Issuu on Google+

TERCERA MÁXIMA

“ Aspirar, mas que a la fortuna, a dominarme, y más a cambiar mis propios deseos que a reformar el orden del mundo; sobre todo tendía a acostumbrarme a creer que solo nuestros deseos o pensamientos nos pertenecen por entero, de modo que todo cuanto exterior a nosotros esta completamente fuera de nuestro alcance y nos es posible conseguirlo.”

Esta máxima la podemos encontrar exactamente en la parte segunda del Discurso del Método de René Descartes, dentro de la moral provisional, creada para mientras duda de todo en su proceso de encontrar la verdad, una serie de normas (máximas) rijan su vida. Esta Máxima de Descartes consiste en que hay que cambiar los propios deseosantes que el orden del mundo, afirmando así que que nada excepto los pensamientos están enteramente en nuestro poder. Con esto, Descartes pretendía acercarse al conocimiento verdadero , utilizando esta serie de normas y más tarde cuando se hubiese liberado ya de toda duda, con el resto de máximas y el discurso del método.

En lo que se refiere a esta máxima indica que es mejor no desear nada excesivamente, que no seamoscapaces,o no este a nuestro alcance de conseguir puesto que solo así aspirando a lo que cada uno pueda alcanzar seremos felices y estaremos realizados.

Esto se puede aplicar también a la actualidad ya que todos nos hemos dado cuenta de que muchas vecespor aspirar demasiado o pedir demasiado de nosotros mismos no llegamos a ser completamente felices.



Segunda máxima