Page 51

salud Caricias que nutren, estimulan y sanan

Después de entrenarse en los antiguos métodos hindúes, Shneider los combinó con las técnicas del masaje sueco, la reflexología y el yoga para crear el programa que, desde hace más de 30 años, se enseña a padres y madres de todo el mundo a través de la Asociación Internacional de Masaje Infantil, con el fin de promover la salud y la comunicación entre padres e hijos por la vía del tacto respetuoso y afectivo. De la mano de Andreína Di Gerónimo, esta disciplina se introduce en Venezuela y en el año 2008 se crea la Asociación Venezolana de Masaje Infantil. Desde entonces se dictan talleres para introducir a los padres en esta técnica y también se otorgan certificados a profesionales interesados en el área. Los resultados de la aplicación de este programa en el país no son distintos a los que se han observado en el resto del mundo, por eso, Di Gerónimo y su equipo dirigen sus esfuerzos a expandir y dar a conocer los beneficios que tiene el masaje infantil en la consolidación de la familia.

ABRAZOS, BESOS Y MASAJES En 1957, cuando el psicólogo americano Harry Harlow demostró mediante un experimento que un pequeño mono, separado de su madre biológica, prefería pasar más tiempo y se sentía más protegido con una mona de felpa que con otra que

le proporcionaba leche, pero que era de hierro, se comenzó a hablar abiertamente de la importancia del contacto físico durante los primeros años de vida. Dentro de este contexto, el masaje infantil surge por la necesidad no solo de acariciar a las crías como una demostración de amor, sino también para estimular su crecimiento, atender sus necesidades y conocer los ritmos de este ser humano que pasó los primeros nueve meses de su existencia en un ambiente muy distinto al que le recibió luego de su nacimiento. El masaje infantil es, esencialmente, una herramienta de comunicación entre padres y bebés, que se vale de las miradas, la sonrisa, el contacto y las palabras afectuosas para establecer un puente hacia el corazón del niño que acaba de iniciar su relación con el mundo. Estos toques nutritivos permiten crear un espacio y un tiempo para que el bebé se exprese y los padres aprendan a escucharlo, aceptarlo, comprenderlo y respetarlo. Según Di Gerónimo, la aplicación del masaje infantil debería empezar aproximadamente luego de la cuarta semana a partir del nacimiento, de manera que los padres ya tengan algún conocimiento acerca de los ciclos de vigilia y sueño, alimenta-

ción y diversos tipos de llanto, y así poder determinar en qué momento del día el bebé está más presto a recibir esta estimulación. La idea es que el masaje se dé diariamente, que se vaya introduciendo de manera natural en la rutina del bebé y que tanto padres como hermanos participen del ritual. El masaje infantil puede aplicarse tanto a niños sanos como a aquellos que requieren de una atención especial por alguna patología física, condición genética (como el autismo o el Síndrome de Down) o que están en proceso de adopción. De hecho, Di Gerónimo explica que el programa que se brinda a los padres es el mismo que se viene trabajando desde el inicio y que es tarea de ellos, guiados por el instructor, descifrar las necesidades de sus hijos para que el masaje sea efectivo en ellos.

UN MUNDO DE BENEFICIOS PARA EL BEBÉ Diversas investigaciones han dado cuenta de todas las áreas en las que el masaje infantil tiene influencias positivas. Estas son las principales: INTERACCIÓN: un bebé que se vincula sanamente con sus padres está más propenso a establecer mejores relaciones personales con los demás. La compresión del lenguaje no verbal que se logra mediante el masaje infantil crea las bases de un reconocimiento de las necesidades mutuas y el respeto. Además, gracias a que los bebés se sienten más seguros y valorados, su autoestima se ve fortalecida. Durante el masaje, tanto bebés como padres liberan la hormona oxitocina, que favorece la regulación afectiva y el proceso de apego entre padres e hijos, lo que ayuda a los padres a disminuir el estrés relacionado con sus habilidades para la crianza. ESTIMULACIÓN: el masaje infantil contribuye a normalizar el tono muscular. Gracias a esto se potencia el desarrollo psicomotor del bebé, que involucra el lenguaje, las conductas de gateo, sentarse, pararse y caminar, entre otras. Igualmente, el

100

Advertencias LOS PADRES DEBEN SER INSTRUIDOS en esta técnica por personal certifi-

cado por la Asociación Venezolana de Masaje Infantil para garantizar

un conocimiento integral de la salud del bebé. Di Gerónimo enfatiza que

dar masajes a bebés no se trata de

un oficio, se trata de una profesión que requiere años de estudio.

SALVO SITUACIONES EXTREMAS, los talleres solo se imparten a los padres

del bebé. Es imperante que el vínculo que se establece mediante el

masaje sea entre el bebé y sus progenitores. Los abuelos, cuidadores eventuales y maestras de guarderías

y preescolares deben abstenerse de aplicar masajes a los bebés. NO EXISTE UN MÉTODO, dentro de la técnica del masaje infantil, que

“apague” automáticamente una crisis de llanto del bebé. De hecho,

cuando se desencadena el llanto, ya el bebé está drenando sus ten-

siones y los padres deben buscar las herramientas para comprender esta manifestación. El masaje debe lle-

varse a cabo cuando tanto padres como bebé estén en buen estado de ánimo.

bebés prematuros Una investigación realizada por Tiffany Field, una de las máximas la defensoras del masaje infantil de

Universidad de Miami y el Instituto osde Investigación del Tacto, dem los que ción stiga inve una tró con

bebés prematuros que recibieron de masajes tuvieron una ganancia r mejo n peso 47% mayor, mostraro idad activ y n habituación, orientació motora, y fueron dados de alta no seis días antes que el grupo que que a ido Deb ión. ulac recibió estim en Venezuela aún no hay personal s experto en masaje infantil en todo nimo los centros hospitalarios, Di Geró arecomienda que los bebés prem que vez una turos sean masajeados son dados de alta.

los bebés que son tocados con amor se enferman y lloran menos que los demás masaje promueve la conciencia del propio cuerpo, tonifica y fortalece los músculos y hace más flexibles las articulaciones. RELAJACIÓN: el contacto físico íntimo y respetuoso hacia el bebé le brindan la posibilidad de liberar las tensiones que recibe del medio ambiente. Esto lo ayuda a equilibrar los patrones del sueño, a ser más tolerante a la estimulación sensorial y a lograr autoregularse y autorelajarse. MADURACIÓN: a través del tacto se incrementan las conexiones neurales, lo que facilita que el bebé adquiera las pautas madurativas acordes a su edad e incluso, según una investigación realizada en la

Universidad de Washington de Saint Louis, los niños que fueron criados con afecto tienen el hipocampo (estructura cerebral relacionada con la memoria y el aprendizaje) casi 10% más desarrollado que otros niños. ALIVIO DE MALESTARES FÍSICOS: los bebés que son tocados con amor se enferman y lloran menos que los demás. Los toques nutritivos mejoran la circulación, favorecen el desarrollo del sistema nervioso y fortalecen el sistema inmunológico. Debido a que tonifica el área digestiva, las molestias ocasionadas por cólicos, estreñimiento y reflujo disminuyen. Adicionalmente, ayudan al bebé a prosperar en terapias físicas que sean dolorosas, aplicadas por alguna necesidad especial.

Estética y Salud ABRIL 2012 - -MAKEUP  

Maquillarse es un arte y un valioso medio de expresión que habla de la personalidad y del estado de ánimo de quien lo lleva. Definitivamente...