Page 1

MESOPOTAMIA La religión en Mesopotamia ⇒ Se piensa en la divinidad como algo trascendente, superior y alejado, aunque se manifieste en la naturaleza. ⇒ Cuando la religión se hace más complicada surge la necesidad de especialistas que expliquen y relaten sus mitos o “historias sagradas” y que dirijan sus ritos de culto: estos nuevos especialistas e intermediarios entre la divinidad y la humanidad serán llamados

1

chamanes o sacerdotes.

Breve historia de Mesopotamia ⇒ Las civilizaciones más avanzadas de la Antigüedad comenzaron unos 3000 anos a. C en las llanuras fluviales de Mesopotamia, Egipto y otras zonas de Oriente Próximo. ⇒ Se trata de la edad de la historia, es decir, en la “edad de la escritura”. ⇒ Mesopotamia (o Irak actual) significa país entre ríos, el Tigris y el Éufrates. ⇒ El país “entre ríos” era un mosaico de ciudades-estado independientes, bajo la dominación de los sumerios (pueblo que habitaba en Sumer, en la baja Mesopotamia, cerca del golfo pérsico e inventor de la escritura cuneiforme).

⇒ En la esfera religiosa Mesopotamia se distingue por tener: 1. reyes sagrados, 2. una jerarquía sacerdotal, 3. sacrificios cruentos, 4. imponentes templos, 5. mundo religioso poblado por dioses e diosas, bajo un dios supremo.


⇒ La época de dominación sumeria queda interrumpida por la invasión de los acadios. ⇒ Invasiones de distintos pueblos y períodos de anarquía se sucedieron en los siglos siguientes; fue Hammurabi, autor del famoso Código, quien logro establecer una verdadera centralización política.

1

La religión y las divinidades mesopotámicas ⇒ Su religión es conocida a partir del año 3000 a. C, gracias a las tablillas de escritura cuneiforme (en forma de cuña); son textos de historias sagradas sobre los dioses e las diosas que personifican las fuerzas naturales: cielos, aguas, tierra, aire…

⇒ Panteón babilónico está compuesto por los siguientes dioses: 1. Anu, el cielo, un dios alejado de los seres humanos que podía llegar a odiarlos. 2. Ki, era la madre de todos los seres vivos, diosa de la fertilidad, del amor y la guerra.


3. Marduk, era considerado el dios de la sabiduría. ⇒ El templo-zigurat: eran edificios de adobe de planta rectangular en forma de pirámide truncada, que ascendían en plataformas escalonadas, con un templete en la cumbre para el culto de los astros. En su recinto tenían lugar los cultos funerarios, el más famoso zigurat fue la torre de Babel o Babili (Babilonia).

⇒ De la torre de Babel o Babili hoy sólo subsisten algunos ladrillos de sus cimientos y una ancha fosa cuadrangular con un apéndice frontal. 1

⇒ Los grandes conjuntos de los templos tenían a su servicio toda una burocracia de sacerdotes, escribas, astrólogos y artesanos. ⇒ Los sacerdotes se ocupaban de las imágenes divinas, alimentándolas, lavándolas, vistiéndolas y recreándolas.

El rey-dios ⇒ El primer rey que se apropió de una imagen divina fue Naram Sin. ⇒ Naram Sin aparece representado en la famosa Estela, que se conserva en el museo del Louvre (París) llevando los cuernos reservados hasta entonces a la divinidad, y aplastando a los enemigos. ⇒ Los reyes, antes de emprender las campañas militares, recurrían a las adivinaciones. ⇒ Las observaciones astronómicas señalaban los sentimentos de los dioses y predecían la sequía, la guerra y los momentos críticos en la vida del rey. ⇒ En respuesta a los prognósticos obtenidos por el examen de las vísceras de los animales o de la interpretación de los sueños, se organizaban ritos a base de oraciones, actos de purificación

y sacrificios para conseguir la pacificación y la

amistad de los dioses.

Poemas míticos ⇒ El Enuma Elish, poema de creación, tiene por argumento la lucha entre la luz y las tinieblas.


⇒ El poema de Gilgamesh: resulta de especial interés porque en el aparece el episodio del Diluvio con el que los deuses pretendían destruir a la ingrata raza de los humanos. Famosa creación poética del Antiguo Oriente, de tendencia pesimista, reflejo de un pueblo que veía el final de la vida como destino inevitable.

El pecado y la expiación ⇒ En los salmos peniteniciales y en los textos rituales de Babilonia aparece la preocupación por la expiación de los pecados.

1

⇒ Los pecados enfadan a los dioses, de aí que los ritos públicos de lamentación tengan como fin pacificarlos. ⇒ Para recuperar la benevolencia se practican ayunos, ceremonias de purificación, ofrendas y lamentaciones mágicas en forma de salmos, himnos y confesiones para alejar a los espíritus malignos. ⇒ En los cultos privados los babilonios rezaban unas oraciones conocidas como “plegarias de la elevación de las manos”.

PREGUNTAS MESOPOTAMIA •

¿Quién relata los mitos o “historias sagradas” y dirige los ritos de culto?

¿Cuándo terminó la etapa de dominación sumeria?

¿Quién fue el autor de uno de los primeros códigos de leys encontrados?

¿Qué pueblo dominaba a los mesopotámicos?

Indica las principales características de la religión de Mesopotamia.

Describe el templo-zigurat e indica cuál fue el más famoso.

¿Cuáles son los principales poemas míticos? Explica brevemente cuál es su contenido.

¿Qué predecían las observaciones astronómicas?

A tradición mesopotámica da creación do home Os deuses deciden crear ao home para que se encargue do seu servizo. Ea, deus das augas, dálles este consello: –¡Que se degole un deus, e que todos os deuses se purifiquen neste baño! ¡Que coa súa carne e co seu sangue Nintu (a deusa nai) mesture unha pouca arxila de xeito que deus e home estean mesturados xuntamente coa arxila! ¡Que por esta carne de deus haxa un espírito! ¡Que por este signo se revele o home como vivente, para que non esqueza que é un espírito! –Si –responderon na asemblea os grandes Annunaki, reitores do destino. E daquela degolaron ao deus We, un deus descoñecido. A deusa nai e Ea chaman ás sete xenitoras que se poñen a pisar a arxila ao son de encantamentos máxicos. A deusa nai corta catorce anacos de arxila, sete á dereita e sete á esquerda, e as deusas poñen no


mundo sete homes e sete mulleres, que, inmediatamente, se xuntan por parellas e impóñenlles as súas leis. Pierre GRELOT, Home, ¿quen es? Estella.

1

Contesta ás seguintes preguntas relacionadas co texto: 1. ¿Que se mestura para que xorda o home? 2. ¿Que identifica ao home como un ser vivente? 3. ¿Con que elementos da natureza se identifica aos deuses do texto? 4. ¿Quen pisa a arxila ao son de encantamentos máxicos? 5. ¿Como fan os deuses que xordan os homes e as mulleres? 6. ¿Cal foi o proceso da súa creación? Epopeya de Gilgamesh Gilgamesh dijo: “Oh tabernera, que no vea yo la muerte que temo constantemente”. La tabernera le dijo a él: “ Gilgamesh, ¿qué andas buscando?. No encontrarás la vida que buscas. Cuando los dioses hicieron a la humanidad, reservaron la muerte para los hombres y retuvieron la vida en sus propias manos. Por eso, Gilgamesh, llena tu vientre, sé feliz día y noche, busca el placer todos los días, danza y canta día y noche, lleva vestidos finos, lávate tu cabeza y báñate en el agua, cuídate del niño que agarra tu mano, que tu mujer sea feliz a tu lado. Esto es lo que al hombre le ha caído en suerte” Contesta a la seguinte pregunta relacionada co texto: 1. Lee detenidamente el texto de Gilgamesh. ¿Qué quiere decir? ¿Qué relación tiene con los distintos contenidos de esta página? Lee atentamente el siguiente texto:

DOMINGO, LUNES... La semana tiene siete días. Se llaman..., ¡bueno, eso ya lo sabes! Pero, probablemente, no sabrás desde cuándo los días no van pasando uno tras otro, sin nombre ni orden, como pasaban para los hombres primitivos. Ni quién los reunió en semanas y les dio su nombre a cada uno. Eso no ocurrió en Egipto, sino en otro país donde también hacía calor. Y, en vez de un río, el Nilo, había incluso dos: el Eufrates y el Tigris. Por eso, aquel país se llama el país de los dos ríos. Y, como la tierra que merece la pena se extiende entre las dos corrientes, se le llama también país entre ríos, o con una palabra griega, Mesopotamia. Esta Mesopotamia no se halla en África, sino en Asia, pero no demasiado lejos de nuestra zona. Está situada en el Próximo Oriente. Los dos ríos, el Eufrates y el Tigris, desembocan en el golfo Pérsico. En esta zona se encontraron piedras redondas con sellos, y tablillas cerámicas con inscripciones. Pero no en jeroglíficos, sino en otro tipo de escritura casi más difícil aún de descifrar. Precisamente porque ya no emplea imágenes, sino trazos aislados acabados en punta y con aspecto de triángulos o cuñas. Se llama escritura cuneiforme.


1

En Mesopotamia no se conocieron los libros de papiro. Todos los signos se escribían en arcilla blanda que, luego, se cocía en hornos, formándose así tablillas de cerámica duras. Se han hallado grandes cantidades de esa clase de tablillas de época antigua. Contienen largas y hermosísimas leyendas y relatos fabulosos que hablan del héroe Gilgamesh y de su lucha con monstruos y dragones. Y también numerosas inscripciones en las que ciertos reyes informan sobre sus hazañas y se enorgullecen de los templos erigidos por ellos para la eternidad y de cuántos pueblos han subyugado. Se han encontrado tablillas antiquísimas con informes de comerciantes, contratos, certificaciones, listas de mercancías, etcétera. Por eso sabemos que los antiguos sumerios fueron ya, como lo serían más tarde los babilonios y los asirios, un gran pueblo de comerciantes capaz de llevar muy bien las cuentas y distinguir con claridad lo justo de lo injusto. De uno de los primeros reyes babilonios que dominaron todo el país conocemos una de esas grandes inscripciones grabada en una piedra. Es el código legal más antiguo del mundo: las leyes del rey Hammurabi. El nombre suena como salido de un libro de cuentos, pero las leyes son muy razonables, rigurosas y justas. Por eso podrás guardar en la memoria cuándo vivió Hammurabi, aproximadamente: unos 1.700 años a. C., es decir, hace 3.700 años. Los babilonios eran rigurosos y diligentes, como lo fueron también más tarde los asirios. Pero no pintaban figuras tan coloristas como los egipcios. En sus esculturas y representaciones sólo suele verse, en la mayoría de los casos, al rey de caza o a sus enemigos presos y atados de pies y manos arrodillados ante él, además de carros de guerra que ponen en fuga a pueblos extranjeros, y a guerreros que asaltan fortalezas. Los reyes tienen una mirada sombría, llevan barbas largas negras y rizadas y pelo largo y en bucles. A veces los vemos ofreciendo sacrificios a los dioses; al dios del Sol, Baal, y la diosa de la Luna, Ishtar o Astarté. En efecto, los babilonios y los asirios rezaban al Sol, la Luna y las estrellas, considerándolos sus dioses. En las noches claras y cálidas observaron durante años y siglos el curso de los astros. Y como eran personas de mente clara e inteligente, se dieron cuenta de la regularidad del recorrido de las estrellas. Pronto reconocieron las que parecen estar fijas en la bóveda del cielo y que vuelven a encontrarse cada noche en el mismo lugar. Y dieron nombres a las figuras formadas en el firmamento, tal como hoy hablamos de la «Osa Mayor». Pero aún se interesaron más por las estrellas que se mueven en la bóveda celeste y tan pronto se sitúan en la proximidad de la «Osa Mayor», como, por ejemplo, cerca de «Libra». Por aquel entonces se creía que la Tierra era un disco fijo, y el firmamento una especie de esfera hueca tendida como una concha sobre la Tierra y que giraba una vez al día. Seguro que les extrañaba de manera especial que las estrellas no estuviesen todas fijas en aquella concha celeste y que algunas pudieran ser móviles, por así decirlo, y desplazarse de un lado a otro. Hoy sabemos que son los astros los que se mueven a una con la Tierra en torno al Sol. Los llamamos planetas. Pero era imposible que los antiguos babilonios y asirios lo supieran; por eso creían que detrás de aquello se escondía alguna magia misteriosa. Dieron a esos astros nombres propios y los observaron siempre con atención, pues creían que se trataba de seres poderosos y que su posición significaba algo para el destino de los seres humanos. Por eso deseaban predecir el futuro según la posición de dichos astros. Esta creencia se llama adivinación por los astros, o, con una palabra griega, astrología.


1

Se creía que algunos planetas proporcionaban suerte; y otros, desgracia. Marte significaba guerra; Venus, amor. A cada dios de un planeta se le consagró un día. Y, como con el Sol y la Luna sumaban exactamente siete, dieron origen a nuestra semana. Todavía seguimos diciendo lunes (por la Luna) y martes (por Marte). Los cinco planetas conocidos entonces se llamaban Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno. En los nombres castellanos de la semana se reconocen estos nombres de los planetas, al igual que en muchas otras lenguas que se siguen hablando en la actualidad. Fíjate en los nombres franceses de la semana. Se llaman mar-di (de Marte), mercre-di (de Mercurio), jeu-di (de Júpiter), vendre-di (de Venus). Para el sábado, observa el inglés. En esta lengua, el día de Saturno se llama Satur-day. En alemán es algo más complicado porque los nombres grecorromanos de los dioses han sido sustituidos dentro de lo posible por sus correspondientes dioses antiguos germánicos. Así el miércoles, Dienstag (mar-tes) deriva, quizá, de Zius-Tag [día de Ziu], pues Ziu era el antiguo dios alemán de la guerra; de la misma manera, Donnerstag (jueves) proviene de Donar, el antiguo dios alemán al que se veneraba de la misma manera que a Júpiter. ¿Podías creer que nuestros días de la semana tienen una historia tan honorable y curiosa y con tantos milenios de antigüedad? Breve historia del mundo. E. H GOMBRICH

mesopotamia  

mesopotamia religión

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you