Page 1

LRQ COMPANY

SOCIALIZACION DE ADOLESCENTES FACTORES PSICOLOGICOS ESTEBAN LUCERO

2012


.2 SOCIALIZACION ENTRE ADOLESCENTES La socialización es el proceso de aprendizaje de la conformidad da las normas, hábitos y costumbres del grupo. Es la capacidad de conducirse de acuerdo con las expectativas sociales.

Para determinar si un joven social, asocial o antisocial ha de juzgárselo tanto objetiva como subjetivamente. Se lo juzga objetivamente en función de su conducta y subjetivamente en función de sus sentimientos y actitudes. Ambas clases de criterio son meseraicas porque los adolescentes han aprendido a ocultar muchos de sus sentimientos asociales detrás de fachadas que los ayudan a evitar la desaprobación social. Un caso propósito es el del joven que parece interesarse en lo que dice una persona cuando en realidad su exposición lo aburre. Pueden emplearse cuatro criterios para juzgar a un adolescente social: 

Una conducta que se conforme a las normas aprobadas por el grupo.

Un desempeño correcto de la función social prescrita por el grupo.

Actitudes sociales que lleven a la conducta aprobada

Satisfacción personal derivada de la conducta social.

Un adolescente asocial es aquel debido a su ignorancia de las expectativas sociales no puede adaptarse a uno o más de los criterios de una persona social. Por el contrario, un individuo antisocial es consciente de las expectativas sociales, pero no se conforma a ellas porque por una u otra causa no lo desea.

Funciones de las expectativas sociales en la socialización.- Las pautas para juzgar para guiar al adolescente hacia el dominio de las expectativas sociales se expresan en función de tareas evolutivas. Todo grupo cultural, como todo grupo subcultura establece sus propias normas con sus propias pautas para ayudar al adolescente a realizar la transición desde las actitudes y la conducta social de la infancia a los que se consideran propios del adulto.


El grupo social tiene muchas razones para esperar que el adolescente reemplace sus actitudes y conducta infantiles por las más adecuadas a su nuevo status evolutivo. Es consciente de que ningún adolescente o adulto pueden ser felices si carecen de amistades y de que sus necesidades de contactos sociales no pueden ser satisfechas fuera del contexto grupal. Además en una cultura que atribuye gran prestigio a la popularidad, el adolescente que no tiene amigos piensa de sí mismo que es un fracasado social. Esto se convierte pronto en una convicción generalizada.

2.2.1. TRANSICION DE LOS ADOLESCENTES EN LO SOCIAL El adolescente se ve a sí mismo como un fracasado en todos los aspectos. Si a esto se agrega su soledad es probable que se sienta tan inestable emocionalmente que tenga dificultades para adaptarse a cualquier grupo social. Si bien es cierto que el niño debe revisar su patrón de conducta social cuando ingresa a la escuela, recibe muchísima ayuda por parte de sus padres y maestros. Como ha estado en la escuela como seis o más años, los adultos presumen por lo general que está preparado para manejar por su propia cuenta los problemas de la transición hacia la adolescencia. Los adolescentes mismos advierten la magnitud de la tarea que tienen ante sí y con frecuencia se sienten incapaces de llevarla a cabo. Como piensan que sus progenitores no comprenden sus problemas y que sus profesores no tienen tiempo para auxiliarlos en cuestiones ajenas a la enseñanza, por lo general se dirigen a sus compañeros en procura de concejo y ayuda. En ocasiones se dedican a la lectura de libros que tratan de “como ganar amigos” o escriben a los columnistas de los órganos de prensa en busca de concejo. Los cambios de conducta social tienden a producirse con lentitud mientras el adolescente concurre a un establecimiento de enseñanza y vive con sus padres. Si estos y sus profesores lo tratan como a un niño, entonces tiene poca motivación para conducirse como adulto. (Ver fig. 7).


Fig. 7. Socialización de adolescentes

Sin embargo, la transición en la socialización se acelera normalmente en la última etapa de la adolescencia. Sea que el joven ingrese a la universidad o en un instituto de formación integral, se incorpore a las fuerzas armadas, en el mundo del trabajo, o contraiga matrimonio y constituya su propio hogar, las expectativas sociales serán muy diferentes de las que existían en los comienzos de su adolescencia. Además el ambiente en que se ha de desempeñar le proporcionara no solo mas ocasiones de aprender las pautas de conducta propias del adulto sino también una mayor variedad de modelos a imitar. Si el adolescente ingresa en una universidad muchas tareas evolutivas que se le presenten pueden ser resueltas más fácil y satisfactoriamente que si sigue viviendo bajo el techo paterno. Aprenderá a elegir a los amigos adecuados y a convivir con personas provenientes de ambientes muy diversos.

SOCIALIZACION  

GUIA DE ADOLESCENTES