Issuu on Google+

EL MUNDO / AÑO XXI, NÚMERO 695

CRÓNICA

DOMINGO 8 DE FEBRERO DE 2009

5

PALACETE VALENCIANO. Se ubica en la calle La Paz, 24, en el centro de Valencia. Allí trabaja con un equipo de no más de 10 personas. Antiguamente era la sede de la Fundación Astroc en la ciudad. Queda en una de las zonas más exclusivas, a escasos pasos de tiendas como Hugo Boss, Loewe o Carolina Herrera. biliarias brasileñas sería la solución para no caer arrastrados por la crisis global. El nombre de su nuevo sueño: Veremonte Participaciones, S.A. Su cargo: consejero delegado. Es una condición sine qua non para seguir en el proyecto. Sus primeras escaramuzas no le salieron bien. Tuvo que salir del negocio de compra del Complejo turístico Costa de Sauípe, en Bahía, cuando ya sólo faltaba poner su firma en el contrato y 70 millones de euros encima de la mesa. Al comentar recientemente ésta y otras andanzas de Bañuelos por Brasil, un periodista económico local escribe en su columna: «Tiene poca credibilidad, pero es seductor y muchas compañías que están prácticamente sin salida ven en su idea una promesa de salvación»...

3.666 MILLONES DE EUROS. Tal es el caso, por ejemplo, de la megaempresa Agra, la que ya estaría a punto de ser dominada por el valenciano [en términos de MBA, sería su partner en Veremonte]. Su control es capital para el desarrollo de su proyecto porque los terrenos que posee Agra valen 11.000 millones de reales [3.666 millones de euros aproximadamente]. ¿Cuánto ha invertido para formar parte de su aventura empresarial? No más de 30 millones de euros [por un paquete de 15.895.184 de acciones, el 6,6% de Agra]. ¿Una jugada magistral? El efecto Bañuelos se sintió en la bolsa de São Paulo. El 17 de diciembre de 2008, sus acciones aumentaron su valor hasta un 30% ante la filtración de que el Trump español iba a comprar. Sólo para recalcar la importancia de esta empresa, debemos señalar que el Grupo Santander ha firmado un acuerdo con ella para financiar 8.355 viviendas [por unos 733 millones de euros]. El valenciano se ha aprovechado de que está casi quebrada. Intenta que otras compañías [Abyara, Tecnisa, Rossi, Klabin Segall y Even] caigan en sus redes cuanto antes. Cabe mencionar que consolidar su apuesta no es nada fácil. En un país tan complejo —con terratenientes, autoridades corruptas y enemigos que se hacen con la facilidad de una mirada—, un paso en falso puede ser letal. Recordemos que con Astroc apenas construyó nada. Su estrategia de negocio fue especular con terrenos [comprar barato, vender caro]. Utilizando información privilegiada, adquirió millones de metros cuadrados de suelo rústico que se recalificaban [Marina D’Or, por ejemplo, se edificó en terrenos que eran suyos]. Bañuelos vende su idea así: «Será la plataforma líder de real estate en el país». Su presentación causa impacto por su complejidad y sus ambiciones [aspira a construir ciudades enteras]. Promete alianzas internacionales mediante la apertura de oficinas en Nueva York, Londres Madrid, Moscú y Dubai. Pretende vivir en el ostracismo mediático más absoluto. Por eso da

RUMOR: UNO DE SUS AVIONES NUNCA LO ALQUILA PORQUE LO TIENE RESERVADO PARA SU MADRE SU CICERONE EN LA ALTA SOCIEDAD BRASILEÑA ES ISRAEL KLABIN, UN PODEROSO MAGNATE informaciones contradictorias sobre su paradero. Sin embargo, los propietarios de los negocios cercanos a su palacete cuentan que lo han visto paseando por La Paz o por Poeta Querol, probablemente las dos calles más caras de Valencia [junto a la sede de CV Capital, proliferan tiendas de gran lujo como Hugo Boss, Loewe, Carolina Herrera]. Suele ir con su mujer [inspectora de Hacien-

da, con ella tiene dos hijas]. Si un fan se detiene a saludarle no teme responderle. A uno de ellos le contó que «su mercado está fuera». Probablemente, desde hace un año se sepa más de él por un par de blogs que lo tienen como referente. En ellos se cuentan sus hazañas. Los autores no quieren revelar su identidad. Una de ellas se presenta como ejecutiva de nego-

cios y otro como dueño de varias empresas de inversión [paisano suyo de Sagunto]. En sus webs se ven imágenes de los locales donde comenzó, su evolución patrimonial a lo largo de los años... Lo comparan con Gordon Gekko [el personaje de Michael Douglas en Wall Street]. Eso sí, en Facebook sus aliados son menores [apenas acumula tres fans en su lista de adhesiones, je] . Especial atención le brinda Bañuelos a su madre. Quizás porque es su único referente paterno. Perdió a su padre cuando ni siquiera había llegado a la adolescencia. De allí el rumor de que tiene reservado un avión exclusivamente para ella. «Por si se pone mala llevarla al mejor hospital, en cualquier parte de España o del mundo», comenta el blogger. ¿Mito o verdad? En la historia del pelotazo, si Bañuelos es Trump, Manuel Jové es Warren Buffett. Jové vendió Fadesa a Fernando Martín, el ex presidente del Real Madrid. Lo hizo por 2.800 millones de euros. Hoy con el dinero ganado adquiere empresas sin parar. Es el primer accionista del BBVA [4,9%], controla Caramelo [92,5%], Blusens [47,5%, una de las empresas de tecnología punteras de España], la petrolera latinoamericana Vetra [40%], el 55% de bodegas Álvaro Domeq y un largo etcétera. Es, probablemente, el empresario más activo del momento. En cambio, los millonarios de antaño han caído en desgracia. Martín es un cadáver ahogado por la deuda adquirida. Luis Portillo [de Colonial] sigue sus pasos. La supervivencia de

Luis del Rivero [Sacyr-Vallehermoso] depende de la venta de sus acciones de Repsol. El último en caer es Luis Nozaleda [de Nazar] que se enfrenta al concurso de acreedores... Bañuelos se esconde. Los bulos persisten ante su silencio. Dicen que, ocasionalmente, vive en el ático del palacete de la calle La Paz... Que también compra terrenos en Tahití, Cuba y República Dominicana. No descartaría Dubai, Singapur, Filipinas, Londres y Sudáfrica... Nadie lo confirma. Rumorología barata. Tiene a la venta su castillo [el de Bendinat en Calviá, Mallorca] por más de 20 millones de euros. Le vendió el año pasado la sede madrileña de la Fundación Astroc a Los Albertos [una mansión con 17 plazas de garaje] por 25 millones... Va haciendo caja por todos lados. Suma más de 80 millones de euros en propiedades... ¿Le serán suficiente para reflotar su nombre y su imperio? En el ámbito judicial, se enfrenta aún a cargos por «administración desleal y maquinación para alterar el precio de las acciones» de Astroc. El juez Fernando Grande-Marlaska en septiembre rechazó su solicitud de sobreseimiento del caso. Siempre que tiene tiempo, Bañuelos visita a su madre. Cuando su equipo de seguridad lo permite, camina sin problemas por las calles de su Valencia. Dicen que lo ven risueño y conversador [no ha cambiado nada]. Tiene sólo 43 años, no lo olvidemos. ¿Volverá a ofrecer una paella para 20.000 personas? ¿Dejará de ser una sombra? Con información de Emilio Lacave (Brasil)


articulo de bañuelos