Page 1

MEXICANISMOS LITERARIOS

primera edici贸n abril 2013


“En

un rincón del corral había un excusado común antiguo que estaba en desuso desde hacía muchos años. Las mujeres llevaron a Marta arrastrando hasta esta construcción, quitaron las tablas del común e intentaron meterla en el agujero. (Por las descripciones de este hecho se deduce que las atacantes tenían intención de enterrar viva a la víctima.) Su gordura la salvó. Jorge Ibargüengoitia, Las Muertas (p. 52)

Mexicanismos Literarios | NO. 1 | ABRIL 2013


EN PAZ DESCANSEN Una burla de seguro es esta frase, cuando le desea el descanso pacífico a las mujeres que han dejado el mundo a mano de justicieros que por accidente, o intencionalmente, se han encargado de enviarlas al otro lado. Once ejemplos de risa loca tenemos en Las Muertas, ácida crónica novelada escrita por Jorge Ibargüengoitia que relata las vivencias de Arcángela y Serafina Baladro, dos madrotas que se ven envueltas en una serie de abusos y asesinatos en el mundo de la prostitución. Llamadas Las Poquianchis en vida, fueron, como se relata en el libro, condenadas a prisión por el resto de su vida después de ser encontradas culpables por los delitos de homicidio, privación de la libertad, maltrato físico y moral, posesión y portación ilegal de armas de fuego, corrupción de menores, lenocinio, violación a las leyes de inhumación, entre otros varios. Difícil es imaginar que se puede sentir empatía por delincuentes con tal historial, pero Ibargüengoitia logra retratar a todos los personajes como personas de buenas intenciones, con necesidades y conflictos comunes, quiénes terminan realizando las más sórdidas atrocidades bajo condiciones absurdas y risibles.

El relato se forma como un rompecabezas de testimonios contradictorios e hilarantes que van revelando uno a uno los asesinatos de once mujeres en un cauce homicida que se ha salido de control. El lector, a la vez que sacia cierta curiosidad morbosa, genera más de ésta, hasta que pierde por completo el respeto hacia temas que son considerados moralmente sagrados. Entre ellos destacan la religión, el respeto a los muertos, la dignidad de la mujer, y ya cada vez menos sagrada, la política. Ibargüengoitia platica de los entierros de mujeres en el corral como quien cuenta que echó su pez beta al inodoro, sin la más mínima pizca de sensacionalismo y gozando de una crudeza que convierte los acontecimientos reales en fascinantes anécdotas lideradas por la miseria y la ignorancia. ‘Las Muertas’ traduce los rituales mexicanos donde se otorga dignidad a la muerte en eventos prácticos e ilícitos. Se hace referencia también a la corrupción de las autoridades, que para complacer sus propios intereses participan en sobornos y abuso de poder; situación que nada se aleja de la realidad. Propongo ahora un escenario actualizado de nuestras muertas: Im-

posible es pensar en reírnos de las más de 700 muertas de entre 15 y 25 años que son encontradas con marcas de tortura y violaciones en la frontera del país. Quizás si Ibargüengoitia estuviera vivo podría platicarlo con la perspicacia suficiente para sacarnos al menos una sonrisa, pero por el momento sigue siendo una historia trágica de nuestro entorno que incluso no capta la atención de las autoridades ni de los medios de comunicación. La desacralización presente en Las Muertas puede horrorizar a los lectores más sensibles, sin embargo, la desacralización presente en nuestras vidas, sospecho, podría espantar al mismo Ibargüengoitia. Cada vez son más normales los eventos de violencia, corrupción y otros delitos como los perpetuados por ‘Las Poquianchis”, cuando deberíamos de estar tomando conciencia mediante obras como la de Ibargüengoitia. Es escandalizador la falta de indignación y de acción por parte de la gente y las autoridades. En vez de desearles una buena siesta eterna, hagamos algo. - Estefanía Palacio

ABRIL 2013 | NO. 1 | Mexicanismos Literarios


Instrucciones para cruzar la frontera, de Luis Humberto

Crosthwaite, es un texto que relata temas clave de lo que viven las personas que cruzan las fronteras ilegalmente. A través del texto vemos distintas historias de qué sucede con esas personas que deciden cruzar la frontera. Dentro del texto podemos ver que Crosthwaite se refiere a frontera a mucho más que una delimitación territorial. Los Simpsons llevan 23 años al aire y es una serie de TV en donde se pude observar muy claramente cómo se desacraliza a la religión en la mayoría de sus capítulos. Comparando a Los Simpsons con el libro de Instrucciones para Cruzar la Frontera, podemos observar cómo ambos desacralizan a la religión. En el texto de Crosthwaite, podemos ver la desacralización de la misa en todo el ultimo capítulo llamado “Bonus Track”, y en Los Simpsons con todo lo que dicen de dios y de la iglesia. Se analizará la serie de los Simpson ya que nuestro trabajo está enfocado en el área de comunicación junto

con la literatura mexicana. A continuación se mostrarán algunas frases que se dijeron en Los Simpsons mostrando una desacralización de la religión. Se puede observar cómo es que Dios es un personaje ficticio para ellos, cómo es que dios no representa un dios para ellos. Algo parecido se puede observar en la novela de Crosthwaite cuando se burla del credo, de la homilía, y se pone como un predicador. En estos ejemplos se puede ver claramente la desacralizacion de la iglesia dentro de Instrucciones para cruzar la frontera y Los simpsons. Como ya se dijo anteriormente en el texto de Crosthwaite, se esta esta desacralizando completamente el acto de la misa, y con los Simpsons desacralizan a la religion burlándose del catolicismo en general.

“No soy un hombre de plegarias, pero si estás en el cielo, ¡¡ayúdame Superman!!” Homero Simpson “Querido Dios, pagamos por toda esta comida nosotros, así que gracias por nada.” Bart Simpson

Mexicanismos Literarios | NO. 1 | ABRIL 2013

- Juan Rodríguez

“Estoy rezando a Dios, a Buda y a Bob Esponja.” Lisa Simpson “Dios es mi personaje de ficción favorito.” Homero Simpson “¿Por qué yo Señor? ¿En que me he equivocado? No bebo, ni bailo, ni digo juramentos ¡He hecho todo lo que dice en la biblia incluso las cosas con que contradices a las otras cosas!” Ned Flanders. “Bart , ¿de qué religión somos, viejo?” “Homero, ¿cómo se llama ese conjunto de leyes bonitas , que nadie cumple? Ah sí, cristianismo.”


FRONTERAS

“En el norte Estados Unidos, en el sur México en medio, de este a oeste, una franja.” “Yo confieso, ante la frontera todopoderosa y ante ustedes hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión, y que seguiré haciéndolo por los siglos de los siglos.” “Recibe en tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre para nuestro bien y el de toda la santa Frontera. Amén” “Hermanos mi nombre es Luisumberto y mi religión es la frontera.” ABRIL 2013 | NO. 1 | Mexicanismos Literarios


bromas a parte En “La increíble hazaña de ser mexicano,” la burla es del mexicano a sí mismo. Heriberto Yépez, va desconstruyendo la identidad mexicana dentro de capítulos usan la burla para criticar, y sobre todo para descubrir cuáles son las razones que hacen que México sea un “Estado fallido.” Yépez utiliza su propio concepto de “La Mexicanidad” para analizar la cultura mexicana como fenómeno, y entender cómo el mexicano de hoy ha llegado a ser así. Con base en la desconstrucción del viejo mexicano, la continuación del machismo, la imagen retorcida de la sexualidad de la mujer y la política actual se pretende ayudar al lector a llegar a entender la identidad mexicana. En el libro se puede notar cuál es, de acuerdo a Yépez, una de las mayores perdiciones de los mexicanos: la dependencia y la manipulación del catolicismo. Mientras contemplamos su crítica, no se puede negar que a lo largo del ensayo existe la noción de la desacralización del catolicismo. En su tono irónico, Yépez destaca que la religión ha llegado a ser el disfraz de los mexicanos. Es por ello que el escritor se dedica un capitulo a este concepto en “El santo desenmascarado.” Este titulo combina dos aspectos de la cultura mexicana

logrando burlarse de los dos igualmente: El luchador y la idea de ser santo. Esencialmente, esta noción tiene mucho que ver con la continuación de las creencias del viejo mexicano. Según Yépez, a causa de los valores religiosas puristas, para el viejo mexicano no es suficiente ser un buen católico, lo que tiene verdadero valor es el martirio. Además, se puede identificar esta desacralización a través del supremo deseo de ser canonizado, que se demuestra en los medios, las telenovelas, e incluso en la política; y por eso Yépez exclama que: “En México todos quieren ser canonizados.” Lo que queda claro en su argumento es que mientras que la santidad sea el sueño del mexicano, el país no será capaz de progresar. Con la idea de la desacralización de la santidad, el sufrimiento llega a ser otro mal uso del catolicismo. Cómo explica Yépez, el gran sufrimiento mexicano es su manera para alcanzar la santidad. El sacrificio sagrado ya no tiene su valor, irónicamente se ha convertido en la gran excusa por ser pobre. Desde su perspectiva, el mexicano utiliza la religión “de manera que asumir la pobreza otorga una aureola de santidad que resulta bastante adecuada.” Para continuar enfatizando la manipulación del sacrifico, Yépez considera la sexualidad . El mexicano está dispuesto a sacrificar

Mexicanismos Literarios | NO. 1 | ABRIL 2013

sus relaciones sexuales por sentir que es suficiente físicamente y que debe abstenerse de tal placer, para que mantenga su virtud. Evidentemente, Yépez tiene que hablar del sexo femenino, que ha sido construido por la figura materna por excelencia, La Virgen de Guadalupe. La santa sagrada que ha conservado el culto de la virginidad, y como resultado, ha mantenido la cultura machista. Aquí llegamos a una contradicción: la mujer mexicana debe ser virtuosa como la virgen, pero, a la vez tiene que convertirse en el objeto sexual, ya que le pertenece a una sociedad que valora más a la belleza. Bromas aparte, Yépez demuestra desde el principio del ensayo que la dependencia en la religión debe de ser abandonada. En fin, Yépez quiere asegurar al lector que el problema no es la espiritualidad sino que es la malconcepción de la religión católica y la debilidad por el romanticismo que prohíbe México sea un país avanzado. - Nicola Tracey


ABRIL 2013 | NO. 1 | Mexicanismos Literarios


Literatura Contemporánea Nivardo Trejo Nicola Tracey Juan Rodrìguez Estefanía Palacio


Mexicanismos Literarios  

En la primera edición de esta revista web se analizan los libros "Las Muertas" de Jorge Ibargüengoitia, "Instrucciones para cruzar la fronte...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you