Page 1

PROYECTO TRIPARTISMO Y DIALOGO SOCIAL EN CENTROAMÉRICA: FORTALECIMIENTO DE LOS PROCESOS DE CONSOLIDACIÓN DE LA DEMOCRACIA (RLA/98/M02/NOR)

DIALOGO SOCIAL BIPARTITO Sectores empresariales y organizaciones sindicales

Documento para discusión

Comisión de Educación

Jorge Mora Alfaro Consultor

26 de febrero, 2002 San José, Costa Rica


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación

INDICE DE CONTENIDO 1. Antecedentes y situación de la educación nacional ____________________________________ 4 a) La democratización de la educación ______________________________________________ 4 b) El deterioro de las condiciones requeridas para el mejoramiento continuo______________ 4 c) El mundo del conocimiento exige renovar el sistema educativo ________________________ 5 d) El aprovechamiento del “bono demográfico” requiere del fortalecimiento del sistema educativo. ______________________________________________________________________ 6 e) Las condiciones del desarrollo exigen fortalecer el financiamiento de la educación. _______ 7 Matrícula inicial según dependencia, 1990-2000 ______________________________________ 8 f) Elevar la capacidad de producción de conocimientos y la vinculación de la educación superior con los procesos de desarrollo nacional.______________________________________ 8 g) Alcanzar un balance apropiado entre la calidad de la educación superior pública y la equidad social. _________________________________________________________________ 10 h) La educación preprimaria y primaria: avances en la cobertura; problemas en la calidad. 11 i) La educación técnica: la necesaria actualización y articulación._______________________ 12 j) La educación secundaria: el componente más débil del sistema educativo ______________ 12 k) La educación continua: un enfoque novedoso para el fortalecimiento de la educación de adultos. _______________________________________________________________________ 12 l) Un proceso educativo rutinario y cada vez más alejado de la formación humanista ______ 13 ll) Un sistema educativo desarticulado y débilmente vinculado con los procesos de desarrollo. ______________________________________________________________________________ 14 m) La educación y la investigación son fundamentales para elevar la competitividad del país. ______________________________________________________________________________ 14 2. Los principales desafíos y orientaciones estratégicas para renovar y fortalecer la educación nacional_________________________________________________________________________ 15 a) La definición de políticas de Estado, metas y prioridades nacionales __________________ 15 b) La transformación del proceso educativo _________________________________________ 15 c) Cumplir la función de movilidad social ascendente _________________________________ 16 d) La vinculación de la educación con los sectores productivos y el desarrollo social _______ 16 e) La educación es un factor esencial para elevar la competitividad del país ______________ 16 f) Fondos y estímulos a la innovación tecnológica ____________________________________ 17 g) Superar la alta deserción y formar a los jóvenes desertores __________________________ 17 h) El estímulo y la actualización del personal docente _________________________________ 17 2


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación i) El financiamiento de la educación pública_________________________________________ 18 j) La articulación del sistema educativo nacional_____________________________________ 18 k) Evaluación participativa y rigurosa: información y calidad__________________________ 18 l) Renovar la gestión académica y administrativa de la educación. ______________________ 19 3. La reforma educativa: un acuerdo nacional ________________________________________ 19 Un foro nacional por la educación _________________________________________________ 20 ¿Por dónde iniciar? _____________________________________________________________ 20 Bibliografía ____________________________________________________________________ 21 ANEXOS ______________________________________________________________________ 23

3


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación 1. Antecedentes y situación de la educación nacional a) La democratización de la educación La educación de la población costarricense ha sido un elemento esencial del particular desarrollo económico, político y social de esta nación. La inversión educativa ocupó, a lo largo de la historia del país, una significativa posición dentro de los esfuerzos estatales orientados a modernizar la economía y las instituciones1. En la segunda mitad de la década de los 50 y hasta finales de la década de los 70, se vive un proceso sostenido de extensión de los establecimientos educativos a lo largo del territorio nacional, la creación de universidades públicas y de instituciones parauniversitarias y de educación técnica.2 El crecimiento y democratización de la educación, ocasionada por la ampliación de las oportunidades de estudio, contribuye, de modo determinante, con el origen de los procesos de movilidad social ascendente vividos por el país en ese mismo período. El elevamiento continuo de la calidad en estas condiciones de ampliación del sistema educativo y crecimiento de las oportunidades de estudio –proceso denominado en algunas ocasiones como de “masificación” de la educación-, requiere de una inversión social sostenida. De no ocurrir esto, lo que surge es una situación paulatina de deterioro que se expresa en la ausencia de programas de actualización y estímulo a los educadores, las dificultades de dar mantenimiento y construir nueva infraestructura escolar y la reducción sustancial de las inversiones en equipos y tecnología educativa. b) El deterioro de las condiciones requeridas para el mejoramiento continuo La crisis socioeconómica experimentada por esta sociedad al iniciar la década de los 80 y las políticas de estabilización y ajuste impulsadas en esos años, ocasionan una profunda disminución del presupuesto nacional destinado a la educación, el deterioro de los salarios reales de los educadores y un marcado desbalance, en el presupuesto educativo, entre el gasto corriente y la inversión, reduciéndose al mínimo las posibilidades de invertir en equipos, mantenimiento y nueva infraestructura. Según datos de UNESCO, el Banco Mundial y MIDEPLAN, entre 1980 y 1988 el gasto público en educación se redujo, en millones de colones de 1966, de 486.6 a 374.1. El porcentaje del PIB destinado a educación fue de 6.9% en 1980 y de 4.4% en 1988. La proporción del presupuesto destinado a gastos corrientes pasó del 77% en 1975 al 99% en 1987. En 1986 los salarios de los maestros de educación primaria alcanzaron el 66% del 1

Dengo, María Eugenia (1995) Educación costarricense, San José, EUNED Al arribar a la década de los cincuenta las instituciones de educación secundaria se concentraban en el valle central del país y únicamente existía una universidad pública: la Universidad de Costa Rica. En el período examinado se crearon la UNA, el ITCR y la UNED. Fueron asimismo establecidas en estos años las siguientes instituciones parauniversitarias públicas: Escuela Centroamericana de Ganadería (1969); Centro de Investigación y Perfeccionamiento de la Enseñanza Técnica (CIPET, 1976) y los colegios universitarios de Cartago (1976), Alajuela (1977) y Puntarenas (1980). En este mismo período se crea el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), con el claro propósito de capacitar a la fuerza laboral del país y atender, de esa manera, una relevante demanda del proceso de modernización de la economía.

2

4


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación nivel de salarios de 1980 (Mora, 1994:83). En la Memoria de la Contraloría General de la República, correspondiente al año 2000, se incluye la siguiente información: el total del presupuesto ejecutado por el Ministerio de Educación Pública, en ese año, ascendió a 216,625.9 millones de colones. De este monto, 207,440.4 millones corresponden a gastos corrientes (95.76%) y 9,185.5 a gastos de capital (4.24%). La suma destinada a la compra de maquinaria y equipo fue de tan solo 194.5 millones de colones (0,09% del total del presupuesto ejecutado). El deterioro del sistema educativo nacional provocado por la disminución y el uso dado a los recursos financieros3, se acompaña de la ausencia de políticas educativas de Estado, que permitan darle permanencia a la orientación de las acciones institucionales y definir con claridad los vínculos entre la oferta educativa y las demandas y necesidades del desarrollo nacional. Son, asimismo variables, los aspectos relacionados con los procesos pedagógicos y la rigurosidad necesarios para alcanzar una sólida formación académica y ciudadana, que llene los requisitos de calidad exigidos por el mundo contemporáneo. Los significativos esfuerzos realizados en los últimos quince años, en el sentido de introducir laboratorios y espacios de aprendizaje en el campo de la informática y del inglés como segunda lengua, en diversas escuelas y colegios públicos del país, en áreas rurales y urbanas, es un paso importante en la búsqueda de la renovación educativa. Sin embargo, estas acciones no han estado acompañadas de estrategias integrales tendientes a modificar la naturaleza de los procesos educativos. c) El mundo del conocimiento exige renovar el sistema educativo El mejoramiento integral y continuo de los sistemas educativos adquiere un carácter apremiante en las condiciones del mundo del conocimiento. El acceso, la producción y la aplicación de la información, la ciencia y la tecnología -elementos fundamentales para impulsar el crecimiento de la producción, la capacidad de organización y gestión y el fortalecimiento institucional en la sociedad contemporánea-; requieren un incremento constante de las inversiones en investigación, una estrecha vinculación entre el sistema educativo y los sectores productivos y una amplia y cada vez más rigurosa formación de los recursos humanos. Los vínculos entre el sistema educativo y el mundo del trabajo adquiere mucha relevancia, siendo éstos el medio más apropiado para lograr la actualización permanente y la calificación de la fuerza laboral; mecanismo de primera importancia para elevar la competitividad de calidad del país. Costa Rica enfrenta este desafiante entorno con una situación educativa donde es posible distinguir fortalezas y debilidades. No cabe duda de que el esfuerzo orientado a ampliar la democratización de la educación, impulsada desde la década de los 50, le permite al país contar con una alta tasa de alfabetización de adultos (95.2%, Censo de Población, 2000), 3

En la década de los 90 la inversión pública en educación como porcentaje del PIB se mantuvo por debajo del 6.9% alcanzado en 1980: 4.7% en 1987; 4,5% en 1988; 4.7% en 1989; 4.9% en 1990; 4.6% en 1991; 5.0% en 1992; 5.2% en 1993; 5.4 en 1994; 4.9% en 1995; 5.7% en 1996 y 5.8% en 1997 (MIDEPLAN,1998).

5


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación una cobertura total en la educación primaria y un sistema educativo extendido por todo el territorio nacional. La formación con que cuentan sus recursos humanos le ha posibilitado modernizar sus estructuras productivas, atraer inversiones externas y desarrollar empresas locales, en campos especializados, con capacidad de inserción en el mercado internacional.4 Por otra parte, pese a los esfuerzos realizados la educación nacional no se ha logrado recuperar del impacto provocado por la crisis de los años 80 y por las políticas de estabilización y ajuste adoptadas en ese período. Esto se expresa en el deterioro experimentado por la infraestructura educativa, las dificultades para alcanzar el porcentaje de las inversiones efectuadas en educación en los años previos a la crisis, las insuficiencias en el equipamiento y en cuanto a las condiciones académicas y laborales de los educadores5. Todos estos fenómenos generan importantes desigualdades en el desarrollo educativo nacional: una diferenciación de calidad entre la educación básica privada y la pública6; una desigual calidad entre los establecimientos y procesos educativos de espacios urbanos y rurales7; una insuficiente cobertura de la educación secundaria de 64,7% en 2000 y una significativa deserción de 11,9% en ese mismo año. d) El aprovechamiento del “bono demográfico” requiere del fortalecimiento del sistema educativo. El sétimo informe sobre el estado de la nación (2001), da cuenta de los cambios experimentados en la estructura por edad de la población costarricense. La principal modificación se produce en la relación de dependencia entre las personas en edades no productivas (población menor de 15 años y de 65 o más edad), respecto de las personas en edades productivas (entre 15 y 64 años): en el año 2000, por cada 100 personas en edades productivas hay 60 dependientes. La información constata que en el futuro próximo crecerá el numero de personas que se incorporan a la fuerza laboral, mejorándose sensiblemente la relación de dependencia, originándose así un “bono demográfico” (período en que las personas en edades productivas superan, de manera considerable, al número de personas económicamente dependientes). Estos cambios significan un relevante desafío para el sistema educativo nacional: el aprovechamiento de esta situación plantea la necesidad de elevar la cobertura, la calidad y la pertinencia de la educación nacional, en todos sus niveles, de tal forma que las personas

4

Dos ejemplos relevantes son las empresas productoras de programas informáticos y COOPESA R.L., empresa industrial dedicada a la refacción y mantenimiento de aviones, cuyas exportaciones rondan los 30 millones de dólares por año. 5 El gasto social real per cápita pasó –en colones de 1999- de 31.418.3 en 1989 a 56.365,6 en 2000. (Compendio estadístico del Estado de la Nación). La dotación de laboratorios de informática a centros educativos públicos, ubicados en espacios urbanos y rurales, y el desarrollo de aprendizajes en este campo es una prolongada y relevante acción que ha logrado trascender varias gestiones gubernamentales (MIDEPLAN, 1997:29-30) 6 Una acción institucional de mucha importancia para cerrar la brecha rural-urbana, que ha tenido continuidad, es el esfuerzo de capacitación permanente y el mejoramiento de las escuelas unidocentes, que constituyen cerca del 40% de total de los centros educativos de primaria del país. 7 Los datos sobre los porcentajes de promoción en el bachillerato, en el período 1990-1999 (promedio), son una clara expresión de estas desigualdades: Colegios públicos: 53,9%; colegios privados: 86,1%; colegios públicos urbanos: 55,7%; colegios públicos rurales: 50,2% (Estado de la Nación, 2000).

6


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación en edad productiva tengan una oportunidad de alcanzar una inserción de calidad en el mercado laboral. e) Las condiciones del desarrollo exigen fortalecer el financiamiento de la educación. El esfuerzo realizado por el país en cuanto al financiamiento del sistema educativo nacional ha sido muy significativo. El análisis comparativo sobre el porcentaje del gasto público dedicado a la educación, en relación con las inversiones realizadas por otros países en vía de desarrollo y de los países de mayor desarrollo relativo, confirman esta afirmación. La información de UNESCO (World Education Report 2000), muestra la existencia de indicadores similares a los de algunos países con un mayor desarrollo relativo (Ver tabla 1, anexo 1). Esta información expresa, asimismo, una tendencia a la disminución del porcentaje del gasto público y de la inversión por estudiante (como porcentaje del PIB per cápita) en la educación superior. Las condiciones de un entorno más competitivo y exigente, plantean el desafío de elevar la cobertura y la calidad de la educación y de evaluar la relación costo/beneficio de las inversiones realizadas en todos los niveles educativos.8 La matrícula en la educación privada muestra una tendencia al incremento en todos los niveles educativos; no obstante, en la educación general básica y en la educación diversificada, la educación pública representa un porcentaje muy elevado del total de la matrícula del país. En consecuencia, el mejoramiento de la educación nacional pasa por multiplicar los esfuerzos de mejoramiento continuo en las dependencias públicas (Ver gráfico 1).9 Los padres de familia, las comunidades, empresas y organizaciones no gubernamentales contribuyen, de manera creciente, con el financiamiento de los centros educativos públicos. Las contribuciones voluntarias, las colectas y las actividades comunitarias, organizadas por las juntas de educación, los patronatos escolares y otras asociaciones comunales, con la finalidad de obtener fondos para atender diversas necesidades de los centros educativos, son una forma no cuantificada de financiamiento de la educación pública, resultado del esfuerzo y el interés de los ciudadanos por la educación. El estímulo de estas acciones y la búsqueda de nuevas formas de contribución, sobre todo de aquellos usuarios del sistema educativo con mayores posibilidades de hacerlo, pueden fortalecer el compromiso de la sociedad civil con la educación. Sin embargo, estas resultan insuficientes para atender las múltiples necesidades de los centros educativos y de sus demandas por contar con las condiciones requeridas para alcanzar el mejoramiento de la calidad del sistema educativo.

8

La inversión privada en la educación pública, efectuada por diversos sectores empresariales, se ha incrementado en el país. Sin embargo, no existe un registro sobre la magnitud y el impacto de estas inversiones. 9 El incremento de la matrícula y el número de establecimientos de educación superior privados es muy significativo: en el año 2000, del total de 26,469 diplomas otorgados por las instituciones de educación superior, 16,879 (64%) fueron obtenidos en los establecimientos privados.

7


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación El cumplimiento de la reforma del Artículo 78 de la Constitución Política, según la cual la asignación presupuestaria a la educación nacional debe ser de al menos un 6 por ciento del Producto Interno Bruto, resulta de enorme relevancia para impulsar un proceso de renovación y mejoramiento continuo de la educación nacional10. Matrícula inicial según dependencia, 1990-2000

Fuente: Compendio estadístico del Estado de la Nación. Las mejoras introducidas en el Convenio de Financiamiento de la Educación Superior Estatal, con la incorporación de criterios adicionales al comportamiento de la inflación (Un porcentaje variable de la tasa de crecimiento del PIB y otro relacionado con el crecimiento de la población), constituyen una decisión que frena parcialmente el constante deterioro de las finanzas universitarias. En la tabla 1, incluida en el anexo, se observa que en 1990 el porcentaje del gasto público dedicado a la educación terciaria alcanzaba el 36.1 del total; en 1996 ese porcentaje es de 28.3%. f) Elevar la capacidad de producción de conocimientos y la vinculación de la educación superior con los procesos de desarrollo nacional. Desde la década de los años 70 la educación superior del país ha experimentado un significativo crecimiento y diversificación. En las condiciones del desarrollo actual la producción de conocimientos y la necesaria formación de recursos humanos calificados, le dan mayor relevancia a las funciones de las instituciones universitarias y para-universitarias. Según las estadísticas en Ciencia y Tecnología del Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT), de agosto 2000, Costa Rica destina un porcentaje muy reducido de su Producto Interno Bruto (PIB) a la Investigación y Desarrollo (I&D): 0.31%. El gasto en Investigación y Desarrollo por habitante ($/hab.), es de únicamente $9,1. Las universidades estatales realizan un esfuerzo significativo por desarrollar un trabajo de investigación sistemática en áreas estratégicas del desarrollo nacional. Sin embargo, las exigencias de generación de conocimientos para lograr las transformaciones productivas e 10

Artículo 78: “La educación preescolar y la general básica son obligatorias. Éstas y la educación diversificada en el sistema público son gratuitas y costeadas por la Nación. En la educación estatal, incluida la superior, el gasto público no será inferior al seis por ciento (6%) anual del producto interno bruto, de acuerdo con la ley, sin perjuicio de lo establecido en los artículos 84 y 85 de esta Constitución. El Estado facilitará la prosecución de estudios superiores a quienes carezcan de recursos pecuniarios. La adjudicación de las becas y los auxilios estará a cargo del Ministerio del ramo, por medio del organismo que determine la ley”.

8


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación institucionales requeridas por el país, sobrepasan este esfuerzo y exigen destinar un porcentaje más elevado del PIB a la investigación, definir parámetros de calidad para el trabajo investigativo, impulsar una articulación institucional de los centros dedicados a la investigación y una estrecha vinculación de estos centros con los sectores productivos y con los procesos de desarrollo del país. Las universidades estatales mantienen una importante posición en las opiniones favorables de los costarricenses y en la primera opción de ingreso a la educación superior entre los egresados de la secundaria (OPES, 2000). Sus acciones en el campo de la investigación y la producción de conocimientos, si bien resultan insuficientes para las exigencias del entorno, constituyen una base para ampliar los esfuerzos de vinculación con los sectores productivos y los procesos de desarrollo nacional. El establecimiento de las universidades privadas en el país amplió la oferta académica y ofreció oportunidades de estudio para diversos sectores a quienes les resultaba imposible ingresar a las instituciones públicas. Varias casas de estudios superiores privadas han logrado una paulatina consolidación en la formación de profesionales que demanda el país. Sin embargo, el acelerado incremento del número de establecimientos privados y la ausencia de mecanismos eficaces de evaluación y seguimiento, han repercutido en la calidad de diversas instituciones. En general, la educación superior del país enfrenta el desafío de llevar a cabo un proceso de renovación permanente de la oferta académica existente en los diversos establecimientos universitarios y para-universitarios, públicos y privados, del país. La vinculación con los sectores productivos y el mundo del trabajo, así como el análisis continuo de las condiciones del entorno, permiten detectar nuevas demandas y necesidades de investigación y formación de profesionales con los perfiles requeridos para impulsar el desarrollo nacional. La educación superior pública tiene ante si la enorme responsabilidad de conocer las causas precisas de la alta deserción de sus carreras -el 60,7% en la UCR, el 54,7% en el ITCR, el 65,8% en la UNA y del 84,8% en la UNED-; 11 y adoptar las medidas correctivas que le permitan a un número mayor de estudiantes la conclusión exitosa de su formación profesional , en un marco de rigurosa calidad académica. Para el conjunto de la educación superior del país se presenta una situación crítica de desvinculación con los procesos de desarrollo y con los otros componentes del sistema educativo nacional. Las acciones llevadas a cabo en este campo requieren ser más sistemáticas y responder a metas y prioridades definidas dentro de una estrategia nacional de desarrollo. Los avances en el proceso de acreditación de carreras de instituciones de educación superior públicas y privadas, llevado a cabo por el Sistema Nacional de Acreditación (SINAES), muestran que este es un camino apropiado para enfrentar el problema de la calidad en la educación superior costarricense. 11

CONARE-OPES (2000) “Aspectos relacionados con el rendimiento académico de los estudiantes que ingresaron a las instituciones de educación universitaria estatal en 1990”. OPES, San José.

9


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación g) Alcanzar un balance apropiado entre la calidad de la educación superior pública y la equidad social. Un importante desafío de la educación superior pública es propiciar el acceso a los establecimientos universitarios de estudiantes provenientes de las diversas regiones del país y de los más diversos sectores sociales, sin que su condición socioeconómica sea un impedimento para seguir una carrera en estas instituciones. El principal criterio de admisión empleado por las universidades estatales es el rendimiento académico; en otras palabras, el acceso a estos establecimientos se fundamenta en el mérito académico. En consecuencia, la formación recibida en los niveles educativos previos tiene una incidencia directa en las oportunidades de acceso a la educación superior pública. El mejoramiento continuo de la educación pública, básica y diversificada, es un aspecto esencial para equiparar las oportunidades de ingreso a la educación superior de los estudiantes provenientes de esas instituciones. El desafío de la equidad se refiere, asimismo, al necesario incremento de las posibilidades de acceso a las universidades públicas de la población estudiantil de las regiones ubicadas fuera del Gran Área Metropolitana (GAM) del país. Los aspectos territoriales y de calidad académica de los centros educativos de enseñanza primaria y secundaria públicos, establecen limites importantes al acceso de los grupos sociales de más bajos ingresos a las universidades públicas. Aunque la función de contribuir a la movilidad social ascendente de la población continua siendo cumplida de manera destacada por el sistema de educación superior estatal. Las investigaciones llevadas a cabo por el Consejo Nacional de Rectores (CONARE), sobre las características de los estudiantes de las universidades estatales (CONARE, 1997)12, muestran la existencia de una gran heterogeneidad entre las poblaciones estudiantiles de los distintos establecimientos (UCR, UNA, ITCR, UNED) y un acceso diferenciado de los sectores de ingresos medios y bajos a las instituciones. En cuanto al colegio de procedencia de los estudiantes de estas universidades se encuentran los datos siguientes: En 1996, en la UCR el 68,1% de éstos proviene de colegios oficiales, el 13,7% de semioficiales y el 18,2% de colegios privados. En la UNA, el 87,3% de los estudiantes proviene de colegios oficiales, el 7,1% de semioficiales y el 5,6% de colegios privados. En el ITCR, el 80,3% proviene de colegios oficiales, el 11,6% de semioficiales y el 8,1% de colegios privados. En cuanto al carácter diurno o nocturno de los colegios de procedencia, se encuentra que en la UNA el 14,1% de los estudiantes proviene de centros educativos nocturnos; en la UCR el 5,6%; y en el ITCR el 5,1%. En relación con la modalidad académica o técnica de los colegios de procedencia, la información es la siguiente: en el ITCR el 23,7% de los estudiantes proviene de colegios técnicos; en la UNA el 18%; y en la UCR el 12,2%.

12

No se cuenta en este estudio con los datos correspondientes a la UNED.

10


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación Una información importante para examinar la función de las universidades públicas como movilizadoras sociales, es la referente al nivel educativo de los padres de los estudiantes. En 1996, el 65,2% de los padres y el 67,2% de las madres de los estudiantes de la UNA contaban con un nivel educativo que se ubica entre “ninguno” y “secundaria incompleta”. En el ITCR estos porcentajes alcanzan el 52,9% y el 56,1%, respectivamente y en la UCR el 46,9% y el 50,2% (CONARE, 1997:83). Los resultados de la investigación de CONARE, muestran una situación de inequidad en lo relativo a las provincias de procedencia de los estudiantes de las universidades estatales: en 1996, el 80,6% de los alumnos proviene de las provincias de San José, Alajuela, Cartago y Heredia. La mayor parte de ellos, el 40,5%, proviene de la provincia de San José. La alta centralización de la población y de los establecimientos universitarios en la GAM, y los altos porcentajes de deserción y reprobación en los colegios de las restantes provincias, tienen una incidencia directa en las oportunidades de acceso a la educación superior pública de la población asentada fuera de la GAM. La preocupación existente por las posibilidades de que las características del desarrollo de la educación nacional, y en particular de la educación superior pública, generen una especie de subsidio regresivo, del cual se beneficien grupos sociales de altos ingresos de la población, plantean la necesidad de investigar este fenómeno y de establecer mecanismos eficaces para promover la equidad y la calidad en todos los niveles del sistema educativo nacional. h) La educación preprimaria y primaria: avances en la cobertura; problemas en la calidad. En 1999, la cobertura de la educación preescolar (preprimaria) alcanzó un significativo 81,3% y la primaria el 107,8% (Compendio estadístico del Estado de la Nación). Entre 1990 y 1994 la cobertura de la educación preescolar pasó del 61,7% al 67,3%; a partir de 1995 se registra un incremento sostenido de la cobertura que llega al relevante porcentaje alcanzado en 1999. Los esfuerzos desplegados por lograr la universalización de la educación preescolar y cumplir con la disposición según la cual se declara este nivel educativo obligatorio, gratuito y costeado por el Estado, están dando los frutos esperados (MIDEPLAN, 1998:24). La educación primaria mantiene tasas de cobertura muy elevadas, sobrepasando –por razones de extraedad- el 100%. En 2000, el 60,6% de los alumnos cursaba la educación primaria y la tasa de deserción en ese nivel educativo fue de 4,1% (Compendio estadístico del Estado de la Nación, MEP). Los avances alcanzados en la cobertura de la educación preescolar y primaria, se han acompañado de esfuerzos por el mejoramiento de la calidad. Sin embargo, persisten las diferencias entre la educación pública y privada y las brechas geográficas en estos niveles educativos. Según lo indica UNESCO, en estudios efectuados en varios países de la región –entre ellos Costa Rica- se encontraron serios problemas en la calidad de la educación primaria: las pruebas de rendimiento sugieren que el 50% de los alumnos de cuarto grado no entienden lo que deletrean. El problema de repetición sigue siendo muy relevante y las pruebas estandarizadas de rendimiento dejan claro que los problemas de calidad afectan, en

11


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación especial, a los estudiantes de los niveles socioeconómicos más bajos (UNESCO, 1996:202203). i) La educación técnica: la necesaria actualización y articulación. Los principales esfuerzos institucionales impulsados en el campo de la educación técnica se han dirigido a la modificación de la oferta educativa, la instalación de laboratorios de informática, la ejecución de acciones de cooperación internacional y la coordinación interinstitucional que permita multiplicar los recursos y hacer efectivo el cambio de la oferta. La necesidad de elevar la competitividad y la productividad del país, hacen de la formación técnica del recurso humano un factor primordial para atender las nuevas demandas del mercado laboral. Los desafíos del mejoramiento continuo, la renovación constante de la oferta educativa, la vinculación de los establecimientos con los sectores productivos y la coordinación entre las diversas instituciones dedicadas a la educación técnica (universidades, instituciones para-universitarias, colegios técnicos, INA ), aparecen como los campos hacia los cuales deben dirigirse las acciones orientadas a fortalecer la educación técnica. j) La educación secundaria: el componente más débil del sistema educativo Según el Compendio estadístico del Estado de la Nación, en el 2000 la tasa bruta de matriculación fue del 76,4% en el tercer ciclo y del 46,2% en el ciclo diversificado de la educación. Esto significa que el 23,6% de la población en edad de asistir al tercer ciclo y el 53,8% en edad de acudir a la educación diversificada, no lo hacen. En 1999, el 27,4% de la población entre 12 y 17 años no asiste a la educación regular; más del 20% de los jóvenes entre 15 y 17 años no estudia ni trabaja (Estado de la Nación, 2000). Las condiciones socioeconómicas de las familias y las características de un proceso educativo rutinario, desvinculado de la realidad de los jóvenes y una formación de la cual no sienten éstos derivar beneficios para su desarrollo individual o su inserción laboral, aparecen como los principales causantes de la deserción estudiantil. k) La educación continua: un enfoque novedoso para el fortalecimiento de la educación de adultos. El artículo 83 de la Constitución Política de Costa Rica le asigna la responsabilidad al Estado de patrocinar y organizar la educación de adultos: “destinada a combatir el analfabetismo a a proporcionar oportunidad cultural a aquellos que deseen mejorar su condición intelectual, social y económica”. El grado de cumplimiento de esta disposición constitucional ha sido insuficiente: según la información proporcionada por el Departamento de Educación de Adultos del MEP, su población meta es cercana a 1.2 millones de personas, de las cuales 145.000 nunca asistieron a la educación formal, 450.000 no concluyeron la educación primaria y el resto son personas con educación técnica, académica o artística inconclusa. Los 17 colegios nocturnos del país atienden cerca de 24.000 personas y los Institutos Profesionales de Educación Comunitaria (IPEC) y los Centros Integrados de Educación de Adultos (CINDEA), de los cuales existen 18 en todo el país, atienden cerca de 25.000

12


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación personas. La acción del MEP en este campo cubre, aproximadamente, un 10% de la población meta. El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) realiza una importante labor de formación de personas provenientes de los diferentes sectores económicos (agropecuario, industrial y comercio y servicios). Sin embargo, su labor cubre un número relativamente limitado de la población. En el año 2000, participaron en sus acciones 116.718 personas: 14.551 del sector agropecuario, 49.774 del sector industrial y 52.393 del sector comercio y servicios. La sociedad costarricense enfrenta el desafío de impulsar una amplia e integrada acción de educación continua, mediante la cual se brinde formación a la fuerza laboral del país, a los jóvenes desertores del sistema educativo formal y a diversos grupos sociales excluidos del mercado laboral, como consecuencia de su nivel educativo o de su insuficiente capacitación para responder a las nuevas demandas de los sectores productivos. l) Un proceso educativo rutinario y cada vez más alejado de la formación humanista Un aspecto esencial en el desarrollo de la educación lo constituye las características asumidas por el proceso educativo. Gran parte de la vida académica se ha tornado muy rígida, centrada en los procedimientos y rutinas que la alejan de las iniciativas por introducir nuevas técnicas de estudio, capaces de generar modalidades de aprendizaje que combinen creatividad y rigurosidad, innovación y comprensión de los contenidos disciplinarios básicos, conocimiento de la realidad del entorno y acceso a la cultura general, sólido manejo de diversas tecnologías y cultivo de los valores humanistas, amplio conocimiento de su cultura y de su lengua y el dominio de otros idiomas, formación académica y desarrollo personal y espiritual. La creciente influencia de los medios de comunicación y la mayor facilidad para el acceso a la tecnología, por parte de niños y jóvenes, origina una fuerte competencia a la rutinaria labor llevada a cabo en la mayor parte de los centros educativos, contribuyendo al desinterés y a la deserción del sistema educativo. Se ha limitado el carácter integral del proceso educativo, que se alcanza en la medida en la cual de la labor formativa sean parte la creación de condiciones para fortalecer la autonomía de los seres humanos, el interés por la participación en los asuntos públicos y la preocupación por la calidad de vida de sus semejantes. La conciencia de formar parte de una comunidad y de una nación, pertenencia de la cual devienen derechos y obligaciones, y la disposición de gozar y defender los primeros y cumplir fielmente con los segundos, elementos esenciales de la vida ciudadana contemporánea y aspectos insoslayables de las tareas educativas de nuestro tiempo. El ciudadano, el profesional, el trabajador de la sociedad costarricense del siglo XXI encuentra en la creatividad, la capacidad de innovación, el manejo de tecnologías, el sentido crítico y en la visión humanista, aspectos básicos para lograr el máximo aprovechamiento de las oportunidades y fortalecer su contribución a la búsqueda del desarrollo humano..

13


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación ll) Un sistema educativo desarticulado y débilmente vinculado con los procesos de desarrollo. El sistema educativo nacional se encuentra desarticulado entre sus diferentes componentes y desvinculado de los procesos de desarrollo del país. Esta es una de las principales debilidades de la educación costarricense, cuya superación es imprescindible para enfrentar las condiciones del mundo del conocimiento. Los vínculos entre los diferentes niveles educativos son débiles, impidiendo la indispensable articulación entre ellos. Esta situación es clara en acciones de mucha relevancia como la formación de los educadores, proceso en el cual resulta necesaria la vinculación entre las instituciones de educación superior (formadoras de educadores), el Ministerio de Educación Publica (quien determina perfiles y curricula) y los centros educativos (espacios donde se llevan a cabo los aprendizajes). Los esfuerzos de integración de la educación técnica, impartida por el INA, los colegios técnicos y las instituciones de educación superior, estimulada por la cooperación internacional; así como los esfuerzos de articulación de los establecimientos universitarios y parauniversitarios públicos, en el marco del Convenio de Articulación de la Educación Superior, son pasos relevantes en la ruta de la constitución de un verdadero sistema educativo nacional. El establecimiento de parámetros de calidad en los diversos niveles educativos exige del establecimiento de entrelazamientos, claramente definidos, entre los diversos componentes del sistema educativo nacional.¿Cuál es la formación básica requerida para un alumno egresado de la educación primaria?¿Cuáles son los requisitos de calidad que debe llenar un estudiante egresado del tercer ciclo o del ciclo de educación diversificada?¿Cuál es el vínculo entre el perfil de salida de los estudiantes de secundaria y las condiciones requeridas por los estudiantes para seguir, con éxito, una carrera universitaria o parauniversitaria? m) La educación y la investigación son fundamentales para elevar la competitividad del país. Elevar la competitividad del país y avanzar por las rutas del desarrollo humano, en las condiciones del entorno actual, requiere de la capacidad de producir, adaptar y aplicar conocimientos en los procesos productivos y de desarrollo social. La formación de recursos humanos con capacidad de llevar a cabo acciones sistemáticas de investigación y desarrollo y de responder a las demandas de transformación de los sectores empresariales y a las necesidades de comunidades, organizaciones sociales e instituciones públicas y privadas, exige de una articulación permanente del sistema educativo con los procesos de desarrollo económico, social y comunal del país. En este campo existen experiencias y proyectos notables de vinculación entre algunos componentes del sistema educativo y los sectores productivos y el desarrollo empresarial y social. Sin embargo, éstos no tienen la permanencia y magnitud que les permita producir la suma de energías necesarias para impulsar procesos de desarrollo sostenibles. La educación del siglo XXI ocupa una posición central en los procesos de desarrollo. Costa Rica, como todas las naciones del planeta, enfrenta las condiciones de una sociedad global 14


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación integrada, con mayores exigencias y más competitiva. Una sociedad obligada a superar las tendencias al ensanchamiento de las desigualdades sociales, ocasionadas por la creciente iniquidad en cuanto a la distribución de las oportunidades, la riqueza y los ingresos y el acceso diferenciado a la información y los conocimientos. En este entorno, la educación general de la población adquiere una inusitada relevancia. La ampliación de las oportunidades de acceso y permanencia en el sistema educativo para la población, la integración de los diversos niveles educativos y de los distintos componentes del sistema y la disminución de la brecha de calidad originada entre la educación básica pública y la privada, son tareas indispensables a emprender para lograr avanzar por las rutas del desarrollo humano. La determinación de los principales desafíos enfrentados por la educación nacional es un aspecto clave para llevar adelante un proceso de diálogo y concertación entre actores sociales estratégicos para impulsar el proceso de desarrollo humano sostenible. 2. Los principales desafíos y orientaciones estratégicas para renovar y fortalecer la educación nacional a) La definición de políticas de Estado, metas y prioridades nacionales La concentración de los esfuerzos de los diversos sectores de la sociedad costarricense en el cumplimiento de metas nacionales y en aquellas áreas definidas, en conjunto, como prioritarias para impulsar el desarrollo nacional, es una tarea primordial en la búsqueda de los caminos más apropiados para avanzar en las nuevas condiciones del entorno internacional y para concentrar las energías de la nación en su cumplimiento. La necesidad de un proyecto nacional de desarrollo, definido con la participación de los diversos actores sociales del país, resulta indispensable para la definición de las estrategias en las diversas áreas del desarrollo nacional. En las condiciones del entorno actual, el impulso de un proceso de esta naturaleza encuentra que el conocimiento ocupa una posición central y la definición de políticas de Estado, en el campo del conocimiento (Educación, formación, investigación e innovación), son imprescindible para reorientar el modelo de desarrollo, en consonancia con las condiciones del entorno y la búsqueda del crecimiento económico con equidad.. b) La transformación del proceso educativo Los procesos educativos tienen un marcado carácter magistral, informativo, memorístico y mecánico. La formación humanista ha sido relegada a un segundo plano, restándole integralidad a estos procesos. . La creación de un ambiente renovado y generador de constantes retos de aprendizaje, producción de conocimientos e interpretación del mundo que nos rodea, del cual son partícipes alumnos y profesores, es un desafío fundamental para fortalecer la educación nacional. Es en el centro educativo, en el aula, en el laboratorio, en la interacción con el entorno y con los otros participantes en la acción educativa, donde se

15


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación lleva a cabo el proceso formativo. Son esos los espacios en los cuales la concentración de las energías renovadoras dan sus mejores resultados. Con sólo conseguir la relevante y apremiante meta de ampliar el acceso y la permanencia de la población en el sistema educativo, incluyendo la extensión de los programas de educación continua, no se lograría responder a los principales requerimientos de la sociedad actual y del desarrollo humano. Esta es una condición necesaria, pero no suficiente para alcanzar este propósito. Es más, es posible afirmar que de poco valdría el significativo esfuerzo de aumentar el ingreso, la permanencia y la extensión de los programas educativos, sin enfrentar el desafío de introducir modificaciones profundas en las orientaciones, los contenidos, los métodos pedagógicos y la rigurosidad e integralidad de la acción educativa. La transformación integral del proceso educativo contempla las modificaciones de todos esos elementos y la transformación del ambiente académico de los centros educativos. Es necesario crear un proceso educativo en el cual tenga lugar el estímulo a la creatividad, la innovación, la rigurosa formación disciplinaria, a la investigación y el conocimiento del entorno en el cual nos desenvolvemos, enmarcado en una sólida formación humanista. c) Cumplir la función de movilidad social ascendente La educación es un mecanismo eficaz de combate a la pobreza y de ascenso social. Para cumplir esta función es necesario enfrentar el desafío de superar las tasas de deserción de la educación secundaria y universitaria, elevar la cobertura de la educación secundaria, diseñar programas articulados y permanentes de educación continua, romper gradualmente las brechas de calidad entre la educación básica pública y privada y entre los espacios urbanos y rurales, y establecer un proceso de mejoramiento continuo del sistema educativo nacional, en todos sus niveles. Equidad y calidad deben avanzar juntas para favorecer el cumplimiento, por parte del sistema educativo, de la función de movilidad social ascendente d) La vinculación de la educación con los sectores productivos y el desarrollo social La educación es un factor esencial para la formación de las capacidades productivas y los valores ciudadanos. Para el cumplimiento pleno de esta función el sistema educativo requiere de una estrecha y dinámica interrelación con los procesos de desarrollo locales, regionales y nacionales y con los sectores productivos del país. Un desafío de especial relevancia es el establecimiento de una clara correspondencia entre la oferta académica y las necesidades y demandas de las comunidades, el sistema institucional, el mercado laboral y los procesos de desarrollo social. La vinculación sistemática de la educación nacional –en todos sus niveles- con las necesidades de formación de los recursos humanos y de generación, acceso y aplicación de información y conocimientos, necesarios para impulsar la transformación productiva y el desarrollo social, es una tarea prioritaria. e) La educación es un factor esencial para elevar la competitividad del país El país requiere de un incremento sostenido de su capacidad de crear y aplicar conocimientos, de su capacidad de investigar y obtener resultados efectivos, aplicables a la transformación de los sectores productivos y al mejoramiento de la calidad de vida de la 16


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación población. Es asimismo indispensable, elevar las posibilidades de acceso al conocimiento, factor para el cual resulta una condición básica la formación de los propios recursos humanos y la capacidad endógena de crear y adaptar los elementos cognoscitivos exógenos. La calidad de los recursos humanos y la capacidad de crear, adaptar y aplicar conocimientos en los procesos de producción, son elementos determinantes de la competitividad del país, del incremento de las posibilidades de integración en los mercados internacionales, de la búsqueda del encadenamiento de las empresas nacionales con las empresas más dinámicas de la economía –por lo general empresas de capital externo cuya producción se destina al mercado internacional-, y del fortalecimiento de los sectores productivos nacionales, vinculados al mercado local. f) Fondos y estímulos a la innovación tecnológica El establecimiento de fondos concursables, a los cuales tengan acceso los centros productores de conocimientos en alianza con los sectores empresariales, para desarrollar investigaciones científicas y tecnológicas que permitan llevar a cabo innovaciones y transformaciones en los sectores productivos nacionales, elevar su competitividad, crear condiciones para el encadenamiento con los sectores más dinámicos de la economía y especializar recursos humanos en procesos de innovación tecnológica, es un mecanismo de estímulo a la producción y aplicación de conocimientos. Estos fondos permitirán incrementar la inversión nacional en investigación y desarrollo (I & D) y atraer recursos externos hacia el fortalecimiento de la capacidad productiva del país. g) Superar la alta deserción y formar a los jóvenes desertores La transformación del proceso educativo es un aspecto central para reducir la deserción y elevar la promoción en los diferentes niveles educativos. Esta acción se complementa con el establecimiento de sistemas de becas que permitan retener a la población estudiantil cuyas causas de deserción son las condiciones socioeconómicas suyas o de sus familias. La posibilidad de descontar de sus obligaciones tributarias a las personas físicas y jurídicas dispuestas a trasladar recursos para fortalecer fondos de becas que combinen calidad y equidad, es una forma de involucrar a diversos sectores del país en el compromiso del fortalecimiento de la educación nacional. Para los numerosos jóvenes excluidos del sistema educativo formal, la definición de estrategias y la articulación de las ofertas de educación continua, que los prepare para una inserción de calidad en el mercado laboral, constituyen una opción para esta población y un mecanismo de formación de recursos humanos calificados para responder a las necesidades del desarrollo del país. h) El estímulo y la actualización del personal docente Un elemento esencial para la renovación de la educación nacional es la motivación y la formación permanente de los educadores. La transformación del proceso educativo, en el 17


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación sentido de generar un ambiente propicio para desarrollar la innovación, la creatividad y el conocimiento riguroso del medio en el cual se desenvuelven los participantes en los aprendizajes, requiere de educadores actualizados, capacitados en el uso de métodos pedagógicos y técnicas de estudio flexibles y con los medios necesarios para promover procesos de generación de conocimientos y de florecimiento de las ciencias, las artes y las letras. El establecimiento de un sistema de estímulos, entre cuyos componentes ocupan una destacada posición los procesos de educación permanente, es un elemento motivador de la renovación del sistema educativo nacional. i) El financiamiento de la educación pública La posición central del conocimiento en los procesos de desarrollo contemporáneos y su posición de generador de las principales desigualdades entre las naciones y los grupos sociales, le dan un carácter prioritario al desafío de multiplicar los esfuerzos por el mejoramiento continuo de la educación y al incremento de las inversiones en la formación de los recursos humanos, la investigación y el desarrollo científico y tecnológico. Cumplir con la disposición constitucional, según la cual se debe asignar al menos un 6% del PIB a la educación, es un paso indispensable para avanzar por el camino del fortalecimiento de la educación nacional. j) La articulación del sistema educativo nacional El sistema de educación del país, público y privado, se encuentra desarticulado entre sus diferentes componentes y niveles educativos y con escasos e intermitentes vínculos con los sectores productivos y con los procesos de desarrollo económico y social del país. La integración del sistema, comprendiendo los nexos permanentes entre los componentes y niveles, así como los requisitos de calidad definidos para cada uno de ellos, es una tarea pendiente cuya ejecución permitirá elevar las contribuciones de la educación al desarrollo nacional. El diseño de estrategias de vinculación con los sectores productivos, permanentes y sostenibles, fortalecerá los procesos de formación de los recursos humanos y hará del conocimiento un elemento primordial para la transformación continua de los sectores productivos y del sistema educativo. La creación de una rectoría del sistema educativo nacional, en el marco del Artículo 81 de la Constitución Política, es una medida relevante para propiciar la integración, diseñar las estrategias de vinculación y establecer sistemas de evaluación, seguimiento y acreditación de la educación del país. k) Evaluación participativa y rigurosa: información y calidad Por las tendencias seguidas en su desarrollo por la educación nacional, el desafío de la calidad surge como uno de los más relevantes para su fortalecimiento y renovación. Las brechas de calidad existentes entre educación básica publica y privada, el inusitado crecimiento de las universidades privadas, la ausencia de sistemas de evaluación permanentes de la labor académica y del funcionamiento del sistema educativo y las exigencias de calidad existentes en los procesos de formación de recursos humanos y de 18


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación generación de conocimientos, colocan a los sistemas de evaluación y a los procesos de mejoramiento continuo en una posición estratégica para impulsar el desarrollo de la educación. El establecimiento de un sistema integral y permanente de evaluación del sistema educativo y la adopción de mecanismos de mejoramiento permanentes, contribuirán con el elevamiento continuo de la calidad de la educación. La participación de los usuarios directos (alumnos) e indirectos (padres de familia, sectores productivos, organizaciones sociales) en este proceso, fortalecerá los vínculos del sistema educativo con la comunidad nacional y el compromiso de los diversos sectores con el desarrollo educativo nacional. El diseño de un sistema de información que permita detectar las necesidades y demandas del mercado laboral, los sectores productivos y el desarrollo institucional y social, así como las características de la oferta institucional, permitirá alimentar los procesos de toma de decisiones y contribuirá con la flexibilidad requerida para la renovación constante de las ofertas académicas. l) Renovar la gestión académica y administrativa de la educación. La renovación de la gestión académica y administrativa del sistema educativo nacional es un elemento central dentro del proceso de reforma educativa. El diseño de procesos graduales de desconcentración y descentralización, que permitan la centralización de los resultados y la descentralización de los procesos académicos y administrativos, es un paso decisivo para superar la excesiva burocratización, renovar las modalidades de gestión y propiciar el involucramiento de la población en el desarrollo de la educación. El fortalecimiento de la gestión académica y del liderazgo académico en todos los niveles del sistema, estableciendo formas flexibles de gestión administrativa, orientadas a la creación de condiciones para el mejoramiento continuo de los procesos académicos y al logro del mejor aprovechamiento de los recursos institucionales, es una medida de gran importancia para promover la renovación del funcionamiento del sistema educativo. 3. La reforma educativa: un acuerdo nacional El impulso de un proceso de renovación y fortalecimiento de la educación costarricense, por medio de la cual se superen las principales brechas del desarrollo educativo nacional y se creen las condiciones para enfrentar las exigentes y competitivas condiciones del entorno, por las sendas de la equidad y el desarrollo humano sostenible, pasa por el establecimiento de un acuerdo nacional. La educación en el mundo de hoy deja de ser una preocupación exclusiva de las instituciones educativas, las familias y los estudiantes, para convertirse en un elemento estratégico para impulsar el desarrollo de las naciones y del cual se preocupan todos los actores sociales: las comunidades, los gobiernos locales, las organizaciones sociales, las empresas, las asociaciones profesionales, las iglesias, los medios de comunicación, las entidades gubernamentales y no gubernamentales.

19


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación Un foro nacional por la educación El diálogo social bipartito abierto entre el sector empresarial y el movimiento sindical, una vez logrado el acuerdo acerca de los principales problemas de la educación nacional y de los lineamientos de renovación y fortalecimiento de la educación nacional, bases para lograr la concertación en este campo, tiene la posibilidad de convocar a un foro nacional por la educación. Este foro será un espacio en el cual los actores sociales conozcan la información pertinente sobre el estado de la educación nacional, analicen las condiciones del entorno y definan lineamientos para impulsar una profunda reforma del sistema educativo. El foro permitirá la formulación de un marco general orientador en el cual se definan los proyectos específicos y el logro de un compromiso nacional, alrededor de las acciones y medidas concretas, dirigidas a hacer realidad las transformaciones propuestas. ¿Por dónde iniciar? Dos decisiones institucionales crearían las condiciones básicas necesarias para impulsar la reforma educativa: la evaluación del sistema educativo nacional y el establecimiento de una entidad rectora de ese sistema, en el marco de las potestades asignadas por el artículo 81 al Consejo Superior de Educación13. La evaluación rigurosa de la educación costarricense, en todos sus niveles y componentes, permitirá precisar la situación real del sistema educativo y percibir los principales cambios requeridos para su fortalecimiento. Los resultados de la evaluación alimentarán el trabajo del foro de concertación por la educación nacional. La creación de un ente rector del sistema educativo, permitirá avanzar en su articulación y en la definición de las políticas orientadas a elevar la calidad, la equidad, los mecanismos de vinculación, la actualización y ampliación de las ofertas académicas, los estímulos y la actualización de los educadores y el establecimiento de los sistemas permanentes de evaluación y acreditación. En los esfuerzos por alcanzar un acuerdo nacional alrededor de la Costa Rica que queremos construir para el futuro, el logro de una concertación sobre el carácter, las orientaciones y los procedimientos para llevar a cabo la reforma educativa que necesita el país, es un paso, sin duda trascendental, para enrumbar las definiciones y las decisiones por la ruta del entendimiento y la negociación entre todos los actores sociales del país.

13

Articulo 81 de la Constitución Política: “La dirección general de la enseñanza oficial corresponde a un consejo superior integrado como señale la ley, presidido por el Ministro del ramo”.

20


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación Bibliografía CONARE (1997) Comparación de las características sociodemográficas de los estudiantes de las universidades estatales de 1990 y 1996. OPES-10/97, San José. CONICIT (2000) “Estadísticas en Ciencia y Tecnología”, Registro Científico y Tecnológico, San José. Dengo, María Eugenia (1995) Educación costarricense, San José, EUNED de Moura Castro, Claudio; Carnoy, Martin y Wolf, Laurence (2000) Las escuelas de secundaia en América Latina y el Caribe y la transición al mundo del trabajo. Washington, D.C., Unidad de Educación, Banco Interamericano de Desarrollo. de Moura Castro, Claudio y Carnoy, Martín (1997) La reforma educativa en América Latina.Washington, D.C. Banco Interamericano de Desarrollo. Fernández, Ana Cecilia (1993) “Respuestas para el Ideario Costarricense”.Ideario Costarricense, San José, UNAMIDEPLAN. Mata, Alejandrina (1999) “Sistema educativo de calidad ¿Cuál es nuestra realidad?” En Surcos Educativos, Año 1, Edición No. 1, San José, ANDE MIDEPLAN (1998) Costa Rica: Panorama Nacional 1998, San José, MIDEPLAN Mora, Jorge y Trimiño, Pilar (2001) “Educación y desarrollo rural”. En EDUCARE, No. 1, Heredia, EUNA. Mora, Jorge (2000) “La universidad privada y el sistema nacional de educación superior”. En Universidad y sociedad e el siglo XXI, Heredia, EUNA. Mora, Jorge (1999) “Las nuevas demandas educativas de la sociedad”. En Surcos Educativos, Año 1. Edición No. 1, San José, ANDE. Mora, Jorge (1994) “Los retos de la educación costarricense ante el nuevo siglo”. En La reforma posible. Desafíos para una nueva utopía.. San José, UNICEF-CEPAS. OPES (1999) Posibilidades de estudio en la educación superior estatal de Costa Rica en 1999. San José, CONARE-OPES. OPES (2000) Posibilidades de estudio en la educación superior estatal de Costa Rica en 2000. San José, CONARE-OPES. OPES (2000) Conocimientos y expectativas de los estudiantes de último año de secundaria sobre la educación superior. 1999. San José, OPES-CONARE. OPES (2001) Análisis de la demanda de profesionales en el periódico La Nación en 2000. San José, OPES-CONARE PNUD (2000) Informe sobre desarrollo humano 2000. Madrid, Mundi-Prensa libros s.a. Proyecto Estado de la Nación (2000) Estado de la nación en desarrollo humano sostenible, Informe 6, San José, Neo Gráfica S.A. Proyecto Estado de la Nación (2001) Estado de la nación en desarrollo humano sostenible, Informe 7, San José, Neo Gráfica S.A. Ramírez, Marina y Fallas, Elena (1999) Constitución Política de la República de Costa Rica (anotada, concordada y con jurisprudencia constitucional). Asamblea Legislativa, San José, IJSA S.A. Sánchez, Marta Eugenia (2000) Una nueva mirada a los procesos de lectura y escritura. Tesis de doctorado en educación, Universidad Estatal a Distancia, San José. Savater, Fernando (1997) El valor de educar. Barcelona, Ariel. UNESCO (1996a) La educación encierra un tesoro. México, Ediciones UNESCO.

21


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación UNESCO (1996b) Situación educativa de América Latina y el Caribe, 1980-1994. Santiago de Chile, Andros Ltda. UNESCO (2001a) World Education Report 2000. UNESCO´s World Education Indicatores,www.unesco.org UNESCO (2001b) América Latina y el Caribe. Informe regional países. Instituto de Estadística de la UNESCO, www.unesco.org

22


Diálogo Social Bipartito Sectores Empresariales – Movimiento Sindical Comisión de Educación

ANEXOS

23


/Mora_Dialogosocialb  

http://www.estadonacion.or.cr/images/stories/toma_decisiones/procesos_de_dialogo/Mora_Dialogosocialbipartito.pdf

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you