Page 1

Contexto nacional Desigualdad en el ingreso de los hogares costarricenses El desarrollo humano requiere mecanismos redistributivos de la riqueza, de manera que el acceso a las oportunidades sea generalizado para todas las personas. Tradicionalmente, el Informe Estado de la Nación ha aproximado esta aspiración mediante estimaciones del grado de concentración en la distribución del ingreso. Una de las fuentes para medir la desigualdad es la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos (ENIG), que se realizó en el 2004, dieciséis años después de que se efectuara la última medición de este tipo en el país. Los resultados de la ENIG 2004 confirman la tendencia de aumento en la desigualdad o concentración de los ingresos que se ha venido señalando en el Informe. En términos de la tasa promedio de crecimiento anual, los ingresos de los más pobres experimentaron un descenso de casi un 1% real por año en los dieciséis años considerados, mientras que los ingresos de los ricos tuvieron un incremento de poco más del 3% anual en el mismo período. En conclusión, el aumento de la brecha de ingresos entre pobres y ricos en el largo plazo se expresa por el deterioro que sufrieron los pobres. Con base en la información de la ENIG puede afirmarse que, entre 1988 y 2004, el aumento de las brechas en materia de ingresos entre pobres y ricos se explica principalmente por los siguientes factores: •

Los ingresos de los más pobres experimentaron un importante deterioro, en tanto que los de los más ricos crecieron.

La brecha en la escolaridad promedio de las personas de 15 o más

años de edad se duplicó entre los extremos del ingreso: en el quinto quintil alcanza 12,1 años, en contraste con los 5,2 años promedio de los miembros del primer quintil. •

El número promedio de personas por hogar es más bajo en el quinto quintil (2,9) que en el primero (4,4). En cuanto al número de perceptores de ingreso por hogar, mientras en el quintil más pobre el 41,9% de los hogares tiene solo uno, en el quintil de mayores ingresos esa relación baja al 32,9%.

Otro elemento importante fue el crecimiento de los hogares con jefatura femenina en el quintil más pobre, que no fue acompañado por mayores ingresos, ya que estos se redujeron en 1,7%. En cambio, en el quintil más rico el crecimiento de la jefatura femenina fue menor y sí se registró un aumento en el ingreso (54,1%).

Por otra parte, los resultados de la ENIG muestran también cambios significativos en el patrón de consumo de los hogares. Estas variaciones se observan en el crecimiento y la importancia relativa de los distintos gastos. Entre 1998 y 2004 los rubros de transporte, educación y alquiler, agua y electricidad, fueron los que registraron un mayor crecimiento real acumulado del gasto de los hogares. El gasto de consumo per cápita en alimentación aumentó levemente en los hogares pobres (1,8%), único quintil en el que esto sucedió, pues en el resto se redujo (en los ricos el cambio fue de -4,2%). El gasto en transporte tuvo un incremento importante para los pobres (214,9%), mientras que entre los ricos creció en 88,8%. Educación fue el rubro que mostró el mayor crecimiento: 278,0% para los más ricos, frente a 229,6% para los más pobres.


En el mismo período, la proporción que representan los alimentos en el gasto de los hogares bajó tanto para personas pobres como para el grupo de mayor ingreso. En el primer caso pasó del 50,8% al 40,1%, y en el segundo del 22,4% al 13,9%. El rubro de transportes, por el contrario, aumentó para ambos grupos de ingreso, aunque el crecimiento fue mayor para el primer quintil, donde ese gasto pasó de representar el 4,2% del total en 1988 al 10,2% en el 2004. En el quinto quintil la variación fue de 19,5% a 23,9%. Los mayores aumentos en la importancia relativa de los gastos del primer quintil se dieron en los rubros de transporte y comunicaciones (de 4,2% en 1988 a 10,2% en 2004) y alquiler de vivienda, agua y electricidad (de 12,5% a 16,7%), en tanto que para los ricos los incrementos más fuertes se dieron en educación y transporte (de

5,0% a 12,4% y de 19,5% a 23,9%, respectivamente). Entre 1988 y 2004 también se ampliaron las distancias entre los grupos extremos de la distribución en materia de gastos, especialmente en salud, educación y bienes y servicios diversos. En el primer caso, el consumo per cápita del quintil más rico por concepto de salud pasó de ser 19,3 veces el gasto del quintil más pobre en 1988 a 35,5 veces en el 2004. La brecha en el gasto en educación se amplió de 18,1 a 20,7 veces entre el quintil más rico y el más pobre. El quinto quintil también amplió su capacidad de consumo de bienes y servicios diversos con respecto al quintil más pobre, al pasar de una relación de 11,1 veces en 1988 a una capacidad de 15,1 veces en el 2004. Fuente: Duodécimo Informe Estado de la Nación, 2006.

Glosario Per cápita. Por persona. Quintil de ingreso. Este es un indicador representativo de desigualdad en la distribución de los ingresos. Para calcularlo la población se ordena de menor a mayor según el ingreso per cápita, luego se divide en cinco grupos que contienen, cada uno, un 20% de

la población. Aquí se compararán los dos quintiles extremos (el 20% más rico y el 20% más pobre). Se analizan las diferencias entre el crecimiento de los gastos en distintos rubros, de la población que tiene los mayores ingresos (quintil 5) y la más pobre del país (quintil 1), en los años 1988 y 2004.

ingreso_de_los_hogares  

http://www.estadonacion.or.cr/images/stories/apoyo_educativo/5_estudiantes/e_economico/ingreso_de_los_hogares.pdf

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you