Issuu on Google+

Se consolida desigualdad social Ana Cecilia Espinoza C. aespinoza@elecocatolico.org

La pobreza aumentó en el país durante el último año, al igual que la brecha que separa a ricos y pobres, el desempleo y los salarios por debajo del mínimo de ley.

Así se desprende de los datos del último Informe Estado de la Nación y la Encuesta de Hogares, los cuales hacen notar los efectos locales de la crisis internacional, atenuados por la inversión social del Gobierno, que igualmente resulta insuficiente.

Durante el 2009 la pobreza aumentó en un punto porcentual (18,5%) en relación al 2008 (17,7%), a pesar de que se mantuvo por debajo de los niveles registrados entre 1996 y 2006, (20%). Igualmente, la pobreza extrema, cuya incidencia en los hogares ascendió a 4,2%, luego de la caída del 2007, cuando bajó a 3,3%.

El porcentaje de hogares en condición de pobreza de la zona rural es de 19,2%, 1,2 puntos porcentuales mayor que en la zona urbana, donde se registra 18,0%. Por su parte, la pobreza extrema de la zona rural es dos puntos porcentuales más alta que la pobreza extrema urbana. Haciendo un balance del año, el director del Estado de la Nación Dr. Miguel Gutiérrez Saxe, explicó que “vivimos en los primeros meses del año los efectos de un periodo de la inflación inducida por el aumento en los precios internacionales de los hidrocarburos y los alimentos, estos factores desaparecieron en la segunda mitad del 2008, justo cuando empezó a sentirse el impacto de un nuevo y más violento shock externo, la crisis económica internacional”. Sin embargo, en la segunda mitad del año el desplome en las principales economías del mundo fue la sombra que cubrió a países dependientes como Costa Rica: “Si tuviera que resumirlo diría que vivimos hoy en una sociedad más diferenciada y con más desigualdad”, puntualizó. De acuerdo con el Informe, para asegurar la lucha contra la desigualdad social, el Estado debe incurrir en una verdadera reforma fiscal y en una decidida política de empleo y de salarios mínimos.

Precaria situación laboral Según el Informe, el deterioro del ingreso promedio de los hogares, bajó en -0,3% en comparación con el 2007. Además, el salario mínimo real volvió a caer en los niveles de estancamiento registrados hasta el 2004. La tasa de desempleo abierto creció en 0,3 puntos


porcentuales, al pasar de 4,6% a 4,9% a julio del 2008, dato que a esa fecha no reflejaba todavía la profundización de la crisis.

Sin embargo, uno de los datos más preocupantes es que casi 600 mil personas (33.5% del total de ocupados) reciben menos del salario mínimo, lo cual revela una paulatina precarización del empleo en el país. En el 2008, uno de cada tres ocupados recibió menos del salario mínimo de ley. Las personas que sufren esta situación residen principalmente en las regiones periféricas, son en su mayoría jóvenes o adultos mayores, no han logrado completar su secundaria, laboran como asalariados del sector privado o por cuenta propia, en agricultura, servicios domésticos, comercio y construcción.

Su salario promedio mensual no excede los 116.924 colones. Si estas mismas personas recibieran al menos el salario mínimo, su mejoramiento en la calidad de vida hubiera producido un impacto en la reducción de la pobreza tal que se hubiera pasado de registrar un 17,7% a un 11,1%.

Y tal vez lo más grave, que la pobreza extrema se hubiera reducido en 2 puntos porcentuales. Sin decirlo abiertamente, el Informe critica la ausencia de una política de empleo que vele por el cumplimiento de los derechos laborales de la población. Desigualdad: pésimas noticias En cuanto a la desigualdad en los ingresos, la investigación constató que cuando se comparan los ingresos promedio mensuales de los hogares según su pertenencia a una clase social (19872008), se observan situaciones realmente contrastantes.

Mientras la clase alta casi duplicó sus ingresos, las clases obreras, los otros trabajadores y hasta los pequeños propietarios experimentaron un claro estancamiento. La Encuesta de Hogares reveló que con respecto a la distribución del ingreso, mientras que los hogares en el primer quintil (los más pobres) poseen el 5,0% de los ingresos, el último quintil concentra el 50,4% de los ingresos de los hogares. En el 2008 fueron un 5,5% y 49,5% respectivamente. En síntesis, en los últimos 20 años la estructura de clases se modificó profundamente. En la actualidad es mucho menos obrera y pequeña propietaria que antes. Las clases más afectadas por la falta de oportunidades laborales son los obreros agrícolas y los otros trabajadores. En síntesis, Costa Rica se aleja de la estructura de clases dual (propietarios y proletarios) o en forma de trípode (propietarios, proletarios y campesinos), tan características de las sociedades latinoamericanas de la segunda mitad del siglo pasado.

Este aumento en la desigualdad de ingresos y salarios, sólo confirman la persistencia de las tendencias, lo que para los investigadores “constituye una pésima noticia, pues Costa Rica se consolida en un nivel de alta desigualdad, que la aleja de los países desarrollados y la acerca a


las naciones latinoamericanas, que como promedio regional ostentan los peores índices de concentración de la riqueza en todo el mundo”.

Mirar a largo plazo

Pese al panorama negativo, el Estado de la Nación señala que no se puede perder de vista una valoración a largo plazo, en la que el país siguió mostrando un buen desempeño en la acumulación de capacidades humanas (esperanza de vida, coberturas educativas, seguridad social, reducción de la deserción escolar).

Esto fue posible, estima la investigación, por el aumento de la inversión social pública (ISP), que tuvo un comportamiento favorable tanto en términos totales como per cápita, y permitió la canalización de recursos hacia áreas clave del desarrollo humano, basadas en políticas universales, así como reforzar programas sociales selectivos como el régimen no contributivo de pensiones, becas, comedores escolares y “Avancemos”. A futuro, esta inversión puede jugar un papel importante de protección de los sectores más vulnerables ante las nuevas y adversas condiciones.


prensa_01d