintitantos», cuando ingresó en la escuela de médicos residentes de Basurto, y ya ha pasado 36 años de su vida entre quirófanos del pabellón Jado. Ricardo Franco, nacido en Olabeaga, pasó su infancia correteando por el hospital y, desde hace 35 años, recorre más pausado el pabellón Revilla como especialista en medicina interna. Amparo Eguskiza fue operada hace 33 años en Basurto. Durante el ingreso, escapó del aburrimiento ayudando a las costureras, le contrataron y, tras décadas confeccionando uniformes sanitarios, ahora es su voz la que nos saluda al otro lado, cuando telefoneamos a la centralita del hospital. Los cinco, han echado la vista atrás para EL CORREO, como piezas de un puzle centenario que empezó a gestarse en 1.895, cuando el arquitecto municipal de Bilbao, Enrique Epalza, proyectó un centro sanitario moderno, que sustituyera al de Atxuri. Recorrió toda

Un siglo lleno de vidas Europa junto a José Carrasco, primer director de Basurto, e importó el modelo del hospital de Ependorff (Hamburgo) organizado en pabellones aislados, debido a la proliferación de enfermedades infecciosas. Según el arquitecto Elías Mas, «esta construcción marcó un hito; es el más claro exponente de I+D aplicada a la sanidad». De hecho, fue el primer hospital general español que dedicó un edificio específico a tuberculosos. «Era el pabellón Revilla –recuerda Ricardo Franco– . De niño, iba a catequesis al convento de franciscanos que había al lado y mirábamos desde un murete a los tuberculosos por-

que nos decían: ‘¡No os acerquéis que os mandan los bacilos por el aire!’. En ese muro empecé a fraguar mi vocación por la Medicina». La construcción fue promovida por los propios vecinos, sobre todo por los más pudientes que sufragaron cada uno de los pabellones que siempre han llevado su nombre. «El hospital eran salas corridas con una mesa central de mármol», describe Carmen Moraleda. «En cada estancia había treinta camas y sobre cada una de ellas colgaba un cartel que decía: ‘Doña Casilda Iturrizar donó 25.000 pesetas para mantener estas camas a

perpetuidad». A partir de los años 50, los legados fueron menguando y la monjas de la caridad de San Vicente de Paúl, alma mater del hospital desde sus inicios, rozaron el milagro al lograr mantener el nivel asistencial. «Cocíamos las jeringuillas en una cazuela y les sacábamos punta nosotras mismas con una piedra de afilar», relata Carmen. «Nos teníamos que pagar de nuestro bolsillo los uniformes, la pescatera venía andando desde Santurtzi con la comida y, hasta que en los setenta nos mandaron anestesistas, eran las monjas las que controlaban con el dedo si el pulso seguía bien». La camaradería entre compañeros compensaba las penurias. «No nos tuteábamos como ahora, pero la relación era fantástica». Carmen recuerda a Txomin, el celador que cada lunes pedía una copita para iniciar la jornada. «Decía: ‘Es que ha perdido el Athletic y hay que consolarse’, y si no: ‘Es que ha ganado el Athletic y hay que celebrarlo’». Ángel Moraleda también añora aquel ‘colegueo’. «No era como ahora. Los médicos no tenían ningún problema en echarte una mano con un paciente».Y Ángel se hizo querer porque le organizaron 14 despedidas cuando se jubiló.

Hermanas celestinas

HISTÓRICO. Arriba, la portada de ABC el día de apertura del hospital. Abajo, un quirófano de la época.

En los setenta, el Hospital de Basurto vivió la mayor crisis de su historia. Por aquel entonces, Ricardo Franco y Francisco José Ellacuría ingresaron en la escuela de médicos residentes. «Eran tres años de internado. Vivíamos allí y trabajábamos ‘full time’», explica Ricardo. «El título que exhibo con más orgullo es haber sido interno de ese colegio», asegura Francisco José. En aquellos años «las monjas nos mimaban como nuestras madres. La gente engordaba una media de 20 kilos», recuerda Ricardo. «Llegábamos los lunes y te repasaban si ibas bien vestido, te reñían si llevabas un lamparón y como sabían

/ IMÁGENES EXTRAÍDAS DEL LIBRO ‘HOSPITAL DE BASURTO Y TRANSICIÓN MÉDICA’.

que éramos unos golfos, nos preguntaban si habíamos ido ‘de picos pardos’. Había muchas enfermedades venéreas y nos ponían una inyección de penicilina si sospechaban que habíamos hecho algún pecadillo». Les animaban a darse esas alegrías, pero como Dios manda. «Eran un poco celestinas. Te decían: ‘Hay unas chicas guapísimas en la escuela de Enfermería’, y de la fiesta del interno que se celebraba en La Bilbaína muchos salieron ennoviados», rememora. El día a día laboral era duro en plena crisis. Francisco José y Ricardo recuerdan que las Urgencias «eran un cuarto de socorro. Le llamábamos ‘el cascorro’. Eran cuatro boxes y un cuarto de rayos que ponía los pelos de punta». Allí vivie-

ron los momentos más dramáticos de la Transición. «Atendíamos todos los actos de violencia terrorista, me tocó salir por televisión leyendo esos partes horrorosos. También vivimos la explosión del colegio de Ortuella, la tragedia en la autopista cerca de Erletxes y las inundaciones. Estuvimos encerrados 48 horas porque el recambio de guardia no podía llegar». La plantilla se organizó y fraguó una metamorfosis del hospital, en cuanto a medios y condiciones laborales. Entonces, Amparo Eguskiza fue contratada para coser los nuevos uniformes de las monjas, médicos, enfermeras... Ahora el vestuario lo confecciona una empresa y Amparo es el tesoro de la centralita telefónica. «Después de más de 30 años conozco el hospital

Jado, Allende, Gurtubay, Gandarias... Los linajes más acaudalados de finales del XIX fueron los mecenas del hospital que, hasta su integración en Osakidetza, vivió prácticamente de la caridad de familias que testaban parte de sus bienes en favor del centro sanitario o los donaban en vida. «Era un hospital público de beneficencia privada», explica el doctor Ricardo Franco. A base de donaciones y herencias, el patrimonio del hospital llegó a ser muy potente. Se embolsaba las rentas de una gran finca de Chile, eso sí, sin subestimar el rendimiento de otro ‘localito’ menos vasto: «El hospital se llevaba las ganancias de una ‘casa de putas’ de La Habana y era muy rentable. Cuando llegó Fidel Castro nos la quitó y no volvió a llegar ni un duro», lamenta entre risas el doctor Franco. Toda una paradoja tan licenciosa fuente de ingresos del Santo Hospital Civil de Basurto, regentado por las monjas de la caridad.

al dedillo, así que a todos los novatos les dicen: ‘Si tenéis cualquier problema, llamad al 99», cuenta orgullosa. La vida del hospital dio un giro con su incorporación a Osakidetza. «Perdimos el sentimiento de pertenencia a una institución muy bien identificada», lamentan. Pese a ello, reconocen que «el tiempo pasado no fue mejor y ahora les toca a las nuevas generaciones mantener el legado».

9 CIUDADANOS C

«Ríete de la famosa ‘Operación Malaya’» E. SANTAMARÍA BILBAO

«A principios de los setenta, Basurto se sostenía con muy poco dinero de Madrid y la gente ya no se moría legando cosas al hospital», explica el doctor Ricardo Franco. Fue una pata más de la mayor crisis económica sufrida por Basurto, agudizada por un proyecto urbanístico «que ríete de la famosa ‘Operación Malaya’», bromea. «En los sesenta, nos habíamos metido en la aventura inmobiliaria de construir el hospital clínico de Leioa. El proyecto implicaba la demolición de Basurto. ¡Imagínate qué tragedia!». Pero, además, «esa aventura supuso la ruina económica porque, cada año, teníamos que pagar al Banco Hipotecario de la Construcción créditos superiores a 600 millones de pesetas». Esta situación provocó una descapitalización que impedía afrontar el funcionamiento del centro. «Recuerdo que nos lavábamos las manos con alcohol. Nos lo echaban con un porrón y una monja se ponía debajo con un cazo para reutilizar lo que sobraba».

Bienvenido, Mr. Marshall Los dirigentes y trabajadores del hospital formaron una comisión especial para intentar sacar de la ruina al centro. Ricardo Franco fue uno de los elegidos para negociar con el Insalud la operación que salvó el hospital y lanzó su metamorfosis física y organizativa. «El precio de cama por día que nos pagaban desde Madrid eran 5.200 pesetas y conseguimos que subieran hasta 12.500, así que llegamos por la Avenida de Montevideo como en ‘Bienvenido, Mister

Ricardo Franco en Revilla. Marshall’, con un pacto bajo el brazo que suponía una inyección de 3.000 millones de pesetas e iba a servir para sacar adelante el hospital». «Acuñamos el término ‘espíritu de Basurto’, una especie de entusiasmo que sirvió para que el centro resurgiera de sus cenizas como el Ave Fénix». Lejos de la magnitud de aquella crisis, el hospital vive hoy de nuevo una época convulsa. Según Ricardo Franco, «no se han adecuado las plantillas, pese a que la pirámide demográfica se ha invertido y este hecho complica el servicio del hospital, porque se convierte en una asistencia casi geriátrica». La mayoría de los pacientes son mayores, «con una gran complejidad de patologías, más frágiles ante cualquier pequeño virus, y esa ancianidad obliga al personal a redoblar esfuerzos».


2IC

EL CORREO SĂ BADO 24 DE OCTUBRE DE 2009

Ciudadanos

El Consorcio de Transportes confĂ­a en fletar el quinto coche del metro en diciembre SĂłlo entrarĂĄn inicialmente en servicio dos unidades que ahora estĂĄn en fase de pruebas ESTĂ?BALIZ SANTAMARĂ?A BILBAO

El quinto vagĂłn del metro se estĂĄ cocinando de noche. Cuando el servicio del suburbano termina, dos nuevos prototipos de trenes entran en la red para someterse a todo tipo de pruebas tĂŠcnicas y de seguridad. Esta pareja de convoyes de Ăşltima generaciĂłn y con cinco coches serĂĄn los conejillos de indias del plan de adaptaciĂłn a la demanda de viajeros diseĂąado por el Consorcio de Transportes para el periodo 20092012. Se traduce en el acoplamiento de 22 vagones a otros tantos convoyes, de modo que un alto porcentaje de la flota tenga un coche mĂĄs de los cuatro actuales. Muchos viajeros lo esperan como agua de mayo, pero los protocolos de seguridad ÂŤobligan a que ĂŠste sea un proceso paulatino y, por ende, lentoÂť. Cuando los dos convoyes que CAF ha entregado ya a Metro superen todas las pruebas, saldrĂĄn a la circulaciĂłn, un hito que el Consorcio confĂ­a en alcanzar en el mes de diciembre. DespuĂŠs, habrĂĄ que someter a pruebas, uno por uno, al resto de coches, que, por cierto ya estĂĄn construidos. Por tanto, los 22 suburbanos largos en servicio serĂĄn una realidad a mĂĄs largo plazo. Metro Bilbao lleva dos aĂąos adaptando su infraestructura y equipos para esta ampliaciĂłn, que pretende atender el incremento de demanda que generarĂĄ la llegada del suburbano a Kabieces y Basauri, asĂ­ como la LĂ­nea 3. En este tiempo han cambiado las seĂąalizaciones, los sistemas informĂĄticos, se han alargado las estaciones en superficie y ampliado los talleres de Sopelana. Ahora ha llegado la fase empĂ­rica, el ajuste prueba-error encaminado fundamentalmente a que las unidades paren cuando deben. Este objetivo es el quid de todo el proceso. Entre tanto software y equipos de Ăşltima generaciĂłn, lo determinante es la adherencia del tren a la vĂ­a. Es lo que estĂĄn probando actualmente.

BILBAO / 5

SUCESOS / 6

EQUIPARACIĂ“N / 21

Descubren 13 ‘pisos patera’ con 246 empadronados y suspenden 1.210 ayudas sociales por fraude

Un peatĂłn de 70 aĂąos muere arrollado por un todoterreno al cruzar por un lugar indebido

EducaciĂłn igualarĂĄ la subvenciĂłn que concede a aulas de castellano y euskera

aplican determinados kilos de tracciĂłn, pero al sumarle un quinto vagĂłn, el conjunto pesa unas cuantas toneladas mĂĄs ÂŤy todas nuestras formas de parar se modificanÂť. Si el tren tiene mĂĄs masa, habrĂ­a que frenarle con mĂĄs fuerza, ÂŤpero no podemos porque patinarĂ­a; hay que hacerlo mĂĄs despacio que ahora y eso supone cambiar toda la tracciĂłn de los trenes y probarla en cada uno de los puntos de parada de la redÂť. Y son unos cuantos. El trazado del metro tiene 600 tramos de vĂ­a con condiciones de seguridad distintas y hay mĂĄs de 300 seĂąalizaciones. Los trenes tienen que parar en estaciones, en semĂĄforos y cuando se lo ordene el sistema ATP, que garantiza un mĂ­nimo de separaciĂłn entre los convoyes. Eso supone en torno a mil puntos de prueba de frenado. Y hay que comprobar cada uno de ellos tres veces, a velocidad lenta, normal y rĂĄpida, ÂŤporque, en funciĂłn de la situaciĂłn del trĂĄfico, el puesto de mando puede indicar al conductor que adecĂşe la velocidad a una de esas tres marchasÂť. Teniendo en cuenta que, por ejemplo en Abando, existen 20 maniobras posibles, puede deducirse lo arduo de este periodo de pruebas. ÂŤLlevarĂĄ el tiempo que haga falta porque lo que prima es garantizar la seguridadÂť, zanjan los expertos.

Sacos de arena

PRUEBAS EN SOPELANA. Un empleado carga el coche con sacos de arena para simular el peso del pasaje. / MIREYA LĂ“PEZ EL PROYECTO DE QUINTO COCHE F Objetivo: Cubrir la demanda de Ka-

bieces, Basauri y LĂ­nea 3.

F Adquisiciones: El CTB ha comprado

22 vagones sin motor que se acoplarĂĄn en el centro de otros tantos convoyes. Nueve irĂĄn en trenes nuevos y trece, en antiguos. F CaracterĂ­sticas: Cada vagĂłn pesa

27,5 toneladas y tiene 17,3 metros de largo. Con su implantaciĂłn, los trenes con cinco coches alcanzarĂĄn los noventa metros. F Precio: Cada coche cuesta 1,4 millones de euros, asĂ­ que el Consorcio de Transportes ha invertido 30,8 millones en la operaciĂłn.

F Usuarios: Los trenes largos aumen-

tarĂĄn su capacidad en un 25%, de 570 a 718 viajeros. F Flecos: El resto de trabajos de adaptaciĂłn de la red, estaciones y talleres ha costado 3,5 millones de euros, apenas un 7% de la operaciĂłn global.

Tal y como explican responsables del Consorcio, ÂŤa un tren no le puedes traccionar o frenar con la fuerza que quieras, sino con la que ĂŠl te permite. Si empujaras muy fuerte una rueda metĂĄlica sobre un carril tambiĂŠn metĂĄlico, resbalarĂ­a. Hay que hacerlo con la fuerza justa, porque si no pierdes el controlÂť. A los convoyes con cuatro coches se les

Este proceso se estĂĄ desarrollando tres noches por semana. Salen a la red dos trenes simultĂĄneamente. Es necesario que asĂ­ sea para probar el sistema ATP, pero ademĂĄs permite a los tĂŠcnicos avanzar mĂĄs rĂĄpido, ya que pueden comprobar a la vez la seguridad y la tracciĂłn. Uno de los convoyes estĂĄ vacĂ­o y el otro, cargado con 2.600 sacos de arena silĂ­cea, 65 toneladas que simulan el peso de una multitud de viajeros, mayor de la que en realidad cabrĂ­a en los vagones. ÂŤOtros suburbanos, como el de Barcelona, hicieron estas pruebas con bidones de agua, pero la arena simula mejor el comportamiento del peso con viajerosÂť, detallan. Representantes de la empresa fabricante del sistema de tracciĂłn comprueban que este tren frena donde debe. Mientras, responsables de la suministradora de los sistemas de seguridad comprueban ese otro campo con el otro convoy. ÂŤSe hace asĂ­ para no alargarnos mĂĄs en el tiempoÂť. Los 170 conductores de Metro Bilbao tambiĂŠn han tenido que adap-

La nueva generaciĂłn de convoyes E. S. BILBAO

Metro Bilbao ya ha visto nacer su tercera generaciĂłn de trenes. La primera fue la de 1995: 24 unidades de la serie 500. En 2001 se incorporaron 13 de la lĂ­nea 550; y en los Ăşltimos cinco meses han empezado a circular los 600. El primero llegĂł en mayo y ya hay cuatro en circulaciĂłn. La prĂłxima semana fletarĂĄn el quinto y otros dos son los que estĂĄn haciendo las pruebas con el quinto vagĂłn. AĂşn faltarĂĄn otros dos convoyes mĂĄs para completar el Ăşltimo lote adquirido por el Consorcio. El diseĂąo exterior es similar al de sus hermanos pequeĂąos, pero hay cambios; sobre todo, en los sistemas de informaciĂłn. Disponen de paneles alfanumĂŠricos que reproducen los mismos mensajes que la megafonĂ­a y los indicadores exteriores de lĂ­nea son leds anaranjados, que facilitan su visibilidad. En el plano tĂŠcnico, son completamente distintos. Mientras amplĂ­a su flota, Metro Bilbao tambiĂŠn estĂĄ renovando su puesto de mando centralizado. ÂŤCon los equipos viejos se harĂĄ otro centro de mando alternativo y con capacidad limitadaÂť, apuntan.

UNIDAD COMPLETA. Uno de los dos trenes sometidos a prueba en los talleres. / M. LĂ“PEZ

Los trenes largos tardarĂĄn en atender las horas punta La incorporaciĂłn de vagones hasta completar los 22 convoyes previstos serĂĄ paulatina y no tiene fecha cerrada E. SANTAMARĂ?A BILBAO

tarse al sistema con un periodo de formación, ya que nueve de los 22 nuevos vagones se acoplarån en unidades reciÊn construidas. Se trata de un modelo completamente distinto a los actuales desde el punto de vista tÊcnico –no tanto en el diseùo exterior– y los equipos de control de la cabina son diferentes. Cuando las dos unidades en pruebas estÊn listas y demuestren tambiÊn en servicio su puesta a punto, la incorporación de estos nueve coches serå relativamente råpida. Ahora bien, los otros trece nuevos vagones se engancharån a convoyes antiguos, los primeros que entraron en la red de metro, y eso requiere volver a hacer todas las pruebas de carga.

Quienes toman el metro a primera hora de la maĂąana aseguran que el trayecto resulta agobiante en el entorno de San Ignacio. Ellos confĂ­an en que la llegada del quinto vagĂłn les traiga un poco de alivio, pero tendrĂĄn que esperar. Los primeros trenes largos no se programarĂĄn en horas punta hasta pasado un Ăşltimo periodo de pruebas. La razĂłn es la misma por la que no resulta muy recomendable andar de atasco en atasco con un coche nuevo, sino acelerarle hasta completar el rodaje. Los trenes necesitan algo similar. Aunque ya estĂŠn prestando servicio, siguen haciendo las Ăşltimas comprobaciones ÂŤporque no es lo mismo una prueba nocturna que circular durante catorce horas seguidasÂť, explican desde el Consorcio de Transportes. Y durante ese

tiempo ÂŤconvienen las horas valle para que el convoy tome la mayor velocidad posibleÂť. Entre la introducciĂłn paulatina de vagones y su periodo de ‘cuarentena’, las horas punta tardarĂĄn en aliviarse, pero el objetivo que persigue el Consorcio es precisamente ÂŤdescongestionar determinados serviciosÂť. Y, de hecho, pretende que los 22 trenes largos sean los que atiendan en el futuro los tramos mĂĄs concurridos –sobre todo, San Ignacio, Sarriko y Deusto– en las franjas horarias mĂĄs comprometidas. Eso requerirĂĄ una compleja distribuciĂłn, explican, ÂŤbasada en un sistema matemĂĄticoÂť.

Las revisiones Claro que ese ‘programador’ no sĂłlo deberĂĄ tener en cuenta el horario y el tramo de la red. TambiĂŠn deberĂĄ contar con el mantenimien-

to de los trenes, que obliga periĂłdicamente a retirar unidades para llevarlas a los talleres e incorporar al trazado las que tienen sus chequeos al dĂ­a. Cada jornada, entre uno y cuatro convoyes se someten a pruebas, y siempre hay una unidad en el taller en la denominada ‘revisiĂłn general’. ÂŤOcurre como con los aviones, que cada determinados kilĂłmetros son desmontados pieza por pieza. Nosotros hacemos lo mismoÂť, apuntan responsables de los talleres. Actualmente, con el horario de invierno, de los 37 trenes que conforman la flota del metro, 32 estĂĄn en servicio y cinco se estĂĄn sometiendo a distintas revisiones. Existe un protocolo establecido para entrar en taller. Cada 10.000 kilĂłmetros, pasan algĂşn tipo de prueba, ya sea bĂĄsica o mĂĄs a fondo. ÂŤ10.000 kilĂłmetros es un mes y la revisiĂłn es mĂĄs sencilla; 30.000 son tres meses y se realiza otro tipo de comprobaciones; al aĂąo, con 120.000 kilĂłmetros, hay otro nivel de revisiĂłn y con 720.000 kilĂłmetros se para la unidad y se mira pieza por pieza. Y a eso hay que aĂąadir las averĂ­as, los imprevistosÂť.

4ODOENESTAVIDASEPUEDEMEJORAR *ORNADA

0,!.

05%24!3!")%24!3

s3ÉBADO (ORARIO HRS HRS s$OMINGO (ORARIO HRS

%STElNDESEMANADESCUBRIRÉSEL9ETI %LERTODOTERRENODE3KODA

™9ZhXjZcid*#%%%ZjgdhZcEVhhVi ™)#'%%ZjgdhYZYZhXjZcidZcIdjgVc ™'#%%%ZjgdhYZYZhXjZcidZcgZhidYZ\VbVZmXZeidEdad

z4EGUSTANUESTRO0LAN

­IÂŽĂŠ-i}Ă–Â˜ĂŠÂ“Âœ`iÂ?ÂœĂƒ

ĂœĂœĂœÂ°>Ă•Ă›ÂœÂ?°Vœ“

CI3

°Ê§Ê ĂƒVÕâ>]Ê£‡ÎÊ­iĂƒÂľÂ°ĂŠ°Ê*ÂœĂ˘>ÂŽ /iÂ?°Ê™{{ĂŠ{ÂŁĂˆĂŠ{ääÊ />Â?Â?iĂ€\ʙ{{ĂŠ{ÂŁ{ÊÇÎÇÊ {nä£ÎÊ ˆÂ?L>Âœ

L>ÂˆĂ˘>L>Â?ĂŠ>Â?i>]ĂŠĂ“x /iÂ?°Ê™{{ĂŠxÇäÊÎnÇÊ />Â?Â?iĂ€\ʙ{{ĂŠxÇäÊ{{Ç {nÂ™ĂˆĂ¤ĂŠ>Â?`>ÂŽ>Âœ

6i}>ĂŠ`iĂŠ>Â?ˆ˜`Âœ]ĂŠĂƒĂ‰Â˜ /iÂ?°Ê™{{ÊÇÓÓÊÎÎnĂŠ />Â?Â?iĂ€\ʙ{{ÊÇÓÓÊäÇÎ {n™£äÊ-iĂƒĂŒ>Âœ

Û°Ê/Ă?ˆŽˆ>]ĂŠĂ“Ăˆ /iÂ?°Ê™{{ĂŠn£™ÊäääÉä£ {n™{äÊ " ĂœĂœĂœÂ°Â?iˆœ>Ăœ>}i˜°iĂƒ

#IARSA

Â?ĂŒÂœĂŠ`iĂŠÀ“iÂ˜ĂŒÂˆ>]ĂŠ{ /iÂ?°Ê™äÓÊ£xäÊxxx ä£ääÇÊ6/", ĂœĂœĂœÂ°Vˆ>Ă€Ăƒ>°iĂƒ


2

C

3

EL CORREO JUEVES, 26 DE JULIO DE 2007

Ciudadanos

BALMASEDA / 5

CRISIS ELÉCTRICA / 12

SUCESOS / 15

Instalan un reloj de sol único en España, de 100 toneladas y con calendario

Los barceloneses se echan a la calle para protestar por un apagón de 3 días

Mueren dos asturianos al estrellarse su ultraligero en Segovia

L AS DECL ARACIONES

@@@@@@@@@@@ @@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@ @@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@ @@@@@@@@ @@@@@@@@ @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@g @@g @@g @@g @@h? @@g @@h? @@g @@h? @@g @@h? @@g @@h? @@g @@h? @@g @@h? @@g @@h? @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@ @@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@ @@@@@@@@@@@ @@@@@@@@@@@ @@@@@@@@

IMANOL LANDA ALCALDE DE GETXO (PNV)

«Hablamos de definir qué modelo queremos de ciudad y ahí no caben estrategias políticas» MARISA ARRÚE PORTAVOZ DEL PP

«Parece que al alcalde le ha entrado la sensatez que le faltó cuando aprobó el proyecto» LUIS ALMANSA PORTAVOZ DEL PSE

«La operación era una barbaridad» Los vecinos de Andra Mari acogen con satisfacción la anulación del acuerdo E. SANTAMARÍA GETXO

Minutos después de la paralización del proyecto urbanístico para Andra Mari, varios vecinos del barrio se enteraban por este periódico de la noticia. Entre la sorpresa y la alegría, todo eran alabanzas a la decisión. «Es una gran alegría. Lo prometieron en su

programa electoral y, de momento, están cumpliendo», se felicitó Miren Bego Madariaga, presidenta de la Asociación de Vecinos de Andra Mari. «Parece que se han dado cuenta de que el proyecto era una barbaridad», apostilló. Su compañero de agrupación Javier Iturregi añadió que «todo lo que sea desactivar el plan es ge-

«Es lo que reclamábamos porque, para ser creíble el cambio en el PNV, era necesario anular el plan» IÑAKI URKIZA PORTAVOZ DE EB

«Es populismo barato; Dicen lo que los vecinos quieren oír sin contar con la necesidad de vivienda»

HACIA LA COSTA. Imagen aérea de los terrenos donde estaba prevista la expansión urbanística de Getxo. / JESUS CANTERO / AIR QUALITY

El PNV de Getxo renuncia al proyecto de 8.300 pisos que promovió el Gobierno vasco El nuevo equipo municipal anula el acuerdo de Zarraoa que preveía la mayor operación inmobiliaria de Vizcaya y convulsionó a la localidad ESTIBALIZ SANTAMARÍA GETXO

El Ayuntamiento de Getxo ha paralizado la operación inmobiliaria más ambiciosa que se había planteado en Vizcaya en los últimos tiempos: la construcción de 8.300 viviendas en el barrio de Andra Mari. Apenas un mes después de acceder a la Alcaldía, Imanol Landa (PNV) ha retirado el proyecto de modificación del Plan General, necesario para llevar a cabo esa polémica expansión urbanística. La renuncia tiene un indudable calado político y social. Deja en el cajón una operación que ya tenía plazos –finales de 2009– y que contaba con el respaldo del Departamento de Vivienda del Gobierno vasco, cuyo viceconsejero, Javier Dean, llegó a firmar un convenio con el anterior equipo de gobierno. Y entierra uno de los legados más sonados del anterior Ejecutivo municipal, liderado por el peneuvista Iñaki Zarraoa con el respaldo de EA y EB, entonces sus socios. Además de desatar una tormenta en la bancada de la oposición, el proyecto recibió duras críticas por parte de los vecinos. Los residentes protestaron por la desaparición del que consideran el último pulmón verde de Getxo.

La alarma se extendió al salir a la luz un informe que preveía el derribo de 80 caseríos para hacer realidad la promoción. En la calle, el proyecto provocó una manifestación, a la que acudieron más de 2.000 personas. En el salón de plenos, fue motivo de duros enfrentamientos entre Zarraoa, los vecinos y los grupos del PP y el PSE. Su sucesor, Imanol Landa, hizo oficial ayer la retirada del proyecto, tras haberse desmarcado de la operación en época electoral al apostar por «una significativa»

reducción de viviendas. Landa justificaba ayer su renuncia así: «En coherencia con las promesas que realizamos durante la campaña y para despejar cualquier duda sobre nuestra voluntad de cumplir con este compromiso». Para acabar con la desconfianza entre vecinos y partidos, el nuevo Gobierno municipal ha decidido invalidar el acuerdo del anterior mandato, con el objetivo de «allanar el camino hacia una reflexión serena sobre el futuro de Getxo y tranquilizar a los vecinos de

Andra Mari que percibían el proyecto como una fuente de inquietud y preocupación».

«Cerramos una etapa» El alcalde aseguró que con este paso «cerramos una etapa». «Lo sucedido en el último año debe servirnos para tomar buena nota de lo que hay que mejorar y ahora estamos ante un nuevo escenario cuya clave será el diálogo permanente con los agentes implicados: desde los residentes y propietarios al resto de fuerzas políticas». Lan-

Madrazo advierte al alcalde de que deberá atender «las necesidades de los jóvenes» E. SANTAMARÍA GETXO

La aparente sintonía en el tripartito de Lakua ya no tiene su reflejo en la política municipal de Getxo. Tras la marcha atrás de ayer, Javier Madrazo, visiblemente molesto pero en una reacción contenida, recordó al Ayuntamiento que ahora deberá dar «una respuesta eficaz a la nece-

sidad de vivienda de los jóvenes del municipio» –que a juicio del consejero ha sido «mínima»– y al alcalde, que es «su responsabilidad». De seguir esta directriz, Landa contará con la colaboración del Gobierno vasco y, en caso contrario, con su «interpelación». Mientras que en la pasada legislatura, PNV, EA y EB conformaron un fiel equipo de gobier-

no en la localidad costera, tras las elecciones de mayo el nuevo reparto de fuerzas y las opiniones dispares de los candidatos de PNV y EB, Imanol Landa e Iñaki Urkiza, ha hecho que el pacto no se reedite y que la formación de Madrazo se convierta en la fuerza más débil de la oposición. El peneuvista Landa ha desoído las directrices que ha marca-

CRONOLOGÍA de 2006: El Ayuntamiento anuncia el proyecto. F Enero de 2007: Más de 2.000 vecinos se manifiestan contra el plan. F Marzo: Imanol Landa, entonces candidato, se desmarca del proyecto. F Abril: Vecinos de Andra Mari se constituyen como plataforma electoral y se presentan a los comicios municipales junto a Los Verdes. F Julio: Retirada del proyecto.

@@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@ @@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@@ @@@@@@@@@@@ @@@@@@@@@@@ @@@@@@@@

F Mayo

da apeló también a la responsabilidad de la oposición: «Estamos hablando de definir qué modelo de ciudad queremos y ahí no caben estrategias políticas». Landa recordó cuál es su propuesta: hacer un diagnóstico de las

do hasta la saciedad el titular de Vivienda del Gobierno vasco, quien rechazaba construir menos de 8.000 pisos en Andra Mari «porque son necesarios», argumentó. Según Madrazo, «hay miles de solicitantes en Etxebide y hay que responder. El número de viviendas planteado es asumible porque está en la franja intermedia del Plan Territorial Parcial y hay que aprovechar el suelo». Su viceconsejero, Javier Dean, llegó a asegurar en el fragor de la polémica que su Departamento no cedería «frente al chantaje de unos cuantos particulares», refiriéndose a los vecinos afectados.

necesidades de vivienda y acordar el proyecto resultante que, en principio, no debería incluir nuevas construcciones en la franja litoral delimitada por la costa y la carretera de Zientoetxe. Las reacciones políticas no se hicieron esperar. Marisa Arrúe (PP) se felicitó de que «al alcalde le haya entrado la sensatez que le faltó cuando aprobó el proyecto porque él estaba en aquel equipo». Sin embargo, dudó de que Landa «vaya a tener autonomía para diseñar el Getxo que queremos, al margen de la Diputación». Por su parte, Luis Almansa (PSE) también valoró la retirada del plan: «Es lo que reclamábamos para que el cambio en el PNV fuese creíble». Por el contrario, Ezker Batua, valedor del plan anterior tanto en el Ayuntamiento de Getxo como en la consejería de Vivienda, cuestionó la renuncia. Su portavoz municipal, Iñaki Urkiza –hoy en la oposición–, calificó la decisión del mandatario del PNV de «populismo barato»: «Landa dice lo que los vecinos quieren oír sin tener en cuenta las necesidades de vivienda».

C

nial, una buenísima noticia», y alabó el cambio de talante en el Consistorio: «Incluso nos han devuelto las llaves del local de la asociación que nos habían clausurado». Jesús Urrutia, portavoz del grupo Andra Mari Gure Lurra, compuesto por los 80 vecinos que temían ver su casa derribada, fue de los que menos se sorprendieron. «Es lo que nos prometió en campaña y nos mereció credibilidad. De todos modos, haremos un seguimiento de lo que se haga

a partir de ahora con el asesoramiento de un abogado y un experto en el tema que también ha llevado los conflictos de Santurtzi, de la urbanización del Golf de La Galea y de Olabeaga», anunció. Junto a la iglesia y el polideportivo de Andra mari, centro neurálgico del barrio, Gotzon Landeta, un vecino muy implicado en la lucha contra la construcción de los 8.300 pisos, se mostró aliviado: «Se puede construir, pero no tan arriba ni tan alejado del metro, y mucho menos derribando más de 80 casas como publicaron». De todos modos, añadió que «es triste que haya habido ese enfrentamiento y que hayan tenido que llegar una elecciones para poner a cada uno en su sitio». Otro vecino, Santiago Hormaetxea, apuntó que «tenemos uno de los municipios más bonitos de Vizcaya y ésta es la última zona verde que nos queda, así que lo que se haga hay que hacerlo bien». Sin embargo, reconoció que «pisos hay que hacer, no sé cuántos, pero las necesidades de vivienda van creciendo y, ahora, nuestros hijos se tienen que ir fuera porque no hay viviendas».

«Gente preocupada»

Idoia Rubián. / FOTOS DE JORDI ALEMANY

Gotzon Landeta.

Paola Martínez.

Idurre Iturrioz.

A Paola Martínez también le pareció «muy bien» la paralización. «Había mucha gente preocupada porque les iban a quitar la casa. Además, ésta es una zona muy tranquila y si nos quitan todas las campas de Azkorri nos quedamos sin nada». En esta misma línea, Gaizka Iturregi consideró que «la necesidad de vivienda no justifica que se haga cualquier cosa». Por su parte, Idurre Iturrioz alabó «que vuelvan a retomar el asunto y piensen un poco en cómo utilizar los terrenos, porque parecía todo muy precipitado». En su opinión, «quizá hay que construir menos o al menos de forma más racional». Desde su kiosko de prensa, Idoia Rubián calificó de «estupenda» la renuncia. «No deberían dejar construir nada, porque esto era un pueblo y ya no lo es», advirtió. A su juicio, «si edifican en las cuatro campas que quedan sería el colmo, además, con argumentos estúpidos».


2IC

EL CORREO DOMINGO 26 DE JULIO DE 2009

Ciudadanos

GETXO / 8

PORTAVOZ DEL PSE / 14

MADRID / 24

30.000 personas vivieron ayer en Aixerrota el tradicional concurso de paellas

«Bilbao no pueder cerrar por la noche como si fuera una oficina», afirma Txema Oleaga

Asesinan de una puñalada en el corazón a una niña de 12 años en el barrio de Vallecas

to hogar para los niños de Tadessi. Pero enseguida se percataron de que todo el esfuerzo sería en vano si no resolvían antes el mayor problema: el agua. «Las autoridades locales ya nos habían cedido un terreno de 6.600 metros cuadrados en Lega Dedi, espléndido, cerca de la carretera y cerca de la casa de Tadessi. Pero sin agua no servía para nada. La gente del pueblo tenía que recorrer con burros 40 kilómetros todos los días para traer unos galones de plástico de una charca, y muchísimos niños sufrían enfermedades parasitarias por ello». Si en África en general la escasez de agua es una pesadilla, en Etiopía aún más. «Se nutren de lo que llueve en agosto. Se hacen unas charcas que en octubre ya están secas». Azalur no le dio más vueltas. Tenían que construir un pozo subterráneo.

Un caudal subterráneo

OPORTUNIDADES. Un grupo de niños se sienta a la entrada del orfanato de Lega Dedi, donde más de 150 pequeños han encontrado una familia adoptiva. / FOTOS: AZALUR

Vizcaya obra el milagro etíope 150 vizcaínos, que han constituido la fundación Azalur, han levantado un orfanato y un pozo de agua subterránea junto a Adis Abeba «Ponían la cabeza bajo el chorro porque no sabían cómo beber» ESTIBALIZ SANTAMARÍA BILBAO

Imagine uno de los lugares más áridos del planeta. No hay más agua que la que se acumula en charcos turbios. Las familias tienen hijos a los que no pueden alimentar y es dolorosamente común ver un bebé abandonado en la puerta de alguna choza. No es un lugar imaginario. Hablamos de Lega Dedi, un poblado a menos de 60 kilómetros de Adis Abeba, la capital etíope. Para el común de los mortales, un lugar desconocido. Incluso los amantes del turismo alternativo que hayan pisado suelo etíope habrán conocido la agitada capital, el esqueleto de Lucy y el antiguo Palacio Imperial de Menelik, pero probablemente pasaron de largo por Lega Dedi. No es el caso de un grupo de 30 vizcaínos que hace una década viajaron a este país africano guiados por la agencia Byblos Tour. «No se puede ir a otros países sólo a sacar fotos, el turista puede implicarse de alguna forma», defiende Mohamed Ezzedine, responsable

de la empresa. Aquel viaje hizo una parada en un desvencijado orfanato que estaba muy lejos de cubrir las necesidades mínimas de cualquier niño. El grupo tomó las riendas de aquel lugar que hoy atiende a 300 pequeños, cuenta con un centro clínico y de maternidad y ha encontrado una familia adoptiva a más de 150 chavales. Aquellos primeros

viajeros solidarios también han encontrado compañeros en esta década. «Habíamos visto muchos países pobres, pero el impacto de Etiopía es un ‘shock’ tremendo que te hace reflexionar sobre los rincones más oscuros de la vida. La gente vive en la más absoluta miseria. Estos viajes son una sacudida y Etiopía ha hecho despertar a mucha gente de un profundo sueño so-

bre lo que es el mundo». Hoy, más de 150 personas vinculadas a Byblos Tour dedican lo que sus circunstancias les permiten a nuevos proyectos, porque aquel primer orfanato es un grano de arena en un desierto inmenso. Hace poco más de un año y medio, una nueva expedición de la agencia se topó con Tsigi Tadessi, «una mujer que tenía en su casa y

Las gafas del pequeño ‘profesor chiflado’ E. S. BILBAO

Los miembros de Azalur tienen el corazón repartido en diminutas partes, una para cada niño al que han visto entusiasmarse con muy poco. Pero si les preguntan por alguien especial, ése es el pequeño ‘profesor chiflado’. Le conocen con este apodo cariñoso porque, a sus tres años, es un te-

rremoto escondido detrás de unos enormes lentes que sus ‘padres’ vizcaínos se encargaron de graduarle. «Cuando le conocimos era ciego y ahora puede ver. Hicimos gestiones con varios médicos franceses que acuden a Adis Abeba a operar a gente que lo necesita, le vieron y dijeron que era bastante fácil conseguir que recuperara, al

El niño antes era ciego.

en barracones a 135 niños», explica Ezzedine. «En Etiopía los orfanatos son las casas de personas mayores, con poco dinero, que acogen con mucha bondad a niños. A sus puertas llega gente con bebés día a día, porque no saben qué hacer con ellos. Quienes les acogen no saben de dónde vienen, pero los tienen que recoger». El caso de Tsigi Tadessi volvió a remover las entrañas de los viajeros y nació la fundación Azalur «para hacer nuestro el proyecto. Esto significa sacar a los niños de allí, hacerles un orfanato moderno, una escuela donde estudiar y buscarles una salida profesional», detallan. En la mente de este grupo de vizcaínos se dibujó un boni-

menos, el 50% de visión», recuerda Ezzedine. El pequeño tenía manchas en la córnea que sólo le dejaban ver sombras. «Ahora, le vemos feliz con sus gafas horribles. Se lanza hacia nosotros como loco». Aunque no es el único. «Todos te agarran, se te cuelgan del cuello. Cuando vuelves al hotel tienes toda la ropa llena de grasa, de barro y es maravilloso». Ahora intentan equilibrar la dieta de los pequeños, que desayunan, comen y cenan gingera. «Hay que ir amoldando sus estómagos a más alimentos».

CI3

«Contratamos a una empresa italiana que trabaja en toda África y empezaron a hacer sondeos en busca de agua subterránea. Tuvimos una suerte tremenda, porque bajo el mismo terreno que nos habían cedido discurría un río». Y no cualquier río. A 400 metros de profundidad hallaron «el mayor caudal de agua subterránea de toda Etiopía. Salen 12.000 litros por segundo, suficiente para dar agua a un millón de personas». Las bombas y surtidores no sólo atienden ahora a los niños de Tadessi, sino a una población de 150.000 personas, «que se acercan desde 60 kilómetros a la redonda a por agua limpia, fresca y con buen sabor». Para ellos es un milagro, algo desconocido, como de otro mundo. Probablemente, ha sido el mayor acontecimiento en la vida de toda la región. Ezzedine recuerda que cuando estaban probando si el pozo funcionaba, «vinieron mil personas para ver cómo salía el agua y uno de los campesinos, que no había visto el agua más que en una charca, no sabía lo que estaba saliendo de allí y puso la cabeza bajo el chorro porque ni siquiera sabía cómo poner la boca para beber». Quien ha obrado el milagro, en este caso, es una única familia bilbaína. Prefieren que ni siquiera su mano izquierda sepa lo ha hecho la diestra, pero han sufragado la imponente construcción del pozo, «posiblemente, la labor más eficaz que se ha hecho en toda

«Cada chica que dejaba a su hijo se lo llevaba a ella porque sabía que le atendería»

MÁS QUE UN TECHO. Dos pequeñas descansan en los dormitorios del centro.

cuello en un mar de responsabilidades. Aprovechó el espacio que rodeaba a su casa para ir levantando barracones en los que los pequeños pudieran, al menos, estar a cubierto, «aunque durmieran sobre el suelo». Los miembros de Azalur no dudan en compararla con «la hermana Teresa. Ella ha hecho algo por mejorar el mundo. Ha luchado por salvar a los niños porque si no, se hubieran muerto». Tadessi tiene varios hijos que ya viven por su cuenta en la ciudad, «pero iban cada día a la chabola de su madre para limpiar y traer a los niños la poca comida que podían conseguir. Son familias entrañables y, cuando ves lo que hacen ellos, te das cuenta de que puedes aportar mucho más». Conocer a Tadessi removió algo muy fuerte entre los viajeros de Byblos Tour. «Cuando en nuestra primera visita le llevamos un poco de comida y le prometimos que lucharíamos con toda nuestra alma para construir un orfanato para sus niños, ni siquiera nos contestó».

«No nos creyó» AGUA Y VIDA. El pozo es como un milagro y la gente se acerca desde 60 kilómetros a la redonda. África. En cuestión de meses han descendido un 80% las enfermedades estomacales parasitarias de la población». Mientras el pozo avanzaba, el nuevo orfanato de Azalur iba elevándose sobre la arena del desierto. Hoy, 135 niños disponen de una zona de dormitorios, otra para estudiar, un comedor, «quizás los mejores baños y duchas de toda Etiopía» y una clínica ambulatoria en la que pasan consulta cada 15 días a cualquiera que lo necesite. «Pero nos preocupa que, cuando crezcan, tengan un futuro mejor y por ello hemos puesto en marcha un sistema de becas para que puedan hacer carreras medias: enfermeros, peritos... Uno de los primeros chavales está en la compañía de aviación etíope», cuenta Ezzedine.

Una madre para 135 ‘hermanos’ Tsigi Tadessi acogió en su propia casa a todos estos niños y hoy dirige el orfanato E. SANTAMARÍA BILBAO

Es complicado imaginar cómo una familia muy humilde de Etiopía puede acoger en su hogar a 135 niños abandonados en cual-

quier rincón del Lega Dedi. Tsigi Tadessi, su marido y sus hijos lo hicieron. Su casa es literalmente una chabola. «Son muy humildes, pero con un corazón enorme», alaba Ezzedine. «Ella nunca tuvo la intención de tener tantos pequeños, quizá pensó en 4 ó 5, no más. Pero en estos lugares enseguida se corre la voz y se encontró con que cada chica que quería abandonar a su hijo se lo dejaba, porque sabían que iban a atenderle». Poco a poco, se encontró metida hasta el

La experiencia le hizo desconfiar. «Hay muchas ONGs que van allí a mentir para sacar dinero, así que nunca nos tomo en serio. Con el tiempo me confesó que no nos creyó y ahora está sorprendida. Para ella, estar al frente de un orfanato con comodidades que ni siquiera podría haber imaginado es un milagro, porque levantarse cada mañana y tratar de alimentar a tantos niños, desde bebés a chavales de 14 años, se había convertido en su pesadilla». Azalur intenta ahora terminar de equipar el orfanato y ayudar a la familia de Tadessi, «que se lo tiene muy merecido». Disponen de un poco de terreno y 20 vacas, pero con el traslado de los niños han quedado libres los barracones que levantaron para ellos. «Estamos intentando darle 30 o 40 vacas más. Una empresa suiza compra leche en Etiopía a familias necesitadas y esto puede ayudarles a vivir mejor».


2

3

EL CORREO VIERNES, 27 DE JULIO DE 2007

C

Ciudadanos

SUCESOS / 4 Y 5

PRIMER ANIVERSARIO / 6

‘EL SOLITARIO’ / 14

Un muerto en accidente de coche en Gernika y otro cuando buceaba en Lekeitio

La explosión que dejó 6 fallecidos en Laredo aún sobrecoge a los vecinos

El enemigo público número uno «sólo respetaba a su madre» Y ADEMÁS . . .

PROYECTO DE ORDENACIÓN PARALIZADO PARA EL BARRIO DE ANDRA MARI Código de colores con las diferentes propuestas de edificaciones

Playa de Azkorri

Manzanas de vivienda colectiva en bloque, de densidad media-alta (40 - 60 viviendas por hectárea). Allí será donde mayoritariamente se ubique la vivienda protegida

Fuerte de La Galea

Zarraoa: «Si fuese alcalde haría lo mismo»

Playa de La Salvaje

Campo de golf de La Galea

E. S. GETXO

Bloques abiertos de densidad mediabaja (20 - 40 viviendas por hectárea)

El ex alcalde de Getxo, Iñaki Zarraoa, férreo defensor durante el último año del proyecto ideado por Ezker Batua, afirmó ayer que «si fuese ahora el alcalde hubiera hecho lo mismo que Imanol Landa». El que fue el máximo responsable getxotarra en las dos últimas legislaturas considera que su gestión seguía estos mismos pasos: «en los últimos meses nosotros ya anunciamos la revisión del proyecto, teniendo en cuenta nuevos estudios sobre las necesidades de vivienda, así como las alegaciones presentadas por los vecinos de Andra Mari», recordó. Zarraoa aclaró que «revisar el plan y elaborar uno nuevo implica retirar el anterior. Esto es lo que anunció el alcalde». Incluso calificó la paralización del proyecto urbanístico como «una decisión lógica» y defendió un consenso entre partidos, «sobre todo entre PNV, PSE y EB, que son los que han mantenido opiniones similares respecto al plan».

Paseo de La Galea

Vivienda en baja densidad (hasta 20 viviendas por hectárea)

Cementerio

Zonas verdes, jardines y parques

Playa de Arrigunaga

Dotaciones (colegios, centros de salud, usos deportivos o culturales)

Molino de Aixerrota

Usos de actividades económicas (industria, comercial, servicios)

La Venta

Cruce de Benancios

EL ABRA

Corredor de Uribe Costa

Puerto Viejo

GRÁFICO: EL CORREO

Cuatro promotoras acaparan el 30% de los terrenos en el barrio de Andra Mari Las empresas poseen más de la mitad del suelo en las zonas de Azkorri y Arteaga, donde los vecinos de Getxo ocupan la menor parte de los solares ESTIBALIZ SANTAMARÍA GETXO

Tras la paralización del macroproyecto urbanístico de Andra Mari y ante las promesas del PNV de reducir de forma significativa el número de viviendas previstas en este barrio de Getxo, ahora

todas las miradas apuntan a las empresas promotoras. Como al principio se preveía levantar 8.300 nuevos pisos, las inmobiliarias y constructoras no perdieron el tiempo para posicionarse en la zona. Según fuentes municipales, cuatro empresas controlan actual-

mente el 30% del terreno. Son 250 hectáreas de superficie, divididas en seis sectores (Arteaga, Moreaga, Azkorri, Martiturri, Sarachaga y Mimenaga) a los que correspondían distintas densidades de edificación. Las alturas de los bloques disminuirían a medida que

los edificios se aproximaran al mar. Para comenzar las obras, es necesario el consentimiento del 60% de los propietarios de cada sector, una aprobación que las promotoras tienen garantizada en los sectores de mayor densidad (Arteaga y Azkorri). Allí Vallehermo-

C

so y Metrovacesa son propietarios mayoritarios. Por su parte, Promotora Vizcaína se encuentra «muy bien posicionada» en Martiturri y Soto del Pilar. Según las mismas fuentes municipales, se han hecho con muchos terrenos en Azkorri y Sarachaga.

Guardan silencio Las empresas declinaron ayer hacer valoraciones sobre el nuevo escenario que se plantea ni sobre el proceso de compra de terrenos, aunque según explican los vecinos

@@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g

EB planteará hoy una moción urgente para que el nuevo plan no se demore

que han recibido ofertas «la propuesta son 30.000 pesetas de las antiguas (unos 180 euros) por metro cuadrado. Ellos te plantean que, si no la aceptas, la oferta irá bajando», asegura Javier Iturregui, propietario y portavoz de la asociación de vecinos. Iturregui dice que los vecinos están incómodos con el trato de los compradores. A su juicio, «se aprovechan de que la mayoría de los propietarios son gente mayor y tratan de persuadirles diciéndoles que es un proyecto a largo

plazo y, probablemente, no lleguen a verlo», censura Iturregui. «Al resto, nos dicen que los demás propietarios del sector ya han vendido, aunque no sea cierto, para crear malestar», puntualiza. Estos residentes defienden un crecimiento más contenido que no rompa drásticamente la vida del barrio. Andra Mari es ahora una zona de aspecto rural, salpicada de caseríos, pese a que apenas queden explotaciones agrarias y ganaderas. Los vecinos quieren que el Plan General vigente se modifique, ya que contempla la edificación de mil chalés. Este «despilfarro» de terrenos, porque se construyen pocas viviendas en mucho espacio, ha sido uno de los principales argumentos de Ezker Batua para defender el proyecto que se ha retirado ayer y del que fue impulsor.

«Soluciones efectivas» El titular de Vivienda del Gobierno vasco, Javier Madrazo, no quiso incidir ayer en su postura respecto a la decisión del Ayuntamiento de Getxo, después de pedir «soluciones efectivas» al Consistorio. Delegó en el concejal de EB local, Iñaki Urkiza, quien anunció que presentará una moción de urgencia en el pleno municipal de hoy. Allí exigirá un calendario de actuación para que el diseño del nuevo proyecto «no se demore y, a principios del año que viene, esté listo el nuevo». Según Urkiza, «3.000 getxotarras necesitan un piso y ese es un problema de hoy. De eso depende su proyecto de vida». A la par, pidió que «los vecinos que demandan un piso hagan oír su voz, porque son los únicos que no se han expresado». Tanto EB como los partidos mayoritarios de la oposición, PP y PSE, tienen dudas sobre la libertad de movimientos del Ayuntamiento para diseñar un proyecto que debe ceñirse al Plan Territorial de la Diputación. La portavoz del PP local, Marisa Arrúe, anunció una batería de iniciativas durante el mes de septiembre, para modificar el «documento impuesto por el PNV en la Diputación, ya que marca unas exigencias de construcción muy por encima de las necesidades reales de Getxo». El portavoz socialista en el municipio, Luis Almansa, opinó que «hay que forzar la autonomía municipal al límite. El PTP no es la Biblia».

IMANOL LANDA ALCALDE DE GETXO

FIESTAS DE BILBAO / 8

«Madrazo mira por el País Vasco, pero mi prioridad es Getxo»

40 espectáculos teatrales animarán las calles de Bilbao en la Aste Nagusia Se trasladan a la calle Bailén las representaciones infantiles, y el humor regresa a Bilborock

Afirma que EB «se ha precipitado» en su reacción y «ha actuado por estrategia política»

MALOS TRATOS / 16

Mata a su pareja y se ahorca a su lado 24 horas después en un bosque de Ibiza La pareja estaba de vacaciones en la isla y los cadáveres fueron hallados al cabo de unos días por un paseante

E. SANTAMARÍA GETXO

Imanol Landa apenas ha dejado pasar un mes de mandato para atajar el proyecto que más crispación ha generado en Getxo en los últimos tiempos: Andra Mari.

–¿Por qué han dado marcha atrás? –Hemos querido poner un punto y aparte, ser coherentes con nuestra postura electoral, en la que afirmábamos que el proyecto de las 8.000 viviendas no era el nuestro, y allanar el camino para un debate tranquilo sobre el futuro urbanístico de Getxo.

–Madrazo les pide respuestas eficaces. –Él mira por la necesidad de vivienda de todo el País Vasco y quiere que Andra Mari absorba una parte, pero mi prioridad es Getxo.

Imanol Landa.

–Durante cuatro años han compartido gobierno, ¿se ha resentido la relación con EB? –EB hizo una apuesta con un respaldo claro de Madrazo y nosotros discrepamos. Es legítimo y la discrepancia es sana.

Revisión total

–Ahora, ¿cuál es el siguiente paso?

–Ha anunciado que quiere revisar todo el Plan General de Getxo.

–Definir el campo de juego del que disponemos, marcado por el Plan Territorial Parcial, la Ley del Suelo vasca y la estatal. A partir de ahí, la clave será el diálogo y estudios rigurosos sobre la necesidad de vivienda.

–Andra Mari es parte del municipio, no es nada aislado. Antes de diseñar este barrio hay que tener una foto general y ver cuánta necesidad de vivienda puede absorber el suelo que ya es urbano.

–¿Se han marcado plazos?

–Pero apenas queda espacio donde construir salvo en Andra Mari.

–El PTP marca dos años de plazo, pero éste es un tema muy trascendente que debe abordarse con el tiempo que sea necesario.

–EB exigirá hoy en el pleno que no se demore. –EB debe tener perspectiva y asumir sus responsabilidades. Creo que se han precipitado ante nuestro anuncio y han dado una respuesta que responde más a una estrategia política que a los intereses del municipio.

–Se puede recurrir a otras vías como incentivar el alquiler o la división de grandes pisos, que ya se está haciendo en Las Arenas cada semana.

–Las políticas de alquiler son competencia del Gobierno vasco. –Vamos ha trabajar en el tratamiento fiscal del alquiler con bonificaciones en el IBI, siempre ciñiéndonos a nuestras competencias.

–Prometió ayudas para que los jóvenes se puedan emancipar. –Ya estamos ultimando una línea de subvenciones para ello.

–¿Cómo va a convencer a los que no quieren ni un sólo ladrillo en el barrio? –El suelo de Andra Mari ya es urbanizable. Eso es una realidad. Una cosa es que no compartamos el proyecto diseñado por EB, de la mano del consejero Madrazo, y otra es que no se vaya a construir nada.

–Como se conjuga esta postura con la de las 8.000 familias que iban a vivir en el barrio. –Hacer política es buscar equilibrios. En este caso, entre lo que quieren los vecinos y el interés general. Desde luego, la necesidad de vivienda es una asignatura histórica en Getxo.

–¿Tendrá libertad de maniobra? –Tenemos un marco jurídico, pero las 7.000 viviendas de las que habla el PTP no son obligadas. Este documento supone ciertas vinculaciones, pero deja un margen de maniobra al Ayuntamiento.


2IC

EL CORREO LUNES 25 DE MAYO DE 2009

Ciudadanos EL CORREO conversa con tres operarios rescatados del paro para acometer las obras que financia en Bilbao el fondo de inversión local y empleo

Los brigadistas del plan E ESTIBALIZ SANTAMARÍA BILBAO

Se cumple un mes desde el desembarco de obreros en Bilbao para dar forma a los 59 proyectos activados por el Ayuntamiento con los fondos del Plan E de Zapatero, la iniciativa de inversión gubernamental diseñada para crear puestos de trabajo mediante la obra civil. En total, 3.197 personas trabajarán en alguna de la obras que salpican la villa. Es cierto que el plan ha servido, fundamentalmente, para mantener en activo a trabajadores de empresas constructoras que, sin estos proyectos, probablemente hubieran tomado camino hacia la cola del Inem. Pero un 10% de esos puestos de trabajo implicados en el Plan E corresponde a personas rescatadas del paro. Concretamente, 293 antiguos desempleados que han retomado su actividad, al menos, durante nueve meses. EL CORREO se ha acercado a uno de los tajos abiertos en la capital vizcaína para conversar con algunos de estos operarios que, al menos de momento, han visto la luz en medio de la oscura crisis.

ANDONI TUDELA

«Pasé de elegir empresa a no tener nada» Andoni Tudela vive en un piso de Romo con su esposa y su hijo. Como tantos otros, abandonó los estudios y se puso a trabajar con 17 años. Durante décadas hizo de todo menos cobrar el paro y, de pronto, hace unos cuantos meses la familia se quedó sin ninguna fuente de ingresos. No fue un pequeño bache. Durante cinco meses, Andoni no consiguió encontrar una salida para una situación a la que no estaba acostumbrado y tampoco pretendía habituarse. «Mi familia depende de mi trabajo y eso es un peso tremendo cuando te ves incapaz de

CON ÁNIMO. «Esperaba que se acordaran de mí y así ha sido», cuenta José María Santos. / MITXEL ATRIO

Sabios en el andamio

L

as obras financiadas con el Fondo Estatal de Inversión Local, el llamado Plan Zapatero, están en marcha. Se habrán dado cuenta por los carteles: son enormes y están por todas partes. Hay quien critica su tamaño y su omnipresencia, pero es un error. El objetivo del plan es impulsar el empleo y, para concebir y colocar cada uno de esos letreros, debe de

haber sido necesario un montón de gente: ingenieros de carteles, transportistas, porteadores, técnicos en rotulación extrema, diseñadores verticales, expertos en recursos ortográficos… Lo extraño, en fin, es que el esfuerzo cartelístico no haya bastado por sí mismo para acabar con el paro. Pero no ha sido así y, tras colocar los rótulos, ha habido que empezar con las obras: un cambio de

PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA

pavimento aquí, una revisión del alumbrado allá, un ‘lifting’ urbano acullá. La operación va a dar trabajo a más de tres mil personas. Algunas de ellas comenzaban a tambalearse en la cuerda floja laboral y otras estaban directamente en el paro. Andoni, Jon y José María son tres de los vizcaínos que han escapado de la melancolía del Inem gracias a las obras que

han comenzado a brotar por Bilbao. Los tres llevaban años trabajando en el sector sin preocupaciones: nunca pasaban más de unos días entre que terminaban en una obra y comenzaban en otra. Nuestro pasado reciente fue una fértil y algo hortera primavera del ladrillo. Ahora en cambio el presente está nublado y el futuro se anuncia imperfecto. Curiosamente, Andoni, Jon y José María mantienen la calma. Sus opiniones son serenas, pragmáticas y estoicamente esperanzadas. Sacaremos la cabe-

encontrar un empleo», comenta. Se enorgullece de su trayectoria vital. «Empecé a trabajar con 17 años. He llevado un camión, he trabajado en bares y los últimos 12 años he sido gruista», recapitula. Estaba acostumbrado a que el empleo no fuese un problema. «Yo no había estado en el paro nunca, más que alguna vez una semana suelta. Hace dos o tres años cambiaba de empresa cuando quería. Te llamaban de otros sitios nuevos ofreciéndote más dinero que en tu puesto e ibas mejorando económicamente. Pero hemos pasado de tener dónde elegir a no tener nada». Al igual que ha hecho durante el resto de su vida, al perder su empleo tampoco paró. Recuerda que «esos cinco meses fueron muy duros. Todos los días me los pasaba mandando curriculum, llamando por teléfono a todas las constructoras. También aproveché para sacarme la ESO, para hacer oposiciones a Osakidetza.... Dar palos a todo lo que se movía e intentar buscar nuevas oportunidades». Cuando llegó la llamada para trabajar en el Plan E, se quitó unas cuantas toneladas acumuladas sobre los hombros y prefiere no darle muchas vueltas al futuro que le espera. «No tengo ni idea de cuánto tiempo se prolongará el contrato. Cuanto más dure mejor, pero prefiero no plantearme cuándo va a terminar». Tiene claro que en ningún caso se acabará el mundo. «Siempre he sacado la cabeza, así que volveré a sacarla. Pero si me empiezo a comer la cabeza con que si me van a renovar o si encontraré algo... Para pensar que no voy a encontrar salida, me tiro al río». Andoni y su familia vuelven a tener ingresos, pero el paro les ha cambiado. «Mi forma de vida es muy distinta ahora. No se puede salir tanto, hay que mirar la economía, lo que compras, en qué gastas». Y su círculo de amistades se

za, nos dicen. Paciencia y lucha. Poco a poco saldremos de esta. Esa sabiduría resignada contrasta con el extremismo de nuestros mandamases, una gente capaz de anunciar la inminencia del Apocalipsis y de asegurar poco después que todo está arreglado. A diferencia de los políticos, hay quien tiene claro que el mundo es un lugar complicado. En algunos andamios se mantienen puntos de vista más equilibrados que en algunos escaños. Lo que todavía no sé es si eso es cómico, lírico o sencillamente trágico.

BILBAO / 4

AEROPUERTO / 5

MARTA DEL CASTILLO / 16

«Cuando hablas por teléfono hay que sonreír, los usuarios lo notan», aseguran en el 010

Empresas se lanzan a buscar clientes en Derio para insonorizar viviendas

Piden un careo a tres entre Miguel Carcaño, su hermanastro y el menor

transporte y todos los gastos, también está el alquiler, que no baja de 800 euros». Prefiere no pensar demasiado en el futuro que dibuja esta crisis, si hay brotes verdes o no los hay. «De momento tenemos para 6 meses de obra y esperaremos a que después podamos continuar con otros trabajos que la empresa demande». De hecho, es optimista. «Hay que tener paciencia y luchar. Los gobiernos están intentando mejorar las expectativas y este plan de empleo fue un buen primer paso», dice. Así que Jon tiene esperanzas de no volver a ponerse a la cola del Inem cuando el entorno de La Merced esté reformado. Eso sí, le duelen determinadas voces que, ante la escasez de empleo, abogan por que los inmigrantes sean los primeros perjudicados. «Todos somos currantes. He tenido la oportunidad de integrarme en esta sociedad y soy uno más entre las personas que luchan por salir adelante».

encuentra en las mismas. «Hay muchos conocidos en esta situación. Al principio fue uno, luego dos, después cuatro... El paro se ha convertido en el monotema, porque también la gente que está trabajando y anda ‘quili-colo’ está preocupada. Nadie sabe por dónde van a salir las cosas».

JON OSARIO

«Cinco personas dependen de mi sueldo» Llegó a Bilbao hace casi una década. Jon Osario decidió abandonar su Colombia natal para buscar un futuro mejor y, en principio, lo consiguió. Hoy viven con él en la villa sus dos hijos, su madre y una de sus cuñadas. El trabajo nunca fue un problema hasta hace pocos meses. Su último contrato se extinguió y no le siguió ningún otro empleo. Después de dos meses eternos, llegó la llamada para formar parte de uno de los equipos de obra que trabajan en Bilbao. «Llevo 9 años aquí. Estoy perfectamente integrado en la comunidad y he tenido trabajo constantemente, ya sea en la construcción, en la metalurgia, astilleros...», explica Jon. Sin embargo, «llegó el bajón general y toda mi familia depende de mi sueldo». A su juicio, «el empleo es un factor primordial para cualquier persona. Gracias a Dios se pusieron en marcha estos proyectos del Gobierno que han traído una mejoría en el plano laboral». Desde su llegada a Bilbao, se había acostumbrado a solapar trabajos. Cuando un contrato se terminaba, encontraba otro. «Si acaso, igual pasaba unos días sin trabajar, pero enseguida salía algún ‘currillo’». Hasta que la pauta se rompió. «Fueron dos meses caóticos en el paro. Te quedas sin ninguna entrada de dinero y pasé muchos nervios, mucha incertidumbre, insomnio. No podía dormir y esto me impedía llevar con normalidad las actividades habituales». Tocó apretarse el cinturón, «porque además de comer, de pagar el

JOSÉ MARÍA SANTOS

«No veo el futuro tan incierto como dicen, saldremos de ésta»

Jon Osario pasó «dos meses caóticos de nervios e insomnio». / M. A.

«Mi forma de vida es muy distinta ahora», dice Andoni Tudela. / M. A.

Este santurtziarra ha pasado de puntillas por el paro. José María Santos también volvió a la vida activa gracias al plan estatal de empleo, pero sólo había pasado mes y medio desempleado. Y tampoco fue una experiencia demasiado traumática, ya que su familia no depende de su sueldo. Vive con sus padres en el hogar de siempre y, además, su padre sigue trabajando. Así que José María ha probado un trago desagradable, pero no demasiado amargo. Explica que «siempre me había dedicado a la construcción» y ha vivido pequeños parones. «Podías parar un mes entre obra y obra. Ahora llevaba dos meses sin trabajar y al principio lo llevé bien, como unas pequeñas vacaciones. Pero luego te empieza a sobrar mucho el tiempo y apetece ir a trabajar, mantenerte activo». «Por suerte, no tengo familia a mi cargo», dice. «Vivo con mis pa-

CI3

Los meses de paro «son muy duros. Me los pasaba llamando a las constructoras» «Todos somos currantes. Me he integrado y soy uno más», afirma un trabajador colombiano dres y la mía no es la única fuente de ingresos, así que no me he visto en una situación angustiosa como han podido vivir otras personas con familia que alimentar, hipoteca...». También es optimista de cara al futuro. A pesar de que su contrato es temporal y no sabe cuándo finalizará, «yo no veo el futuro tan incierto como dice la gente. Poco a poco saldremos de ésta y, además, no estoy en el rango inferior de la obra. Soy oficial de primera y estoy un poco más acomodado. Puede haber menos trabajo, pero a quien sabe hacer algo, le cuesta mucho menos encontrar un empleo», comenta. «En el caso de los peones, ya es otra historia. Son los que más están sufriéndolo». Su experiencia le da ciertas garantías y, por tanto, bastante tranquilidad. «En el tiempo que estuve en el paro, ni siquiera busqué trabajo porque sabía que me iban a llamar de esta empresa. Estuve con ellos en una obra durante casi dos años y confiaba en que, después de un tiempo en el paro, se acordaran de mí, y así ha sido». ¿Y, si fuera presidente del Gobierno? ¿Qué medidas tomaría para salir de este agujero? «No sé lo que haría porque está la cosa muy difícil. No sé quién tiene la culpa de que el precio de los pisos se haya inflado tanto, no se puede dar tanto valor al ladrillo y no sé quién ha sido el culpable de que haya ocurrido, pero nosotros no hemos sido, desde luego. Y somos los primeros en pagar, ir al paro, tener recortes de todo tipo... Pagamos el pato».


16 I C

EL CORREO DOMINGO 1 DE NOVIEMBRE DE 2009

Ciudadanos

El hotel Petit Palace Arana, el más antiguo de Bilbao, cumple 100 años de historia y huéspedes ilustres ESTIBALIZ SANTAMARÍA BILBAO

Unamuno acababa de estrenar ‘La esfinge’, su primera producción dramática. Italia había celebrado su primer Giro y el astillero Harland & Wolff apenas había comenzado a construir el Titanic. Corría el año 1909, con Alfonso XIII como monarca y Antonio Maura como presidente del Gobierno, cuando un reputado restaurador bilbaíno puso en marcha el hotel Arana –hoy, Petit Palace–. Se trataba de Modesto Arana y su pequeño hotel, levantado en pleno Casco Viejo, es hoy, un siglo más tarde, el más longevo de la villa. Arana regentaba entonces un humilde hostal de 13 habitaciones en un segundo piso de la calle Nueva, el mismo inmueble que años después fue sede del Club Cocherito. Pero quería crecer y echó el ojo al caserón de seis plantas de Bidebarrieta que hace esquina con Ribera. La propietaria del edificio era María del Carmen Zabalburu y Mazarredo, Dama de la Reina y esposa del Conde de Tilly y de Heredia-Spínola, entre otros títulos. «Les compraron dos de las seis plantas e inauguraron el hotel», relata el actual director del Petit Palace Arana, Fernando Andrades. El negocio floreció y en pocos años Modesto Arana y su esposa Antonia Ormaechea pudieron comprar el resto del edificio, de estilo neoclásico, que aún conserva su estructura de sillería hasta la primera planta y las vigas de madera del último piso. Un espacio abuhardillado que hoy alberga un acogedor salón, pero que antaño incluía lavadero y que sirvió como banco de pruebas para la famosa Jabonería Bilbaína, el otro negocio del matrimonio AranaOrmaechea. «Modesto Arana era un gran emprendedor. De hecho, fue el

Si las habitaciones hablaran... creador de la primera cadena hotelera del País vasco, ya que a la vez que el establecimiento de Bilbao, abrió otros en San Sebastián y Zaragoza. Incluso, en Bilbao, cuando se inauguró la estación de tren de Atxuri, le encomendaron a él la restauración y abrió allí una fonda, como una delegación del hotel», explica Andrades. Modes-

to era un cocinero de prestigio, «organizó innumerables banquetes para la Alcaldía, el Obispado, y junto al casino de Artxanda, el hotel Arana era el establecimiento más popular para organizar eventos». Hablamos de una época en la que el panorama hotelero de Bilbao no era ni sombra del actual. Eran los tiempos del hotel Ingla-

terra, el Torrontegui, el Cantábrico, y todos ellos han pasado ya a la historia.

Real nido de amor Tras la muerte de su alma mater, el hotel fue gestionado por la familia Legarreta, hasta que en 2001 la cadena High Tech tomó las riendas de este alojamiento, que en el

último siglo ha tenido mucho que decir en la historia de Bilbao y también de lugares bastante más lejanos. Por ejemplo, fue testigo mudo del amor del Rey Balduino de Bélgica hacia Fabiola de Mora y Aragón, antes de que la historia saltara al papel cuché. «Venía de incógnito a visitar a Fabiola, que veraneaba en Zarautz. En lugar de alojarse en hoteles de más categoría, venía aquí para pasar inadvertido», comenta el actual director. Y fue tan discreto que en el hotel no se percataron de quién era aquel huésped hasta que lo vieron retratado en la portada de las revistas. Es sólo una cuenta dentro del pintoresco rosario de clientes ilustres, en el que la cercanía del Teatro Arriaga ha tenido mucho que ver. «Aquí se alojaban todos los actores, cómicos, compañías de teatro y de Zarzuela, algunos incluso tenían su camerino en el hotel». El deporte también nutrió al Arana. Durante los años que EL CORREO se encargó de la organización de la Vuelta Ciclista a España, Bilbao era sede de la primera y última etapa y muchos de los equipos se hospedaban en este edificio del corazón de la villa. «También han pasado por aquí muchos rivales del Athletic e incluso el brasileño Martín Francisco, entrenador de los leones en los años 50, eligió como residencia este hotel».

Del fuego a la inundación

EL DIRECTOR, Fernando Andrades. / MITXEL ATRIO

Balduino de Bélgica se alojaba de incógnito para visitar a Fabiola de Mora y Aragón RESTAURADO. El hotel se ha convertido en uno de los referentes del Casco Viejo. / MIREYA LÓPEZ

Pero el Arana también ha sido testigo de momentos trágicos. Por ejemplo, el devastador incendio de 1914 que obligó a reconstruir íntegramente esta joya arquitectónica. «El conserje y su familia estaban dentro del teatro y subieron hasta las ventanas del último piso para pedir ayuda. El hotel decidió entonces sacar a la calle todos los colchones para que se lanzaran y escaparan de las llamas sin sufrir daños», recuerda Andrades. Más recientemente, las inundaciones del 83 pusieron a prueba los cimientos de este histórico edificio. «Estaban alojados unos turistas de Jaén que se dirigían a Lourdes y se pasaron varios días sin poder salir del hotel. Además, tenían que quedarse todos juntos en el centro del edificio porque había riesgo de derrumbamiento». De hecho, la estructura se hundió varios centímetros y requirió una potente rehabilitación. Desde los burgueses de la época de Modesto Arana, a los industriales y comerciantes que nutrieron al hotel después, o los turistas que llegaron al calor del ‘efecto Guggenheim’, el hotel ha sabido reinventarse hasta hoy, cuando High Tech está equipando con duchas de hidromasaje y bases de Ipod las habitaciones. Ya no hablamos del hotel sencillo en el que Balduino pasaba inadvertido.


2

C

3

EL CORREO LUNES, 31 DE DICIEMBRE DE 2007

Ciudadanos

TRANSPORTES / 5

ARARTEKO / 12

ALCOHOL / 15

Bilbobus, Metro y Renfe establecen servicios especiales en Nochevieja

Pide que el comprador de VPO usada no pague el impuesto de transmisión

1 de cada 4 adolescentes reconocen haber estado ebrios en el último mes Y ADEMÁS . . . DROGAS / 4

La inspección alimentaria mira con lupa EL CORREO acompaña a uno de los técnicos que supervisan a diario los productos de Mercabilbao, el matadero de Zorroza y los supermercados 20 especialistas velan para que la comida llegue a la mesa en buen estado ESTIBALIZ SANTAMARÍA BILBAO

«No hacemos magia. Sólo se trata de observar, oler y tocar». Es la fórmula del equipo de inspección alimentaria del Ayuntamiento de Bilbao que, en estas fechas de excesos en la mesa, afina los sentidos para que la Navidad no se nos indigeste. Son veinte técnicos que supervisan a diario la calidad de los alimentos perecederos. Primero, ponen la lupa sobre los productos frescos que distribuyen Mercabilbao y el matadero de Zorroza, y después de este filtro principal comprueban que la cadena alimentaria goce de buena salud hasta el último eslabón: las pescaderías, carnicerías, pastelerías, los grandes supermercados e incluso el sector hostelero.

MERCABILBAO Pescado, marisco, frutas y verduras Álvaro Chirapozu empieza su jornada laboral a las cinco de la madrugada. Es el Jefe de Negociado de Inspección de Mercados del Ayuntamiento de Bilbao. Cada día, se calza las katiuskas y recorre los 32 puestos del pabellón de pescado y marisco de Mercabilbao, incluidas las cámaras frigoríficas. Lleva haciéndolo dos décadas, así que le basta media hora para saber si todo está regla. El tiempo justo antes de que los pescateros de Vizcaya y de las provincias limítrofes se adentren en el pabellón en busca de género. «La experiencia es fundamental porque los productos llegan a las tiendas en cuestión de dos horas, así que la decisión tiene que ser muy rápida», explica. En su recorrido no para de abrir cajas, palpar el pescado y comprobar los etiquetados. «Nos fijamos en que los peces tengan los ojos transparentes, que brillen y las agallas sean rojas». Se asegura de que los molus-

cos tengan la concha bien cerrada y de que los crustáceos no tengan la cabeza negra, ni desprendan un olor a amoniaco. El día que le acompañó EL CORREO no superó el examen una partida de dorada que el propio mayorista ya había apartado y diez cajas llegadas de Ondarroa. «Estaban pasadas porque estos días la gente demanda otro tipo de pescado». En este caso, no hay duda. No es apto para el consumo, así que el inspector lo decomisa y un camión lo traslada al vertedero de Artigas. «Cuando no es tan evidente, pero tenemos sospechas, el producto se inmoviliza y se envía una muestra al laboratorio para verificar la presencia de parásitos o bacterias». El equipo sanitario también somete al microscopio productos con apariencia saludable. Este año ya han superado los 500 muestreos aleatorios en busca de microorganismos o restos de metales pesados. «Prestamos especial atención a nuevos productos y a los que entrañan más riesgo porque se alteran más rápidamente o se consumen crudos», explica Chirapozu. En el lenguaje navideño esto se traduce como percebes y ostras. Éstas se han ganado la fama de sospechosas habituales, «pero durante este mes hemos analizado más de 15 muestras y se ha constatado que están en perfecto estado», asegura el experto. A partir de las ocho de la mañana, la atención pasa al pabellón de frutas, verduras y hortalizas. El examen es mucho más sencillo. «No hace falta ser un experto para saber cuándo una pieza de fruta está pasada, así que el riesgo es menor». Por eso, evalúan aspectos que el consumidor no puede: que no tengan residuos de pesticidas, contaminantes o microorganismos patógenos. «Para saberlo, el laboratorio analiza muestras todas las semanas», detalla Chirapozu. En

RONDA. Chirapozu comprueba la zona de fruta. / FOTOS: JORDI ALEMANY

la Navidad

DECOMISOS EN MERCABILBAO Datos de decomisos (memoria anual de Mercabilbao 2006)

574 toneladas

Fruta

Hortalizas

el pabellón también tienen su protocolo. Todos los días, antes del cierre, limpian a conciencia los puestos; una vez por semana, vacían todo el pabellón para un repaso más profundo, y cada dos meses realizan un tratamiento de desinfección y control de plagas. Lo cierto es que, al cabo del año, los inspectores decomisan bastante más fruta que pescado, «porque se produce más de lo que se consume y termina estropeándose». Por otra parte, la época en la que se ordenan más decomisos es el verano. «Se produce más, se vende menos porque los clientes están de vacaciones y hace más calor, lo que acelera el deterioro».

MATADERO DE ZORROZA Carnes La misma rutina de inspección se repite a diario en el matadero de Zorroza. Estos días están sumergidos en plena vorágine navideña. Jon Uríbarri es el Jefe de Negociado de Inspección del centro y calcula que «desde los días previos a Nochebuena se están matando más de 1.000 corderos al día». Esto implica que su equipo deje la media jornada habitual y vigile durante todo el día. Su trabajo comienza antes de la matanza. «Realizamos un reconocimiento veterinario a los animales para comprobar que no tienen síntomas de enfermedades respiratorias, digestivas...». Si superan este primer filtro, los inspectores continúan su labor durante el sacrificio. «Velamos por que todo discurra sin sufrimiento para el animal». Después, llega el filtro más exhaustivo: analizar la carne y las vísceras de cada animal y comprobar si son aptas para el consumo. «Realizamos un reconocimiento visual de las piezas, las palpamos en busca de golpes o hematomas y practicamos cortes para detectar la presencia de parásitos o bacterias». Todas las precauciones son pocas, así que también realizan muestreos para analizar bajo el microscopio que no haya intrusos escondidos. Para ello, cuentan con tres instalaciones: un pequeño laboratorio, muy básico, en el mismo matadero; el centro de

C

4,7%

352 toneladas

Productos del mar

de lo comercializado

160 toneladas

2 en Mercabilbao

20

inspectores vigilan estos días

2 en el matadero

DIPUTACIÓN / 7

18 recorren los comercios y supermercados

A

CONFIANZA. El inspector charla con uno de los mayoristas. @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@h? @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@ @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g @@g

En el matadero de Bilbao sacrifican mil corderos al día en épocas navideñas

análisis del Ayuntamiento, al que también recurre Mercabilbao, y el laboratorio de Neiker en Derio, especializado en patalogías animales. El último pilar de este gran filtro es «un plan de muestreo que realizamos a lo largo del año, enmarcado en el Plan Nacional de Residuos, para detectar en la carne restos de medicamentos por tratamientos antibióticos, antiinflamatorios o antiparasitarios», detalla Uríbarri. Por lo demás, el procedimiento es el mismo: inmovilización cautelar si hay sospechas y decomiso si se produce un ‘positivo’. En 2006, se ordenaron 189 decomisos –92 de vacuno, 55 de porcino y 42 de lanar– entre las 12.000 toneladas de carne que salen del matadero cada año.

VENTA AL DETALLE Comercios, hostelería y supermercados La labor de los inspectores alimentarios no se detiene en estos dos grandes filtros. 18 técnicos sanitarios controlan la venta al detalle en pescaderías, carnicerías, pastelerías, en supermercados y también en

bares y restaurantes. «Cada local no recibe inspecciones diarias. Los técnicos realizan una clasificación de los establecimientos de cada distrito de Bilbao en función del riesgo de cada uno», resume Álvaro Chirapozu. Las pescaderías, pastelerías, restaurantes o los grandes comedores de hoteles, hospitales y colegios se vigilan con mas frecuencia. Otros comercios de productos menos perecederos, por ejemplo las panaderías, reciben menos visitas. En este caso, inspeccionan las instalaciones, el etiquetado y el aspecto de los productos. «Todo lo que sale de Mercabilbao o del matadero está en perfecto estado. Los comerciantes son profesionales y saben perfectamente lo que compran, pero si calculan mal o las ventas no van bien, les sobra producto que puede estropearse. Eso es lo que intentamos detectar». Esta unidad de inspección también está preparada para situaciones de emergencia. «Si la red de alerta alimentaria europea advierte de que un producto de riesgo ha podido llegar al mercado, se informa a todos los servicios de inspección y somos capaces de localizar el comercio en cuestión de horas». Chirapozu explica que todo se basa en el mecanismo de la ‘trazabilidad’. «En todos los eslabones de la cadena comercial sabemos de dónde ha venido, a dónde ha ido cada producto y en qué cantidad».

¿Qué analizan?

Pescado

Moluscos

Crustáceos

Frutas, verduras y hortalizas

Carne

El ojo debe ser transparente

Las conchas deben estar cerradas y limpias

Hay riesgo cuando las cabezas tienen un tono negro y huelen a amoniaco

Miran el grado de maduración

Chequeo al animal antes de matarlo

La piel debe ser brillante, suave y resbaladiza Las agallas deben ser rojas y no pegajosas

Examinan si hay pesticidas o productos contaminantes

Vigilar que no tengan parásitos

B

Una vez muerto el animal, buscan parásitos, bacterias, hematomas o golpes

El proceso

1. Inspección visual del producto

Detenido en Sestao con 500 pastillas de éxtasis y un libro de cuentas detallado El arresto tuvo lugar durante un control rutinario de la Policía Local, que también se incautó de 1.500 euros

2. Si hay sospechas se envía al laboratorio

3. Si es apto vuelve a la cadena

Bomberos voluntarios llegan en 20 minutos a los lugares más alejados de Vizcaya Las bases de estas dotaciones están en Orduña, Carranza, Lanestosa y Otxandio ALICANTE / 14

La Policía busca a una joven de 22 años desaparecida desde Navidad Los rastreadores hallaron su pijama, el DNI y las llaves

GRÁFICO: ISABEL TOLEDO

«Prohibido comer, fumar y escupir» E. SANTAMARÍA BILBAO

Nada más cruzar la puerta del pabellón de pescado de Mercabilbao, un cartel advierte tajante: «Prohibido comer, fumar y escupir». Una curiosa llamada al orden para los menos aplicados, aunque las precauciones de los mayoristas van bastante más allá. Siguen el metódico protocolo que determina su plan de autocontrol y ahorran bastantes esfuerzos a los inspectores. La prevención comienza en el mismo momento en el que reciben la mercancía. Comprueban que

llegue a la temperatura adecuada, que el envasado y etiquetado estén en regla y que las características del producto respondan a lo que ellos solicitaron. Si detectan cualquier anomalía, ni siquiera lo descargan. Si todo está en regla, lo trasladan de inmediato a las cámaras frigoríficas. Estos equipos de refrigeración están sometidos también a un estrecho control. Vigilan que la temperatura no suba nunca de tres grados y, si se produce un fallo de funcionamiento, revisan todo el género y advierten del incidente a los ins-

pectores sanitarios. Cuando los productos continúan en perfecto estado, se trasladan a otra cámara y, si no, se retiran. Todo el proceso queda pormenorizado en hojas de registro.

Control frigorífico Con ellas, los inspectores pueden conocer todas las revisiones realizadas durante el mes a cualquier frigorífico: a qué hora se realizó, cómo se actuó en caso de incidencia, cómo se reparó y qué han hecho con la mercancía. Álvaro Chirapozu alaba que «los mayoristas ofrecen una colaboración total y eso nos facilita mucho el trabajo. Los primeros perjudicados si un producto en mal estado llega al mercado son ellos porque crea desconfianza y se desploman las ventas».


CI3

EL CORREO JUEVES 1 DE OCTUBRE DE 2009

Seis radares multarán desde el miércoles a los conductores que ignoren los semáforos en rojo

ACCIÓN SOCIAL / 7

RADARES / 18

Imputan a un centenar de vecinos por «acoso» a una familia gitana de la localidad

La Diputación estudia nuevos modelos para concertar más plazas en residencias privadas

Tráfico no podrá multar a los conductores que superen hasta en un 10% la velocidad permitida

Nuevo sistema de denuncias. Vídeo en la sección Elcorreo.tv de www.elcorreodigital.com

DETECTORES DE PASO EN ROJO Se colocarán en los seis cruces con semáforo más conflictivos de Bilbao

MULTA

140 euros

Ría

(200 con recargo)

4 puntos del carné

¿Cómo funcionan?

Ma zar red o

detecta 1 Elquesistema se ha saltado un

Ipa

semáforo en rojo

Tráfico pondrá sanciones de 140 euros a los infractores y además les retirará cuatro puntos del carné El sistema ‘cazó’ seis vehículos de media al día en la fase de pruebas

CONTROL. Radar instalado en la confluencia de Mazarredo con Gran Vía. / GABRIELA BARNUEVO

La Policía Municipal de Bilbao ha encontrado un fantástico aliado en los sistemas de videovigilancia. De forma casi simultánea, el Consistorio ha activado las 18 cámaras del barrio de San Francisco dirigidas a combatir la delincuencia y 7 detectores de semáforos, ideados en este caso para atajar las infracciones de tráfico, y con ello, la siniestralidad en las carreteras de la villa. Serán implacables con quienes no respeten el disco rojo, y es que, la gran mayoría de los accidentes que se producen en Bilbao a lo largo del año ocurren en los cruces de las vías más céntricas, debido casi siempre a que un conductor ha ignorado la prohibición de detenerse. El Ayuntamiento puso en marcha en 2006 un Plan de Movilidad Segura, cuyo desarrollo ha permitido identificar los cruces más peligrosos de la villa. Se trata de la confluencia de Gran Vía con Iparraguirre, la intersección de Mazarredo y Gran Vía, la de Mazarredo con Colón de Larreátegui, el cruce de Autonomía con General Concha, así como los de Autonomía con la avenida del Ferrocarril y Alameda Urquijo con Sabino Arana. Las cifras explican con nitidez por qué el Consistorio ha tomado medidas drásticas de sanción en estos seis puntos en particular. Entre 2003 y 2006, el periodo comprendido en el estudio, se registraron 300 accidentes en esos cruces, de los que 65 provocaron víctimas, y prácticamente todos ellos se debieron a que alguien no respetó los semáforos.

Los detectores de paso en rojo –que ya están activados, pero que empezarán a imponer sanciones el próximo 7 de octubre– registran fotográficamente la infracción e inician la tramitación de la correspondiente denuncia. ¿Cómo funciona el sistema? El concejal adjunto de Circulación, Asier Abaunza, explicó ayer que «un sistema de cámaras controla cada carril de circulación a la altura del semáforo. El equipo se activa cuando el disco pasa a rojo y los aparatos filman el previo, el durante y el después de la infracción». De este modo, la Policía Municipal se asegura una «prueba fehaciente» de la infracción. «Nadie podrá alegar que el vehículo estaba parado sobre la línea de detención, ni nada similar», zanjó Abaunza. Durante el tiempo que ha durado la fase de pruebas, el Ayuntamiento calcula que hubiera impuesto una media de 6 multas diarias, así que su puesta en marcha efectiva puede arrojar resultados sorprendentes. Las consecuencias de ‘salir retratado’ no son ninguna broma. La Di-

El Ayuntamiento niega que detrás de la medida se esconda un afán recaudatorio El dispositivo se hará extensivo a Ledesma y controlará el acceso a la zona peatonal

Gran

gu ir

Gran

una foto 2 Realiza del vehículo que

Vía

ha cometido la infracción

Vía Gr

b in oA

correspondiente denuncia

rección General de Tráfico detalla en el Código de Circulación que sobrepasar un semáforo en rojo es una falta grave y, por lo tanto, al conductor que infrinja la norma se le retirarán cuatro puntos del carné de conducir y se le impondrá una multa de 140 euros, cantidad que podría ascender a 200 si el infractor se retrasa en el pago.

Guerra a los accidentes El Consistorio niega que esta medida esconda cualquier afán recaudatorio. El concejal delegado de Circulación, Ibon Areso, afirmó que «no es ése nuestro objetivo. De hecho, estamos avisando de la ubicación de los detectores. No se va a coger a nadie a traición, pero debemos combatir las infracciones». Además, el Ayuntamiento ha diseñado una señal específica para advertir de la presencia del control. Los responsables municipales lo tienen claro: «Debemos seguir en la guerra contra los accidentes, sean graves o de chapa. Estamos empeñados en tomar medidas correctoras preventivas para reducir la siniestralidad». Areso destacó los «efectos constatables» que ha tenido, por ejemplo, la coloca-

Unas 6.000 sanciones al año en Vitoria Vitoria fue uno de los municipios pioneros en asegurarse el respeto a los semáforos. En 2006 instaló un único equipo fotográfico que ha ido rotando por seis cruces de la ciudad especialmente complicados. Cada año, el volumen de multas que inicia este equipo automático ronda las 6.000 y determinados puntos se han revelado realmente conflictivos. Por ejemplo, el cruce de Portal de Gamarra con Artapadura, una zona muy transitada del área industrial. Es habitual que las multas abunden al principio, cuando el boca a boca no ha surtido efecto. Sin embargo, Vitoria tiene una larga experiencia y el último balance habla de 2.087 infractores en sólo cinco meses.

on

ch a

Sa

la 3 Inicia tramitación de la

al. C

ra

na

A

mía ono Aut

quijo da Ur lame Avda Ferro . del carri l

egui rreat

Co

re

0000 AAA

ESTIBALIZ SANTAMARÍA BILBAO

rra

e La lón d

do

Ciudadanos

LA ARBOLEDA / 4

Mazar re

2IC

Control de accesos a la zona peatonal de la calle Ledesma Acceso permitido para: - Propietarios de plazas de garaje en dicha calle - Carga y descarga en horario de 8.00 a 11.00 MULTA: 63 euros (90 con recargo)

mía ono t u A

ción de radares en Zumalacárregui y la avenida Montevideo. «Pero también hemos comprobado cómo en otros puntos se siguen produciendo accidentes porque la gente se salta los semáforos», censuró. «No podemos tener un guardia en cada cruce para controlarlo todo, porque sería prohibitivo para el bolsillo del contribuyente, así que hemos optado por un sistema automático en aquellos puntos que la estadística señala como más conflictivos». El Ayuntamiento aprovechará la misma tecnología –también a partir del próximo miércoles– para controlar la nueva zona peatonal de la calle Ledesma. Este sistema se asegurará de que sólo tengan acceso a la travesía aquellos vehículos con permiso para acceder a algún garaje y los que realicen labores de carga y descarga de 8 a 11 horas. El dispositivo tendrá registrados todos los números de matrícula autorizados e iniciará la sanción en cuanto detecte el paso de un vehículo sin permiso. En este caso, la falta es leve, así que no acarrea la retirada de puntos y la multa es de 63 euros, o 90 en caso de pago con demora.

GRÁFICO: ISABEL TOLEDO

El 90% de los siniestros ocurren en intersecciones E. SANTAMARÍA BILBAO

Desde que el Ayuntamiento tuvo en su mano el diagnóstico de siniestralidad de Bilbao, primer paso del Plan de Movilidad Segura, identificó cuáles eran los puntos que requerían una intervención drástica. El balance de accidentes constata que las calles de la villa registraron 17.976 siniestros entre 2003 y 2008, de los que nada menos que el 90% se produjeron en cruces. Más de la mitad de los percances se computaron en los tres primeros años del plan, cuando además hubo que lamentar 3.733 víctimas de mayor o menor gravedad. El responsable de Seguridad Ciudadana, Eduardo Maiz, destacaba ayer «la importancia que para este Ayuntamiento tiene la seguridad vial. No hay que olvidar que el tráfico es una de las principales causas de muerte». Maiz celebró que «en los dos últi-

mos años no hemos tenido que lamentar ninguna víctima mortal por este motivo en las calles de la villa, mientras que anteriormente se registraban unas cuatro de media al año». Desde el equipo de gobierno adelantaron que los nuevos radares están diseñados de manera que se puedan trasladar a otros puntos si las circunstancias así lo aconsejan. Los únicos que podrán escapar a estos detectores son los peatones. «Al coche se le registra la matrícula, pero no hay modo de identificar a un viandante», explicó Abaunza. Si no existiera este escollo, el volumen de multas sería abrumador. En 2008, la Policía impuso más de 1.200 sanciones a peatones por pasar en rojo. La mayoría se tramitaron durante dos campañas específicas de la guardia urbana –hasta 37 sanciones diarias–, cuando lo habitual es imponer una multa cada dos días a viandantes irresponsables.

LOCAL  

Bienvenido, Mr. Marshall EL CORREO LUNES, 25 DE FEBRERO DE 2008 EL CORREO LUNES, 25 DE FEBRERO DE 2008 SOBRE LA COLINA DE LA MISERICORDIA. E...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you