Page 1

AMORE Cariño, me está matando vivir como si no me apeteciese pasar el resto de las noches que me quedan contigo. Solemos caer en el error de obsesionarnos con el pasado y dar vueltas una y otra vez a lo que hicimos mal y, todavía más, a los que nos hicieron peor. Y me resulta muy triste. Hay tantas formas de querer en presente y malgastamos el tiempo, invirtiéndolo en intentar cambiar eventos inamovibles y añorar situaciones que ya fueron escritas hace mucho. La mayoría de las personas tienes la grandísima suerte de conocer y compartir grandes momentos en este mismo instante con padres, hermanos, abuelos, tíos, primos, y amigos, y como no más queamigos. Sin embargo, nos dedicamos a lamentarnos por como quisimos en un pasado y en pensar que habría sucedido si la suerte nos hubiese sonreído de otra manera, si la música hubiese sonado a otro ritmo o, si nos hubiesen dado una mano mejor con algún que otro as. ¿Por qué tanta obsesión con algo tan remoto como el pasado si ya está lejos? Yo creo que la respuesta es sencilla: el presente da MIEDO Es retador. Es difícil. Te da en las narices. De golpe. Es ese muro gigante contra el que te chocas. El que requiere escalarlo y sudar para conseguir llegar al otro lado. Ese. Pero lo que más caracteriza al presente es que es el momento en el que menos información tenemos a la hora de actuar y eso complica la situación en el momento de decidid. ¿Cuántas veces decimos “si en el momento lo hubiese sabido habría hecho las cosas de otra manera”? El pasado es fácil porque controlar la situación. Sabes todo de él. Del ahora en realidad no sabes nada. Las decisiones las tomamos en base a corazonadas y después tiramos los dados, cruzamos los dedos y esperamos que todo salga bien. Y por eso es más fácil decir que quisiste a alguien, no que lo quieres ahora. Lo que pasa es que para querer, en presente, hoy, ahora, en este mismo instante y no en otro, hay que ser valiente. Hay que echar toda la carne al asador y lamentablemente eso no está demasiado difundido. Según nos vamos nos vamos haciendo más mayores aprendemos a modo de coraza, a idealizar las relaciones y momentos pasados, en vez de valorar lo que tenemos en la actualidad. Algunos directamente cambiar lo que en verdad significó y lo que sucedió, mezclando una entendidísima imaginación, deseos frustrados y mentira poco original con mucha maestría y alguna que otra dosis de realidad, porque “sino seria inventárselo del todo”. Explotamos al pasado hasta que no le queda ni una sola gota de jugo, nos evadimos con él cuando lo consideramos oportuno y el pobre no tiene ni voz para quejarse. Y es que cuando la realidad choca, recurrimos a este tipo de trucos, engañándonos tan dolo a nosotros mismos. El problema es que la realidad es cruda pero, ante todo, es real. Y eso es lo importante que con demasiada frecuencia decidimos olvidar. Es más fácil haber querido que querer en presente porque querer a alguien es mantener esa promesa cuando ya no te conviene. Es hacer que todas las palabras que algún día dijiste en estado de euforia máxima sigan teniendo el mismo sentido en los malos


momentos. Es estar dispuesto a luchar hasta el final y poner las necesidades de otra persona muy por encima de las tuyas, Es decir adiós al egoísmo, al yo y solo yo. Es no tirar la toalla en cuanto se avecina tormenta. No es solo tragarte el orgullo, sino que es dejarlo tirado en la cuneta y abandonarlo para siempre. Sayonara, baby. Es convertir sus alegrías en las tuyas, e ir más allá, haciendo lo mismo con las penas para bien o para mal.

Filosofeando  

Es un documento que recoge una breve reflexión sobre el amor. Diferencia entre el querer en pasado y el miedo de querer en presente.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you