Issuu on Google+

La Reforma Política Necesaria: El Fortalecimiento de la Negociación Parlamentaria y el Diálogo Social

Salón de Ex Presidentes de la República, Asamblea Legislativa

31 de marzo y 1 de abril del 2004 San José, Costa Rica

Con el apoyo del:


Asamblea Legislativa y Ministerio de la Presidencia. Memoria del seminario “La reforma política necesaria: el fortalecimiento de la negociación parlamentaria y el diálogo social”. Ministerio de la Presidencia de Costa Rica, 2004. 136 p. 1.DEMOCRACIA. 2.REFORMA POLÍTICA. 3.DIALOGO SOCIAL. 4.GOBERNABILIDAD DEMOCRÁTICA. 5.NEGOCIACIÓN PARLAMENTARIA. 6.SISTEMA JURÍDICO.

Viceministro de la Presidencia y miembro del Consejo Superior de IBERGOP, Randall Quirós. Encargada de Escuela IBERGOP sede Costa Rica, Mercedes Flores. Asesoría técnica y metodológica, Programa Estado de la Nación. Coordinador de la producción y edición, Guido Barrientos M. Prensa, protocolo, grabación, trascripción y fotografías Departamento de Relaciones Públicas, Prensa y Protocolo de la Asamblea Legislativa. Corrección de estilo, Lilliana Chacón. Diagramación, Fernando Chacón. Depuración de textos digitales, Rada Varsi.


Índice Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Memoria del Seminario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Inauguración Jorge Alberto Lozoya. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Ricardo Toledo Carranza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Mario Redondo Poveda. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Tema 1: La gobernabilidad democrática en la nueva realidad latinoamericana: visión presente y futura José Manuel Romay Beccaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 Fabián Volio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 Carlos Vargas Pagán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Christian Hess Araya . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 Manuel Barahona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 José Manuel Romay Beccaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Respuestas de Fabián Volio a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 Respuestas de Carlos Vargas Pagán a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Respuestas de José Manuel Romay a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 Tema 2: La Sala Constitucional y su aporte a la gobernabilidad democrática Ana Lorena Brenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 Manrique Jiménez Meza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 Danilo Chaverri Soto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Óscar Hernández Cedeño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Respuesta de Manrique Jimenéz Meza a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 Respuestas de Ana Lorena Brenes a las preguntas formuladas por el público.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52 Respuestas de Danilo Chaverri Soto a las preguntas formuladas por el público.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53 Respuestas de Óscar Hernández Cedeño a las preguntas formuladas por el público.. . . . . . . . . . . . . . . . 54 Tema 3: Foro “Agenda nacional de reformas al Poder Judicial: valoración y perspectivas de una experiencia” Manuel Amador Hernández . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Paul Rueda Leal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 Emilia María Rodríguez Arias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 José Manuel Arroyo Gutiérrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69 Patricia Vega Herrera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72 Tema 4: La negociación parlamentaria como elemento esencial para la gobernabilidad Blasco Manuel Peñaherrera Padilla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Nury Garita Sánchez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 Enrique Acosta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83 Doris Osterloff . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84 Respuestas de Enrique Acosta a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86 Respuestas de Doris Osterloff a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 Respuestas de Blasco Manuel Peñaherrera Padilla a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . 90

3


Tema 5: El diálogo social institucionalizado y su incidencia en la gobernabilidad democrática Miguel Gutiérrez Saxe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Eugenio Pignataro Pacheco. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 Esmeralda Britton González. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102 Víctor Morales Zapata . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106 Olga Quirós McTaggart . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110 Respuestas de Miguel Gutiérrez a las preguntas formuladas por el público. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 Respuestas de Eugenio Pignataro Pacheco a las preguntas formuladas por el público. . . . . . . . . . . . . . 115 Respuestas de Víctor Morales Zapata a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 Respuestas de Olga Quirós McTaggart a las preguntas formuladas por el público . . . . . . . . . . . . . . . . . 116 Tema 6: Intercambio de buenas prácticas iberoamericanas tendientes al fortalecimiento de la gobernabilidad democrática Juan Morell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 Moisés Valenzuela. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123 Jorge Vargas Cullell . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125 Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 Clausura del seminario Lineth Saborío Chaverri . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133

4


Presentación El Estado Costarricense y sus poderes, como Estado democrático, tiene como prioridad en su gestión fortalecer la gobernabilidad democrática del país, mediante mecanismos que estimulen el crecimiento económico, la equidad social y la participación ciudadana en asuntos de interés público. Cultivar y desarrollar esta habilidad, en una sociedad de larga tradición democrática con ciudadanías bien educadas y conscientes de sus derechos, requiere de esfuerzos permanentes de análisis y reflexión sobre los mecanismos más eficientes que respondan a las expectativas de la sociedad y las posibilidades que ofrece el devenir de la situación nacional e internacional, en un mundo de rápidos cambios, que establece grandes desafíos para los países democráticos al transitar por la senda de desarrollo y bienestar de sus habitantes. En esta reflexión hemos encontrado un espacio idóneo para enriquecer la democracia con la iniciativa de crear en Costa Rica una sede de la Escuela Iberoamericana de Gobierno y Políticas Públicas (IBERGOP), que tiene su referente en las reuniones periódicas realizadas por los Presidentes y Jefes de Estado de Iberoamérica, donde se debaten las temáticas con el aporte y la experiencia desarrollada en este campo en España y otros países de Latinoamérica. Este seminario internacional sobre La reforma política necesaria: el fortalecimiento de la negociación parlamentaria y el diálogo social, coordinado entre la Presidencia de la República y la Asamblea Legislativa, y con participación de una importante delegación de países iberoamericanos, por una parte inaugura la sede de la Escuela de IBERGOP en el país y, por otra, inicia un proceso de análisis de temas claves ligados a la gobernabilidad democrática, que retroalimentará la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado, por realizarse en noviembre de este año en nuestro país. En este seminario se abordaron temas como: visión presente y futura de la gobernabilidad democrática, la Sala Constitucional, reformas al Poder Judicial de Costa Rica, la negociación parlamentaria, el diálogo social institucionalizado y el intercambio de buenas prácticas tendientes a fortalecer la gobernabilidad democrática. Agradecemos profundamente a los gobiernos de países que enviaron delegados al evento, al Parlamento Andino, al Consejo de Estado Español, el apoyo brindado por el Banco Popular, así como la asesoría del Programa Estado de la Nación para que este evento fuera todo un éxito y generara aportes sustantivos al debate nacional e internacional sobre la gobernabilidad democrática y sus retos actuales. Randall Quirós Viceministro de la Presidencia Gobierno de Costa Rica.

5


Memoria del Seminario La reforma política necesaria: El fortalecimiento de la negociación parlamentaria y el diálogo social Dicho proceso, que dio inicio en el año 2003, se ha logrado implementar exitosamente gracias a vínculos de cooperación técnica y financiera con instituciones nacionales e internacionales.

Antecedentes: La sede para Costa Rica de la Escuela Iberoamericana de Gobierno y Políticas Públicas (IBERGOP) es una instancia de estudio y análisis de las diferentes temáticas a las que se encuentran expuestos los países en el ejercicio de la democracia. Este proyecto fue acordado por la Red Iberoamericana de los Ministros de la Presidencia en México, realizada en setiembre del año 2000 y aprobada por la XI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno en Lima, efectuada en noviembre del 2001.

A la fecha, contamos con el apoyo del Banco Popular y de Desarrollo Comunal, la Asamblea Legislativa, el Programa Estado de la Nación del Consejo Nacional de Rectores, la Secretaría Iberoamericana de Cooperación y las sedes académicas del Proyecto IBERGOP de México y España. Objetivos:

Durante el año 2001 el proyecto fue implementado con recursos del presupuesto nacional, mediante el Instituto de Estudios Superiores para el Desarrollo Humano Sostenible, a quien el Gobierno de la República giró una partida de cien millones de colones. En el año 2002, y ante la urgencia de priorizar en el gasto público, la Presidencia, a pesar de reconocer la importancia del proyecto, debió solicitar el reintegro de los fondos girados y reorientarlos a la atención de las demandas sociales.

1. Reforzar el compromiso del gobierno de la republica con el proyecto Escuela Iberoamericana de Gobierno y Políticas públicas (IBERGOP). 2. Dar a conocer a las autoridades de gobierno y a la población en general el concepto y contenidos de gobernabilidad democrática en Costa Rica. 3. Enfatizar en el consenso como elemento constitutivo de la gobernabilidad democrática.

Acciones realizadas:

4. Fomentar el intercambio de experiencias iberomericanas con miras al perfeccionamiento de la administración pública de nuestros países.

En un esfuerzo por atender el compromiso asumido por Costa Rica con el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática, las actuaciones de dicha Sede se van a retomar a partir del año 2004.

De izquierda a derecha: Ricardo Toledo, Ministro de la Presidencia de Costa Rica; Jorge Alberto Lozoya, Secretario de Cooperación Iberoamericana de España y Mario Redondo, Presidente de la Asamblea Legislativa de Costa Rica.

7


En este contexto, la Sede IBERGOP Costa Rica, en coordinación con la Presidencia de la República y la Asamblea Legislativa, ha organizado un seminario internacional con expositores de alto nivel nacional e internacional al que se invitó a funcionarios públicos costarricense y de los demás países iberoamericanos. Dicho evento se realizó los días 31 de marzo y 01 de abril del 2004, en el Salón de Expresidentes de la Asamblea Legislativa y se denomina: “La reforma política necesaria: el fortalecimiento de la negociación parlamentaria y el diálogo social”.

Este seminario sería el primero de tres que se realizarían durante este año, y cuyos resultados serían presentados ante la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado en noviembre próximo. El segundo, por realizarse, abarcará el tema Participación Ciudadana, y el tercero se enfocará en la Democracia Económica.

8


Inaguración Jorge Alberto Lozoya, Secretario de Cooperación Iberoamericana.

La creación de la Escuela obedece a la voluntad de nuestros mandatarios, a fin de avanzar en el conocimiento sistemático y profundo de nuestra problemática y de su inserción en una compleja realidad mundial.

“El propósito más alto de la Cumbre Iberoamericana es fortalecer nuestra concepción propia de la democracia; queremos ir juntos hacia un futuro complejo y difícil, pero a partir de nuestras propias identidades, a partir de la consolidación y desarrollo de nuestras propias instituciones políticas, a partir de nuestra concepción del quehacer democrático”.

La Segunda Cumbre Iberoamericana, realizada en España, en 1992, expresó por primera vez preocupación respecto de la necesidad de facilitar la comprensión entre nuestros funcionarios públicos, de los complejos procesos que tipifican el quehacer gubernamental. En la cumbre siguiente, realizada en Brasil, en 1993, se recogió de manera más clara la voluntad de tener un foro permanente para estudiar los temas de gestión pública y de la problemática de la gobernabilidad.

Un caluroso y entusiasta saludo de parte de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, al Gobierno de Costa Rica por la iniciativa de establecer la sede costarricense de la Escuela Iberoamericana de Gobernabilidad y Políticas Públicas (IBERGOP).

Finalmente, en el tercer encuentro de ministros y de secretarios de las presidencias iberoamericanas, realizado en 1996, en Córdoba, España, se estableció la viabilidad de crear la Escuela IBERGOP.

El sistema de escuelas de IBERGOP: Este hecho tiene especial significado para el sistema iberoamericano, en primer lugar, por la extraordinaria tradición democrática y social de esta nación, además de que es muy significativo para el futuro de nuestra región, pues gracias a la hospitalidad de Costa Rica contamos con una sede centroamericana, la cual hacía falta para completar el Sistema de la Escuela IBERGOP.

Características y objetivos de las escuelas de IBERGOP: La Escuela IBERGOP es un ejemplo de que los iberoamericanos podemos hacer las cosas bien si nos lo proponemos y si trabajamos en conjunto. Con la creación de la sede en Costa Rica, el sistema cuenta con seis sedes: Argentina, Brasil, Costa Rica, Chile, España, México y Portugal.

La Escuela Iberoamericana de Gobernabilidad y Políticas Públicas emana de nuestros veintitrés jefes de Estado y de Gobierno, cuando año a año convergen en la Cumbre Iberoamericana.

Inauguración del Seminario, en el podio José Alberto Lozoya.

9


Este círculo, bajo el mandato directo de los jefes de Estado y Gobierno, e interpretado por los ministros de la Presidencia, en el cual convergen los sistemas de administración pública de la región, nos permite una presencia permanente y a profundidad en los veintiún países del sistema. Cada país ha plasmado en el mecanismo de sedes, su propia razón de ser y su propio estilo, se le ha pedido a las escuelas nacionales de administración pública y a las universidades que tienen especial crédito o especial renombre en los temas de “Cada país ha plasmado administración pública, así como a las organizaciones civiles y a en el mecanismo los poderes legislativos, que conde sedes, su propia verjan para el diseño de las razón de ser actividades académicas de todo y su propio estilo”. el sistema.

podamos presentar al BID, a su servidor y a la Cumbre Iberoamericana de San José, el primer programa de cooperación concreta de actividades entre nuestro banco regional y la Escuela IBERGOP. Nuestra propia interpretación de nuestro futuro: Reitero que para la conferencia iberoamericana, lo que aquí se haga reviste de especial significado. El propósito más alto de la Cumbre Iberoamericana es fortalecer nuestra concepción propia de la democracia; queremos ir juntos hacia un futuro complejo y difícil, pero a partir de nuestras propias identidades, a partir de la consolidación y desarrollo de nuestras propias instituciones políticas, a partir de nuestra concepción del quehacer democrático. La región iberoamericana, con seiscientos millones de hablantes de español y portugués, es contemporánea en fuerza y valor histórico y político a otras grandes tradiciones democráticas en habla inglesa o en habla francesa. No hay razón alguna por la que sintamos que no estamos al día respecto de la evolución de nuestro sentir democrático, no somos recién llegados al quehacer democrático. Por el contrario, tenemos congresos, partidos políticos, regímenes populares, universidades libres y autónomas, una sociedad civil profun“Tenemos todos los damente arraigada, un sector elementos para corporativo potente; tenemos todos los elementos para desa- desarrollarnos en la raíz rrollarnos, no exclusivamente, no de lo que somos y como somos, con nuestra aislados, no alejados del resto de propia interpretación la globalización, pero en la raíz de nuestro futuro de lo que somos y como somos, y de nuestra con nuestra propia interpretación realidad política”. de nuestro futuro y de nuestra realidad política.

El sistema de la escuela cuenta con un Consejo Académico en el cual están representados los directores y directoras de todas estas instituciones. A su vez, se reporta a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, la Secretaría de Cooperación Iberoamericana, a mi cargo, y funge, por voluntad de los Jefes de Estado, como Secretaría Técnica de la Escuela. Los objetivos generales de la Escuela Iberoamericana de Gobierno y Políticas Públicas (IBERGOP) son: primero, fortalecer la gobernabilidad democrática de la región iberoamericana; segundo, fomentar mecanismos de intercambio de experiencias y cooperación iberoamericana, con miras al perfeccionamiento de la administración pública en nuestros países en lo que concierne al apoyo directo a los jefes de gobierno; tercero, propiciar el fortalecimiento de las instituciones y la gobernabilidad democrática mediante la formación, la enseñanza especializada y la investigación de funcionarios o equivalentes de la administración pública de nuestros países; cuarto, fortalecer las áreas temáticas de la gobernabilidad y las políticas públicas y, quinto, generar una red de coordinación e intercambio de profesores, becas y programas entre las diferentes sedes del sistema.

Este es uno de los bastiones, uno de los ideales más altos de la Cumbre Iberoamericana, de forma tal que el que hoy nos reunamos por primera vez en esta ciudad para inaugurar los trabajos de la sede costarricense, año en que la Cumbre Iberoamericana será renovada y transformada precisamente en San José, es para mí -como Secretario del sistema- especialmente satisfactorio y les agradezco, en nombre de toda la Cumbre Iberoamericana, que nos hayan permitido dar este paso.

Entendimiento entre IBERGOP y BID: En la Cumbre de Santa Cruz de Bolivia, realizada el año pasado, tuve el gran placer de firmar, junto con don Enrique Iglesias, un memorando de entendimiento entre IBERGOP y el Banco de Desarrollo de nuestra región, el BID. Por lo tanto, tenemos los instrumentos básicos para dotar a la Escuela de recursos suplementarios eficientes en la preparación de las actividades del sistema. Invito a mis amigos de Costa Rica a que a partir de esta reunión

Muchas gracias.

10


que incida en las políticas públicas. Lo anterior porque lo impor“Lo esencial es trabajar tante no es aparecer en los titupara sacar adelante lares de prensa, lo realmente la tarea que esencial es trabajar para sacar los ciudadanos nos adelante la tarea que los ciuencomendaron dadanos nos encomendaron a a quienes ejercemos quienes ejercemos la función la función pública”. pública. Entonces, nos dedicamos a identificar a los actores con quienes debíamos mantener un diálogo constante y nos convertimos en la guía, en el puente que dinamiza la comunicación entre las autoridades de Gobierno y las fuerzas vivas de la sociedad.

Ricardo Toledo Carranza, Ministro de Presidencia de Costa Rica. (Transcripción). “Ingobernabilidad, un estado al que debe darse respuesta pronta, oportuna y eficaz, pues de continuar haciendo oídos sordos a estas demandas ciudadanas, podría darse una gran revuelta y un gran caos social”. Cuando se planteó la iniciativa de realizar este seminario, desde el Gobierno le dimos nuestro apoyo y respaldo, porque sabíamos que se transformaría en un puente para el intercambio de ideas entre países vecinos, entre naciones y pueblos hermanos que han Seminario: “un puente entre naciones y pueblos tenido un pasado común, por lo que los retos que nos planteahermanos”. mos serán muy similares.

También hemos recibido críticas al respecto, sin embargo, este mecanismo de negociación impulsado por el Presidente de la República mediante el Ministerio de la Presidencia, ha permitido materializar obras y leyes para el beneficio colectivo. El protagonismo lo hemos dejado y, en su lugar, hemos asumido un trabajo de facilitadores, porque sabemos que las demandas del mundo globalizado exigen que sus diferentes actores asuman responsablemente su papel.

Negociación política, herramienta para el consenso: El Gobierno Costarricense considera que la negociación política es la herramienta básica para alcanzar consensos. Ese ha sido el instrumento con el que los padres de nuestra patria nos heredaron un país con altos índices de desarrollo humano, comprometido con la paz y con una democracia muy sólida. Así lo consignan los informes de organismos internacionales, como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Banco Mundial y otros más. Pero llegar a este punto no ha sido fácil, hemos tenido que recorrer un camino largo, a paso lento pero seguro, porque nuestra convicción ha sido el diálogo, la negociación transparente y continua con las fuerzas políticas y sociales que tienen lugar en el escenario nacional. La participación ciudadana ha dejado de ser pasiva, la gente quiere ser parte de las decisiones, quiere que se escuche su voz y que su voto cuente como algo significativo, en lugar de ser un acto rutinario dentro de un proceso electoral que se repite cada cuatro años.

Las negociaciones que emprendimos el Gobierno Central y el Poder Ejecutivo las llevamos a cabo todos los ministros de Estado, según nuestra área de competencia. Esto no ha sido una tarea fácil, pues tuvimos que romper con una práctica histórica en la que el Ministro de la Presidencia encabezaba todas las negociaciones con el Congreso. Gracias a este instrumento que hemos llevado a la práctica, logramos la aprobación de un acuerdo comercial con Canadá, un acuerdo de emergencia fiscal, y hemos podido liberar la agenda legislativa de pequeños proyectos que significan mucho para las instituciones de bienestar social. Ingobernabilidad en Latinoamérica: Recientemente, también adoptamos este esquema para llevar a un buen puerto la negociación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos. Los actores costarricenses involucrados tuvieron su cuota de participación y con criterios técnicos, en su primera fase, y posteriormente políticos, logramos una negociación satisfactoria. Pero hablar de esto no significa un caso aislado y particular de Costa Rica; si revisamos el contexto latinoamericano nos damos cuenta de que llevamos años arrastrando un descontento popular, al cual no hemos podido dar respuesta oportuna. El abstencionismo, la presión de grupos armados y sociales por la renuncia de un mandatario, las exigencias de organismos internacionales, la dependencia económica y la corrupción en la función pública, que es seria, nos han llevado a lo que hemos llamado “ingobernabilidad”, un estado al que debe darse

Es por eso que el Poder Ejecutivo, por medio de sus diferentes representantes, ha articulado una política de comunicación que permite negociar con todos estos sectores: partidos políticos, sindicatos, gremios de trabajadores, así como otras fuerzas de presión social. En esta Administración nos hemos dado cuenta de que el protagonismo de los actores, por ese diálogo, no permitía un avance acelerado en la tramitación de proyectos legislativos y en la implementación de leyes, pues prevalecían las ansias de dicho protagonismo. En su lugar, me corresponde como Ministro de la Presidencia la tarea de formular -por instrucciones del señor Presidente de la República- una nueva estrategia de negociación

11


respuesta pronta, oportuna y eficaz, pues de continuar haciendo oídos sordos a estas demandas ciudadanas, podría darse una gran revuelta y un gran caos social.

necesidades y estas pueden atenderse mejor, antes de llegar al diálogo parlamentario, donde la responsabilidad y el respeto por el criterio de las mayorías debe prevalecer para siempre.

Desde el sur de río Bravo hasta La Patagonia y pasando por el Caribe, los episodios de represión y violencia son cada vez más constantes, cada vez mayores y en cada ocasión dan como resultado más víctimas ciudadanas y esto solo “Los Poderes del Estado se puede detener con negociación, con diálogo transparente, deben superar los continuo y comprometido. Las compromisos políticos relaciones entre los Poderes del y asumir una Estado deben superar los comresponsabilidad promisos políticos y asumir una y compromiso responsabilidad y compromiso institucional con el bienestar ciudadano”. institucional con el bienestar ciudadano.

El Instituto Iberoamericano de Gobernabilidad y Políticas Públicas es una instancia que puede favorecer este proceso, y digo “puede” porque solo será una realidad en tanto todos los presentes asumamos la responsabilidad que nos corresponde. IBERGOP debe responder a los acuerdos presidenciales que se tomen, no “IBERGOP debe debe ser una instancia burocráti- trascender y materializar ca, ni tampoco un organismo las políticas de desarrollo invisible; debe trascender y mate- que se le encomienden”. rializar las políticas de desarrollo que se le encomienden. Los retos más cercanos son la disminución de las brechas sociales y digitales, la actuación transparente de los gobiernos y la negociación con los actores políticos a lo interno de cada país. Asimismo, son muchos los desafíos y el trabajo, por lo que se debe empezar ahora mismo. Agradezco su presencia en esta actividad y los invito a que seamos parte activa de este seminario para que los resultados nos beneficien a todos.

El papel de la política y de los políticos: En la medida en que avancemos en esta dirección podremos revalorar el decaído papel de la política y de los políticos. Las premisas que deben orientar esta nueva forma de hacer política no deben discriminar por color de bandera; por el contrario, deben ser de una tendencia a sumar y sumar, siempre y cuando se busque el bien nacional y no el beneficio propio para obtener resultados en los que los involucrados se sientan ganadores. La propuesta es muy sencilla, consiste en buscar consensos con los grupos sociales para lograr acuerdos y asegurar el compromiso institucional para cumplirlos eficazmente. Esto se logra con políticas de equidad, de manera que los más desprotegidos tengan una atención prioritaria o profundo respeto por el estado de derecho y con la garantía de participación a todos los involucrados; el resultado de estas acciones debe reflejarse con transparencia, con rendición de cuentas oportunas y constantes, porque los ciudadanos merecen saber qué sucede, pero ante todo merecen saberlo con veracidad, sin ocultar infor“Transparencia, con mación para beneficio de ciertos rendición de cuentas grupos o sectores. La política y oportunas y constantes, las negociaciones que de esta porque los ciudadanos forma se emprenden deben reflemerecen saber qué jar fielmente el interés por mejorar sucede”. el bienestar del pueblo. De los gobiernos locales al diálogo parlamentario: Actividades como esta nos permitirán avanzar en la dirección correcta, porque el trabajo inicia en los municipios, en los gobiernos locales que, por la cercanía e interacción con el pueblo, conocen sus

12


Hoy, millones de hombres y mujeres concurren a las urnas para emitir el sufragio, convencidos de que ese es el mejor instrumento para designar gobernantes, en un acto que tiene mucho de expresión política, y también de rito, para demandar soluciones a muchas hambres no satisfechas.

Mario Redondo Poveda, Presidente de La Asamblea Legislativa de Costa Rica. “Los objetivos estratégicos tienen la posibilidad de realizarse en la medida en que se fortalezca la cultura del diálogo y la negociación en el interior de los países, entre los actores políticos y sociales directamente involucrados en la construcción de las naciones”.

En una entrevista reciente, Felipe González, ex jefe del gobierno español, decía que “no hay nada más difícil para un gobernante que la administración de las expectativas que despierta”. Eso es cierto, pero también debemos tener presente que nuestros pueblos llevan mucho tiempo esperando respuestas y eso es peligroso, sobre todo cuando los éxitos de la macroeconomía no llegan a la mesa de todos y los actos de corrupción, ligados a la clase política, siguen siendo noticia que erosiona la credibilidad de la democracia.

Para este parlamento y para la democracia costarricense es un verdadero honor convertirse en sede de este importantísimo foro el cual, por los temas que aborda y la membresía de sus expositores y participantes, está llamado a generar pensamiento y acción a favor de la gobernabilidad democrática en nuestras naciones latinoamericanas e ibéricas. El proyecto Escuela Iberoamericana de Gobernabilidad y Políticas Públicas (IBERGOP) es un excelente logro de la Cumbre Iberoamericana de presidentes y jefes de Estado, y nos facilita este espacio de construcción teórica, tan necesaria hoy día, dados los retos históricos que enfrentan nuestras naciones en este siglo y la trascendencia de las políticas que debemos impulsar.

Los retos impostergables: En la década de los ochenta, la crisis de la deuda externa golpeó fuerte la puerta de nuestros países, en la mayoría de los casos, y durante esa década y la siguiente, buscó el camino de las privatizaciones, la reducción del Estado y la drástica contracción del gasto público para paliar el peso de esa deuda. Pero los resultados alcanzados fueron en alguna forma contradictorios con los propósitos enunciados. Como lo constata la CEPAL, la deuda externa, lejos de disminuir, creció. En 1991, América Latina debía cuatrocientos noventa y dos mil millones de dólares; diez años después, en 2001, la deuda llegó a los setecientos ochenta y siete mil millones de dólares. El número de pobres se elevó al 44% de la población, el producto interno bruto per cápita está estancado desde 1997 y el desempleo a nivel latinoamericano supera el 10%.

Gobernabilidad y desarrollo: Pocas veces en la historia de la humanidad suceden cambios tan masivos y radicales, como en nuestros días, que afectan la vida política e institucional de las naciones. En este contexto, la gobernabilidad y, particularmente la gobernabilidad democrática, cobra mayor vigencia como fundamento para propiciar el desarrollo inclusivo y sostenible, respeto de los derechos humanos y las rela“la gobernabilidad ciones solidarias entre los países; democrática cobra cuando hablamos de gobernabimayor vigencia como lidad democrática, necesariafundamento para mente tenemos que hacer refepropiciar el desarrollo rencia a temas que se constiinclusivo y sostenible” tuyen en referentes de esa gobernabilidad.

Como contrapeso a esas políticas, han surgido corrientes llamadas “populistas” que buscan, desde el Estado, hacer frente a retos impostergables de sus respectivos países bajo el costo de una gran inestabilidad política y social. En términos generales, nos parece que nuestra América avanza en la ruta hacia la consolidación democrática, aunque persisten situaciones críticas de naturaleza armada y en algunos países de Centroamérica han surgido las llamadas “maras”, bandas de adolescentes (y hasta niños) capaces de destruir, asaltar y matar sin ningún escrúpulo.

Me refiero a la capacidad de desarrollo de una sociedad, la capacidad de resolver pacíficamente los conflictos internos y la calidad de vida de los habitantes. Estos objetivos estratégicos tienen la posibilidad de realizarse en la medida en que se fortalezca la cultura del diálogo y la negociación en el interior de los países, entre los actores políticos y sociales directamente involucrados en la construcción de las naciones.

Instituciones democráticas e inclusión social: Los conflictos y las tensiones de una sociedad no contemplan otro horizonte de solución que el mantenimiento o avance de las instituciones democráticas, y desde esa perspectiva nos parece que la cooperación política internacional juega un papel

13


“la cooperación política internacional juega un papel muy importante en fortalecer las capacidades de gobernabilidad democrática”

muy importante en la dirección de fortalecer las capacidades de gobernabilidad democrática y en identificar, prevenir y resolver las crisis, tensiones y conflictos que pueden producir una abrupta caída en los niveles de gobernabilidad y desarrollo humano.

De nosotros, la llamada clase política, depende mucho que este proceso pueda darse. Desde esta perspectiva, la agenda de este foro, al que la Asamblea Legislativa de Costa Rica se honra en coauspiciar, es estimulante porque se centra en las competencias estratégicas de los Poderes de la República, los cuales son esenciales para crear y recrear una democracia sostenible, todo ello de cara a una exigencia de nuestros tiempos: el diálogo social.

“Nunca es más oscuro que cuando va a amanecer”, sentenció nuestro poeta Isaac Felipe Azofeifa, y así es como vemos la perspectiva de América Latina. Ya en noviembre pasado, en la ciudad de Santa Cruz, Bolivia, los jefes iberoamericanos de Estado y de gobierno declararon al mundo que “la inclusión social es el motor del desarrollo de la comunidad iberoamericana”, reconociendo que la lucha contra la pobreza “es esencial para la promoción y la consolidación de la democracia, y constituye una responsabilidad común y compartida de nuestros Estados y de la comunidad internacional”.

Aunque con diferencias apreciables en ritmos de desarrollo y avances en la vivencia democrática y el fortalecimiento de las instituciones, nuestros países latinoamericanos e ibéricos comparten valores históricos comunes que trascienden el tiempo y los desafíos trascendentales que además de ser comunes exigen de una acción conjunta. Estamos convocados a construir países y coadyuvar en la construcción de un mundo fundado en la coincidencia de lo macro con lo micro, de lo nacional con lo local, en donde el crecimiento económico no riñe con la ecología, ni el género con la equidad, países de todo el mundo en donde las realizaciones del presente apuntan hacia un futuro feliz, de paz y de solidaridad entre las naciones y pueblos.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL), en sus balances anuales de la economía de la región, hizo optimistas pronósticos para el presente año; simultáneamente, para algunos países y regiones están planteadas alternativas de comercio internacional que bien podrían apuntar en la misma dirección. Esto es muy alentador, pero debemos tener presente que los índices de crecimiento económico y los tratados comerciales, por sí solos, no generan desarrollo y, menos aún, desarrollo inclusivo. “Falta la acción del Estado, la participación ciudadana, la construcción de una visión-país de largo plazo, para que los avances del producto interno bruto y el comercio internacional generen desarrollo inclusivo y equitativo”.

Muchas gracias.

Hace falta la acción del Estado, la participación ciudadana que redirecciona esas ventajas a partir de la construcción de una visión-país de largo plazo, para que los avances del producto interno bruto y los posicionamientos en el comercio internacional generen desarrollo inclusivo y equitativo, y mejoren las condiciones de vida de nuestros pueblos.

Crear y recrear una democracia sostenible: Paralelamente, quienes tenemos responsabilidades de conductores institucionales debemos trabajar cotidianamente bajo el decálogo de la eficiencia, la honradez y la transparencia. El acceso a los bienes materiales y a los servicios fundamentales, así como a la sana administración de las instituciones son el mejor estímulo para que los pueblos hagan suya la democracia, la defiendan y la fortalezcan.

14


Tema 1 La gobernabilidad democrática en la nueva realidad latinoamericana: visión presente y futura. Moderador: Julio Jurado, Procurador Ambiental.

todas muy difíciles, porque encuentran grandes resistencias y solo tibios apoyos en aquellos a quienes benefician”. Y esos son unos vectores que no conviene nunca tener en el olvido. Pero yo lo digo, no para que se desmotiven, sino para animarles a continuar, a pesar de las dificultades, porque soy, por lo que voy a decir a lo largo de la intervención, un reformista convencido, dentro de los límites a los que yo haré referencia.

Conferencista: José Manuel Romay Beccaria, Presidente del Consejo de Estado Español. “El gobierno representativo, la economía de mercado y el estado de derecho son los pilares del moderno “orden de libertad” que se ha conseguido en las sociedades democráticas avanzadas de Occidente y que seguramente no tiene alternativa plausible”. Agradezco la oportunidad que se me ha brindado de venir en esta ocasión a Costa Rica, con el fin de estudiar, en el mundo iberoamericano, los problemas de la gobernabilidad democrática, así como el hecho de que este evento haya coincidido con la apertura de esta sede de IBERGOP, la cual promete el avance de los trabajos a favor de la consideración y mejoramiento de las instituciones democráticas en Iberoamérica.

El Consejo de Estado Español: Y también es una satisfacción para mí traer la representación de una venerable institución del ordenamiento jurídico-político español. El Consejo de Estado es, junto con la Corona, la institución más antigua de todas las que persisten en el ordenamiento jurídico español. Es una creación del emperador Carlos V, en 1527. Nos sentimos herederos de esa gloriosa tradición, hemos superado todos los avatares de una agitada historia política y constitucional en España y hoy nuestra Constitución nos reconoce, nos consagra y nos ampara, como el supremo cuerpo consultivo del gobierno.

Ustedes se plantean la reforma política necesaria y yo les tengo que animar a no desvanecer en esa tarea, no sin alertarles de las dificultades que tiene tal empeño. Y lo voy a hacer con palabras más autorizadas que las mías: Maquiavelo, que algo sabía de estas cosas, decía: “las reformas son

De izquierda a derecha: Carlos Vargas Pagán, José Manuel Romay Becaria y Fabián Volio.

15


Esta situación coincide con el auge de la Grecia Clásica, su esplendor económico y poderío militar; es el momento en que la escuadra ateniense, antes de la derrota del Peloponeso, constituye una potencia. Hay una conjunción de factores que dan lugar a este fenómeno maravilloso del alumbramiento de la civilización occidental.

El gobierno de España tiene, en el Consejo de Estado, un instrumento capaz de emitir cerca de cuatro mil consultas por año, que informa casi todos los proyectos de ley, en todas las cuestiones importantes del quehacer administrativo del gobierno. También tenemos la satisfacción de saber que todos los gobiernos, cualquiera que sea su color político, tienen una altísima consideración de los dictámenes del Consejo de Estado. Más del 97% de los asuntos consultados al Consejo de Estado se resuelven de acuerdo con esa misma institución y solo en un porcentaje de casos que no llega al 3%, el gobierno resuelve con una fórmula elegante que se utiliza cuando no se decide de acuerdo con el Consejo de Estado; se dice: “oído el Consejo de Estado”.

Kennedy decía en un discurso memorable: “Hay una relación difícil de explicar lógicamente, pero fácil de sentir entre las conquistas de la vida pública y el progreso de las artes. La Grecia de Pericles fue la Grecia de Fidias. La Italia de Lorenzo de Medicci fue la Italia de Leonardo da Vinci. La Inglaterra de Isabel fue la Inglaterra de Shakespeare -y añade -, la nueva frontera por la que yo estoy luchando en la vida pública de los Estados Unidos tiene que ser una nueva frontera para el progreso de las artes y de las letras en este país”.

La historia de la libertad: Yo les quiero hablar de la libertad y de la democracia. Deseo empezar contando brevemente la historia de la libertad, una historia larga y difícil, desarrollada durante muchos siglos. Todo empezó en Grecia, en la Grecia de Pericles. Por primera vez en la historia de la humanidad asistimos a la puesta en cuestión de los dogmas, de los tabúes que hasta entonces habían inspirado el comportamiento humano. Porque toda la humanidad estaba dominada y oprimida por dogmas, tabúes y mitos que se aceptaban sin espíritu crítico. Y “La esencia de la es en la Grecia de Pericles cuancivilización occidental do por primera vez aparece una es el cuestionamiento de sociedad en la que se cuestionan los dogmas, mitos y los los mitos, tabúes y dogmas que tabúes para someterlos regían la vida colectiva, para al examen crítico someterlos al examen crítico de de la razón”. la razón, lo cual es la esencia de la civilización occidental.

Quiero decir, con esto, que ese esplendor económico y cultural tiene que ver con este fenómeno fantástico del nacimiento de la civilización occidental y de la primera aparición de algo que remedara una democracia. Hay una democracia en la Grecia de Pericles; es una democracia muy limitada, solo unos pocos varones son titulares de derechos políticos y aunque ese no es el modelo que tenemos hoy, fue el principio. Tampoco era una democracia liberal, porque esa minoría podía cometer abusos, todavía no estaba restringida, pero es evidente, y tiene un valor simbólico incuestionable, que la Grecia de Pericles representó un primer paso a favor de la libertad y de la democracia. El derecho Romano: El segundo paso lo da Roma, con unas rotundas realizaciones verdaderamente geniales, tanto para el orden público y político, como para el derecho civil, privado. El derecho romano es una de las grandes creaciones de la humanidad y, no en vano, ha podido sobrevivir quince siglos; esto se puede decir de muy pocas creaciones de la humanidad.

¿Por qué se produjo tal cambio en ese momento? Seguramente no es muy fácil de explicar, pero los autores más lucidos relacionan ese fenómeno, por un lado con el contacto de la Grecia Clásica con distintas culturas en su periferia. Los griegos tenían distintas colonias en la cuenca del Mediterráneo y se relacionaron con otras civilizaciones lo cual les hizo cuestionarse sus propias verdades, y se empiezan a preguntar si no tendrían algo de razón aquellos que pensaban de aquella manera en aquellas otras civilizaciones; de esta forma nace la civilización occidental.

Peor aún, lo genial no se agotó en esa creación de las instituciones jurídicas de las que hoy vivimos todavía, sino que seguimos hablando de las hipotecas, de los testamentos, de las servidumbres, de los legados, todas categorías creadas por el derecho romano y que seguimos aplicando, en su esencia, en nuestros tiempos. Peor que en el orden público, en el orden político también Roma tuvo un gran avance en este camino hacia la libertad, porque por primera vez aparece el mandato limitado de los magistrados, que supone una limitación del poder. Por primera vez se atisba una división de poderes, los cónsules tienen el suyo,

16


nar territorios muy extensos, concentrar mucho poder y ganar la batalla a la Iglesia, con lo que oprimen a las iglesias que están muy subordinadas a los empera-dores; no ocurre así en Europa.

el Senado tiene el que tiene, hay un principio de distribución de poderes. Por primera vez hay un derecho que se aplica por encima de las arbitrariedades, por eso verdaderamente Roma significó también un gran avance hacia este largo camino de la libertad y de la democracia.

“Por primera vez se atisba una división de poderes”.

Europa es un continente dividido por ríos y montañas, con unidades geográficas difíciles de dominar y no consiguió hacerlo ningún poder político: no lo consiguió Carlo Magno; no lo consiguió después Carlos V, nuestro glorioso fundador del Consejo de Estado, que intenta también la unidad de Europa; no lo consigue, y deja muchas fuerzas en ese empeño, Napoleón y tampoco lo consigue Hitler. En Europa, la Iglesia topa con un poder dividido y es en esa lucha entre la Iglesia y el poder dividido de Europa, donde van floreciendo y apareciendo las libertades, las cuales avanzan también con la lucha de los señores feudales y los reyes, en la Edad Media. Después, esa lucha por el poder es una batalla del rey con las ciudades, con los burgos, con los gremios en la baja Edad Media y, también, de ellas van surgiendo reductos de libertad y de poder para hacer frente al poder de los reyes.

El cristianismo y la libertad: Luego viene el cristianismo, que es realmente determinante y esencial en el avance de la libertad, y ya no por lo que puede haber influido en el pensamiento político (pues la idea de la divinidad de la persona humana está muy presente en el pensamiento cristiano, en la medida en que se piensa que todos somos hijos de Dios y, por tanto, todos iguales y dotados de una dignidad especial, valedera de todos los respetos debidos), sino por que hay un principio cristiano determinante en el avance de la libertad en la historia, este es la separación del poder civil del poder religioso. Esa máxima del evangelio “Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César” se ha revelado como un instrumento teórico a favor de la libertad absolutamente determinante, la cual contrasta mucho con lo que observamos en otras ideologías y en otras religiones, en donde no se da esa separación entre el poder civil y el poder religioso.

La lucha por la libertad continua: Las luchas de los protestantes y los católicos vienen después y estas también permiten avances en la libertad. Los diversos sectores protestantes coincidieron en su rechazo a la autoridad papal y, por lo tanto, a toda forma de jerarquía religiosa. Las sectas minoritarias lucharon por sus derechos al creer y rezar como les viniera en gana, pero juntos abrieron el camino de la libertad religiosa en el mundo occidental, ayudaron a dar forma a las ideas modernas, no solo a la libertad de credo y de expresión, sino también a la indagación científica crítica. Sobre esto, cabe mencionar que sorprendería a muchos científicos modernos saber que en la posición de algunas sectas radicales protestantes del norte de Europa, se encuentra un poco la base de su libertad para la investigación científica crítica.

Todo empezó cuando Constantino se lleva la capital de Roma a Constantinopla (además de muchos tesoros) y hace de esta última una capital fantástica, pero deja en Roma al obispo, quién empezó a tomar fuerza y, ya sin la tutela y la presencia del emperador, se va desarrollando un contrapoder al poder del emperador, que es el poder de la Iglesia. La lucha entre el Pontificado y el Imperio durante toda la Edad Media es uno de los grandes hitos en la lucha por la libertad, porque lo que se intentaba era debilitar el poder para que no fuera absoluto, pues el este no deja florecer la libertad, mien“El poder absoluto no tras que con un poder limitado, deja florecer la libertad”. con un poder dividido, la libertad se va abriendo camino.

En la lucha del poder real con los poderes locales, en siglo XVII, hay un retroceso de la libertad. El poder real vence a sus rivales, a las autoridades locales de todo tipo, Luis XIV es el ejemplo simbólico de ese hecho, aunque hay una excepción, la cual vamos a encontrar más tarde: el Parlamento Inglés, tras la revolución gloriosa de 1688. Luego viene la revolución francesa, la cual cambió muchas situaciones y no podemos quitarle ningún mérito, ningún valor de lo que significó en la evolución intelectual, política y social del mundo. Pero en esta materia de la libertad, como referencia de todo lo que supone sentar las bases de la soberanía popular, y eso es innegable, permitió cambiar del titular del poder y pasar del poder real al poder de los ciudadanos,

El poder político y el poder de la Iglesia: Además, tenemos la fortuna de que en Europa, en Occidente, no se dan las condiciones para que haya un poder político unido y fuerte que pueda imponerse al de la Iglesia, como ocurre en el mundo oriental y en la Iglesia Ortodoxa. Tanto en Oriente como en Rusia, los emperadores consiguen domi-

17


“Pasar del poder real al poder de los ciudadanos, representados por los líderes de la revolución”.

Tremendo retroceso:

representados por los líderes de la revolución que, lamentablemente, tampoco nos vieron siempre con la mesura y con las condiciones propias de un ejercicio limitado del poder.

A finales del siglo XIX, en Europa parecía que estábamos en una situación predemocrática, pero que ya satisfacía muchas de las demandas de las democracias modernas. A finales del siglo XIX y a principios del XX, las monarquías eran limitadas y en Europa teníamos parlamentarismo, división de poderes e impe- “A finales del siglo XIX rio de la ley, estábamos acercány a principios del XX, donos a lo que podían ser las las monarquías eran modernas sociedades liberales limitadas y en Europa avanzadas. Pero cuando parecía teníamos parlamentarisque eso era un camino irre- mo, división de poderes, versible, conocimos un retroceso imperio de la ley, tremendo representado por los estábamos acercándonos totalitarismos, los fascismos y los a lo que pueden ser las regímenes autoritarios del siglo modernas sociedades XX, que nos llevaron a los desasliberales avanzadas”. tres que hemos conocido.

Pero también existía otro modelo además del jacobino y centralista de la revolución francesa; en Inglaterra Locke estaba desarrollando un modelo de avance hacia la libertad, el cual fue mejor difundido por Montesquieu. En Inglaterra estaba sucediendo algo muy importante para el avance hacia la libertad, a saber, la división de poder entre el rey, los aristócratas que ocupaban la Cámara de los Lores y los plebeyos, que ocupaban la Cámara de los Comunes. La libertad individual: Así pues, las luchas entre la Iglesia y el Estado, los señores y los reyes, y los católicos y los protestantes, abrieron una brecha en el muro, lo cual permitió la aparición de la libertad individual; el capitalismo derribó ese muro. El capitalismo creó una nueva clase de hombres ricos y poderosos que no debían su riqueza a la cesión de tierras por parte de la Corona, sino a una actividad económica independiente. Marx supo ver correctamente que esta clase era la vanguardia de la liberación política europea, dado que sus miembros obtenían grandes beneficios del capitalismo. El imperio de la ley, el libre mercado y el auge del profesionalismo y la meritocracia apoyaron las reformas graduales que hacían avanzar estas tendencias.

También se dieron los abusos de poder de los sistemas socialistas del mundo soviético que ocasionaron tragedias inmensas, retrocesos enormes en la libertad. Entonces, cuando parecía que estábamos acercándonos al final, hubo un retroceso tremendo y unos años absolutamente trágicos en la historia de Europa, y en la historia de la humanidad. La Socialdemocracia: Después vivimos el auge de la socialdemocracia, del Estado de bienestar, el cual también entra en crisis y coincide, por otra parte, con la caída del muro de Berlín, porque estos países que habían hecho de este sistema su inspiración, se encuentran con el exceso de la burocracia, sube el poder de la burocracia y los altos impuestos exigidos por esos modelos políticos y económicos ponen a esas economías en dificultad para ser competitivas; las personas se cansan de hacer colas, de que los funcionarios dominen la realidad social, como la dominaban. Hay una crisis de la socialdemocracia que se manifiesta en los cambios políticos que se producen en Noruega, en Suecia, en Dinamarca, en esos países que habían hecho de esa fórmula política su modelo y se ven obligados a retroceder en sus planteamientos originales más ambiciosos para dar paso a planteamientos mas moderados, más liberales y de otras índoles.

Pero todo no fue pacífico, ni todo fue una senda sin retrocesos, hubo malos momentos. La Inglaterra de mediados del XIX conoció un proyecto de ingeniería social utópica, a mi juicio disparatada, que se conoció con el nombre de libre mercado. Se trataba de una expresión radical y extrema del liberalismo en la cual los precios de todos los bienes, incluyendo el trabajo, se fijaban por el mercado, que como nos dice Habermas: “no entiende más lenguaje que el de los números, sin que se tuvieran en cuenta las repercusiones sociales”. La propiedad agrícola comunal pasó a grandes latifundistas y se dio una nueva ley de pobres; había una legislación de beneficencia que se aplicaba para atender a los más necesitados, pero les pareció que era blanda y la endurecieron más para que todo el mundo tuviera que trabajar a la fuerza; fue una situación verdaderamente disparatada que ocasionó los daños sociales conocidos por todos, divulgada maravillosamente por la literatura y que dieron lugar a contra-movimientos políticos de inspiración marxista o cristiana.

La tercera vía: Por otra parte, la socialdemocracia intenta una actualización de sus postulados que se conoce como la “tercera vía”, desarrollado teóricamente por el sociólogo Anthony Giddens. La tercera vía es un intento por trascender tanto la socialdemocracia a la

18


tarismo básico; no un igualitarismo económico, pero sí la creencia humanitaria de que el gobierno ha de ser para el pueblo, para todo el mundo, de manera imparcial y como individuos, no como creyeron Platón y Hegel, para el Estado como una totalidad supra-individual. Popper aboga por otra característica definitoria y que distingue su pensamiento político, es la que se refiere al método de intervención social. Popper es partidario del reformismo gradual, de la ingeniería social gradual, no de la ingeniería social utópica, y da unos ejemplos que son muy evidentes, porque solo la ingeniería social gradual, la que plantea reformas paulatinas, es compatible con el método científico. Las reformas graduales y la experimentación para saber si la reforma es buena, es lo que comparece ante el método de ensayo y error, que es el mismo del método científico.

antigua, como el neoliberalismo. Las políticas de la tercera vía buscan una nueva relación entre el individuo y la comunidad, una redefinición de derechos y de obligaciones; su lema principal es: “ningún derecho sin responsabilidad”. Las prestaciones por desempleo, por ejemplo, deben acarrear la obligación de buscar trabajo activamente; la igualdad, para “La redistribución Giddens, debe contribuir a la debe ser ahora una diversidad, no oponerse en su redistribución de camino; la redistribución debe posibilidades; el acceso al trabajo y a la educación ser, ahora, una redistribución de posibilidades; el acceso al trabase constituyen como la jo y a la educación se constituye principal oportunidad”. como la principal oportunidad. Las ideas de Popper: Y desde otra perspectiva, después de la caída del muro, después de la crisis de la socialdemocracia, aparece también en el pensamiento político occidental lo que se conoce como la teoría de la sociedad abierta y que tiene en Popper su representante más calificado. La teoría política de Popper está construida sobre las bases del análisis de la empresa científica. Ante los ojos de Popper, los seres humanos son, en todas las áreas de sus actividades, animales que solucionan problemas, que cometen errores, pero que aprenden de ellos. El nombre que le da Popper es la filosofía del conocimiento, que es a la vez una visión de la condición humana.

La ingeniería social gradual: Y definitivamente, si hay algún fundamentalismo que puede escapar de todas las contradicciones en que se puede debatir el pensamiento humano, es el fundamentalismo del método científico, porque en él están de acuerdo tanto los agnósticos noruegos como los científicos hindúes; o sea, los de cualquier religión y de cualquier continente. La ingeniería social gradual solo irrespeta el método científico cuando se plantean soluciones utópicas, dice Popper. Eso es contrario al método científico, porque no hay manera de hacer esta prueba del ensayo y del error. Se parte de una concepción dogmática, de la realidad, se cree que se tiene la solución absoluta de todas las cuestiones y se tratan de aplicar de una manera global, total, absoluta, con una cantidad inmensa de riesgos, según lo ha revelado la experiencia.

Estamos siempre atentos a ver lo que hay de verdad y de razón en la posición de los oponentes, porque no estamos convencidos de tener la verdad absoluta, porque no todas las respuestas tienen una sola pregunta y no todas la preguntas tienen una sola respuesta verdadera. Ese es el talante moderado, crítico, modesto, de la concepción popperiana de la filosofía y de la política.

Es muy fácil decir en el artículo primero de la Constitución Soviética: “La propiedad privada del suelo, del subsuelo, de las aguas, queda derogada para siempre”. Parecía que todos los males se debían a la propiedad privada; por lo tanto, bastaba con derogar la propiedad privada y montar la sociedad sobre la base de que eso no existía, para que todos los problemas se resolvieran. La realidad demostró que eso no era así y los daños fueron inmensos. Si se hubiera caminado poco a poco, analizando si esa medida funcionaba o no funcionaba, seguramente no se hubieran dado daños tan gigantescos y la rectificación podría haberse hecho antes.

También, con una gran sensibilidad moral, Popper, que es un crítico demoledor de Marx, es un admirador de la sensibilidad social de ese pensador, y reconoce todo lo que Marx ha hecho en defensa de los más desfavorecidos, aunque luego se equivocara en las soluciones propiciadas para resolver esos problemas. Popper tiene también una gran sensibilidad social. “El principio ético supremo que para él (Popper) debería guiar la política es el alivio del sufrimiento, del dolor”

El principio ético supremo que para él debería guiar la política es el alivio del sufrimiento, del dolor: “el sufrimiento, la injusticia y su prevención son eternos problemas de la amada República”. Lo que subyace en este punto de vista, obviamente, es el iguali-

Esto es lo esencial del método de intervención social de Popper: intervención social gradual, intervención institucional; más que por acciones directas de las burocracias, con medidas legislativas que hagan que la sociedad evolucione en la línea que el

19


en esta dirección. Por eso, cuando nos dicen que en el mundo islámico se adquieren muchos problemas para avanzar en estos caminos, debemos saber que sí, es verdad, pero no debemos olvidar los problemas que tuvimos nosotros, muchos muy gordos, que tuvimos inquisiciones y situaciones muy duras y difíciles en la evolución del mundo occidental.

legislador crea que es la conveniente, pero siempre también con posibilidad de rectificar si tales medidas no dan los resultados que se esperan. Sobre los métodos de intervención indirecta, de intervención institucional, ingeniería social gradual (no ingeniería social utópica), con menos papel del Estado (aunque es innecesario), pero con gran papel de la sociedad, dentro de un momento volveré sobre ello y sobre el método de intervención institucional al que me refería antes.

“Lo esencial del método de intervención social de Popper: intervención social gradual, intervención institucional”.

Si en esos países se consigue avanzar en la división de los poderes en la sociedad civil, en la economía de mercado, este sería el sustento de la aparición de los sistemas liberales democráticos de Occidente.

Debemos saber que lo que hay que hacer es tratar de que los ciudadanos caminen en la dirección correcta: para conseguir la aplicación de la ley, no hay mejor ley que aquella que consigue que los ciudadanos se interesen por cumplirla; esa es la ley que de verdad tiene garantizada su vigencia.

En aquellas naciones de Iberoamérica fue donde mejor se aplicaron estos principios y donde más independiente fue la evolución de la sociedad civil de los Estados. Voy a volver un poco atrás, para que se den cuenta ustedes de la diferencia y de cómo esto tiene su vigencia en los tiempos actuales.

“Lo que hay que hacer es tratar de que los ciudadanos caminen en la dirección correcta”.

Proteccionismo vrs crecimiento:

Popper, a diferencia de Hayek, por ejemplo, está completamente de acuerdo con la visión de Marx acerca de la crueldad y la inhumanidad del capitalismo del “laissez faire”, pero cree que el marxismo cometió también errores intelectuales fatales.

En Europa hubo dos formas de avanzar hacia la democracia liberal: una fue la inglesa, la más rápida y la mejor, con una sociedad más independiente del Estado, con un capitalismo que creó una burguesía muy independiente del Estado y que le impuso a este el modelo de convivencia y el de derecho, fundamental para el desarrollo de la economía, de la libertad y de la democracia. Esa burguesía, a la que le iba bien un sistema jurídico transparente, claro, de imperio de la ley, de restricciones de la arbitrariedad y de poco poder del Estado, avanzó rápidamente.

El capitalismo desenfrenado, el capitalismo sin trabas, dice Popper, debe dejar paso a un capitalismo restringido por el intervencionismo estatal, no debe permitir que el poder económico se apodere del poder político; si es necesario, se le debe combatir y poner bajo el “Un capitalismo control político. Aunque el enturestringido por el siasmo de Popper por el interintervencionismo vencionismo está temperado por estatal; no debe el temor de que pueda conducir permitirse que el a un Estado demasiado podepoder económico se roso, el intervencionismo limitado apodere del poder y el dominio del poder político depolítico”. ben estar sobre el poder económico.

En Francia y Alemania (la segunda forma), donde la industrialización se hizo más dependiente del Estado y del favor real, y los empresarios alemanes le sacaron a la burocracia prusiana protecciones y favores a cambio de que dejaran gobernar a la aristocracia feudal (esa es realmente la historia de la industrialización alemana en el siglo XIX), hizo que la industrialización fuera más lenta que en Inglaterra; después, los alemanes avanzaron y se desarrollaron bien, pero el modelo mejor era el inglés. En Francia la industrialización también se dió con mucho proteccionismo, y eso perjudicó el rápido crecimiento y desarrollo, a diferencia del modelo inglés, después trasladado a los Estados Unidos, por las implicaciones y las características del caso, y a Iberoamérica. En Lati- “Mucho proteccionismo perjudica el rápido noamérica, Argentina se parece crecimiento y el rápido más a Francia y a Alemania: más desarrollo”. Estado, más oligarquía, pactando con el Estado, más proteccionismo, más privilegios, menos competitividad, menos economía de mercado y los problemas que todos ustedes conocen, como yo.

El orden de libertad: ¿En qué medida estas ideas han llevado al mundo occidental a vivir en eso que Víctor Pedría llama el “orden de libertad”?, concepto que tiene sus pilares en las instituciones como el gobierno representativo, la economía de mercado y el estado de derecho, que se ha conseguido en las sociedades democráticas avanzadas de Occidente y que seguramente no tiene alternativa plausible. Este no es un modelo exclusivo del mundo occidental, son muchos los que piensan que se puede y se debe extender a todo el orbe y que, de hecho, se va extendiendo en la medida en que se vayan produciendo esas mismas condiciones que permitieron a Europa avanzar

20


más elementales de toda relación están cubiertas, las oportunidades son muchas y el orden de convivencia es el mejor que jamás hemos tenido. Pero dicho orden es tan importante como frágil, y la experiencia del siglo XX nos muestra su vulnerabilidad; creíamos que ya convivíamos armónicamente y entonces sucede la tragedia más grande de la humanidad, de modo que hay que estar atentos.

En Chile, seguramente en Costa Rica también, esto es distinto, hay una democracia muy pronta, una sociedad vigorosa. ¿Por qué Costa Rica está mejor que muchos de sus vecinos? Seguramente por este mismo tipo de conclusiones, como puede ser también aplicable esta misma idea al caso de Chile, y no tiene que ver esto con la riqueza natural de los países; en muchas ocasiones la riqueza natural es un perjuicio, no están mejor, ni viven mejor los países naturalmente más ricos; eso de que haya en el subsuelo un tesoro, lo único que hace en esos países es crear malos hábitos y ninguno de ellos va muy bien.

El ultimo mensaje que yo querría dejar aquí sobre la mesa, es que tenemos que luchar por este orden de libertad y donde sea concebido. Felicito a Costa Rica por tenerlo en grado sumo, pues debemos defenderlo todos los días como ciudadanos activos; el Ministro de la Presidencia lo recordaba hace un rato, que la participación hoy es una participación no pasiva, sino activa; ese ciudadano, consciente de sus derechos, que los exige y que quiere que cuenten con él, tiene que estar muy activo para que ninguna locura pueda hacernos retroceder y perder de estos grandes avances que nos han permitido conseguir realidades, como somos las sociedades democráticas liberales avanzadas del mundo occidental.

Japón, por ejemplo, era un erial, pero se puso a trabajar y, el Estado, para atender los servicios públicos, tenía que cobrar impuestos y dar servicios, y no disponía de petróleo para pagarlos. También están los ejemplos de las sociedades asiáticas: “bienaventurados sean los pobres”, dicen algunos que escriben estas cosas, observando de lo que han sido capaces estos países con muy poca riqueza natural, pero tuvieron líderes que son capaces de orientarlos; este es el caso del Presidente de Corea del Sur.

Muchas gracias.

En Costa Rica, el liderazgo como el del ExPresidente Figueres y de otras figuras eminentes, ha contribuido a una opción clara por este régimen político, por estas ideas de convivencia que son el futuro esperanzador de la humanidad. Tenemos que luchar para que en todo el mundo prevalezcan estos modelos de convivencia y que sean la antesala de una especie de gobierno mundial; el otro paso es conseguir una distribución equitativa de la riqueza, como las que han conseguido los gobiernos de países occidentales con fórmulas socialdemócratas, en otro caso con fórmulas de inspiración cristiana y con este tipo de planteamientos de armonización entre el genio creador de la iniciativa individual y de la economía del mercado, como lo decía muy bien Octavio Paz, y las necesidades de los más desfavorecidos a los que el mercado no satisface.

“Tenemos que luchar para que en todo el mundo prevalezcan estos modelos de convivencia y que sean la antesala de una especie de gobierno mundial; el otro paso es conseguir una distribución equitativa de la riqueza”.

Seremos capaces de avanzar en la dirección de un gobierno mundial democrático y liberal que permita, también, traer la justicia al mundo, esa justicia que prácticamente en los países avanzados de Occidente se ha conseguido a altos niveles y que hace que esas sociedades se consideren ciudades habitables y muy dignas, porque las necesidades

21


Las contradicciones del capitalismo:

Panelistas: Fabían Volio. Analista constitucional. (Transcripción)

Pero de seguido surgieron los males del capitalismo, que nos acompañan hasta nuestra era, tan graves y profundos como nunca; la libertad de empresa significaba y significa la posibilidad de acumular riqueza y la riqueza permitió ejercer el poder político.

“En Costa Rica, nuestra visión política, planteada a partir de la revolución de 1948 y compartida por el núcleo de todos los movimientos políticos, era transformar los empleados en propietarios y no simplemente a los indigentes en asalariados”.

Esta ecuación, “libertad económica = concentración de la riqueza”, sigue siendo el dilema en la era de la información, como se denomina a la nuestra; a la fecha, por más que se esconda, “Esta ecuación, hay una tensión intrínseca entre “libertad económica = la libertad capitalista y la justicia concentración de la social y cito: “el mercado no riqueza”, sigue siendo entiende más lenguaje que el de el dilema en la era los números”, para emplear los de la información”. términos de Habermas, utilizados por el profesor Romay.

Haré unos breves comentarios sobre la realidad de Costa Rica, porque me parece que las ideas del profesor Romay sirven para demostrar el éxito parcial de Costa Rica, al haber intervenido las fuerzas del mercado para permitir una mejor distribución de la riqueza. El profesor Romay inicia su conferencia con una máxima y cito: “cualesquiera que fueran sus causas estructurales, la libertad surgió en Occidente de una serie de luchas de poder, las consecuencias de estas luchas se incrustaron en el centro de la vida occidental, dando lugar a una presión cada vez mayor a favor de la libertad individual”.

La reforma neoliberal: La riqueza se ha concentrado en todo el planeta, muy a pesar de la reforma neoliberal impulsada simultáneamente por los presidentes Reagan en los Estados Unidos de América y Thatcher en Gran Bretaña, a partir de 1980, aproximadamente.

Describe luego la evolución de la libertad en Grecia, Roma y el resto de Europa; la importancia de los grupos que combatieron la concentración de la fuerza, el papel de la Iglesia, los señores feudales, los protestantes, el pueblo de Francia en 1789 o, antes, el movimiento del constitucionalismo británico de 1688.

Esta contrarrevolución conservadora surgió de la hipertrofia estatal causada por las desviaciones ideológicas de los socialdemócratas, que se permitieron el lujo de asociar el concepto de distribución de la riqueza y de oportunidades para todos, con la ineficiencia burocrática; ninguno de estos vicios formaba, en realidad, ni forma parte de esa ideología social demócrata o socialcristiana original. Son desviaciones que aprovecharon los conservadores para tomar el poder.

El hilo conductor de la conferencia es presentado como la restricción del poder de los gobernantes y de la organización del gobierno en sí. Cuanto más restringido y regulado sea el ejercicio del poder, más libertad, individual habrá; es relevante para nuestra realidad, el debate entre el capitalismo y el socialismo democrático surgido en Gran Bretaña y Alemania a principios del siglo XIX. El capitalismo, como explica el profesor Romay, permitió que surgiera “una nueva clase de hombres ricos y poderosos, que no debían su riqueza a la cesión de tierra por parte de la corona, sino a una actividad económica independiente”. En un primer momento esta clase ayudó a romper los viejos esquemas monárquicos y promocionaron el desarrollo de reglas económicas y legales amplias y universales que destruyeron muchos privilegios y castas sociales.

El ataque a la ineficiencia estatal y a la necesidad de multiplicar la producción y, en general, de aumentar la actividad económica de nuestros países es el escudo que ha permitido a los conservadores desmantelar las pocas regulaciones de mercado que facilitaron la reivindicación de los pobres y dieron pie a la formación de la clase media de la que hoy habla el profesor Romay, quien propone debe ser la meta de toda sociedad libre; eso es lo que estaba haciendo el viejo Estado de libertad, y “No creo que el es lo que ha permitido a Costa Estado benefactor haya Rica sobrevivir a la oleada capidesincentivado a talista y a no estar tan maltrecha como otras naciones. Por ello, las clases empresariales, se limitó la velocidad no creo que el Estado benefactor con la que se podía haya desincentivado a las clases concentrar la riqueza, empresariales, se limitó la velocique es otra cosa”. dad con la que se podía concentrar la riqueza, que es otra cosa.

22


Pero estos problemas son nuevas manifestaciones del mismo fenómeno subyacente y representan etapas diferentes en la evolución de una sociedad; no por eso debemos regresar al capitalismo del siglo XIX. Si para Carl Popper el alivio del sufrimiento y la injusticia son el principio supremo de la función pública, nos preguntamos ¿cuál es la diferencia entre el sufrimiento causado por la concentración de la riqueza en el siglo XIX, en el siglo XX o en el siglo XXI?

Pero, ¿qué pasó entonces, si la solución era disminuir la ineficiencia estatal creada por los errores de los socialistas democráticos? En realidad se restituyó la fuerza original del capitalismo bajo modalidades de privatización de empresas estatales, supresión de regulaciones, supresión de impuestos y de aranceles y, ahora, la suscripción de tratados de libre comercio, pero no se fortaleció el papel del Estado como intermediario entre ricos y pobres. “La lucha por la distribución de la riqueza no puede limitarse a la redistribución de posibilidades, ni simplemente el acceso al trabajo”.

El capitalismo restringido por el Estado es la fórmula que tanto éxito ha tenido en Costa Rica, con todo y el retroceso causado a partir de “El capitalismo 1968 por la ideo-logía conserrestringido por vadora. Por eso, presenciamos el Estado es la hoy el clamor por una regresión a fórmula que tanto una más fuerte y rígida intervenéxito ha tenido ción del poder económico que en Costa Rica”. tiene mayor influencia hoy sobre el poder político.

Tampoco estoy de acuerdo con la visión de la tercera vía del británico Anthony Giddens, como sustituto del problema primigenio del capitalismo; la lucha por la distribución de la riqueza no puede limitarse a la redistribución de posibilidades, ni simplemente el acceso al trabajo.

De empleados a propietarios: Injusta distribución de la riqueza e ingobernabilidad:

En Costa Rica, nuestra visión política, planteada a partir de la revolución de 1948 y compartida por el núcleo de todos los movimientos políticos, era transformar los empleados en propietarios y no simplemente a los indigentes en asalariados.

Esto nos lleva al tema central de la conferencia de hoy, la relación entre la injusta distribución de la riqueza y la ingobernabilidad que sufren los gobiernos electos democráticamente.

Creo que la tesis original es más ambiciosa que bajar el empleo, pero mantener las empresas en las mismas manos - y cada vez en menos manos, diría yo- es una tesis que no se adapta a nuestra realidad, talvez sí a Europa.

Cualquier ciudadano de Latinoamérica sabe que la reconquista de la democracia electoral y la supresión o regulación apenas inició el camino de la democracia formal, pero a pocos meses o años, nuestros países vuelven a sufrir convulsiones aparentemente incompatibles con procesos electorales limpios. Claro está, se regresó a la democracia electoral, pero hemos avanzado muy poco en la distribución de la riqueza.

Nadie podría negar que el conocimiento sea una de las mejores y más independientes herramientas de distribución de la riqueza y de movilidad social, puesto que los pobres pueden dejar de ser empleados iletrados, para ser empleados profesionales y, con suerte, algunos hasta empresarios; pero ¿qué hacemos si una inmensa mayoría no pasa a ser empresaria y ni “¿Qué hacemos si una siquiera accionista del mercado? inmensa mayoría no El problema regresa al origen, la pasa a ser empresaria lucha por la distribución de la y ni siquiera accionista riqueza es el principal reto de la del mercado?”. democracia del siglo XXI.

Existe ingobernabilidad bajo el “Existe más puro ambiente democrático ingobernabilidad electoral, hemos aprobado nuebajo el más puro vos tribunales electorales, tribuambiente democrático nales constitucionales, defensoelectoral”. rías de los habitantes y otras instituciones dirigidas a proteger al ciudadano de abusos u omisiones de la masa burocrática; hablamos de la necesidad de adoptar instituciones de la democracia directa como solución para todos los males, mas ninguna de estas instituciones modifica el funcionamiento del capitalismo en su componente esencial, la concentración de la riqueza.

Por otra parte, creo que los problemas urbanos son diferentes hoy, la lucha por salarios mínimos, por horarios regulados, por condiciones de empleo saludables del pasado, es sustituida por la protección de los derechos del consumidor, la protección del ambiente como concepto universal de todo nuestro quehacer, el combate contra la impunidad, contra la irresponsabilidad estatal, por una mayor seguridad ciudadana, etc.

Concuerdo con la necesidad de fortalecer el imperio de la ley, la separación de poderes y la protección de los derechos fundamentales a la libre expresión, reunión y disfrute de la propiedad privada, entre

23


“La corrupción no es una patente registrada del Estado”.

impuesto una nueva moral estatal, no protege militares golpistas, no defiende torturadores, más bien ha abierto los centros de tortura para que los vea el pueblo, se ha enfrentado a las políticas conservadoras de los organismos internacionales, fomenta la austeridad y la responsabilidad de los funcionarios públicos. Es esta nueva moral el motor de la gobernabilidad argentina y, a su vez, la ausencia de esta moral, el motor de la ingobernabilidad de otras naciones.

otros, que se les atribuye a las democracias avanzadas. Y su gran mal, la corrupción, que causa tanto daño, como la concentración de la riqueza desde la empresa privada, no es una patente registrada del Estado.

Una sociedad más igualitaria: Talvez debemos ver el problema como dos manifestaciones del mismo fenómeno, puesto que una sociedad decidida a terminar con el sufrimiento y la injusticia de la pobreza debe aprovechar las fuerzas del capitalismo para mantener la creación constante de la riqueza, a la vez que dispone de todas aquellas regulaciones La defensa de los valores morales como sean necesarias para evitar los monopolios y otras perversiones del libre mercado.

De Brasil se puede decir lo mismo, un presidente de origen muy humilde dirige el gobierno hacia la consecución de la felicidad popular; es respaldado por la gran mayoría de este país-continente, no ha necesitado de reformas institucionales espectaculares, ni más cosas que la voluntad de dirigir el gobierno hacia las mayorías y con honestidad. A la par, en Venezuela, se predica una revolución popular, pero se actúa como un gobierno autoritario, un ejemplo de ingobernabilidad bajo reglas democráticas formales.

Además, el mejor y más honesto uso de los recursos públicos garantiza que sean un instrumento de bienestar común y no otra fuente de enriquecimiento personal. En mi opinión, la tesis del Estado interventor no ha perdido vigencia, como sí la tesis de los privilegios “Una sociedad más privados y públicos; todo parece igualitaria, sin indicar que nos dirigimos hacia una populismo y sin sociedad más igualitaria, sin popucapitalismo salvaje”. lismo y sin capitalismo salvaje.

Combatir la ineficiencia Ahora bien, abordado el problema moral, claro está, resta librar una batalla campal, diría yo, por la prestación eficiente de servicios públicos. La ineficiencia tolerada por los gobiernos para no descender en las encuestas, o como medio para enriquecimiento ilícito de los allegados causa tanto daño a la gobernabilidad, como el sistema económico capitalista.

Sobre estas ideas el profesor Romay admite que los países pobres carecen de un fácil acceso a los mecanismos de propiedad; sin propietarios, no hay crecimiento económico, la justicia social implica más riqueza, más producción, pero mejor distribuida; es una premisa del desarrollo del siglo XXI.

Ninguna tesis política progresista ha propuesto nunca la ineficiencia administrativa como medio de la distribución de la riqueza y por ello debe ser combatida por los conservadores y por los defensores del estado social de derecho.

La moral estatal y la gobernabilidad: Volviendo a nuestros fueros, la causa de la ingobernabilidad no es única; es principalmente la desviación desde el Estado de los fines de la sociedad; no debemos buscar la solución al problema en los modelos electorales o la distribución de las funciones de los órganos del gobierno propiamente dicho; la legitimidad democrática es mucho más que eso y la prueba actual “La defensa de los son los espectaculares resultavalores morales dos de los gobiernos de de la democracia es Argentina y Brasil: el presidente el principal vehículo Kirtchner ha demostrado que la de legitimidad”. defensa de los valores morales de la democracia es el principal vehículo de legitimidad, no ha necesitado de asesores norteamericanos, ni campañas de publicidad, simplemente ha dirigido el gobierno hacia la protección de los ciudadanos más pobres. Ha

“La ineficiencia debe ser combatida por los conservadores y por los defensores del estado social de derecho”.

Alianza de proderosos y respuesta democrática: Me separo de las conclusiones del profesor Romay cuando afirma que el problema de Latinoamérica durante la mayor parte del siglo XX fue la restricción de la clase empresarial; por el contrario, creo que en casi todos nuestros países la clase empresarial ha sido la más interesada en fomentar los ejércitos para impedir el cambio social; en épocas anteriores, algunas de sus acciones fueron impedir la reforma agraria y el ejercicio de los derechos de los más

24


Carlos Vargas Pagán. Ex diputado y ex ministro de Planificación. (Transcripción).

pobres. El estado de bienestar no es el resultado de una alianza entre grupos poderosos, los ejércitos y el Estado, es más bien una respuesta democrática ante esas alianzas.

“América Latina tiene que hacer todas las reformas neoliberales que intentó en el pasado, en la década de los noventa, las cuales hizo a medias y mal, pues se asoció a procesos de corrupción en los que se deslegitimó. Ahora se deben hacer bien hechas las cosas, pero el problema es con qué clase política y mediante qué sistema institucional, si la clase política y el sistema institucional democrático se desacreditaron en el proceso de privatizaciones sucias y fallidas”.

Derechos humanos, democracia y equidad: Sí es verdaderamente relevante para mí la afirmación del profesor Romay, de vincular el respeto de los derechos humanos con el grado de igualdad que existe en una sociedad. Volvemos al dilema moral de Popper que él citó, porque la injusticia social causa una trasgresión transversal de los derechos “Cuantos más derechos humanos, sobre todo para los humanos, sean más desposeídos; cuantos más respetados, más derechos humanos sean democracia y equidad respetados, más democracia y habrá en una equidad habrá en una sociedad sociedad libre”. libre.

Me parece que la forma de abordar mi exposición sería en dos grandes temas; en el primero trataré de precisar las tres o cuatro tesis básicas de la exposición de Don José Manuel, para extraer de ellas herramientas que podamos aplicar a la realidad latinoamericana, para ver cómo mejoramos el análisis de la gobernabilidad o cómo se está produciendo ese fenómeno.

Para terminar, reitero los conceptos del profesor Romay y cito: “la gobernabilidad democrática puede concebirse como la capacidad de un sistema social democrático para autogobernarse, que depende de la armonización entre la economía de mercado como expresión del genio creador y de la iniciativa individual, y las necesidades de los más desfavorecidos que el mercado no satisface”.

Y con el pecado que significa toda simplificación, me parece que en su ponencia y en su exposición tiene tres o cuatro tesis básicas que me voy a tomar la licencia de precisar, con algunos ejemplos que él no pudo citar, porque el tiempo es inclemente y se le agotó, pero hay ejemplos muy ricos,que él cita en su ensayo.

Su propuesta de concebir una nueva alianza entre la constitución liberal y la reforma es particularmente apropiada hoy, porque nos permite distinguir entre los fines de nuestra sociedad y los miedos para alcanzarlos. Los fines siguen siendo los mismos; después de la oleada conservadora o neoliberal debemos ser muy creativos para adoptar nuevos medios de lucha por la justicia social. El respeto de este principio será el elemento principal para restituir la gobernabilidad de nuestras democracias.

Me parece que en un primer segmento de su exposición, Don José Manuel establece claramente un proceso de la historia de la libertad y nos hace un recuento histórico que viene desde Grecia, Roma, la Edad Media, la aparición del capitalismo, la tensión congénita que genera el cristianismo entre las civites dei y este mundo de los mortales, la conformación de los Estados naciones, el movimiento constitucionalista inglés, para llegar al siglo XIX, donde se van conformando los Estados predemocráticos europeos, la aparición de la social democracia del siglo XX y del social cristianismo, el Welfert State y la caída del muro de Berlín; es decir, nos da una visión amplia de la historia de la libertad.

Muchas gracias.

Los conceptos de libertad: Considero que ese es un punto que está claramente establecido en su exposición, del que yo hago dos acotaciones: en esa historia hay dos visiones de la libertad, la libertad de los antiguos y la libertad de los modernos. En otras palabras, para los antiguos, ser libre era participar en el espa-

25

“Para los antiguos, ser libre era participar en el espacio público; la libertad de los modernos es el derecho de no participar en el espacio público”.


poder tiene que respetar, pues le permiten al ser humano ser feliz

cio público; la libertad de los modernos es otra, es el derecho de no participar en el espacio público. Y para reducirlo a una frase, es la diferencia entre el ciudadano activo y el ciudadano pasivo. En la antigüedad se era libre porque se participaba en el espacio público, para los modernos, “soy libre porque no tengo que participar en el espacio público y me representan”, y esa facultad de representación estructura las democracias representativas.

Globalización: La tesis está muy bien planteada cuando señala que el concepto de democracia occidental moderna, en este momento, sufre varios ataques. Estas democracias occidentales están globalizadas, entonces cuando miramos al entorno de nuestras fronteras, no encontramos el estado de perfecta libertad que creemos tener, y nos encontramos con un orden totalmente imperfecto; si no, véase lo que está pasando en la realidad actual, el descalabro de las Naciones Unidas, la invasión en Irak y la injusticia permanente y manifiesta que se da en ese orden internacional, con respecto al orden cerrado de libertad dentro de un Estado-Nación.

Creo importante tener presente que sobre esa evolución de la libertad hay dos visiones, porque ambas, vigentes hoy día, demandan diversas estructuraciones del espacio público, son diferentes. Si yo demando más participación, tengo que estructurar el espacio público de forma tal que esta sea admitida; si demando esa representación, tengo que buscar mecanismos que me permitan representar mejor a la sociedad civil. Y esas dos demandas a veces son hasta contradictorias. Es un punto importante que se debe tener en cuenta para reflexionar con posterioridad sobre el problema de la gobernabilidad.

Pero esto no solo es afectado por la situación entre Estados, sino por la globalización como movimiento migratorio, donde los flujos de personas pueden desequilibrar una democracia y no solo a nivel financiero; el efecto tequila de la crisis mexicana puso de rodillas a una democracia sin que sus representantes electos popularmente tuvieran nada por decir. Por ejemplo, Lula puede ser puesto de rodillas sin que tenga nada por decir, porque la magnitud de la deuda externa brasileña es tal que Soros, en un análisis reciente, señalaba que deberían perdonarle gran parte para que esa democracia sea “Un fenómeno de viable, porque la magnitud es tal transnacionalización que la puede aplastar. Entonces, del capital de las hay un fenómeno de transnaempresas que afecta cionalización del capital de las y atenta contra ese empresas que afecta y atenta Estado-Nación”. contra ese Estado-Nación y ese orden perfecto interno.

Democracia y libertades: El segundo punto que plantea muy apropiadamente don José Manuel es lo que él llama “relación de democracia y libertad”; en este momento en el planeta, todo país que se respete y que quiera tener alguna legitimidad se declara democrático. Pero él precisa que democracia no solo es aquel sistema por el que se accede al poder en virtud de una decisión mayoritaria electoral, sino que la noción de democracia, en el mundo occidental nuestro, está precisada por algo más. Democracia no solo es el mecanismo de acceso al poder por una decisión mayoritaria, sino el ejercicio de ese poder legítimo al que se llegó electoralmente, por medio de un sistema de división de poderes, de respeto a los derechos fundamentales, mediante el ejercicio de la ley, como expresión de la voluntad popular.

Riqueza y longevidad del régimen político: Hay una tercera tesis que él plantea, la cual llama “factores de la libertad”. Se trata de una conformación de ese orden democrático en donde hay dos puntos fundamentales: el capital y la riqueza. Sobre este tema surgieron discrepancias en la mesa, yo me inclino más por el lado de Don José Manuel que por el lado de Don Fabían, pues me parece que efectivamente la creación de una economía de mercado, respecto de los derechos de propiedad, es un elemento básico fundamental y mucho más compatible con el ejercicio de la democracia, que un sistema de represión y limitación del capital.

Entonces caemos en la tesis constitucionalista del gobierno limitado con separación de poderes y esa es la noción de democracia perfecta, democracia con respeto a “Esos derechos las minorías y a los derechos funfundamentales le damentales, un orden de libertad permiten al hombre y por eso las democracias occiser feliz y ese fin tiene dentales son moralistas, finalisque alcanzarlo el tas, porque el elenco de dereejercicio del poder chos fundamentales, la li-bertad mediante el respeto de asociación, y el derecho a la de esos derechos”. propiedad son puntos que el

Sobre este tema de fondo, don José Manuel plantea tesis muy importantes, de las cuales, a manera de ejemplo, voy a citar unas frases muy ricas e interesantes que él postula en su ensayo. Él cita a

26


temas judiciales que tutelan y respetan esos derechos es consustancial y determinante en el proceso democrático. Pienso que ahí existe una coincidencia importante.

Seymour Lipset, quien en algún momento señala que la riqueza es muy importante para las democracias; no obstante, en otro momento hace una especie de análisis y cita a unos autores que hablan sobre la longevidad democrática dependiendo del nivel de la riqueza; en otras palabras, los países que tienen niveles de renta superiores a seis mil dólares per cápita son regímenes mucho más longevos, porque hay análisis estadísticos y fácticos que demuestran que en aquellos Estados que tienen rentas per cápita inferiores a mil quinientos dólares, la expectativa de vida de su régimen político llega a escasos ocho años.

La clase política y la gobernabilidad: Además, según el Banco Mundial y la CEPAL, se necesita que esa inversión venga y que se mejore la competitividad, a fin de tener claros derechos de propiedad; en otras palabras, opina que América Latina tiene que hacer todas las reformas neoliberales que trató de implementar en el pasado, en la década de los noventa, las cuales hizo a medias y mal, pues se asoció a procesos de corrupción en los que se deslegitimaron. Ahora se deben hacer bien hechas las cosas, pero el problema es con qué clase política y mediante qué sistema institucional, si la clase política y el sistema institucional democrático se desacreditaron en el proceso de privatizaciones sucias y fallidas.

Entonces, la generación de riqueza es un elemento importante en los procesos democráticos. También se pregunta ¿por qué la riqueza es buena para la libertad y la democracia? y ¿por qué se desarrollan clases sociales burguesas, separadas del poder, y el poder tiene que enfrentarse y lidiar con estas y no imponerse? Considero que con esas frases, lo que toma y resume es parte de la historia de la humanidad en la aparición de los procesos capitalistas y el desarrollo de las sociedades modernas.

Ese es el problema de gobernabilidad al que se enfrentan muchos países latinoamericanos y que con mucho acierto planteó un economista extranjero hace unos meses en la prensa nacional, llamado Toronbush: la tragedia de América Latina, la cual puede estar en vías de convertirse en estados africanos, por la incapacidad institucional y de su clase política de hacer las cosas que debe hacer y hacerlas bien. “Una clase política que Toronbush plantea el tema de la haga las cosas que deba go-bernabilidad por medio de la hacer y las haga bien”. pregunta de cómo lograr el desarrollo.

Crecimiento económico y desarrollo: También hay un tema filosófico, la compatibilidad de las economías de mercado con respecto a la propiedad privada, el respecto al capital como elemento más compatible con las democracias, así como frases: “sin inversión no hay crecimiento y sin crecimiento no se puede resolver la pobreza”. Hago hincapié en esta idea para hacer una digresión y señalar que esa afirmación de don José Manuel fue hecha recientemente por la CEPAL, en una reunión realizada en Chile y convocada “No existe ningún país por el Banco Mundial y CEPAL. latinoamericano que En esta reunión se concluye que tenga el ahorro interno no existe ningún país latinoamerisuficiente para financiar cano que tenga el ahorro interno su propio desarrollo”. suficiente para financiar su propio desarrollo.

La incapacidad de los países latinoamericanos y de su clase política e instituciones para lograr el desarrollo, hace que las sociedades reclamen urgentemente justicia y solución a sus conflictos, pero el Estado no es eficiente. Entonces, según la exposición de Don José Manuel, el esquema democrático tiene dos fuentes importantes de legitimidad: a) legitimidad democrática por acceso al poder, por medio de procesos de decisión mayoritaria, y b) legitimidad democrática mediante el ejercicio del poder de forma eficiente, respeto a los derechos humanos, con separación de poderes y con todas las características del Estado democrático.

En otras palabras, es fundamental que haya inversión externa para que se genere un proceso de crecimiento y generación de riqueza que nos permita reducir los niveles de pobreza; ningún país, por sí solo, está en capacidad de ello, afirma don José Manuel. La CEPAL y el Banco Mundial agregan que para atraer el capital se requiere de una serie de factores: uno, libre movilidad, poder ir y venir; dos, derechos de propiedad claramente establecidos en una sociedad democrática, tesis que reafirma don José Manuel en su ensayo. Entonces, el orden capitalista y la precisión de los derechos es un elemento fundamental, y el buen funcionamiento de los sis-

Crisis de gobernabilidad en latinoamérica: Los tres grandes temas planteados por don José Manuel, él los extrapola y nos brinda ejemplos: México, Chile, Venezuela y nos dice: “Venezuela, país rico, pero con el 80% de su población en nivel

27


representación idéntica que la de los mismos antiguos representantes políticos. Entonces, la conformación del espacio público, un espacio estructurado de diálogo social, se ha enturbiado; las fuerzas se han neutralizado y hay dificultad en la toma de decisiones sobre temas fundamentales, esto podemos verlo en Venezuela, sociedad bloqueada, chocando entre sí, donde el sistema institucional no provee salidas y, aparentemente, si no es a balazos o a garrotazos, esa salida no existe, porque el referéndum está en disputa en la corte.

de pobreza, donde ni las instituciones ni los hombres caminan, ahí se lo han robado todo, hasta la esperanza, lamentablemente es un país en vías de implosión”. Argentina sería como esos conceptos que nos sirven para dar una lectura de la realidad latinoamericana, rica y variada, porque tenemos un Estado que implosionó y a un Kirtshner en búsqueda de identidad y de legitimidad, tal vez con medidas económicas -para no utilizar una apreciación mía, sino del director del Instituto Latinoamericano de Berlíncondenadas al fracaso, porque lo llevan a chocar con un mundo globalizado. O una narco-democracia en búsqueda de identidad democrática, para tratar de parafrasear a Pirandello, como la narcodemocracia Colombiana que abandona el narco y trata de buscar espacios democráticos; o una economía como la brasileña, encadenada; o un caso como el peruano, donde el sistema de país desaparece. Esas son nuestras crisis de gobernabilidad y estos conceptos nos ayudan a leer y a tratar de comprender nuestra propia realidad.

Entonces, los sistemas institucionales no permiten que las sociedades diriman sus conflictos sociales y, en muchos casos, la pérdida de identidad de los partidos políticos les quita fuerza en su función de interlocutores válidos y aparecen nuevas fuerzas. Por esto el diálogo político debe reestructurarse, debe realizarse una reingeniería de ese diálogo. La obligación de pensar ese nuevo diálogo ha hecho que en nuestro país surjan distintas propuestas; algunos hemos creído, desde hace muchos años, que la institu- “La institucionalización cionalización del diálogo social del diálogo social debe articularse de forma clara y debe articularse ordenada, en el espacio público de forma clara nacional, mediante la creación de y ordenada, consejos económicos y sociales, en el espacio público al estilo de la constitución francenacional, mediante la sa; un espacio de representación creación de consejos social que se incorpore al fenóeconómicos y sociales”. meno de toma de decisiones políticas del país.

Considero que esos conceptos nos tienen que servir como elementos esclarecedores en este análisis; en la mayoría de estos países se ha perdido, básicamente, la representatividad política, y hay un proceso de pérdida de valor de las instituciones. Don José Manuel señala que los latinoamericanos, en porcentajes mayoritarios, creemos en la democracia, pero “Creemos que la es mucho menor el porcentaje democracia es buena, que cree en su eficiencia. pero sabemos que no Creemos que la democracia es está sirviendo para buena, pero sabemos que no resolver nuestros está sirviendo para resolver problemas”. nuestros problemas.

En Costa Rica se han vivido algunas experiencias, tal vez no las más felices, pues no ayudan a perfeccionar esa estructura del espacio público, sino más bien lo confunde; se trata de la creación de comisiones mixtas de forma antirreglamentaria; comisiones mixtas legislativas en las cuales se sientan representantes de la sociedad civil, prácticamente en igualdad de condiciones y escogidos ad hoc, con representantes políticos del proceso electoral. Pero esta no es la mecánica más adecuada para estructurar un debate público nacional, porque esos interlocutores responden a dos legitimidades de carácter distinto, una sociológica y otra de tipo político.

Hay desafiliación partidaria, eclosión y desbaratamiento de los partidos políticos. Entonces, como consecuencia de este fenómeno, de esta afectación, aparecen mayorías invertidas: gana un presidente que no tiene control en su parlamento y pensamos que eso es muy democrático, pero lo que se establece son sociedades bloqueadas, con incapacidad para la toma de decisiones, una especie de cartografía social, donde se cree que todo el mundo debe estar representado, pero lo grave es nuestra imposibilidad de tomar decisiones.

Muchísimas gracias.

Nuevos actores sociales y diálogo político: A la par de ese debilitamiento de las instancias representativas, surgen nuevas legitimidades y nuevos actores; antes los llamábamos grupos de interés, ahora los llaman sociedad civil. Grupos de actores que andan buscando su beneficio y su interés particular y que exigen sentarse a título de

28


El estado y el derecho:

Christian Hess Araya. Abogado y Letrado, Sala Constitucional. (Transcripción).

¿Qué tienen que ver el Estado y el Derecho en este escenario? Me parece que la misión fundamental del Estado, en una sociedad de seres libres, tiene que ser la de arbitrar permanentemente la coexistencia social, y garantizar equidad, armonía y solidaridad en las relaciones sociales, para hacer posible el pacífico discurrir de la convivencia conjunta.

“La clave para crear y consolidar la gobernabilidad democrática consiste en rescatar y reexplorar el concepto de la tensión entre autoridad y libertad, a fin de restituir el papel del Estado a su justa dimensión y que, sobre todo, traiga nuevamente al primer plano el papel de la libertad individual y de la supremacía de los derechos fundamentales como valor supremo y eje en torno al cual está constituida nuestra sociedad”.

“La misión fundamental del Estado, en una sociedad de seres libres, tiene que ser la de arbitrar permanentemente la coexistencia social, y garantizar equidad, armonía y solidaridad”.

Si se me permite la metáfora prosaica, pero efectiva, el papel del Estado no es esencialmente diferente del que tiene el árbitro en un partido de fútbol, quien debe ejercer su autoridad para asegurar el juego limpio dentro de una cancha que está demarcada, más o menos claramente, por las reglas del Derecho, pero en ningún encuentro futbolístico que merezca ese nombre, podemos olvidar que el protagonista principal nunca es el árbitro y, por eso, es importante hablar de gobernabilidad democrática, porque la frase sitúa la discusión en el contexto correcto. En efecto, me parece que el repetido lamento de algunas de nuestras autoridades políticas, en el sentido de que asistimos a un continuado deterioro de la capacidad para gobernar, de alguna manera me suena como al árbitro que se queja de que no lo dejan jugar, cuando ese no es su papel.

El tema que se nos plantea es la gobernabilidad democrática en la nueva realidad latinoamericana, y mi misión es poner en el contexto de la realidad nacional los conceptos principales expuestos por el Dr. Romay. El título de este panel me parece muy adecuado, porque aunque lo que quizás primero trae a la mente es el problema de la gobernabilidad política o, más exactamente, la ausencia de ella. Plantear la cuestión en términos de gobernabilidad democrática nos brinda una magnífica oportunidad para reflexionar, aunque sea brevemente, sobre el papel fundamental del Estado y del derecho en las sociedades democráticas, y cómo se representa día con día en estas el drama de la perenne tensión entre autoridad y libertad. La libertad, prerrequisito de la felicidad: Después de varios años de ejercer la docencia universitaria en los niveles de pregrado y posgrado, estoy disfrutando inmensamente la oportunidad de impartir un curso introductorio de Derecho Público. Por ejemplo, inicio por la angustiosa y existencialista cuestión de por qué estamos en este mundo, y después de debatir el tema un rato con los estudiantes, ellos no parecen tener mayor reparo en coincidir conmigo en que a este mundo venimos esencialmente para ser felices y que la felicidad implica que cada cual pueda diseñar y luego buscar una realización del plan de vida, que nos lleve hacia las metas que nos hayamos fijado, en forma personal.

Papel del estado: No deseo ser malinterpretado en el sentido de que creo en un “El Estado puede papel eminentemente pasivo del y debe ejercer una Estado en la vida social y función niveladora económica, el exeter decide las asimetrías monónico ha quedado muy que caracterizan atrás; por el contrario, creo en el a las entidades Estado social de derecho, si es capitalistas”. que por ello entendemos que el Estado pueda y deba ejercer una función niveladora de las asimetrías que caracterizan a las entidades capitalistas; porque me parece -si fuera cierta la cita que nos hace el profesor Romay y que recogió también mi antecesor en la palabra, de parte de Lipset, sobre la existencia de una correlación directa entre riqueza y perdurabilidad de una nueva democracia-, que nuestro país no debería ser la estable y sólida democracia que es hoy, puesto que nunca ha tenido los niveles de ingreso per cápita que, de alguna manera, siendo cierta la propuesta, deberían explicar la solidez y la estabilidad de la democracia nacional.

A partir de ese momento, convenimos en que eso solo es posible en libertad; o sea, la libertad es el prerrequisito sine qua non de la construcción de un camino personal hacia la felicidad, pero del mismo modo convenimos que de la mano de la libertad y de su representación moral, que es el libre albedrío, marcha el concepto de la responsabilidad, solamente en virtud de la cual se nos pueden imputar, en justicia, las consecuencias buenas o malas de las decisiones que tomemos en la ejecución de nuestro plan personal de vida.

29


Definitivamente, esto último más bien podría contribuir a acentuar la ingobernabilidad política, en vez de lo contrario. Otro ejemplo, a propósito del actual proceso de elección o reelección de los titulares de la Contraloría General de la República, son algunas iniciativas de las que he oído hablar, en el sentido de que apuntan hacia una mayor autonomía institucional de la Contraloría en relación con la Asamblea Legislativa. No dudo de los buenos propósitos de una propuesta de este tipo, tendientes a distanciar a ese órgano técnico de los juegos políticos electorales que arden en el Congreso; sin embargo, me parece que la orientación correcta debería ser más bien la opuesta, pues se requiere afianzar el papel auxiliar e instrumental de la Contraloría respecto de la Asamblea Legislativa en su labor de vigilancia de la Hacienda Pública.

No creo en un Estado que se inmiscuya en los espacios de libertad individual. Hace algún tiempo publiqué un comentario en la prensa titulado Cuándo no legislar, en el que recogiendo los conceptos expresados anteriormente sentaba el principio de perogrullo de que el Parlamento debe legislar no sen“El Parlamento cillamente porque puede, sino debe legislar porque debe. Un ejercicio de no sencillamente autocontención así planteado es porque puede, esencialmente importante en un sino porque debe”. ambiente de gobernabilidad democrática porque contribuye a centrar el enfoque en el papel del Parlamento como contralor político supremo de la Nación, ante el cual todas las restantes instancias de poder están llamadas a rendir cuentas permanentemente.

Tensión entre autoridad y libertad:

Democracia directa o indirecta:

La clave para crear y consolidar la gobernabilidad democrática consiste, a mi juicio, en rescatar y reexplorar el concepto de la atención entre autoridad y libertad, a fin de restituir el papel del Estado a su justa dimensión y que, sobre todo, traiga nuevamente al primer plano el papel de la libertad individual y de la supremacía de los derechos fundamentales como valor supremo y eje en torno al cual está constituida nuestra sociedad. Coincido con el enfoque que hacía mi colega, el Dr. Fabián Volio, en cuanto al sentido del papel eminentemente moral del Estado y de los gobernantes, en la creación y consolidación de una verdadera gobernabilidad democrática.

Desgraciadamente, algunas tendencias recientes parecieran marchar en el sentido contrario y explican en alguna medida ese fenómeno de la tan traída y llevada ingobernabilidad; por ejemplo, algunas reformas constitucionales recientes, de muy buena fe sin duda, como la que se le hizo al artículo 9 de la Constitución, buscan profundizar los mecanismos de participación ciudadana, pero a la postre podrían más bien minar el papel del Parlamento y de los partidos políticos en él representados como interlocutores calificados de la voluntad popular, porque si nosotros partimos de que nuestra democracia es representativa, pero al mismo tiempo queremos fomentar la participación directa de la ciudadanía en la toma de “O es democracia decisiones políticas fundamendirecta, con máxima tales, parecería que estuvieparticipación popular, ramos en una insoluble antinoo es democracia mia. Una de dos, o es democraindirecta, donde cia directa, con máxima particilos partidos y el pación popular, o es democracia Parlamento son indirecta, donde los partidos y el los centros Parlamento son los centros funfundamentales en la damentales en la toma de decitoma de decisiones”. siones.

Gracias.

Paradójicamente, tan solo hace unos pocos años, en 1996, habíamos aprobado otro conjunto de reformas constitucionales dirigido a acentuar la democracia de partidos, lo cual nos permite darnos cuenta que en nuestro país lo que pareciera estar faltando es un proyecto claro de qué clase de democracia es la que queremos. ¿Queremos una democracia de participación directa o queremos una democracia de partidos, por lo cual promulgamos reformas constitucionales contradictorias entre sí?

30


dadanía, sus tres manifestaciones: los derechos civiles, los derechos políticos, hasta alcanzar la fase de los derechos sociales, en sentido amplio, que estarían refiriéndose a una noción de ciudadanía activa, parte fundamental de un proceso de construcción de gobernabilidad y de la democracia misma y, si lo vemos en su contexto, tal vez considerando otras “El déficit democrático, experiencias políticas, uno podría en términos de espacios pensar que el déficit democrátipluralistas de amplia co, en términos de espacios pludeliberación, ralistas de amplia deliberación, participación y rendición participación y rendición de de cuentas, estuvieron cuentas, estuvieron en la base de en la base de la caída de la caída de las autoproclamadas las autoproclamadas democracias populares, lo cual democracias populares”. estuvo vinculado al socialismo realmente existente.

Manuel Barahona. Profesor de la Escuela de Sociología de la Universidad Nacional. (Transcripción) “Hay una sobrevaloración del rol de reforma económica, vista en términos de una perspectiva de apertura como tal, en un momento de revisión del consenso de Washington; considero que habría que calificar un poco más la naturaleza de la reforma económica y ponerla en términos de balance con las, también necesarias, reformas sociales y políticas”. Ustedes saben que los comentaristas previos son de amplia trayectoria jurídica. En mi caso, voy a intentar una lectura más sociológica de algunos aspectos que están contenidos ahí, aunque obviamente los tres compañeros, más allá de lo jurídico, han incursionado en el ámbito político.

Si completamos un poquito la historia, vemos que hay un panorama que en Occidente tiene que ver con las luchas, con las aspiraciones de los movimientos sociales por ampliar los derechos humanos hacia esta idea de una ciudadanía más plena y activa; pero también, por el otro lado, en lo que fue la caída del bloque socialista, ocurrió un déficit democrático que tal vez se relaciona con la aspiración de ampliación de los derechos ciudadanos, cuando en la base de las concepciones estaba, por ejemplo, el tema de la dictadura del proletariado y no tanto una aspiración o una idea propiamente democrática.

Desde el punto de vista jurídico, nada más me gustaría compartir que me parece que el tema de la recuperación del constitucionalismo, en su acepción clásica de la filosofía política del siglo XVII, es una idea bastante relevante en los procesos contemporáneos. Quisiera ahora ahondar en el hilo conductor de esta ponencia. Tengo la dificultad de que algunos aspectos a los que me referiré no fueron abordados propiamente en la presentación del Dr. José Manuel Romay, pero me baso en su ensayo.

Desacuerdos con Romay:

Para llegar a la gobernabilidad democrática que es eje del tema, el autor hace un interesante recorrido por una serie de conceptos complejos: libertad, democracia y gobernabilidad, como fuimos ubicándolos desde la Grecia clásica, y la conclusión que también ha sido señalada es que la gobernabilidad “puede concebirse como la capacidad de un sistema social democrático para autogobernarse, enfrentando positivamente los retos y oportunidades que tenga planteados” y plantea justamente un tema de capacidad, de conducción, de autorregulación en el orden de la vida social.

En cuanto al hilo conductor de la ponencia, me gustaría hacer algunos comentarios críticos. Si bien coincido en que las grandes líneas de argumentación y la tesis del doctor José Manuel Romay son bastante concisas y claras, los puntos en los que tendría alguna reserva tienen que ver con lo siguiente: o

Libertad, democracia y derechos: Del recorrido que hace don José Manuel, cabe concluir que la libertad, como él lo señala explícitamente, y la democracia en Occidente, a mi parecer, surgieron de una serie de luchas de poder; o sea, ambas se desarrollaron paralelamente. Es posible que si nos quedáramos como en la escena contemporánea o en el periodo más reciente, el tema de libertad y democracia, el tema de los movimientos sociales, como señala Fabián en su intervención, serían los más ligados a la ampliación de los derechos humanos, lo que Marshall llamaba la ciu-

31

Me parece que en el texto hay una sobrevaloración del rol de reforma económica, vista en términos de una perspectiva de apertura como tal, en un momento de revisión del consenso de Washington; considero que habría que calificar un poco más la naturaleza de la reforma económica y ponerla en términos de balance con las, también necesarias, reformas sociales y políticas, aunque “La reforma económica ciertamente coincidiría con el debe ponerse en términos Dr. Romay en que la reforma de balance con las, económica eventualmente también necesarias, podría ser el detonante de reformas sociales estas, pero me parece que se y políticas”. requiere, simultáneamente,


también obviamente es necesario ir hacia formas avanzadas de democracia participativa. Y una digresión en esta línea es que posiblemente no podríamos soslayar el impacto de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, básicamente la “Consolidar la democracia internet. Así como el autor lo representativa, pero expresa al referirse a este camino también es necesario ir democrático desde la antigüe- hacia formas avanzadas dad, podríamos decir que esta de democracia aspiración por el ágora de la participativa”. Grecia Clásica, sería virtualmente viable mediante la internet.

ese balance, esa articulación de los tres procesos, lo cual da muestras también de la dificultad de esta experiencia. o

o

Un pasaje del texto señala, casi literalmente, que la socialdemocracia llega casi a término a finales del siglo XX; el planteamiento en sí mismo es excesivo, a no ser que estemos pensando en las formas clásicas de la socialdemocracia. En cierta forma, este movimiento político se viene reinventando desde finales del siglo XIX y ahí tendríamos una muestra de vitalidad; incluso, como se reconoce en el texto de la tercera vía de Giddens, es una manera de repensar las contribuciones de este movimiento político durante las últimas décadas y quizás esa es una dificultad propia de todos los partidos y movimientos políticos que están interviniendo en los espacios democráticos actuales, porque hay un cambio fuerte en los actores sociales, en los intereses que deben ser representados y eso implica, tanto para la socialdemocracia como para otros formatos de representación política, un reto muy interesante que tiene que ver con la construcción de capacidades de gobernabilidad.

Ahora, reconocida la democracia, el autor justamente hace alusión al Barómetro Latino, donde los ciudadanos reconocen la democracia como el mejor sistema político de hacer las cosas, pero en democracias emergentes y en el mundo en desarrollo se experimentan formas “Hacer que la democracia incompletas de democracia, y allí funcione bien y genere el reto planteado es hacer que la frutos en lo económico democracia funcione bien y y en términos del genere frutos en lo económico y bienestar”. en términos del bienestar. Sin embargo, eso plantea una cuestión clave en materia de gobernabilidad, pues la democracia no solo sería buen gobierno, sino que requeriría de una inversión en el sentido del perfeccionamiento de su institucionalidad, pero tam“Perfeccionamiento de su bién de lo que sería la articulación institucionalidad y de la inversión social, todo el gasto redistributivo para gasto redistributivo para potenciar potenciar el bienestar”. el bienestar de la ciudadanía, y me parece que ese es uno de los desafíos más relevantes en términos de la reforma económica necesaria, para que el funcionamiento de la democracia plantee esos frutos que le den sostenibilidad, y credibilidad, junto a los espacios de lucha contra la corrupción, etc.

Me parece que hay una valoración muy positiva del ascenso y dominio de los Estados Unidos, en lo que el autor llama una inevitable vía hacia la democratización; ahí mi reserva fundamental tiene que ver con el riesgo del papel que está cumpliendo Estados Unidos. Don Carlos Vargas señalaba el tema de Irak y de las condiciones más recientes, donde esta potencia está prácticamente apuntando a un mundo unipolar, donde ellos se toman algunas atribuciones que los colocan por encima del sistema de las Naciones Unidas. Por eso, más que un rol positivo en ese camino inevitable hacia la democratización, me parece que en el proceder, sobre todo de la Administración Bush, tenemos un riesgo para los procesos de la democracia a nivel internacional, y posiblemente la democracia estadounidense requiera de su propia reforma.

Finalmente, los tres factores que apunta el autor: fortalecimiento constitucional, desarrollo económico y seguridad jurídica, precisamente serían los baluartes de una gobernabilidad moderna, sustentada en una aspiración por el bienestar de la ciudadanía.

Desafíos de la gobernabilidad democrática:

Para concluir, me gusta mucho un pasaje que aparece en la ponencia, y cito “la comprensión del pasado puede ayudarnos a garantizar el futuro”; por supuesto, aspiraríamos a que ese factor futuro nos acerque cada vez más a democracias plenas capaces de leer críticamente la historia presente y nos permita enfrentar este conjunto de retos formidables con que topan las democracias más consolidadas, pero también las democracias emergentes.

Me gustaría hacer algunas reflexiones sobre los desafíos de la gobernabilidad democrática. Me parece muy acertado el planteamiento del autor de que vivimos ciertamente una era democrática, una era de expansión de los sistemas democráticos, y que esta democracia tiene, a su vez, retos formidables. Cristian Hess ya hablaba de la conciliación entre representación y participación; dicho en breve, nos encontramos con un reto formidable en cuanto a la necesidad de consolidar la democracia representativa que se reconoce como insuficiente en la mayor parte de los países de América Latina, pero

Muchas gracias.

32


Washington, afortunadamente eso no lo toleraron las sociedades ni norteamericana, ni inglesa, que a pesar de los intentos de algunos siguió aumentando los presupuestos de los programas sociales.

Jose Manuel Romay: Quiero decir lo interesantísimo que me ha parecido el debate. Creo que los organizadores acertaron con la cuestión que plantearon esta mañana, y creo que nos felicitamos por haber compartido con panelistas del nivel y de la calidad intelectual de los que hoy han intervenido aquí, lo digo tanto en relación con las posiciones más próximas como con las más distantes, porque sería un mal popperiano, si después de haber dicho todo eso, que es buena la crítica, y que aprendemos siempre de los que piensan distinto de uno, pues no fuera consecuente a la hora de hacerme eco de las intervenciones que se han producido en la mesa, pero sí creo que puede ser de alguna utilidad que yo trate al menos de precisar, un poco mejor, mis propias posiciones, que por lo demás creo son muy coincidentes con todo lo que aquí se ha dicho.

Aunque en honor a la verdad, hay que decir que esa crítica a los excesos intervensionistas del Estado en el Reino Unido se matizaron por los gobiernos de Mayer, por la resistencia social y después de Blair, que en los últimos años han permitido mejoras muy importantes en esas sociedades, lo cual no debemos olvidar; ahora mismo está muy vivo, por ejemplo en Europa, el debate en Francia sobre la decadencia francesa y acaba de salir un libro que ha tenido mucho eco, que se llama La France qui tombe, la “Francia que se cae”, “la Francia decadente”. El libro está lleno de datos, pero solo quiero dar uno, que es muy importante a mi juicio: el producto interior bruto de Francia, en el año 1970, era un 25% superior al producto interior del Reino Unido, pero en el año 2000, este último fue un 9% superior al producto interior bruto de Francia.

Creo que ha quedado muy claro que el capitalismo que nos gusta a los popperianos, no es el capitalismo sin trabas, es un capitalismo sujeto a las intervenciones imprescindibles de los Estados, unos Estados que a nosotros no nos gustan ni muy abusivos ni muy burocráticos, pero a quienes reconocemos un papel esencial en la vida política, y me refiero a un texto que está en la hoja que les repartí, que dice: “para algunos, el papel de las empresas transnacionales, como principales actores en el mercado global y la creciente preferencia por el protagonismo de la sociedad civil, parecería llevar consigo a la exclusión de los gobiernos”. No es así, ni tampoco es bueno que los gobiernos sean simplemente los guardianes de las reglas del juego; como mínimo, los gobiernos deben ser los que determinan el tono de la economía.

“No es el capitalismo sin trabas, es un capitalismo sujeto a las intervenciones imprescindibles de los Estados”.

Francia es un país rico, con una población educada y una capacidad asombrosa en muchos aspectos, pero el no haber hecho las reformas que a mi juicio había que hacer (en la línea de las que hicieron en el Reino Unido), sin romper su estado de bienestar en lo esencial, pero con algunas correcciones muy importantes, causó que su producto interno bruto estuviera por debajo del de Reino Unido en el año 2000. Modestamente, la experiencia española es también concluyente en este sentido. Aznar ha hecho reformas, ha mantenido las conquistas del estado de bienestar, ha sido capaz de hacer reformas en la economía, de reducir el intervensionismo, de liberalizar algunos sectores, de privatizar razonablemente lo que tenía que privatizar, ha seguido aumentando el gasto social, y el resultado es que España, en estos últimos ocho años, ha reducido en nueve puntos su diferencia en renta per cápita con la Unión Europea.

A mí no me gusta el libre mercado del siglo XIX, como no me gustaba el consenso de Washington y los intentos que se hicieron en la década de los ochentas de la mano del presidente Reagan y de la señora Tatcher, para resucitar ese proyecto de ingenierías utópicas. No sé si dije “demencial” cuando me refería al libre mercado del siglo XIX, a aquella cosa disparatada de creerse que el mercado lo tenía que hacer todo y que no se podía tocar para nada; los efectos del mercado llevaron a la catástrofe del siglo XIX. Tampoco me gustaba el neoliberalismo del consenso de

“Tampoco me gustaba el neoliberalismo del consenso de Washington, afortunadamente eso no lo toleraron las sociedades”.

En 1996, España tenía el 78% de la renta media europea; ocho años después tiene el 87%. En ocho años se ha reducido en nueve puntos la diferencia, hemos crecido muchísimo más que Europa, ese es un dato esperanzador de que se pueden hacer reformas sin caer en el capitalismo salvaje. A mí no me gusta el modelo anglosajón del capitalismo, me gusta el modelo europeo reformado; tampoco me gusta el capitalismo intervensionista y rígido de lo que son ahora por ejemplo las dos economías europeas que están creciendo menos, Alemania y Francia, países importantes donde hay activos importantísimos que se están desacelerando.

33


gar a los desfavorecidos. Si empieza por disminuir la riqueza, seguramente, por muy bien que la distribuya, no va a dar ningún paso; desde luego representa más un punto de crecimiento económico que la distribución de la renta de todos los capitalistas en el país.

Los pueblos que han sido capaces de hacer reformas sin comprometer el gasto social, caso de Inglaterra y España, han crecido respetando lo esencial del capitalismo occidental renano, no el libre mercado anglosajón, que no me gusta, como a Fabián Volio. Creo que las profecías se cumplieron mejor -las profecías de Toqueville, que sabía muy poco de economía- en cuanto las políticas de crecimiento económico y de mejoras iban a propiciar una sociedad más igualitaria y pacifica en los Estado Unidos; no así las profecías de Marx de que la concentración capitalista iba a llevar a la depauperación progresiva de la clase trabajadora, que evidentemente no se ha cumplido.

“Reformas sin comprometer el gasto social, caso de Inglaterra y España que han sido capaces de crecer”.

Las cifras macroeconómicas son como son. En el caso de Argentina, le deseo al presidente Kirtshner todo el éxito del mundo, porque es un país en el que España es deudor de tantas cosas y hay tantos españoles que fueron acogidos generosamente, que no más tenemos cómo agradecerle. Pero desde luego, creo que tiene que pensar y ver qué contribución hacen las clases pudientes de Argentina a las necesidades del país y no tratar de que carguen con esas consecuencias los modestos ahorradores del exterior que le han prestado dinero a ese país; no estamos pensando en ahorradores privados, ni en ningún Fondo Monetario Internacional, ni en un banco; estamos pensando en pensionistas de muchos países de Europa, modestos pensionistas que han prestado sus dineros al gobierno argentino. Claro, si se quiere que el problema argentino lo resuelvan los modernos pensionistas que le han prestado dinero, pues a lo mejor no aciertan, porque después no sé quién le va a prestar dinero al gobierno argentino si lo necesita, que seguramente lo necesitará; entonces, si los modestos pensionistas que le han prestado algo ven que no se les devuelve su dinero y que en Argentina sigue habiendo una clase muy potente y muy acomodada que no realiza los sacrificios que tendría que realizar para resolver los problemas de su país, no prestarán más dinero.

Después, sobre lo que se indicó de Brasil y Argentina, debo decir que en el texto de la conferencia no está citado expresamente, pero yo lo tuve muy en cuenta para lo que dije en relación con la importancia que tienen los sistemas de propiedad. En un libro de un economista peruano, Hernando Desoto, llamado El milagro del capital, se formula la pregunta ¿Por qué el capitalismo funciona bien en los países occidentales y no acaba de funcionar bien en los países en vías de desarrollo? Seguramente esta interrogante necesita respuestas muy distintas, pero una que destaca el autor se refiere a la inexistencia, en algunos de estos países en vías de desarrollo, de sistemas de registro de la propiedad que permitan movilizar la propiedad y, consiguientemente, obtener todas las ventajas que para una economía capitalista tiene un sistema eficiente de este tipo.

A Carlos Vargas le agradezco mucho sus coincidencias; además, ha estado muy atinado al plantear la distinción entre la libertad positiva y la libertad negativa.

Este es un problema que padecieron también los países avanzados de Europa, en el siglo XIX. Salimos del antiguo régimen y hubo que inventar unos registros de la propiedad, pero el que los “favelistas” de Saõ Paulo o de Río no tengan sus títulos de propiedad y no puedan pedir un crédito hipotecario para poder empezar un pequeño negocio o mejorar sus condiciones de vida, es un lastre que está tratando de corregir Lulla, siguiendo las teorías de Hernando Desoto, que tiene programas ambiciosos para conseguirlo, porque la titulación de esa propiedad tendría muchas ventajas para movilizar enormes masas de capital que están improductivas y estáticas porque no se pueden utilizar, y también evitaría muchos fraudes y trastornos en la vida cotidiana.

De Cristian Hess resaltaría tam“Las modernas bién su forma de destacar la supremacía de los derechos fun- democracias no seguirían el orden de libertad, damentales, pues en las modersi no estuvieran nas democracias no seguirían el orden de libertad del que inspiradas por el estado nosotros hablamos tanto, si no de derecho que incorpora estuvieran inspiradas por el esta- los valores fundamentales del hombre do de derecho que incorpora no y del ciudadano”. solo la idea del imperio de la ley, sino también los valores fundamentales de la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano, que forman parte de la base de nuestra convivencia y que ninguna ley o ninguna mayoría aceptaríamos que pudiera negarse

Creo que Lulla está haciendo las cosas con mucho realismo, tratando de preservar el crecimiento económico del país como un requisito económico esencial, para que esa riqueza algún día pueda lle-

34


Por lo tanto, creo que debemos trabajar en la dirección de hacer las cosas lo mejor posible entre todos, pero sabiendo que sin el liderazgo de los Estados Unidos, sin el poder de los Estados Unidos, la comunidad internacional tendría muchos problemas para afrontar los desafíos que están apareciendo en el horizonte.

sobre fundamento. Ese es un límite para la democracia y forma parte de ese conjunto, de ese conglomerado que es el orden de libertad que nosotros valoramos tanto. Sobre la exposición de Manuel Barahona, me alegra que se entienda esa nueva alianza entre la constitución liberal y la reforma social, que está en la línea de ese correcto planteamiento, y lo que él ha dicho sobre el consenso de Washington me parece que lo he contestado ya; a mí tampoco me gustaba nada el consenso de Washington y ese neoliberalismo exacerbado que se trató de implantar.

Una última palabra sobre una cuestión que señaló el señor Barahona y que se refiere a la nueva sociedad en la que estamos entrando, a la sociedad de la información, del conocimiento, del saber, donde el activo más importante son los conocimientos. Así como en una época fue la “en una época fue tierra, después el capital y la tierra, después después la organización, ahora el capital y después la el activo más importante de las organización, ahora el sociedades es el conocimiento, activo más importante que nos lleva a la conclusión de de las sociedades es el que lo más importante es el ser conocimiento” humano y la educación, y la prioridad de las prioridades tiene que ser educarnos mejor a todos para ser ciudadanos comprometidos, participativos, exigentes y capaces de formar mejores sociedades en el futuro, y eso es lo que han hecho algunos países que han acertado y que son un ejemplo.

La socialdemocracia conoció un término a finales del siglo XX, pero es verdad que es un final relativo; era el final de la socialdemocracia tal como se había venido aplicando en algunos de estos países del norte de Europa y que, en realidad, muere un poco de éxito, porque la socialdemocracia contribuyó muchísimo, como también los partidos de inspiración socialcristiana, a conseguir sociedades más igualitarias. Desde mi punto de vista, es verdad que hubo unos excesos de burocracia que hubo que corregir y que la propia socialdemocracia está tratando de hacerlo, pero es innegable su aportación para conseguir unas sociedades más justas en el Occidente; sin embargo, en la medida en que obtenía esos resultados y conseguía una clase media más acomodada, estaba perdiendo aliados en algunos planteamientos reformistas que tenía. Por eso de alguna forma muere su éxito y se ve obligado a revisar algunos de sus planteamientos; en ese sentido están mucho más cerca nuestras posiciones.

Estoy pensando en Irlanda: hace veinte años era uno de los países más pobres de Europa, pero hizo una apuesta (creo que también la hizo Costa Rica en su momento y eso tiene que ver seguramente con la situación de Costa Rica en el contexto en el que está), una apuesta evidente por mejorar la educación de sus gentes y desde hace veinte años ha conseguido crecimientos anuales medios del 7% y ha pasado a tener una renta per cápita superior a la del Reino Unido; a pesar de que el Reino Unido ha crecido y sobrepasado a Francia, Irlanda sobrepasa a ambos, partiendo de una estación de modestias en sus magnitudes macroeconómicas.

Alguna referencia se hizo al liderazgo americano. Quiero decir que creo que, cada vez más, necesitamos avanzar hacia él y que se pueden dar procesos a mediano y largo plazo para avanzar hacia un gobierno mundial. Creo que tenemos peligros muy graves y, en España, recientemente hemos vivido alguna estación bien trágica en este punto, como resultado de las nuevas tecnologías, de la globalización de todo, de las posibilidades de ataques a nuestros sistemas de convivencia, y para eso necesitamos que Estados Unidos se comprometa con estos objetivos de carácter mundial, porque solo los Estados Unidos tienen los medios y el poder para afrontar algunas de estas situaciones.

Muchas gracias.

Con esto no estoy haciendo una apología de ningún unilateralismo, ni de ningún desprecio, de ninguna norma, pero sí llamando la atención de que podemos tener el objetivo de que eso se haga mejor, y debemos saber que sin los Estados Unidos no lo podemos lograr.

35


clave para regular esas relaciones, pero lo hemos debilitado con el argumento de la ineficiencia estatal, que hay que combatir a muerte.

Respuestas de Fabián Volio a las preguntas formuladas por el público: ¿Cómo limitar el capitalismo creador de inequidades sin afectar su capacidad productiva? ¿Será necesario buscar nuevas formas de relación entre el Estado, la empresa privada y la sociedad civil? ¿Cuáles son necesarias para fortalecer la gobernabilidad democrática?

¿La globalización es antidemocrática?, ¿cuáles serían los mecanismos que posibilitarían una mejor distribución de la riqueza en nuestro país? La globalización del conocimiento es el fenómeno más democrático que ha ocurrido en muchos años, porque una persona, desde una selva de Costa Rica puede hacer una transferencia bancaria de una cuenta en Londres, si tiene los medios y el conocimiento para hacerlo; por ejemplo, un campesino lo podría hacer si tuviera la información sobre cómo hacerlo; ese componente de la globalización es fundamental. Un ecologista costarricense puede combatir una empresa petrolera, por poner un ejemplo, porque puede tener, desde aquí, acceso a informes y estudios que de otra manera nunca conocería.

En primer lugar una premisa: si vamos a plantear de nuevo, como lo hicieron los marxistas, una persecución contra las empresas privadas que ya existen y, sobre todo, las más grandes o las transnacionales, ya sabemos el camino de esa ruta. Creo que la clave no está en desaparecer las empresas privadas que existen; en primer lugar, tenemos una gran deficiencia en regularlas en diferentes aspectos, como cobrar impuestos, y aquí vinculo el tema ético o moral desde el gobierno, cuando por ejemplo en Costa Rica se discute que las empresas paguen 18% de impuestos sobre la renta y los ciudadanos 30%, pues se copió la ley española, pues en un país mucho más ordenado como España se parte del principio de que los ciudadanos están correctamente identificados como contribuyentes y, por lo tanto, al final la riqueza regresa al ciudadano. Pero, si no es esa nuestra realidad, estamos creando un beneficio que no tendría una razón de ser para una realidad particular, si es que no estoy equivocado, y por eso se debilitaría la contribución de esas empresas a la producción de la riqueza en general, a la concentración, y además, la retribución de las utilidades que, muy sanamente, han obtenido, se debilitaría por una decisión de tipo político.

La otra cara de la moneda es la globalización de las empresas; es decir, la segunda etapa de la caída del Muro de Berlín. Los Estados debilitan sus regulaciones con el argumento de la ineficiencia estatal, muy justificado desde esa perspectiva, pero entonces las empresas se fortalecen y pueden operar con mayor libertad en todo el planeta. La solución tampoco es la prohibición de estas actividades, que de todos modos me parece prácticamente imposible, sino definir cuáles son las reglas a las que vamos a someter a las empresas. En Costa Rica hay bancos extranjeros operando tranquila y abiertamente sin estar registrados en el país: los bancos off shore, con las mismas reglas de los bancos locales, y lo permitimos con algún truco legal de registro o pagando alguna licencia. Este es un hecho que nos indica una actitud política frente a ese fenómeno; no es un problema financiero, ni económico; por el contrario, los economistas dicen que es gravísimo que exista una contabilidad gigantesca de actividades económicas costarricenses, pero registrada en otras partes.

Debemos fortalecer esas regulaciones empresariales; por ejemplo, la adopción y universalización de los denominados códigos de ética empresarial sobre la responsabilidad empresarial, que mejoran el entorno donde se localiza la empresa y la condición de los empleados, pero ese es uno de los componentes.

¿Usted plantea la ausencia de desarrollo económico para fortalecer la democracia, a diferencia de don Carlos Vargas Pagán?

Más bien, la clave está en cómo hacemos los empresarios para desarrollar toda una política de exportaciones, pero ¿quiénes exportan?: los mismos que exportaban café o banano en el siglo XIX, los que después se transformaron en industriales y luego en banqueros. ¿Cómo podemos hacer para que más costarricenses exporten y se beneficien de la riqueza que produce la actividad exportadora en todas las materias y cómo integrar más personas a la economía?

Sí, yo pensaba hacer esa acotación, porque la discrepancia con don Carlos creo que no existe. Yo dije que la protección de la propiedad privada y de otros derechos humanos es uno de los componentes fundamentales del desarrollo económico en nuestras sociedades libres; por lo tanto, no hay, ni mucho menos, ausencia de actividades económicas o desarrollo económico.

Considero que el papel del Estado es fundamental, como dijo el ex presidente de Costa Rica Daniel Oduber: “un Estado fuerte pero no de fuerza” es la

36


mecanismo contractual para definir la acción del Estado; creo que es una forma amplia y una perfección mucho más desarrollada de los intentos de concertación nacional que se dieron aquí.

Respuestas de Carlos Pagán a las preguntas formuladas por el público: ¿Qué recomendaciones o acciones debemos tomar o seguir para eliminar esa crisis de gobernabilidad?

Articular mejor el espacio público obliga a reformas institucionales como las que indico y de otro tipo que responden a otro concepto de la libertad, digamos, más participativo, como el referéndum, que se hizo en la reforma constitucional para ese propósito; y como el fortalecimiento municipal para aumentar la participación en las instancias locales. Muchas veces la democracia representativa demanda hacer unos cambios distintos o que van en sentido contrario a los cambios demandados por la democracia participativa como tal.

Efectivamente, cuando las democracias son ineficientes y no resuelven las demandas sociales que se le piden, pierden legitimidad; ¿para qué sirve una democracia que no resuelve nada? La democracia es algo más que una cartografía social. Entonces esa eficiencia del gobierno es fundamental mediante su acción, entendiéndose que es una legitimidad respetuosa de los derechos humanos con división de poderes. ¿Quién tiene que exigirla? Si no la exige la sociedad civil, no la va a exigir nadie, porque el gobierno siempre se va a definir eficiente por excelencia y son los interesados los llamados a reclamarla.

¿Cómo se entiende la disyuntiva entre el capitalismo como modelo de gobernabilidad que fortalece los procesos democráticos y la distribución de la riqueza como elemento que consolida, cuando los procesos de globalización actual plantean lo contrario?

¿La gobernabilidad actual tendrá que definirse, según lo mencionado por usted, entre el ajuste a la nueva modalidad de participación abierta o cerrada y lo que podría ser una democracia más directa o indirecta? Si la nueva estrategia gubernamental busca articular consensos entre los diferentes actores sociales, ¿por qué usted entra en contradicción, cuando afirma que actualmente la aparición de nuevos actores tiene bloqueada la toma de decisiones?

En realidad, la economía de mercado y los procesos capitalistas rinden productos de una forma mucho más compatible con sistemas democráticos o que permiten que florezca más la democracia. El capitalismo como tal no es un sistema de gobierno, es un sistema productivo y, en estos esquemas de globalización, la inversión y el capital en sociedades abiertas generan muchísima más riqueza que otros mecanismos de producción distintos, como el dirigido centralmente.

Tal vez me expresé mal, yo no quise decir que la aparición de nuevos actores, por sí misma, es lo que haya bloqueado la sociedad costarricense. Lo que señalo es que la deslegitimación de los partidos, el multipartidismo, con mayorías invertidas, es lo que hace que no se puedan tomar decisiones. Existen estudios empíricos que determinan que cuando usted tiene un régimen presidencial de multipartido, en la mayoría de las ocasiones lo que hay son confrontaciones de poderes y eso dificulta la toma de decisiones por mayorías invertidas, y se bloquea la solución de temas importantes. Me parece que en el país se pueden sacar cuatro o cinco ejemplos de temas de interés nacional que, como consecuencia de esos conflictos, cuesta muchísimo resolver.

La mayor generación de riqueza tiene como consecuencia que las sociedades más productivas permitan disminuir la pobreza, pero tienen un aspecto también desagradable, y es que en una sociedad abierta, los que ya tienen posesión de bienes capitales y conocimiento acumulan más riqueza. Esto hace que a veces se emitan afirmaciones generales equivocadas: “en este país, los ricos son más ricos y los pobres son más pobres”; no, eso es falso. Es cierto que los ricos son más ricos porque al darse un fenómeno de apertura la gente que está mejor posicionada y con mejores contactos, aprovecha las oportunidades (y hemos tenido un deterioro del coeficiente de Gini en este país), pero también es cierto que hay una mayor generación de riqueza que nos ha permitido reducir los niveles de pobreza.

Lo que se tiene que hacer es articular el espacio público, de forma tal que el diálogo sea más fluido, que los actores que representan a la sociedad tengan sitios claros donde estén ubicados, consejo económico o consejo social, con rango constitucional incorporado en el proceso de formación de la ley, a la par de los órganos de representación política, la utilización de mecanismos de planificación de tipo indicativo a la francesa, donde usted utiliza el

Todo modelo de apertura, de globalización, desgraciadamente es un modelo regresivo, y permite mayor acumulación de riqueza, pero se busca acompañar esos fenómenos con cambios propugnados por el Estado que permitan un mejor reparto de la riqueza, tema fundamental.

37


Respuestas de José Manuel Romay a las preguntas formuladas por el público:

Si dijimos que Costa Rica, por ejemplo, es un país que no puede desarrollarse sin inversión extranjera, el trabajo es un elemento fundamental de retribución de nuestro pueblo, al igual que la forma como se tutela ese trabajo: su régimen, el tipo de jornadas, los beneficios asociados, el derecho de participar de las utilidades de las empresas, la utilización de los conceptos para perfeccionar el esquema laboral nacional, son acciones estatales que tienen que darse paralelamente al proceso de apertura; si no se hacen, cometemos el error de no acompañar el proceso, pero eso no es culpa del fenómeno del capitalismo de apertura como tal.

La pregunta no tiene nada que ver con el objeto del debate, pero sí tiene importancia por sí misma y se refiere a los recientes acontecimientos de España, y por eso me parece obligado contestarla: ¿debido a los lamentables sucesos de días pasados en España, el Consejo Español nunca sugirió aplazar o posponer las elecciones, para no ir a ellas con carga emotiva? Como saben, ha habido algunos comentarios y rumores en medios de comunicación; por eso quiero decir taxativamente que en ningún momento el gobierno español tuvo ni la menor idea, ni la menor intención, ni el menor propósito de plantear ningún aplazamiento de las elecciones. Nuestro sistema democrático tiene las previsiones electorales y constitucionales, y eso se tenía que cumplir por encima de todo, y el pueblo español tiene la madurez suficiente para asumir las situaciones con responsabilidad, como lo ha hecho, y nosotros respetamos escrupulosamente los resultados electorales, porque se han producido dentro de la ley y los españoles han expresado que les ha parecido conveniente y eso es incuestionable en la democracia.

¿Una sociedad con orden estable y legítimo puede usar mecanismos no democráticos para alcanzar sus fines, de forma que exista una gobernabilidad no democrática totalmente compatible con el capitalismo y que finalmente lleve a la restricción de la libertad? Efectivamente hay dos tipos de democracia, la democracia constitucional, que tiene límites, separación de poderes y no admite la lesión de derechos humanos; y ciertos regímenes que utilizan el proceso electoral o una especie de cesarismo plebiscitario, donde se utilizan mecanismos mayoritarios para dar legitimidad a todas sus atrocidades. También hay regímenes que llegan al poder legítimamente por una elección, o visten su designación de procesos democráticos, pero son regímenes totalmente antidemocráticos que no respetan minorías y violan los derechos fundamentales.

¿Cómo vislumbra las relaciones del nuevo gobierno español con Iberoamérica? Estoy convencido de que el nuevo gobierno español tendrá la misma disposición de colaborar y trabajar con Iberoamérica que han tenido los gobiernos en España. Porque esa no es una cuestión de partido e ideología, es una cuestión sobre la que hay unanimidad de la sociedad española. Las políticas que han permitido el crecimiento económico de España de los últimos años explican que se haya podido tener una línea de colaboración económica con esta región. Por lo que se refiere a la voluntad política de los gobiernos españoles, yo creo que siempre será la de mantener los mejores lazos de colaboración y de relaciones con Iberoamérica.

38


Tema 2 La Sala Constitucional y su aporte a la gobernabilidad democrática. Moderador: Farit Beirute, Procurador General de la República.

Panelistas: Ana Lorena Brenes, Procuradora Administrativa (Transcripción).

A finales del siglo pasado se promulgó la Ley de Jurisdicción Constitucional, que vino a marcar un hito en la historia costarricense. Desde el punto de vista jurídico e institucional, podríamos decir que con anterioridad ya se había sometido al Estado, luego de la Constituyente del 49, al control de los Tribunales de Justicia y con la promulgación de la Ley de la Jurisdicción Contencioso-administrativa.

“Estamos hablando de un promedio de trece mil resoluciones en un año; hay un enorme riesgo de que existan resoluciones contradictorias, esto es una consecuencia del exceso de trabajo de la Sala IV. Por otra parte, si no tuviera esa producción casi masiva de resoluciones, estaría muy atrasada, y entonces también sería criticada”.

Posteriormente, también marcó un hito de sometimiento la actuación de la administración según los principios del Derecho Público, con la promulgación de la Ley General de la Administración Pública, y se culminó con la promulgación de la Ley de la Jurisdicción Constitucional, mediante la cual se centralizó, en un órgano adscrito o que forma parte del Poder Judicial, todo el conocimiento en materia constitucional y con potestad de resolver con criterios vinculantes erga omnes, las materias que son sometidas a su conocimiento.

Los organizadores me han pedido que me refiera a las competencias y funciones de la Sala Constitucional, sobre todo para que los invitados extranjeros se puedan ubicar en el contexto. Historia de la juridiscción constitucional: En 1989 se hace una reforma constitucional para crear una sala especializada de la Corte Suprema de Justicia, encargada de conocer todo lo relativo a la materia constitucional, incluyendo el recurso de amparo y de habeas corpus, reforma que se produce a los artículos 10 y 48 de la Constitución Política. Esta excluye del control de constitucionalidad, el artículo 10, los actos jurisdiccionales del Poder Judicial y la declaratoria de elección que haga el Tribunal Supremo de Elecciones y deja abierta la posibilidad de que la ley excluya otros tipos de materias.

De esta manera, toda la discusión de si una norma es o no inconstitucional, no importa su rango, es exclusiva y excluyente de la Sala Constitucional, y los pronunciamientos que esta emita al respecto son vinculantes, no solo para las partes sino erga omnes. ¿En qué medida esta atribución conferida a la Sala Constitucional, ha interferido con el desarrollo de los poderes tradicionales establecidos en Costa Rica? De acuerdo con el artículo 9 de la Constitución y con el Tribunal Supremo de Elecciones, los ha afectado en su funcionamiento interno. ¿Será conveniente que esta situación se siga dando? Estos aspectos son los que pretendemos resolver o, al menos, externar durante este panel.

De izquierda a derecha: Manrique Jiménez, Ana Lorena Brenes, Font Beirut, Danilo Chaverri y Óscar Hernández.

39


aunque la Sala, en algunas oportunidades, también entra al fondo del asunto. La consulta es facultativa, se da en ese mismo momento procesal, pero son los diputados quienes la plantean directamente ante la Sala.

En el artículo 48 se hace referencia expresa a que los recursos de amparo y habeas corpus serán conocidos por la sala especializada que se crea en el artículo 10. Precisamente esta es la Sala Constitucional, llamada por nosotros Sala Cuarta; ella será la encargada de conocer todo lo relativo a constitucionalidad, amparo y habeas corpus. Además, constitucionalmente se establece que debe dirimir los conflictos de competencia entre los Poderes del Estado, incluso del Tribunal Supremo de Elecciones, y tiene que conocer sobre los proyectos de reforma constitucional y la aprobación de convenios. Además, la ley puede establecer otra materia que sea de conocimiento en trámite legislativo. Ese es el fundamento constitucional.

Por otra parte, está establecido un control a posteriori cuando ya la norma se integra al ordenamiento jurídico, y está previsto por dos vías: la acción de inconstitucionalidad y la consulta judicial. La acción de inconstitucionalidad se publica en el diario oficial La Gaceta, y suspende el dictado de la resolución final en los procedimientos administrativos o el dictado de la sentencia. No afecta la vigencia de las normas, sino únicamente en esos dos momentos procesales.

Control previo preceptivo y facultativo:

La legitimidad de la consulta ante La Sala IV:

Por otra parte tenemos la Ley de Jurisdicción Constitucional, que viene a desarrollar las atribuciones y competencias de la Sala. En materia de cuestiones de constitucionalidad, nuestro ordenamiento presenta un control previo y un control a posteriori. El previo, a su vez, está divido en dos aspectos: un control previo preceptivo y un control previo facultativo. De acuerdo con la Ley de Jurisdicción Constitucional, los supuestos del control previo preceptivos son tres: a) los proyectos de reforma constitucional, que ya estaban en la Constitución; b) la aprobación de convenios o tratados internacionales y, c) también conocerá preceptivamente cualquier reforma de la Ley de Jurisdicción Constitucional.

La legitimación planteada debe tener un asunto previo en vía administrativa o en vía judicial. En vía administrativa se ha dicho que debe estar en fase de agotamiento de vía administrativa. También se plantea la posibilidad de interponer acciones directas de inconstitucionalidad, en razón de intereses difusos que atañen a la colectividad en su conjunto y cuando no exista una lesión directa. No se reconoce la legitimación popular, sino que se tiene que enmarcar dentro de esos supuestos y también tienen legitimación directa el Contralor, el Procurador, el Fiscal y el Defensor de los Habitantes. En tales supuestos, lo único que se necesita es plantear la acción y así se tiene la legitimación previamente definida.

En el trámite de una reforma de la Ley de Jurisdicción Constitucional, se tiene que consultar, preceptivamente, a la Sala Constitucional; en los demás casos, el control sería facultativo. La legitimación para el control facultativo sobre los proyectos de ley, actos o contratos administrativos y sobre reformas del Reglamento de dicha Asamblea Legislativa la tienen diez o más diputados de la misma.

También, como control a posteriori está la consulta judicial, que es cuando los jueces tienen dudas fundadas sobre la constitucionalidad de una norma o acto que deban aplicar en un asunto concreto sometido a su conocimiento y platean la consulta ante la Sala. Eso establece solo la obligación de plantearla preceptivamente, en los recursos de revisión pendientes ante Sala Tercera, que es la que conoce la materia penal, siempre que el recurso se encuentre fundado en violaciones del derecho de defensa.

También están facultados para ejercer ese control la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Supremo de Elecciones y la Contraloría General de la República, respecto de proyectos que sean de su competencia.

Recursos de amparo: Por otra parte, la Sala tiene el reconocimiento de cualquier recurso de amparo, a nombre propio o a nombre ajeno. Cuando se considere lesionado o se amenace lesionar un derecho fundamental se puede plantear un recurso de amparo, salvo cuando se trate de la libertad o integridad personales, y la libertad de tránsito, que serán conocidas mediante el recurso de habeas corpus.

Este control previo, durante el trámite de la ley, se ejerce después de aprobado el proyecto en primer debate, salvo en el caso de una reforma constitucional; antes del segundo debate es el momento donde procede el control de constitucionalidad. En los casos cuando el control es preceptivo, es el propio directorio quien lo envía oficiosamente a la Sala Constitucional para que se pronuncie sobre aspectos básicamente de procedimiento legislativo,

40


Resoluciones y cantidad de trabajo:

Es importante señalar, para efectos de notar la importancia de la Sala Constitucional, que la presentación del recurso de amparo tiene como efecto la suspensión del acto que está impugnando; en eso ha habido obviamente mucha discusión sobre si el acto se suspende con la presentación del recurso o con la admisión del recurso por parte de la Sala Constitucional. La ley establece que con la admisión del recurso se suspende el acto administrativo, salvo que la administración presente una solicitud para que se mantengan los efectos del acto; pero esa es conocida con posterioridad.

Esto a veces plantea serios problemas por la siguiente razón: tenemos el sistema costarricense de información jurídica, donde uno puede acceder a las resoluciones de la Sala, pero si tomamos en cuenta que en los últimos años, el promedio de resoluciones de la Sala anda en más de diez mil por año y eso lo multilicamos quince años, hay bastante dificultad para encontrar el tema concreto. Es necesario hacer una evaluación sobre de la cantidad de trabajo que maneja la Sala. En este momento hay inquietudes sobre la necesidad o no de reformular el esquema de la Sala Constitucional, para no tener un control tan concentrado en ella, o crear Salas especializadas en los distintos temas, porque si estamos hablando de un promedio de trece mil resoluciones por año, hay un enorme riesgo de que existan resoluciones contradictorias; esto es consecuencia del exceso de trabajo que existe esta entidad. Por otra parte, si no tuviera esa producción casi masiva de resoluciones, estaría muy atrasada, y entonces también sería criticada.

Conflictos de competencia entre poderes: La Sala también está encargada de resolver los conflictos de competencia o de atribuciones constitucionales entre los Poderes del Estado, los cuales son: Asamblea Legislativa, Poder Ejecutivo, Poder Judicial y se agrega el Tribunal Supremo de Elecciones. Entonces, cualquier conflicto de competencia entre los distintos Poderes será solucionado por la Sala Constitucional; se hace la precisión de que es sobre conflictos de competencia constitucionales, no sobre atribuciones legales de estos. También conocería todos los conflictos de competencia de estos Poderes en relación con la Contraloría General de la Republica y también, entre todos los anteriores y los entes descentralizados, las municipalidades u otras personas de derecho público.

Gracias.

Jurisprudencia y precedentes: Es importante recalcar que los precedentes de la Sala y la jurisprudencia, ya sea en acción de amparo, en habeas corpus o en conflictos, son vinculantes erga omnes, salvo para la propia Sala, por lo cual, la existencia de precedente o de jurisprudencia sobre un determinado tema sí tiene un efecto fuerte dentro del quehacer de la Administración porque vincula a todos, incluso a los jueces. Esto ha generado una discusión alrededor de si la jurisprudencia de la Sala o el precedente, más bien producen “cosa juzgada” o no. Dentro del proceso, la Sala Primera en algún momento ha acogido la tesis de la “cosa juzgada”, pero hay mucho por discutir sobre el tema. Es importante el efecto de las sentencias resueltas por la Sala Constitucional, porque incide mucho sobre el quehacer de la Administración; en realidad, ahora incide en gran medida, para saber no solo cómo se interpreta una norma constitucional, sino también las normas legales, los decretos. Hay que revisar exhaustivamente de la jurisprudencia de la Sala Constitucional, para ofrecer dar una respuesta adecuada, puesto que es vinculante la resolución.

41


democracia sea igual al totalitarismo o autoritarismo estatales. El ejercicio del gobierno en la democracia impone límites objetivos a partir del ordenamiento jurídico escrito y no escrito, en calidad de bloque de legalidad, cuyo fin es satisfacer los intereses públicos, nunca confundidos con los intereses privados, ni siquiera con los intereses de las administraciones, sean estas institucionales, corporativas o territoriales.

Manrique Jiménez Meza, Ex magistrado Suplente de la Sala Constitucional. (Transcripción). “Es difícil gobernar en la democracia, cuando la prepotencia en el ejercicio del poder violenta o amenaza la esfera vital de intereses legítimos y derechos subjetivos, que es el metro cuadrado de libertad ciudadana. La Sala Constitucional ha contribuido con el fortalecimiento del Estado en libertad, y de la libertad en el Estado”.

Sin embargo, los intereses públicos -como suma coincidente de los intereses de los administrados, espacial y temporalmente definidos-, encuentran sustento en el propio devenir de los derechos humanos, sea en su primera, segunda o tercera generación, sin descartarse la cuarta generación, relacionada con la actividad urbanística y el ordenamiento territorial de los Estados, con servicios públicos eficientes y eficaces.

Gobernar en democracia: Como reflexión inicial, hemos de preguntarnos si es posible gobernar en la democracia. La pregunta impone la respuesta optimista, tomándose en consideración el triunfo de la democracia como postulado fundamental en la organización y actividad de los estados y ordenamientos jurídicos comparados, sobre todo, a partir de la Segunda Guerra Mundial, con la caída del fascismo y el nazismo y, posteriormente, con la desaparición del bloque marxista del Este, conformado por “democracias populares”, con ocultación de su realidad totalitaria y antidemocrática.

Contención contra los abusos del poder: Es precisamente aquí donde nuestro Tribunal Constitucional o Sala Constitucional ha mantenido un muro de contención contra los abusadores del poder, ya sea en la perspectiva pública, mixta o privada, con permanente celo de protección por los valores insertos en la Constitución Política, en calidad de norma suprema que irriga, nutre y determina al Derecho del Estado, en el Estado de Derecho.

Sin embargo, pensar que la democracia es la solución de todos los males, cual pomada canaria, impone resaltar aquella apreciación de que, entre todas las formas de gobierno, es la menos mala, con su proceso evolutivo en unión inexorable con los derechos humanos, también en trance permanente de interpretación y aplicación, sea por los tribunales internacionales o por los nacionales, destacándose entre estos, los tribunales constitucionales.

La subordinación del Estado al Derecho requiere de operadores permanentes en la ubicación, interpretación y delimitación aplicativa del ordenamiento jurídico, ya sea en la esfera administrativa o judicial. Y la Sala Constitucional ha puesto en evidencia lo que ya antes se había olvidado: la preeminencia del Derecho de la Constitución, como base y techo de la organización y actividad estatales, sin que tal Derecho quede al margen de la dimensión “dikelógica” o valorativa, cuando el Estado es, o debe ser, Estado de Justicia.

Poder, gobierno y estado: No en vano, las distintas proclamas del derecho internacional sobre los derechos humanos le han dado lugar exclusivo a la democracia, como sistema garante para su protección y disfrute. Luego de la Segunda Guerra Mundial, la democracia pasó a ser el salvoconducto de la legitimidad de los Estados en la esfera internacional, para su reconocimiento expreso o implícito. Y esto nos lleva a otra reflexión sobre el Estado contemporáneo, a partir de la diferencia entre el poder político y el gobierno, en cuanto elementos constitutivos del Estado, sin que ambos se confundan.

A partir de la Sala Constitucional, los funcionarios públicos se dieron a la obligada tarea de reivindicar el texto y contexto constitucionales, sabiéndose que su aplicación es de rango primario e inmediato, no secundario o ignorado. La pirámide de las fuentes materiales de nuestro Derecho, por disposición constitucional, fue colocada en su vértice correcto, sin que el acto administrativo, el reglamento o la ley ordinaria, ocuparan grado superior a su letra o espíritu normativo.

En efecto, algunos tratadistas han identificado el poder con el gobierno, lo cual es incorrecto en tanto no es válido suponer que todos los gobiernos tienen igual cantidad de poder en el Estado. Si bien es cierto, no podemos concebir al Estado sin gobierno, ni al gobierno sin Estado, ello no quiere decir que la

42


Constitucionalización del derecho de gentes:

Medidas positivas:

Asimismo, la Sala Constitucional no se conformó con sacudir la mala conciencia funcionarial, fue más allá cuando elevó los derechos humanos por encima del texto constitucional para su aplicación e interpretación extensiva, con internamiento del Derecho Internacional de los derechos humanos, llegó a la constitucionalización del Derecho de Gentes en su vertiente humanitaria, y esto incomoda a los gobernantes de turno que acostumbrados al cacicazgo, olvidan o violentan sus deberes en y por la democracia activa.

Todo lo anterior contribuye marcadamente al estado de justicia, a fin de evitar los abusos y desviaciones de poder, o la simple arbitrariedad privada, con resguardo de la protección de los intereses legítimos y los derechos subjetivos, lo que en modo alguno es afrenta a los intereses públicos, sino elemento constitutivo de su núcleo radiante y expansivo. También, la Sala Constitucional ha impuesto medidas positivas, de un hacer o dar, cuando las administraciones no han cumplido con sus cometidos sociales, fijando plazos de cumplimiento para obras de interés común; y ha condenado al Estado que, en su letargo u omisión, no ha dictado leyes de complementación práctica para la pronta ejecución de los derechos sociales, constitucionalmente plasmados e irrenunciables. Ciertamente, por virtud de la jurisprudencia constitucional, los derechos sociales han dejado de ser derechos simplemente programáticos, para ostentar eficacia y ejecución, con rango análogo a los derechos individuales.

Tampoco la Sala Constitucional se ha quedado estancada en la defensa de los derechos individuales, sociales y ecológicos; a partir de la Ley de la Jurisdicción Constitucional, el ciudadano afectado en su esfera de intereses y derechos puede accionar la vía de amparo, el habeas corpus o la acción de inconstitucionalidad con rompimiento de formalismos absurdos que sólo entorpecen el acceso a la justicia. En esta perspectiva, se abrió el fuero de la legitimación activa para la defensa de los intereses colectivos y difusos para la acción de inconstitucionalidad, sin que se requiera de juicio previo, o de su equivalente, por el procedimiento administrativo tendiente al agotamiento de la vía interna, sin que se haya dictado. Hay legitimación complementaria y objetiva a favor del Contralor y Procurador Generales de la República, del Fiscal General y del Defensor de los Habitantes.

Principio pro natura: En lo que respecta al Estado Ecológico, la Sala Constitucional ha impedido la procedencia del silencio positivo ante permisos, autorizaciones, aprobaciones y licencias en materia ambiental; ha impuesto el principio de interpretación “pro natura”, o a favor de la naturaleza en caso de duda; ha exigido estudios de impacto ambiental para la ejecución de proyectos; ha ubicado y no agotado los derechos ambientales en los intereses difusos, y ha concebido el “desarrollo sostenible” con anclaje al principio constitucional de la “solidaridad social” y de la “planificación integral”.

Recursos de amparo: La capacidad procesal, apegada en principio a los parámetros del derecho privado, con requisito de la mayoría de edad, se vino abajo cuando algunos menores reclamaron derechos en la vía de amparo, con acogida total a sus justas pretensiones. Existe ahora la posibilidad de enjuiciar a los sujetos de derecho privado en sede de amparo, cuando el sujeto esté en posición de poder, lo ejecute o amenace con su ejecución.

Estado participativo e interaccional: En lo relativo al Estado democrático en calidad de Estado participativo e interaccional entre sectores antaño antagónicos, se han impulsado decidida y recientemente los principios de control, transparencia y rendición de cuentas de los funcionarios públicos e, incluso, de los sujetos privados custodios, receptores o administradores de fondos públicos, sin que el escudo de protección privado sirva para ocultar o distraer la atención sobre malos manejos o ilícitos aportes de campaña en los partidos políticos.

También se han fortalecido los controles previos de constitucionalidad y aquellos para dirimir eventuales conflictos de competencia entre los órganos fundamentales del Estado. Se puede actuar contra la jurisprudencia establecida en la vía de inconstitucionalidad y contra la violación al debido proceso en la acción de amparo, sin que pueda atacarse alguna sentencia en su contenido (lo que nos aleja del sistema alemán), lo cual es penoso, cuando existe transgresión de los derechos humanos.

Petición de cuentas: El derecho de petición se ha reforzado con la información pronta y motivada por las administraciones, sobre el destino de los dineros públicos con identificación precisa de los aparentes beneficiarios, algunos muertos o excluidos del régimen especial,

43


Funcionamiento armónico o ritualismo procesal:

sin que valga el escudo protector de la privacidad personal que ha cedido ante el interés público de controlar y ver con transparencia las actuaciones; la actividad periodística desempeña otro poder en la democracia.

Como sistema, el Poder Judicial debe funcionar armónicamente, sin que las partes y el todo se contrapongan por la unidad funcional, íntegra y robusta. Debe existir instancia de casación radicalmente distinta, donde los jueces sean agentes productores y reconstructores del Derecho, aún de oficio, y no sólo receptores autómatas del reclamo filtrado por el excesivo formalismo que, en ocasiones, sacrifica la justicia por el radical y nefasto ritualismo procesal. Más que jueces, se transforman en obispos del Derecho, con su propia liturgia, sin soltarse de las ataduras de la desconfianza que antaño tenían los burgueses sobre los portavoces de los intereses aristocráticos, representados y defendidos por la clásica magistratura francesa. Estos resabios de la desconfianza institucional, impresos en el código procesal napoleónico, nos llegaron desde España como efecto de la cruzada de los Bonaparte con sus sueños megalómanos de conquista imperial. Y esto es ahora una cruz a cuestas de los ciudadanos, con una casación cuyo lema es “no pasarás”.

Criterios de desempeño de La Sala IV: Ahora bien, ante tanto despliegue de bondades aquí resaltadas, también existen críticas al desempeño de la Sala Constitucional. La primera es consustancial a todo Tribunal Constitucional, y se debe al necesario ejercicio del “auto control”, debido al impacto de sus resoluciones y sentencias (lo que ya Kelsen advirtió para el Tribunal Constitucional austriaco, con cierta reserva de escepticismo). De tal manera que los jueces constitucionales no sólo tienen poder, sino que deben tener conciencia de que lo ostentan con el objetivo de proteger los derechos humanos y el Derecho de la Constitución. Esta auto limitación es, a la vez, riesgo y virtud en la democracia, según se ejercite o vulnere tosca o sutilmente. Para esto se impone otra realidad: la pulcra y objetiva selección de los jueces constitucionales según la experiencia, probidad profesional, intelectual, ética y académica, lo que a la vez nos introduce en la reforma sustancial del mecanismo de elección de los Magistrados del Poder Judicial, sean propietarios o suplentes.

Gobernabilidad en la democracia: Cuando los ciudadanos tengan en su poder mecanismos óptimos por y para la justicia, el Estado de Derecho habrá coronado con creces sus cometidos teleológicos. Lo importante, entonces, es hacer conciencia de que la justicia constitucional no es materia exclusiva de la jurisdicción constitucional, para lo cual debemos agregar la justicia administrativa y arbitral. La justicia constitucional es la aplicación del Derecho escrito y no escrito de la Constitución y esta, la ordenación jurídica y política fundamental y duradera del Estado, que lo constituye y ordena.

Recarga de labores: Asimismo, la Sala Constitucional tiene recargo de labores, con un claro desequilibrio entre la demanda de servicios y su capacidad efectiva de resolución, en la tesitura de la justicia pronta y cumplida. Actualmente los ciudadanos prefieren una sentencia o resolución rápida, aunque como ha ocurrido en contadas ocasiones, sea mala o trivial, a un proceso largo, tedioso y costoso, que en modo alguno garantiza la justicia buena o brillante. Por esto renace la urgencia de cambiar el funcionamiento judicial en sus distintas manifestaciones de competencia, para que el justiciable pueda satisfacer sus necesidades de acuerdo con el Derecho. De aquí que la técnica de un proceso contencioso administrativo ágil, con medidas cautelares de amplia disposición judicial, con oralidad e inmediación de la prueba, con flexibilidad y soltura para la resolución alterna de conflictos, con jueces activos y con apoderamientos suficientes, sin ser arbitrarios, entre otros extremos, hace que el proyecto “Código Procesal Contencioso Administrativo” sea Ley de la República.

Lo anterior significativa gobernabilidad en la democracia, porque la democracia no puede ser pensada sin el Estado constitucional, donde la parte dogmática y orgánica hacen posible la convivencia en y con el Estado, no sobre o contra este. Y en nuestro caso, el preámbulo de la Constitución, sin ser norma positiva, mantiene su fe en la democracia como faro que guía su conjunto normativo. No pensemos que la gobernabilidad y la democracia se contraponen cuando los tribunales de justicia acercan a los ciudadanos con el poder, y al poder con los ciudadanos; cuando la política piramidal

44


Danilo Chaverri Soto, Ex ministro de la Presidencia y Ex ministro de Planificación. (Transcripción).

cede terreno a la política plenaria propia de un Estado interaccional y participativo, y cuando la Sala Constitucional hace ingentes esfuerzos por dictar justicia que, aún con crasos errores de procedimiento y fondo, constituye un baluarte de los derechos fundamentales en particular y de los derechos humanos en general. Tampoco culpemos a la Constitución de lo que no somos capaces de ser o entender, ni sacrifiquemos a la Sala Constitucional por los intereses espurios, personales y pasajeros.

“Creo que es muy conveniente que podamos avanzar hasta instaurar un tribunal constitucional independiente, no sometido a la concepción genérica del Poder Judicial ni de la Corte Suprema de Justicia”. La necesidad de contar con un órgano especializado en garantizar la supremacía de las normas y los principios constitucionales, la uniformidad de la jurisprudencia y la aplicación de la Constitución, así como los derechos y libertades fundamentales, era ya muy sentida en el país en el segundo tercio del siglo pasado.

El espejo de los “fallos fallidos” está a la vista, sin que ello justifique la destrucción de un patrimonio institucional urgida de una profunda y puntual reforma, para la supervivencia en la superación. Esto es una exigencia ciudadana y también administrativa, y la razón es fácil de entender: la tríada de la democracia por la libertad, la seguridad y la autoridad, en equilibrio permanente, hace que el ejercicio del poder encuentre límites en la libertad, pero un Estado sin seguridad significa anarquía, muerte y destrucción. La jurisprudencia constitucional, en la balanza del peso y contrapeso, se inclina por su mantenimiento ecuánime, aún cuando en repetidas ocasiones remita los casos a la vía ordinaria de legalidad donde, paradójicamente, se viola el derecho constitucional de la justicia pronta y cumplida.

Anteriormente, la función calificatoria de la constitucionalidad de las normas estaba en manos de la Corte Suprema de Justicia. En esa época aparecieron unos escritos del recordado jurista Don Juan Rodríguez Ulloa, ex presidente del Tribunal Supremo de Elecciones, en los cuales daba cuenta del desarrollo de tribunales constitucionales en Europa y comenzó a generarse ya una inquietud por llegar a tener aquí un tribunal constitucional independiente.

En síntesis, es difícil gobernar en la democracia cuando la prepotencia en el ejercicio del poder violenta o amenaza la esfera vital de intereses legítimos y derechos subjetivos, que es el “metro cuadrado” de la libertad ciudadana. La Sala Constitucional ha contribuido con el fortalecimiento del Estado en libertad, y de la libertad en el Estado, sin que sus yerros amenacen la institucionalidad democrática, ni sean parte del coro diabólico que entona el réquiem de su fallecimiento, ya cantado por otros pueblos sacudidos por la muerte y la desolación. Gobernar en democracia es gobernar con los derechos humanos o, incluso, gobernar para los derechos humanos sin que ello signifique inclinación por una democracia sin demócratas, a la manera de la República de Weimar, con una Constitución confiada que dio paso al totalitarismo, para luego poner en vilo a la humanidad toda.

Necesidad de un tribunal constitucional: Más adelante, a principios de la década de los ochenta, ejerciendo la función legislativa, pudimos percibir un deterioro del sentido cívico en la actuación de los legisladores; pareciera que de aquellos esfuerzos iniciales de 1821, cuando recibimos de una manera sorpresiva la noticia de una independencia que no habíamos peleado, nuestros abuelos tuvieron la capacidad de producir, en menos de dos meses, un marco constitucional llamado Pacto Social Fundamental Interino de Costa Rica; ese instrumento permitió ordenar la vida pública mientras se tomaban las decisiones sobre el futuro de esta nación, pero aquel sentido cívico de nuestros abuelos, reunidos en representación de los pueblos, que generó ese primer documento constitucional, pareciera que se fue diluyendo en el tiempo, con el deterioro de la educación cívica y de la formación ciudadana de los costarricenses.

Que sirva esta reflexión por el Estado de Justicia, a lo interno y en lo internacional, cuando la arrogancia del poder millonario y militar impone su voluntad con intereses previamente calculados y definidos. Y ante esto, la Sala Constitucional debe seguir siendo un valioso reducto para la protección efectiva de la soberanía del Estado, a pesar de su decantamiento universal.

Nos encontramos con el Poder Legislativo, en el proceso de producción de la ley y, en el debate, hay una actitud de menosprecio por la Constitución. Esto nos hizo pensar en la conveniencia de establecer mecanismos de control previo, de constitucionalidad de las leyes, porque era tal el desplante de desafío o de

Muchas gracias.

45


menosprecio hacia la Constitución, y era esto tan peligroso, que nos hacía pensar en la conveniencia de contar con mecanismos de consulta previa sobre la constitucionalidad de las leyes.

Uno de los beneficios importantes que nos ha dado el desenvolvimiento de la Sala Constitucional es que esta situación se invirtió. La actitud de los juristas y de la jurisprudencia se inclinan hacia el respeto de la Constitución, de manera que sus principios, como norma suprema, prevalezcan por encima de la tolerancia en los errores de constitucionalidad de la ley.

Sin embargo, fue necesario que pasaran algunos años más. En la evolución del Derecho Público y constitucional costarricense a la que han hecho referencia los distinguidos expositores que me han precedido, se fue madurando la idea de tener un tribunal constitucional, en el que participó activamente el Lic. José Miguel Corrales Bolaños.

Todo esto ha venido a generar ciertas limitaciones y cierta modificación a la cultura jurídica del país y, por lo tanto, la observancia de los reglamentos, la posibilidad más práctica de confrontar los reglamentos, la Constitución y la ley, han mejorado en el sistema jurídico del país.

Necesaria independencia del tribunal constitucional:

Contradicción y cambio de criterio:

El nacimiento de la Sala Constitucional no se produjo como tribunal constitucional independiente propiamente dicho, sino que se generó como un apéndice del Poder Judicial y, por eso, en la jerga popular, se le llama Sala Cuarta. Creo que es muy conveniente que podamos avanzar hasta instaurar un tribunal constitucional independiente, no sometido a la concepción genérica del Poder Judicial ni de la Corte Suprema de Justicia.

En el orden de las resoluciones que afectan al Poder Ejecutivo, o sea, al Gobierno propiamente dicho, hemos observado algunas situaciones preocupantes. Por un lado, la jurisprudencia contradictoria, en alguna ocasión, repudió los impuestos con destino específico, mientras que en otra ocasión se consideraron válidos y obligatorios. Esto causa inseguridad jurídica y confusión, lo cual hemos percibido; les hablo de experiencias prácticas, que he vivido en la función ejecutiva del país.

También, con respecto al funcionamiento del Poder Judicial en cuanto poder garante de los derechos fundamentales de los ciudadanos, la Sala debe tener un espacio y un rol. El hecho de formar parte de la Corte Suprema de Justicia le resta la autonomía que se requiere en estos tiempos, donde la propia Sala justifica el retardo y la ineficiencia de los tribunales de justicia, lo cual se viene a convertir, crudamente, en denegación de justicia, al menos respecto del precepto de justicia pronta y cumplida que manda la Constitución. Es muy difícil que un tribunal constitucional que integre la propia Corte pueda poner “en cintura” al Poder Judicial para que recupere la eficiencia y sirva de una manera útil a la sociedad contemporánea, no solamente por las repercusiones que esto conlleva en los casos de intereses individuales sometidos a los tribunales, sino también porque esto perjudica la credibilidad del país para efectos del desarrollo y de la inversión externa.

Esto nos causa una inseguridad jurídica importante que debiera tener soluciones en la ley, de manera que se ha llegado a excesos tales como el cambio de criterio de la Sala, lo cual justifica diciendo que hubo un cambio en la conformación de esta o porque las personas cambiaron su criterio, como si la continuidad permanente del Estado y de los órganos fuera algo que se puede dejar abandonado sin mayor justificación. De manera que deberíamos abogar para que, cuando haya un cambio de la jurisprudencia, en primer lugar esté razonablemente justificado y, en segundo lugar, se establezca que si se quiere preservar, como creo que conviene, la validez de la jurisprudencia erga omnes, debería decidirse por una mayoría calificada de la propia Sala.

Actitud pro constitución:

Resoluciones y realidad del país:

El desenvolvimiento de la Sala Constitucional produjo, a mi juicio, un cambio fundamental; cuando no se había creado la Sala Constitucional, los entonces llamados recursos de inconstitucionalidad eran resueltos por la Corte Plena y, en estas circunstancias, inmersa la Corte Plena dentro del equilibrio de poderes, parecía que la actitud prevaleciente era una actitud pro ley, es decir, que de manera muy excepcional, o cuando la confrontación entre la Constitución y la ley era muy exacerbada, entonces se declaraba la inconstitucionalidad.

En relación con la función ejecutiva, la Sala ha carecido en muchas ocasiones de una visión de Estado y de una visión global de la sociedad. En efecto, ordena el cumplimiento de normas que el Estado no tiene capacidad económica de cumplir y, cuando esto ocurre, en un país que maneja un déficit que compromete el cincuenta por ciento de los ingresos públicos en atención de la deuda pública, aunque la función de la Sala es fundamentalmente la preservación de los principios constitucionales, como norma suprema

46


y como acción de gobierno, no puede desentenderse de la realidad concreta y de las limitaciones propias de un país subdesarrollado, en el caso de Costa Rica.

podía sugetarse a la apreciación de un solo diputado, sino que para evitar el abuso, se requiriría de un número de diez diputados, la misma cantidad que se necesita para plantear una reforma constitucional. Se dice que el Poder Legislativo ha abusado de esta norma y aún cuando pudiera pensarse que hay algún fundamento para una afirmación de este tipo, prefiero que se produzca esta situación antes de renunciar a la posibilidad de la calificación previa de la constitucionalidad de un proyecto de ley, lo cual permite enmendarlo, poner de relevancia las atrocidades que contenga, insalvables según criterios de preservación de la Constitución que le están confiados a la Sala.

Sala constitucional y poder legislativo: En el campo del Poder Legislativo, la consulta obligatoria o preceptiva (que como se ha explicado antes, concierne a las propias reformas de la Constitución, la aprobación de los tratados internacionales y otras normas) ha puesto limitaciones a la generación irreflexiva de leyes contrarias a la Constitución, lo cual nos parece positivo; no obstante, es altamente criticable que se produzcan ciertas anomalías conceptuales y jurídicas relacionadas con la creencia exacerbada de que la Sala es la definidora de la Constitución; por ello, a veces se enajena la soberanía del Poder Legislativo, de manera que para modificar el status jurídico de la propia Sala, esta misma es la que se pronuncia.

En todo este quehacer, ha habido algunos fallos discutibles y una mala interpretación, por lo menos de uno de ellos, cuando la Sala se pronunció sobre temas de materia electoral, porque la Constitución y la Ley de la Jurisdicción Constitucional reconocen la competencia exclusiva del Tribunal Supremo de Elecciones en materia electoral. Sin embargo, me parece que los fallos que ha dado la Sala en esta materia son para el rescate de principios fundamentales como la equidad, por ejemplo, en el acceso a la contribución del Estado para los partidos políticos.

Lo anterior es sumamente delicado, porque además, en la interacción del ejercicio práctico del poder, la Sala tiene mucho de él. Si la Asamblea tiene que consultarle a la Sala cómo conformarse, esto crea un manejo de la cuestión política sumamente difícil de solventar, pero claro que hay otras exacerbaciones que nos preocupan, por ejemplo, cuando la Sala declara una norma inconstitucional y luego prácticamente dicta una nueva norma, según su visión, pasando por encima de las competencias del Poder Legislativo.

Eficiencia y calidad en las sentencias: Aquí tenemos una situación muy especial, he oído a magistrados hablar con timbre de orgullo, que la Sala produjo cinco mil sentencias en un semestre, o diez mil sentencias en un año. Creo que esto es una barbaridad, porque tal vez en lo limitado de mis facultades me cuesta entender que diez mil sentencias en un año puedan ser todas buenas y profundas. Pienso que por el prurito de la eficiencia se sacrifica la calidad. ¿Por qué se produce esta aglomeración de trabajo en la Sala? ¿Por qué es tan extraordinariamente abierta la posibilidad de recurrir a la Sala, especialmente por las vías de amparo y de habeas corpus? Esto nos lleva a cuestionar si es conveniente mantener una concentración de la justicia constitucional en manos de la Sala o si esto debiera abrirse a otras instancias del Poder Judicial o del Tribunal Constitucional, si lo pudiéramos concebir como un ente independiente del Poder Judicial, tal como corresponde.

Y qué decir cuando la Sala llega al extremo de atribuirse a sí misma la función de constituyente derivado, al eliminar una norma constitucional por razones de forma y, luego dice que queda en vigencia la norma anterior. Esto ocurre frecuentemente con respecto a la ley común, cuando se anula una ley pero la voluntad del constituyente derivado está dirigida a un cambio, entonces se anula ese cambio y se dice que rige lo que el constituyente derivado quiso cambiar. Nos parece que esto significa una figura de exacerbación de las competencias de la Sala Constitucional, y peor si algunas de estas definiciones se fundan en supuestas apreciaciones de limitaciones de derechos fundamentales, cuando se trata de situaciones que tienen que ver con la organización y el funcionamiento de órganos del Estado.

La advertencia de amparo o incidente de amparo:

Consulta de constitucionalidad.

Creo que puede haber remedio a la cantidad excesiva de recursos de amparo interpuestos por la gente contra actos que califican como arbitrariedades y como abusos de poder por parte de los funcionarios públicos, quienes cometen estas acciones por ignorancia y por mala capacitación.

La Constitución establece que para presentar una consulta constitucional, se requiere la firma de al menos diez diputados. Cuando se discutía la creación de la Sala Constitucional se consideró que la suspensión de un trámite de un paquete de ley no

47


Tenemos un sistema donde se ha sacrificado la idoneidad por la inamovilidad. Con un país así, una persona entra protegida por el Servicio Civil, a ser escribiente y si gana el puesto puede pasarse los treinta o cuarenta años en la función pública sin ser nada más que escribiente, sin haber vuelto a abrir un folleto para actualizarse y tiene segura su pensión. Si, en cambio, el funcionario público tuviera que responder por idoneidad, entonces tiene que demostrar cada cierto tiempo frente a tribunales imparciales o mediante la acreditación de actualizaciones, su condición de funcionario idóneo y competente. Así se generan muchos recursos de amparo.

Óscar Hernández Cedeño. Abogado Constitucionalista. (Transcripción). “Ante el escepticismo de los gobernados, la Sala Constitucional demuestra que en el sector público hay organizaciones que también operan con relativa eficiencia y eficacia”. El tema de esta charla se llama “La Sala Constitucional, su aporte a la gobernabilidad democrática”. Por ello, me referiré a los temas que aquí aparecen en el siguiente orden: gobernabilidad, democracia, Constitución Política y Sala Constitucional.

Un mecanismo que podría ser ágil y que podría denominarse “advertencia de amparo o incidente de amparo”, consistiría en que el particular pueda decirle razonadamente al juez que está frente a una situación en la que podría recurrir de amparo. Entonces el funcionario tiene un término perentorio para pronunciarse sobre la validez de los argumentos del ciudadano que describe la situación, de esta forma sí sería posible la prosperidad del amparo. Si la argumentación de amparo es acogida en la sede administrativa, ahí se continuaría el proceso y se resolvería, no tendría que sumarse a la gran acumulación de casos en la Sala Constitucional; si por el contrario, el funcionario estima que el ciudadano está equivocado y que no está en situación de rectificar, entonces automáticamente sería enviado a la Sala.

Nuestra experiencia en gobernabilidad: Desde la perspectiva de la realidad costarricense, de nuestras vivencias (porque estamos hablando de la Sala Constitucional en Costa Rica), en términos teóricos se puede decir que gobernabilidad es la capacidad de un gobierno para ejercer el poder político en una forma continuada y en condiciones de legitimidad. Gobernar es ejercer liderazgo político, un liderazgo que crea y fomenta condiciones favorables para que la sociedad, en su conjunto, pueda alcanzar ciertos objetivos, ciertas metas, en un espacio y tiempo determinados. Lo primero que tendríamos que preguntarnos es: ¿Costa Rica es una sociedad gobernable o tiene déficit de gobernabilidad? Lo que hemos podido palpar los ciudadanos de a pie, es que los gobernantes en Costa Rica, frente a variaciones en el entorno que redefinen las reglas de la economía, la política y una serie de procesos sociales, en ocasiones han demostrado una marcada incapacidad para ejercer ese liderazgo político, para adaptarse a esas reglas del juego, a esas nuevas demandas, a esas variaciones en las expectativas de las gentes.

La advertencia o incidente de amparo sería ahora mucho más aprovechable y rico, puesto que ya se cuentan más de treinta mil sentencias. Casi todas las situaciones de amparo están descritas ahí, por lo que habría una gran posibilidad de que la misma administración, con la advertencia de amparo, pudiera resolver muchos problemas de esta naturaleza. De este modo, podríamos obtener resoluciones de amparo más profundas en temas realmente importantes y, por supuesto, darle a la Sala la oportunidad de profundizar más en los temas de constitucionalidad, para evitar las contradicciones de la jurisprudencia.

Los costarricenses hemos esperado de nuestros gobernantes que tengan la capacidad necesaria para diseñar y ejecutar políticas eficaces que satisfagan esas aspiraciones sociales y políticas que se traducen en leyes, reglamentos, acuerdos y pactos; pero dentro de los marcos jurídico y político definidos, somos conscientes de que se gobierna según determinadas reglas de un ordenamiento jurídico; aceptamos que el gobierno se plantee objetivos a los cuales dirigir la sociedad, pero no que ese logro de los objetivos, ese cumplimiento de la metas justifique en absoluto el centralismo, la adopción monopólica de decisiones o la arbitrariedad.

Les ruego aceptar mis excusas, por lo que me dejo en el tintero.

Encontramos situaciones en las cuales nuestros gobernantes no han mostrado una razonable capacidad de mando, somos testigos de que muchas situaciones han carecido de la habilidad

48


con una Sala Constitucional respetuosa de la Constitución y ¿qué puedo decirles a ustedes de la Constitución de Costa Rica? Que es efectivamente una buena Constitución, ni demasiado general ni demasiado puntual y se le reconoce un valor normativo que permite limitar de una manera efectiva y jurídicamente la acción del poder; a su vez, establece una serie de mecanismos para la tutela de las libertades.

para conducir la política y para mantener la disciplina dentro de un marco democrático; todo esto, en concurrencia con otros factores macroeconómicos, son variaciones de circunstancias que amenazan con hacer explosión. Falta capacidad política: Entonces tenemos dos situaciones: muchas veces falta la capacidad política, el liderazgo político y el entorno sufre variaciones que superan las capacidades de aquellos que ejercen poder, ¿a qué nos conduce todo esto? Nuestros gobernantes han perdido una credencial ética para mandar y para ser obedecidos, los gobiernos que en su origen son legítimos, porque están instituidos por medio de los procedimientos jurídicos formales, pierden su credibilidad y debilitan la base de su autoridad como consecuencia de su incapacidad, impericia, negligencia o imprudencia en el desempeño del mando.

Nuestra Constitución dispone de un modelo efectivo de ordenación de la vida social que garantiza y reconoce, en primer lugar, que el pueblo es el titular de la soberanía, que hay un sistema de relaciones entre gobernantes y gobernados que asegura espacios reales de libertad y que hay un sistema efectivo de control para los que ejercen la autoridad. Dentro de estos controles y de esa tutela de la libertad, está la Sala Constitucional que ya fue ampliamente explicada por las personas que me antecedieron en la palabra. Es un órgano que está colocado dentro de la órbita del Poder Judicial, que realiza controles sobre el poder y tutela las libertades.

Por otro lado, los gobiernos se deslegitiman porque los ciudadanos creemos que no son aptos para ejecutar su labor; los costarricenses cada vez somos más escépticos respecto de las personas que nos gobiernan. En esas circunstancias se da una reacción, de la cual no es ajena el Poder Legislativo, una situación conflictiva que provoca desgastes y angustias; lo cual a su vez causa que en muchas circunstancias se tienda a optar por soluciones autoritarias, por prescindir del dialogo, por cerrar los espacios y por tomar decisiones con carácter monopólico.

Sala constitucional y gobernabilidad: ¿Cuáles aportes da la Sala Constitucional a la gobernabilidad democrática? En primer lugar, diría que da legitimidad a todo el sistema político. En nuestro país, en algunos casos podríamos enfrentar crisis de legitimidad, que la gente no crea en sus gobernantes, que dude de su capacidad para dirigir la sociedad de una manera racional; pero, en este país la Sala Constitucional tiene una imagen positiva y con sus fallos también transmite credibilidad a los otros órganos.

El equilibrio entre autoridad y libertad: Esto implica que el equilibrio que debe existir entre autoridad y libertad, aunque no se ha roto, en muchas circunstancias sí amenaza con romperse, y esto nos lleva al segundo tema, la democracia, donde se espera que la conducción de la cosa pública se haga dentro del marco que señalan la Constitución y las leyes.

Ante el escepticismo de los gobernados, la Sala Constitucional demuestra que en el sector público hay organizaciones que también operan con relativa eficiencia y eficacia. En la Sala Constitucional se pueden encontrar respuestas efectivas a las demandas de justicia y esa imagen positiva que se tiene de ella se proyecta a todo el Poder Judicial, que no funciona tan bien, y además, hacia los otros órganos del aparato público. Una sentencia de la Sala Constitucional que le dé la razón al Poder Ejecutivo sobre un tema específico, le da autoridad al Poder Ejecutivo para seguir adelante con su pretensión, ley, reglamento o acuerdo concreto; una autoridad que no tendría si viniera únicamente de los demás órganos de poder, llámese Poder Ejecutivo o de cualquier otra autoridad pública.

Podríamos afirmar que, en términos generales, los asuntos en Costa Rica se han manejado cumpliendo y llenando esos consensos democráticos, respetando ese régimen de libertades, garantizando el funcionamiento irrestricto de los partidos políticos, sometiéndonos a un régimen estricto de división de poderes y promoviendo el funcionamiento efectivo de la oposición en un parlamento abierto y relativamente combativo. Esperamos que no se sacrifique la libertad en aras de una mal entendida eficiencia, de una eficacia. Esto se da también por una razón y en eso quiero referirme al tema de la gobernabilidad: gobernar dentro del respeto a los principios democráticos,

49


Respuestas de Manrique Jiménez Meza a las preguntas formuladas por el público.

Aportes a la democracia: ¿Qué aporte da la Sala Constitucional a la democracia? La Sala Constitucional ha aplicado directamente la Constitución; es decir, le da ese valor de norma jurídica aplicable. La Sala Constitucional ha funcionado como un control efectivo que se constituye como un freno para los gobernantes, para que no recurran al método de imponer soluciones autoritarias ante crisis de gobernabilidad; además, ha protegido de una manera efectiva a los gobernados de actos arbitrarios.

¿Con la Sala Constitucional, Costa Rica es más gobernable y democrática? ¿Para la gobernabilidad democrática de Costa Rica es indispensable la Sala Constitucional?, ¿en que áreas sí y en que áreas no? Como criterio personal, sí creo indispensable la existencia de la Sala Constitucional; incluso, soy partidario de un tribunal constitucional autónomo y también de la existencia de tribunales constitucionales que permitan, con mayor flexibilidad y amplitud el control de lo que son los derechos fundamentales frente a la intromisión indebida por parte de sujetos privados, mixtos o públicos.

Hay que reconocerle que desde la perspectiva del parlamento, ha garantizado internamente las reglas del juego democrático, asegurando en la Asamblea Legislativa el pluralismo, la crítica a la acción de los gobernantes, el control efectivo para otros órganos de poder y la participación real de las minorías en la búsqueda de necesarios consensos. También ha garantizado, cosa que a veces se tiende a evitar, la publicidad en la toma de las decisiones de los legisladores.

Hay un principio fundamental: un tribunal constitucional nunca es un obstáculo para el ejercicio de la democracia ni para el gobierno de la democracia; si nosotros queremos entender que el gobierno se puede ejercitar sin un tribunal constitucional, de hecho ha existido; sin embargo, históricamente y desde un punto de vista de los regímenes políticos comparados, los países cada día se abocan más a reconocer la existencia de los tribunales constitucionales. Esto es una garantía constante, precisamente por la evolución y fortalecimiento de los derechos humanos en general que, como les dije, pueden ser derechos individuales, sociales, ecológicos, de la tercera generación e, incluso, también otros tipos de derechos relacionados con la organización urbanística y la eficiencia y eficacia de los servicios públicos.

Por otra parte, desde el punto de vista legislativo y de aporte a la democracia, ha provocado una mejora sustancial en el proceso de elaboración de las normas jurídicas; no se puede afirmar que la participación de la Sala Constitucional haya mejorado la calidad de las normas en su contenido, pero sí se nota que los legisladores son más cuidadosos en la elaboración de las leyes. La jurisprudencia de la Sala Constitucional, con su valor normativo, ha orientado el procedimiento e introducido elementos de eficiencia y eficacia, una función de contralor del proceso legislativo. El control previo de constitucionalidad, la posibilidad de revisión del proceso legislativo y el desarrollo normativo de esa función han sido elementos importantes en todo lo que significa la producción legislativa y en el aporte de soluciones a los problemas de esta sociedad.

Sin la existencia de tribunales constitucionales también puede haber órganos sustitutos del control de constitucionalidad; por ejemplo cuando estamos frente a un esquema difuso de lo que es el control constitucional, el cual corresponde a los jueces ordinarios, de una u otra forma siempre tienen que existir órganos encargados de actualizar, interpretar y ejecutar el derecho de la Constitución como derecho superior de un Estado, porque una de las características fundamentales de los Estados contemporáneos, dentro de todos los elementos constitutivos, siendo uno de los más importantes, es el ordenamiento jurídico, escrito y no escrito. No podemos concebir un Estado moderno sin la existencia de una Constitución que lo ordene.

Un tema en el que podría haber desacuerdo es que el control preventivo de la Sala Constitucional ha permitido desjudicializar el proceso político, la contienda política, las relaciones entre los poderes. Si examináramos la jurisprudencia de la Sala Constitucional vemos dos cosas: una, que ha venido definiendo con precisión las diversas competencias de los órganos de poder; lo otro es que la Sala no se ha prestado a las jugarretas políticas, no ha permitido que la consulta de constitucionalidad se utilice como un medio para lograr otros fines, para hostigar al gobierno o para trabar las decisiones a las que pueden llegar las mayorías parlamentarias. Creo que, desde esa perspectiva, ha mostrado una enorme prudencia y ha resuelto con sencillez y velocidad aquellos asuntos que se le envían.

Sea una Constitución escrita o no escrita, lo importante es que existan órganos actualizadores, aplicadores e interpretadores del derecho de la Constitución; desde esa perspectiva, aunque gobernar en democracia es más difícil por la existencia de controles, fiscalización de derechos

Gracias.

50


Todo lo anterior es necesario y requiere de una transformación profunda del sistema. Sí creo que es indispensable, en la gobernabilidad democrática, la existencia de órganos contralores, ejecutores e interpretadores del Derecho de la Constitución y de los derechos humanos, sin olvidar que es un requisito indispensable en toda democracia activa que tales entes existan independientemente de los órganos o tribunales constitucionales. Es un deber, potestad de todos los órganos que ejercen la función judicial y de las instituciones administrativas, aplicar el Derecho de la Constitución de los derechos humanos.

humanos, etc., es muchísimo más difícil gobernar en un totalitarismo o en un autoritarismo, donde la voluntad de una persona se impone a la voluntad del grupo, sin necesidad de oposición. La democracia se define no solo como lo llamaba Kelsen, un sistema de partidos políticos, sino también como un sistema dialéctico de permanente oposición de criterios y de respeto a la libertad ajena. Y esto definitivamente necesita de árbitros que estén presentes para evitar que la libertad de unos invada la libertad de otros y se rompa precisamente el esquema de la libertad como equilibrio fundamental y derecho fundamental que debe existir en toda la ciudadanía. Por principio, entonces, sí creo que sea indispensable la Sala Constitucional. Incluso, pienso en algo todavía más fuerte, con mayores potestades, con mayor amplitud, con mayor flexibilidad de aplicación del Derecho de la Constitución y del Derecho Internacional de los derechos humanos. Esto se logra por medio de la propuesta (que por cierto está en la Asamblea Legislativa) para transformar la Sala Constitucional en un órgano o una entidad, ya sea un tribunal constitucional o que siga siendo Sala Constitucional, con el propósito de que mejore la eficiencia y la capacidad para dar respuesta dentro de la justicia pronta y cumplida. Sin embargo, no olvidemos un aspecto muy importante: la Sala Constitucional forma parte del engranaje total de un aparato judicial en su conjunto. Esto es indispensable porque tenemos que ver al aparato judicial como una totalidad en la que todas las partes tienen que funcionar armónicamente y con un desempeño a favor de la justicia pronta y cumplida; eso es precisamente lo que está fallando en nuestro sistema. Si la Sala Constitucional está recargada de trabajo, es precisamente porque las demás partes no están funcionando correctamente y hay propuestas legislativas que ya están dentro de la Asamblea precisamente para hacer reformas profundas en el ámbito judicial; dentro de ellas, exalto lo contencioso administrativo. Precisamente, en este aspecto podemos incorporar una especie de amparo de legalidad, en el que los justiciables encuentran soluciones prácticas y rápidas con medidas cautelares inmediatas, con mecanismos en los que los jueces sean activos y los ciudadanos encuentren justicia pronta y cumplida, sin necesidad de sentencias o resoluciones de fondo en ese momento.

51


tengo capacidad” y el Estado argumente lo mismo. Eso se podría poner en conocimiento de la Sala Constitucional al momento de hacer el informe, a fin de que valore esa incidencia.

Respuestas de Ana Lorena Brénes a las preguntas formuladas por el público: ¿Realmente se tomó en cuenta la opinión de los expertos en los diferentes temas para emitir una resolución?

Me acuerdo, a manera de ejemplo, de cuando se discutió la fecundación in vitro, que en el caso de la Procuraduría, el Procurador General se hizo acompañar de la vista de un experto sobre la materia, y la Sala aceptó que en el momento debido el experto expusiera su punto de vista.

Se plantea buscar un modelo distinto porque no existe la posibilidad de que expertos en el tema puedan acudir a la Sala o presentar sus argumentos ante ella. Además, la resolución que la Sala emita puede incidir fuertemente sobre las finanzas de una institución.

También, en una vista ante la Sala, los encargados de las ópticas decían que las normas que tenían los optometristas también se pueden aplicar a los oftalmólogos, porque tienen el mismo conocimiento. En ese caso, para poder hacer el informe (en realidad uno no sabe cuáles son los conocimientos técnicos que tiene cada profesional), Procuraduría le pidió al Colegio de Médicos y a la Universidad de Costa Rica que rindieran un informe sobre los currículos y los estudios de cada uno para valorar si, efectivamente, era cierto lo que el oftalmólogo decía: “nosotros sabemos más que el optometrista, tenemos un grado más que el optometrista”. Con el estudio se prueba que el oftalmólogo posee más conocimientos que el optometrista. Este criterio se emitió en el momento en que Procuraduría rendía el informe de ley y la Sala valoró y tomó en cuenta las explicaciones de la Universidad y del Colegio.

En este punto, necesito retomar un planteamiento porque parto de un supuesto distinto. Me parece que el sistema actual permite hacer llegar la opinión de expertos a la Sala. No es usual, no está expresamente previsto en el nivel de la Ley de Jurisdicción Constitucional la posibilidad de aportar pruebas en una acción de inconstitucionalidad. Es un control sobre la norma, pero la Sala, por ejemplo, introduce los principios de racionabilidad y muchas veces esos principios o su aplicación requieren de alguna prueba que no es la técnica de un juicio contencioso administrativo, sino alguna demostración para que la Sala pueda valorar efectivamente, no solo el contenido de una norma, sino la posible incidencia que tenga la aplicación de la norma en la práctica. Vamos a poner un ejemplo: a la Caja Costarricense del Seguro Social se le han planteado numerosos amparos en los que se dice que está obligada a comprar medicamentos aunque sean muy caros. Es un ejemplo típico que incide en la economía de la institución.

Le doy vuelta a la consulta: no creo que necesariamente haya que cambiar el sistema o buscar uno que posibilite esas situaciones; creo que el sistema ya lo permite. Aclaro que no es lo normal, no en toda acción de inconstitucionalidad hay que buscar un especialista. Diría que, por experiencia de la Procuraduría, más bien es excepcional cuando se necesita un criterio distinto del netamente jurídico para poder dar un contenido y una valoración a la norma.

Bueno, puede ser que en un determinado momento la Sala también haya dicho que no es excusa para la administración no tener contenido económico y que tiene que buscarlo, pero puede ser que en otro momento se demuestre que a la hora de repartir “el queque”, que es el dinero que posee la institución, ya no alcance; o sea, que no haya posibilidad real de cumplir la orden.

En ese sentido, aunque no esté expresamente previsto en la Ley de Jurisdicción Constitucional, la Sala ha sido amplia y ha admitido en distintos supuestos que puede hacerse llegar un criterio técnico. Por ejemplo, cuando la Procuraduría asume el carácter de órgano asesor de la Sala Constitucional, esto le da independencia de criterio, que es la que se tiene en la ley orgánica de la Procuraduría para efecto de consulta. En las respuestas a las consultas (función ante la ley de jurisdicción constitucional), la Procuraduría actúa de manera independiente; o sea, bajo su propio criterio, sin apego al criterio que pueda tener la administración activa.

Yo creo que en nuestro sistema actual, al momento de contestar la acción de inconstitucionalidad por parte de esa institución, existe la posibilidad de hacer llegar informes técnicos sobre el contenido económico real y la incidencia que esto puede tener. Obviamente habría una discusión, porque se argumentaría que un derecho fundamental tiene que prevalecer, aún frente a una realidad económica. Lo cierto es que la realidad económica tampoco la podemos desconocer. Puede ser que la solución sea redistribuir el dinero pero puede darse que en un momento determinado la institución diga: “no

52


Cuando en un informe nos damos cuenta de que la Sala ha omitido, por alguna razón, dar audiencia a la institución directamente involucrada, se solicita en el informe y en la mayoría de los casos, que la Sala escuche la sugerencia de la Procuraduría y le dé traslado a la administración afectada de forma tal que esta, por ejemplo, pueda hacer toda la valoración económica o de impacto económico que la Procuraduría, por sus propias características, no podría hacer, porque además no tiene el conocimiento para hacerlo.

Respuestas de Danilo Chavarri Soto a las preguntas formuladas por el público: ¿Considera que debe existir un mayor diálogo para la resolución de conflictos entre los diferentes poderes de la República y garantizar una mejor gobernabilidad? Por supuesto que el diálogo es siempre muy importante y un instrumento adecuado para resolver conflictos; sin embargo, tiene algunas limitaciones en cuanto a que se refiere a los conflictos de competencia, porque están definidos por la ley. De manera que si el diálogo lo que va a producir es la persuasión de una de las partes en conflicto con respecto de la otra, para que se pueda definir cuál es el órgano competente, esto sería mucho mejor y debe propiciarse. El otro tema es el diálogo político, el cual hay que fomentar de una manera muy efectiva. El diálogo político puede ser entre, por ejemplo, el Ejecutivo y el Legislativo o entre el Ejecutivo y sectores de la sociedad. El problema lo hemos vivido cuando, por ejemplo, se manejó el proceso de concertación nacional: se plantearon diez temas, en todos hubo definición y todas las definiciones se elaboraron por un alto grado de acuerdo, mayor del setenta y cinco por ciento de los que formaron las distintas mesas de concertación, y ratificado por la Asamblea General de la Concertación. Sin embargo, no fue posible lograr que esos acuerdos, que nos habrían generado un adelanto muy importante en el desarrollo del país, fueran aceptados en el Poder Legislativo. Cuando una situación de estas ocurre se necesita el trabajo político, pero además reformar el reglamento de la Asamblea Legislativa para que pueda resolver los asuntos bajo su conocimiento en términos razonables, sin menguar, por supuesto, la participación democrática de todas las partes, pero tampoco sin que sea utilizada como un instrumento dilatorio, interminable, que impida que se pueda llegar a las definiciones que requiere el desarrollo del país. Existe un descrédito de los tribunales, ¿cómo pensar que ellos mismos podrían tratar la materia que se tutela bajo el amparo o habeas corpus?, ¿no sería más peligroso y se dispersaría la jurisprudencia pues no habría un solo tribunal sino cientos resolviendo de manera diversa, causando una mayor incertidumbre en la seguridad jurídica?

53


Respuestas de Óscar Hernández a las preguntas formuladas por el público:

Soy claro reconocedor de la conveniencia y del valor de la Sala Constitucional, pues creo que ha dado una contribución muy importante a la vida institucional de este país, y que realmente, como decía don Manrique: “no se puede concebir un Estado moderno sin una Sala Constitucional”.

¿Cree que hubo prudencia en la Sala Constitucional al permitir la reelección presidencial? Hay que hacer una explicación previa para aquellas personas que talvez no conozcan la Constitución Costarricense “al dedillo”. En el año 1949, cuando se aprueba la Constitución Política en Costa Rica, el artículo 132 de la Constitución prohíbe la reelección en forma inmediata: es posible la reelección del presidente de la República transcurrido un cierto número de periodos. En el año 1969, mediante una reforma constitucional, se modifica ese artículo y prohíbe la reelección en forma absoluta.

En segundo lugar, creo en la centralización de las potestades de la Sala Constitucional. Yo no estoy pensando en que haya tribunales de competencias constitucionales dispersas; por el contrario, creo que deben mantenerse en la Sala, y ahí discrepo con otras posiciones y otros proyectos, tanto en la materia de constitucionalidad como en la de amparo y habeas corpus, pero es necesario que haya una oportunidad de rectificación administrativa, bajo lo que yo llamo el incidente o la advertencia de amparo, para que la administración rectifique o el que tiene que ver con el tema de habeas corpus lo haga.

Posteriormente, se presenta ante la Sala Constitucional, por el año 2000, un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma practicada al artículo 132, y la Sala Constitucional se pronuncia sobre que la reforma no es inconstitucional. Se presenta un nuevo recurso con esos mismos argumentos, pero había cambiado la composición de los magistrados que votaron por primera vez en contra de la inconstitucionalidad de esa reforma, por lo cual el segundo fallo, del año 2003, cambia el criterio anterior y dice que la reforma del artículo 132 es inconstitucional. Como antes lo advertía don Danilo Chaverri, hay un cambio total en el criterio de la Sala Constitucional en función de la nueva composición de los magistrados que ahora la integran.

Si la posición de la autoridad es no rectificar, entonces pasaría el asunto automáticamente a la Sala. Lo que yo preveo es que si se establece un mecanismo de esta naturaleza, van a resolverse en las sedes de la competencia inmediata una gran cantidad de problemas, lo cual disminuiría la presencia de asuntos en la Sala Constitucional. Pero sí creo que este principio tiene validez también en el ámbito de la seguridad jurídica que tiene una altísima relación con la unidad de la jurisprudencia.

En lo personal, sí creo en la reelección presidencial, me parece que a los pueblos no se les puede poner cortapisas en cuanto a la elección de sus gobernantes; sin embargo, me parece que no era la Sala Constitucional la que debía decidir si procedía o no la reelección de un presidente. Ese cambio debió operarse mediante un amplio consenso y debió darse mediante una reforma constitucional operada por el constituyente derivado. Desde esa perspectiva creo que la sentencia última de la Sala Constitucional no fue prudente.

54


Tema 3 Foro “Agenda nacional de reformas al Poder Judicial: valoración y perspectivas de una experiencia”. Moderador: Alejandro López Mcadam. Vicepresidente del Colegio de Abogados.

El Colegio de Abogados, durante los dos años pasados, estuvo montando un foro de discusión que tenía como meta unas propuestas que se pusieron en conocimiento de toda la comunidad jurídica y del país. Posteriormente, fue firmado un compromiso por los presidentes de los tres supremos poderes, en el Colegio de Abogados, en el que se estudian la causa de la crisis de la gobernabilidad en el Poder Judicial, el exceso de trabajo, la burocracia, los procedimientos lentos que se establecen como el origen del problema y que, para eliminarlos será necesario reformar leyes, reglamentos, trámites y actitudes. El análisis de estas propuestas es el contenido de este panel.

De izquierda a derecha: Manuel Amador Hernández, Jose Manuel Arroyo, Alejandro López McAdam, Emilia María Rodríguez, Patricia Vega y Paul Rueda Leal.

Judicial; las personas que están sometidas a procesos penales a los abogados litigantes que los defienden; también el Poder Judicial recibe críticas de periodistas que, por ejemplo, de vez en cuando se abocan al análisis de un caso concreto que se lleva en la institución, determinan que el asunto no está funcionando bien y, por consiguiente, realizan críticas al sistema; además, otras críticas provienen de abogados y abogadas litigantes que representan a sus clientes ante los Tribunales y que, en realidad, sienten un grado de desesperación al observar y experimentar la lentitud y, algunas veces, la ineficacia con que el Poder Judicial atiende las demandas.

Conferencista: Manuel Amador Hernández. Doctor en Derecho y Expresidente del Colegio de Abogados. (Transcripción). “En este pacto por la justicia, los señores Presidentes de los tres supremos poderes de Costa Rica, frente a un número calificado de testigos de honor, se comprometieron formalmente a apoyar el foro para elaborar la agenda nacional de reformas al Poder Judicial, iniciado por el Colegio de Abogados de Costa Rica; se comprometieron a instar a todas las personas físicas y jurídicas interesadas en el tema a integrarse en el proceso y a contribuir con el mejoramiento del Poder Judicial; y se comprometieron a participar en los talleres finales del foro, a fomentar el diálogo constructivo y la cooperación interinstitucional para promover y acelerar las reformas que se aprueben”.

Ante la queja de muchísimos juristas, de muchísimos abogados y abogadas, el Colegio de Abogados de Costa Rica el año pasado tomó la decisión de iniciar lo que llamamos un foro para elaborar la Agenda Nacional de Reformas al Poder Judicial. Inclusive, tenemos que informar que dentro del grupo de los colegas, algunos abogados se reunieron y constituyeron una asociación de abogados litigantes, precisamente para denunciar los problemas que el Poder Judicial estaba enfrentando y proponer soluciones.

La iniciativa del colegio de abogados: El Poder Judicial viene siendo objeto de muchas críticas a lo largo de los últimos años, las cuales provienen de distintos sectores; por ejemplo, los justiciales critican el funcionamiento del Poder

55


En otras palabras, hubiéramos repetido lo que otras personas habían hecho; nada nuevo íbamos a aportar. Por lo tanto, lo ideal era que el Colegio realizara una labor relativamente original, que tuviera una cierta trascendencia en el ámbito nacional costarricense. Fue así como se nos ocurrió pensar que el Colegio, en realidad, lo que debía hacer era asumir la tarea de coordinar las distintas denuncias que se estaban presentando en el país y las propuestas de resolución de todas las partes interesadas en este problema.

Supuestos metodológicos: Ante esta serie de situaciones, el Colegio, en el año 2002, decidió iniciar el foro Agenda Nacional de Reformas al Poder Judicial. Esta actividad la iniciamos partiendo de dos presunciones metodológicos claramente definidas: en primer lugar, partimos del supuesto de que la denuncia de la problemática que enfrentaba el Poder Judicial era cierta, pues a nosotros mismos nos constaba la existencia de esos problemas que venían a diario denunciándose en diferentes sectores. El Poder Judicial en realidad enfrentaba los problemas de funcionamiento que se le venían señalando constantemente por parte de abogados litigantes, justiciables, usuarios directos de la justicia y por periodistas.

El Colegio, en consecuencia, lo que debía hacer era servir de canal o de medio para que todas las personas interesadas pudieran denunciar ante él, ante el proceso del foro, los problemas del Poder Judicial, las posibles causas de esos problemas y que pudieran plantear sus propuestas de solución; eso fue lo que hicimos: llamar y convocar a todos los habitantes de este país al foro, con la idea de facilitar el diálogo y coordinar las distintas posiciones que se estaban dando en nuestro país, porque notamos que había una ausencia en ese sentido. Hasta el momento nadie había asumido el papel de coordinar todas las propuestas de solución, de abrir el diálogo, de concertar a las personas interesadas en los temas del Poder Judicial.

Por otra parte, tuvimos como una especie de supuesto metodológico, tuvimos la existencia en el país de muchísimas propuestas de solución y la idoneidad de cada una para llevar adelante una reforma eficaz del Poder Judicial. Estas dos realidades, los problemas denunciados por distintas personas y la idoneidad de las propuestas de solución, fueron asumidas por el Colegio prácticamente como un dogma metodológico para iniciar la actividad del foro cuanto antes y llegar en el tiempo de dos años, a un feliz término de la actividad, por lo menos en una primera etapa.

Después de haber recibido copiosa información, pues la idea fue que el Colegio sistematizara con la ayuda de algunos científicos todos los aportes que nos pudieran brindar las personas interesadas en el foro, en julio del año pasado el Colegio publicó dos pequeños folletos en los cuales se sistematizaron los problemas del Poder Judicial, sus causas y las propuestas de solución que se recibieron a lo largo de la actividad del foro.

Por supuesto que esta posición metodológica generó en el Colegio algunas críticas, porque había algunas personas que pensaban que nosotros, antes de adoptar estos supuestos metodológicos, antes de dar por presupuesta la existencia de problemas y la idoneidad de las propuestas de solución, debíamos hacer primero un estudio científico para demostrarlo. A pesar de esas críticas, mantuvimos nuestra posición y echamos adelante el proceso porque nos parecía que iba a resultar una pérdida de tiempo enfrascarnos en un medio ejercicio intelectual para lograr demostrar lo que ya de hecho sabíamos que era cierto.

Hacia la agenda nacional de reformas del poder judicial: Esperamos que algún día estas propuestas de solución se apliquen. Falta integrar esos resultados a los estudios de la Corte Suprema de Justicia, el foro de reforma al Poder Judicial, iniciado por el Colegio de Abogados y los resultados de la investigación que está realizando la Comisión Especial de la Asamblea Legislativa que investiga el funcionamiento del Poder Judicial.

Coordinar denuncias y propuestas: Nos dimos a la tarea de definir cuál podría ser el papel del Colegio de Abogados en esta actividad: si nosotros lo que hubiéramos hecho era, por ejemplo, puntualizar problemas y plantearles soluciones a esos problemas, pues sencillamente nuestra labor no iba a ser del todo distinta a la que se venía dando en otros sectores del país, como algunos abogados, la Corte y otras entidades interesadas en el tema.

Luego de que esto suceda, la idea es realizar un taller final en el cual participarán tres ministros del gobierno, seis magistrados y algunos diputados. Serán ellos quienes en definitiva aprueben la Agenda Nacional de Reformas al Poder Judicial con toda la información que el Colegio de Abogados habrá recopilado.

56


En búsqueda del consenso:

Apoyo de los poderes del estado:

Para efectos de este tema, de lo que aquí interesa, podríamos preguntarnos entonces, ¿cuál fue el trasfondo filosófico político de la actitud del Colegio de Abogados? o, en otras palabras, ¿por qué el Colegio de Abogados asumió la posición de coordinador y facilitador del diálogo y qué expectativas albergaba en relación con el tema del Poder Judicial?

Desde este punto de vista, tendríamos que decir que el Colegio actuó apegado a los principios de la democracia participativa; sin embargo, también en el Colegio estábamos muy conscientes de que el régimen de decisiones costarricenses, de acuerdo con nuestra Constitución Política, es el de una democracia representativa; por ello, antes de iniciar el foro procuramos contar con el apoyo de los distintos poderes estatales y obtuvimos el beneplácito de la Asamblea Legislativa. En su debido momento, obtuvimos también el del Poder Ejecutivo por medio del señor Ministro de Justicia de ese entonces y el de la Corte Suprema Justicia para la realización de la actividad.

En primer término, el Colegio asumió esa posición, porque estaba muy consciente de la importancia del consenso y de la participación ciudadana en la toma de decisiones del país. Ambos valores cobran cada vez más importancia en la vida de las sociedades modernas y Costa Rica no escapa de ese fenómeno.

En el mes de diciembre del 2003, ese apoyo y beneplácito que nosotros habíamos obtenido desde el año 2002 tuvo su máxima expresión, por así decirlo, un día en que los tres presidentes de los tres supremos poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, firmaron en el Colegio de Abogados lo que denominamos “Pacto por la Justicia”.

Hoy más que nunca los pueblos, los ciudadanos y las personas en general reclaman el derecho de ser escuchadas en la toma de decisiones de sus gobernantes; para comprobar este fenómeno sociológico, basta con atender las informaciones que constantemente se nos brindan en los periódicos, la radio y la televisión, donde podemos observar grandes manifestaciones de personas haciendo reclamos a sus gobiernos.

Pacto por la justicia: En dicho pacto, los señores presidentes de los tres supremos poderes de Costa Rica, frente a un número calificado de testigos de honor, se comprometieron formalmente a apoyar el foro para elaborar la agenda nacional de reformas al Poder Judicial, iniciado por el Colegio de Abogados de Costa Rica; se comprometieron a instar a todas las personas físicas y jurídicas interesadas en el tema a integrarse en el proceso y a contribuir con el mejoramiento del Poder Judicial; se comprometieron a participar en los talleres finales del foro, que se realizarán en julio o agosto del 2004 con representantes de la Corte Suprema de Justicia, Asamblea Legislativa y del Poder Ejecutivo; y a fomentar el diálogo constructivo y la cooperación interinstitucional, para promover y acelerar las reformas que se aprueben en los talleres finales del foro.

La ciudadanía reclama su participación: En Costa Rica, este fenómeno sociológico se ha intensificado a partir del inicio de la segunda mitad del siglo pasado, gracias a mejoras sustanciales en la calidad de vida de los costarricenses y a un nivel más alto de educación y de información que, en general, toda la población costarricense ha adquirido durante ese tiempo. Dichos fenómenos tienen íntima conexión, indudablemente, con lo relacionado al desarrollo y la evolución de los medios de comunicación colectiva, no solamente con el periódico (que existía desde antes) sino también con la radio (que se difundió muchísimo en la segunda mitad del siglo pasado) y la televisión (cuya influencia es indudablemente alta en los hogares costarricenses).

Documento histórico: El documento final (que está en manos del Colegio de Abogados) sin lugar a dudas es un documento histórico para todos aquellos países que, siguiendo la tradición de Montesquieu, han divido el ejercicio de poder en tres poderes distintos, ejecutivo, legislativo y judicial.

Así las cosas, cuando el Colegio de Abogados definió la metodología del foro para elaborar la Agenda Nacional de Reformas al Poder Judicial, estaba muy consciente de ese fenómeno, según el cual la gente quería participar en la toma de decisiones y que se escuchara su voz. El Colegio quiso tomar en consideración esa opinión de los habitantes interesados en el tema del Poder Judicial, escucharlos y sistematizar de la mejor manera posible, desde el punto de vista científico, sus criterios.

57


analfabeta. Todo el mundo, sin lugar a dudas, está de acuerdo con que al Poder Judicial hay que mejorarlo. En esto tengo que confesar honestamente que nosotros tuvimos alguna suerte cuando nos abocamos a este proceso.

Es la primera vez en la vida democrática republicana de nuestro país que los presidentes de los tres supremos poderes del Estado se ponen de acuerdo para llevar adelante una serie de propuestas cuyo origen ha sido el análisis de una institución no gubernamental, como lo es el Colegio de Abogados.

Muchísimas gracias a todos.

Como agremiados, nos sentimos muy orgullosos de que el Colegio de Abogados haya logrado este compromiso histórico, no solamente en Costa Rica, sino en el resto de los países que siguen la tradición de Montesquieu, de división tripartita del poder. Los pactos, compromisos y beneplácito que obtuvimos de los poderes del Estado, lo hicimos con el fin de garantizar y asegurar el éxito o la eficacia del proceso del foro Agenda nacional de reformas al Poder Judicial, porque estamos conscientes de que nuestro régimen democrático, el que recoge la Constitución Política, es un régimen representativo y, en consecuencia, son los representantes debidamente elegidos por el pueblo o indirectamente por los diputados de la Asamblea Legislativa, en el caso del Poder Judicial, los que tienen que llevar adelante la toma de decisiones. No creemos en la invasión de potestades de ningún sector de la sociedad y por eso canalizamos el foro de esta manera; o sea, consultamos a las personas interesadas, se planteron las soluciones y luego se dieron a conocer a los miembros de los supremos poderes para que sean ellos, en definitiva, quienes determinen cuál va a ser la agenda nacional de reformas al Poder Judicial. Viabilidad de las propuestas: Estamos conscientes de que las recomendaciones del foro no son vinculantes para el Estado; sin embargo, creemos que aquellas que sean aprobadas en el taller final, en el que participarán algunos diputados, magistrados y ministros de Estado, tendrán muchas posibilidades de convertirse en realidad algún día. Somos optimistas porque consideramos que la mayoría de las propuestas de cambio o de solución que salieron del foro no son, por sí mismas, conflictivas. En esto, la verdad es que contamos con cierta suerte, es decir, el tema no es tan conflictivo como, por ejemplo, la materia fiscal. La gente, en general, está de acuerdo con que el Poder Judicial necesita reformarse y mejorar; están de acuerdo tanto el patrono como el trabajador, está de acuerdo el justiciable, el rico, el pobre, el intelectual y el

58


Como antecedente inmediato del referido fenómeno, se debe recordar la crisis moral de los noventa, cuyos puntos más álgidos fueron el dictamen de la Comisión de Narcotráfico de la Asamblea Legislativa -que incluso cuestionó a representantes de los Supremos Poderes- y una serie de desfalcos, como el Fondo de Emergencias o la quiebra del Banco Anglo.

Panelistas: Paul Rueda Leal. Doctor en Derecho Constitucional. (Ponencia). “La sociedad retoma un papel fundamental, el del contralor de las autoridades políticas responsables de practicar los cambios pactados”. Relevancia constitucional de la participación ciudadana en la reforma de estado: el caso del poder judicial de Costa Rica.

En ese contexto, el profundo abatimiento moral sufrido propició la introducción de una serie de nuevas instituciones, todas ellas tendientes a mejorar y expandir la actividad de control político. Es decir, ante los actos de corrupción verificados a pesar de la actividad de los entes tradicionales de control, como la Contraloría General de la República o el Poder Judicial, se optó por crear la Sala Constitucional, la Defensoría de los Habitantes, la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos y una serie de Superintendencias Financieras.

Uno de los pilares fundamentales de la constitución real que rige la sociedad costarricense es el principio democrático. En efecto, el artículo 1 de la Constitución Política dispone que Costa Rica es una república democrática, libre e independiente. La democracia, a su vez, implica que el ejercicio de la soberanía reside exclusivamente en la Nación, como así lo contempla el artículo 2 de nuestra Carta Fundamental.

Sin embargo, si bien la función contralora de la gestión pública resulta indefectible, ella sola es insuficiente para impulsar el progreso del país y mejorar la calidad de vida de las y los costarricenses, sobre todo cuando las diversas entidades públicas, tanto en lo concerniente a las relaciones externas entre las instituciones como a las internas entre sus dirigentes, se encuentran empotradas en fragmentos incomunicados y, por ende, no han podido gestar una política común de Estado. Me refiero entonces a ese problema sistémico que afecta la administración del país e impide su modernización.

De esta forma, nuestro régimen político adopta la tesis de la soberanía nacional, según la cual esta no recae en los integrantes de la comunidad considerados individualmente, sino en la Nación en su conjunto. Sin ánimo de profundizar en una discusión conceptual al respecto, entiendo por Nación el conjunto de mujeres y hombres ligados a un país por una comunidad espiritual y cultural, vínculo que conlleva implícitamente una voluntad de acción conjunta1. Esa unión de individuos es precisamente el Pueblo, de quien proviene la supremacía de la potestad de gobierno y quien delega su ejercicio en los gobernantes electos de conformidad con las reglas del sistema democrático.

A la referida circunstancia se debe sumar el hecho de que la forma tradicional del quehacer político ha provocado el desarraigo del ciudadano común con respecto a los partidos, según se refleja en las últimas encuestas nacionales, lo que contribuye, entre otros elementos, a la crisis de credibilidad del Poder Público, puesto que los partidos son precisamente el instrumento jurídico natural para que las personas accedan a cargos públicos de mayor importancia.

En consecuencia, uno de los presupuestos lógicos de la soberanía y la democracia es la participación popular, de forma que esta deviene no solo en un medio para la realización de los referidos bienes constitucionales, sino, al mismo tiempo, en un bien jurídico por sí mismo, relevante desde el punto de vista constitucional.

En tal contexto, estimo que la participación ciudadana, amén de constitucionalmente relevante, resulta políticamente adecuada, pues contribuye a superar los problemas de desarraigo y pérdida de credibilidad, lo que, a su vez, permite sobreponerse a la parálisis institucional que se vive en varias áreas. En el caso del Poder Judicial, no solo varía la iniciativa en la promoción de la modernización judicial tradicionalmente restringida a los máximos jerarcas de los Poderes, salvo en casos de conmoción política sino que, a la vez, robustece la base legitimante del proceso, dado que con la colaboración de la

Consiguientemente, la participación de la Sociedad Civil en la gestión pública no es una concesión del Estado; por el contrario, se trata de un instituto que debe ser fomentado por el Poder Público en consideración a su preeminencia constitucional. El tema de la participación refleja en Costa Rica la necesidad, planteada por la ciudadanía, de idear nuevas estrategias de desarrollo ante la inercia de la Administración.

1 Eggers Lan, Conrado. “Los conceptos de "Pueblo" y "Nación" en la propuesta de Unidad Latinoamericana”, en Revista de Filosofía Latinoamericana y Ciencias Sociales, Año XI, N° 12. Buenos Aires, agosto de 1987.

59


propósito de llegar a acuerdos en torno a qué debe reformarse, cómo debe ejecutarse tal cambio y cuáles son las responsabilidades de las partes involucradas.

comunidad, la reforma judicial no se asienta exclusivamente sobre la autoridad del puesto de los máximos jerarcas judiciales o políticos, sino que se originaría, o al menos encontraría respaldo, en el pensamiento de amplios sectores de la población. Asimismo, la presión que la sociedad está en capacidad de generar, de una u otra forma le inyecta mayor dinamismo al proceso de reforma judicial.

La estructura fundamental del foro está compuesta por: a) convocatoria a la comunidad, b) sistematización de los aportes recibidos y estudios científicos correspondientes, c) elaboración de un informe o estudio de opinión, documento base para la discusión, d) realización de una serie de talleres respecto de la reforma del Poder Judicial y e) seguimiento a los acuerdos tomados. Actualmente, el proceso se encuentra en la primera parte de preparación de la fase “d)”.

Ahora bien, la sociedad, como agrupación que es, requiere de una entidad conductora que logre interpretar su voluntad a partir de una toma de posición lo más neutral posible y definitivamente amplia y abierta. Por ello, los entes convocantes de procesos de diálogo social deben gozar de amplia credibilidad y acompañar el proceso con los instrumentos científicos pertinentes, a lo que más adelante me referiré. Asimismo, la efectividad de la participación de la sociedad aumenta cuando las autoridades están anuentes a integrarse en un proceso transparente de control y crítica2.

Ahora bien, en el desarrollo de este proceso de concertación ciudadana, el Colegio respetó aspectos democráticos, participativos y de diálogo que fueron tomados en cuenta de diversa forma. Primero, el Foro se fundó en una convocatoria general a todos los habitantes de la República, versados o no en Derecho, para que se manifestaran sobre los problemas del Poder Judicial, sus posibles causas y soluciones. En este sentido, la convocatoria tuvo como consecuencia que alrededor de cien aportes, provenientes de diversas agrupaciones y de ciudadanos en su carácter personal, fuesen presentados en el lapso de aproximadamente un mes y medio.

En el caso de Costa Rica, tanto la Comisión Legislativa que investiga al Poder Judicial, como el Directorio Político de ese Poder, la Corte Plena y el Poder Ejecutivo actuaron muy transparentemente en un proceso de discusión acerca de la reforma judicial. De hecho, la actitud abierta del Presidente de la Corte fue fundamental para que el Colegio de Abogados pudiese iniciar esta tarea, pues facilitó el acceso requerido a la información interna de ese poder. Por otro lado, esa corporación gremial dirigió el proceso de manera científica e íntegra, en condición de facilitador, no de protagonista, consciente de que no son pocas las ocasiones en que procesos de convergencia anunciados con bombas y platillos, devienen en inoperantes debido a la falta de claridad en las reglas de juego inicialmente pactadas o a las rivalidades entre los propios propulsores, quienes pierden credibilidad debido a manipulaciones y engaños.

Segundo, los resultados primarios obtenidos fueron sometidos a varios talleres de validación, donde diversos grupos de la Sociedad Civil aportaron valiosas críticas a los primeros avances de esta investigación, con base en las cuales se mejoró el planteamiento inicial. Tercero, el Colegio se abstuvo de emitir criterios valorativos respecto del problema planteado, hasta tanto no estuviera listo el estudio de opinión, con el ánimo de asegurar que las conclusiones de la investigación se derivaran de la opinión de los ciudadanos, no del criterio personal de los miembros de la Junta Directiva de esta agrupación gremial.

Estructura y metodología aplicadas en el foro “agenda nacional de reformas al poder judicial”.

Cuarto, el proceso de sistematización fue desarrollado por un grupo de científicos sociales de amplia trayectoria universitaria, escogidos por sus atestados académicos, experiencia y ética profesional, que se desempeñaron con autonomía respecto de la Junta Directiva del Colegio, pero sujetos a la firme instrucción de que, durante el proceso de elaboración de este trabajo de investigación, debían limitarse de manera estricta a la sistematización de las opiniones exteriorizadas por la ciudadanía3.

Esta actividad se denominó “foro” porque se perfiló como una instancia de consulta, cabildeo y negociaciones en torno al establecimiento de una agenda nacional de reformas al Poder Judicial, a partir del supuesto de que la sociedad costarricense y ciertos actores relevantes (tanto públicos como privados) están en la disposición, al menos de manera preliminar, de entablar un diálogo nacional con el

2 La situación contraria no desvirtúa la conveniencia del involucramiento de la sociedad en la reforma judicial; tan solo obliga a que la participación sea más beligerante y enérgica. 3 Los especialistas contratados fueron los Catedráticos Universitarios Manuel Rojas Bolaños, José Luis Vega Carballo y Luis Baudrit Carrillo. El infrascrito, funcionario judicial e igualmente profesor universitario, fungió como coordinador científico del equipo.

60


consulta a la población fue de un mes y medio, como luego se explicará con mayor detalle, y se trató de un llamado a la población en general. El tiempo siguiente se dedicó al estudio de otras fuentes de información, como encuestas o documentos internos del Poder Judicial, así como a la sistematización de los hallazgos. El tema de los plazos resulta esencial, pues está en función de los propósitos primarios de lo que se pretenda hacer en un proceso de reforma judicial.

Y quinto, se consultaron estudios de varias entidades, como encuestas, tesis y otros documentos de esta naturaleza, con el ánimo de ampliar la base cognoscitiva de la consulta. Asimismo, el enfoque integral fue tomado en cuenta en la medida en que el foro no se concentró en un aspecto en particular de los problemas del Poder Judicial, sino que abarcó tres grandes áreas: 1) trato al usuario y ética judicial, 2) gobierno y administración judicial y 3) cambios en la legislación procesal.

En Costa Rica, durante 1986 y 1987, con fondos de entidades internacionales, se realizó el estudio más ambicioso sobre la administración de justicia que hubiese sido elaborado a la fecha. La investigación fue amplia y profusa, y estuvo a cargo de un nutrido grupo de científicos sociales y asistentes. Empero, su utilidad quedó restringida al campo meramente académico, pues su incidencia práctica fue absolutamente nula.

Se consideró que la reforma del Poder Judicial no es un asunto solo de procesos ni puramente de infraestructura u organización, sino que presupone la interacción de, al menos, las tres áreas supracitadas. Esta connotación integral se refleja, además, en la manera como se constituyó el equipo científico, compuesto por un sociólogo, un politólogo y dos abogados. Lo integral abraza igualmente la diversidad de sectores consultados, que comprendió abogados litigantes, funcionarios judiciales, periodistas, organizaciones gremiales, empresariales y de la sociedad en general y, por supuesto, los aportes individuales de personas interesadas en la problemática analizada, independientemente de que fueran parte o no de alguna organización.

Por ello, en el Foro planteado por el Colegio, desde un inicio se tuvo la aspiración de obtener resultados prácticos y concretos, lo que obligó a realizar la investigación con una metodología distinta. En primer lugar, el Foro se constriñó a examinar el problema de la reforma del Poder Judicial, no de la Administración de Justicia en general. Con ello, se fijó la estrategia consistente en que una serie de reformas importantes a ese poder, si bien no iba a solucionar íntegramente el problema de la Administración de Justicia, sí produciría de manera más célere un mejoramiento sustancial en la prestación de tal servicio, lo que sin duda resultaría muy beneficioso para usuarias y usuarios.

Conviene ahora realizar algunas aclaraciones respecto de la estructura del estudio de opinión, documento que, junto con otros textos, servirá de base de discusión en la realización de los talleres. Las propuestas planteadas reflejan aquellas proposiciones de reforma de mayor consenso o incidencia, independientemente de cualquier valoración subjetiva respecto de su pertinencia. Empero, en algunos casos, las posiciones tan variadas en relación con algún punto en particular, obligaron a consignar opiniones disímiles, todo con el ánimo de abarcar la mayor cantidad posible de criterios y mantener la actitud imparcial y facilitadora asumida por el Colegio en este proceso. De esta forma, en temas especialmente controversiales, en los que no hay consenso respecto de su explicación o solución, no se sesga el estudio obligando a puntualizar una determinada posición, sino que se plantea el abanico de posibilidades que ofrece la diversidad de pensamiento remitida al Foro.

En segundo lugar, desde un comienzo se participó a las entidades políticas relacionadas con el tema, quienes a fin de cuentas, son los responsables de emitir las disposiciones relativas a la reforma judicial. De esta manera, se procuró crear la ambientación política requerida para que los Poderes efectivamente convergieran en participar en el proceso y, de esta forma, las reformas planteadas tuviesen mayores posibilidades de éxito. En tercer lugar, el tiempo se dispuso en cantidad suficiente para realizar un estudio de opinión científicamente estructurado. Si el tiempo hubiera sido inferior, habría sido prácticamente imposible realizar el proceso de análisis y sistematización requerido para que el informe reflejara efectivamente el criterio mayoritario de la muestra consultada, con lo cual el resultado hubiese estado más expuesto a la manipulación y el criterio subjetivo. Por otro lado, si el tiempo hubiera sido mayor, se habría corrido el riesgo de que el Foro se conviertiera en una actividad netamente académica, como ocurrió en la experiencia pasada.

En cuanto a la duración del proceso, en lo que concierne a las primeras tres fases, se desarrollaron en el lapso aproximado de un año. Los primeros dos meses se dedicaron al planeamiento general de la actividad, período en el cual hubo mucha consulta a diversas corporaciones, en especial de carácter universitario. Esta fase fue utilizada para afinar la estrategia metodológica en la consulta popular y la elaboración del estudio de opinión. El período de

61


como base se usó un cuestionario compuesto por siete preguntas, elaboradas en conjunto por el equipo de consultores señalado y los miembros de la Comisión Organizadora del foro. También se le tomó parecer a algunos asesores del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Finalmente, el estudio de opinión, herramienta clave en los talleres, es básicamente propositivo y pragmático, pues se trata simple y llanamente de un instrumento operativo mediante el cual se facilita la toma de acuerdos respecto de una agenda de reformas judiciales. Asimismo, si bien en los primeros meses el grupo de consultores se abocó a reflexionar sobre la metodología por aplicar, no menos cierto es que la técnica no se sacrificó por el “timing”4. Fijado el modelo inicial de investigación, este se fue reedificando con el transcurso del foro, lo que permitió no solo que se reaccionara prontamente ante circunstancias inesperadas, sino también que la metodología aplicada no fuese inalterable. Además, el equipo de investigación estuvo claro en que se tenía que aprovechar la oportunidad política creada, la cual estaba permitiendo la actuación conjunta de los tres Poderes en pro de la reforma de uno de ellos con participación de la sociedad, razón de más para no extender peligrosamente la parte puramente académica del foro, es decir, la elaboración del estudio de opinión.

1.3.

En la escogencia de los entrevistados, que en el lenguaje especializado se llaman “informantes”, el criterio fundamental fue su conocimiento y cercanía con el tema. Aún cuando en la recopilación de la información relevante resulta válido emplear un número menor de “informantes”, en este caso se procuró entrevistar a la mayor cantidad posible, a pesar de la saturación que se puede producir6, dada la necesidad de contar con suficiente respaldo en cuanto a la determinación de problemas y señalamiento de posibles reformas.

1.4.

Recolección de informes y estudios diversos sobre el Poder Judicial, internos y externos, realizados en los últimos años. También estudios en los que se toca el tema, como los Informes del Estado de la Nación y de la Auditoría Ciudadana de la Calidad de la Democracia. Igualmente, documentos diversos enviados por abogados y otras personas, como contribuciones personales al desarrollo del foro.

1.5.

Compilación de informaciones sobre el Poder Judicial publicadas en los principales medios escritos del país. Se revisaron las noticias, artículos de fondo y comentarios de periódicos; no se hizo ningún análisis de la radio y la televisión. Se revisaron los últimos cuatro años de los diarios La Nación, La República, Al Día y La Prensa Libre. En los periódicos: El Heraldo, Diario La Extra y El Financiero,

Las fases del proceso han sido las siguientes: 1. Convocatoria a la comunidad y recopilación de materiales. 1.1.

1.2.

Llamado general a la comunidad nacional, para que hiciera llegar inquietudes y ponencias al Colegio de Abogados, relacionadas con posibles reformas al Poder Judicial. Esta convocatoria fue publicada en una plana de los periódicos La Nación y el Diario Extra5, en julio del 2002. Consulta a una “muestra por juicio” de expertos, integrada por 52 personas: abogados litigantes, expresidentes del Colegio de Abogados, miembros de organizaciones sociales, funcionarios judiciales, académicos de escuelas de Derecho, abogados, diputados, exmagistrados y organizaciones de profesionales en derecho y de servidores del Poder Judicial. A este grupo de especialistas se les hizo una entrevista con detenimiento y

4 El “timing” es la estrategia que trata de aprovechar y anticipar los movimientos sociales y políticos dentro de un proceso. Es especialmente útil en las ciencias sociales, en las que el objeto de estudio perennemente se está transformando, mientras es objeto de investigación. Durante la gestación de un proyecto, la efectividad de los resultados de una investigación así como la metodología aplicada dependen de circunstancias externas, que en el momento oportuno se deben identificar y explotar. En el caso de Costa Rica, la confluencia de intereses para reformar el Poder Judicial definió una situación cronológica única, cuya repetición resultaba muy difícil. Una mala estrategia de “timing” siempre implica pérdida de oportunidades. En consecuencia, ese término presupone que el investigador no se afiance rígidamente a un modelo preconcebido, sino que mantenga vigente la habilidad o destreza de reaccionar pertinentemente según las circunstancias del caso y de administrar el tiempo de la investigación de manera que se maximicen los resultados prácticos. El “timing” significa entonces saber aprovechar las oportunidades. 5 Se trata de los medios de comunicación escrita de mayor difusión en Costa Rica. 6 En el trabajo de recopilar la información, generalmente se llega a un punto a partir del cual las entrevistas adicionales no arrojan datos nuevos ni producen mayor comprensión del problema. Este es el punto de saturación, que solamente se puede determinar en la práctica.

62


la revisión se centró en el año 2002; mientras que para el Semanario Universidad la revisión abarcó los últimos diez años.

trata de relativizar sus descubrimientos (Deutscher, 1973); es decir, de comprender los datos en el contexto en que fueron recogidos”7.

1.6.

Recopilación de resultados de encuestas relativos a la evaluación ciudadana sobre el Poder Judicial, incluyendo un compendio de preguntas especialmente elaborado para la encuesta tipo “ómnibus”, elaborada por la firma CID-Gallup en agosto del 2002.

1.7.

Compendio de opiniones emitidas en diversos foros que organizaron las universidades y organizaciones gremiales con motivo del foro organizado por el Colegio.

No se trató, entonces, de un simple recuento de opiniones, mucho menos de su cuantificación, sino de su agrupación y de su valoración en términos de la pertinencia para los objetivos buscados. La formulación preliminar tuvo que pasar posteriormente por una validación de resultados, para evitar, en lo posible, las interpretaciones sesgadas o la ausencia de elementos que posibilitaran la comprensión del conjunto de informaciones recolectadas.

2 . Sistematización de los aportes recibidos y estudios científicos correspondientes. 2.1.

2.2.

Las ponencias recibidas, las entrevistas efectuadas y los diferentes materiales recopilados fueron sometidos a un proceso de análisis cualitativo, donde se aplicaron las técnicas usuales en este tipo de procedimiento, con el fin de sistematizar las opiniones emitidas, los problemas señalados y las propuestas realizadas. Como se trata de un trabajo de análisis cualitativo, es necesario indicar, siguiendo a Taylor y Bogdan (1992) que “... a diferencia de lo que ocurre en la investigación cuantitativa, en este caso no existe una división del trabajo entre recolectores de datos y codificadores”. El análisis de los datos es un proceso dinámico y creativo. A lo largo del análisis se trata de obtener una comprensión más profunda de lo que se ha estudiado y se continúan refinando las interpretaciones. Los investigadores también se reafirman en su experiencia directa con escenarios, informantes y documentos, para llegar al sentido de los fenómenos pasando por los datos. Según estos autores, el análisis de los datos tiene etapas diferenciadas. “La primera es una fase de descubrimiento en progreso: identificar temas y desarrollar conceptos y proposiciones. La segunda, que típicamente se produce cuando los datos ya han sido recogidos, incluye la codificación de los datos y el refinamiento de la comprensión del tema de estudio. En la fase final, el investigador

2.3.

Esta sistematización se presentó en un documento preliminar, en el cual se refleja objetivamente el conjunto de informaciones recogidas. Para el caso de propuestas de reformas al Poder Judicial, en el documento se diferencia a aquellas que gozan del acuerdo generalizado de la muestra consultada, de las que son posiciones de mayoría y de minoría. Como indiqué anteriormente, en algunos puntos en que no existía una clara posición mayoritaria, se plantearon los criterios con mayor aceptación, aunque fuesen contradictorios. Este es un documento base para el desarrollo de las ulteriores negociaciones, lo que no excluye la incorporación de otros textos.

2.4.

El documento preliminar fue analizado por tres grupos de “validación de resultados”, cada uno de ellos integrado por cerca de quince personas, procedentes de diferentes sectores: sociedad civil, expertos jurídicos y funcionarios judiciales. A los integrantes de estos grupos se les entregó el texto preliminar con algunos días de anticipación y se les pidió hacer juicios críticos, señalar carencias y hacer sugerencias, todo ello con el propósito de ajustar el documento a la realidad social y política del país.

2.5. Con los aportes emanados de los grupos de validación, el equipo de especialistas responsable de la labor ajustó el documento preliminar para presentar la versión final.

7 Ver al respecto Taylor, S. J. y Bogdan, R., Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Barcelona: Ediciones Paidós Ibérica, S. A. 1992. Ver también Tesch, Renata. Qualitative Research: Analysis Type and Software Tools. Hampshire: The Falmer Press, 1990; King, Gary; Keohane, Robert O. y Verba, Sidney, Designing Social Inquiri; Scientific Inference in Qualitative Research. Princeton, New Jersey: Princeton University Press, 1994.

63


hecho por el Colegio de Abogados, con el apoyo del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Sin embargo, se llegó al convencimiento de que la tarea nada fácil de reunir a los tres poderes para discutir en conjunto la Reforma Judicial requería de un ente convocante especialmente legitimado, con suficiente fuerza para alcanzar tal meta.

3. Elaboración definitiva del trabajo de investigación. 3.1.

3.2.

3.3.

La segunda versión del trabajo del equipo científico interdisciplinario pasó luego a la Comisión Organizadora del foro, quien decidió incorporar el texto íntegro del resultado de la investigación, con el objeto de respetar tanto la autonomía científica de los consultores contratados, como la transparencia planteada a lo largo de todo el proceso. De esta forma, se garantizó que los resultados obtenidos fuesen producto de lo expuesto por la población consultada, según la sistematización hecha por los científicos sociales, no del criterio subjetivo de los miembros de la Junta Directiva del Colegio de Abogados.

Por ello, el Colegio reunió a una serie de entidades públicas y privadas que, de acuerdo con los últimos estudios, gozan de una particular confianza por parte de la población: las universidades, las iglesias católica y evangélica y la Defensoría de los Habitantes. De esta forma, el grupo convocante se amplió y rindió sus primeros resultados, en una reunión sostenida en las instalaciones del Colegio con las máximas autoridades del Poder Judicial y Ejecutivo, en la que se ratificó el compromiso de participar en el foro y de suscribir un documento formal en el que constara tal voluntad.

En un acto formal, que contó con la presencia del Presidente de la Corte, el Vicepresidente del Directorio de la Asamblea Legislativa, la Ministra de Justicia y Gracia y el Presidente de la Comisión Legislativa que Investiga al Poder Judicial, así como de otras autoridades políticas, académicas y de las personas que remitieron sus ponencias, se entregó formalmente, a los Supremos Poderes, el estudio de opinión que, además, fue distribuido de manera gratuita a todos los despachos judiciales del país, las principales dependencias públicas, las universidades y a todos los participantes en el proceso del foro. La actividad fue ampliamente difundida por la prensa local.

En efecto, el 11 de diciembre del 2003, el Presidente de la República, el Presidente de la Asamblea Legislativa y el Presidente de la Corte suscribieron el acuerdo denominado “Pacto por la Justicia”, ante varios testigos de honor, entre quienes estaban el Presidente del Tribunal Supremo de Elecciones, el Presidente de la Comisión Legislativa que Investiga al Poder Judicial, la Presidenta de la Comisión Nacional para el Mejoramiento de la Administración de Justicia, los Ministros de Justicia, Trabajo y Seguridad, el Arzobispo de San José, el Fiscal de la Federación Alianza Evangélica Costarricense, el Defensor de los Habitantes, los Rectores de las Universidades de Costa Rica, Nacional, Estatal a Distancia y Latina, el Procurador General de la República, los representantes del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Presidente de la Comisión Nacional para el Rescate de los Valores, la Presidenta de la Asociación Costarricense de la Judicatura8 y los miembros de la Junta Directiva del Colegio de Abogados.

Con posterioridad a la entrega del documento, varios de los participantes en el foro remitieron artículos periodísticos de apoyo a los resultados esgrimidos en tal trabajo. Esta reacción inesperada y espontánea resultó extremadamente útil para robustecer la legitimidad del proceso.

4. Realización de una serie de talleres respecto de la reforma del Poder Judicial. Esta fase se encuentra actualmente en proceso de elaboración. Como primer aspecto se dispuso cambiar la estrategia original definida por el Colegio, en cuanto a la convocatoria. En un inicio, el llamado a participar en el proceso fue

Este documento reviste una especial trascendencia, por cuanto es la primera vez en la historia reciente del país que, de manera institucional y pacífica, los tres Poderes convergen en

8 Corporación que reúne a todos los jueces del país.

64


5. Seguimiento a los acuerdos tomados.

coadyuvar en la mejoría de uno de ellos como consecuencia del llamado de una organización civil; asimismo, diputados, magistrados y ministros se comprometieron a analizar el problema de la reforma judicial frente a frente y de manera conjunta, en un espacio común propiciado por la sociedad, ajeno a toda injerencia política.

En mi criterio, si del taller se lograsen obtener al menos cinco reformas fundamentales al Poder Judicial -cuyas áreas ya señalé en el apartado anterior-, se estaría alcanzando un éxito de enormes dimensiones. Finalizado el taller, la sociedad retoma un papel fundamental, el de contralor de las autoridades políticas responsables de practicar los cambios pactados.

En particular, deseo resaltar el último artículo del compromiso, que señala la necesidad de: “Fomentar el diálogo constructivo y la cooperación interinstitucional para promover y acelerar las reformas que se aprueben en los talleres finales del foro”. Esta disposición implica la voluntad de los participantes de que los talleres no concluyan en un discurrir de buenas intenciones y quiméricas propuestas, sino en proposiciones concretas, donde se determinen con claridad los fundamentos de la reforma judicial en aspectos tales como la oralidad en todos los procesos, la desjudicialización en áreas como tránsito y cobros, una clara división de las funciones de gobierno y administración entre la Corte y el Consejo Superior, el impulso de la administración humanitaria de la justicia y la lucha en pro de la ética judicial.

El grupo de seguimiento y control estará conformado por una representación de las universidades, tanto estatales como privadas, las iglesias católica y evangélica, la Defensoría de los Habitantes, la Asociación de la Judicatura y la Comisión Nacional para el Rescate de los Valores. Su forma de organización y mecánica de trabajo no han sido definidas todavía, puesto que en estos momentos se está en el período de preparación de los talleres citados. Luego de esta experiencia, en la que he participado como coordinador, concluyo que en la actualidad urge la creación de nuevas instancias de diálogo nacional, tanto en el ámbito civil como en el público. La participación de la sociedad civil, si es dirigida de manera transparente y sincera, puede contribuir enormemente a que la reforma estatal cuente con mayor legitimación y sea más célere.

Los talleres se celebrarán este año, empero su fecha no está aún determinada. Esto se debe a que tanto la Corte Plena como la Asamblea Legislativa se encuentran finalizando sus respectivos informes sobre la reforma judicial, de manera que resulta obvio que se debe esperar su elaboración final y posterior valoración. Se estima que para efectos del taller se va a confeccionar un documento que sistematice la posición de esos Poderes y el estudio de opinión del Colegio, de manera que se logren determinar los aspectos en los que existe gran consenso, en cuáles absoluto desacuerdo y aquellos en los que tan solo se percibe mediana conformidad. De esta forma, la estrategia por seguir en la conducción de los talleres se puede esclarecer más fácilmente, por ejemplo, colocando de primero en la agenda de discusión aquellas cuestiones en las que se evidencie mucha aquiescencia.

65


presupuestarias y los regímenes de nombramientos ocupan cotidianamente la labor de los jueces. Aunado a lo anterior, se encuentra una estructura burocrática sumamente rígida.

Emilia María Rodríguez Arias. Diputada y Abogada. (Ponencia). “No es posible obtener consenso sobre un asunto de política pública si la discusión no es pública”.

Decisiones no verticales, sino horizontales: participación de la sociedad civil. A este respecto, el tradicional esquema verticalista que ha caracterizado el funcionamiento y las reformas en nuestro sistema judicial debe ser abandonado. En su lugar, se debe adoptar un esquema más horizontal que, de forma transparente, involucre a la población para que proponga soluciones alternativas a los problemas. Efectivamente, la sociedad civil puede aportar muchísimo en la parte técnica, haciendo ver los errores en los que se ha caído en el pasado, canalizando las opiniones de la ciudadanía en general, asegurando la transparencia del proceso y, desde luego, aportando las soluciones tentativas.

Fundamento de la reforma: justicia pronta y cumplida. El nombre de este seminario, “Reforma política necesaria, fortalecimiento de la negociación parlamentaria y el diálogo social”, y específicamente el tema que estamos abordando que es “Una agenda nacional de reformas al Poder Judicial: valoración y perspectivas de una experiencia”, me llamó poderosamente la atención porque justamente quisiera enfocar la disertación a partir de mi perspectiva y de mi experiencia, como abogada y como diputada de este Congreso. Para empezar, el fundamento de la reforma al Poder Judicial tendríamos que enfocarlo desde la perspectiva de la garantía constitucional de una justicia pronta y cumplida.

¿Puede el poder judicial aceptar propuestas externas? Ahora bien, me pregunto si el Poder Judicial posee los mecanismos necesarios para valorar la existencia de esas propuestas.

La “justicia pronta” exige que los juicios sean resueltos, por razones de seguridad jurídica, en plazos razonablemente cortos. Por su parte, el “cumplimiento” de la justicia requiere, por un lado, la eficacia material de las resoluciones, su cabal cumplimiento, y por otro, que los procedimientos e interpretación de la ley conduzcan a una decisión final.

Reformar el poder judicial es una decisión política. Mi experiencia en la Asamblea Legislativa y el contacto que he tenido con los integrantes de numerosos órganos del Estado Costarricense me permiten sostener una tesis que tal vez no satisfaga las expectativas de muchos: toda decisión en materia de reforma institucional es política. Incluso, a pesar de contar con criterios técnicos en relación con una problemática, la resolución final no es por ese sólo hecho, aún cuando emane una decisión técnica de la Corte Suprema de Justicia; por el contrario, muy probablemente los criterios técnicos sirvan de velo a una decisión que, en definitiva, es eminentemente política.

A pesar de existir un precepto constitucional que incorpora estos dos conceptos en nuestro ordenamiento, el derecho a la “justicia pronta y cumplida”, sin lugar a dudas, no se está respetando. La mayor parte de los plazos estipulados en las leyes procesales se incumplen continuamente en cada uno de los niveles de la administración de justicia: desde los tribunales de grado, pasando por la segunda instancia y concluyendo con las Salas de Casación. En Costa Rica, la justicia es desesperadamente lenta, lo cual corresponde a una forma grave de cometer injusticia. Las causas de esta lentitud se encuentran en el diseño institucional-administrativo del Poder Judicial y en aspectos de índole procesal los cuales, en su conjunto, deben ser reformados.

¿Por qué se pretende legitimar, en esta ocasión, una decisión como ésta? El carácter político de las decisiones es lo que motiva la necesidad de buscar legitimarlas mediante procesos como la búsqueda de acuerdos fuera de los órganos institucionales tradicionales. En el pasado, la legitimación de las decisiones en la sociedad costarricense no sobrepasaba el nivel del mero examen de legalidad: si la decisión emanaba de los órganos legalmente competentes, era legítima. ¿Cuántas decisiones, cuántos proyectos de ley,

Me concentraré en los problemas administrativos, haciendo alusión a algunas consideraciones procesales. La estructura administrativa del Poder Judicial presenta un Poder de la República que no sólo se encarga de labores jurisdiccionales; el régimen disciplinario, los sistemas de control, las discusiones

66


cuántos cambios en la administración de justicia tuvieron lugar sin cuestionar siquiera la posibilidad de alcanzar un acuerdo? Muchas, tal vez, demasiadas.

plejos, pero debemos reconocer que así como evoluciona la vida humana, evolucionan también las instituciones las cuales deben tener la capacidad de adaptarse a las condiciones que la sociedad exige.

El contexto histórico actual no permite, como antaño, tomar ciertas decisiones sin un discurso que lo legitime. Esto quiere decir que mientras menos ortodoxa sea una solución, mayor necesidad de legitimación requiere. Por eso, formulo una pregunta: ¿qué se pretende legitimar en esta reforma?

Está enfermo uno de los poderes de mayor relevancia, el que debe garantizar los derechos de la ciudadanía. Todos sabemos que el “paciente”, en nuestro caso, está enfermo. Destaco que se trata de la salud, en sentido figurado, de uno de los órganos más importantes del Estado Costarricense: el que involucra valores de capital importancia para nuestra sociedad. El Poder Judicial es el poder en el cual los ciudadanos deben sentir más confianza porque es el que debe asegurar el respeto de sus derechos. No obstante, no podría sostener que haya unanimidad respecto de las causas y tratamiento de la enfermedad.

Se gesta una política pública sin discutirla públicamente. Soy diputada en nuestro Congreso, soy miembro de la Comisión Permanente Ordinaria de Asuntos Jurídicos, formo parte de la Comisión Investigadora del Poder Judicial y, aún así, nunca he podido participar en los procesos de preparación de proyectos controversiales como los del llamado “Código Procesal General”. Sé de muy buena fuente que pocas personas han tenido acceso a los múltiples borradores que ha visto el proyecto. ¿Cómo construir un acuerdo de esta manera? En este sentido, a mi manera de ver no es posible obtener consenso sobre un asunto de política pública si la discusión no es pública.

Crece excesivamente el número de demandas, la resolución alternativa de conflictos no ha dado sus frutos. Mi participación en la Comisión Investigadora del Poder Judicial me ha permitido apreciar y valorar múltiples causas de la problemática del Poder Judicial: junto a los problemas administrativos, se encuentra el crecimiento exponencial de las demandas nuevas, lo que muestra una tendencia que hay que frenar. Aunque se aprobó la Ley de Resolución Alternativa de Conflictos, se contó con financiamiento externo y se impartieron seminarios, a veces parece que todas estas iniciativas no dieron los frutos esperados. Sin embargo, muy posiblemente parte de la judicialización de muchos asuntos obedece al costo, quizás elevado para algunos, de acudir a una mediación, una conciliación o, incluso, un arbitraje.

La política pública que aquí está en juego versa sobre la manera como debe funcionar el Poder Judicial, sus competencias, los cambios que debe afrontar, entre otros factores. El problema es complejo: ¿puede el poder judicial diagnosticarse y automedicarse? La discusión con respecto a la problemática del Poder Judicial es muy compleja. ¿Es capaz el Poder Judicial de diagnosticar su problemática? ¿Se trata de un paciente hipocondríaco o de un síndrome en un paciente malicioso?

Hay sobrecarga de trabajo en los despachos judiciales, se aumenta el presupuesto del poder judicial, debería nombrarse un mayor número de jueces.

Supongamos que el Poder Judicial pueda diagnosticar su problemática; entonces, ¿podría automedicarse? Es decir: ¿la capacidad de diagnosticarse le permite proponer la solución?

Aunado a este factor extrajudicial, nos encontramos que, de acuerdo con el noveno informe del Estado de la Nación, el volumen de trabajo de los tribunales implica que un juez deba resolver definitivamente dos casos por día (para mantener constante el índice de trabajo de su despacho) y solamente puede dedicar cuatro horas en toda su vida para resolver cada caso, independientemente de su complejidad.

Las reformas de años pasados no han servido y han nacido del poder judicial: ¿podrá ahora enmendar su experiencia? Históricamente esta siempre ha sido la dinámica experimentada: el Poder Judicial recibe críticas, se autoevalúa, se automedica y, por último, dice que la solución no fue exitosa. Llevamos más de diez años en un proceso semejante. No responsabilizo por completo a las autoridades del Poder Judicial por esto. Sé que los problemas son sumamente com-

67


serán compensados. Realmente, el norte en este proceso debe ser la desburocratización de la justicia -lo que no implica necesariamente su privatización-, toda vez que se trate de una función pública de interés social primordial. Esto significa que debe superarse el modelo napoléonico que informa, predominantemente, nuestros procedimientos, con el objetivo de superar los formalismos, el carácter escrito, los excesivos procedimientos y la confusión de labores administrativas, disciplinarias y contraloras con la propiamente jurisdiccional.

Un juez sólo puede dedicar cuatro horas por cada caso. Estas cifras son alarmantes. Cuatro horas no son suficientes para impartir justicia. Si deseamos una mayor calidad de justicia deberemos o automatizar los jueces o aumentar el número de horas por cada caso, lo que implica disminuir el número de casos asignados a cada juez. Esto puede lograrse de dos formas: o se aumenta el número de jueces o se aumentan los mecanismos extrajudiciales de resolución de conflictos.

Principios del servicio público: continuidad, eficiencia, adaptación e igualdad de trato.

Hay un problema de administración de fondos: se le asigna más del 6% garantizado constitucionalmente.

Por su naturaleza, la función judicial debe respetar los principios fundamentales del servicio público para garantizar su continuidad, eficiencia, adaptación a los cambios (sociales y jurídicos) y la igualdad de trato para sus destinatarios, lo cual conllevará la necesaria revisión de los procedimientos, la cual debe ser clara y transparente para garantizar el acceso a la justicia.

Aunque el presupuesto del Poder Judicial haya aumentado, incluso sobre el 6% garantizado constitucionalmente, esto no ha redundado en un servicio eficiente. Cabe cuestionar la administración de estos fondos por parte del Poder Judicial. Desjudicialización o privatización.

Entre los cambios más urgentes, considero que debe revisarse el modelo de elección de los magistrados, tema en el que la Comisión de Nombramientos se ha presentado como pionera al incorporar nuevos criterios de evaluación menos discriminatorios. También debe fortalecerse el Consejo Superior del Poder Judicial como órgano administrativo de este Poder de la República para que concentre las funciones administrativas en su seno. En igual sentido, el Tribunal de la Inspección Judicial debe ser objeto de una revisión exhaustiva, así como el régimen disciplinario. Sobre el manejo administrativo de los despachos, estimo que debe ser encomendado a profesionales del área administrativa. Además, debe discutirse ampliamente la estructura y funcionamiento del Ministerio Público.

La tónica parece ser crear mecanismos, no de resolución alternativa de conflictos, sino de resolución extrajudicial de conflictos. Uso esta nueva categoría para comprender en ella tanto los mecanismos de RAC9 -con sus limitaciones- como la desjudicialización y privatización de la justicia. Con la desjudicialización se atiende la creación de “tribunales” no judiciales, por ejemplo, de naturaleza administrativa. Puede ilustrarse esta modalidad en materia de Tránsito, en la que se ha propuesto que el MOPT cobre directamente ciertas infracciones si no hay apelación o conozca de asuntos en los que no haya lesionados. También comprende la desjudicialización-privatización de procesos como los ejecutivos, tema definitivamente, polémico. Todo acuerdo implica un conflicto y, en este caso, promover la discusión en ciertos ámbitos, dada la naturaleza de algunas propuestas, permite comprender, precisamente, el por qué de la necesidad urgente de legitimar una decisión. Sin embargo, y retorno así al punto de partida, la decisión es siempre política.

Por último, respetuosamente considero que debe revisarse el papel que el Poder Judicial ha venido cumpliendo en relación con las reformas legislativas. Nuestra Constitución Política exige la consulta obligatoria a este Poder de todos los proyectos que lo afecten. Sin embargo, en los últimos años, el Poder Judicial se ha dado a la tarea de intervenir en el proceso de la formación de las leyes en su etapa de iniciativa. Al respecto, creo que los recursos y el personal adecuados se encuentran precisamente en este seno, lo cual liberaría al Poder Judicial de tener que destinar recursos muy importantes de su personal y presupuesto a tareas que no son connaturales a su institución.

Desiderata: desburocratización. un poder judicial concentrado en juzgar (adiós a las otras labores). Considero que la Reforma al Poder Judicial debe garantizar a la ciudadanía que sus derechos serán respetados y, en caso de producirse un perjuicio,

Muchas gracias. 9 Corporación que reúne a todos los jueces del país.

68


que el último gran impulso reformador se inicia hace poco más o menos de una década, que empezó siendo una reforma centrada en la actualización tecnológica con la introducción de la informática, que hizo importante énfasis en la reorganización administrativa y de gestión (tanto del despacho como del trámite de los expedientes) en el marco de la primera fase del Convenio CORTE-BID, y que en la actualidad, con apoyo de los recursos extraordinarios de la segunda fase de ese convenio, se trata de continuar en la línea de fortalecimiento institucional (Judicatura, Ministerio Público, Defensa Pública, Ministerio de Justicia, entre otros), modernización del ámbito organizativo, y de los procedimientos administrativos y de gestión.

José Manuel Arroyo Gutiérrez. Magistrado de la Sala III, Corte Suprema de Justicia. Ex vicepresidente de la Junta Directiva del Colegio de Abogados (Ponencia). “Ante la importante iniciativa del foro para la reforma del Poder Judicial impulsada desde el Colegio de Abogados, la Corte Suprema de Justicia asumió la responsabilidad de definir su posición frente a los principales y más importantes temas propuestos por ese foro ... con el propósito de llevar a buen término un conjunto de reformas que puedan proponer cambios en la propia Constitución y, por supuesto, en las leyes y reglamentos ordinarios, así como en las directrices administrativas que hagan realidad esos cambios”.

Paralelamente, el Poder Judicial ha estado seriamente comprometido con la reforma procesal de diversos ámbitos jurisdiccionales; de hecho ya están en la Asamblea Legislativa o en sus últimas fases de discusión para entrar a ella, el llamado Código Procesal General, el Contencioso-administrativo y las reformas que en otros sectores específicos se consideren necesarios, tales como la procesal laboral o de familia. Común denominador en este proyecto de reforma ha sido la agilización de los distintos procesos bajo el principio de la oralización.

Dos procesos y una meta en la reforma al poder judicial costarricense: Mi intervención en este importante seminario tiene como puntos de partida los siguientes: 1. El señalamiento, ya lugar común, de que el Poder Judicial en un régimen republicano contemporáneo, es componente esencial y vertebrador del Estado Constitucional de Derecho.

Y como parte medular de todas las iniciativas anteriores, el último año (de noviembre del 2002 a marzo del 2004), el Poder Judicial costarricense se ha abocado a un proceso de consulta y reflexión interna, para definir otra serie de aspectos pendientes por mucho tiempo y que, al calor de la iniciativa que el Colegio de Abogados tuvo en el 2002, ha querido fijar posición frente a los interlocutores que ese foro ha definido. Me refiero a temas estructurales y de gran alcance como la organización y funcionamiento del Poder Judicial; la redefinición de los órganos auxiliares, tanto jurisdiccionales como administrativos; la carrera y la capacitación judiciales y, de nuevo, el tema de la organización del despacho y la gestión de los expedientes.

2. El reconocimiento de que históricamente y de manera mucho más señalada a partir de la Constitución de 1949, el Poder Judicial costarricense ha cumplido con ese rol doctrinario, manteniendo incluso al día de hoy, márgenes de credibilidad más que aceptables, sea que los comparemos con otras instituciones a lo interno del país, sea que esa comparación se haga respecto de poderes judiciales de otras naciones. 3. En tercer lugar, debe decirse que una parte de esa credibilidad se refleja en la encomienda que a lo largo de los últimos cincuenta años se han hecho a esta institución: desde la adscripción de nuevos órganos a su órbita y de entes como el Ministerio Público, la Policía Judicial, la Defensa Pública y la Dirección de Notariado, hasta la integración, como no podía ser de otra manera, de nuevas jurisdicciones necesarias en la evolución jurídica nacional como la contencioso-administrativa, la agraria y la constitucional, para señalar sólo algunas.

1. Organización y funcionamiento del poder judicial: Puedo adelantar que en cuanto al primer gran tema, el de la Organización y Funcionamiento del Poder Judicial, ya hay acuerdo de mayoría en Corte Plena para aceptar importantes iniciativas surgidas de estos procesos de reflexión internos, tales como:

4. Es también importante recordar aquí que esa credibilidad es fruto de los constantes esfuerzos que, a lo largo de estas décadas, ha hecho el Poder Judicial costarricense por estar a la altura de los tiempos. En este sentido podemos decir

69


1.1.

Definir la Corte Plena como un órgano de gobierno, y al actual Consejo Superior como el órgano encargado de la administración general de este poder de la república.

1.2.

Fortalecer un Consejo General Administrativo, siempre de carácter interno al Poder Judicial, integrado por el Presidente de la Corte y representantes de la judicatura, de los trabajadores, de los profesionales no jueces y del Colegio de Abogados, con la novedad de que cada sector eligirá de manera directa a sus representantes en comicios democráticos.

1.3.

1.4.

1.5.

Esto significa que la Corte Plena sólo tendrá como competencias el trazado de los lineamientos de políticas generales de la institución, el diseño de los planes de mediano y largo plazo y el trazado y aprobación definitiva de los planes operativos y los presupuestos anuales, asumiendo el control y aplicación de los correctivos cuando las metas institucionales no se alcancen. Sobrevive la facultad de avocamiento respecto de decisiones del Consejo Administrativo en casos excepcionales. Se propone eliminar todas las comisiones permanentes de magistrados, tanto las constituidas por ley como aquellas que han venido funcionando para los ámbitos jurisdiccionales como las de carácter administrativo. No obstante, se conservan las potestades, según la propuesta del Consejo Administrativo, de crear y reunir despachos o bien, de finar cuantías.

1.6.

Se fortalece otro Consejo, el de la Judicatura, como el órgano encargado de administrar la Carrera Judicial y efectuar el nombramiento de todos los jueces de la república, de conformidad con la Ley de Carrera Judicial y sus reglamentos (que deben ser rediseñados también). Este órgano estará integrado por un magistrado de la Corte, el Director de la Escuela Judicial y tres jueces de distintas materias y categorías, electos en comicios directos entre todos los jueces en propiedad del país.

1.7.

Se fortalece un Tribunal General Disciplinario, en lugar de la actual Inspección Judicial, encargado de esta delicada labor respecto de todos los jueces y juezas en ejercicio. La Corte sólo se reserva el régimen disciplinario de sus propios miembros (con una instrucción a cargo del Tribunal General Disciplinario) y en una segunda instancia, la corrección disciplinaria de los jerarcas que nombra.

1.8.

Se fortalece el Consejo Directivo de la Escuela Judicial adjudicándosele la tarea de formular las propuestas de capacitación y el otorgamiento de todas las becas de la institución, de conformidad con las prioridades de capacitación que se definan.

2. Órganos auxiliares: En el segundo tema, a saber, Órganos Auxiliares, tanto administrativos como jurisdiccionales, el proceso interno al Poder Judicial ha ido definiendo las siguientes propuestas principales: 2.1.

En materia de nombramientos, la Corte Plena se reserva sólo los de carácter político (miembros del Tribunal Supremo de Elecciones y la propuesta de magistraturas suplentes), o bien la de los jerarcas de órganos auxiliares jurisdiccionales y administrativos (Fiscal General, Jefatura de Defensa Pública, Dirección del Organismo de Investigación Judicial, miembros del Tribunal General Disciplinario, la Dirección de la Escuela Judicial y el Auditor Interno).

70

Mantener al Ministerio Público, al Organismo de Investigación Judicial y a la Defensa Pública como órganos del Poder Judicial. Se propone, sin embargo, concebirlos como órganos de máxima desconcentración que puedan definir sus necesidades y prioridades presupuestarias, así como dotarlos de la mayor independencia organizativa y funcional. Así, por ejemplo, el segundo en jerarquía de esos órganos es nombrado por Corte Plena a propuesta del primero de los jerarcas para asegurar un trabajo adecuado y eficaz. Se tiene la convicción de que sacar a estas entidades de la órbita del Poder Judicial implica el riesgo de debilitarlas (tal y como debilitadas estaban antes de su adscripción a este Poder


3.3. Implantar un régimen de evaluación de rendimientos que tenga peso decisivo en la calificación del desempeño y determine los nombramientos y ascensos dentro de la carrera.

de la República) y que, aunque se les diera rango constitucional y presupuestos independientes, la posibilidad de controlarlas precisamente a través de las limitaciones presupuestarias hace prever ese debilitamiento. En este punto, la comparación de nuestro diseño institucional con cualquier otro del mundo no deja de evidenciar las ventajas del actual, con la posibilidad de correcciones que lo fortalezcan. 2.2.

Al Ministerio Público se le trata de buscar recursos suficientes con fundamento en reformas constitucionales y legales que no lo limiten, como en la actualidad, a tener que sufragar sus gastos con el presupuesto general del Poder Judicial.

2.3.

Se pretende dar al Ministerio Público y a su jerarca, el Fiscal General de la República, rango y status constitucional, de manera que tenga la condición y protecciones (inmunidades) propias de un miembro de los supremos poderes de la república.

2.4.

Se prevé el fortalecimiento de las carreras profesionales a lo interno de estos organismos, según sus requerimientos y particularidades; así como su democratización interna en materia de decisiones estratégicas y régimen de reclutamiento y selección de personal.

Diseñar un sistema único de capacitación con un programa de ingreso a carrera y otro programa de actualización y refrescamiento.

3.5.

La Escuela Judicial y su Consejo Directivo van a tener el rol de constituir la entidad rectora de todo el sistema de capacitación dentro del Poder Judicial. Tomará en cuenta las necesidades en esta materia que cada sector le proponga y tendrá la responsabilidad de calificar, evaluar y legitimar los programas de capacitación a lo interno de la institución y sus diversos sectores (Judicatura, Ministerio Público, Defensa Pública, Organismo de Investigación Judicial, etc.).

3.6.

Ese fortalecimiento se ve determinado también por la integración de su Director al Consejo de la Judicatura y por tener la responsabilidad de adjudicar las becas según las necesidades predefinidas.

4. Modelos de gestión y de despacho. Finalmente, en cuanto a Modelos de Gestión y de Despacho, atendiendo una queja común del público y particularmente de los abogados litigantes, la institución ha puesto sobre el tapete la necesidad de impulsar los cambios que sean necesarios, a fin de alcanzar un modelo de despacho de dimensiones adecuadas, según las distintas materias y el grado de complejidad y de demanda del servicio; una reconstitución de las cadenas de mando con los incentivos laborales y salariales correspondientes con el propósito de no diluir responsabilidades y establecer mecanismos idóneos de rendición de cuentas.

3. Capacitación y carrera judicial: En materia de capacitación y carrera judicial la propuesta se orienta en las siguientes direcciones: 3.1.

3.4.

Fortalecer la carrera judicial por medio de una nueva ley y sus reglamentos que dé estabilidad laboral y seguridad profesional a los jueces y juezas de la república. Ya se mencionó la posibilidad de que esta carrera esté administrada por un órgano especializado que organice y defina todos los concursos de antecedentes y haga los nombramientos interinos y en propiedad que vayan siendo necesarios según requerimientos institucionales.

Para concluir, ante la importante iniciativa del Foro para la reforma del Poder Judicial impulsada desde el Colegio de Abogados hace dos años, la Corte Suprema de Justicia asumió la responsabilidad de definir su posición frente a los principales y más importantes temas propuestos por ese foro y por otras instancias de la sociedad civil y poderes de la república para entrar a un proceso final, respecto del cual hay un formal compromiso suscrito en diciembre pasado por los presidentes de los tres poderes ante testigos calificados, todo con el

3.2. Establecer un régimen disciplinario independiente, también mencionado, en un Tribunal General Disciplinario, distinto a las cúpulas actuales (Corte Plena y Consejo Superior) y que se encargue de esta delicada labor.

71


propósito de llevar a buen término un conjunto de reformas que pueden incluir cambios en la propia constitución y, por supuesto, en las leyes y reglamentos ordinarios, así como en las directrices administrativas que hagan realidad esos cambios. En esa tarea estamos.

Patricia Vega Herrera. Ministra de Justicia. (Transcripción). “El imperativo de la modernización nos demanda seguir transitando por la senda escogida y en esa tesis solo es admisible redoblar esfuerzos en aras de los objetivos señalados; con base en este razonamiento, es menester que los diferentes actores sociales involucrados continúen concertando sus voluntades por el bien común”.

En el horizonte, como ideal por realizar está la promulgación de un nuevo capítulo que aborde de manera completa e integral el tema de la justicia en la Constitución. Si eso es posible para esta Constitución o si las dimensiones de esta labor requieren de una nueva Carta Magna, sólo el tiempo lo dirá.

Largo trecho se ha recorrido desde agosto del año 2002, cuando el Colegio de Abogados, “con el beneplácito de la Corte Suprema de Justicia, del Directorio de la Asamblea Legislativa y del Poder Ejecutivo y con el apoyo institucional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE)”10, convocó públicamente a los habitantes, instituciones y sectores o grupos organizados del país, para la celebración del “Foro para elaborar la Agenda Nacional de Reformas al Poder Judicial”.

Muchas gracias.

Voluntad de cambio en el poder judicial: A partir de ese instante, con la colaboración de quienes acudieron a ese llamado, se gestó un proceso de honda transformación en el seno del Poder Judicial, motivado principalmente por consideraciones de índole colectiva, puesto que en el transcurso del tiempo se generan cambios estructurales en la sociedad y las instituciones deben adaptarse so pena de tornarse ineficientes, lo que implica incumplir con los objetivos para los que fueron creadas. En el curso de este esfuerzo concertado, se ha puesto de relieve una sólida, constante e inequívoca voluntad por parte de los jerarcas para el Poder Judicial, por mejorar la estructura de la Administración de Justicia, lo cual evidencia una profunda comprensión de la imperiosa necesidad del cambio; no omito expresar que en décadas pasadas, una reforma como la que nos ocupa hubiera resultado impensable. La apertura actual de la jerarquía del Poder Judicial da el espacio para que como sociedad tomemos decisiones para lograr los cambios necesarios.

10 Foro Agenda Nacional de Reformas al Poder Judicial. Colegio de Abogados de Costa Rica, San José, 2003; p. 11.

72


Especial valía tiene para nuestro sistema el Foro de Reformas al Poder Judicial, pues se trata de una iniciativa constructiva para identificar problemas y buscar soluciones consensuadas, y no como ha ocurrido en otras ocasiones y foros, donde se opta por lo más fácil: criticar, destruir y buscar un culpable, sin el afán sano de trabajar para lograr progreso.

Resolución de conflictos por la ley: En palabras de don Luis Paulino Mora, afortunadamente “...los costarricenses hemos preferido dirimir nuestros conflictos por la vía de la ley y no por la fuerza o las armas...”11 lo cual ha propiciado un exceso de funciones y responsabilidades para el Poder Judicial, puesto que las personas deciden someter sus diferencias al imperio de la ley, motivadas también por la credibilidad de la que goza ese Poder del Estado.

Aunado a lo dicho, resulta perentorio iniciar de inmediato la discusión del diagnóstico obtenido en esta etapa preliminar del proyecto, para validar sus conclusiones en una fase posterior e inmediatamente materializarlas en medidas concretas, tendientes a cumplir con éxito la labor desplegada.

Consecuencia de ello, las diversas instancias que administran justicia han enfrentado un paulatino incremento de asuntos en trámite, provocándose un peligroso anquilosamiento de su estructura vital, lo que se traduce en un serio problema para cumplir el deber de dictar justicia pronta y cumplida.

Por último, deseo citar al señor Manuel Rojas Bolaños, politólogo consultor del proyecto, quien con atino reflexiona lo siguiente:

En esa tesis, cabe suponer que está en el interés general realizar los cambios necesarios que mantengan e incluso incrementen, la histórica y natural confianza de las personas en la capacidad de los tribunales de dar a cada cual lo suyo, como en Derecho corresponde y con la celeridad del caso.

“La reforma es hoy parte de la agenda pública y es necesario enfrentarla positivamente. Por supuesto que en última instancia se trata de una tarea que deben realizar en conjunto con los poderes de la República, ojalá concertadamente, para evitar excesos u omisiones graves; pero también la ciudadanía debe involucrarse en dicho proceso, a través de las diferentes organizaciones sociales, empresariales, sindicales, profesionales, etc., que puedan tener incidencia en la toma de decisiones en el Gobierno de la República, la Asamblea Legislativa y el mismo Poder Judicial”12.

Escuchar la voz del pueblo: Precisamente por las razones esbozadas, es de alta importancia la participación ciudadana en esta evolución del Poder Judicial, porque solo escuchando la voz del pueblo, tienen garantizada las máximas autoridades de este país tanto la correcta identificación de las falencias del sistema, como la legitimación requerida para enmendarlas, emprendiendo un nuevo ciclo en el desarrollo judicial de Costa Rica.

Decididamente, Costa Rica necesita la reforma del Poder Judicial aquí planteada y con respeto exhorto a los presentes a continuar trabajando con ahínco en su culminación, aprovechando la coyuntura y las condiciones del momento, porque es ahora cuando los actores involucrados están convencidos y comprometidos con este proceso de cambio; resultaría imperdonable e irresponsable dejar de acudir al llamado que la Historia nos hace.

De ahí que lo avanzado hasta ahora en materia de reformas al Poder Judicial es una experiencia exitosa, puesto que acerca a la Administración de Justicia, pilar de la gobernabilidad de un Estado Social de Derecho como el nuestro, al cabal cumplimiento de los principios que le sirven de fundamento.

Muchas gracias.

Aunar voluntades por el bien común: Inevitablemente, al enfrentarnos con el designio de los tiempos, el imperativo de la modernización nos demanda seguir transitando por la senda escogida y en esa tesis solo es admisible redoblar esfuerzos en aras de los objetivos señalados; con base en este razonamiento, es menester que los diferentes actores sociales involucrados continúen concertando sus voluntades por el bien común. 11 Informe de Labores, Administración de Justicia 2003. Corte Suprema de Justicia, 2003, p. 9. 12 Foro Agenda Nacional de Reformas al Poder Judicial, op cit, pp. 23-24.

73


74


Tema 4 La negociación parlamentaria como elemento esencial para la gobernabilidad. Moderador: Rodrigo Arias Camacho. Rector de la Universidad Estatal a Distancia.

Para dar inicio a las actividades de este segundo día, dentro del seminario “La Reforma Política necesaria: el fortalecimiento de la negociación parlamentaria y el diálogo social”, hablaremos de negociación, concepto que, por definición, está en la base misma del funcionamiento del Parlamento, sobre todo en una sociedad democrática donde los acuerdos necesitan ser logrados mediante la negociación. Luego analizaremos este tema en un contexto nacional, donde Costa Rica ha venido buscando diferentes mecanismos de diálogo con la sociedad, y exploraremos, con la visión de diferentes panelistas, el proceso concreto que se presentó durante el año pasado y todavía subsiste en estos meses, en relación con un proyecto de importancia nacional que ha unido a miembros de la sociedad civil con diputados de esta Asamblea Legislativa.

Generalmente, tendemos a estar muy insatisfechos con la marcha de nuestros países, pero yo digo, hablando del mío: si pensamos cuán rápidamente hemos avanzado en los últimos cincuenta años, realmente deberíamos sentirnos menos desalentados y más optimistas hacia el futuro, todos hemos avanzado.

Conferencista: Blasco Manuel Peñaherrera Padilla, Ex vicepresidente del Parlamento Andino y Ex vicepresidente de Ecuador. (Transcripción). “El diálogo parlamentario -tan difícil por su propia naturaleza o por la naturaleza humana- por las circunstancias en las que el diálogo político se realiza (y aún más difíciles son las circunstancias del diálogo parlamentario) solo es posible cuando existe la necesidad de llegar a acuerdos”.

Todos hemos avanzado hacia el futuro: unos más, otros menos; todos tenemos problemas: unos mayores, otros menores, pero en definitiva talvez esta visión optimista del Dr. Lozoya se justifica.

Parlamentos, congresos y asambleas: Del diálogo al consenso:

¿Por qué es importante este tema? Por razones obvias, pero les ruego me perdonen tener que señalarlas dada la importancia que tiene el Órgano Legislativo en sí para el funcionamiento del sistema democrático. El Parlamento, los congresos y las asambleas son órganos claves para el desarrollo, para el correcto funcionamiento del sistema democrático. A la vez, estos entes no pueden existir ni funcionar sin el mecanismo de la negociación parlamentaria.

El Ministro de la Presidencia, don Ricardo Toledo, se refirió con sobra de razón y pleno derecho, al progreso político y económico de su patria: esta bella y maravillosa tierra costarricense. Lo atribuyó también con, sobra de razón, al hecho de que esta sea una sociedad de consenso. Dijo: “Hemos recorrido un largo camino a paso lento, pero seguro”. Puso énfasis en la capacidad del diálogo y de negociación al señalar la negativa influencia que tiene el afán de protagonismo en las legislaturas, como limitante u obstáculo para la negociación.

El término “Parlamento” se deriva de “parlar”, es decir “hablar”, de hablar en demasía, ciertamente, pero al fin, viene de “hablar” y el diálogo, el entendimiento mediante el maravilloso instrumento de la palabra es absolutamente esencial e importante.

Sin embargo, luego de poner en relieve los defectos y las deficiencias de la democracia en Iberoamérica, volvió a insistir en su tesis: “En la medida en que avancemos en el perfeccionamiento o al menos en el mejoramiento de la capacidad de diálogo y el logro de consensos, neutralizaremos estas manifestaciones negativas y estas perspectivas preocupantes”.

Ayer don Jorge Alberto Lozoya, secretario de Cooperación Iberoamericana, expresó una visión muy positiva sobre la realidad actual y, sobre todo, las perspectivas a futuro de Iberoamérica. Señaló aquello de que todos los países, por primera vez en la historia, excepto uno, están regidos por gobiernos democráticos: tienen democracias en funcionamiento. Todo el conjunto, a pesar de las grandes dificultades, ha avanzado, ha prosperado.

Confieso que no comparto plenamente estas percepciones optimistas sobre la posibilidad de un mejoramiento suficiente de la capacidad de diálogo político en las actuales circunstancias, en la actual

76


estructura política de nuestros países. No comparto este optimismo por dos razones: la primera, porque soy pesimista en términos generales, y la segunda, por la dificultad natural del diálogo.

que no se conocen bien una a la otra y que pueden sentirse hostiles y suspicaces entre sí. Lo que usted diga, casi con seguridad será interpretado de modo diferente por el otro.

Soy pesimista:

Características de la negociación:

Hace algunos años, en una conversación entre amigos, todos con funciones públicas importantes, se expresaban positivamente sobre lo que le esperaba a mi país. Yo me sostenía con base en términos negativos, hasta que uno de ellos me detuvo y me dijo: “lo que pasa es que tú eres demasiado optimista en el fracaso”. Me queda un consuelo: casi todo lo que dije relacionado con la visión negativa que se configuraba a futuro, se ha cumplido, o sea que es un pesimismo que desgraciadamente se me reafirma por el hecho de que esas predicciones se han hecho más o menos realidad.

Se negocia cuando las partes consideran que pueden obtener resultados favorables; es decir, cuando consideran que pueden vencer; cuando consideran que vale la pena negociar; cuando tienen interés de negociar, no cuando no desean hacerlo. Este último acápite lo debe tener en su mente el presidente Uribe de Colombia, porque nadie se explica por qué no funciona la negociación con la guerrilla. La respuesta es que una de las partes no tiene interés en negociar y, en consecuencia, no vale la pena hacerlo.

Sí, soy pesimista, pero además, en segundo lugar, sobre este aspecto específico de la negociación parlamentaria y del funcionamiento del sistema parlamentario en las actuales circunstancias, lo soy por las razones, llamémosle, naturales. El diálogo, cualquier diálogo, es sumamente difícil, y aún más los diálogos político y parlamentario; porque además de las dificultades naturales del diálogo entre los seres humanos, existen otras derivadas.

Se negocia cuando, a pesar de las diferencias, existen puntos de vista o de interés común, cuando existe algo que puede llamarse un común denominador de las discrepancias. Si las partes tienen interés en preservar la democracia, mantener el status quo, el orden público, entonces negociar es posible; no lo es si las partes precisamente aborrecen, detestan o no aceptan tales opciones.

Dificultades para el diálogo:

Negociación entre políticos:

Respecto de las dificultades naturales del diálogo, yo creo que hay una descripción que me parece sumamente interesante en ese libro Getting to yes, del señor Roger Fisher y William Mourie. En este libro se dice, entre muchísimas cosas, lo siguiente: “Cuantas más personas estén comprometidas o involucradas en una negociación, más seriamente se dificultará llegar a un acuerdo o encontrar una solución”.

A estas dificultades naturales cosustanciales de los procesos de negociación, se añade el hecho de que se negocia entre políticos y, claro, la política -ustedes estarán conmigo- es una actividad en la que se subliman las mejores aptitudes, pero también las peores condiciones de la naturaleza humana: la ambición, el odio, el recelo, los prejuicios, la vanidad, etc. Todo esto aflora y, en consecuencia, la discusión entre personas que se encuentran en ese estado es muy difícil, más todavía si esas personas políticas son parlamentarias y, por ello, tienen el ego exaltado. En mi país, estos son o se creen, como ahí se le suele decir, “los padres de la Patria”; la conversación entre ellos se torna muy difícil.

El Congreso de mi país, cuando yo tuve el honor de integrarlo, estaba formado por setenta y un diputados, y era bastante difícil entenderse. Hoy son ciento nueve: es imposible entenderse. En una discusión, los sentimientos son más importantes que las palabras: sin comunicación no hay negociación. La negociación es un proceso de comunicación hacia adelante y hacia atrás, con el propósito de alcanzar una decisión conjunta. La comunicación nunca es una cosa fácil, inclusive entre quienes pueden sentirse cercanos, o entre personas con un enorme bagaje de valores compartidos y experiencias. Las parejas que han vivido juntas por treinta años tienen mal entendidos e incomprensiones cada día, no es sorprendente entonces encontrar una comunicación pobre entre personas

Pues bien, dije que era pesimista. Ese pesimismo, sobre este tema específico, obedece al hecho de que mi entrañable país se clasificó para el último mundial de fútbol, no el que viene sino el anterior, pero no pudo pasar a los cuartos de final. No obstante, estoy seguro de que podría disputar al menos los cuartos de final del campeonato mundial de la inestabilidad.

77


Inestabilidad de los gobiernos:

Intromisión y caos:

Esta galería tan hermosa de ex presidentes de la República la tenemos en mi país en el Palacio Presidencial, en un salón que se llama Salón Amarillo, por el fondo de los tapices de ese color. Es del doble de esta y está repleto de ex jefes de Estado, porque hemos tenido una sucesión que va por un promedio de un año siete meses de duración en la mayoría de los períodos presidenciales, entre el año 1929 y el año 1940: en quince años tuvimos once gobiernos y once gobernantes distintos. Entre 1979 y el 2000 ya vamos por nueve gobernantes. Ecuador es, en consecuencia, y en este momento, una de esas “sociedades bloqueadas” que ayer mencionó con mucha razón don Carlos Vargas; es decir, una sociedad de la que no se puede salir porque se han creado dificultades para encontrar soluciones y, en consecuencia, no se las busca ni se las encuentra.

Establecieron una disposición según la cual el Congreso podía interpelar a los ministros y emitir un voto de censura que automáticamente significaba la caída del gabinete. Se dio el caso de un presidente que cambió siete gabinetes en un año, y los cambios eran totales, pero en un momento se acabaron los ministros, y llegó a un punto en que no encontraba ministros para constituir su gabinete. Vaya que eso determinó la inestabilidad absurda que terminó con las energías de mi país, que le condujo a la inmolación en un conflicto con nuestro hermano del sur, a la pérdida territorial, al descrédito, al desastre. ¿Qué ha pasado entre 1979 y el año 2002? Hemos tenido nueve gobiernos. Pues a otros noveleros también se les ocurrió cambios constitucionales que le dieron al Congreso facultades incompatibles con su naturaleza; por ejemplo, la de virtualmente ordenar y aprobar el presupuesto del Estado, controlar el gasto, tener injerencia directa en la gestión política del gobierno; en definitiva, tener la capacidad para obstruir la marcha de la primera función del Gobierno.

Por supuesto, en esto de la inestabilidad pasaríamos a los cuartos de final porque hay países (países ahora desarrollados y los desarrollados desde hace mucho tiempo) que nos ganarían por mucho.

Esto que sucedió en Ecuador también sucedió en Francia, en la famosa Tercera República. Les ruego me permitan leer un fragmento sumamente interesante, del libro Teorías políticas comparadas, de varios autores. Se dice que el mariscal McMahon, presidente de la República, abusó de la facultad que entonces tenía para disolver los gabinetes, y esto determinó que el Parlamento desacreditara esta facultad presidencial, que la eliminara, y se lee: “sin este contrapeso del arma parlamentaria de derrocar al gobierno, una asamblea siempre ingobernable, hizo caer un gabinete de coalición tras otro, con espantosa regularidad”.

¿Recuerdan ustedes la Tercera República Francesa? En la última parte de los setenta años que perduró la Tercera República Francesa, los gabinetes duraban un promedio de siete u ocho meses. Nosotros tenemos una mayor estabilidad. En la Cuarta República, la cosa se fue al extremo porque los gabinetes duraban un promedio de cinco meses, de modo que también se dan esta clase de problemas en las naciones desarrolladas. ¿Quién recuerda lo que sucedía en la Alemania de Weimar? También vivieron entre 1920 y 1932, una inestabilidad tremenda, donde los gabinetes cambiaban casi semanalmente. Italia ha tenido en los últimos años, veinticinco gobiernos: es un promedio de uno por año. En suma, esto de la inestabilidad no es exclusivo de Iberoamérica, ni tampoco de la república de Ecuador.

Parlamento vrs. gobiernos: Un sociólogo francés, Agustín Soulier, examinó las causas de la caída de un centenar de gabinetes de la Tercera República. Frecuentemente, esta se debió a los cambios de la fuerza del partido después de unas elecciones; de veintiocho gabinetes que sufrieron votos de censura, diecisiete se hallaban en minoría al final del debate que siguió a su interpelación; uno no pudo establecer relaciones normales con la cámara; cuatro renunciaron después de que sus propuestas legislativas fueron cambiadas sustancialmente; y seis abandonaron el campo ofendidos y, a pesar del respaldo expresado por la cámara, otros quince renunciaron porque esta torció sus planes al negarles los medios financieros para

¿A qué obedece esta inestabilidad, sobre todo la acentuada en los periodos que señalé, entre 1929 y 1940, y entre 1979 y el 2002? ¿A qué obedeció esta aceleración del cambio insustancial, del cambio injustificado? Pues a un hecho muy simple: en el año 1929 se les ocurrió a los noveleros constitucionalistas, que siempre existen, innovar la Constitución de Ecuador, hacerle una especie de híbrido con un gobierno parlamentario (mal hecho el híbrido, por supuesto).

78


Lo propio sucedió en Alemania: después de la Segunda Guerra Mundial se creó o recreó un sistema parlamentario en el cual la presencia de los dos partidos fundamentales, su capacidad de interpretar los sentimientos de la ciudadanía y de actuar para defenderlos y del impulso al desarrollo de Alemania, fue la clave explicativa del resurgimiento milagroso de ese país.

realizarlos. Otros gabinetes dimitieron después de haberse enfrentado los poderosos comités de ambas cámaras a los grupos de presión organizados en la cámara o al propio presidente. Así, rodeados por elementos hostiles, el típico gabinete francés veía una responsabilidad ministerial en cada mínimo detalle de su corta vida. Su duración media de siete u ocho meses fue más breve aún hacia los últimos años de la Tercera República: demasiado para que un ministro pudiera establecer un firme control sobre los actos. Por lo general, los Primeros Ministros parecían aliviados al abandonar sus altos cargos ejecutivos y volver a ocupar sus escaños.

Quienes recuerdan la figura de ese gran líder que fue el señor Konrad Adenauer, tienen que saber que su presencia fue gravitante en la nación alemana, pero que no hubiera podido serlo sin la estructura de relación entre la Presidencia de la República y el Parlamento: una relación racional, equilibrada y aceptada.

Lo propio pasó en la Cuarta República. Se había eliminado la capacidad del presidente de la República para disolver la cámara y sin esta amenaza sobre sus cabezas, los diputados hicieron de las suyas y paralizaron la vida de la nación francesa. “Los gobierno caían”, dice, “con una duración media de cinco meses. Medidas impopulares y decisiones graves como las que exigió el problema de Argelia, fueron pospuestas de gabinete en gabinete hasta que en 1958, la Cuarta República se derrumbó bajo la amenaza de una rebelión militar y una guerra civil”.

Ecuador: cambios en la constitución. En mi país, este país de convulsiones y de muchos presidentes, también hemos tenido periodos de estabilidad admirables. Precisamente, uno de estos se inició por la acción de otro hombre de gran estatura, no solo física, sino sobre todo moral y política, el Dr. José María Velazco Ibarra. Él se enfrentó a una Constitución absurda que fue dictada en el año 1945 por un congreso dominado fraudulentamente por la extrema izquierda. Él derogó esa Constitución e inspiró una en la cual estableció o se establecieron varias instituciones fundamentales. Primero, la bicameralidad, esto que suena y que ha sonado anticuado a los innovadores del derecho constitucional en los últimos veinte años y les ha inducido a optar por la cámara única. El congreso del Dr. Velazco era bicameral con senadores que representaban o que tenían una representación provincial, elegidos naturalmente, pero una representación básicamente equilibrada, y diputados que se renovaban cada dos años.

Cambios para la estabilidad: ¿Qué hizo entonces Francia? ¿Quién encabezó la insurrección? Fue esa enorme figura, no solamente física (cuando visitó Ecuador tuvieron que mandar a hacer una cama especial porque no cabía en las estándar), la del General De Gaulle: enorme figura en el sentido de su significación intelectual y política. Lideró el cambio sustancial del sistema político francés, para formar una especie de sistema integrado entre presidencialismo y parlamentarismo, con un parlamento con facultades para custodiar los derechos individuales y para vigilar el funcionamiento del gobierno, pero no para obstaculizar, ni impedir el funcionamiento del Gobierno. La figura del presidente podía disolver el parlamento si se daban determinadas circunstancias, pero no sufría, ni podía sufrir las consecuencias de esa disolución, pues era elegido directamente.

Era una Constitución que establecía la facultad del presidente para dictar decretos, leyes de emergencia en materia económica. Cuando hay una circunstancia crítica de carácter económico que requiere de una ley, es absolutamente imposible, desde un punto de vista lógico, esperar que el congreso, y sobre todo un congreso en el que el presidente no tiene mayoría, acepte la urgencia económica, la necesidad apremiante del cambio, y que dicte la ley pertinente; pero en este tiempo el presidente de la república tenía la posibilidad de dictar decretos, leyes de emergencia, que al año siguiente podían ser analizados y derogados por el congreso, pero cuando ya habían surtido los efectos que el Jefe de Estado creía necesarios.

Esta transformación permitió a Francia salir de una postración admirable, porque casi todos aquellos días informaban los medios de comunicación, la prensa de aquel entonces, sobre la caída de las acciones, sobre el desastre de la economía, sobre las turbulencias; en definitiva, sobre el colapso de una nación de semejante estatura y categoría.

79


No es del caso señalar cuáles de los nombres han sido mencionados, pero sí es perfectamente posible revisar cuidadosamente por qué funcionan los gobiernos de los Estados Unidos de Norte América, Alemania, Chile y -ojalá esté seguro de lo que estoy diciendo- el de Costa Rica, con el objetivo de seguir esos modelos, perfeccionarlos y enfrentar los desafíos del tiempo que viene, que es uno mucho más preocupante y complejo, puesto que será mucho más dinámico e inesperado en el cambio de sus condiciones a futuro.

Esta Constitución contempló bien la creación de un órgano de una respetabilidad similar a la de su homólogo español; un Consejo de Estado en el que había funcionarios -designados entre el Congreso y el presidente de la república- como el Contralor General del Estado, el Procurador General del Estado, un representante del Senado y personas de ese nivel. Este Consejo precauteló la estructura jurídica y la vida política del Estado. Además de creó un Consejo Nacional de Economía, que igualmente asesoraba al presidente desde los diferentes ángulos de la opinión, desde las cámaras de la producción, desde los trabajadores, etc.

Muchas gracias.

Con esta Constitución funcionaron perfectamente gobiernos de personalidades muy distintas, el propio Dr. José Maria Velasco Ibarra, el señor Galo Plaza Lazo, que es una figura de posición, temperamento y de modo de ser totalmente distinto al del Dr. Velasco, pero que igual funcionó adecuadamente. Requisitos para la negociación politica: El Presidente de la República es el responsable, en nuestras naciones (lo digo por la mía), inclusive de las variaciones del clima o de los accidentes ferroviarios. De modo que para la negociación política, se necesita un presidente que además de sus responsabilidades tenga facultad para asumirlas y para cumplir con su deber; y un Congreso que sin abdicar a su función básica, que es la de precautelar la estructura jurídica democrática, los derechos individuales, las libertades públicas y sin abdicar tampoco a su autoridad para que el ejecutivo sea un órgano con limitaciones a su posibilidad de desafuero, a su posibilidad de exceso, que tenga en definitiva una especie de presión sobre sí. Sinceramente, creo que el diálogo parlamentario tan difícil por su propia naturaleza, o por la naturaleza humana-, por las circunstancias en las que el diálogo político se realiza (aún más difíciles son las circunstancias de diálogo parlamentario), solo es posible cuando existe la necesidad o una suerte de presión institucional de llegar a acuerdos, cuando se establecen límites a la capacidad de disparatar en las negociaciones, a la capacidad de tratar de imponer criterios minúsculos, egoístas, parciales, y no los criterios y principios del interés común. Esto implica la necesidad de que pensemos seriamente en reformas estructurales en nuestros países que nos conduzcan a situaciones similares a las de los países que han prosperado, que son los que han logrado vencer las limitaciones y las dificultades del progreso y que son capaces de desarrollar sus aptitudes naturales a plenitud.

80


Comisión Mixta: Alcances y limitaciones de la negociaci��n parlamentaria y el diálogo social.

Panelistas: Nury Garita Sánchez. Diputada. (Transcripción).

Rodrigo Arias Camacho:

“Las comisiones mixtas son una buena práctica legislativa, creo que son herramientas muy válidas e instrumentos de concertación que sirven para alcanzar diálogos amplios entre los sectores y una gran retroalimentación”.

Debemos excusar a don Mario Redondo Poveda, presidente de la Asamblea Legislativa, quien estaba dispuesto a participar en este panel, pero precisamente en este momento se encuentra presidiendo la Comisión de Reforma Fiscal que, como sabemos los costarricenses, está en una etapa crucial dentro del proceso que se arrancó con la formación de la Comisión Mixta del Déficit Fiscal, tema precisamente que vamos a comentar ahora, porque fue un proceso que se dio de manera mixta, uniendo parlamentarios y representantes de la sociedad civil. Esta es una experiencia relativamente nueva, en la cual surgen una serie de preguntas que debemos hacernos y que quiero plantearles para que los panelistas nos brinden sus puntos de vista al respecto. o

¿Es este un proceso de delegación de las potestades del Congreso?

o

¿Es conveniente o inconveniente?

o

¿Cómo son los resultados?

o

¿Cómo se valora la experiencia que se ha llevado en este caso en particular de la reforma fiscal (uno de los grandes temas nacionales que se abordó mediante una comisión especial mixta)?

o

¿Qué reglas deben existir para un manejo adecuado de disensos?

o

¿Cuáles son las reglas para tomar acuerdos en una comisión de esta naturaleza?

Hoy tengo la esperanza de que todos los presentes en este auditorio introduzcamos elementos suficientes que nos ayuden a ampliar nuestro conocimiento y a tener una visión más profunda del tema que se desarrollará. Mi exposición se basará en las experiencias vividas durante el trabajo de la Comisión Mixta al tratar el problema fiscal del país. Esa comisión sesionó con la participación de varios sectores, en 132 sesiones formales, aparte de muchas sesiones informales; es decir, que aparte de las formales, teníamos que estar reunidos hasta altas horas de la noche para lograr conclusiones importantes. Sobre si este tipo de comisiones son buenas prácticas y, si pueden considerarse como herramientas importantes para el fortalecimiento de la negociación parlamentaria y el diálogo entre los principales sectores de un país, llámeseles políticos, sociales, económicos, se debe decir que cuando un parlamento desea resolver algunas situaciones que afectarán la estructura de la sociedad, en este caso la reforma estructural fiscal, lo primero que debe realizar es un pequeño diagnóstico de la profundidad del problema que se quiere solucionar. Después de esto, se debe efectuar un análisis de los mecanismos legislativos con que se cuenta para iniciar el proceso de una discusión.

Por otro lado: o

¿Cuál es el papel del Poder Ejecutivo?

o

¿Debe ser un actor más, debe liderar el proceso, o debe mantenerse al margen?

o

¿Una comisión como esta permite elevar la calidad del diálogo y del producto resultante?

o

¿Es un sistema eficaz?

El problema de déficit fiscal en costa rica: Retomando el primer aspecto que mencioné, el problema por resolver (de todos conocido) es la situación financiera que atraviesa el país. Nuestro déficit fiscal constituye uno de los más serios obstáculos para el desarrollo económico y social. El déficit alcanzado en el 2003 fue de un 4.1% del producto interno bruto y, según estimaciones del Banco Central de Costa Rica, se proyecta para el 2004 un déficit de igualmente un 4.1%.

Hay preguntas que nos formulamos acerca de la Comisión Mixta y los alcances y limitaciones de la negociación parlamentaria y el diálogo social, de las cuales quisiéramos una opinión o comentario por parte de los panelistas, para enriquecernos con su posición y análisis de esta experiencia.

Asimismo, es indispensable señalar que la carga tributaria de nuestro país es de alrededor de un 13% del producto interno bruto, mientras que países con similar desarrollo tienen una carga tributaria de un 16% y un 18%. Aunado a esto, los ingresos del Gobierno se destinan principalmente al pago de salarios, pensiones e intereses de la deuda, donde

81


tración, reducir la deuda pública y reformar los principales impuestos, así como reforzar los controles, adoptar disposiciones por una buena rendición de cuentas de los funcionarios y jerarcas de los ministerios e instituciones, la fiscalización del uso de los recursos y la mejor orientación de los gastos.

existe muy poco margen para maniobrar y utilizar recursos para otras áreas importantes; por lo tanto, se puede señalar que los ingresos del sector público son insuficientes para cubrir todas las inversiones de carácter social que es lo que el pueblo reclama; y es que para alcanzar mejores niveles de desarrollo, una sociedad como la nuestra no puede descuidar en ningún momento los programas sociales.

La opción de medidas estructurales que resolvieran esta situación se había venido postergando por muchos años, y si no lo resolvemos ahora, no alcanzaremos la meta que todos nuestros países desean de justicia y equidad tributaria. Eso lo debemos de tener todos y es lo que se merecen nuestros países y los costarricenses.

Bajo esas premisas, algunos economistas han señalado que el problema del déficit fiscal debe ser visto desde dos puntos: uno del lado de los ingresos, recursos insuficientes para cubrir la necesidad; y el otro del lado de los gastos, donde el destino de los recursos se invierta en la mejor forma, a lo que debo agregar otros puntos, como la eficiencia en la recaudación, donde la administración tributaria recaude en la forma más eficaz y eficiente los ingresos que tenemos, la lucha contra la corrupción, la impunidad y el despilfarro, la cual es una lucha en la que nadie debe claudicar. No podemos seguir apareciendo en la lista de los países del mundo donde la corrupción aumenta. Ni los representantes que están aquí de otros países, ni nosotros podemos dejar esa lucha de lado, la lucha contra la corrupción, la impunidad y el despilfarro.

Instrumento para el diálogo social: Ante la profundidad de tal situación se requería de un diálogo social y uno de los mecanismos parlamentarios para trabajar sobre las soluciones que se plantearon fue la conformación de la Comisión Mixta. Debo señalar que dicha comisión no era ni es el único instrumento, ya que hasta las propias Comisiones Permanentes tienen procesos de discusión, audiencia, consulta, que incorporan las opiniones y las observaciones de los ciudadanos. La Comisión Mixta nació a raíz de este problema, pero dentro de la Asamblea Legislativa tenemos las comisiones permanentes, donde se estudian los proyectos de enorme importancia, donde también participan ciudadanos, donde se dan audiencias, se escuchan personas en lo referente a proyectos que ahí tenemos en marcha; pero también participa la voluntad política del gobierno en la fiscalización y en el saneamiento de la administración; en esto nosotros somos muy sigilosos.

Mientras no atendamos con congruencia y consistencia tales compromisos, difícilmente podremos devolverle la confianza a la ciudadanía. Lo hemos visto aquí cuando en esta lucha tan grande que hemos dado y de tanto esfuerzo, para una reforma fiscal, el pueblo nos sigue reclamando que cuáles son los mecanismos que estamos utilizando o vamos a utilizar para mejorar la recaudación, para luchar contra la corrupción y para detener esa impunidad galopante.

En julio del 2002, a raíz del largo periodo de discusión, la Asamblea Legislativa tomó la decisión de iniciar un proceso de diálogo y análisis, por lo cual se conformó una comisión especial mixta (que todos conocemos como Comisión Mixta del Pacto Fiscal), integrada por siete diputados, ocho asesores externos -de los cuales aquí tenemos dos, a don Enrique Acosta y a doña Doris Osterloff- entre los cuales están representantes del cooperativismo, el sindicalismo, el solidarismo empresarial y otros. Con dicha composición, era necesario el diálogo social, con el fin de buscar acuerdos entre los principales actores políticos y sociales respecto de la orientación que debíamos seguir en las decisiones sobre reforma financiera que afectaran el destino de este país, y cuanto más diálogo hubiese, menos íbamos a afectar a la sociedad costarricense con las decisiones que ahí tomáramos.

El pueblo pide respuesta: Nosotros debemos, como diputados, dar respuesta al pueblo, una respuesta positiva; todos debemos imaginar lo profundo y enorme del problema. Tampoco quiero insinuar con esto que la Comisión Mixta está ante una catástrofe, si bien es cierto que nació a la luz de la necesidad de implantar un plan de contingencia, porque estábamos al borde del colapso, y que lo hicimos con mucho amor y mucho gusto, tampoco la situación era tan grave, como algunos quisieron hacerlo creer. La reforma estructural es una necesidad, pero no estamos en la devastación; sí estamos ante un problema serio financiero y social que debemos resolver, debemos abordar la discusión para solucionar el problema fiscal; esto nos lleva a descubrir que no es una tarea simple, pues se combinan elementos financieros, políticos y sociales. Por ello las soluciones deben dirigirse a modernizar la adminis-

82


ficio de tiempo de los sectores involucrados, sino solo para cuando sean reformas trascendentales, cambios que vayan a mover todos los cimientos del país.

Diálogo para llegar a consensos: Para ser exitoso, este proceso debía garantizar algunas condiciones, aunque no solo importaba el contenido de las propuestas, sino también la trascendencia del proceso de su construcción, ya que era una forma de llegar a los consensos.

Lo que en la Comisión discutamos y aprobemos en áreas trascendentales como el tema fiscal, debe tener los efectos y resultados necesarios para una sana, eficiente y eficaz administración de los recursos del Estado, por lo que creo importante señalar que los participantes opinen, fundamenten, den sus argumentos, y acepten posturas que puedan ser rebatidas, lo cual genera una amplia y muy sana especialización de las opiniones y las mejores condiciones para el trabajo del equipo.

Durante el proceso legislativo deben existir varios elementos dentro de la comisión: compromiso y respeto de las partes, una aptitud sana, humilde y abierta de los actores, fueran estos del gobierno o diputados y diputadas, una adecuada rendición de cuentas -pues la inversión que realiza el Estado exige una evaluación técnica para valorar la eficiencia, los servicios públicos, el cumplimiento de acuerdos y las recomendaciones de las partes-, y procurar espacios para otros sectores no incluidos dentro de la comisión, donde se estableciera un diálogo constante con otros actores sociales, no solo con el fin de adquirir una perspectiva más amplia, sino también para incorporar distintos puntos de vista y obtener un mayor consenso.

Debemos recordar que el papel de los que participamos en este tipo de comisiones no solo es hablar al pueblo sobre nuestra visión como nación, y menos, imponérsela, sino dialogar ampliamente sobre los temas de trascendencia nacional. Yo quiero darle las gracias a doña Doris Osterloff y a don Enrique Acosta, que están aquí presentes, pero también existieron otros representantes de sectores: don Ulises Blanco, don Álvaro Ramírez, don Víctor Morales, don Rodrigo Aguilar, don Albino Vargas, que durante tanto tiempo y tantas sesiones estuvieron siempre a la par nuestra, a la par de los diputados, sabiendo ellos de la responsabilidad grande que teníamos los diputados, porque al final somos los que tenemos que ir a votar la reforma en el parlamento. Sabiendo eso, ellos siempre estuvieron anuentes a escucharnos y a dar sus opiniones. Efectuaron un trabajo muy intenso a la par de nosotros y fueron de fundamental importancia.

Las discusiones fueron abiertas, no solo participaban los sectores y los diputados sino también otras personas que venían a escuchar lo que ahí estaba resolviéndose en ese momento. Por último, no deben privar los intereses particulares sobre los colectivos, ni siquiera los partidistas. Ahí estábamos representantes de todos los partidos y tuvimos que dejar un poco aparte nuestro sentimiento para poder llegar a consensos. En el caso mío, soy una diputada socialdemócrata y siempre trato, por medio de todas nuestras propuestas, de defender esa visión a ultranza.

Muchas gracias.

La comisión realizó ciento treinta y dos sesiones durante alrededor de año y cuatro meses de labores en general; el proceso se desarrolló en un ambiente de respeto y discusión; por supuesto, se dieron diferencias de carácter ideológico, pero el tiempo invertido ayudó a que en el pasado mes de febrero se discutiera el proyecto que contenía las recomendaciones que la Comisión Mixta efectuó. Comisión mixta: instrumento de concertación. Sobre si las comisiones mixtas son una buena práctica legislativa, creo que son herramientas muy válidas e instrumentos de concertación que sirven para alcanzar diálogos amplios entre los sectores y una gran retroalimentación. Asimismo, considero que este tipo de instrumento debe ser utilizado para ciertos casos y temas muy especiales. No es que vamos a estar haciendo comisiones mixtas para todo, porque demandan un enorme trabajo, una enorme entrega, un gran sacri-

83


Enrique Acosta. Presidente del Movimiento Solidarista Costarricense. (Ponencia). “Nuestro país históricamente se ha caracterizado por su vocación al diálogo, por lo cual, este tipo de comisión responde a esa vocación, de ahí que nos parece que no hay ninguna inconveniencia y, más bien, algunos somos de la idea de que a este proceso de diálogo se le debe dotar de un marco legal”.

Nuestro país históricamente se ha caracterizado por su vocación al diálogo, por lo cual, este tipo de comisión responde a esa vocación, de ahí que nos parece que no hay ninguna inconveniencia y, más bien, algunos somos de la idea de que a este proceso de diálogo se le debe dotar de un marco legal para institucionalizarlo y, con ello, contribuir a la gobernabilidad de nuestro país, uno de los problemas que hemos tenido en los tiempos modernos. A nosotros nos parece que se deben dar reglas básicas para el manejo de acuerdos y descensos, por ejemplo: Debe haber respeto mutuo entre los actores; por más descabellada que parezcan las tesis planteadas por los demás, estas deben ser respetadas aunque no necesariamente se esté de acuerdo con ellas.

o

Debe haber transparencia en los planteamientos y en el manejo de temas, ya que esto genera credibilidad y confianza entre los diferentes actores.

Debe respetarse y cumplirse con la palabra o compromisos que en un determinado momento se asumen con los demás.

o

Las tesis o posturas deben defenderse con argumentos y planteamientos, dejando de lado cualquier otro tipo de actitud o proceder.

No estoy tan claro sobre si en todos los procesos de diálogo social el Ejecutivo debe liderar o ser un actor más. Pero no tengo la menor duda de que en el tema fiscal, por ser un aspecto impulsado y de interés particular del Ejecutivo, este debió desempeñar o debió dársele un papel más protagónico; de hecho, este fue uno de los aspectos que en varias oportunidades reclamamos de los integrantes de la Comisión Mixta.

Me referiré a los aspectos específicos que se nos han solicitado que abordáramos. De entrada, hay que decir que la constitución de la Comisión Mixta Especial de Pacto Fiscal y Reforma Tributaria es una de las primeras experiencias de este tipo en nuestro país y, como tal, era lógico que se dieran reacciones en contra, aduciéndose que se estaban delegando funciones reservadas a los legisladores, a actores de la sociedad que no estaban legitimados para ello. Tesis que no es correcta, primero porque, me atrevo a decir, todos los que participamos en la Comisión siempre estuvimos claros de que nuestra función era opinar, dar nuestros puntos de vista, transmitir las preocupaciones e inquietudes de nuestros representados y, en alguna medida, coadyuvar para alcanzar acuerdos; por lo tanto, siempre comprendimos que la responsabilidad final recaía, según nuestro régimen democrático, en las señoras y señores legisladores.

o

o

84


Por ello, la discusión que se ha abierto sobre la democracia participativa debe llevarnos a analizar estas otras situaciones, porque desde el punto de vista de rendición de cuentas ante la sociedad, son soluciones en la administración pública que crean expectativas sobre la capacidad de las organizaciones de la sociedad para tomar decisiones que tengan efectos positivos en el país y para ejercer control sobre el buen uso de los recursos públicos. Es vital que sean evaluadas la efectividad y la eficiencia como mecanismos para evitar la corrupción.

Doris Osterlof. Representante del Sector Empresarial en la Comisión Mixta. (Ponencia). Agradeciendo la oportunidad que se me brinda de participar en esta actividad, quisiera iniciar indicándoles que cuando se me invitó, se me hicieron cuatro preguntas sobre las cuales voy a desarrollar la presentación. 1. ¿La experiencia de Comisión Mixta es un proceso de delegación inconveniente de potestades del Congreso?

En el caso de la Asamblea Legislativa, la discusión es de otro tipo, y se refiere a si estas organizaciones tienen más influencia sobre las decisiones que el simple cabildeo o presión, pero lo cierto es que en un concepto claro de democracia participativa, es conveniente que la Asamblea tenga la potestad de conformar comisiones mixtas, convocando a actores y organizaciones de la sociedad a actuar en calidad de asesores. Sobre este punto, sí quisiera aclarar que la democracia participativa no es un sustituto de la democracia representativa.

Definitivamente no lo es, la decisión sigue siendo de los diputados, quienes son los únicos que pueden votar. Es absolutamente claro que nuestra participación fue para fungir como asesores. Pero lo positivo de contar con un instrumento como la constitución de este tipo de comisiones en el seno legislativo, es que permite que las organizaciones de la sociedad asuman una responsabilidad más transparente en la facilitación de la gobernabilidad, y en la presentación de propuestas más en función del bien común.

2. ¿Qué reglas deben tenerse en cuenta para el manejo de acuerdos y disensos?

La notoriedad que generó nuestra participación en la Comisión Mixta se debió al tema en discusión, ya que en otros periodos legislativos han funcionado comisiones similares, como la que propuso la legislación relativa a las pequeñas y medianas empresas. No obstante, definitivamente no hay una cesión del poder de decisión de los diputados.

La primera es que las organizaciones invitadas a participar tengan claro que su asesoría ha sido requerida para colaborar en la concreción de propuestas para solucionar problemas, cuyo objetivo debe ser el bien común, y no el interés específicamente corporativista. Si esto se pone desde el principio como regla, aclara mucho la disposición que puedan tener los diputados para tomar en consideración estas asesorías, y el interés de los actores y organizaciones de participar.

Al respecto, es importante analizar otras situaciones en las cuales sí hay una responsabilidad pública asumida por las organizaciones de la sociedad, llámense empresariales, sindicales o de otra índole, como es el caso de la Junta Directiva de la Caja del Seguro Social, del Instituto Nacional de Aprendizaje, o de la Promotora de Comercio Exterior. En todos estos casos, las organizaciones de la sociedad tienen derecho a nombrar a sus representantes, los cuales tienen voz y voto en las decisiones que se toman.

Lo segundo es que definitivamente las organizaciones o las personas que sean convocadas comprendan que van en calidad de asesores, por lo que la decisión final sigue siendo de los diputados, así como la responsabilidad ante el plenario y el país. Lo tercero es que son decisiones de mayoría, no imposiciones de minoría, porque es un proceso democrático, lo cual es regla para los diputados, pero los asesores también la deben tener clara.

De igual manera, en el nivel de los partidos políticos, esta experiencia se viene dando por ejemplo en la Asamblea Plenaria del Partido Liberación Nacional, la cual cuenta con una serie de representantes sectoriales que tienen voz y voto en sus decisiones internas, incluyendo la elección de los candidatos para diputados. Sectores como los empresarios, trabajadores, cooperativistas, profesionales y otros, participan en este tipo de decisiones políticas.

Lo cuarto es que se debe estar en disposición de convencer con base en propuestas y con argumentos serios, fundamentados y, de ser posible, apoyados por documentos que le permitan a los diputados estudiar las propuestas. Pero a la vez, se requiere que los diputados muestren disposición de escuchar y estudiar las propuestas que les presenten quienes ellos han convocado como asesores.

85


4. ¿Permite elevar la calidad del dialogo y del producto resultante: política pública? ¿Es un sistema eficaz?

3. ¿Debe el Poder Ejecutivo ser un actor más o debe liderar el proceso? El Poder Ejecutivo es el que tiene las rectorías de las políticas públicas, por lo tanto no puede ser un actor más, sino que debe tener la capacidad de generar propuestas y de trabajar con los diputados de los diferentes partidos políticos en el análisis de estas, suministrando toda la información que se requiere y tenga disponible, tratando a la vez de convencer a los diputados sobre los objetivos y contenidos de la propuesta, y teniendo claro que hay diferentes visiones ideológicas en el Congreso, lo cual se refleja en el debate y en la toma de decisiones.

Es un sistema al cual el Congreso puede acudir. Es una opción con la que los diputados cuentan, y su objetivo debe ser elevar no sólo la calidad del diálogo, sino también la del producto que se busca concretar. El sistema es tan efectivo como los diputados y asesores quieran, pero sobre todo, su eficacia depende del uso que los diputados hagan de la información y de las propuestas que surjan de este sistema. Esto siempre y cuando se establezca la diferencia entre lo que se propone en función del bien común y lo que se propone en función del interés particular -pero con poca incidencia o un efecto negativo sobre la colectividad-. Es un sistema del cual se pueden extraer muchas lecciones para madurar como sociedad.

A la vez, el Poder Ejecutivo debe tener la capacidad de considerar las recomendaciones de los actores de la sociedad en forma directa, y también cuando estos son convocados al Congreso, en particular cuando lo hacen en calidad de asesores. Sin embargo, su responsabilidad es, ya sea mejorar la propuesta con las recomendaciones, cuando esté en sus manos, o bien, hacer ver a los diputados su acuerdo o desacuerdo, siempre teniendo claro que esto debe enmarcarse dentro de una política nacional de desarrollo, con el bien común como objetivo.

El que las sesiones sean públicas, que se lleven actas de lo que se plantea formalmente en las comisiones, y el que las decisiones finales se tomen de cara a mociones que se presentan y se votan abiertamente en las comisiones, hace que sea más fácil juzgar su efectividad. Es mucho más difícil para la ciudadanía evaluar el trabajo de los actores y organizaciones de la sociedad, por ejemplo en el Poder Ejecutivo, ya que sesiones como las de las Juntas Directivas, como las de la Caja, no son abiertas al público, y ahí es donde podría ser más importante evaluar la combinación de la decisión conjunta entre actores políticos y actores de las organizaciones de la sociedad con poder de decisión, puesto que en las Comisiones Mixtas, la decisión sigue siendo de los diputados.

El Poder Ejecutivo, de cara a un Congreso, es proponente pero también administrador de las decisiones que se toman en este; por lo tanto, un liderazgo positivo, con objetivos claros, es un requisito indispensable en cualquier Poder Ejecutivo, no sólo frente al Congreso sino, también ante el país. Por ello, es necesario que los actores políticos que asumen las responsabilidades de conducción en el Poder Ejecutivo tengan claro que cuando asumen el poder formal, tienen que estar preparados para administrar correctamente el Estado, y también en relación con la forma como se debe trabajar con el poder real, que está en la sociedad. Ellos deben entender que sus superiores son todos los ciudadanos y las ciudadanas del país, y que es a ellos a quienes deben servir. Estos actores cuentan para ello con un equipo técnico a lo interno, al cual tienen que asegurar las condiciones para que puedan ser de utilidad a los objetivos de desarrollo del país, pero también deben establecer la dirección y la orientación del Gobierno, todo ello, enlazado dentro de una estrategia nacional que responda a una política nacional de desarrollo. A la vez, deben estar siempre dispuestos a rendir cuentas de sus actuaciones, de cara al Congreso, pero sobretodo ante la sociedad costarricense.

La experiencia de establecer una Comisión Mixta para un tema que es materia odiosa ante la opinión pública, como es la reforma fiscal, y en particular la tributaria, y el espíritu de colaboración que se dio en prácticamente todos los integrantes de la Comisión hacia la búsqueda de un objetivo de bien común, reflejan que en una sociedad como la costarricense, este tipo de espacio sigue siendo un instrumento positivo para la construcción de acuerdos sobre soluciones a problemas nacionales. La considero extremadamente positiva, con muchas lecciones aprendidas, y el país debe continuar utilizando este tipo de mecanismos cuando el tema lo amerite. La capacidad de concertación pacífica en la sociedad costarricense es un valor inapreciable que todos los y las costarricenses debemos valorar en su justa medida, para construir patria. Muchas gracias.

86


responsabilidad, la de venir a hablar por un grupo importante de trabajadores y que, por lo tanto, teníamos la tarea de estudiar los asuntos, leer mucho.

Respuestas de Enrique Acosta a las preguntas formuladas por el público: Sobre la tasa de impuesto a las empresas debo decir lo siguiente: uno de los aspectos que más discutimos en relación con este tema fue el hecho de que Costa Rica ha venido siendo, en los últimos años, un país en el cual la inversión extranjera ha tenido mucha participación, lo cual ha generado una cantidad importante de trabajo y, sobre todo, de mano de obra calificada, con ingresos importantes y que ha venido a colaborar con el desarrollo del país.

Muchas veces los planteamientos los hicimos valer con estudios técnicos que demostraban que algún aspecto que se estaba discutiendo o proponiendo incidía en otro asunto negativamente o no facilitaba el cumplimiento del objetivo propuesto. Definitivamente contribuimos, porque muchas veces se desconocían algunos factores involucrados en los sectores; por ejemplo, en el caso del solidarismo: muchos señores diputados y señoras diputadas creían que el solidarismo se regulaba por medio de la ley de protección al trabajador; muchos desconocían que existía una ley específica o, por lo menos, no la manejaban adecuadamente. Entonces nos permitimos explicarles cómo operaba y cuál podría ser el impacto para los trabajadores; por ejemplo, las consecuencias de establecer una tasa de impuesto para organizaciones solidaristas, igual que a las empresas (porque en algún momento se planteó esa posibilidad) y después de las explicaciones, después de las argumentaciones que se dieron, hubo un mejor entendimiento para fijar una posición sobre el tratamiento que se les daría, en este caso en particular, a las organizaciones solidaristas.

También vinculamos esto con el progreso y con la equidad en la distribución de la carga. Evidentemente, en estos momentos no puedo establecer cuál es la tasa adecuada, si un 35%, un 30%, o un 18%. Y para definir esta tasa nos basamos en un informe de ese momento. No se conocía este otro informe al que se ha hecho referencia, pero en el anterior lo que se planteaba es que en Costa Rica, a partir del 2007, aquellas empresas que estuvieran en régimen de zonas francas (que actualmente no pagan impuesto de renta), a las que se les hubiera venncido los contratos, tendrían que pagar impuesto de renta, pero obviamente habría mucho interés de que a todas esas empresas que están en zonas francas, no se les estableciera un impuesto que les motivara a irse del país. En ese estudio, se hablaba de bajar la tasa de impuesto sobre la renta a las empresas ubicadas fuera de la zona franca, de un 30% a un 18%; y a las empresas dentro de esta zona, subirla de cero a 18% en búsqueda de un equilibrio. Ese mismo estudio planteaba uniformar la tasa para ambos tipos de empresa a un 15%; no obstante, se insistió sobre el 18% porque nos parecía justo que el sector empresarial contribuyera también con la carga tributaria.

En cuanto a la necesidad de la reforma fiscal, creo que este es un tema en que muchos coincidimos. Es urgente una reforma fiscal en el país, ya que si uno revisa la estructura de los ingresos y los gastos, por ejemplo lo dedicado a inversión, específicamente en infraestructura, educación, salud y en otras áreas que son importantes para poner al país en una posición de competitividad en un momento de apertura y globalización, se nota el faltante.

Hubo planteamientos de algunos diputados, de algunos actores de la sociedad, para mantener un 30% y otro con un 25%. Finalmente, después de una discusión, se aceptó la tarifa de 18%, que evidentemente en este momento se está revisando. A mí me parece que entonces, a la luz de esta nueva información, podría ser conveniente revisar y ajustar esa decisión, pero sí es importante que la tasa que finalmente se establezca contemple la competitividad del país en términos de traer inversión, pues justamente hemos tenido experiencias muy positivas en cuanto a la generación de empleo de mano de obra calificada que estas empresas han dado en Costa Rica.

Se requiere de mucha inversión, pero obviamente en la actualidad no se tienen los recursos. Hace quince años el porcentaje que se invertía en bienes de capital, o sea, en las áreas anteriores, era de un 10%. Actualmente, no se llega al 3% porque los recursos alcanzan exclusivamente para cubrir los gastos corrientes: salarios, pensiones y gastos que no ayudan a mejorar la infraestructura del país dentro del contexto de la globalización, el cual es un factor importante de cara a la discusión y, eventualmente, aprobación de un tratado de libre comercio. ¿Qué piensa del aporte de los sindicalistas? Todos los sectores, incluyendo los sindicatos, vinieron con una posición de coadyuvar. De hecho, hubo posiciones en algún momento radicales, no solo a nivel del sector sindical y el sector empresarial, sino también a lo interno de los mismos sec-

¿Qué procedimiento utilizamos para hacer valer nuestro punto de vista? Primero, creo que es importante indicar que cuando asumimos el compromiso de participar sabíamos que asumíamos una gran

87


Respuestas de Doris Osterloff a las preguntas formuladas por el público:

tores. Después de discusiones, bajo el respeto y el entendimiento, se logró flexibilizar posiciones y llegar a puntos de coincidencia, donde evidentemente, también el sector sindical hizo una contribución importante, a tal punto que sobre el informe resultante la única reserva que hicieron los sindicatos fue en el tema del impuesto a las instituciones públicas como el ICE y la CNFL, pero en todo lo demás ellos estuvieron de acuerdo, incluso en un tema tan polémico como fue la tasa del 18%.

¿En qué medida los compromisos y consensos logrados en la Comisión Mixta se respetaron y aplicaron? ¿Cuánto lograron los actores sociales? ¿Cuál es el valor agregado?, ¿privó el consenso, privó el interés nacional? Considero que en una buena medida se logró una cantidad de compromisos y de acuerdos en términos de la propuesta final, acuerdos que no siempre estuvieron en función de coincidir con el interés propiamente corporativo; es decir, muchas veces había temas en los que algunos de nosotros no estábamos de acuerdo, no creíamos que tenía que ser expresado así, pero lo cierto es que en una negociación siempre tiene que prevalecer precisamente la decisión de las mayorías. Creo que se logró aplicar una buena cantidad de los compromisos, todo es absolutamente perfectible, muchas cosas que pueden ser mejoradas probablemente lo serán durante el segundo proceso, que se está desarrollando en este momento, y que incluso si alguien dijera que no hay reforma fiscal este año, yo pienso que igual, dentro de dos o más años, nos vamos a encontrar con un debate similar y una visión similares.

Estuvieron de acuerdo también en que desde su punto de vista político, el hecho de que en el proyecto se estableciera la necesidad de conformar una comisión representaba para ellos un riesgo político. Se estableció un plazo de 18 meses para que se hiciera una revisión integral del sector público, porque evidentemente uno de los grandes problemas que hemos tenido es que este sector, en los últimos diez años, ha crecido desarticulado, de manera tal que hay mucha duplicación de esfuerzos. Por esto se requiere urgentemente de una revisión profunda, justamente para poder eliminar esas ineficiencias. Los sindicatos estuvieron de acuerdo con tal disposición contenida en el proyecto a pesar de que evidentemente, en algún momento, si hay reestructuraciones en el Estado, se van a tocar sus intereses; no obstante, lo vieron como una necesidad para aprovechar realmente y de buena manera los recursos que se obtienen por medio de los impuestos.

Me parece que una de las cosas más importantes que logramos fue que se estableciera una visión de lo fiscal, no una visión sólo tributaria. Es decir, se logró entender que la reforma incluía tanto áreas de gasto, como de ingresos y de rendición de cuentas. Pueden hacerse muchas cosas más de las que están, pero esta es una primera etapa que sienta un precedente importantísimo, es decir, que permite que de ahora en adelante se tenga claro que cualquier reforma que el país haga, tiene que tener una lógica y esa lógica es fiscal, hacendaria y que tiene que tener entonces los tres pilares muy claramente planteados. Este es el valor agregado en una discusión de este tipo. ¿Cómo la Asamblea escogió a los representantes de la Comisión Mixta? Fuimos voluntarios, esa es la verdad; el 11 de julio del 2002, los presidentes de los organismos que participamos en la Comisión Mixta, con excepción del Foro Agrícola, que entró después, le propusieron al Presidente de la República, en carta que se presentó con copia a todos los Jefes de Fracción, no sólo la constitución de la Comisión Mixta, sino también la disposición de nuestras organizaciones para asumir la responsabilidad de participar en ella, conscientes de la importancia de lograr un acuerdo en esta materia

88


Tiene muchas más ventajas que desventajas: tiene desventajas si uno está muy preocupado por lo que le pueda suceder frente a su sector, es decir, la factura política que cada uno de los que estuvo ahí presente puede pagar, en particular si se trata de un tema de esta envergadura, y por eso más de uno prefiere decir “quería estar, pero no me dejaron, me ofrecí pero no me lo permitíeron” o reclamar por la “barbaridad” de no haber llamado al actor correcto.

Una reforma fiscal que además incluya una reforma tributaria a fondo, requiere de gente dispuesta no sólo a aportar, sino también a asumir la responsabilidad de cara a la ciudadania, lo cual no es fácil, pues representa una materia odiosa para los ciudadanos y ciudadanas. Las organizaciones que suscribieron la misiva del 11 de julio del 2002 fueron la Unión de Cámaras, la Cámara de Exportadores, el Consejo Nacional de Cooperativas, la Confederación Rerum Novarum, la Asociación Nacional de Empleados Públicos, el Movimiento Solidarista y la Confederación CMTC.

Pero lo cierto es que este es un espacio muy sano de diálogo y de negociación que puede ser mucho mejor aprovechado entre tanto y en el cuanto todos tengamos la madurez para hacerlo.

Fuimos voluntarios, pero además, si ustedes observan, son sectores que representan las confrontaciones de la ciudadanía, y además tienen una representación importante de ella.

Hay personas que opinan que debió haber sido más un espacio de tecnócratas, sin embargo estas son decisiones políticas, y las decisiones políticas no pueden ser tomadas por los tecnócratas, ellos deben fungir como asesores; por eso la Comision Mixta tuvo además una comisión especial de técnicos, especialistas en la materia sobretodo tributaria, que en un momento dado hicieron evaluaciones técnicas y que presentaron informes técnicos. Pero también hubo momentos en que hubo que tomar decisiones políticas y esas se tomaron buscando facilitación de la gobernabilidad y por ello, con el actor del nivel político que tenía que tomarlas.

No se puede negar que detrás de sectores como los empresariales, sindicales, cooperativistas, solidaristas y campesinos efectivamente hay una buena parte de la ciudadanía, no está toda, pero es una representación significativa y, reitero, fuimos voluntarios (con excepción del Foro Agrícola, cuya integración se estimó vital y sucedió tiempo después), no solo porque nos ofrecimos, sino porque todos renunciamos a las dietas que paga la Asamblea Legislativa a los asesores de las Comisiones Mixtas.

La asesoría técnica es un buen instrumento, aunque tampoco creo que es para todas las decisiones que el Congreso tenga tomar. Es decir, a todos nos pasa, muchas veces realizamos consultas pero también creemos que no siempre necesitamos consultarlo todo; es decir hay cosas que podemos decidir, pero yo creo que en este tipo de temas, precisamente por lo complicado que son, porque requieren un aval mucho más fuerte de la ciudadanía, deben contar con asesoría, y me parece que este instrumento hay que usarlo más, y hay que ayudar a que goce de más solidez, que realice aportes mucho mayores, si es posible ampliando la participación de más colaboradores de la Comisión, tal vez no como miembros, pero sí como asesores externos, ya sea técnicos o académicos.

Con la intención de reforzar la participación ciudadana, la Comisión había acordado hacer un programa de mayor información y debate a nivel nacional, pero muchas de las restricciones presupuestarias del propio Congreso no permitieron una participación mucho más activa por ejemplo del SINART, aunque sí estuvimos dispuestos todos los miembros de la Comisión, diputados y asesores, de participar en los diversos foros a los que fuimos invitados. Una de las lecciones aprendidas es que en temas como estos, se requiere de una solución presupuestaria para desarrollar más foros y discusiones con los ciudadanos. Sobre este punto, se debe indicar que la Asamblea mantuvo durante todo el tiempo que sesionamos una página web que contenía los proyectos de ley y las actas.

¿Por qué cree que faltó información del Poder Ejecutivo y del Ministerio de Hacienda en el proceso de negociación de Comisión Mixta?

A la vez, fueron invitados a la Comisión otros actores para presentar sus puntos de vista, junto con consultas escritas que se hicieron. De todos modos, en este tipo de construcción siempre se va a decir que falta alguien y lo importante es ver cómo se logra que ese alguien que faltó, de alguna manera, presente su opinión.

En lo que respecta al Poder Ejecutivo, faltó una visión política más integral, es decir, presentar la política fiscal como parte de todo un sistema de desarrollo nacional, y vincularla a otras decisiones de política pública. Por eso, yo creo que en temas como la pregunta que le acaban de hacer a don Enrique Acosta, sobre la tasa de las sociedades, puede haber muchos debates, pero el principal debate es la vinculación de una decisión de esa

¿Qué desventajas tiene la figura de la Comisión Mixta como espacio de negociación y diálogo social?

89


envergadura a temas como la visión de producción, la visión de inversión, es decir, sobre cómo se vinculan y de qué forma realmente hay que tomar una decisión sobre ese tema.

votar y creer por ello que no se participa en política es una falacia, nada exime a un ciudadano de su responsbilidad política; al contrario, es tan responsable como quien vota.

En este caso de las tasas de las sociedades, una discusión importante de políticas de producción y de fomento de la inversión y su vinculación con lo fiscal, es que en lugar de preocuparnos en si les bajamos la tasa a los quinientos principales contribuyentes del fisco, deberíamos lograr que en el país haya mil quinientos grandes contribuyentes. Es decir, se ha creado un ambiente alrededor de no bajarle la tasa a estos grandes contribuyentes, pero hay otros temas de política pública que son trascendentales para el país, que tienen que ver con el desarrollo de la estructura productiva, de inversión, de generación de empleo y que también tienen su impacto en materia de contribución al fisco. La preocupación que existe es sobre cuál es la estrategia del país para pasar de equis número de grandes contribuyentes a zeta número en los próximos diez, quince o veinte años, lo cual se relaciona además con más ingresos para el fisco y con el desarrollo del país.

Entonces, en ese sentido lo que siento es que tenemos que fortalecer nuestra conciencia ciudadana sobre lo que significa el tema de la toma de decisiones, para que consecuentemente la democracia se fortalezca, para obligar a esa democracia a ser todavía mucho más transparente en la toma de decisiones, y esto tiene que ver precisamente con el proceso de maduración de los partidos políticos como tales, en función del objetivo de bien común y de una propuesta ideológica que podamos entender y con la cual estar o no de acuerdo. Pero también debemos entender que como actores de la sociedad no podemos vivir solamente de la protesta, es decir, que aquí no se puede continuar creyendo que podemos seguir siendo populares mediante la protesta; no podemos construir país si no participamos todos de alguna forma. Ese para mí es el nuevo sistema: madurar y crecer. ¿Considera usted que, de no aprobarse la propuesta de reforma fiscal en los próximos años, Costa Rica enfrentaría una crisis como la que vive hoy Argentina?

Un aspecto que ha sido reclamado al Ministerio de Hacienda a medida que se daban los acuerdos, es su cálculo sobre el monto de la carga tributaria. Cuando se negoció la primera etapa, la Contingencia Fiscal, iban más ajustados al cálculo, iban midiendo y muy rápidamente nos iban diciendo las implicaciones de cada decisión.

El país requiere de una reforma fiscal, y tarde o temprano tienen que tomarse las decisiones, pero preferiría que no las tomáramos muy tarde, bajo el entendido de que no podemos esperar a hacer una sola reforma, la reforma perfecta. Por eso, lo que se ha dado es un paso, pero muy grande e importante en el país en términos de lo que representa una política fiscal para los próximos años y me parece que cuanto más tardemos, más dura va a resultar para la sociedad costarricense la decisión final, y más nos va a poner a correr a todos, sin que al final tampoco se consiga la reforma perfecta.

En esta segunda etapa, faltó más cuantificación, pero me parece que también hay aspectos de la cuantificación que faltaron de aclarar, como las dificultades para medir exactamente los ingresos por la transformación del impuesto de la renta actual a una renta global y mundial, esa es una lección por aprender en este y en muchos otros casos. ¿Cuál sería el nuevo sistema para tomar decisiones según su punto de vista?

Siempre va a haber alguien que opine que ahí no está lo que tiene que estar o que está lo equivocado o que se está defendiendo lo que no tiene que defenderse, pero yo lo que sí creo es que Costa Rica tiene situaciones muy críticas sobre las que debe tomar decisiones con seriedad. Basta revisar el Informe del Estado de la Nación, un libro para leer, para estudiar en serio y entender que se nos está diciendo que, o nos tomamos en serio las decisiones del país, lo que como generación tenemos que asumir, o le vamos a hacer pagar una factura muy cara a los que vienen detrás de nosotros. Es decir, tenemos una responsabilidad generacional.

Hay que fortalecer la democracia en Costa Rica mediante las siguientes acciones: primero, entender qué son los partidos políticos, su rol en la democracia, su responsabilidad al tener acceso al poder formal, con lo cual hay que ayudar a que los partidos políticos maduren internamente y en eso me parece que todos tenemos responsabilidad. Cualquier ciudadano que decida participar en un partido o que decida no participar, está tomando una decisión en función de la democracia. Es decir, la responsabilidad la mantiene el ciudadano; no

90


Respuestas de Blasco Manuel Peñaherrera Padilla a las preguntas formuladas por el público:

Hay temas de fondo que hay que enfrentar, por lo que no podemos pensar que es mejor patear la bola para adelante y “veamos a ver cómo dentro de tres años o cuatro o diez resolvemos el asunto”. Y aunque tampoco hay que andar con que la casa se está quemando, hay que entender que la mejor forma de evitar que la casa se queme es prevenir; para qué vamos a esperar una crisis como la de Argentina para salir todos a ponernos de acuerdo o a tomar decisiones a la fuerza. Hay que ser mucho más serios y maduros.

Aprecio su realismo político, producto de sus vivencias pero ¿qué se puede proponer para no ser pesimista respecto de las posibilidades del diálogo? Respecto de mi pesimismo, considero que cuanta más amplitud tenga el diálogo, más dificultad presenta; en consecuencia, circunscribir el diálogo a asuntos de gran importancia y concretar ese desarrollo del diálogo en un organismo como este (que vuelvo a llamarlo muy novedoso e interesante) de la Comisión Mixta, es tener la posibilidad de llegar a soluciones -claro que tras ciento y pico de reuniones-, para adoptar una decisión que puede tener una mayor urgencia -lo cual siempre es un riesgo-, pero de todas maneras es preferible cien reuniones que mil, y entonces cuanta menos latitud y longitud tenga el diálogo, más posibilidades tendrá de transformarse en un mecanismo que conduzca al optimismo.

¿Qué procedimiento utilizó para lograr que sus opiniones ante la Comisión Mixta se convirtieran en un producto transparente, de cara a los intereses de todos los agremiados del sector que representó? ¿Qué objetivos y mecanismos usó y cómo pudo comprobar públicamente los procedimientos utilizados? Utilizamos varios mecanismos: internamente, en la organización que representé, contábamos con una comisión de trabajo a la vez que coordinábamos con otros sectores empresariales, y teníamos un mecanismo de diálogo y consulta con otros actores que estaban en la Comisión Mixta. Nosotros, como organización empresarial, a lo interno de la participación hemos venido tratando de ser lo más amplios en términos de la construcción de propuestas, pero a la vez también hemos sido un actor empresarial que cree que tiene que dialogar con otros sectores de la sociedad, para encontrar soluciones a los problemas que afectan al sector y al país.

Para el diálogo parlamentario considero que deberíamos utilizar mecanismos como los que permitieron salvar las repúblicas parlamentarias europeas; es decir, mecanismos que signifiquen una especie de espada de Democles sobre los legisladores y que los obliguen a disminuir su pretensión de ser padres de la patria y a llegar a soluciones efectivas, a no abusar de sus prerrogativas, obstaculizar sus prerrogativas, dilatar la adopción de medidas o, simplemente, derrocar gobiernos, porque esto -que en Costa Rica no es muy frecuente o no lo es en absoluto-, sí lo es en el resto de América, en casi todos los países de Iberoamérica.

Creemos que es absolutamente necesario construir un clima de negocios sano para todo mundo, desde el más pequeño empresario hasta el más grande, y para ello es preciso desarrollar la capacidad de diálogo, construir propuestas tomando en cuenta lo que opinan otros actores tan radicales frente al sector empresarial, como pueden ser los actores sindicales. Por ello, hemos buscado varias plataformas, una interna, una con otros empresarios y otra con diversos actores políticos y sociales del país.

Como antes dije, usar la curul parlamentaria para derrocar al gobierno era una práctica frecuente en Europa, pero ya no sucede porque existe la amenaza de la disolución parlamentaria, lo que significa que los legisladores corren el riesgo de irse a su casa si no se comportan adecuadamente; así no van a abusar de sus prerrogativas. Esto se ha comprobado con los hechos, no es una teoría, es una práctica, de modo que a mí me parece que el uso de este tipo de mecanismos es interesante; en mi país se propuso la posibilidad de que el presidente de la república pudiera disolver el congreso, por una sola vez, lo cual creaba una serie de dificultades prácticas que impidieron que las reformas se aprobaran, pero en todo caso es un tema sobre el cual habría que pensar.

Sigo creyendo que el diálogo es un instrumento que tenemos y que debemos saber usar, aunque no siempre sea fácil. Este siempre se debe mantener, para lo cual se requiere de madurez, capacidad de informarse y de ser propositivo. Para ello, como costarricenses necesitamos fortalecer nuestra capacidad de trabajar en equipo, esta es una de las más importantes lecciones por aprender de este proceso.

¿Qué diferencia hay entre los estilos de negociación de hombres y mujeres? Acabo de escuchar el estilo de doña Doris Osterloff, y es el estilo ideal de los hombres; es decir, hacerlo con inteligencia, con

91


sutileza, pero con ductilidad, sin llegar a la rigidez de sí o no, porque así no camina el asunto; por eso será que seguramente no discuto con mi mujer, de por sí, salgo vencido.

que se discrepe en el seno del gobierno, pero no que públicamente se exprese una oposición a los actos administrativos o al comportamiento del gobernante.

A pesar de su criterio pesimista, ¿no piensa usted que las negociaciones y su estrategia han permitido llegar a grandes acuerdos y consensos?

Esto agudizó la diferencia con el presidente y determinó la exclusión de los ministros de sus cargos, había tres ministros indígenas. Los medios de comunicación han promovido exageradamente la aptitud de los líderes indígenas, y esto les hizo perder un poco el sentido de las proporciones, el sentido de la lógica y produjo la situación que les acabo de mencionar. Yo diría que esta experiencia ha sido ilustrativa, para que se adopten medidas que tiendan efectivamente a mejorar la condición de los indígenas, pero no la condición de los individuos, sino la condición del colectivo indígena en general.

No niego la posibilidad de la negociación, de ninguna manera, pero repito que mi pesimismo es producto de mi experiencia, y no solo de ella, sino también de la experiencia de mi país y del resto del mundo. Los seres humanos nos diferenciamos muy poco; entre nosotros y los vegetales parece que la diferencia es un cromosoma o dos, pero los seres humanos somos muy parecidos, de modo que en unos casos el nivel cultural nos ayuda; en otros, a veces nos perjudica, porque vuelve a la gente demasiado sofisticada y le hace perder el sentido de lo práctico; yo no niego la posibilidad ni la conveniencia del diálogo, pero sí de la necesidad de la circunscripción, la reducción, la limitación.

Ahora, en cuanto a las políticas que defienden o que han tratado de defender la idiosincrasia, la cultura, las costumbres de las comunidades indígenas (que es algo con algún sentido), desde mi modesto punto de vista no lo tiene en gran medida, porque la tendencia de dos siglos y más de la población indígena ha sido la de identificarse o adaptarse a la cultura en general del país; para poner un ejemplo, se ha puesto mucho énfasis en que la enseñanza se dé en el idioma quechua, que se lo entiende y se lo practica en una proporción muy pequeña de la población indígena y resulta que lo que a los indígenas les interesa no es que les enseñen quechua, sino inglés.

¿Qué opina de las garantías constitucionales de los pueblos indígenas del Ecuador? ¿Qué recomendación hace a otros países latinoamericanos en esa materia? Respecto de la vigencia de las garantías constitucionales que se reconocen, personería propia de los pueblos indígenas, el caso de mi país es enteramente diferente del caso de Costa Rica, Guatemala, Bolivia y Perú. Y lo es básicamente en términos cuantitativos: la población indígena de mí país oscila entre el 7% y el 9%; electoralmente, la organización indígena no alcanzó el 5% de los votos en dos elecciones sucesivas, de manera que nuestro problema no es el problema de Guatemala, o el problema de Bolivia, en el cual la población indígena es la mayoría y, en consecuencia, el país requiere de una estructura que corresponda a esa mayoría. En Ecuador la necesidad y la conveniencia de incorporar a la población indígena ha hecho que se dicten varias leyes y, sobre todo, se adopten medidas administrativas que le da a esa población un apoyo extraordinario.

Nosotros tenemos una comunidad de indígenas, los Otabaleños, estoy seguro que los conocen, porque son unos comerciantes como lo fueron los fenicios en el Mediterráneo; andan con poncho vendiendo cobijas en Nicaragua y logran venderlas, yo no se cómo. Estábamos una vez en una reunión en Cartagena, a cuarenta grados de temperatura; salimos del hotel y un economista importantísimo de mi país, que tenía una función muy alta en la comunidad andina, le preguntó al indígena que vendía las cobijas y los ponchos allí: “-hijito ¿por qué estás con poncho, con semejante calor? -Pues la propaganda”. El gran economista no se había dado cuenta de que la manera de vender ponchos era estar con un poncho puesto. Eso es lo que hay que pensar, en estimular las aptitudes naturales de las comunidades indígenas, pero para incorporarlas al mundo, no para convertirlos en una especie de objeto arqueológico viviente, una especie de Ecuador Antiguo, para que vayan los americanos y lo vean, y se sientan felices por haber llegado hasta el fin del mundo.

Acabamos de pasar por una experiencia que lamentablemente no ha sido muy exitosa: el actual presidente, Coronel Lucio Gutiérrez, triunfó con un frente integrado por sus propios partidarios, casi todos vinculados al ejército, en el servicio pasivo, más otros organismos y organizaciones indígenas o campesinos en términos generales; él los incorporó al gabinete, pero se produjo una situación sumamente curiosa, que los miembros indígenas del gabinete encabezaban la oposición al gobierno, y la situación se tornó incoherente, porque está bien

92


Quisiera terminar reiterando mi agradecimiento por haber sido testigo de una discusión tan útil y tan importante en mí país, como la del régimen tributario. Nosotros tenemos un régimen tributario que conduce a la evasión y a la corrupción, porque está tan lleno de enredos que se aplica una tesis que expusimos en un programa que desgraciadamente

falló, y que pretendí llevarlo adelante como vicepresidente, que fue el programa de desburocratización; decíamos que desburocratizar significa combatir la estrategia de crear dificultades para vender facilidades. Muchas gracias.

Almuerzo en los jardines del Museo Nacional de Costa Rica.

93


Tema 5 El diálogo social institucionalizado y su incidencia en la gobernabilidad democrática. Moderador: Jeremias Vargas Chaverría, Viceministro de Trabajo.

En el orden visual: Eugenio Pignataro, Miguel Gutiérrez, Esmeralda Britton, Jeremías Vargas, Olga Quirós y, fuera de la foto, Víctor Morales Zapata.

de apenas siete años y medio, y sufrimos durante los años ochenta un deterioro de la cobertura educativa secundaria de casi veinte puntos porcentuales.

Conferencista: Miguel Gutiérrez Saxe. Coordinador del Programa Estado de la Nación. (Transcripción). “Costa Rica enfrenta hoy una tremenda dificultad para adaptar sus instituciones y lograr acuerdos que le permitan a su vez enrumbarse por una nueva época de progreso económico, social y de perfeccionamiento de sus instituciones”.

Este es un país que conserva su ambiente, pero que a su vez lo contamina y arremete en forma muy violenta contra él, sobre todo en sus centros urbanos. Somos también un país tolerante y pacífico, pero con crecientes síntomas de violencia y desafección política.

El esquema que me propongo seguir en esta conversación es: Costa Rica, un país de alto desarrollo humano que enfrenta desafíos elementales, un país democrático con desempeños dispares que no logra salir del impasse para enfrentar desafíos urgentes; luego extraeré algunas lecciones de pactos políticos que se dieron en el pasado en Costa Rica en la concertación nacional, de la lucha anti-combo, para plantear algunos elementos del diálogo social, antecedentes y resultados; finalmente realizaré una especie de proposición sobre lo que sería el diálogo social institucionalizado y reflexionaré sobre la gobernabilidad democrática, aunque a cada paso habré adelantado esto último.

La evolución de Costa Rica, de los años cuarenta para acá, es una evolución sui generis, es distinta a la del resto de América Latina, decimos que entre el año cuarenta y el setenta y cinco, el país vivió cambios institucionales, económicos y sociales de gran alcance, cuyos frutos en términos de desarrollo humano se cosecharon en las décadas siguientes; la nación ha avanzado por una especie de inercia histórica y los esfuerzos de los últimos veinte años no han tenido el vigor suficiente para iniciar una nueva época de rápido y sostenido progreso social. Al iniciarse el siglo XXI, dicha inercia da señales de agotamiento, el país está estancado en su capacidad de adoptar decisiones políticas e institucionales sobre el rumbo de la sociedad y no logra traspasar umbrales críticos en temas claves para el desarrollo.

Costa Rica es un país de un alto desarrollo humano, que enfrenta desafíos elementales: Por ejemplo, crecen las exportaciones con una gran celeridad, pero sus encadenamientos con el resto de la economía son débiles. Crece la exportación, pero no crece necesariamente la economía ni el empleo. Este es un país de gente alfabetizada, pero muy poco educada, tenemos un rezago importante en materia educativa, nuestra escolaridad media es

Digo que Costa Rica es un país sui generis y pudiera tener una primera referencia con la evolución del producto interno bruto por persona; comparando el PIB de los distintos países centroamericanos, podemos observar tres grupos de países. Esta serie

94


Gráfico 3.2 Centroamérica: índice del producto interno bruto real per cápita por país. 1960-2000 (base, Honduras 1960=100) 800 700

Indice del PIB real per cápita

Costa Rica 600

El Salvador

500

Guatemala

400

Honduras

300

Nicaragua Panamá

200 100 0

1960

1965

1970

1975

1980

1985

1990

1995

2000

Fuente: Banco Mundial, 2002, World Development Indicators.

va desde 1960 hasta el año 2002, y se puede ver que hay un país que nunca logró crecer, Honduras; se nota un leve crecimiento, pero todavía está ubicado por debajo de los setecientos dólares por persona. Nicaragua es el segundo, con una época de relativo crecimiento, más o menos a mediados de los setenta, pero luego sufre un cambio muy abrupto, un descenso muy notable, del cual aún no logra recuperarse.

De los seis países centroamericanos, solo dos han logrado recuperar su nivel histórico, y solo uno ha recuperado su crecimiento tendencial, medido como producto interno bruto per cápita. En definitiva, el conflicto social agudo, la guerra, es el peor de los negocios, es la peor forma de enfrentar el crecimiento de largo plazo. Quizás, por acumular un poco más de riqueza, se termina de construir un escenario para destruirla masivamente.

Los que siguen son Guatemala, en color naranja, donde de nuevo la crisis de la deuda y algunos otros elementos hacen que su crecimiento sea sacrificado. El Salvador, de color violeta, cuyo creciente producto interno bruto per cápita cae a finales de los 70, por efecto de la guerra.

Costa Rica es un país singular, y podemos verlo también en la siguiente matriz de indicadores muy convencionales del país. La población, menos de setecientos mil habitantes en 1940, y en la actualidad 4.3 millones, incluyendo a indocumentados nicaragüenses. En cuanto a los hogares pobres, la mitad de los hogares en Costa Rica estaban en esa condición a principios de los sesenta; actualmente es de alrededor de un veinte por ciento, y la media centroamericana es de cincuenta por ciento actualmente. Uno de los países posee el 82% de su población en condición de pobreza.

Y arriba están Costa Rica y Panamá; Panamá en verde, también tiene algún efecto a principios de los ochenta, pero una caída pronunciada a finales de esa misma década, producto de su conflicto político. Y Costa Rica, el gris, que está arriba, es un país que logra enfrentar y recuperarse de mejor forma de su situación de crisis de deuda de inicios de los 80.

Sobre la esperanza de vida al nacer en Costa Rica, era de 47 años en 1940, un año y medio más en las mujeres que en los hombres; actualmente andamos en unos 77.4 años, cinco años más las señoras que los señores, una buena noticia para las mujeres.

Algunas conclusiones que se tienen en la actualidad sobre el desarrollo de los países han señalado que los bajos niveles de desarrollo humano y los bajos niveles de institucionalidad hacen de las crisis situaciones de difícil recuperación, y el gráfico de arriba nos lo muestra. Lo que encontramos es, en primer lugar, bajos niveles de inversión en desarrollo humano y luego el conflicto social y la guerra, aunado a una crisis de la deuda, lo que genera en Centroamérica distorsiones muy importantes.

En cuanto a la mortalidad infantil, 123 niños morían de cada mil nacidos vivos en los 40; actualmente andamos en 10 muertos por 1000 nacidos vivos, con un detrimento muy importante alrededor de los setenta. Para que se tenga una idea de la pobreza

95


Indicador

40

50

60

70

80

90

2000

Población (en miles).

656

812

1.199

1.762

2.276

2.805

3.943

Hogares pobres (%).

50

29

19

27

21

Cobertura boscosa (bosque primario, %).

56

51

29

22

Esperanza de vida al nacer (años).

46.9

55.6

62.5

65.4

72.6

76.7

77.4

Mortalidad infantil (por mil nacidos vivos).

123

90

68

61

19

15

10

8

15

39

70

82

89

Cobertura de la seguridad social (%). Analfabetismo, mayores de 12 años (%).

27

21

16

13

10

7

5

PIB per cápita (US$1990).

702

847

1.080

1.501

2.032

1.829

3.329

Graduados universitarios.

107

138

167

831

4048

7158

26469

15

16

19

22

30

34

PEA femenina (%). Fuente: Programa Estado de la Nación

una época más bien de frustración, por falta de encadenamientos productivos entre las nuevas industrias de exportación y el resto de la economía; la nueva economía no paga impuestos, de lo que nos dimos cuenta hace poco, cuando se corregían las cuentas nacionales, en lugar de tener un 16% del producto interno bruto asignado por medio de impuestos al Estado, lo que tenemos es un 13%; alrededor de una tercera parte de esa economía la construimos sobre la base de incentivos y exoneraciones; cuanto mejor le va a esa nueva economía, peor le va al fisco.

de Costa Rica en los años cuarenta, quizás vale la pena recordar que Afganistán, hoy en día, puede tener una mortalidad infantil de alrededor de 160 por 1000 nacidos vivos. La cobertura de la seguridad social en 1950 era de 8%, esa es la cifra actual de, por ejemplo, República Dominicana. Hoy día la cobertura en lo que es salud, es bastante elevada, alrededor de un noventa por ciento. El analfabetismo pasó de 27% a 5%; el producto interno bruto per cápita se incrementó en alrededor de cinco veces; y en total, la producción nacional se ha multiplicado 28 veces desde 1940 hasta la fecha. El desempeño en cuanto al reconocimiento del trabajo femenino no es tan grande, pero aún así, este ha sido un país que ha logrado transitar en una forma singularmente distinta durante la segunda mitad del siglo veinte: progreso social, crecimiento económico y perfeccionamiento de sus instituciones democráticas sin interrupciones importantes.

Pero también hay otro tipo de desfases, el desfase cívico entre la ciudadanía y las instituciones políticas, el desfase entre el gobierno central y las municipalidades, entre el sistema educativo y las demandas del mercado laboral, entre la prosperidad del sector financiero y la escasez de crédito para vivienda o para pequeñas y medianas empresas y entre el empeño conservacionista y el descuido, a ratos rampante, ante la contaminación ambiental.

Costa Rica es un país que presenta dificultades muy importantes de adaptación de sus instituciones, en una época de transición demográfica avanzada; comenzamos a tener no una pirámide de población, sino una ánfora, como vemos en la imagen siguiente. En la actualidad se destacan los grupos de edad más jóvenes como los más numerosos del país, mientras que los infantes (de 0 a 4 años) se ha reducido.

Estos necesarios vínculos no se van a dar de manera espontánea, se requiere de una visión compartida, una determinación general de crear sociedad y, posiblemente, un papel más activo del Estado como generador de esos vínculos. El Estado costarricense está debilitado, al punto que le resulta difícil desempeñar sus funciones meramente administrativas, tanto más el conducir al país hacia la otra orilla del desarrollo.

Conforme esta tendencia se mantenga y los jóvenes y adultos avancen en edad, estaremos ante una situación de envejecimiento de la población. Esto torna urgente ciertas transformaciones y acuerdos nacionales en temas claves para el desarrollo, porque lejos de utilizar la ventaja que nos abre esta nueva estructura poblacional, pudiéramos enfrentar

Este debilitamiento es producto de diversos factores y conviene no caer en la tentación de explicaciones reduccionistas. Influyen algunas determinaciones ideológicas (aunque es preciso reconocer que en Costa Rica esas políticas se aplicaron solo muy

96


¿Qué es una democracia de calidad? Un sistema para elegir a los gobernantes, pero también un modo de organizar las instituciones y un modo de convivencia entre las personas, capaz de garantizar un mínimo de oportunidades y capacidades sociales para ejercer sus derechos ciudadanos.

parcialmente, a diferencia de lo que ocurrió en otros países latinoamericanos) y debe considerarse también una tendencia de los costarricenses a pedirle mucho al Estado y darle poco. La pregunta que nos hacíamos hace algunos años y lo expresamos con una portada que tenía una paloma, una paloma amarrada, era: ¿cómo liberar a Costa Rica de lo que la sujeta?, ¿cómo permitir el vuelo largo?

Como resultado de una de las encuestas desarrolladas en esta Auditoria, encontramos que apenas una tercera parte, un 29% de la población, reclama de la democracia lo que sería la democracia política tradicional; el 70% de la población pide cosas distintas a elecciones libres, reiteradas, limpias, etc; apenas un 30% exige esto último.

Para liberar se requiere de un pueblo ilusionado, protagonista y convencido de que si el sacrificio es necesario, también va a estar bien repartido. Es necesario escudriñar las leyes de nuestra historia; en la segunda mitad del siglo XX, Costa Rica combinó crecimiento económico con progreso social y perfeccionamiento de la democracia.

Y la calidad de la democracia, en aquella época, era como el territorio nacional, con hondonadas, valles intermedios y también cimas. La competencia electoral es precisamente de los puntos más importantes y positivos de la democracia costarricense, pero no así otros elementos, como por ejemplo la participación ciudadana o la igualdad ante la justicia o la prontitud de esa justicia. Tampoco los elementos democráticos de convivencia en partidos políticos se destacan como valores positivos, sobre todo en lo que es financiamiento; asimismo no se veía como elemento de alta calidad democrática lo que es la vida democrática en la sociedad civil.

No hicimos mucho caso cuando preguntaban que para qué democracia o políticas sociales, si con más producción bastaba para que algún día llegara la felicidad. Aprendamos, dijimos en aquel momento, de esa “desobediencia” creativa, basada en una gran transacción; más productividad a cambio de más progreso social, más democracia a cambio del fortalecimiento de las instituciones; quizás esto no nos resuelva todos nuestros problemas, pero de algo sí estoy seguro y es que si lo pudimos hacer en el pasado, bien lo podríamos lograr ahora.

Los desafíos que se plantearon en la auditoria ciudadana sobre la calidad de la democracia, se pueden resumir así:

Costa Rica, un país democrático con desempeño dispar que no logra salir del impasse para enfrentar desafíos urgentes: Hace unos años presentamos la Auditoria Ciudadana sobre la Calidad de la Democracia, y algunas de sus conclusiones las puedo señalar así: la calidad de una democracia no es un atributo general del todo el sistema político, sino el efecto acumulado del desempeño institucional y de la actividad de los ciudadanos en diferentes y múltiples áreas. Esta es una conclusión estadísticamente robusta, es producto de un análisis de componentes principales que forman la democracia, y lo que nos viene a recordar es que en un mundo que ya no es bipolar, la democracia no se compara con otro sistema y llega a conclusiones generales, sino que la democracia tiene que compararse con ella misma; y hoy en día es más importante para la ciudadanía lo que está sucediendo en materia de seguridad o en materia de infraestructura o de acceso a la salud, que lo propiamente electoral.

97

o

Mejor representación política y mayor participación ciudadana, mediante la revocatoria del mandato, la carrera parlamentaria, la votación nominal en el Congreso y uso del plebiscito con facultades de iniciativa de ley.

o

Reforma del Estado de cara a la población; no se trata de hacer más pequeño el Estado, sino de servir a la gente, que este Estado sea amigable y que se creen sistemas de participación, de rendición de cuentas.

o

Descentralización gradual y selectiva del Estado, porque no es correcto afirmar que todos los municipios, por sí y ante sí, resulten más democráticos que cualquier poder ejercido centralmente; encontramos ejemplos extraordinariamente malos de vida democrática en algunos municipios del país; en otros, prácticas de excelencia.

o

Retomar la conexión entre democracia y equidad social, una conexión que se nos ha venido debilitando en Costa Rica.


económica y fiscal, con gigantescas expectativas. En Centroamérica se pensó que, restablecidas la paz y la democracia, vendría el crecimiento y el desarrollo, esa promesa no fue cumplida. La ausencia de un polo en la confrontación internacional genera también un margen importante de libertad a la crítica, y la prensa irrumpe como un actor, como un intermediario político de enorme importancia y con márgenes de libertad que no tenía hasta ahora y que lo conducen, no a una defensa a ultranza de lo que sería el sistema, sino más bien a una tendencia a vender periódicos o espacios sobre la base de la crítica lo más severa posible.

Lecciones de los pactos políticos: Me referiré básicamente a tres momentos nacionales, uno asociado a pactos políticos, otro asociado al proceso de concertación nacional y, por último, otro relacionado a la lucha anti-combo, para extraer de ahí algunas conclusiones. Ya en el Tercer Informe del Estado de la Nación (hace seis años), decíamos que el sistema político y el gobierno sufren un serio desgaste; producto de una transacción política, el sistema político generó ciertos espacios de concertación, aunque los diversos sectores no tuvieran igual capacidad de influir sobre las decisiones políticas.

Lecciones de la concertación nacional:

En esos años se afianza en la población la percepción de que la corrupción ha penetrado todos los niveles y sectores de la sociedad; aumentó en esos años el número de sindicatos, asociaciones solidaristas y sociedades laborales y generó un proceso electoral, 97 y 98, con características un tanto distintas: el abstencionismo pasó de 18.9%, que era el valor histórico de abstención, a alrededor de 30% en 1998. Este es el valor de abstención más alto de los últimos cuarenta años, la única observación semejante a esta fue comenzando los cincuenta, cuando había fuerzas políticas proscritas en el país.

En materia de concertación nacional (estamos hablando del año 1998), se pueden establecer algunos elementos aleccionadores para el futuro: el proceso de concertación no puede analizarse desligado de lo electoral y de los resultados de las elecciones: las del 98 pusieron en evidencia un sentimiento de frustración de una parte de la ciudadanía, con una forma limitada de entender y de hacer la política; una vez finalizado el proceso electoral, la política vuelve a alejarse del ciudadano, hay un contacto limitado por parte de los representantes con las preocupaciones cotidianas de la gente y, además, no tiene obligación de rendir periódicamente cuentas.

En ese momento persiste el clima de escepticismo y de desconfianza con respecto al gobierno, la política, los políticos y las instituciones; se ratificó el bipartidismo en las elecciones para presidente, en las que se produjo un empate virtual, menos de 2%. Sobre esto, señalábamos en ese informe que el primer desafió nacional era restablecer la fe en la política y en sus instituciones.

El proceso de concertación tuvo que superar algunos problemas iniciales, sin embargo el trabajo comenzó y se desarrolló intensamente a lo largo de casi dos meses, arrojando un conjunto de más de ciento cincuenta acuerdos por consenso, entendiendo “consenso” como unanimidad; sin embargo, en dos temas cruciales, la apertura de los mercados de telecomunicaciones y seguros, no hubo unidad de criterios. La discusión de apertura de telecomunicaciones estaba centrada en si hubiera tenido que desarrollarse el año pasado o el antepasado, oportunidad que se desperdició en aquel momento.

Un balance en democracia y buen gobierno lo enuncio de la siguiente forma: hay múltiples actores con capacidad de veto en el país, hay una separación entre el sistema político y la sociedad civil; presentamos en aquel momento una metáfora, la del auto que huele a quemado porque hay actores que aceleran, otros que frenan simultáneamente y otros que intentan arrebatar la dirección, pero en general, lo que hay es un desconcierto importante y un bloqueo recíproco.

En términos de temas, fueron una enorme cantidad: asignaciones familiares, cesantía, corrupción, desarrollo rural, libertades sindicales, pensiones, políticas salariales, servicios ambientales y telecomunicaciones. Talvez una de las críticas principales fue lo amplio que resultaba el temario, aunque la verdad, superados los problemas, lo que permitía era más bien generar transacciones múltiples entre actores sociales para persuadir de la conveniencia y posibilidad de acuerdos.

Esta es una sociedad que vive cambios acelerados, pero sin capacidad para adaptar sus instituciones; en el mejor de los casos va creando nuevas instituciones sobre las anteriores. Una conclusión básica es que no es posible imponer y que hay un gran desencanto. Hay una pregunta evidente ¿es posible cambiar en democracia? Enfrentamos novedades importantes, vivimos una época de vida democrática, con muy importantes restricciones sobre todo en materia

Esta concertación ciertamente también mostró deficiencias que pueden convertirse en lecciones, el informe de 1999 señaló cinco de ellas:

98


o

Obtener resultados en muy poco tiempo, en temas con desacuerdo inicial muy acentuado es muy difícil; sin embargo, eso fue posible.

o

Debido a la ausencia de experiencias previas, algunos de los actores carecían de un mandato claro para negociar a nombre de los miembros de las organizaciones que representaban; algunos participantes fueron censurados por las organizaciones, restándole fuerza a lo pactado.

o

El Séptimo Informe valoró el anti-combo así: la aprobación de la ley en primer debate fue el resultado de un acuerdo de cúpulas y recibió el apoyo de 45 de los 57 diputados; sin embargo, esto no fue suficiente para alcanzar el apoyo ciudadano organizado, y reafirmó lo que mencioné hace unos minutos y es la existencia de actores múltiples con capacidad de veto. De nuevo se puso en evidencia la necesidad que tiene la sociedad costarricense, no solo de reformas al sistema político, sino también de espacios para concertar y llegar a acuerdos amplios entre sectores sociales.

El andamiaje de la concertación fue bastante endeble, tanto técnica como financieramente; no se pudo disponer de un equipo técnico que asesorara a las comisiones adecuadamente con estudios y posiciones autorizadas y que no estuvieran comprometidas con los intereses en juego.

o

La mesa coordinadora colocó el énfasis de la conducción en el logro rápido de acuerdos, dejando en un segundo plano el papel conciliador entre posiciones encontradas; la toma de partido por las posiciones gubernamentales y la inflexibilidad mostrada en algunos momentos, provocaron roces y conflictos innecesarios.

o

La terminación abrupta del proceso impidió que las comisiones de trabajo desarrollaran una labor de cabildeo en el ámbito legislativo, a fin de que los proyectos fueran tramitados sin mayores dilaciones. Al dejar en manos del gobierno esta responsabilidad, la tramitación de los proyectos cayó dentro del juego político partidario.

Entonces, 45 de 57 diputados fueron contrarestados por 103 bloqueos de calles; con posterioridad se dio una declaratoria de inconstitucionalidad de la ley del combo; las organizaciones sociales de la sociedad civil lograron unirse y forzar un empate, pero tienen debilidades para dar seguimiento a propuestas. Aquella Comisión Mixta fue lo que ya algunos habían vaticinado un entierro de primera para lo que fue el conjunto de leyes conocidas como combo del ICE. En esos años, por cierto, se rechazaron reformas sobre el referendo que posteriormente fue aprobado. Diálogo social, antecedentes y resultados: Casi inmediatamente después del anti-combo, se inició un diálogo social bipartito, a fines del 2001, en temas seleccionados por los participantes: educación, política económica y de empleo, y se generó un conjunto de acuerdos sobre diagnósticos y propuestas específicas. Esto ha evolucionado hacia el desarrollo de una iniciativa en materia fiscal, que es la actual Comisión Mixta, la preparación de una política de Estado en materia de empleo y la preparación de un proyecto de ley para institucionalizar el diálogo social, mediante la creación de un Consejo Económico y Social en Costa Rica.

Las lecciones del anti-combo: El anti-combo se presentó alrededor de un grupo de proyectos de ley (“combo”) bastante ambiciosos en el campo de telecomunicaciones; hubo un proceso bastante acentuado de conflicto. “El diálogo social que se abrió ahí puso término al conflicto social más importante en varias décadas, a la vez que creó las condiciones para que se dieran transformaciones, con algunos importantes cambios; la primera de ellas fue la instauración de un mecanismo novedoso, propio de una democracia deliberativa, y es la Comisión Especial Mixta del ICE. Esta es una nueva forma, quizás con grandes debilidades y escasamente definida, pero que tiene ante sí un reto gigantesco: reconciliar al sistema político con la gente, comenzando por un tema técnicamente muy complejo. Nadie podrá negar la necesidad de deliberar en nuestra sociedad para salir adelante, aunque la Comisión Mixta enfrente el reto de persuadir a la nación costarricense de la eficacia de su trabajo”; (comentario de Miguel Gutiérrez Saxe, del 9 de mayo del 2000).

Los antecedentes inmediatos, sencillos de documentar, son la separación importante en cuanto a agenda, lenguaje, etc., del sistema político con la sociedad civil organizada e incluso con la sociedad en su conjunto. Este divorcio fue reafirmado por algunos actos fallidos de reconciliación, como lo fueron algunos procesos de concertación del pasado, los más destacados: un acuerdo nacional razonable de la administración Figueres y la concertación nacional de la administración Rodríguez. Entre otros asuntos, también influyeron en su fracaso las diferencias notables entre las propuestas originales del proceso y su traducción a proyectos de ley; en estos procesos de ley no fueron incluidos los partidos políticos, ni la Asamblea Legislativa, lo que se puede señalar como errores.

99


Trabajo, que es el órgano tripartito que, entre otros asuntos, ve los convenios de OIT y su aplicación, lo mismo que las consultas, y coexistiría con otras entidades de diálogo o concertación. Esta propuesta ha avanzado mucho, está prácticamente consensuada y solo me restaría hacer una reflexión, si se quiere general, sobre el tema o la definición de gobernabilidad democrática.

De la Comisión Mixta fiscal, bien vale la pena recordar que la Asamblea Legislativa la aprobó por una mayoría muy calificada para conocer y dictaminar partes importantes del tema fiscal. Estaba integrada por siete diputados, siete representantes de la sociedad civil organizada y uno de gobierno; los diputados, por supuesto, con derecho a voz y voto; el resto (el del gobierno y los escogidos por la sociedad civil organizada), exclusivamente con derecho a voz.

El concepto de gobernabilidad podría remontarse incluso a los años ochenta, con la comisión trilateral y algunos personajes cientistas políticos muy destacados. En aquel momento gobernabilidad pudo significar gobernabilidad no democrática, pero no me refiero a eso, me refiero más bien a la democrática, que es una idea, por cierto, bastante antigua, y que reaparece con el aura de todas aquellas cosas que se nos están olvidando.

Su sentido es reconciliar la Asamblea Legislativa con la sociedad y no sacarse de la manga nuevos diputados no electos o avanzar en corporativizar nuestra democracia, acusaciones que se hicieron por cierto en su origen. De esta forma, en lugar de remitirse al fascismo, es más correcto comparar este esfuerzo con otros contemporáneos europeos, como la formación de Consejos Económicos y Sociales, o con mecanismos tripartitas de consulta que han dado resultados positivos en situaciones de empate o conflicto.

La definición que trabajo acá está basada en Tomassini y, con algunas correcciones de Arbós y Giner es un concepto, pero también son problemas que originan prácticas políticas: es un conjunto de valores, políticas e instituciones bajo las cuales una sociedad administra sus asuntos; en ese sentido la democracia es la habilidad del gobierno y de los distintos sectores sociales para combinar adecuadamente, en un periodo determinado, aspiraciones tales como la del crecimiento económico basada en el mercado, márgenes satisfactorios de equidad, igualdad de oportunidades, protección social, grados crecientes de participación ciudadana, las decisiones políticas, etc.

Lo que hemos visto hasta acá es que los esfuerzos de concertación han tenido limitaciones, ya sea por su grado de institucionalización, por el compromiso respecto de los acuerdos a los que se llega y, también, por las debilidades técnicas para la formación de estos acuerdos. El diálogo social institucionalizado y la gobernabilidad democrática: El diálogo social institucionalizado, al que he hecho referencia, se plantea con la creación del Consejo Económico y Social (CES) de Costa Rica, de carácter público, con personería jurídica propia, con autonomía administrativa funcional y de gobierno y con plena capacidad para el cumplimiento de sus fines, sin adscripción a la Asamblea Legislativa y con fuentes de financiamiento identificadas.

Está en función de la habilidad del gobierno y de los distintos sectores sociales para combinar adecuadamente y administrar sus asuntos, es la capacidad de un sistema social de gobernarse enfrentando retos, amenazas y oportunidades; supone pues la legitimidad, la eficacia y el ejercicio del poder mediante la obediencia cívica del pueblo y esto nos lleva a la conclusión que quería ilustrar a lo largo de todas estas palabras: Costa Rica enfrenta hoy una tremenda dificultad para adaptar sus instituciones y lograr acuerdos que le permitan a su vez enrumbarse por una nueva época de progreso económico, social y de perfeccionamiento de esas instituciones.

La competencia y objeto del CES sería establecer esa institución permanente de diálogo y concertación social; fungir como asesor de los Poderes Ejecutivo y Legislativo y de otras instituciones, a solicitud de estas; gestionar la solución autónoma de conflictos (mediación, arbitraje, conciliación) y otras competencias como publicaciones, estudios técnicos, memoria, informes, etc, para relacionarse con instituciones semejantes internacionalmente, y dictar su propio reglamento.

Hoy, al igual que en el pasado, ese espíritu tolerante, pacífico y de diálogo tendría que acompañarnos y también resultaría indispensable que nos acompañara de una forma más institucionalizada y mejor organizada.

El CES sería objeto de consulta obligada en temas especificados, con exclusiones precisas, para que no sean invasivas de las atribuciones de la Contraloría General, de la Defensoría de los Habitantes o de la propia Asamblea Legislativa; supondría también mantener el Consejo Superior de

Muchas gracias.

100


Panelistas: Eugenio Pignataro Pacheco. Representante de la Unión de Cámaras de la Empresa Privada. (Transcripción).

conversemos y hagamos saber cuáles son nuestras pretensiones”; no obstante, ya sabíamos que la ley combo del ICE era casi imposible de rescatar y de resucitar.

“Una sociedad que a estas alturas del siglo XXI se niegue a dialogar es una sociedad prácticamente condenada al fracaso”.

Nuevas posibilidades de la ciudadanía: Uno se pregunta por qué la sociedad civil quiere participar más; aquí cabe lo que decía Gorbachov: los políticos prometían puentes aún donde no hubiera ríos, y a mí me parece que ninguna de nuestras sociedades está exenta. Particularmente siento que hay un divorcio entre la palabra del político durante la campaña y la praxis una vez que está en el poder, ocurre un enorme distanciamiento y eso ha generado una también enorme frustración en la ciudadanía.

Diálogo intitucionalizado: Costa Rica ha tenido diálogo institucionalizado; a decir verdad, las cámaras son instituciones donde se dialoga entre ellas; igual sucede con los sindicatos, las cooperativas, las asociaciones solidaristas y, naturalmente, en instancias de gobierno, cuya representación máxima la constituye el parlamento, que es un foro de diálogo por excelencia.

El otro detonante o la otra razón por la cual siento que la sociedad reclama ese espacio es porque, como decía un autor sobre el enorme aluvión de imágenes y palabras a escala mundial: “recibe la sociedad a través de los distintos medios de comunicación, que está transformando la relación entre los pueblos en el ámbito político y económico, al tener como resultado una más amplia comprensión del mundo en general”; y aquí traigo a acotación lo que decía Harol Mc Lugan: “ahora el mundo es una verdadera aldea global. Estamos unos a la par de otros con solo apretar un botón, a través de la internet entramos a los hoteles, a las habitaciones, antes de siquiera haber hecho la reservación”. Es decir, el mundo, hoy día verdaderamente está en nuestras manos y está gestándose una nueva cultura que nos lleva a que cada vez le pongamos más atención a programas como El Estado de la Nación (que me comentaban que difícilmente alguien lo entendía cuando comenzó a generarse esta idea), y hoy día la gente lo reclama, casi como parte de una auditoría ciudadana; o sea, hoy día todos sentimos la necesidad de que se nos diga qué está pasando en el país.

Así, hemos venido construyendo nuestra democracia y, si retrocedemos algunos años, podemos retomar el término de diálogo social en el famoso pacto Figueres-Mora, antes de que finalizara la revolución de 1948, lo cual había estado ausente en el país, pero lo han venido generando las circunstancias. Me refiero a un diálogo intersectorial, interinstitucional, y a mí me parece que justamente el mérito de la concertación fue que le envió una señal a la sociedad civil de que era posible que distintos actores de la sociedad se sentaran a conversar sobre una agenda común. Comisión mixta: conversar. El proceso, como todos sabemos, no tuvo los resultados esperados; más aún, creo que en el fondo la concertación fue también el detonante del proceso del combo, porque alertó a la sociedad, le dio el espacio o le abrió la mente para que se diera cuenta de que tenía muchas cosas por decir. Personalmente estuve en la comisión del combo y dentro de mis reflexiones me di cuenta de que el estallido social no era propiamente por el proyecto en sí, que estamos de acuerdo en que resultaba polémico, más bien fue algo que le permitió a la gente expresar sus inquietudes, expresar sus decepciones y su insatisfacción, por la manera como el sistema estaba resolviendo o no sus problemas.

Diálogo entre sindicatos y empresarios: Aunque esta no es la única ocasión, fue a principio o a finales de la década de los ochenta cuando hicimos un intento de sentarnos los sindicatos y empresarios, en San Isidro de Coronado, para ver si era posible ponernos de acuerdo en algo. No es sino después de ese proceso para encontrar una agenda, cuando en el año 2001 firmamos un acuerdo que reconocía que “el diálogo social es intrínseco al sistema democrático de relaciones de trabajo, donde prevalecen el respeto a los derechos fundamentales de los actores”. Esta segunda parte es

En el proceso de la Comisión Mixta del combo, debo reconocer que fue el sector empresarial el que hizo esa proposición, en el edificio del Tribunal Supremo de Elecciones, alrededor de la una de la mañana, después de muchas discusiones con los actores sociales; se dijo: “quizás la mejor manera de resolver este asunto es que todos nos sentemos y

101


me parecía que estaba bien; no obstante, cuando estuvo aquí el presidente del CES Español, nos hizo algunas correcciones y nos dijo que debíamos reestructurar un par de temas del proyecto que podrían resultar en principio polémicos, mientras madurábamos el concepto. Incluso a este concepto hay que buscarle viabilidad política, para que el Congreso no sienta que le estamos poniendo un órgano que va a competir con él y el pueblo no sienta que lo estamos cargando más en su estructura democrática.

fundamental, cuando se está hablando de diálogo, se refleja también un signo de madurez, producto tal vez de la evolución de esos antecedentes que hemos señalado. Efectivamente hemos logrado acuerdos, no solamente logramos consensuar, en ese momento queríamos hablar de educación, queríamos hablar de la parte económica, de política de empleo y de la organización política, y conforme avanzamos, logramos incluso llegar a acuerdos en algunos de ellos. Curiosamente la educación se nos quedó de lado, aunque se está tratando también en otros foros del país.

Otro problema que todavía arrastran estos procesos de diálogo es el hecho de que cada vez en menor grado, pero todavía, arrastramos una serie de prejuicios de carácter ideológico más que político; es decir, todavía quedan reminiscencias de la famosa guerra fría. Sobre eso siento que, al igual que otros temas, como es el género, se van superando generacionalmente, uno siente que los hijos cada vez se ven en una condición mejor en materia de igualdad, y que lo que no veíamos antes, algunos lo hemos venido aceptando naturalmente conforme ha pasado el tiempo.

Hay un documento sobre política de empleo que ya incluso lo anunció públicamente el señor Ministro, me parece que va a ser una herramienta que puede ayudar mucho ante la problemática social que recibimos en esta materia. La reforma fiscal de la que se ha venido hablando fue producto, en buena parte, de esos acuerdos a los que llegamos, aunque hoy día es un proyecto bastante manoseado y no fue lo que se acordó por lo menos en la Comisión Mixta. Además, logramos el famoso acuerdo del CES.

Algo que también considero fundamental de tener claro es el hecho de que en estos procesos el diálogo no siempre lleva a acuerdos; es cierto que en estos procesos se buscan acuerdos, y que no hay otra forma de llegar a ellos, pero es fundamental también que los actores tengan claro que no siempre se logra este objetivo; a veces, la verdad es que hemos encontrado posiciones muy disonantes, muy distantes, y en eso he percibido, por lo menos al tenor de lo que ha sido todo este proceso, un grado de madurez al lograr dos cosas; una es encajonar temas, no mezclar cosas, que me parece que es algo fundamental, y la otra es poner aparte aquellos elementos en los que sentimos que, de momento, no estamos preparados para discutir.

Problemas en el diálogo social: Uno de los puntos más problemáticos, a mi juicio, que se plantea en materia de diálogo institucionalizado, es la legitimidad de los actores: cuáles son realmente las personas o las organizaciones que deben sentarse en una mesa, en un país como el nuestro, un país de feudos en todos los niveles. Suelo decir que aquí hay más cámaras que empresarios, hay más sindicatos que sindicalistas, hay más asociaciones solidaristas que solidaristas y, por nuestra manera de ser, cada uno anda buscando su vitrina política, lo cual facilitan todas estas mini organizaciones.

El imperativo del diálogo para llegar a acuerdos:

Me parece que ese es un problema que en algún momento debemos resolver. Con el CES hacemos un intento de ello pero es producto de conversaciones donde no estuvieron todos los sectores de la sociedad; incluso sabemos de algunos partidos políticos que andan hablando de la famosa participación de la sociedad civil. No estamos claros sobre cómo se come eso a la hora de sentarnos a conversar.

En ese sentido rescato una frase de un documento que dice: “el camino no es fácil, pero la persistencia en la búsqueda de acuerdos de largo plazo permitirá que las políticas sociales y de géneros puedan madurar y producir sus frutos”. Esto envía una señal de que hay que tener paciencia; a veces hay una ansiedad de que los acuerdos maduren rápidamente y el documento esté. Pero son procesos muchas veces largos, incluso en ocasiones hay que tolerar pausas porque un sector debe madurar a lo interno una posición determinada, pero de lo que sí estamos claros en el sector empresarial -y estoy seguro de que es igual en los otros sectores- es que una sociedad que a estas alturas del siglo XXI se

Por otro lado, ¿cuál debe ser la temática por tratar en estos foros?, ¿qué debemos dejar a las instancias políticas formalmente constituidas?, ¿qué no debería ser competencia de organismos como estos? Don Miguel hacía una listado hace un rato de acuerdos que tomamos en el proyecto del CES y

102


niegue a dialogar es una sociedad prácticamente condenada al fracaso. Creo que la tarea, tal y como la hemos venido planteando en nuestro país, está logrando sus frutos; incluso ha habido algunos coadyuvantes en dos sectores que responden al esquema tripartito de la OIT, pero que hoy también han abierto los ojos para darle espacio a otros actores; me refiero a los casos del cooperativismo y del solidarismo, que han estado presentes y aportado una valiosísima contribución en estos procesos.

Esmeralda Britton González. Ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres, Costa Rica. (Ponencia). “Estas experiencias muestran las enormes perspectivas de los mecanismos del diálogo social y la negociación para el fortalecimiento de la vida democrática, pero reconociendo las necesidades, intereses y derechos de las mujeres como fundamentales para la vida política nacional”.

Pero el país ha tenido instancias debidamente institucionalizadas como son el Consejo Superior de Trabajo, el Consejo de Salud Ocupacional, Juntas Tripartitas en instituciones autónomas que, si bien están enfocadas únicamente a ciertos temas, no han dejado de construir herramientas para abrir el surco en esta nueva dinámica que está cobrando el sistema político y la sociedad en general.

Como Ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres de Costa Rica, quisiera señalar que considero de la mayor relevancia social y política que nos aboquemos a profundizar todo tipo de debates que conduzcan al fortalecimiento de la vida democrática y donde las luchas por la igualdad y la equidad entre los géneros se encuentren en el centro de dichas discusiones.

Muchas gracias.

Así, las mujeres que participamos en estas actividades lo hacemos convencidas de que nuestra visión de mundo, nuestras ideas, argumentos, experiencias y propuestas se relacionan directamente con el fortalecimiento de la cultura democrática. Mi ponencia se divide en cuatro apartados: el primero introduce el documento y define los mandatos institucionales del INAMU; el segundo interrelaciona los conceptos de diálogo social, negociación y perspectiva de género; el tercero presenta las dimensiones y resultados principales de los procesos de diálogo social y negociación ejecutados por el INAMU en las provincias de Limón, Puntarenas y Guanacaste y, finalmente, el cuarto apartado plantea las principales reflexiones y conclusiones de este documento. El Instituto Nacional de las Mujeres: El Instituto Nacional de las Mujeres, por ley constitutiva, es la instancia rectora en materia de política pública para la igualdad y la equidad entre los géneros y la promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres. Desde el 2002, el INAMU ha priorizado su trabajo sobre la base de criterios de pobreza- en cuatro regiones del país: Región Chorotega, Región Huetar Atlántica, Región Pacífico Central y el Sur-Sur del país. A la fecha, se encuentra en un proceso de definición de una estrategia de trabajo orientada al fortalecimiento de esta rectoría en el nivel regional.

103


Todos estos procesos están inscritos en los compromisos institucionales, en el Plan Nacional de Desarrollo 2002-2006, en los Planes Regionales de Desarrollo de Limón, Puntarenas y Guanacaste, en el Plan Vida Nueva y en el Plan de Seguridad Integral y Participación Ciudadana; asimismo, forman parte de los compromisos institucionales con las mujeres y con funcionarios(as) públicos(as) de diversas regiones.

Condición Jurídica, Políticas Públicas y Especializada de Información, además de un importante trabajo por parte de las compañeras que conforman los equipos de trabajo del INAMU en las regiones de Puntarenas/Pacífico Central, Limón y Guanacaste.

Además, estos procesos poseen una estrecha relación con la Agenda Institucional 2002-2006, ya que plantea la formulación de la política pública para la igualdad y la equidad con la participación directa de las mujeres en su diversidad, desde el nivel local, regional y nacional, y articulada alrededor de 5 ejes prioritarios: ciudadanía de las mujeres, derechos económicos de las mujeres, sexualidad de las mujeres, proyectos de vida autónomos de las niñas, adolescentes y jóvenes, y violencia de género.

o

Mujeres Líderes provenientes de los diferentes cantones, en especial de las comunidades seleccionadas como prioritarias en el Plan Vida Nueva. Pueden pertenecer o no a organizaciones sociales así como haber participado o estar participando en procesos promovidos por el INAMU o en los que esta instancia participa y que se desarrollan en la provincia respectiva (programas Creciendo Juntas y Construyendo Oportunidades, oficinas municipales de la mujer, Plan Vida Nueva, redes locales y regionales de prevención y atención de la violencia intrafamiliar, promotoras en derechos, etc.). En este proceso de selección se tiene que considerar la diversidad de las mujeres en términos étnicos, etáreos y territoriales, de manera que la diversidad sea también un criterio por considerar.

o

Representantes de las instituciones estatales con poder de decisión a las que las mujeres les tengan planteadas propuestas para la negociación o que por su carácter estratégico sea necesaria su participación.

o

Alcaldes/zas y Representantes de los Gobiernos Locales de los diversos cantones dado su papel estratégico en el diseño y desarrollo de políticas, programas, proyectos y acciones estratégicas a favor de un desarrollo local integrador de la diversidad y de las necesidades e intereses de las mujeres.

o

Representantes de organizaciones no gubernamentales que trabajen a favor de los derechos humanos de las mujeres en la región y que cuenten con los recursos para ello. Esta participación se puede dar en dos vías: una, asesorando y acompañando a las mujeres en los procesos preparatorios a la Mesa de Diálogo Social y Negociación y de seguimiento a los compromisos adoptados. Por otro lado, puede participar en la Sesión de Negociación asumiendo compromisos a favor de las mujeres.

El perfil de las personas participantes en estos procesos es el siguiente:

Para el 2004 esperamos concluir con la instalación y puesta en funcionamiento del Sistema Estatal para la Igualdad y la Equidad de Género (SEIEG) y con sus instancias en los niveles nacional, regional y local, operando en la articulación, promoción, seguimiento y evaluación de la política nacional para la igualdad y la equidad de género con la participación de las mujeres en las instancias decisorias en los niveles citados. Oportunamente les estaremos invitando a la presentación de dicha iniciativa. Diálogo social, negociación y perspectiva de género: Cumpliendo con uno de los mandatos institucionales del Instituto Nacional de las Mujeres, y fundamentadas en el enfoque de género, generacional y de derechos, hemos impulsado procesos de diálogo social y negociación para la igualdad y la equidad de género. El proceso de diálogo social y negociación es una estrategia de trabajo que articula acciones orientas al: o

Fortalecimiento de las capacidades ciudadanas de las mujeres para el ejercicio de sus derechos y la incidencia en la política pública desde sus necesidades e intereses.

o

Fortalecimiento de las capacidades institucionales para que las políticas, acciones y servicios que las instancias públicas desarrollen tomen en cuenta las necesidades e intereses diferenciados de género.

Estos procesos han sido facilitados por profesionales del área de Ciudadanía, Liderazgo y Gestión Local y contó con la colaboración y participación de la Dirección Técnica del INAMU, de las áreas de

104


También pueden participar otros actores en la negociación, lo cual depende de la realidad regional y de las oportunidades existentes; entre estos se destacan las empresas privadas y los organismos internacionales. El desarrollo de estos procesos implica varias etapas o momentos: o

o

o

Conformación de un Equipo de Trabajo Institucional, integrado por compañeras del nivel central y regional. Proceso de conformación de equipos facilitadores del proceso en el nivel regional, con representación de instituciones públicas, gobiernos locales, el INAMU y ONG´s. Proceso de identificación de mujeres líderes (comunalistas, de proyectos productivos, religiosas, ambientalistas, de partidos políticos, etc.).

o

Procesos de información y sensibilización a funcionarios y funcionarias públicas.

o

Proceso de construcción de la Agenda de las Mujeres y de las propuestas para la negociación.

o

Proceso de fortalecimiento de las capacidades ciudadanas de las mujeres para el ejercicio de sus derechos y la apropiación y disfrute de los recursos.

o

Proceso de incidencia política o prenegociación.

o

Sesión formal de negociación y adopción de compromisos.

o

Diseño y desarrollo de una estrategia de seguimiento de compromisos. Esta estrategia visualiza un trabajo integral y con participación de todas las partes. Reconoce la conformación de una Comisión Regional de Seguimiento, un trabajo orientado al fortalecimiento de la organización de las mujeres, así como al tema de rendición de cuentas y exigibilidad de derechos.

o

Proceso de rendición de cuentas y nuevos ciclos de negociación.

o

Diseño de un Plan Regional para la Igualdad y la Equidad de Género.

o

Etc.

o

Facilitar el desarrollo del proceso

o

Convocar a los diversos actores en las diferentes fases del proceso.

o

Documentar el proceso.

o

Facilitar el diálogo y la negociación.

o

Documentar y difundir los acuerdos que se adopten.

o

Brindar asistencia técnica a los diferentes actores(as).

o

Facilitar el diseño de una estrategia de seguimiento y su puesta en operación.

Entre los principales logros se destacan:

El Instituto Nacional de las Mujeres, en el cumplimiento de su mandato de coordinar el diseño y la aplicación de la Política Nacional para la Igualdad y la Equidad de Género y la promoción y defensa de los derechos de las mujeres, asumió las siguientes responsabilidades en este proceso:

105

o

La implementación de una propuesta de trabajo que brinda aportes a la construcción de una estrategia de trabajo institucional en el nivel regional, ya que facilita, entre otros elementos:

o

El fortalecimiento de las capacidades ciudadanas de las mujeres mediante el mejoramiento de sus organizaciones, la construcción de las agendas de negociación, la elaboración de propuestas y la incidencia en la política pública desde una concepción de derechos y una perspectiva de género;

o

El fortalecimiento de las capacidades institucionales para dar respuesta a las necesidades e intereses de las mujeres, desde sus Agendas y propuestas, mediante la constitución de equipos de trabajo, de la capacitación y el fortalecimiento del papel rector del INAMU en el nivel regional.

o

La posibilidad real de encuentro entre las mujeres y representantes de instituciones públicas.

o

La coordinación y articulación entre representantes de distintas áreas a lo interno de la institución. En síntesis, son trabajos que apuntan hacia procesos de gestión de política pública regional y local.

o

El fortalecimiento de las capacidades del INAMU para el desarrollo de procesos complejos y retadores, que involucran una diversidad de actores sociales y contextos políticos y culturales. La capacidad de análisis crítico, de trabajo, de propuesta y de búsqueda de opciones y negociación ha sido una constante en los procesos.


o

El fortalecimiento del papel rector del INAMU ante las instituciones públicas y las organizaciones de mujeres; entre estas, el Foro de las Mujeres.

o

Claridad del papel de facilitación del INAMU y no de sustitución de capacidades ciudadanas de las mujeres ni de sustitución de competencias institucionales.

o

El trabajo en equipo entre las compañeras del nivel central del INAMU y los equipos regionales de Limón, Puntarenas y Guanacaste.

o

Se cuenta con una metodología de trabajo validada con las mujeres, al igual que se reconoce la capacidad de análisis crítico y de adaptación a la realidad con el objetivo de aprovechar al máximo las sesiones de negociación a favor de las necesidades e intereses de las mujeres.

Podríamos definir los procesos de construcción de agendas como un mecanismo válido de articulación de demandas sociales que facilita procesos de empoderamiento, la negociación y la exigibilidad de derechos por parte de las mujeres, que organiza, ordena y visibiliza ejes estratégicos y acciones por desarrollar para cumplir con las demandas planteadas a las instituciones y que bien podrían convertirse -con el apoyo político necesario- en un instrumento de planificación regional que permita articular necesidades y recursos y facilite la organización de presupuestos quinquenales que garanticen cumplimiento y cobertura total a los derechos de las mujeres. Dimensiones y resultados principales de los procesos de diálogo social y negociación ejecutados por el inamu. Estos procesos constituyen en sí una estrategia de trabajo en la cual se posibilita el encuentro, el diálogo y la negociación entre las mujeres desde su diversidad, personas representantes de instituciones públicas, autoridades locales y las organizaciones no gubernamentales, para la adopción de compromisos concretos a favor de la igualdad y la equidad de género y la promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres, sobre la base de la Agenda de las Mujeres y sus propuestas. Todo esto en función del desarrollo de políticas públicas con características de sostenibilidad. Son tres las dimensiones fundantes de estos mecanismos:

o

El fortalecimiento de las capacidades ciudadanas de las mujeres mediante el desarrollo de sesiones de capacitación (cuatro en cada región) en los temas de: necesidades e intereses estratégicos de las mujeres, construcción de las propuestas de las mujeres, derechos humanos y negociación. Este proceso de capacitación se desarrolló con un promedio de 100 mujeres, 50 por región. Estas cien mujeres estaban a su vez representando a organizaciones de mujeres en el nivel local; en promedio, se capacitó a unas cinco mil mujeres.

o

La construcción de dos Agendas de las Mujeres, una para las mujeres de Puntarenas/Pacífico Central y la otra para las mujeres del Caribe Costarricense. En Guanacaste trabajamos con el enfoque de gestión de política pública regional para la igualdad y la equidad. Estas experiencias son herramientas para la incidencia política de las mujeres.

o

Políticas públicas para la igualdad y la equidad de género, lo cual convoca a la revisión de las líneas de políticas en curso, empuja hacia nuevas políticas y nuevas formas de abordaje, reta a revisar el papel del Estado en tiempos de globalización y a ver la articulación entre lo nacional, lo regional y lo local, desde una concepción de descentralización. En esto, la participación ciudadana con poder es fundamental.

La construcción de agendas provinciales de mujeres constituye un mecanismo innovador de las dinámicas de trabajo institucional, orientadas a la generación de interacciones sociales que fortalezcan el empoderamiento de las mujeres y en la creación de mecanismos efectivos y eficaces de solución de problemas, fundamentados en la existencia de un documento que recoge de manera clara y sistemática el diagnóstico social construido desde las necesidades e intereses de las mujeres. Esto permitió identificar ejes y acciones estratégicas con el apoyo de funcionarios y funcionarias institucionales que generan y apoyan dichos procesos dirigidos a visibilizar un documento que sirve como instrumento de negociación con las instituciones estatales correspondientes.

o

Los derechos humanos de las mujeres. Es desde esta concepción que se impulsa el diálogo y la negociación, reconociendo la condición humana de las mujeres y de la necesidad imperante del ejercicio de una ciudadanía activa por parte de las mujeres en función de la apropiación y disfrute pleno de sus derechos humanos.

o

La diversidad. Desde una concepción de derechos y de género, es indivisible una perspectiva de la diversidad de mujeres que habitan este territorio. Estas diversidades tienen que ser explícitas, reconocidas y atendidas mediante acciones afirmativas. Lo contrario sería contribuir al desarrollo de políticas y prácticas excluyentes.

106


El diálogo y la negociación posibilitaron la participación de personas (alrededor de 100 representantes institucionales, 150 mujeres en los espacios formales de negociación y 5000 mil mujeres en su totalidad) y la articulación de procesos que se desarrollan en el nivel nacional, regional y local, espacio, este último, en el que la integralidad de derechos es más evidente pero, sobre todo permitió un ambiente de diálogo y negociación en el que las personas interactuaron y se abrieron nuevas formas de comunicación y e interacción y, por ende, de nuevas formas de participación, diálogo, negociación, incidencia y ejercicio de responsabilidades públicas.

Víctor Morales Zapata. Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Cooperativas. “Nuestro reto: fortalecer nuestro régimen democrático, propiciar el combate de la pobreza y fomentar el desarrollo mediante la participación mancomunada de los poderes públicos y de los agentes sociales más representativos de la sociedad costarricense, cada uno en el ámbito de su competencia”. El Consejo Nacional de Cooperativas es un organismo público no estatal que agrupa a todas las cooperativas del país, cuyo objetivo principal es propiciar la generación de política pública por parte del Estado, en materia de fomento para el sector cooperativo.

Reflexiones y conclusiones: La posibilidad de diálogo social y negociación ha sido posible porque se han gestado las condiciones necesarias para que este se dé en relaciones de respeto y horizontalidad. Se trabaja un proceso de información y sensibilización con funcionarios(as) públicos que les facilite mayores herramientas para comprender su experiencia vital y como funcionarios públicos, y la necesidad de dar respuestas diferenciadas a las mujeres, dados los procesos de socialización. Con las mujeres se trabajan estrategias de empoderamiento personal y colectivo, con contenidos de socialización, construcción de identidades, derechos, construcción de agendas, elaboración de propuestas y fortalecimiento de las capacidades para la negociación desde sus intereses y necesidades.

Propósito del diálogo social: una vida digna. En primera instancia, en relación con el tema que nos ocupa, quisiéramos ser enfáticos en que el tema del diálogo social, desde la perspectiva del Consejo Nacional de Cooperativas, es una condición para la gobernabilidad democrática. En segundo término, reconociendo que una sociedad democrática no se puede forjar sin diálogo social, uno debiera precisar qué objetivo final se persigue a la hora de participar en cualquier instancia de diálogo social, sea este informal o institucionalizado, y quisiéramos adoptar como propósito final que nuestra participación en el diálogo social tenga que ver con lograr que la persona humana goce de una vida de calidad digna. Creemos que ese debe ser el elemento generador.

Estas experiencias muestran las enormes perspectivas de los mecanismos del diálogo social y la negociación para el fortalecimiento de la vida democrática, pero reconociendo las necesidades, intereses y derechos de las mujeres como fundamentales para la vida política nacional.

A propósito, hemos traído el término de felicidad para ser sumamente explícitos; dicho de una forma simple y rápida, y relacionado con el Estado y el territorio, la felicidad generalizada de las personas sería el último mecanismo de medida de calificación del sistema de gobierno. Un sistema de gobierno en una sociedad con personas felices es un sistema de gobierno que efectivamente funciona, más allá de los indicadores macroeconómicos u otros indicadores de carácter social o político: ¿cómo se encuentra la persona humana en ese territorio?, ¿cuánta felicidad tiene, referida a su estado de bienestar físico, mental, espiritual y de calidad de vida material?

Solo encarando con valentía y responsabilidad histórica y ética las dimensiones de los desafíos planteados por los graves problemas que enfrenta nuestra sociedad: crisis políticas, cambios acelerados en las relaciones sociales, pobreza, desigualdades, violencia intrafamiliar y de género, los acuciantes problemas de las niñas, niños, adultas y adultos mayores, nuestras adolescentes y nuestros jóvenes, el medio ambiente, la agresividad del contexto internacional y la necesidad de relanzar los valores claves de nuestro Estado Social de Derecho, podremos encontrar el derrotero que nos permita avanzar como una sociedad solidaria. Desde el INAMU trabajamos y soñamos todos los días para que estos ideales se materialicen en paz, sin violencia, con diálogo, negociación y, sobre todo, con respeto por la dignidad y la vida de las mujeres, pilares indiscutibles de toda sociedad.

La participación positiva: En tercera instancia, el logro de la felicidad de las personas en una sociedad tiene como requisito la participación positiva de sus ciudadanos en la construcción de lo colectivo; la individualidad

Muchas gracias.

107


posterior, vendría a demandar un elemento más resolutivo o decisorio, pero el simple hecho de la convocatoria para escuchar la opinión de otros es una particularidad del diálogo social.

rompería los lazos de cohesión, mientras que la solidaridad los construiría, lo que lleva de manera necesaria a la participación comprometida de los ciudadanos y ciudadanas, para que el Estado pueda cumplir con su tarea de gobierno.

Tercero: no se agota, como el convenio colectivo, en cuestiones laborales, y cuando se refiere a estas, incorpora a otros actores distintos de trabajadores y patronos. No se va al diálogo social necesariamente para tener un acuerdo, un pacto o una resolución firmada. Ahora, cuando se pretende eso, hay que reconocer que efectivamente no solamente los actores tradicionales del tripartismo (gobierno, sindicatos y patronos) deben participar en ese diálogo; también hay otros actores y traigo a mención el planteamiento y el tema central expuesto en lo inmediato anterior por la señora Ministra de la Condición de la Mujer, que incorpora el elemento de género, que nos dice: señores y señoras, el tema del diálogo social ya no es posible referirlo únicamente a la relación producción y trabajo, o sea a una relación entre los agentes tradicionales, sindicatos y empresarios organizados en cámaras, hay otros actores sociales que necesariamente tienen que participar de él.

Aparece como imprescindible la generación de espacios y mecanismos de diálogo social, que constituyen el mecanismo con que la autoridad que gobierna deberá construir los nexos que aseguren la calidad de vida que se desea. Esos nexos serían las políticas públicas que aseguren las normas, medios e instrumentos para facilitar las condiciones que aseguren la felicidad de los ciudadanos. Generación de políticas públicas: El tema del diálogo social está estrechamente vinculado a la participación de las personas en su condición de ciudadanos, hombres y mujeres, en la generación de políticas públicas a la par del Estado. Las políticas públicas, si se quieren eficaces, han de ser construidas y consensuadas por el gobierno del Estado y por los ciudadanos, o como ahora se dice, la sociedad civil.

También es un espacio para generar y articular opiniones sobre un tema en particular, como contribución a la generación de consensos para definir las políticas públicas. Se puede opinar sobre un tema en particular o varios temas, pero normalmente y casi siempre vamos a tener como norte el que esa opinión no caiga en el vacío, sino que vaya dándonos los insumos necesarios para configurar una política pública por parte de los poderes públicos.

Es importante, para efectos de complementar lo que ya durante varios meses hemos compartido con Eugenio Pignataro, de la UCCAEP, con don Miguel Gutiérrez y otros representantes de distintas organizaciones laborales y productivas, precisar a qué nos referimos con diálogo social: no es la concertación social, tampoco es la negociación colectiva que se lleva acabo día con día entre los distintos actores laborales y productivos, y tampoco es una instancia de resolución de conflictos laborales. A veces se suele confundir con diálogo social las instancias referidas a esos temas y, en realidad esos temas están presentes en la actividad económica productiva, especialmente entre la producción y el trabajo.

Quinto: es un mecanismo adecuado para evitar la excesiva problemática del pluralismo en la sociedad democrática. Aunque puede no generar acuerdos, a veces solamente opiniones; el simple hecho de conocer esas opiniones, de sentarse y dialogar socialmente, puede perfectamente convertirse en una válvula de escape de conflictos que, sin este instrumento, perfectamente pueden estar más a flor de piel.

Particularidades del diálogo social: ¿Qué particularidades consideramos que tiene el diálogo social? Primero: es un intercambio de opiniones entre los agentes sociales, se intercambian formas de ver la vida, el país y la sociedad.

Requisitos para el diálogo social: Para que el diálogo social nos encamine se requiere de un marco de libertades políticas en dónde actuar; o sea, un estado social de derecho, tiene que haber normas para poder actuar.

Segundo: no requiere necesariamente de la formalización de acuerdos, aunque puede expresarse mediante ellos o pactos sociales. Pero no necesariamente se requieren acuerdos para tipificar una particularidad del diálogo social; a veces, con solo lo que están pensando los distintos agentes sociales ya se avanza en un proceso que seguramente, en una fase

El diálogo social debe visualizarse como vital para los intereses y objetivos de los actores, no se puede ir al diálogo social de mentirillas, hay que ir al diálogo social con un importante grado de implicación y de compromiso en la transformación o en el

108


crear un espacio de cooperación y diálogo sin negociación entre las partes sociales y los poderes públicos evitando, al mismo tiempo, la fragmentación de intereses dentro de las respectivas organizaciones. Pongámosle atención a esto: el parlamento, si se quiere en su desarrollo y en su evolución, sin dejar sus competencias de gobierno, requiere de una nutrición a través del contacto directo y del vínculo con las instancias que expresan el diálogo social; de no ser así, el parlamento se gastaría y podría estar aprobando en primer debate una reforma estructural fundamental relacionada con telecomunicaciones, teniendo que devolverse en el segundo debate, porque efectivamente no estaría expresando los intereses de la sociedad. Pongo este como un ejemplo concreto de nuestra realidad política y legislativa.

propósito de conseguir el objetivo propuesto; esa es una condición del diálogo, tiene que haber compromiso y considerarse vital por parte de los agentes que participan. Otro requisito es el nivel adecuado de información sobre el tema en debate y sobre el contexto socioeconómico en que se desarrolla ese tema y el debate mismo, esto está referido a la transparencia. No se puede fortalecer, ni tampoco se está ante el ejercicio del diálogo social, si no se tiene la información socializada entre todos los agentes que participan del diálogo de manera transparente; o sea, no se puede sacar al final de la jornada una información relevante que no fue de conocimiento de todos los actores que participaron en el diálogo en este caso. Por otra parte, la disposición de los agentes sociales representados debe trascender las agendas meramente sectoriales y discutir opiniones de política pública general, este es un requisito fundamental que se expresa en la madurez de una sociedad y en la capacidad que tengan los distintos representantes de los agentes sociales de superar el gremialismo o de superar las reivindicaciones puramente sectoriales.

“En la mayor parte de los países europeos se institucionaliza esa representación de intereses a través de mecanismos consultivos, instrumentos que también aparecen en el nivel comunitario europeo; muy variados en su estructura, composición y funciones, tienen como elementos comunes su configuración como órganos consultivos”; o sea, no son resolutivos, no sustituyen el carácter resolutivo de los órganos de poder del Estado, pero, efectivamente sí son órganos de carácter consultivo de los agentes sociales: “consultivos en materia socioeconómica, el carecer de facultades normativas y decisiones, el tener predominantemente como interlocutor al gobierno y en algunos casos también al parlamento, y el contener en su composición a representaciones de los intereses económicos y sociales, es lo que le permite ser también un foro permanente para el diálogo social, más allá de sus funciones propiamente consultivas”.

No sería una buena señal el que el cooperativismo asistiera a una mesa de diálogo y le fueran indiferentes aspectos de la negociación colectiva entre empresarios y trabajadores o que le fuese indiferente el tema de si efectivamente se puede empezar a generar un proceso de liberalización de la banca o de los servicios públicos que pertenecen al Estado, etc. Tiene que haber capacidad de conocer muy bien los intereses de la gente representada en el diálogo social, pero también tiene que haber, esencialmente, capacidad de trascender las agendas gremiales y poder opinar sobre aspectos de política pública general que favorezcan a los ciudadanos, hombres y mujeres en general; no se puede ir únicamente con la agenda sectorial debajo del brazo.

En Europa, el antecedente constitucional más significativo es el artículo número 165 de la Constitución Alemana de 1919; estamos hablando de una realidad muy lejana, pero ya en esa época, en la Alemania de esa época, en el ámbito constitucional, se incorpora el concepto de diálogo social como requerimiento. La Constitución Alemana dispuso la existencia del Consejo Económico del Reich, para salvaguardar los derechos sociales y económicos en el campo económico y colaborar en la ejecución de las leyes de socialización, y disponía que tal consejo estaría constituido de modo que se hallaran representados en él todos los grupos profesionales importantes, de acuerdo con su peso económico y social. El gobierno habría de someter a este órgano los proyectos de ley fundamentales, relativos a política social y económica e incluso el Consejo tenía reconocido un poder de iniciativa legislativa en esta materia.

En Costa Rica se empiezan a hacer esfuerzos de diálogo sobre temas puntuales, sin que eso implique que los sindicatos siguen haciendo negociación con los empresarios e, inclusive, sin que se renuncie al derecho de huelga; pero en medio de ese conflicto se trata de atender temas puntuales para establecer diálogos que promuevan una situación diferente en materia de política pública. Antecedentes europeos del diálogo social: La aparición histórica de los consejos económicos y sociales en Europa, fue consecuencia de la insuficiente representación parlamentaria para articular y exponer la complejidad de intereses socioeconómicos, pero también, por otro lado, de un deseo de

109


Trabajadores Costarricenses (CMTC), el Consejo Nacional de Cooperativas y el Movimiento Solidarista, han venido trabajando, de manera más sistemática desde el 2002, en la formulación de un proyecto de ley para crear un Consejo Económico y Social en Costa Rica, como mecanismo de institucionalización del diálogo social, con carácter consultivo. Se estima que en el primer semestre del 2004 se presentará a las autoridades gubernamentales.

Papel de los consejos económicos y sociales: Los consejos económicos y sociales de otros países comunitarios en el ámbito europeo y el de la propia Comunidad Europea, se caracterizan por integrar en su seno representaciones de intereses económicos y sociales, reflejando el pluralismo propio del Estado Social Contemporáneo y permitiendo reforzar los mecanismos de representación política, mediante una representación consultiva, institucionalizada, que según García Ruiz, no es una tercera cámara, ni se constituye como cámara legislativa paralela, sino que su naturaleza es meramente consultiva, predominante del gobierno y supone un foro permanente de diálogo social.

El reto es fortalecer nuestro régimen democrático, propiciar el combate de la pobreza y fomentar el desarrollo mediante la participación mancomunada de los poderes públicos y de los agentes sociales más representativos de la sociedad costarricense, cada uno en el ámbito de su competencia.

En razón de las funciones legalmente asignadas y de su composición representativa, los consejos económicos y sociales son interlocutores inmediatos del gobierno, del parlamento, y este asume respecto de ellos una tarea de cooperación, colaboración, auxilio y ayuda. Es cierto que los consejos económicos y sociales existentes tienen alcances distintos; según los diversos sistemas, existen en la tipología de Ojeda Avilez modelos de función consultiva, legislativa (como en Italia, Francia o España), otros que tienen más bien una función de concertación (como ocurre en Noruega o Portugal, al menos hasta la reforma de 1990), consejos con función planificadora, función coordinadora (como los países nórdicos) y consejos con funciones orientadoras de la política económica (cuyo ejemplo más significativo es el de Gran Bretaña). En general, los consejos existentes combinan, en mayor o menor medida, esta diversidad de funciones. En el caso del consejo de los países nórdicos, el plan nacional de desarrollo, concebido a mediano y largo plazo, se somete en primera instancia a los agentes sociales y de allí deriva luego el plan de gobierno respectivo. En realidad, es más un apoyo que un condicionamiento o control de la actuación del gobierno, sin limitarlo efectivamente. Las autorías del órgano suponen que sus opiniones no dejen indiferentes al gobierno, al parlamento ni a la opinión pública y pueden influir en esas decisiones.

Por último, lo fundamental: un órgano de este tipo no sustituye, sin embargo, el diálogo o la concertación social directa entre el gobierno y las partes sociales, ni incide propiamente en la negociación colectiva. Además, la regla de mayoría, propia de un órgano consultivo, permite superar la dialéctica bilateral de las representaciones en conflicto y facilita una sede de examen y reflexión común que oriente a la acción de los poderes públicos, pero también acciona la negociación de las partes sociales. El principal reto y la condición ineludible para que un consejo pueda cumplir esa función y tener una dinámica de influencia real en el sistema político y en la sociedad es que los representantes pasen de una lógica de representación “frente a”, a una lógica de representación “junto a”. Muchas gracias.

En tal sentido, ha de reconocerse el inminente significado político del Consejo Económico y Social como órgano consultivo, en materia socioeconómica y laboral; aunque tenga capacidad decisoria de carácter político, adopta acuerdos y emite opiniones de significado y relevancia política. La iniciativa del CES en Costa Rica: En Costa Rica, organizaciones como la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada, la Confederación de Trabajadores Rerum Novarum, la Confederación Movimiento de

110


garantizar la adecuada distribución de la riqueza, producto del trabajo y la preservación de un profundo respeto a la dignidad humana y a la justicia social.

Olga Quirós McTaggart. Presidenta del Directorio de la Asamblea de Trabajadores del Banco Popular y de Desarrollo Comunal. (Transcripción).

En 1986 se crea la Asamblea General de Trabajadores y Trabajadoras, como máximo jerarca de esta entidad financiera, y como órgano de representación de los sectores laborales. Deviene como un foro deliberativo de las principales organizaciones sociales, en el ámbito nacional conformando, en la práctica, por el núcleo fundamental del sector de economía social; confluyen representantes del sector cooperativo, el sector sindical confederado, sector sindical no confederado, las asociaciones del Magisterio Nacional, el sector solidarista, el sector profesional, el sector artesanal, el sector comunal y los trabajadores independientes.

“La exclusión social requiere hoy de verdaderos mecanismos de participación que superen el estrecho límite del actual diálogo social; esto necesariamente debe llevar a construir plataformas sociales sólidas, integradas, representativas y permanentes”. En la Asamblea de Trabajadores(as) del Banco Popular y de Desarrollo Comunal, como máximo órgano de representación del Banco Popular y donde convergen todos los sectores sociales del país logramos, a través de ese diálogo social permanente, que es el espacio de la Asamblea de Trabajadores, traer propuestas concretas a la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, en el último año hemos propuesto varias reformas, entre ellas la reforma a la ley de protección al trabajador y la reforma a la ley del fondo de micro, pequeña y mediana empresa, donde el Banco Popular, con sus propios fondos trata de complementar esa política social que lleva a cabo el gobierno.

Funciones de la asamblea de trabajadores: Una de las principales funciones de la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras es democratizar las estructuras del Banco Popular, garantizar una mayor participación de los sectores sociales en la orientación de sus políticas financieras, definir las pautas generales que deben orientar las actividades del Banco, designar cuatro directores ante la junta directiva y, además, fiscalizar la labor del banco.

Origen y fin del Banco Popular:

En diciembre del año 2001, la Asamblea de Trabajadores define pautas y orientaciones generales para el futuro del Banco Popular; en su primera pauta habla del desarrollo del sector de la economía social, su posición estratégica, social y económica debe convertirla en una institución líder, en el conjunto de todas las unidades económicas para la economía social; este liderazgo debe desarrollarse desde una perspectiva de compartir principios y facilitar las alianzas estratégicas; debe existir una recíproca relación de negocios, de colaboración y de apropiación entre el banco y las organizaciones sociales.

Para referirme al diálogo social institucionalizado, necesariamente debo destacar a la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras del Banco Popular; para ello, debo revisar la historia para fundamentar la razón de ser de este órgano de representación de las organizaciones sociales de este país. Es necesario mencionar los orígenes y los fines del Banco Popular, que nace en 1969, como una institución de derecho público, no estatal, y como respuesta a una necesidad de poner a disposición de los trabajadores una institución financiera propia, cuyo objetivo principal es servir de instrumento para satisfacer las necesidades financieras de los trabajadores del país, dirigidas hacia el consumo, la inversión familiar, la inversión productiva y el ahorro.

Como segunda pauta tenemos el fortalecimiento de los instrumentos financieros del banco y sus subsidiarias. El banco debe crear soluciones financieras sanas para el desarrollo de la actividad económica del sector de economía social, la asignación de recursos debe dar prioridad al financiamiento de proyectos que fomenten la economía social; el banco debe orientarse a satisfacer, de manera oportuna, a un costo razonable y con la mejor calidad, las necesidades de servicio de los trabajadores y sus familias.

Queda claro que el Banco Popular es una entidad de naturaleza especial, no es un banco privado, porque no persigue como objetivo fundamental el lucro; tampoco es un banco estatal, es más bien una institución creada por ley especial y existe en razón de ella. El Banco Popular sustenta su razón de ser en principios filosóficos e ideológicos, como la búsqueda de una sociedad más justa, libre, solidaria y democrática, donde el objetivo fundamental es

111


La tercera pauta se refiere a modernizar la administración y mejorar la eficiencia institucional del Banco, sus operaciones financieras y sus empresas subsidiarias, en el contexto de sus actividades típicas, lo cual debe arrojar resultados financieros positivos. El Banco es el llamado a liderar un proceso de reflexión a lo interno del sector de la economía social, en el cual se caractericen los obstáculos que enfrentan las entidades, en cuanto a cumplir al mismo tiempo tanto sus objetivos como las regulaciones de los órganos supervisores.

la construcción participativa del sector como instrumento de desarrollo local y regional. Se hicieron talleres regionales de economía social entre agosto del 2001 y mayo del 2002; dentro de las metas planteadas se encuentran: crear un espacio para la retroalimentación y actualización del proceso iniciado en el primer simposio de economía social, y ubicar, dentro del proceso general de fortalecimiento del sector, las orientaciones de trabajo establecidas en el ámbito local y regional, como mecanismo integrador de esta.

Esto debe incluir la posibilidad de proponer, con carácter prioritario, un marco regulatorio diferenciado que propicie la especialización y juzgue a las entidades conforme a su misión y fines, y no como ocurre en este momento, donde está igualando a todas las instituciones financieras del país.

Una tercer meta es crear un espacio de reflexión sobre el papel de este gran sector, como herramienta de los sectores sociales para la formulación de una agenda nacional alternativa y congregar finalmente a los sectores sociales organizados, los sectores afines, la academia y la clase política entorno al imperativo de fortalecer el sector de economía social, desde la base de las organizaciones.

El impulso de foros deliberativos:

En marzo del 2002 realizamos el foro de banca y desarrollo, con el fin de posicionar al Banco Popular como promotor de una línea de discusión critica sobre el papel y la forma de impactar o seguir impactando en el desarrollo sostenible de un amplio espectro social, mediante mecanismos modernos de gestión bancaria e intermediación.

La cuarta pauta procura atender las políticas bancarias para el desarrollo regional, las políticas nacionales del Banco se adecuarán a las distintas situaciones y necesidades particulares de cada región, tomando en cuenta sus valores y el fortalecimiento de la entidad y de la cultura nacional, así como sus prioridades en armonía con el entorno donde se desarrollan. En el marco del diálogo social, la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras del Banco Popular, dada su naturaleza de foro deliberativo de las organizaciones sociales, viene cumpliendo un importante papel de fortalecimiento, que se puede constatar en una serie de actividades que se han llevado a cabo en los últimos años y que se resumen de la siguiente forma:

Tuvimos el encuentro cooperativo americano en marzo del 2002, y el objetivo propuesto fue contribuir a la formulación y sustitución de la recomendación 127 de la OIT, tratando de incorporar una estrategia americana, mediante la concertación de posiciones entre los representantes de empleadores, sindicatos, cooperativismo y gobiernos de la región, para ser presentada en la Nonagésima Conferencia Internacional del Trabajo, en junio del 2002.

Un primer simposio de economía social se llevó a cabo en marzo del año 2000, y ahí se plantearon tres objetivo: a)

También, en mayo del 2002 se llevó a cabo un foro de déficit fiscal, cuyo objetivo fue participar a la sociedad civil en temas de relevancia para el país, generando discusión y conociendo con certeza los costos y beneficios que causa la reforma a los trabajadores.

crear condiciones para avanzar en la elaboración conceptual de lo que entendemos por economía social y su ubicación en el contexto socioeconómico,

b) establecer un marco de intercambio de experiencias de retroalimentación en el accionar de los agentes de la economía social, y c)

En julio del 2002 se realizó el foro sobre la ley de protección al trabajador, en el cual se analizó la experiencia nacional en cuanto a los distintos actores e intereses en los que la ley confluye, el impacto de esta para la seguridad social cuando los trabajadores concluyen su actividad laboral, el sector financiero, la economía y el desarrollo nacional, así como las posibles reformas que la ley requiere.

fortalecer la capacidad propositiva de las organizaciones de la economía social estableciendo orientaciones conjuntas de trabajo.

El segundo simposio de economía social se llevó a cabo en febrero del año 2001, con el objetivo de avanzar en el fortalecimiento de la identidad y la integración del sector de economía social, mediante

En octubre del 2002 realizamos el foro de política en salud y sociedad civil, con el objetivo de analizar el planteamiento original, su vigencia y el estado actual del proceso de reforma, y la modernización del

112


sector salud en Costa Rica, con el propósito de generar opciones de desarrollo futuro, que mejoren la eficiencia y la efectividad del sector, incorporando la visión y los planteamientos de la sociedad. Los talleres regionales sobre el Tratado de Libre Comercio América Central - Estados Unidos de Norte América, los llevamos a cabo de abril a noviembre del año pasado, y su objetivo general se centró en la necesidad de lograr un acuerdo en la posición sobre el Tratado de los delegados y delegadas, trabajadores y sectores de la Asamblea de Trabajadores que conforman la economía social. En este momento estamos realizando talleres regionales con el tema “Pacto fiscal, reforma estructural y reformas financieras”. Los iniciamos en febrero y los estaremos concluyendo el próximo mes; su objetivo es informar a los delegados y a las organizaciones sociales sobre el proceso llevado a cabo en la discusión del pacto fiscal, los objetivos planteados, los logros alcanzados, las pérdidas en el proceso de negociación y los retos que se estarían planteando en un futuro inmediato, así como el análisis de las reformas financieras que actualmente se promueven, y su posible implicación en nuestras organizaciones y, en particular, en el Banco Popular. Foro construcción de la agenda social:

o

Es preciso lograr el empoderamiento de la sociedad civil; lo económico nunca debe prevalecer sobre lo humano.

o

Es preciso, para el desarrollo de nuestra sociedad y para el afianzamiento de la gobernabilidad y la estabilidad democrática: a) lograr un mayor ejercicio de los derechos ciudadanos y b) promover la equidad y la justicia social.

o

La plena participación en la toma de decisiones, sobre todo en los asuntos de la vida nacional.

o

Instituciones que transformen el antagonismo de intereses específicos de grupos.

o

Establecer una identidad colectiva o espacio político común; reconocer que la política y la democracia amplían las posibilidades de negociación.

o

Los intereses y preferencias pueden y deben reconstituirse mediante el proceso político de deliberación y negociación.

o

La democracia debe ofrecer a todos los ciudadanos certeza absoluta en las reglas del juego, aunque tengamos incertidumbre relativa con el resultado del juego.

Nuestro trabajo en la Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras del Banco Popular se ha caracterizado por ofrecer un espacio donde confluyan todos los sectores sociales, con opiniones diversas sobre los diferentes temas de la agenda nacional. No nos cabe duda de que representamos uno de los mayores mecanismos en la actualidad, que hacemos viable el diálogo institucionalizado en este país, y que por medio de este aporte a la sociedad fortalecemos la democracia como herramienta para avanzar en el mundo actual.

Es importante recalcar algunas de las conclusiones a las que llega este foro, ya que está totalmente relacionado con el tema que hoy nos trae a esta actividad, y que nos parece necesario rescatarlas, puesto que son planteamientos de una base social muy representativa en Costa Rica. Entre ellas tenemos: La sociedad civil debe cumplir una tarea estratégica y de primer orden de cara al imperativo de dar validez a la solidaridad y a la competitividad en el contexto global que nos rodea.

El fracaso, ya documentado, de la propuesta neoliberal demuestra que no es reduciendo el papel del Estado, ni dejando las fuerzas del mercado a su libre albedrío como propiciaremos el desarrollo.

Concluyo diciendo que la exclusión social requiere hoy de verdaderos mecanismos de participación que superen el estrecho límite del actual diálogo social; esto necesariamente debe llevar a construir plataformas sociales sólidas, integradas, representativas y permanentes.

Una de las actividades que me interesa rescatar y enfatizar es el foro de la Construcción de la Agenda Social en Costa Rica, realizado en marzo del 2003, cuyo objetivo fue precisamente avanzar en la definición de una agenda de las organizaciones sociales, con base en la búsqueda de la convergencia de posiciones de los sectores, de cara a los actuales procesos de transformación social, el establecimiento paulatino de una alianza social y la formulación de un proyecto nacional de desarrollo.

o

o

Es imposible pretender el desarrollo en una sociedad si no hay consensos en los temas básicos que atañen a la ciudadanía, en general: educación, salud, telecomunicaciones, materia fiscal, materia financiera, seguros, ambiente, materia laboral, procesos de apertura, modelos de desarrollo y otros.

113


No podemos hablar de diálogo social si no tenemos, al menos, los mínimos consensos sociales; lo contrario implicaría asumir el riesgo de la ingobernabilidad. De igual forma, si no reiteramos los valores de la democracia, la solidaridad y la justicia social, corremos el riesgo de perder las especificidades de nuestra identidad.

Respuestas de Miguel Gutiérrez a las preguntas formuladas por el público: Debe existir una interdependencia entre los planes nacionales de desarrollo y lo que sería la concertación de más largo alcance, con políticas de Estado que se expresarían en diferentes planes nacionales de desarrollo. Pero la verdad es que los planes nacionales de desarrollo han venido a menos en Costa Rica y de lo que queda de la planificación en el país, habría que extraer nuevas semillas para cosechar nuevos árboles, para decirlo con una metáfora.

De nosotros depende lograr vivir en un país de equilibrio, solo creciendo en la diversidad podremos mantener la armonía social y la paz que nos han caracterizado en el ámbito mundial. Muchísimas gracias.

Por ejemplo, la nueva legislación plantea el carácter obligatorio de los planes nacionales de desarrollo, para lo que es la institucionalidad pública; antes no eran obligatorios ni siquiera el conjunto de planes de la Administración Pública nacional. El esquema costarricense institucional está basado, como casi todo lo que hay en el país, en pesos, contrapesos, niveles de autonomía y de independencia, que vienen a generar la posibilidad de subsistencia de diferentes capas institucionales sin relación entre sí. Da la impresión de que no hemos avanzado mucho desde la ley de presupuestos públicos y administración financiera, promulgada hace algunos años; como que nos hemos quedado en los preparativos, sin que todavía podamos ver las implicaciones. En ese sentido, el proceso de concertación y la producción de nuevos acuerdos nacionales que se proyecten a muy largo plazo, tendrá que esperar incluso que la institucionalidad costarricense la alcance, y necesita de nuevas instituciones que puedan canalizar este diálogo, importantes precisamente para lograr algún nivel de exigibilidad de los resultados. ¿Acaso la institucionalización del Consejo Económico y Social propuesto podría sustituir el libre acceso de los grupos sociales a los demás foros? ¿Qué implica una aceptación por parte de los representantes de un sector dentro del CES si su base asume otra posición? Esto ciertamente implica una elección de los representantes distinta de la concertada. El margen de negociación de los representados o de los representantes es un tema que en Costa Rica ha generado crisis en varias ocasiones, quizás por la dificultad que entraña el no haber desarrollado una buena experiencia o ambiente a su alrededor. En el proceso de concertación se llegó a un conjunto de acuerdos importantes, pero cuando los representantes respondieron o concordaron con decisones cuyas organizaciones sociales no

114


depósito cada vez que se lo demanda o exige la sociedad, y además, cada vez que se lo demanda o exige precisamente un conjunto de normas que permitan que esa rendición de cuentas sea veraz, objetiva, responsable y oportuna.

respaldaban, se produjo crisis. Incluso, uno de los subproductos del proceso de concertación fue la radicalización del movimiento social costarricense, en el tanto se frustró la concertación y los que representaron a los sectores sociales tuvieron que pagar parte de esos costos, generados por un proceso que no resultó plenamente.

Sobre el tema de descentralización gradual y selectiva, ¿cuál es su mejor propuesta para ejecutar políticas de descentralización que realmente favorezcan los aspectos democráticos y, a su vez, permitan la utilización eficiente de recursos aplicados al desarrollo local? ¿Qué propone para las municipalidades?

¿Podría sustituir un nuevo esquema las formas muy diversas que ha venido adoptando el proceso de diálogo social en Costa Rica? Pienso que un nuevo esquema institucionalizaría un conjunto de temas para un conjunto de actores, pero de ninguna forma podría pensarse en que eliminaría toda otra expresión de diálogo social, no está concebido para eso, está concebido como un organismo institucionalizado que permita precisamente analizar ciertos temas para llegar a un conjunto de acuerdos de forma no obligante y tampoco sustituyendo a los mecanismos de representación que existan en el país.

Pienso que la legislación costarricense ha venido avanzando, la ley que traslada competencias y recursos es un buen inicio, pero vean ustedes: ni competencias, ni recursos han sido trasladados a las municipalidades en los últimos años. Hay una disposición según la cual hasta el 10% del presupuesto del Gobierno Central tendría que ser trasladada a las municipalidades, junto con competencias; en eso estamos desde hace cuatro años pero no ha comenzado el movimiento ni de competencias, ni de recursos.

Cuando la Auditoría Ciudadana trabajó el desafío mencionado sobre la calidad de la democracia, quisimos no contraponer “democracia participativa” a “democracia representativa”, sino que lo que decimos fue subrayar que en el país es necesario mejorar la representación para que esta sea más responsable, de mayor calidad, y también es necesario generar ciertos mecanismos de participación social; uno de ellos podría ser precisamente este Consejo Económico y Social.

Da la impresión de que las decisiones están, aunque no así la voluntad o el margen para desarrollar las acciones. Creo que tal propuesta posee mucho sentido si se hace acompañar de la generación de capacidades crecientes y además de controles más allá de lo que sería la influencia local, de lo que sería la vida democrática en las municipalidades. En la medición que hicimos en la Auditoría Ciudadana sobre la calidad de la democracia, encontramos municipios (no los más grandes) con escasos elementos democráticos y mucho menos con prácticas de rendición de cuentas, situaciones de corrupción importantes y una gran desarticulación respecto de la población, que nos reflejaban niveles que realmente comprometen cualquier situación de asignación de recursos que se pudiera plantear. En ese sentido se habla de un traslado selectivo y gradual de competencias, de recursos y también de la generación de capacidades.

La forma como este Consejo pueda enlazarse con el resto de la institucionalidad costarricense ha sido precisamente uno de los objetos de mayor debate en el seno del grupo que ha venido preparando este proyecto de ley, pero el CES no sustituye ni elimina otras formas sino que más bien intentaría incluir a algunos sectores dentro de un marco institucional establecido. ¿Cuáles atributos más allá de lo electoral debemos tener los costarricenses? Con la Auditoría Ciudadana observamos que los costarricenses demandan la efectividad del Estado, de los gobiernos. En ese sentido se habla de la eficacia como un elemento central.

De hecho, la norma o la legislación que traslada los recursos provenientes del impuesto territorial ha sido utilizada por los municipios de una forma muy diversa. El asunto no es automático, pues supone intervenciones muy activas para la formación de capacidades.

Otro aspecto que también la gente refiere con harta frecuencia es el tema de la rendición de cuentas: se quiere un Estado, un Gobierno mucho más cercano a la gente, que no deje de pensar en ella una vez concluido el proceso electoral y, en ese sentido, estos mecanismos de representación tendrían que ser coherentes con esa actitud. La soberanía que reside en el pueblo queda depositada en los representantes, lo lógico es que ellos muestren ese

¿Qué se puede hacer o en qué se está trabajando para que el informe Estado de la Nación pueda llegar mediante seminarios o foros a más cantidad de costarricenses? Bueno, ayúdennos, veamos a ver cómo le hacemos.

115


Respuestas de Eugenio Pignataro a las preguntas formuladas por el público:

Respuestas de Víctor Morales a las preguntas formuladas por el público:

¿Qué nos puede decir respecto de los diálogos que estarían por venir, especialmente en relación con el TLC y los anuncios de conflictividad al respecto, y si el CES es extemporáneo en esa materia?

Identifique y aclare ¿por qué usted indica que la Comisión Mixta para la reforma fiscal fue creada arbitrariamente si, al contrario, se tiene entendido que la parte conformada por el sector social fue por voluntad del mismo sector, es decir, se ofrecieron a coadyuvar al órgano legislativo para facilitar la gobernabilidad?

Un par de observaciones en relación con el CAFTA. Dice don Jorge Castañeda, el ex canciller mexicano, que México encontró en el NAFTA la caja de resonancia para tener a quién culpar por todos los problemas que vivía el país y que se olvidó de todos los problemas estructurales que venía arrastrando. Agrega que el Sur de Monterrey, que se lamenta que en la parte agrícola no ha podido surgir, siempre fue pobre y el Norte siempre fue rico. De manera que los problemas no se deben focalizar en esa dirección y algo hay de eso, me parece a mí, en relación con el CAFTA.

Si bien es cierto que hay una mesa, que le llamamos mesa de trabajo, en la que concurren los actores (la Unión de Cámaras, la Central Rerum Novarum, la CMTC, los cooperativistas y los solidaristas), los cooperativistas participamos en otra mesa, en donde se encuentra la ANEP, CADEXCO, Rerum Novarum y, hasta hace muy poco, el Movimiento Solidarista. O sea, que hay momentos en los que, para avanzar, no necesariamente tiene que existir un solo espacio, pueden darse espacios múltiples. Además de que, (es una opinión muy de la dirigencia cooperativa actual) por lo menos nosotros no quisiéramos jamás pensar que somos los únicos que estamos promoviendo el diálogo social.

Don Víctor Morales realizaba una aclaración muy buena en estos temas de diálogo: debemos hacer trascender nuestros propios intereses en función de los intereses del país. Cosa que muchas veces no es fácil; cada uno, dentro de estos procesos de diálogo lo que quiere es imponer su línea de pensamiento; obviamente, el diálogo siempre es un coadyuvante en estas cosas. Me parece que esto del CAFTA, aún cuando ya la presión salió de los sectores sociales, parece que ahora va a caer sobre los políticos en dos sentidos: unos grupos pidiendo que no se apruebe, porque consideran que es perjudicial para el país y los grupos que consideran que se debe aprobar, pidiendo que se hagan los ajustes necesarios, los cuales ya han sido reclamados por el sector productivo en el sentido de la necesidad de fortalecer a los PYMES y preparar a algunos sectores más que a otros para que puedan desarrollarse efectivamente ante la amenaza de la competencia externa.

Probablemente, los diálogos que está impulsando la Zona Económica Especial en San Carlos y en la Huetar Norte, o el foro realizado en el Caribe, son expresiones de búsqueda de espacios efectivos de participación ciudadana desde la organización civil intersectorial y que, al final, confluyen en la propuesta de institucionalización del diálogo social. Precisamente esas dos mesas a que hacía referencia inicialmente, hicimos una propuesta al Poder Ejecutivo y al Presidente del Parlamento, en aquel momento don Rolando Laclé, para que se constituyera la Comisión Mixta Fiscal. Y, en efecto, tuvimos una respuesta positiva y por eso fue constituida.

Me parece que un organismo como el CES hubiera ayudado en esta discusión, en lo que se refiere a la sociedad civil. Hemos intentado llevarlo a algunas esferas, quisimos llevarlo al Consejo Superior de Trabajo y ahí por lo menos hemos generado algunas discusiones.

Me refería a un carácter arbitrario en el sentido de que, hasta tanto no esté normada de manera institucionalizada, hasta tanto no esté en el ámbito de la Constitución o en el ámbito de una ley de creación, quedarán por fuera algunos actores de participación pertinente. Por ejemplo, los cooperativistas creemos que deberíamos participar en la comisión que discute el tema del ICE, pues hay cooperativas que electrifican la zona Huetar Norte, la zona de Los Santos, la zona de Guanacaste y la región de Alfaro Ruiz.

Si en mis manos estuviera, buscaría algún mecanismo para atenuar los efectos y no dejar que esto se desborde de la manera en que se nos desbordó el problema de las telecomunicaciones, con las protestas en las calles. Pero no tenemos un CES; me parece que los políticos, mediante foros, o el propio ministerio (que ha estado tratando de hacerlo), deberían acercarse a los sectores sociales. No obstante, siento que hay sectores que no permiten acercamientos, pues pareciera que ya tomaron sus decisiones y no quieren ni siquiera sentarse a conversar sobre el tema, y lo que van a hacer es simplemente limitarse a protestar.

Pero ¿por qué no estamos ahí? Porque no nos escogieron. Igualmente, el Movimiento Comunal no está en la discusión de la Comisión Mixta Fiscal y ¿por qué no? Porque no lo escogieron.

116


Siempre sucederá esa arbitrariedad, independientemente de que uno solicite participar, mientras no esté normada la participación y esta pueda normarse con miembros titulares o también con miembros que participen del diálogo social institucionalizado al tenor de un tema de su interés particular. Esto sí se da en los consejos económicos sociales que tenemos como referencia.

Respuestas de Olga Quirós a las preguntas formuladas por el público:

¿Realmente en la práctica o cotidianidad, como sector cooperativo, van a la mesa de negociación teniendo como meta el interés general, anteponiéndolo al interés sectorial corporativo?

En realidad sí han sido muy gratificantes las experiencias; por ejemplo, el señor Víctor Morales hablaba de la participación de algunos sectores sociales en la Comisión Mixta, y precisamente muchos de los insumos que ellos pudieron llevar fueron conclusiones de algunos de los foros que organizamos en el Banco Popular. En cuanto al Foro del Encuentro Cooperativo Americano, las conclusiones que en Costa Rica obtuvimos de ese foro fueron llevadas a Ginebra en los años 89 -90 y casi en un 90% fueron aprobadas ahí.

¿Cuál ha sido la experiencia sobre la influencia de las conclusiones en los foros realizados en la adecuación de las políticas públicas o en modificaciones legislativas? ¿Cuántos temas han sido incluidos en las decisiones del Gobierno?

Como sector cooperativo, nunca podremos dejar de expresar los intereses sectoriales o gremiales, o sea, siempre deberemos expresarlos de manera legítima. En el caso del sector cooperativo, teníamos un objetivo de negociación muy concreto en el ámbito gremial; íbamos con el objetivo de que el régimen del tratamiento de renta prevaleciera, o sea, que se reconociera que la cooperativa es una figura con determinadas características y que, por lo tanto, no está sujeta a renta. Este puede decirse que era el objetivo de la agenda cooperativa, pero a la par de esto formulamos planteamientos relacionados con la necesidad de incorporar elementos no fiscales como: rendición de cuentas, transparencia fiscal, el tema del fortalecimiento, pasar del 6% al 8% en inversión del presupuesto en relación con el producto interno bruto en materia de educación, el tema de cómo se conforma el plan de gobierno, además de una propuesta para que exista un plan decenal que trascienda los gobiernos, o sea, un plan de desarrollo nacional que se renueve cada diez años.

Sobre el foro de la Ley de Protección al Trabajador, en julio del año pasado la Asamblea de Trabajadores vinimos a esta sala y entregamos a los señores y señoras diputadas una propuesta de reforma a la Ley de Protección al Trabajador, precisamente con conclusiones e insumos de dicho foro. Así sucesivamente, podría ejemplificar cómo los foros que hemos realizado han incidido de alguna manera en la política pública. ¿A qué se refiere con el fracaso documentado de la propuesta neoliberal? Bueno, no en vano el Vaticano lanza un SOS sobre la necesidad de que exista una economía con rostro humano. Eso es no sólo a nivel nuestro, sino a nivel mundial, y sabemos perfectamente que el crecimiento económico no siempre significa desarrollo humano; esta idea muy bien la ha planteado don Miguel Gutiérrez. También conocemos que este libre ejercicio de oferta y demanda tampoco conlleva la equidad y la justicia social que quisiéramos; a eso me refería en esos términos.

También estuvimos planteando el fortalecimiento de los mecanismos del Estado para el fomento de la producción asociativa, y ahí afectamos leyes como la 218, de asociaciones civiles, la defensa y el fortalecimiento del Banco Popular, el reconocimiento diferenciado a PYMES, etc. Uno de los planteamientos no tenía que ver exclusivamente con el sector cooperativo que represento, sino también con lo referente al fisco como un instrumento que debe complementarse con política pública de fomento para estimular la producción y la distribución de la riqueza. Esos son, por lo menos desde nuestra perspectiva, aportes que trascendieron el aspecto puramente gremial del objeto de participación en la Comisión Fiscal.

117


Tema 6 Intercambio de buenas prácticas iberoamericanas tendientes al fortalecimiento de la gobernabilidad democrática. Moderador: Mercedes Flores Badilla. Coordinadora de la Escuela de IBERGOP en Costa Rica.

De izquierda a derecha: Miguel Gutiérrez Saxe, Juan Morell, Mercedes Flores y Moisés Valenzuela.

todavía el Presidente nuevo no ha tomado posesión. Concretamente les he preguntado si para ese supuesto, la normativa constitucional o legislativa de su país tiene previsto un régimen jurídico que controle o regule esa situación especialísima, que tanto tiene que ver con la gobernabilidad, por su especialidad y por su peculiaridad.

Expositores: Juan Morell. Subdirector de Cooperación de la Presidencia de España. (Transcripción). IBERGOP, como ustedes saben, es el acrónimo de la Escuela Iberoamericana de Gobierno y Políticas Públicas, de la cual forman parte los 21 países iberoamericanos, siete de los cuales tiene la condición de sede académica, en cuya virtud desarrollan actividades formativas para los funcionarios que prestan su servicio en los órganos de apoyo de las cabezas de los poderes ejecutivos.

En casi todos los casos me han contestado que en sus países no existe esa regulación, sino que lo que funciona es un pacto, un consenso, un valor entendido de que se van a respetar unas reglas no escritas, en virtud de las cuales el Gobierno de funciones se va a limitar al desarrollo de una función de gestión ordinaria de los asuntos públicos; pero que esa ley no existe en realidad.

IBERGOP es creación de RIMPE (Red Iberoamericana de Ministros de la Presidencia y Equivalentes), que desde el año 1998, en su reunión de Córdoba, en España, empezó una nueva etapa propiamente Iberoamericana.

Les preguntaba eso porque el asunto que desarrollaré en esta pequeña “tribunita” de políticas públicas es el caso que nosotros, en España, estamos viviendo en este momento.

El gobierno en funciones: Nota informativa

Como saben ustedes, el día 14 de marzo tuvieron lugar unas elecciones generales. Al día siguiente, el 15 de marzo, el Gobierno cesó, tal como lo manda nuestra Constitución; este es el artículo de nuestra

A algunos les he preguntado privadamente qué ocurre en sus respectivos países cuando el Presidente de la República ha terminado su mandato y se han producido nuevas elecciones, pero

118


Constitución que se refiere a la figura del Gobierno en Funciones. Como nuestra Constitución es del año 1978, es relativamente reciente, por eso es una de las pocas europeas que contempla o al menos nombra la figura del Gobierno en Funciones.

En el artículo 101 de la Constitución Española se lee:

En eso, la Constitución española fue algo innovadora en aquel momento, como tengo entendido que quizá también fue la portuguesa, porque también es una Constitución de edad parecida.

b. cuando el Gobierno pierde la confianza parlamentaria (ya saben que en España hay un sistema parlamentario; el Gobierno encuentra su legitimidad, no en una elección directa por sufragio universal, sino en la Cámara que ha sido elegida y en la cual debe obtener una mayoría de confianza. Se produce el cese cuando el Gobierno pierde la confianza parlamentaria) y

1- El Gobierno en España cesa en tres situaciones: a.

En esa situación ¿qué ocurre con los presidentes de la República de ustedes? No sé si tienen alguna denominación específica para llamarla; en España le llamamos el Gobierno en Funciones y, en Italia, en doctrina constitucionalista, le llaman la “prorrogatio”.

c.

El señor Romay se refería a la raíz que tantas instituciones nuestras, públicas y privadas, que se encuentran en el derecho romano. En el derecho romano, los cargos públicos de todo tipo y específicamente las magistraturas militares estaban sometidas a plazo; cuando acababa el tiempo que se le encomendaba a una persona -normalmente a un militar- para desarrollar una campaña fuera de las fronteras de Roma, era necesario que el Senado renovara o ampliara ese plazo, y a eso los romanos le llamaban la “prorrogatio”.

cuando se celebran elecciones generales,

el Gobierno cesa cuando fallece o dimite el Presidente del Gobierno.

El primero de los casos es el que vivimos en la actualidad: hubo elecciones generales y al día siguiente el Gobierno entró en funciones, cesó, pero no se fue a su casa porque el principal efecto del cese del Gobierno es que el Gobierno tiene la obligación de seguir en funciones hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno. Y junto a la obligación del Gobierno de continuar en funciones, se produce otro efecto inmediato y paralelo, y es que empieza el procedimiento parlamentario que va a conducir a la investidura de un nuevo Presidente de Gobierno.

La doctrina constitucionalista italiana ha echado mano de ese concepto y normalmente, en los libros de Derecho Constitucional, cuando hablan del Gobierno en Funciones, suelen referirse a la “prorrogatio”.

Las funciones de un gobierno en funciones:

Saco este tema a relucir porque la política, la práctica de gobernabilidad que les quiero exponer, es muy clara, y se refiere a que la norma tanto por aquí como en Europa, es que no existe una legislación que regula al Gobierno en funciones. Resulta que en España hemos tenido la experiencia de que en el año 97 se aprobó una ley llamada Ley del Gobierno (después de aprobado el artículo de la Constitución donde se habla del Gobierno en Funciones), que regula el marco del Gobierno en Funciones, y la pregunta es: ¿tiene utilidad legislar en esa materia?, ¿la aprobación de esa ley ¿ha provocado en España algunos efectos tangibles y concretos que nos lleven a pensar que es aconsejable actuar de esa forma, o es mejor dejar el supuesto del Gobierno en Funciones en la mera práctica consensual tradicional?

Desde el punto de vista de la gobernabilidad, ¿cuál es la esencia que determina el perfil del Gobierno en Funciones?, ¿qué no tiene el Gobierno en Funciones que sí tenía antes de las elecciones? Claramente ha habido algo relativo a la legitimidad; los autores constitucionalistas dicen que lo que ocurre es que el Gobierno en Funciones ha dejado de tener legitimidad. Esto parece un poco exagerado, y más bien lo que la mayoría opina es que el Gobierno en Funciones sufre una transformación en la legitimidad, es un Gobierno necesario para evitar interrupciones en la acción gubernamental; es decir, para que se pueda producir un vacío de poder, esa es su principal función. Sobre esta base, si quisiéramos regular el Gobierno en Funciones, ¿cuáles serían los contenidos que habría que incluir en esa regulación?, ¿habría que determinar el ámbito temporal del Gobierno en Funciones? Es decir, ¿cuándo empiezan las funciones del Gobierno en Funciones, valga la redundancia, y cuando terminan? ¿Cuándo empieza el Gobierno en Funciones?: cuando se disuelven las cámaras o cuando se celebran las elecciones; esta es una

119


primera opción que habría que discutir; y luego, ¿hasta cuándo dura?: hasta cuando las cámaras tengan un Presiente claro o hasta que el Presidente nuevo haya tomado posesión; estas quizá son detalles no muy importantes, pero que habría que incluirlos.

Lo anterior parece muy teórico, pero se refiere a acciones muy concretas; por ejemplo, un Gobierno en Funciones que había recibido del parlamento anterior una habilitación para hacer un desarrollo legislativo, puede ejercer ya ese desarrollo legislativo, y puede adoptar decretos de urgencia.

Pero lo importante del Gobierno en funciones como materia de regulación legislativa sería su ámbito funcional, ¿qué puede hacer el Gobierno en Funciones? Podríamos pensar en varias técnicas: podríamos elaborar una lista de cosas que debe hacer, pero talvez es más fácil hacer una lista de las cosas que no debe hacer; por otro lado, también podríamos optar por una formulación genérica y abstracta que permitiera adecuarse a cada situación.

Es decir, hay una serie de criterios que esta regulación debería encontrar; por ejemplo, el Gobierno en Funciones no puede ejercer una actividad plena de gobierno, se debe limitar a actos de gestión, debe procurar simplemente el mantenimiento de los mecanismos políticos y administrativos, no puede ni debe comprometer la actuación del Gobierno próximo, incluso podemos decir que debería conocer los criterios del próximo Gobierno para tomar ciertas decisiones en ese momento.

Artículo 21 de la Ley del Gobierno, España. o

El Gobierno cesa tras la celebración de elecciones generales, en los casos de pérdida de confianza parlamentaria previstos en la Constitución, o por dimisión o fallecimiento de su Presidente.

o

El Gobierno cesante continúa en funciones hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno, con las limitaciones establecidas en esta Ley.

o

El Gobierno en Funciones facilitará el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Gobierno y el traspaso de poderes al mismo y limitará su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, absteniéndose de adoptar, salvo casos de urgencia debidamente acreditados o por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique, cualesquiera otras medidas.

o

El Presidente del Gobierno en Funciones no podrá ejercer las siguientes facultades: a) Proponer al Rey la disolución de alguna de las Cámaras, o de las Cortes Generales. b) Plantear la cuestión de confianza. c) Proponer al Rey la convocatoria de un referéndum consultivo.

o

El Gobierno en Funciones no podrá ejercer las siguientes facultades: a) Aprobar el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado. b) Presentar proyectos de ley al Congreso de los Diputados o, en su caso, al Senado.

o

Las delegaciones legislativas otorgadas por las Cortes Generales quedarán en suspenso durante todo el tiempo que el Gobierno esté en funciones como consecuencia de la celebración de elecciones generales.

120


¿Hacemos una regulación o no? Esa sería la pregunta teórica en el marco de nuestros temas de la gobernabilidad. En España ya la hemos hecho, ahora veremos en qué consiste, pero las preguntas son: ¿Hacemos una regulación o no? ¿Recurrimos otra vez al viejo mecanismo del derecho como instrumento delimitador y controlador de la acción del Poder Ejecutivo, para en este caso aplicarla el Gobierno en Funciones? ¿Acuñamos una figura legislativa del Gobierno en Funciones a la que le atribuimos un ámbito material, un ámbito temporal; es decir, acuñamos una figura que podrá ser en su momento aplicada, por ejemplo, por unos tribunales?

Pero fíjense que todo esto que estoy diciendo prefigura un Gobierno en Funciones muy pasivo, de perfil bajo, de “debe” o “no debe” hacer, pero además de los abusos que se han producido en el pasado en muchos países, (problemas de gobiernos en funciones que cometen exceso), también hay que tener en cuenta que un Gobierno en Funciones tampoco puede pecar de actuar por defecto, porque en no pocas ocasiones algunos, escudados en que están en funciones y en que no deben tomar decisiones importantes, lo toman como una excusa para la inacción, cuando lo que las circunstancias exigían era la acción. Regulación del gobierno en funciones:

En definitiva, otra pregunta sería: ¿regular el Gobierno en Funciones sería una decisión que mejoraría la gobernabilidad? También es una pregunta teórica, pero resulta que en España ya tenemos esa regulación desde 1997; desde esa fecha ha habido dos ocasiones en las que el Gobierno ha entrado en funciones, y ya sabemos lo que esto puede conllevar. En el año 2000, fue la primera vez que entró en vigor. Y ahora es la segunda; claro, en esta todavía no tenemos perspectiva para ver lo que está ocurriendo, pero en el año 2000 sí se ejecutó.

Por lo tanto, la regulación del Gobierno en Funciones no puede ser solo la de cortar alas, sino que debe disponer de una válvula de escape para que en ciertas circunstancias ese Gobierno, digamos institucionalmente arrugado o insuficiente en determinadas circunstancias, pueda desarrollar y emplear toda su funcionalidad para tomar, a veces, grandes decisiones que son inaplazables y que no pueden esperar al nuevo Gobierno. Imagínense casos de catástrofes o calamidades públicas o cualquier otra. Y señalo un caso que en España probablemente se plantee en las próximas semanas.

Pero ¿en qué ha quedado la legislación española? Les voy a presentar un esquema rápido y sencillo del contenido normativo de nuestra regulación del Gobierno en Funciones.

Un Gobierno en funciones debe poder convocar a elecciones de otro orden, no digo legislativas, porque ya están realizadas, pero de otro orden institucional. En principio parece que convocar a elecciones es una decisión muy grave, muy importante, sin embargo nosotros, como miembros de la Unión Europea, estamos comprometidos a hacer las elecciones al Parlamento Europeo el día 13 de junio. Según las elecciones al Parlamento Europeo, los países tienen un margen de varios días para efectuarlas, que van de jueves a domingo, porque unos países tienen la costumbre de hacer las elecciones en día festivo, otros el sábado y otros en día laborable. En España, como tenemos la costumbre de hacerlas en domingo, entonces serían el día domingo 13.

Ámbito funcional del gobierno en funciones: El criterio general de actuación que cita la ley es: el Gobierno en Funciones debe limitar su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos, por regla general. Hay dos supuestos en los que cabe hacer una excepción, uno de ellos son los casos de urgencia debidamente acreditados, y otros, por razones de interés general, cuya acreditación expresa así lo justifique; por regla general y dos excepciones. Pero además, la normativa agrega que el Gobierno en Funciones está obligado a perseguir dos criterios más que han de inspirar su actuación:

No obstante, según nuestras leyes, las elecciones al Parlamento Europeo tienen que convocarse con cuarenta y cinco días de antelación. Esto significa que si la investidura se retrasa unos días, el Gobierno en funciones tiene que aprobar el real decreto de convocatoria de las elecciones europeas.

1- Facilitar el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Gobierno, esto parece un poco abstracto, pero por ejemplo impediría que un Gobierno se fuera sin informar al nuevo Gobierno sobre qué cosas están en gestión, porque a veces ocurre que los gobiernos nuevos dejan in albis al Gobierno nuevo.

Ese es un ejemplo que ilustra la situación en la que el Gobierno en Funciones debería poder tomar ciertas decisiones, pues las elecciones no se pueden retrasar porque sería incumplir los tratados con la Unión Europea.

2- Facilitar el traspaso de poderes al nuevo Gobierno.

121


Criterio general de actuación o

Limitar “su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos”. Excepciones: o “casos de urgencia debidamente acreditados”, o “por razones de interés general cuya acreditación expresa así lo justifique”.

21.3 LGob

Objetivos específicos o o

Facilitar “el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Gobierno”. Facilitar “el traspaso de poderes al nuevo Gobierno”.

21.3 LGob 21.3 LGob

Facultades expresamente prohibidas al Presidente en funciones o o o

Proponer al Rey la disolución de alguna de las Cámaras, o de las Cortes Generales. Plantear la cuestión de confianza. Proponer al Rey la convocatoria de un referéndum consultivo.

21.4 a) LGob 21.4 b) LGob 21.4 c) LGob 4.2. L.O 2/1980

Facultades expresamente prohibidas al Gobierno en funciones o o o

Aprobar el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado. Presentar proyectos de ley al Congreso de los Diputados o, en su caso, al Senado. Hacer uso de delegaciones legislativas otorgadas anteriormente, que quedan en suspenso.

Además de eso, la ley hace dos grupos de prohibiciones, funciones que tiene prohibidas el Presidente del Gobierno en Funciones, y funciones que tiene prohibidas el Gobierno entero de funciones.

21.5 a) LGob 21.5 b) LGob 21.6 LGob

dad, no podría aprobar el proyecto de ley de presupuestos generales del Estado, es decir, no podría mandarlo a las cortes, no puede presentar al Congreso o Cámara Baja ningún proyecto de ley, ni puede hacer uso de delegaciones legislativas previamente dadas, porque estas quedan en suspenso en el momento en que el Gobierno entra en funciones.

Un Presidente del Gobierno de Funciones no puede proponer al rey la disolución de las cámaras, no puede plantear la cuestión de confianza y no puede proponer al rey la convocatoria de un referéndum consultivo. Y el Gobierno en Funciones en su totali-

Asuntos aprobados en 1993, 1996 y 2000 por el Gobierno en Funciones Duración del período en funciones Jornada electoral Nuevo Gobierno Días en funciones Consejos de Ministros

1993 6 junio 13 julio 38 5

1996 3 marzo 5 mayo 64 7

2000 12 marzo 27 abril 47 5

1996 3 marzo-5 mayo 277 657

2000 12 marzo-27 abril 160 216

1996 3.351 2.325

2000 243 0

Reales Decretos y Acuerdos aprobados / Número total. Asuntos aprobados Reales Decretos Acuerdos

1993 6 junio-13 julio 257 263

Acuerdos de contenido económico (en millones de pesetas) a. Materia Convalidaciones de gasto. utorizaciones de gasto y contratación.

1993 3.279 36.347

122


67% menos respecto de 1996. Y para terminar dentro de los acuerdos no normativos, los que tienen una significación económica, fíjense en el cuadro si es significativa o no la evolución.

Estamos en condiciones de tomar algunas consecuencias de lo que ha ocurrido con la aplicación de esta norma, entonces, en el primer cuadro se encuentran los tres períodos de gobiernos en funciones que hemos analizado numéricamente.

No sé si esta evolución se debe solamente a que se ha aplicado la ley del Gobierno. Aparte, tengo que decir que en cuanto a asuntos de contenido económico, en el año 2000 se habían producido algunas decisiones legislativas que rebajaban el nivel de los asuntos que necesitaban ir al Consejo de Ministros para ser aprobados; generalmente esto funciona por cuantías, los gastos o contrataciones por encima de “equis” cantidad de miles o millones de pesetas tienen que ser aprobados por el Consejo de Ministros, pero si suben ese rango, lógicamente irán menos asuntos. De todas formas creo que es muy significativa la disminución del volumen económico de las decisiones, porque en el año 2000 hubo doscientos cuarenta y tres millones de pesetas, mientras que en 1993 eran tres mil doscientos setenta y nueve millones y en 1996, tres mil trescientos cincuenta y uno, y de ahí se baja a doscientos cuarenta y tres. Y en cuanto a autorizaciones de gasto y contratación, pasa de treinta y seis mil millones en 1993, a dos mil, en 1996 y luego a cero, en el año 2000.

Como ven, este primer cuadro lo único que indica es cuántos días ha durado el Gobierno en funciones; les tengo que decir que en España no hay una fecha fija para que tome posesión el nuevo Gobierno. Generalmente en el caso de ustedes, de sus sistemas constitucionales, saben qué día va a ser el relevo; en España no, porque como la confianza la tiene que abstener el nuevo Gobierno de la Cámara, entonces entran en juego una serie de actividades institucionales, tanto de la Cámara como de la jefatura del Estado: rondas de consultas con las cabezas de las fuerzas políticas, etc. Eso es más complicado y no se puede fijar una fecha, no es lo mismo que cuando un partido saca mayoría absoluta, y no necesita perder demasiado tiempo en buscar apoyo de otras fuerzas. Por ejemplo, en actuales circunstancias el Partido Socialista ha sacado un buen número de escaños, aunque no logra la mayoría absoluta, pero no necesita estrictamente buscar el apoyo de otras fuerzas, porque aunque no tuviera una votación de mayoría absoluta al principio, podría tener después una mayoría relativa.

No sé si todo esto es virtud atribuible a la regulación normativa, pero desde luego algo tiene que ver. Lo que sí es cierto es que a los gobiernos anteriores, de los años 93 y 96, no había ley que se les aplicase; funcionaba ese consenso etéreo, leal y honorable, por supuesto, pero que no tenía referencias y, obviamente, en cuanto entra en vigor esta ley y se le aplica al primer Gobierno en funciones, se ven las diferencias.

Es decir, que las fechas varían: en el año 93 el Gobierno en Funciones actúo durante 38 días; en el año 96, sesenta y cuatro (en ese año duró más porque el Gobierno no tenía mayoría suficiente y tuvo que negociar con otras fuerzas políticas), y en el año 2000 el Gobierno sacó mayoría absoluta y volvió a bajar el número de días a 47.

Esta es la experiencia española en cuanto al intento de regulación de un Gobierno en funciones; el tiempo dirá si eso se confirma o se corrije.

El número de Consejos de Ministros realizados (en España todas las semanas hay Consejo de Ministros) fue de cinco en 1993, siete en el 96 y cinco en el 2000, pero lo importante es el cuadro siguiente. En España, las decisiones que toma el Gobierno son, sobre todo, de dos tipos: reales decretos (decisiones normativas) y acuerdos (simples decisiones).

Muchas gracias.

En cuanto a reales decretos, estando en vigor la ley del Gobierno y, por lo tanto, ese marco normativo teóricamente aprobado con la intención de controlar y limitar la acción del Gobierno, solo en el año 2000 se aprobaron 160 y corresponde a un 37% menos que en 1993 y un 42% menos que en 1996. En cuanto al número de acuerdos sometido a la ley del Gobierno y a la regulación del Gobierno en Funciones, en el 2000 se aprobaron 216 acuerdos, lo que supone un 19% menos respecto de 1993 y

123


Quinto, quizás a lo mejor esto es un sesgo particular de país subdesarrollado, pero la estabilidad creo que está relacionada con la manera en que la riqueza se distribuye dentro del país y cómo el país en conjunto es capaz de desarrollarla para todos los miembros de este Estado-Nación.

Moisés Valenzuela. Asesor del Ministro de la Presidencia de Chile. (Transcripción). Creo que es una práctica buena y necesaria, y lo seguirá siendo por mucho tiempo, que en cada encuentro internacional para hablar de gobierno, políticas públicas, Estado, nación, recurramos a condenar el terrorismo y a solidarizarnos en este caso en particular con el pueblo español, con sus autoridades y con las víctimas de lo que quizás es el flagelo más grande, que junto a la pobreza, viven en nuestros pueblos hoy día. Esa solidaridad no es solo mía, sino de todos los que aquí estamos presentes.

Lamentablemente, los países con mayores índices de pobreza son los países donde esta es más aguda, más flagelante, donde se ven menos caminos de salida y donde la inestabilidad es más permanente. Por lo tanto, creo que existe una relación directa entre gobernabilidad y estabilidad, y a lo mejor en algún foro de tipo económico esta hipótesis se puede estudiar con mayor detalle.

De la dictadura a la democracia activa

La nueva clase política de Chile:

El tema que nos convoca, la gobernabilidad, tiene mucho que ver con la estabilidad, según lo que nos han explicado los panelistas anteriores y que no voy a entrar a redefinir. Los países son gobernables en la medida en que son estables; por esto, me parece importante que tengamos claridad de lo que significa el concepto de estabilidad.

Luego de esta breve introducción, señalaré el caso de Chile. No me voy a extender a un análisis histórico, pero sí partiré de hace unos años atrás, desde el año 1972, cuando Chile presentaba índices de pobreza, de cesantía e inflación muy altos, crecimiento muy bajo, y su clase política se caracterizaba por aferrarse a muchas verdades absolutas, y por muchas disputas que llevaron finalmente a un Golpe de Estado atroz (1973) y al establecimiento de una dictadura militar durante diecisiete años, la cual causó terribles pérdidas.

Gobernabilidad y estabilidad: La estabilidad, a mi juicio, tiene que ver con cosas no académicas, sino prácticas, muy precisas. Primero, que un Estado-Nación tenga reglas y las acepte, y que esas finalmente se cumplan, es decir, que tenga un ordenamiento jurídico, desde su Constitución hasta sus leyes, que sean respetadas y concordadas.

¿Por qué saco esto a colación?, porque creo que esa misma dictadura militar que tanto daño le hizo a Chile, también es la base de lo que hoy día es ese país. Y no lo digo por lo que el Gobierno militar hizo, desde un punto de vista positivo; más bien me refiero a lo que el Gobierno militar hizo desde un punto de vista negativo.

Por lo tanto, y como segundo punto, que los gobiernos tengan un inicio y tengan un fin, algo aparentemente elemental, pero en muchos de nuestros países ha sucedido que los gobiernos tienen un inicio, pero no se sabe cuándo será su fin y que han terminado que pasar por procesos no normales, sino excepcionales y se han transformado en regímenes no democráticos.

Primero, a la clase dirigente política que no asesinó, la exilió, y el exilio que vivió la clase política dirigente chilena más joven, la experimentó en países de Europa como España, donde vivieron la transición democrática española; también en países de Europa como Alemania o Francia, se vivió en México, Venezuela y también en Costa Rica, y esa clase política aprendió de las buenas cosas que en estos países se hacía. Ahí estudiaron y se prepararon.

En tercer lugar, la estabilidad tiene mucho que ver con el tipo de democracia, y aquí ya otros expositores han referido: la democracia real, la democracia participativa, la democracia más integral; no me voy a extender, solamente lo voy a enunciar.

Al terminar la dictadura, esa población regresó a Chile para unirse a otros chilenos que habían permanecido en las fuerzas democráticas, resistiendo contra la dictadura y esa conjunción fue la que generó la nueva clase política chilena, a partir de 1990, con un gobierno democrático. Ellos regresaron a su país enriquecidos con un conjunto de conocimientos, ideas, ganas de hacer mejor las cosas.

Cuarto, la estabilidad tiene que ver con el conjunto de acuerdos básicos que tenga la sociedad, expresado por medio de sus clases políticas y sus clases dirigenciales. Si no existe ese acuerdo básico, si no existe ese común denominador, necesariamente esa democracia en algún momento entrará en crisis y, en algún momento, quienes no estén de acuerdo y tengan más posibilidades de poder para destruirla.

124


tribuimos mejor el ingreso? Y ahí tenemos una tarea pendiente, si esa tarea no la abordamos ahora, se nos va a transformar nuevamente y pronto en un elemento de inestabilidad.

Acuerdos para construir la democracia: El retorno a la democracia tuvo ese primer aspecto bajo desde el punto de vista fundamental. Segundo, hubo un acuerdo constitucional, si bien es cierto no fue sobre todos los aspectos de la Constitución, pero sí sobre los básicos y fue implícito, lo hicieron todas las fuerzas políticas, las que apoyaban al gobierno militar y las que no lo apoyaban.

La distribución del ingreso es el elemento que tenemos que afrontar. Y para dar un ejemplo del acuerdo político implícito que hay en Chile, puedo decir que nuestras relaciones internacionales son políticas de Estado; y ustedes pueden ver sentado en esta mesa a un dirigente del Gobierno de Chile o a un dirigente de la oposición y ambos van a tener la misma opinión sobre los mismos temas de relaciones internacionales, porque existe un acuerdo político de favorecer el crecimiento y la estabilidad del país por sobre las diferencias que podamos legítimamente tener al interior del país y que, por supuesto, las tenemos.

Hubo también un acuerdo en lo económico; el conjunto de fuerzas políticas y sociales chilenas centrales de trabajadores, colegios profesionales, etc., dijo: “sí, queremos una economía de mercado como regla básica”. Los que estaban más ligados a lo democrático hicieron énfasis en lo social y otros hicieron más énfasis en lo liberal, pero en el marco general, estuvimos todos de acuerdo en un mismo tipo de economía. Y la vieja discusión sobre más Estado o menos Estado quedó más bien postergada a la reconstrucción de la democracia.

¿Sobre cómo mejoremos la distribución del ingreso?, esta va a ser una gran disputa en los próximos años, pero lo intentaremos sin sacrificar ni el crecimiento, ni la estabilidad democrática y sin sacrificar nuestra inserción en el mundo. Partimos con los acuerdos que he señalado y queremos continuar con mucha fuerza con la integración regional, tanto de Centroamérica como de Latinoamérica.

Los actores sociales fueron muy responsables, los actores políticos también lo fueron y entonces empezó a instalarse este nuevo esquema y esta nueva fórmula de hacer las cosas. Después de eso se han producido un conjunto de otros acuerdos, pero en honor al tiempo, simplemente quiero señalar que en lo económico, todos los chilenos concordamos en abrir nuestra economía, y de allí los tratados de libre comercio con Costa Rica, los tratados de integración con la Unión Europea, el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos que empezó a regir hace un par de meses, y el Tratado de Libre Comercio con Corea, que empieza a regir el próximo mes.

Muchas gracias.

Todo eso, con una economía aceptada entre todos, fue lo que provocó que durante la década de los noventa, Chile creciera en una tasa promedio de un 7%, que el desempleo fuera alrededor del 5%, la inflación promedio alrededor del 4%; y por acuerdo implícito entre todos, se decidió que la economía chilena no podría tener un déficit fiscal de más del 1%. Esos datos los expongo porque reflejan las reglas que el pueblo chileno, mediante sus gobernantes, estableció para su conjunto y es lo que ha generado la estabilidad política. Desde ahí, la gente ha ido eligiendo gobiernos y ha ido consolidando la democracia. Distribución de ingreso: pendiente Lo que nos queda es quizás una tarea súper difícil, pero que solo podremos llevar a cabo con la estabilidad democrática y el crecimiento que hemos obtenido en estos años. Y sobre el acuerdo político implícito de todos, lo que nos queda es: ¿cómo dis-

125


inevitablemente a la modernización política, es decir, a la democracia, por lo que acompañando del cambio en el aparato productivo y en las estructuras sociales, era necesario sentar las bases de un régimen político “moderno” que por cierto se parecía mucho al sistema norteamericano. Frente a esto, Huntington, con su concepto de gobernabilidad, argumentaba lo contrario: precisamente porque el cambio económico y social desataba profundas tensiones e inestabilidad, lo que debía hacerse en primer lugar era fortalecer la capacidad del sistema político para mantener, por lo medios que fueran necesarios, un orden público y no agregar un nuevo factor de inestabilidad a lo que era de por sí una transición traumática como lo era el cambio de régimen político. Por esto no recomendaba la democracia, sino la gobernabilidad.

Jorge Vargas Cullell. Programa Estado de la Nación (presentado por Miguel Gutiérrez Saxe). (Ponencia), El desarrollo de mecanismos democráticos en el funcionamiento del Estado costarricense. En las últimas décadas la reflexión sobre gobernabilidad democrática se ha centrado en dos temas: por una parte, el tema de la estabilidad política, como condición indispensable para el funcionamiento de una sociedad; y por otra, el tema de la legitimidad de los gobiernos. En principio, una democracia gobernable sería aquella capaz de mantener un orden estable y legítimo. Gobernabilidad sin democracia:

Esta manera de pensar, como sabemos, influenció enormemente las relaciones internacionales en nuestro hemisferio. E, infortunadamente, proveyó una racionalidad y hasta una justificación desarrollista a los regímenes dictatoriales que se instauraron en los sesenta y setenta en nuestra América Latina.

Sin embargo, si la gobernabilidad se entiende estrictamente en estos términos, debe concederse que es posible alcanzar estabilidad y legitimidad por medios no democráticos. Es decir, cabe la posibilidad de una gobernabilidad no democrática, un régimen autoritario capaz de mantener un orden estable y legítimo. Esta posibilidad nos puede parecer normativamente inferior y la podemos combatir con todas nuestras fuerzas, pero el punto que quiero subrayar con mi observación es otro: que si la gobernabilidad la definimos en términos puramente de estabilidad y legitimidad, deja de ser una cualidad propia de un régimen democrático y se convierte en cualidad o atributo genérico que toda forma de gobierno puede en principio alcanzar, con mayor o menor fortuna.

Democracia: orden y libertades ciudadanas Con el advenimiento de las democracias en los años ochenta surgió el concepto de gobernabilidad democrática, como un aggiornamiento de dos tradiciones de pensamiento político que hasta ese momento estaban enfrentadas entre sí. La gobernabilidad democrática surgió como un compromiso entre la tradición preocupada por el orden y la tradición preocupada por las libertades ciudadanas. En términos simples, se sostuvo la tesis de que la estabilidad política de una democracia tiene al menos dos cualidades distintivas en relación con la gobernabilidad que se pudiera alcanzar por otras formas de gobierno. La primera característica específica es que el orden político democrático es uno basado en el reconocimiento y tutela de los derechos de las personas y, en especial, de los derechos políticos de la ciudadanía. Esta afirmación comportaba dos consecuencias importantes: por una parte, que frente al prejuicio de que “en las democracias hay siempre mucho pleito y desorden”, era posible concebir un orden democrático; y, por otra, que la instauración y mantenimiento de ese orden tiene como punto de partida y como parámetro de evaluación, el respeto a los derechos.

Esta precisión no es inconsecuente. La cuestión de la gobernabilidad es añeja, como lo atestigua El Príncipe de Maquiavelo, y en sus versiones originales el pensamiento contemporáneo sobre esta cuestión, cuya génesis inmediata puede ubicarse en los años sesenta del siglo pasado, fue bastante fiel a las preocupaciones del pensador florentino: interesaba la gobernabilidad como capacidad para conducir una sociedad. De hecho, el concepto moderno de gobernabilidad surgió en profunda contraposición con el de democracia, al calor de los debates sobre el desarrollo y la modernización de América Latina y el Tercer Mundo en general. Cuando en 1968 Samuel Huntington plantea que, durante el tránsito a la modernización, lo que las sociedades subdesarrolladas pueden aspirar es a tener regímenes “gobernables”, aunque no fueran gobiernos democráticos, estaba refutando la teoría de la modernización, el pensamiento que dominaba las reflexiones sobre el desarrollo en aquella época. Para los modernizadores -recordemos a Martin Lipset, a Rostow-, el desarrollo económico llevaba

La segunda característica específica del orden democrático que planteó el concepto de gobernabilidad democrática surgida en los ochenta fue la siguiente: la fuente de legitimidad de los encargados de poner orden es el demos, la ciudadanía. Estos encargados del orden obtienen su mandato

126


mecanismo de control democrático. En otras palabras, los volconazos pueden no ser necesariamente buenas decisiones, pero son legal y políticamente compatibles con el juego electoral.

mediante la realización de elecciones libres, limpias y competidas, mecanismo mediante el cual el demos delega el poder. Esto es cosa sabida, pero permítanme, a este punto, subrayar una consecuencia que luego retomaré: los encargados del orden son “depositarios” de una autoridad que no les pertenece, en otras palabras, el orden que puedan establecer está constreñido, por así decirlo, al mandato del demos. En síntesis, en una democracia la gobernabilidad está subordinada a una premisa mayor, a saber: que en una democracia, la fuente de soberanía reside en la ciudadanía y que la legitimidad de un gobierno tiene un carácter derivado pues proviene del mandato emanado en unas elecciones

Democracia participativa, ¿hasta dónde? Frente a esta paradójica situación, ha habido toda clase de respuestas en nombre de la gobernabilidad democrática. Una ha sido que, precisamente por las limitaciones de las elecciones como mecanismo de control ciudadano, es necesario pasar a una democracia participativa o directa, en la que los ciudadanos tomen las decisiones públicas más importantes. A mí esta respuesta me parece insostenible como remedio general, aunque intrusiones de democracia directa dentro del edificio político sean recomendables: nuestras sociedades son demasiado complejas y diversas y los saberes especializados demasiado desarrollados como para que podamos tener una especie de “hiper ágora ateniense” con modos de funcionamiento razonables, sin que se paralice el resto de las actividades de la sociedad. Por lo demás, parece suponer la existencia de un ciudadano que no es de este mundo, modelado quizá a partir de una lectura idealizada de lo que ocurría en la Atenas del siglo de Oro, V antes de Cristo.

El mandato de la ciudadanía: Ahora bien, este “mandato del demos o de la ciudadanía” crea todo tipo de ambigüedades y complicaciones que no es posible dejar de lado. Para empezar, el mandato que surge de las elecciones no es un contrato entre las partes: ningún gobierno electo ha firmado un texto con sus electores sino que, a lo sumo, como lo señalan Przeworski, Stokes y Manin, ha ofrecido elementos generales de una eventual plataforma de gobierno. Y, además, en virtud de que no suscriben un contrato, los gobiernos electos siempre pueden argumentar, no sin razón, la imposibilidad de hacer ciertas cosas que ofrecieron durante el proceso electoral, alegando que las circunstancias variaron posteriormente, o que el conocimiento que ellos tenían de estas circunstancias era incorrecto o insuficiente, por lo que no pueden ajustarse a sus promesas.

Otra respuesta a la imperfección de las elecciones como mecanismo de control ciudadano, que es sobre la que a mí me interesa comentar -no tengo tiempo para pasar revista a todas-, es la implicación que tiene para nuestra reflexión acerca de la gobernabilidad democrática en una democracia representativa.

Así, en una democracia los vuelcos -a veces espectaculares- entre lo prometido y lo que los gobiernos electos emprenden en la práctica no son infrecuentes: piénsese el abismo que hay entre “la revolución productiva” y el salariazo preconizado por el Ménem candidato y la reforma económica liberal que emprendió el Ménem presidente. El caso de Fujimori en Perú es similar.

Control sobre la política y los políticos: En un reciente texto, Maravall ha señalado que la imperfección electoral subraya la importancia del control sobre la política, o el control de los políticos, como un componente clave de la vida democrática. En otras palabras, que el “mandato” del demos no se agota con las elecciones sino que ese demos puede y debe estar recordando a quienes eligió sobre sus preferencias e intereses, por medio de otras formas de control que no son electorales y que ocurren fuera de períodos electorales.

Podría decirse que los abismos entre lo prometido y lo hecho contribuyen a erosionar la credibilidad de los gobiernos y, eventualmente, a comprometer su legitimidad -aunque, y esto hay que tenerlo claro, empíricamente no siempre los volconazos implicaron pérdida de credibilidad. Pero, en un sentido estricto, desde el punto de vista democrático habría que reconocer que esos volconazos son parte de una incertidumbre inevitable, que son fenómenos compatibles con la gobernabilidad y surgen de la imperfección del mecanismo electoral como un

Aquí nos topamos de frente con lo que los norteamericanos denominan el “accountability” en el ejercicio del gobierno, y que a falta de una traducción precisa a nuestro idioma, lo entiendo como el derecho a pedir y la obligación de rendir explicaciones veraces, oportunas, completas y responsables por las acciones u omisiones públicas. Es decir, accountability no puede confundirse con cualquier

127


explicación que se dé, sino con una que observe las cuatro características que he señalado. Y, cuando digo “responsables” me refiero que quien da las explicaciones asume las consecuencias por sus acciones y omisiones: es decir, no se trata de un ejercicio de deliberación o de catarsis, sino de control.

maniobra frente a sus ciudadanos. Desde el punto de vista de la gobernabilidad, los ciudadanos debieran esperar las próximas elecciones para “sacar” del poder a quienes, por así decirlo, los decepcionaron.

Por esta vía he introducido el tema del control ciudadano sobre el ejercicio del poder durante períodos no electorales como un aspecto clave de la gobernabilidad democrática. Antes de seguir adelante, déjenme hacer rápidamente el siguiente apunte: este es un tema que la noción de gobernabilidad democrática originalmente formulada en los años ochenta y principios del noventa no trataba adecuadamente. En efecto, si por gobernabilidad democrática se entiende una democracia capaz de mantener un orden público consistente con los derechos ciudadanos, orden público que es además legítimo, en el sentido de que quien pone orden recibe el mandato de hacerlo por medio de unas elecciones libres, limpias y competidas, vean ustedes entonces que todo lo que ocurre entre períodos electorales, siempre que no afecten el orden público, y créanme que esto comprende un océano de asuntos de gran interés político, quedaría excluido de la reflexión sobre la gobernabilidad.

Ahora, si bien es cierto que sin elecciones libres no hay democracia, quisiera señalar que la democracia incluye, al menos, otra dimensión que es clave para un abordaje más apropiado de los problemas de gobernabilidad democrática en nuestra región. Parto señalando, y aquí me baso en las recientes reflexiones de Guillermo O´Donnell y otros sobre el punto, que la democracia no solo trata del método del acceso al poder, sino que además incluye las maneras como se organiza el ejercicio del poder político en una sociedad. En otras palabras, en una democracia no solo basta que quien gobierna haya sido electo democráticamente, sino que ese gobernante también gobierne democráticamente.

Ejercicio del poder político entre elecciones:

Capacidad de los gobiernos para gobernar:

Y ¿qué significa esto? Por una parte, significa la existencia de un Estado donde, al menos, se garantice efectivamente que quien gobierna esté sujeto a la ley -que no puede escapar de ella- y, además, que en el gobierno los asuntos de interés público se reconozcan y se protejan los derechos ciudadanos y, si han sido violados, que existan medios para remediar los daños.

Pero resulta que en América Latina, los principales eventos que en los últimos años conspiran en contra de la gobernabilidad de las democracias, no surgen del terreno de la democracia electoral, sino de la capacidad de los gobiernos para gobernar. En varios países se ha recurrido a mecanismos que guardan alguna formalidad constitucional para dar un manto de legalidad a lo que son remociones de hecho de gobiernos incapaces de poner orden, por parte de ciudadanías sublevadas que no cuestionan la ilegitimidad del mandato fundante del gobierno en las elecciones, sino la legitimidad de su conducción de los asuntos públicos.

Así pues, una democracia implica ciertos modos de organización del Estado sin los cuales, eventualmente, la misma celebración de elecciones libres y limpias puede verse amenazada. Dentro de estos modos de organización del Estado son imprescindibles los mecanismos de control sobre la acción pública -de diverso carácter-, un sistema de administración de la justicia que imparta justicia pronta, cumplida e igual para todos, y protección legal al derecho de las y los ciudadanos a conocer y actuar sobre la función pública, a ejercer lo que antes denominábamos el control de la política fuera de períodos electorales.

Estos eventos casi telúricos que han sacudido a nuestro continente nos llevan a reflexionar sobre la noción misma de democracia, desde la cual pensamos el tema de la gobernabilidad democrática. Si entendemos la democracia como un método para lograr el acceso al poder, para resumir la célebre definición que Schumpeter adelantó hace más de medio siglo, los problemas claves de la gobernabilidad democrática que he señalado con anterioridad no tienen mayor respuesta. Una vez electo, y siempre que no viole el régimen de libertades y derechos, un gobierno tiene un amplísimo margen de

(Naturalmente, un Estado, cualquier Estado, tiene otras dimensiones y áreas de actividad que no competen directamente a la democracia, pues son ámbitos técnicos o administrativos, o bien tratan temas cuya atención implica un menú posible de decisiones que, aunque afecten diversos intereses, todas son consistentes con la aplicación de principios democráticos).

128


decisiones públicas son escasas y, cuando existen, poco relevantes; y que la ciudadanía carece de medios para defenderse de (y reparar los) daños derivados de violaciones a sus derechos.

Sujeción del poder a la ley: Lo que decimos es lo siguiente: por supuesto que hay Estados de diverso tamaño, complejidad, organización y eficacia; Estados que son gobernados por personas con muy diversa orientación filosófica y política, pero en todo Estado democrático debe existir una penetración de principios y modos de organización que aseguren la sujeción del poder a la ley, el respeto de los derechos ciudadanos y el control ciudadano sobre la política. Así como no toda elección es siempre democrática, pues para ello deben cumplirse una serie de condiciones, no todo Estado, aún aquel que cohabita con una democracia electoral, está democráticamente organizado.

Estos rasgos constitutivos de la realidad política de América Latina revelan, en primer lugar, los límites de pensar la gobernabilidad democrática atada a un concepto de democracia sólo como un régimen político, como si el método para elegir gobernantes no supusiera la construcción institucional de la igualdad civil y política y ciertos niveles de equidad social indispensables para el ejercicio de los derechos ciudadanos. Hay una palpable falta de “Estado democrático” en nuestra región. Si estoy en lo cierto de que una causa de la ingobernabilidad democrática en América Latina es que las ciudadanías enfrentan obstáculos institucionales para la igualdad civil y política, en grados que hasta resultan groseros para cualquier persona proveniente de una democracia liberal -causa de ingobernabilidad que no es la única, por supuesto, pero sí una de raíz profunda y por tanto persistente-, es urgente poner atención precisamente a las reformas que en América Latina se han realizado para fortalecer la organización democrática de sus Estados en los aspectos mencionados.

¿Qué importancia tiene esto para el análisis de la gobernabilidad democrática? Lo resumiría de este modo: una de las principales causas de la ingobernabilidad democrática en la región reside en la escasa democratización del ejercicio del poder durante los períodos no electorales. En nuestra región, los regímenes democratizados las democracias electorales- conviven con Estados que mantienen fuertes legados autoritarios y con sociedades profundamente desiguales, las más desiguales del mundo, sin que los ciudadanos posean mecanismos de control no electorales para asegurar que la política confronte los problemas que agobian a vastos segmentos del demos. Así, a los ciudadanos se les convoca a elegir gobierno, pero no poseen poder para incidir sobre él ni medios para asegurar que ese poder electo respete sus derechos.

La reforma a aspectos democráticos en Costa Rica:

Miradas desde este ángulo, las democracias latinoamericanas son sistemas políticos peculiares, si se les compara con las democracias europeas y norteamericanas: cumplen razonablemente con las características de las democracias electorales pero tienen profundas intrusiones autoritarias en la organización del Estado y de sus relaciones con la ciudadanía. En muchas de ellas, el desarrollo de los estados de derecho es incipiente, por lo que la protección de los derechos civiles y los mecanismos de accountability horizontal, aún cuando formalmente existentes, son débiles. En consecuencia, quienes ejercen el poder no enfrentan un marco institucional que efectivamente garantice la aplicación práctica del principio democrático de la sujeción del poder a las leyes y del respeto a los derechos de las personas.

Aquí es donde me parece que la experiencia de la democracia costarricense en las últimas décadas es bastante ilustrativa. Hoy por hoy, el Estado Costarricense es más democrático que veinte años atrás. En primer lugar, en este país hay mayor capacidad institucional para garantizar que representantes electos y funcionarios públicos sujeten sus decisiones al imperio de la ley; en segundo lugar, las y los ciudadanos tienen mayor capacidad que antes para hacer respetar sus derechos frente a la acción pública, y finalmente, disponen de más oportunidades de participar en ciertas dimensiones de la gestión pública que antes. Creo que esta mayor democraticidad del Estado Costarricense ha sido un factor muy importante, pero poco estudiado, de la estabilidad política que este país ha experimentado, y sigue experiementando, en medio de las profundas turbulencias y conmociones políticas, militares y sociales que han asolado la región en todos estos años.

La debilidad de los mecanismos de accountability significa que las y los ciudadanos carecen de medios eficaces para exigir a quienes ejercen el poder, que rindan cuentas por sus acciones; que las oportunidades institucionales para participar en las

Quisiera rápidamente reseñar los rasgos principales de esta reforma a los aspectos democráticos de la organización del Estado Costarricense. Esquemáticamente menciono algunos de los principales:

129


o

Hoy en día, el control de constitucionalidad es mucho más fuerte y eficaz que décadas atrás. Es cierto que los resultados de este fortalecimiento no son solo mieles, y que se está empezando a generar un debate sobre sus alcances, pero deseo subrayar dos consecuencias enteramente positivas.

o

Se han creado nuevas instancias de defensa de los derechos ciudadanos. Como en otros países de América Latina, a inicios de los noventa se estableció la Defensoría de los Habitantes, o Procuraduría de los Derechos Humanos, como se llama en otros países. Sin embargo, como lo menciona un estudio reciente por un académico sueco, la Defensoría Costarricense es una de las más consolidades y con mayor prestigio de la región. La Defensoría fue complementada por otras entidades, por ejemplo, la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, cuya ley le manda a realizar audiencias públicas como requisito a la hora de considerar cambios en las condiciones de prestación de un servicio público; las contralorías de servicio y los Tribunales Administrativos Ambientales entre otras, han creado nuevas oportunidades de control ciudadano.

o

Una reforma constitucional en el año 2001 creó la obligación de los funcionarios de rendir cuentas. Aunque no ha habido el desarrollo de una legislación específica, por ejemplo, sobre el derecho de información, esta reforma, en concatenación contra legislación existente y con la jurisprudencia de la Sala Constitucional, crea mejores condiciones para la transparencia en la función pública.

1. Por una parte, la Constitución está más cerca de los ciudadanos, es una materialidad que antes no existía. Piénsese que entre 1935 cuando se adoptó el modelo centralizado de control constitucional en nuestro país- y 1989 cuando se creó un órgano especializado en este control (la Sala IV de la Corte Suprema de Justicia)-, se presentaron apenas alrededor de 150 casos de constitucionalidad. En los 14 años siguientes desde que se creó la Sala IV, esta ha recibido más de 100 000 asuntos. 2. Por otra parte, el Poder Ejecutivo no puede reinterpretar a su gusto las leyes, como era costumbre hasta 1989. Por vía de reglamentos, con rango inferior a la ley, el Ejecutivo introducía disposiciones que abiertamente se oponían a normas legales (y no había medios efectivos para remediar esta situación) vía decretos ejecutivos, que en Costa Rica tienen también rango inferior a la ley, se establecían regímenes de emergencia duraderos (¡oh contradicción!) que apartaban áreas enteras de gestión pública de los mecanismos de control. Esto ya no existe en nuestro país. o

Hay, por supuesto, una serie de particularidades cuyos detalles no interesan en este momento. Pero permítaseme sintetizar lo que he mencionado sobre la experiencia costarricense de la siguiente manera: en las últimas dos décadas ha habido una significativa inversión en controles democráticos, tanto de carácter político, legal constitucional como de gestión. Nunca como ahora un ciudadano costarricense ha tenido la posibilidad de ejercer sus derechos.

Se ha fortalecido el control legal y administrativo sobre la acción pública. La piedra angular ha sido la extensión de las funciones de la Contraloría General de la República, institución con rango constitucional creada en 1949. Esto ha sido posible mediante la promulgación de un cuerpo de leyes, dentro de las que destaca una nueva ley orgánica y la traslación de funciones tanto de control ex-ante como ex-post. Paralelamente, se han creado entidades especializadas de control en el campo financiero y en materia de infraestructura vial y se ha creado un sistema de control interno que fortalece la independencia legal y funcional de las auditorías en las instituciones públicas. Recientemente se promulgaron sistemas de control y evaluación sustantiva sobre los presupuestos públicos que están empezando a funcionar, no sin importantes dificultades. Hace casi cuarenta años, un Presidente respondió a una interrogante sobre el destino de unos recursos públicos de la siguiente manera: “que se los había gastado en confites (caramelos)”; hoy, esta es una respuesta inadmisible que desencadenaría un seriesísimo problema legal.

Expresado este reconocimiento al avance democrático en la organización del Estado Costarricense, quiero no obstante ser también preciso en sus alcances para no dar una versión excesivamente cándida y, por último, falaz de lo que está acaeciendo en este país. Avances desiguales: En primer lugar, no en todos los componentes de la organización democrática del Estado ha habido un avance similar. Por ejemplo, si bien la apertura de los mecanismos de participación ciudadana en la gestión pública ha sido patente, también es cierto que ha sido parcial, irregular y, en ocasiones inefectiva. Parcial significa que áreas enteras de la gestión pública que son claves para la vida social y económica del país están todavía bastante selladas

130


este país, la crisis de los partidos políticos, su extrema debilidad orgánica y los problemas para cumplir con sus funciones de canalizar y agregar las demandas ciudadanas, el estado de fluidez del sistema de partidos políticos (un incremento de la volatilidad electoral y el número de partidos efectivos) son un dato clave de gobernabilidad que constituyen causas independientes de ingobernabilidad.

-por ejemplo, los espacios de participación y control ciudadano sobre la aprobación de los presupuestos públicos apenas han mejorado en la práctica. Es irregular por cuanto la mayor o menor apertura de espacios ha dependido de la voluntad política de los gobernantes de turno, pues muchos de estos mecanismos carecen de un marco legal apropiado; y es inefectiva, pues varios de los mecanismos de participación se reducen a la “consulta” y no dan lugar a ningún derecho.

Lo mismo podría decirse de una tendencia desafortunada ocurrida en los últimos años en América Latina: durante el período de la democratización, la desigualdad social, lejos de disminuir como se esperaba, ha aumentado. Este resultado, al parecer bastante específico a esta región si se lo compara con lo sucedido en otras zonas del mundo, ciertamente crea un caldo de cultivo para demandas ciudadanas insatisfechas que, como se ha visto en varios países, han provocado fuertes erupciones que han sacudido la gobernabilidad de nuestras democracias.

En segundo lugar, hay áreas muy importantes de la organización democrática del Estado que, en una democracia madura como la costarricense, son sorprendentemente débiles. Los mecanismos de control político de los que dispone el Parlamento son constitucional, legal y operativamente enclenques. No existe ratificación legislativa de ningún cargo del Ejecutivo, como ocurre por ejemplo en el Senado norteamericano; el voto de censura a ministros no tiene consecuencia legal; la Sala Constitucional ha establecido que las comisiones legislativas de investigación carecen de potestad para establecer sanciones y los servicios técnicos de apoyo a los parlamentarios son muy reducidos.

Pese a las cauciones antes señaladas, el fortalecimiento de la organización democrática del Estado es un medio efectivo para asegurar una mayor gobernabilidad. Garantiza un ejercicio más eficaz de los derechos ciudadanos, incluyendo los derechos asociados al control sobre la política. Por otra parte, opera como un freno frente al poder político prepotente cuyo ejercicio en América Latina se ha caracterizado históricamente por su autoritarismo.

En tercer lugar, si se analizan los cambios en la organización democrática del Estado Costarricense desde una perspectiva de reforma del Estado, se aprecia una importante limitación. La reforma del Estado se ha movido apreciablemente en la dirección de fortalecer los mecanismos de accountability, pero no en otras dimensiones que debieran ser concomitantes. Por ejemplo, las reformas orientadas a mejorar la eficiencia de las instituciones y a crear una base fiscal menos precaria para apalancar procesos de desarrollo, han caminado mucho más despacio. Tenemos actualmente mucho mejores controles ciudadanos e institucionales sobre la acción pública, pero entidades cada vez menos capaces de ejecutar, es decir, de desarrollar las funciones para las cuales fueron creadas, por falta de recursos de inversión, personal capacitado y medios técnicos. La ausencia de cambios positivos en estas otras áreas de la reforma del Estado opera, ciertamente, como un freno a una mayor democratización de la institucionalidad pública, pues le resta capacidad al Estado para cumplir con objetivos sociales y económicos que las ciudadanías esperan que cumpla.

Creemos que la gobernabilidad democrática está atada a la calidad de la democracia. La baja calidad de la mayoría de nuestras democracias realmente existentes las torna en democracias ingobernables, las hace vulnerables a retrocesos políticos o a la prolongación de sistemas híbridos con intrusiones autoritarias. Ahora bien, el mejoramiento de la calidad de las democracias no es una consecuencia natural de la democratización de los regímenes electorales. Este mejoramiento requiere, entre otras cosas, de una importante inversión en la institucionalidad democrática, la construcción de institucionalidad pública distinta a la heredada de épocas autoritarias, y un fuerte empuje “desde abajo” por ciudadanías interesadas en materializar la promesa básica de una democracia cuya soberanía de poder resida en sus ciudadanos.

Finalmente, algo que mencioné al inicio, y que en este punto cobra mucha importancia es que: si bien la ausencia de una organización democrática del Estado es una de las causas de ingobernabilidad, no es la única y, por tanto, los remedios institucionales no pueden curar todos los problemas de gobernabilidad que experimente un país. En el caso costarricense, y esto no es solo un problema de

131


Conclusiones: Durante estos dos días hemos realizado grandes reflexiones que han hecho que este seminario sobre “La reforma política necesaria, el fortalecimiento de la negociación parlamentaria y el diálogo social” produjera una muy rica cosecha de ideas que permiten iluminar de mejor forma los temas tratados, así como establecer sugerencias que den paso a interesantes debates que identifiquen los desafíos de la gestión pública de los países iberoamericanos.

o

La participación social es un bien constitucional, es un medio y un fin que el Estado está obligado a promover.

o

Se ha evolucionado en el control institucional, pero no basta para impulsar el progreso del país. Las entidades públicas se encuentran inconexas, incomunicadas, no han gestado una política de Estado en común para garantizar el desarrollo en el mediano y largo plazo.

o

Los ciudadanos se han alejado de los partidos políticos. Para legitimar un proceso de reforma es necesario que la población se sienta partícipe, con base en un trabajo científico interdisciplinario.

o

Es necesario separar al gobierno de la administración de la justicia. Y al mismo tiempo la justicia de calidad requiere de voluntad política.

o

La ciudadanía está urgida de nuevas instancias de diálogo nacional, en lo civil y en asuntos públicos.

o

Costa Rica es un país de alto desarrollo humano que enfrenta desafíos básicos, es un país democrático, con desempeños dispares, que no logra salir adelante enfrentando sus desafíos urgentes. Uno de ellos es restablecer la fe en la política y sus instituciones democráticas.

o

La Auditoría Ciudanana de la Calidad de la Democracia nos aporta en la formulación de la pregunta: ¿Qué es una democracia de calidad?

Algunos aportes y reflexiones generales sobresalientes en el seminario son: o

Cuando se plantea realizar reformas políticas, el reto principal es la constancia en el esfuerzo.

o

En el siglo XX se configuran las modernas sociedades liberales, con Estados que promueven el acceso a oportunidades y el desarrollo de capacidades en la población, mediante un gobierno representativo, una ágil economía de mercado e independencia de la sociedad civil.

o

Se da una tensión permanente entre autoridad y libertad, y dentro de ella los gobernantes tienen un papel moral por jugar, pues el Estado como árbitro enfrenta un continuo deterioro de la capacidad de gobernar.

o

La lucha por la distribución de la riqueza es el principal reto de la gobernabilidad en el siglo XXI. En Costa Rica se ha protegido a la ciudadanía con nuevas instituciones, pero ninguna de ellas aporta a la redistribución de la riqueza. El fortalecimiento de las instituciones democráticas pasa por su impulso al desarrollo económico y la equidad social.

o

La participación sin legitimidad lleva a la imposibilidad en la toma de decisiones. Impulsar reformas con una clase política desprestigiada no llega a buenos términos.

o

La Sala Constitucional es indispensable como órgano contralor, que aplica e interpreta el derecho constitucional, es parte de un aparato judicial que en su conjunto debe funcionar en pleno a favor de la justicia pronta y cumplida; y aporta a la gobernabilidad democrática con: a- normas jurídicas aplicables al derecho internacional, bfreno a los gobernantes que incurren en autoritarismo, c- protección de los gobernados, d- control del Poder Legislativo, y e- definición de los límites del poder y acción de los poderes de la República.

o

o

Un sistema para elegir a los gobernantes basado en: • elecciones justas, libres, transparentes y periódicas, • protección de los derechos civiles y políticos • con formas de representación política responsable de los intereses ciudadanos.

o

Un modo de organizar las instituciones del Estado y sus relaciones con la sociedad, basado en: • reconocimiento de la dignidad de las personas, • protección de los derechos en las gestiones diarias, • ejercicio del derecho a pedir y recibir cuentas.

o

Un modo de convivencia entre las personas capaz de: •

La potestad del gobierno proviene del pueblo, quien delega el ejercicio del poder en los gobernantes mediante el sistema político democrático.

132

garantizar un mínimo de oportunidades y capacidades sociales para ejercer sus derechos ciudadanos.


o

La sociedad costarricense vive cambios acelerados sin capacidad para adoptar sus instituciones, para que atiendan de forma adecuada las nuevas necesidades de la población.

o

La iniciativa de concertación nacional del 98 logró acuerdos en poco tiempo, fue un proceso deficiente en su apoyo técnico y financiero, y algunos participantes fueron censurados por sus organizaciones, lo que restó fuerza a lo pactado. La coordinación se concentró en lograr acuerdos rápidos y no en el establecimiento de consensos.

o

La Comisión Mixta del Déficit Fiscal es una nueva experiencia de diálogo social, donde participan diputados (con voz y voto) y representantes de actores sociales (solo con voz). Su sentido es reconciliar la Asamblea Legislativa con la sociedad y no crear nuevos diputados no electos o avanzar en coorporativizar nuestra democracia.

o

Los resultados de las experiencias de concertación y diálogo social no han estado a la altura de las expectativas de la gente.

o

Aporte sobre gobernabilidad democrática: o

o

o

Capacidad de un sistema social de gobernarse, enfrentando retos, amenazas y oportunidades.

Es claro que se abren vastos temas necesarios de profundizar para promover el perfeccionamiento de los gobiernos democráticos modernos y que las políticas públicas respondan de mejor forma a las aspiraciones de bienestar de la población. Entre ellos destacamos para su aporte a la gobernabilidad democrática los aspectos de: o o o

Participación ciudadana e inclusión social en la gestión pública. Democracia económica. Modernización del sector judicial.

Estos aspectos marcarían la agenda de la Escuela de IBERGOP, sede Costa Rica y señala la temática por desarrollar en próximos seminarios, dando seguimiento y ayudando a escudriñar de forma incisiva temas fundamentales de la gobernabilidad democrática para las democracias iberoamericanas y, en especial, favoreciendo el intercambio de buenas prácticas y la reflexión colectiva entre los países centroamericanos, pues más que la sede de Costa Rica, se podría transformar en un espacio de cobertura regional.

Conjunto de valores y políticas institucionales bajo los cuales una sociedad administra sus asuntos.

A la vez, los aportes hechos en estos seminarios son insumos valiosos para las recomendaciones y propuestas que se puedan llevar al seno de la reunión de Jefes de Estado y Presidentes de los Estados Iberoamericanos, enriqueciendo su labor y beneficiando el desarrollo de políticas públicas acordes a los desafíos de los Estados democráticos en el nuevo siglo.

Es la habilidad del gobierno y de los sectores sociales para combinar adecuadamente, en un período, aspiraciones como: crecimiento económico, equidad y grados crecientes de participación ciudadana en las decisiones políticas.

En el acto de clausura, de izquierda a derecha: Ricardo Toledo, Ministro de la Presidencia; Linneth Saborío, Primera Vicepresidenta de la República de Costa Rica; José Manuel Romay, Presidente del Consejo de Estado Español y Randall Quirós, Viceministro de la Presidencia.

133


Actividades como esta, promovida por el Instituto Iberoamericano de Gobernabilidad y Políticas Públicas, sección Costa Rica, ponen de manifiesto la magnitud de los retos que enfrentan nuestras naciones y las inmensas oportunidades que se nos ofrecen para asumirlos exitosamente.

Clausura del seminario: Lineth Saborío Chaverri. Primera Vicepresidenta de la República de Costa Rica. (Transcripción). Muy buenas noches señor Ricardo Toledo, Ministro de la Presidencia; señor José Manuel Romay, Presidente del Consejo de Estado Español; señor Randall Quirós, Viceministro de la Presidencia; autoridades de gobierno, excelentísimos señores jefes de misiones diplomáticas y organismos internacionales; distinguidos visitantes de países amigos, invitadas e invitados especiales, señoras y señores.

Estamos viviendo en un mundo en transición; dentro de ese contexto, Costa Rica ha entendido que la única forma de asegurar la estabilidad social y la paz es por medio de una política solidaria, donde el desarrollo económico no sea un fin en sí mismo, sino una plataforma necesaria para el desarrollo humano. Si queremos combatir la pobreza, que afecta a tantos millones de seres humanos, no podemos contentarnos simplemente con seguir administrando precariedad, hemos de generar la prosperidad necesaria para distribuir riqueza y hacerlo con justicia, con equidad, con sincera voluntad de que el desarrollo económico sirva a todas y todos y no solo a unos cuantos.

Muchas gracias por permitirme participar en este importante seminario. Quiero expresar la más sincera bienvenida a quienes, venidos desde otros países, han contribuido con su presencia, para darle realce a esta iniciativa. Quiero, igualmente, hacer un reconocimiento muy especial para los organizadores de este evento, en particular al señor Viceministro de la Presidencia de Costa Rica, el Lic. Randall Quirós, quien de manera conjunta con la presidencia de la Asamblea Legislativa, asumió responsablemente la realización de este encuentro, que hoy culmina con inequívoco éxito.

Queremos transmitir esta convicción al resto de naciones iberoamericanas para que avancemos juntos por esa misma senda, el camino ciertamente no es fácil, significa superar ciclos históricos, romper viejos paradigmas, insuflarle nueva energía a rancias estructuras institucionales, explorar sin temores

Lineth Saborío

134


Lograremos la reducción de las brechas sociales y el rompimiento del círculo de la pobreza con la articulación de políticas el trabajo coordinado y responsable de las instituciones de gobierno de todos los países iberoamericanos, evitando la duplicidad de funciones, maximizando los recursos y actuando transparentemente, para lograr con eficiencia la equidad y el desarrollo humano.

nuevas y más eficientes formas de participación ciudadana y sobre todo superar el crónico complejo sobre nuestra presunta incapacidad para acceder al desarrollo a partir de nosotros mismos. A propósito de Costa Rica, el señor Presidente de la República, el Dr. Abel Pacheco de la Espriella, ha dicho que no debemos tenerle miedo a la grandeza, yo hago mías esas palabras a propósito de los afanes de América Latina y el Caribe, en procura de superar sus actuales condiciones de desarrollo económico y social. Por historia, por cultura, por ubicación geográfica, por la riqueza de su diversidad biológica, por su inmenso potencial económico, América Latina es grande y tenemos derecho a pensarlo así y a actuar en consecuencia con esa convicción.

Señoras y señores, según la sabiduría china, lo que para unos es un reto que espanta, para otros, los más sabios, es una oportunidad que entusiasma; hagamos del periodo de transición que estamos viviendo una oportunidad que entusiasme a los pueblos y a sus gobernantes, para acceder a niveles más elevados de bienestar humano, de participación ciudadana, de distribución de los beneficios del desarrollo económico y de forja de un modelo de sociedad capaz de justificar la supremacía de la democracia, a partir de su capacidad de respuesta a las justas demandas populares. Un mundo mejor es posible y está en nuestras manos construirlo.

No existe destino manifiesto alguno que nos haya condenado a la pobreza, nuestro único destino manifiesto es el de la libertad, el del trabajo, el del crecimiento y el bienestar de nuestros pueblos, no es un destino que nos vino de fuera, es un destino que nosotros estamos construyendo; no olvidemos jamás que América es el continente de la esperanza, nosotros estamos llamados a convertir esas esperanzas en realidades, a partir de nuestro esfuerzo y de las alianzas estratégicas que en foros como IBERGOP podemos establecer con naciones como España y Portugal. IBERGOP, por su parte, está llamada a ejercer un papel vigilante atento y promotor de las políticas públicas que las naciones miembros decidan impulsar en procura de un objetivo estratégico claro y concreto, y de la elevación de los niveles de desarrollo humano de nuestros pueblos.

Muchísimas gracias a todos y que Dios los bendiga.

135


Ibergop_Reforma_Politica