Page 1

GRUPOS URBANOS ADOLESCENTES ESTEBAN LUCERO

ES UN TRABAJO DE INVESTIGACION SOBRE LAS CARACTERISTI HISTORIA Y CARACTERISTICAS SOBRE LOS GRUPOS URBANOS ADOLESCENTES, CON UNA DESCRIPCCION DE CADA TRIBU UR

Hewlett-Packard [Escribir la dirección de la compañía] [Escribir el número de teléfono]


CAPITULO I EL PROBLEMA

1.1.-TEMA “Rivalidades entre los distintos grupos sociales de adolescentes presentes en el sector comprendido entre la Av. Napo y Solanda de la ciudad de Quito en el periodo 2009-2010”.

1.2.- PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA En el Ecuador y especialmente en la ciudad de Quito, ha crecido el índice de formación de grupos juveniles por distintos factores tales como la pobreza, la separación familiar, la falta de control por parte de padres o adultos a cargo, falta de personalidad de los jóvenes, aspectos migratorios y otros,

al parecer la

mayoría de los psicólogos coinciden que el punto clave para pertenecer y formar parte de estos grupos es el de sentirse aceptado, escuchado y protegido entre sus miembros.

Estos grupos generalmente se empiezan a formar desde muy pequeños, cuando los aún niños forman grupos de amigos con el único fin de jugar, con el tiempo estos grupos ya no son solo para realizar actividades recreativas, muchas veces se dedican a realizar actividades vandálicas (en algunos casos) aunque si bien es cierto hay algunos grupos que realizan actividades de trabajo comunitario.

Características especificas identifican y diferencian a los grupos, basados en la forma de vestirse, colores representativos, forma de llevar el cabello, música, bailes y cambios en su estilo cultural, aspectos que se convierten en signos y símbolos arraigados en su modus operandi y de vida, también se convierte en objetivos y misión particular que obligan a tener enfrentamientos y rivalidades provocando roces criminalísticas entre ellos para hacer prevalecer su dominio o saber quién es el mejor grupo de todos produciendo roces criminalísticas entre ellos para hacer prevalecer su dominio o saber quién es el mejor grupo.


Entre ellos para hacer prevalecer su dominio o saber quién es el mejor grupo de todos.

Situación que actualmente constituye un problema que nos incumbe a todos, pues nos rodea violencia física y emocional.

Una de las principales consecuencias que se generan por el hecho de pertenecer a un grupo social es la des ligación paulatina del seno familiar puesto que el joven al compartir su edad, falta de afecto siente más confianza en sus amigos que en su misma familia, esto se debe a que en muchos hogares la comunicación no es constante por ende el joven tendrá miedo de no ser comprendido en su hogar.

1.3.- FORMULACION DEL PROBLEMA ¿Por qué se dan rivalidades entre los distintos grupos sociales formados por adolescentes?

1.4.- OBJETIVO GENERAL Sensibilizar a los jóvenes adolescentes, que la solución para sus problemas no es la formación de pandillas, sino es la comunicación con sus padres.

1.5.- OBJETIVOS ESPECIFICOS 

Determinar las causas y consecuencias que generan las constantes disputas y rivalidades entre diversos grupos sociales de adolescentes.

Analizar los motivos por los cuales existen rivalidades entre grupos adolescentes.

Describir los aspectos físicos que identifican a los miembros de los grupos de adolescentes.

1.6.- JUSTIFICACION Es importante realizar este trabajo porque con los resultados obtenidos determinaríamos cuáles son las causas por las cuales los jóvenes forman diversos


grupos sociales y de esta forma brindar una ayuda para que entre estos no existan rivalidades. Este Trabajo además de ayudar a los jóvenes ayudara a que los padres tengan una fuente de información para ver si su hijo puede estar en el camino de formar o unirse a algún grupo social ya que muchos jóvenes se ven en la tendencia de unirse o formar grupos por la mala relación, maltrato o falta de comunicación en el hogar dando como resultado la desintegración paulatina del seno familiar.

Una razón importante que nos motivo a realizar esta investigación es la de llegar a conocer las características que identifican a cada grupo como música, actividades, forma de vestir, peinados, etc. Tomando en cuenta que en la mayoría de grupos se les da a sus miembros un rol dentro del grupo y se les trata de una manera tan especial que realmente se sienten aceptados.

También aspiramos llegar a determinar si en cierto punto los grupos pueden llegar a ser un aporte bueno para el crecimiento de los adolescentes y de la sociedad, considerando que algunos grupos se dedican a realizar actos no beneficiosos para la sociedad como rayar paredes, beber en zonas públicas, consumir sustancias estupefacientes o sicotrópicas.

Este trabajo ayudara a que exista una mayor comunicación entre los padres y los jóvenes, y entre grupos que tengan rivalidades para que ya no las existan. Así formar una juventud de paz en la que todos los jóvenes que forman parte de un grupo dejen atrás sus conflictos y rivalidades tomando en cuenta que mientras se disminuya el índice de agresión entre bandos disminuirá también el índice de mortalidad juvenil en la capital.


CAPITULO II MARCO TEORICO

2.1.- ADOLESCENCIA El

vocablo adolescencia proviene

del

verbo

latino adolescere,

que

significa crecer o llegar a la maduración. Esto significa no sólo el crecimiento físico, sino también el desarrollo mental. En lo mental está maduro el individuo cuya inteligencia haya alcanzado su desarrollo máximo.

En términos generales, la adolescencia se extiende desde el momento de la madurez sexual hasta la edad en que se asegura por vía legal la independencia respecto de la autoridad del adulto. (Ver fig. 1)

Fig.1 Ejemplo de adolescentes

La adolescencia,

es

un

periodo

sexual y social inmediatamente

en

posterior

el a

desarrollo biológico, la niñez y

que

psicológico,

comienza

con

la pubertad. Su rango de duración varía según las diferentes fuentes y posiciones médicas, científicas y psicológicas pero generalmente se enmarca su inicio entre los 10 a 12 años y su finalización a los 19 o 20.

La adolescencia es esencialmente una época de cambios. Es la etapa que marca el proceso de transformación del niño en adulto, es un período de transición que


tiene características peculiares. Se llama adolescencia, porque sus protagonistas son jóvenes de identidad y de una clara definición, que ya no son totalmente niños, pero tampoco son adultos, son una especie de híbrido, con rasgos de adulto y resabios de niño.

2.1.1.- ADOLESCENCIA EDAD DE TRANSICIÓN La facilidad con que el adolescente efectúe la transición que lo lleva a la adultez depende en gran parte del individuo, en parte del apoyo o los obstáculos que provienen del medio y en parte de las expectativas por sentirse ya un adulto, vivir como uno y lo que todo adolescente quiere llegar a tener, la independencia de sus padres para ser libres y vivir su propia vida. (Ver fig.2)

Fig.2 Transición de niño a joven

Velocidad de la transición.- En ningún otro período el individuo experimenta un cambio tan repentino y drástico en un lapso tan breve; en ningún otro momento de su vida se halla menos preparado para enfrentarse con los problemas que trae este cambio, que es especialmente difícil si el adolescente se dedica a trabajar cuando finaliza sus estudios secundarios.


Extensión de la transición.- Los adolescentes que maduran con rapidez, los que parecen haber crecido de un día para el otro encuentran una especial dificultad para su adaptación. El medio que los rodea espera que se comporten como adultos sólo porque tienen la apariencia de tales. En el caso opuesto, una adolescencia

prolongada

acostumbran a ser

también

ocasiona

problemas.

Los

jóvenes

se

dependientes y este habito como todos es difícil de

abandonar.

Gran parte de la tensión y de la tirantez de la adolescencia se debe al entrenamiento discontinuo. Por ejemplo, asumir responsabilidades durante la adolescencia es difícil porque el niño ha sido preparado para ser dependiente y sumiso.

El grado de dependencia que tendrá el joven adolescente está determinado en lo primordial por la clase de entrenamiento que haya recibido en su infancia, por la cantidad de incentivos que tenga para ser independiente y por el éxito que obtenga en el manejo de la independencia que se le concede. Con frecuencia, los padres fomentan la dependencia porque creen que los jóvenes no están listos para asumir la responsabilidad de sus propios actos y los sobreprotegen. En consecuencia, muchos jóvenes tienen dificultades para pasar a la condición adulta.

En las sociedades sujetas a cánones tradicionales se espera que el niño siga los pasos paternos; esto le proporciona un modelo de conducta que puede imitar.

En una sociedad democrática, por el contrario se presume que todo individuo debe ser libre de elegir su propio modelo de desarrollo personal. Como resultado se le priva de la guía y asistencia que se brindan en las sociedades tradicionalistas en las que el comportamiento de la juventud está regulado por un código definido.


Cuando el adolescente comienza a tener la apariencia de adulto se le concede un grado mayor de libertad. Con demasiada frecuencia este hecho lo estimula a establecer metas carentes de realismo, a creer que los obstáculos en su camino están eliminados y que ya puede ser y hacer lo que desee. Si descubre que no está en condiciones físicas ni psicológicas de desempeñar un rol adulto, entonces se convierte en un ser insatisfecho consigo mismo y esto debilita su motivación para tratar de alcanzar la condición adulta. El adolescente atraviesa un periodo en el cual se pregunta cómo se enfrentará con los nuevos problemas que le presenta la vida diaria. Le gustaría ser adulto pero se siente inseguro de su capacidad para afrontar la adultez. Mientras perdure este sentimiento de inseguridad estará poco motivado para efectuar la “transición hacia la siguiente etapa”. Cuando los obstáculos obstruyen el camino a la adultez desaparecen o se eliminan por obra de los padres, los docentes y la sociedad, el adolescente ve la posibilidad de alcanzar el objetivo de ser adulto y normalmente hay mayores razones para llevar a cabo la transición.

Pocos jóvenes logran la transición desde la infancia a la adultez sin cicatrices emocionales. A veces tales marcas carecen de importancia; en otras ocasiones son tan perjudiciales que los adolescentes renuncian a la lucha y permanecen inmaduros durante el resto de sus vidas. Ciertos efectos de la transición son más comunes y más perniciosos que otros: Inestabilidad, preocupación por los problemas que deben enfrentar, conducta perturbadora e infelicidad.

El adolescente ya no puede conducirse como un niño, pero no se siente seguro de su capacidad para hacer lo que la sociedad espera de él.

Los sentimientos de inseguridad siempre son acompañados de tensión emocional; el individuo se muestra preocupado y ansioso, o enojado y frustrado. Raramente es feliz en medio de su inseguridad porque se da cuenta de que su conducta refleja su falta de confianza en sí mismo.


La inestabilidad se exterioriza así mismo en pautas de conducta no relacionadas con la emotividad. Algunos adolescentes exageran su dedicación escolar, otros se lanzan con entusiasmo a la práctica de deportes, y otros pasan la mayor parte de su tiempo en actividades sociales. Algunos dan cuenta de su inestabilidad alternando sus gustos, sus intereses, sus aspiraciones vocacionales y sus amistades.

A medida que avanza la adolescencia, el individuo se hace cada vez más estable. Con cuánta anticipación y con qué grado de éxito habrá de alcanzar la estabilidad dependen en parte de su motivación para acelerar la transición hacia la madurez y en parte de la oportunidad con que cuenta para hacerlo. Cuando descubre que la gente considera su inestabilidad de modo desfavorable, encuentra una motivación para hacerse más estable y digno de confianza.

El aumento de su estabilidad posibilita al adolescente una mejor adaptación personal y social. Se siente más feliz y más libre de tensiones emocionales. Una inestabilidad prolongada y pronunciada indica que el individuo tiene dificultades ya sea por su propia culpa o por la del ambiente en que se desenvuelve, para deshacerse de los hábitos infantiles y formar otros más maduros. Como resultado, se adaptará deficientemente en relación con lo que se podría esperar teniendo en cuenta su nivel de edad.

2.1.2.- TEMORES TÍPICOS DE LOS ADOLESCENTES En la adolescencia hay cambios notables en los estímulos que provocan emociones, así como también hay cambios en la forma de la respuesta emocional. Sin embargo, hay una similitud entre las emociones de la infancia y las de la adolescencia, tanto en uno como en otro período las emociones dominantes tienden a ser desagradables, principalmente el temor y la ira en sus diversas formas, el pesar, los celos y la envidia.


Las emociones placenteras alegría, afecto, felicidad o curiosidad son menos frecuentes y menos intensas, en particular en los primeros años de la adolescencia. Los factores sociales son en gran parte los responsables de las emociones desagradables, de la forma como se expresa cada emoción y de la clase de estimulo que origina la emoción. Los factores sociales también son importantes para determinar el hecho a cual el adolescente responderá emocionalmente. Si “lo que hay que hacer” es reírse ante chistes acerca de miembros de otros grupos étnicos, el adolescente responderá a tales bromas con una carcajada. Además, como las diferentes clases sociales tienen valores y expectativas distintos, las variaciones de las respuestas emocionales entre los estratos sociales son mayores en la adolescencia que en la infancia, dado que en ésta el individuo era menos consiente y estaba menos influido por las presiones sociales. Varios son los factores que llegan a producir temor en los adolescentes como:

Fenómenos naturales y objetos materiales.- En donde se puede incluir los estímulos que pueden generar temor, como insectos, víboras, perros, tormentas, lugares elevados, el fuego y los aviones. (Ver fig.3)

Fig.3 Fobias naturales en los adolescentes


Relaciones sociales.- Los temores a la gente y a situaciones sociales se expresan de dos maneras: timidez y turbación. Ambas tienen su origen en sentimientos de inadecuación social. La timidez hace que el adolescente se sienta incomodo en presencia de una persona en la cual quiere causar buena impresión. La turbación aparece cuando el adolescente realiza algo que, según teme, le acarreará oportunidades fallidas en la sociedad.

Relación consigo mismo.- También influye en la generación de temores adolescentes ya que aquí se encuentran los miedos a las enfermedades graves, a la incapacidad física, a la inadecuación personal respecto de situaciones sociales o vacacionales y al fracaso en los estudios.

Temor a lo desconocido.- Los adolescentes tienen miedo de permanecer solos en el hogar, de estar en un lugar extraño con gente desconocida, de someterse a intervenciones quirúrgicas y de ser incapaces de encarar muchas otras situaciones que para el adolescente le resulten nuevas o desconocidas, esto siempre va a causar de una u otra forma cierto temor.

Hacia la época en que el niño se hace adolescente ya ha aprendido que muchas de las cosas que solía temer no son ni peligrosas ni dañinas. Esto no quiere decir que el miedo desaparezca, sino que los temores del niño son reemplazados por otros más maduros. Por ejemplo, es probable que al adolescente lo atemorice más algunas situaciones sociales que los animales.

El temor del adolescente es diferente del infantil por dos razones. La primera tiene que ver con el “cambio de valores”. Cuanto más importante es una cosa para una persona, mayores probabilidades hay de que lo invada el temor si cree que va a perderla o que no podrá obtenerla. Hablar o actuar frente a un grupo compuesto de profesores, de padres y de compañeros asusta menos a un niño que a un joven, pues en este es mayor la ansiedad por causar una buena impresión. También por lo cual los temores son diferentes según la edad es por el hecho de


que el adolescente enfrenta muchas más nuevas experiencias que un niño. Toda cosa nueva y difícil puede originar miedo, pero por lo general el niño está protegido; en cambio, el adolescente se ve constantemente frente a algo nuevo y distinto a medida que se expanden sus horizontes sociales.

En la adolescencia el temor se puede presentar de diferentes maneras como: rigidez del cuerpo y huida de la situación que le produce temor. Cuando el joven está asustado, su cuerpo se pone rígido, tiembla y transpira, si su temor es más intenso, su tez empalidece. De otro modo el adolescente aprende a evitar tales situaciones “escapando” antes de que se produzcan. Evita así la vergüenza o la humillación de que otros perciban que se halla dominado por el miedo.

Pero el temor más grande que presentan los adolescentes es a no ser aceptados por grupos, por su familia o amigos y ahí es cuando comienzan a buscar donde cubrir estos temores, generándose las tendencias de los adolescentes a formar grupos urbanos con sus características especificas. 2.1.3

PROBLEMAS DE LOS ADOLESCENTES.

Analizar los problemas típicos Adolescentes, a continuación analizaremos qué factores pueden intervenir en la aparición de problemas adolescentes, así como los distintos enfoques que se han desarrollado para entender las causas de este tipo de problemas, sus características y su forma cómo influyen en el desarrollo de la vida del adolescente y su carácter.

Factores Biológicos.- En el enfoque Biológico los problemas adolescentes se atribuyen a un funcionamiento inadecuado del cuerpo del adolescente. Hoy en día, los científicos que adoptan un enfoque Biológico se centran en el cerebro y en los factores genéticos como posibles causas de los problemas adolescentes.

En este enfoque se acude al tratamiento farmacológico para solucionar los problemas. Por ejemplo, si un adolescente está deprimido, le recetan un antidepresivo. (Ver fig.4)


Fig.4 Depresión causada por factores biológicos

Factores Psicológicos.- Entre los factores psicológicos que provocan problemas adolescentes se encuentran los pensamientos distorsionados, la confusión emocional, el aprendizaje inadecuado y las dificultades para interactuar con otros. “La ciencia del desarrolló adolescente” trata sobre las causas que pueden contribuir a que los adolescentes desarrollen problemas. Recordemos que los teóricos psicoanalíticos atribuyen los problemas a las experiencias tempranas estresantes que tienen los niños con las figuras paternas.

Los teóricos de la conducta y los sociocognitivos creen que los problemas adolescentes son una consecuencia de las experiencias sociales que tienen los adolescentes con otras personas.

Factores

socioculturales.-

Los

problemas

psicológicos

que

tienen

los

adolescentes se dan en la mayoría de las culturas. Sin embargo, la frecuencia e intensidad de los problemas varía de unas culturas a otras, asociándose estas variaciones a los aspectos sociales, económicos, tecnológicos y religiosos existentes de cada una de ellas. Entre los factores socioculturales que influyen


sobre el desarrollo de los problemas adolescentes se incluyen el nivel socioeconómico y la calidad del barrio en el que se vive.

Enfoque biopsicosocial.- Algunos expertos consideran que los tres tipos de factores biológicos, psicológicos y socioculturales pueden estar implicados en el hecho de que un adolescente desarrolle determinados problemas. Así, el hecho de que un adolescente empiece a consumir drogas puede obedecer a una combinación de factores biológicos (predisposición

genética y procesos

cerebrales), psicológicos (confusión emocional y dificultades relacionales y socioculturales (pobreza). La combinación de todos estos factores recibe en nombre de enfoque biopsicosocial.

Enfoque de la psicopatología del desarrollo.- El campo de psicopatología del desarrollo se centra en describir y analizar la trayectoria evolutiva de los problemas. Muchos de los investigadores que trabajan en este campo intentan establecer relaciones entre los precursores de un problema (como los factores de riesgo y las experiencias tempranas) y los resultados o consecuencias finales (como la delincuencia o la depresión).

Los problemas adolescentes se pueden categorizar en dos tipos diferentes: problemas de interiorización y problemas de exteriorización. Los problemas de interiorización ocurren cuando la persona dirige sus problemas hacia el exterior. Un ejemplo de problemas de exteriorización es la delincuencia juvenil.

Se han establecido relaciones entre problemas durante la infancia y los problemas en la etapa adulta.

Del mismo modo, la presencia de problemas de exteriorización (como la agresión y el comportamiento antisocial) durante la infancia elevaba el riesgo de presentar comportamientos antisociales a los 21 años.


El sexo femenino tanto los problemas de interiorización como los de exteriorización predijeron problemas de interiorización a los 21 años. Alan Sroufe y sus colaboradores (1999) comprobaron que los problemas de ansiedad durante la adolescencia correlacionan con el apego ansioso evocativo durante la primera infancia.

Sroufe cree que la combinación de un apego seguro en la primera infancia y una buena integración en el grupo de iguales durante esta misma etapa contribuyen a impedir el desarrollo de problemas durante la adolescencia. En otro estudio reciente de psicopatología evolutiva, Ann Masten y sus colaboradores (en prensa) hicieron el seguimiento de 205 niños durante 10 años desde la infancia hasta la adolescencia.

Estos autores comprobaron que el buen funcionamiento intelectual y las prácticas educativas paternas adecuadas desempañaban un papel protector, impidiendo que los adolescentes se implicaran en comportamientos antisociales.

Las características de los problemas adolescentes.- El espectro de problemas adolescentes es muy amplio, los problemas varían tanto en gravedad como en su incidencia en función del sexo y del nivel socioeconómico. Algunos problemas son de escasa duración otros pueden persistir durante años. Un niño de 13 años se puede comportar de forma impulsiva en el centro escolar, interfiriendo en la marcha de la clase. Al cumplir los 14 años, tal vez sea asertivo y agresivo pero haya dejado de interrumpir en clase.

Otro niño que con 13 años presentaba una pauta similar de comportamiento impulsivo a los 16 años puede haber sido arrestado repetidamente por cometer distintos tipos de conductas delictivas y seguir interfiriendo en la marcha de la clase.

Algunos problemas tienen más probabilidades de aparecer en algunos

niveles evolutivos que en otros.


Por ejemplo, los miedos son más habituales al principio de la etapa preescolar, muchos problemas relacionados con los estudios emergen por primera vez en la etapa escolar y los problemas relacionados con el abuso de sustancias predominan más en la adolescencia.

En el estudio se puso de manifiesto que la depresión, el abastecimiento escolar y el abuso de sustancias predominaban más entre los adolescentes de más edad mientas que discutir, pelearse y hacer demasiado ruido son comportamientos más frecuentes entre los adolescentes más jóvenes.

introduccion  

guia para padres y maestros