Page 1


ESTADO DE GRACIAS “y aún no puedo abarcarte, sigues creciendo como un fuego me destruyes, me construyes, eres oscura como la luz” JUAN GELMAN

MUCHACHA SAYA MULTICOLOR “digo que hay alas que hacen volar su corazón y que un pájaro late ahí en su pecho” - EDUARDO LANGAGNE Cuerpo en hoguera opulento silbado acechado deseado cuerpo puerto cuerpo despertador cuerpo para olvidar formalmente la beatitud cuerpo de tararear marchas nupciales óperas conciertos sonatas /extensos repertorios de baladas obscenas en cantinas mugrientas con marineros ebrios/ cuerpo de celebrar con dos guitarras clavecines timbales maracas saxofones cuerpo para alegrar el poema más triste cuerpo para oficiar diversos ritos - todos fecundos – cuerpo labrado por dioses festivos cuando andaban de buenas cuerpo para danzar en su contorno cuerpo para matar a cualquier muerte y aventar por las cloacas la untuosa soledad.

1


CREARSE

Juntos podríamos rediscutir los puntos cardinales/ inicialar los astros para calcularlos cuando esté nublado/ manipular atracciones magnéticas perplejeando a los barcos/ escalar nuestras mutuas soledades hasta que se harten/pero nunca deberíamos dejar de acariciarnos: eso trae mala suerte anuncia maremotos tormentas tal vez el fin del mundo. Pasear por nuestra piel cada mañana/por el contrario/ estimula regresos del verano sincroniza el rumor del universo queda gracioso para fotografiarnos unifica los templos de viejas religiones olvidadas embadurna de amor hasta las páginas de la guía telefónica rotando después hacia el cuadrante Nirvana Uno olvidados del cuerpo/mirada allá a lo lejos. Besemos nuestros pies aunque se enoje el mundo/ organicemos viajes a todos los orgasmos conocidos resucitados/desconocidos/inexistentes/pero quién sabe/ ¿dónde está la cueva de los imposibles?/ ornemos nuestras pieles con las pieles nosotros nazcamos esta tarde cuando todo es bullicio.

2


XENON

Ese tigre trepado a mi cabeza danza junto a mis sienes con tambores /ese tigre tiene cuerpo de he mbra y es millonario en fuego/ riega huesos sedientos y abre surcos/caminos/sendas/ va entre enormes arcadas arrastrando los restos de mi pena/ mi propio cuerpo se deshace en júbilos/coloquios/ te acordás sufrimientos cuando un tigre se trepa a tu cabeza/ y sí, me acuerdo/ quiero decir /se sufre pero tigres indómitos felinos de la muerte/ obligan a viajar con ojos de poeta.

3


QUE ASI SEA “...y jugamos a fraguar nuevamente el Edén con la misma remota semilla de los tiempos” - Roberto Díaz -

Hoy es un día glorioso/hoy temblarán muchos árboles y camas y edificios/ habrá alertas difusos en algunos sismógrafos de esta parte del mundo/hoy las yemas de mis dedos desmayarán mil veces: ya mi cuerpo (los nervios) se está probando pieles/ es que hoy me deslizaré por tus montañas y tus precipicios/hoy me nutrirá tu cuello por lo menos veinticinco minutos sólo para empezar/hoy te dejaré gatear por mis entrañas y hasta podés bailar sobre mis presunciones/hoy dejaremos que escapen los galgos del placer y hasta tal vez permitas que te abone a mis sueños/ hoy cuando la sed me pueda/ abrevaré en el manantial ígneo que nace entre tus piernas. Hoy es un día glorioso. Amén.

4


PARLAMENTO SECRETO

“Estos huesos brillando en la noche estas palabras como piedras preciosas” - Alejandra Pizarnik -

Ardillas ojeras diminutas nuestras palabras juntas ruedan desdel fondo del pecho abren desnudan mundos casi siempre cerrados al ajeno airean caminos recoletos andados cada quien por su lado cuando ni vos ni yo somos ni éramos. Estamos al mando de la noche cuando la luz es tenue y nubla los entornos asordina las voces escurre la memoria. A veces nuestros dedos tienden a endurecerse cuando cruzan la bruma de ayeres ordinarios y acuden terrores y desdichas dolores y secretos musitados dolidos ocultos en cajas de zapatos doble vuelta de amarra. Y soltamos también a cabalgar estrellas nuestro mismo lenguaje vagabundo en creaciones: ese único mundo disponible para hacer un nosotros. En esta opaca luz todo se ha dado vuelta: en lugar de no vernos

5


cada palabra mรกs brillamos uno al otro cada palabra como ardillas ojeras diminutas.

6


CIRCULO SEGUNDO

“Las sombras mil por el amor heridas que dejaron su vida en sus ardores” - DANTE ALIGHIERI –

Sí amor tras la ventana está ese mundo adverso que nos devora y existe sólo para impedirnos estar juntos ahora sí amor tras la ventana está la otra cara del aire la cara fría y sosa del aire mientras aquí tus pechos encendidos apuntan hacia el cuarto piso de un edificio en construcción que tal vez muy pronto albergue a montones de enemigos mientras de este lado de la ventana está tu piel tan húmeda tus piernas exaltadas tus muslos entreabiertos tan llenos de alegrías mientras sentís llegarme mientras el claroscuro del crepúsculo diluye tus espasmos los incendia desde los espejos entre bramar quejidos muy propios en tales circunstancias sí amor ellos ignoran estas húmedas grutas atareados como están afaenados como están en mucho de aquellas cosas que también a nosotros roba nuestro precioso tiempo pero no hoy pero no ahora en que te agitas vibras y acaso tu alarido rebase la ventana y diríase que asoman tus cabellos al aire hostil de afuera aferrada al alféizar honrando todos los lugares de profundidades alucinadas que encontremos aferrada al placer ese dulce placer que viene y viene y dice que esta vez por fortuna hemos atado al imbatible tiempo a la imbatible curva de tu espalda.

7


TONTÓ “Un perro incomodado se levanta de su baldosa en sombra” - Orlando Edgardo Artegoitía Ellos/todos los días/me inventan mañanas que no te contienen/ ellos suponen que así viviría en la vida real/ que yo sería más real /sin vos. Por ejemplo sin tu dedo recorriendo despacio el dorso de mi mano tratando de calmarme algún temor idiota de esos que elaboro a torrentes cuando no estás conmigo. Ellos son un ejército allá afuera esperando que asome nuestro amor su ternura para hacerla pedazos/poseen aviones de despegue vertical/ colosales libracos de derecho/reglamentos varios con señaladores rojos en los sitios en donde los violamos (se dice que son muchos estos señaladores) morales por arrobas/ millones de grititos escandalizados y manos en la cara/ granadas y bazookas de todos los calibres/ y órdenes de aniquilamiento selladas y firmadas por todas las ligas de padres de familia tías de familia abuelos de familia y hasta parientes advenedizos y/o dudosos pero bien dispuestos a despedazarnos en nombre de ya sabemos qué. Ellos/todos los días/ exigen respeto a las estructuras jerárquicas/ a las antigüedades escalafonarias/ y yo fatigo madrugadas deshaciendo embrujos

sonriendo ante esa foto en donde estás buscando el infinito y siento tu dedo recorrerme despacio el dorso de la mano aplacando terrores. ( Nota: Tontó es porque así era la inflexión de su voz cuando lo decía. No decía “tonto” sino TONTÓ)

8


DECIRES

Ya no puedo decirte que te amo sin que digas te amo como un eco. Ya no puedes decirme que me amas sin que diga te amo como un eco. Ya no.

9


TERMITAS “Quiero vibrar no importa que me mate” - MARINA MADSEN -

Necesito colmar mi sed de vos/ necesito agotarte hasta que seas como mi propia piel y estés conmigo en todas partes/si no lo hago este corazón mío estallará estos ojos míos huirán de sus órbitas mis brazos se descolumnarán mi cuerpo se hará añicos y deberá ser recogido con una palita. No puede ser que muera esta ansiedad terrible, este no estar en mí cuando no estoy con vos. Nos despedimos. Tu silueta ni dio vuelta la esquina y ya te extraño ya las termitas salen a devorar mi estómago ya me parece que hace doscientos siglos que no rozo tu cuello ya mis piernas emprenden el camino para volver a verte. Y me surgen dolores en el pecho se me abren las heridas hago noche cerrada y es de día hurgo entre mis monedas como mono de circo/ pero no hay caso: no existe el reemplazarte cuando no estás conmigo. Supongo que esto es grave/terminal/sin remedio.

10


OLORRIO

El aroma a tu orgasmo se ha soldado a mi piel/ el aroma a tu orgasmo me protege de espantos y anatemas/ ando bien por ahĂ­ olfateando mis cĂŠlulas con aroma a tu orgasmo/las baldosas me gritan desde aquĂ­ se olfatea el olor de su piel desde aquĂ­ se olfatean los orgasmos de ella/ y yo les digo: vivan de estos olores de la vida vivan si pueden de gemidos y besos/tristonas baldositas de piedra y de cemento sin olores a orgasmo ella danzarĂĄ entre mis dedos como constelaciones.

11


ABORDAJE “Que no sea Dios; que seamos nosotros los reyes del naufragio” -Germán CarbajalInevitable descubrir que en último caso somos dos náufragos bogando cada uno en su botecito/ empapados/resignados/ mirando los demás botes capear la tormenta de vivir con movimientos algo nerviosos/ojos inestables/ volcando a cada rato entre gritos y aullidos.

Nosotros bogamos no tanto preocupados por el viaje común (a nadie sabe dónde y a casi nadie importa) tampoco por el vuelco sino por el raro color del agua o los dibujos que formaban las nubes/esas cosas que a muy pocos inquietan. Y claro que volcábamos como cualquiera/pero sin gritos/ sabiendo inevitable chapucear esas aguas porque desde muy niños debimos usar ropa amarilla

de naufragio (antes de que/entrada en emergencia/ fundaras un incendio en cada cenicero/ antes de que tus ojos comenzaran a relampaguear/ antes de que me esperaras sedienta aquella noche bienaventurada) mientras Ellos ni siquiera sabían el color de las olas. Entonces era también inevitable que nuestros botes rolaran en el oleaje nos viéramos y creyéramos entendernos algún mensaje oculto/ extravagante/como que merecía ser descifrado. Por eso atamos lado a lado los botes/para entender/ (cuando asombrados descubrimos que sí podían atarse)

12


y bogamos ya entre un oleaje que se ha hecho más fuerte - porque dos botes suman corazones sedientos y eso pesa un montón pero también tenemos más tonelaje/más estabilidad/ y alcanzamos picos de olas que antes no/ y vamos hacia arrecifes que antes no/ y unimos nuestras manos heladas que antes no/ llevando nuestros botecitos con cierta placidez hay que reconocerlo aunque siempre enfundados en nuestro traje amarillo de náufragos.

13


EN SUEテ前S

Tus pechos contienen la turgencia de los pechos de todas las vestales y de todas las diosas que uno haya visto/entrevisto/soテアado/imaginado/ alucinado/sospechado/delirado en mesas de cafテゥ en esas noches serias y solemnes de enumerar imposibilidades. Y el valle entre tus pechos es valle de milagros desfiladero terso reserva de jazmines.

14


TUMULTO “De estas aguas no beben las bestias del olvido” - OLGA OROZCO -

Nunca sabremos realmente si los gigantosaurios existieron/pero debemos sospechar que hubo algún tiempo en el cual rugían las manadas o columnas de bestias enormes raras/porque de dónde sino sacaríamos estos alaridos que te/me/nos sacuden hasta desmoronarnos/estos manantiales que nos riegan por dentro y por fuera/estos fieros embates hendiendo cada gruta exquisita de tu cuerpo/esa manera tierna de cobijar mi sexo entre tus fauces sin destrozarlo. Incansables somos hasta la desmesura/hasta abatirnos sobre nosotros mismos como si muriéramos. En verdad/ nunca sabremos con certeza si los gigantosaurios y demás bestias enormes y ruidosas existieron/pero de haberlo hecho/ seguramente acostumbraban amarse casi con tanto escándalo como nosotros.

15


NOS

Mis manos no son manos si no tocan tu cuerpo mis labios no son labios si no tienen los tuyos/ amanezco sin mĂ­/tan perdido de vos que te escarbo en los restos del silencio. Y ya sĂŠ que tus manos nos buscan en tu cuerpo te acarician como si fuera yo. Tus manos/nuestras manos/ no hallan a veces su cuerpo al que crecer/ y en este caso extremo el mundo gira loco sobre un eje siniestro.

16


JUGARRETAS

1) Rafael habría elegido tu sonrisa. Habría puesto en tu pelo una rosa dormida dibujando tus manos casi como al descuido sobre una falda ardiente. Rafael habría agregado una cinta a tu blusa expectando tus pechos asombrosos. Tus ojos ascua oscura incendiarían museos. Tu pelo casi viento desbordaría del cuadro: tenue estarías, eterna, sobre un manto escarlata. 2) Tus caderas habrían enloquecido más al ya muy loco violín de Paganini: vivirías musical y todavía se hablaría del vaivén de tu andar hecho escalas ansiosas, fugas inconcebibles envuelta en los arpegios del delirante genio de los dedos diabólicos. 3) Esa sonrisa tuya, la especial: ¿acaso es el producto de un incendio en mitad de tu cuerpo? Esa sonrisa tuya, la especial: ¿puede ser que aparezca cuando encienden tu sangre dioses ebrios? Esa sonrisa tuya es una incitación a la lujuria/ un general al mando de un ejército raro como de vida hirviente.

17


4) Si hubieras vivido en aquel viejo Hollywood seguro habrías tenido tu Rolls Roice/ arrastrado largos mantos de armiño/ diluvios de champaña cayendo en tu bañera/sin embargo tu dulce corazón y esta pampa de estrellas te hicieron jugarretas y elegiste dormir en las pequeñas camas de los viejos hoteles, regalarme tus hombros para salvar mi vida. Raro destino el nuestro en un mundo perdido. Nostalgia de tu pelo casi viento olvidando una rosa tenue por Rafael/ el turbional andar de tus caderas sin arpegios diabólicos/ (ni hablemos del Rolls Roice) qué puede hacerse/ las sirenas nos buscan aulladoras en todas las esquinas/ por eso esta noche dormiremos apretados muy juntos: el mundo está perdido y al fin ya somos nuestros. qué puede hacerse/ las sirenas nos buscan aulladoras en todas las esquinas/ por eso esta noche dormiremos apretados muy juntos: el mundo está perdido y al fin ya somos nuestros.

18


LOS PROFESIONALES “Cuando mastiques el polvo de los frágiles y sepas callarte ante ellos para aprender...” -Ezequiel GarcíaCiertos profesionales de la mente suelen decir a veces en especial cuando no saben dónde poner sus etiquetas que alcohólicos y putas gustan hacer pactos secretos para confundirlos/pero olvidan - por ejemploque algún alcohólico puede tener una uña encarnada doliendo lo suficiente como para analizar seriamente lo caprichoso de la existencia humana o qué cosa esta cosa de la expiación a través del dolor/ entonces ya no podemos seriamente rotularlo de alcohólico sino también de lastimero y meditador ocasional/digamos/ y alguna puta puede haber recibido una buena noticia: que algún hermano suyo el más vago de todos culminó felizmente el curso de computación por correspondencia. Entonces tampoco podemos decir seriamente que esa puta es una puta sino además o en cambio o al desgaire una hermana contenta/ y cómo hacemos para que esto quepa en la etiqueta/ pese a todo algunos profesionales de la salud mental se afanan por descampar un lugar en el mundo en donde alcohólicos y putas dejen de ser eso que son y se conviertan en buenos ciudadanos. Estos profesionales son muy profesionales y sostienen que alcohólicos y putas no tienen amor serio/ que usan alguno de segunda mano por piezas muy modestas que no son de buen tono/ o tienen/tengan/un amor rodeado de pantanos máquinas traqueteando o refugios transitorios en árboles huecos que ellos deliran. En todo caso alcohólicos y putas dejan exhaustas a las madrugadas porque se acuestan con olor a tinta a madera quemada

19


a manicomios s贸rdidos a millones de orgasmos y duermen en paz uno en el otro mientras ciertos profesionales de la mente siguen paleando pozos ciegos como mensuales tristes.

20


SONRISA DELIRANTE

“Tengo las manos llenas de eternos soles” -Amalia Mabel Sttricker-

Por las calles desnudas/congelado/ cual milenario trasgo que olvidó su guarida y no atina el camino del regreso/voy/ enceguecido detrás de tus enigmas creyendo que en ellos se esconde el gran secreto que me hará cometer algo así como una sonrisa delirante que dejaré en el cosmos/ sin sonido/ sin labios/ y permanecerá en el aire sin tiempo desnudada de mí/de todo mí/ cuando ya mis huesos/tus caderas/los relojes el dolor/la injusticia sean un trazo marchito disuelto en las galaxias.

21


ASOCIACIONES LICITAS “Yo la respiro” - Juan José Folguerá Sucede que uno mira del ojo para allá y allá la realidad – o eso que así le dicen – es el magno escenario en donde estás/ en donde está tu piel/tus manos/tu sonr isa/ tu voz/la hoguera de tus ojos/ tu modo decisivo/rotundo/de ser una mujer: algo que transfunde de a poco entre mi sangre un glóbulo especial que contiene tu esencia. Entonces uno mira y todo cuanto mira se ha teñido de vos. Y el milagro es que uno nada más por amarte sólo por vos mujer delante de mi vista termina por creer que uno es también eso que mira: tu piel/tus manos/tu sonrisa/ tu voz/la hoguera de tus ojos/tu poesía/ turbulencia de vida que mezclaste a mi propia turbulencia. Es cuando el mundo cambia/ incorpora una pócima exótica que te agrega y me agrega. Por eso algunas veces me doy vuelta cuando escucho nombrarte. Es que también me nombran cuando dicen tu nombre.

22


EXCESOS “Esta manera de nombrar a mansalva una pasión” -VICTORIO PICONE-

Hay mucha gente enojada conmigo porque ensucio con migajas de amor los escritorios/ yo los entiendo/pero/ imposible medirme con tanto amor que cargo/ se me escapa/ se escapa de mis libros/salta de mis bolsillos/ me aparece detrás de las orejas desborda por el piso y los demás tropiezan y se enojan porque saben que esa cosa extraña y pegajosa cayó de mí. Y hay otros que me miran dos veces intrigados porque en su primera mirada les pareció advertir algo así como un halo en mi derredor/un sobreimpreso/ como una mala copia de la imprenta: otra vez este amor /saliéndose/ como leche que hierve. Las personas se ponen muy nerviosas con todo esto. Hay quien ya no me habla quien reniega de mí quien dice pero mire qué enchastre deja por todas partes/ y yo insisto: se trata de este amor que salta de mi piel como si fuera lluvia y (ya es el colmo) me hace andar por las calles con un minúsculo arcoiris sobre la cabeza para que todos me miren, cuchicheen y no entiendan cómo anda este señor así sin el menor respeto por nuestra rancia estirpe melancólica.

23


II

DESGRACIAS “un perro incomodado se levanta de su baldosa en sombras” Edgardo Artegoitía

GRIETAS Grietas/algunas son huellas del calor otras del frío/entonces uno trepa calafatea permite a su sonrisa andar tranquila y dulce. Grietas/algunas entre horrores/ rajas de terremotos inundaciones vendavales tormentas huracanes/ entonces uno se sube a una escalera las examina hurgando con los dedos sacude la cabeza piensa en Dios o no piensa penetra a la cocina toma pan y se va chapaleando entre el barro de la enorme desgracia. Grietas/algunas suelen ser muy pequeñas no vienen de cataclismo alguno y de pronto se ensanchan derrumbando la casa.

24


MADE IN

Ella es del material de eternidad con que se forjan los dioses y las putas. Entre sus piernas encubre su guarida el infinito. Su ser es una alquimia de cenizas volcánicas preguntas desgarradas/plegarias / especias milenarias y de ese algo especial que encinta los tumultos. Suele cruzar las noches como estrella fugaz para que cualquier hombre la sueñe en tres deseos. Ella es puerta vaivén cielos/infiernos infiernos/cielos Nunca podrá evitarlo porque ella/ ella es del material de eternidad con que se forjan los dioses las putas y las musas.

25


REGLAMENTO UN-Ó...

Ellos están allí / siempre estarán atentos vigilantes. Ellos/los guardianes del sexo/ hurgan bajo las faldas olfatean pantalones palpan de orgasmos establecen lo que debe gozarse/ es decir lo que ellos no gozan o lo gozan pero no debe trascender o aquello que desean pero no se atreven. Y en los huecos desnudos de sus noches sin atreverse/ viven frente al televisor/ amores delirantes/transgresores/ ro-mán-ti-quí-si- mos que las- los hacen llorar mientras comen despacio un chocolate y sufren con las cuotas del auto.

26


REFUGIOS

Este lugar en llamas es nuestro territorio que no tiene horizonte/por eso los demás no lo ven/ ven sus contornos su fantasma/su cáscara/ ellos hablan del humo pero no ven el fuego. Hay que saber arder para encontrarlo. Y no cualquiera arde fuegos como los nuestros. Ya lo sabrás mañana cuando busques a tientas.

27


ULTIMAS HORAS DEL AMOR

“Si quieres refriega entre tus manos lágrimas de piedra” - DALINA ALONSO -

Perros salvajes riñen en la hondonada aquella en que gimieron los amantes. Música de bailanta perfora las paredes/ hace frío/ya casi amaga el día/ roja una alfombra triste murmura nuestros pasos.

28


CONGELACIONES “¿Habré de erguirme sobre la tierra? ¿Cuál es mi destino? Yo soy menesteroso mi corazón padece.” Príncipe Netzahualcóyotl Tengo el mundo entero desarmado caído a mis pies. Una araña huye ligera por entre el polvo/ ignora que ya no tiene adónde ir/ tampoco yo/ las estrellas se disparan en el firmamento/ los edificios flotan como si fueran globos/ se marchan en silencio piso por piso. Giro lentamente dibujando en el aire seco y polvoso piernas brazos desplegados fantasía de Da Vinci. Está oscuro/ ese punto ceniza que flota en el espacio alguna vez fue el sol/ el silencio me aplasta los oídos/ soy delgado y fino como una hoja de aluminio y floto en círculos siguiendo a la araña al sol a las estrellas en éste el último final: todo devino eternidad.

Aúllo/desde el lugar más hondo en donde pueden pertrecharse bramidos/ cómo no aullar así/si aún veo su silueta perdiéndose entre los árboles del parque y ni siquiera agitará su mano para el postrer adiós.

29


DESGAJASTE MI CAMISA DE AMAR...

Desgajaste mi camisa de amar la convertiste en trapo en bagatela. Ya no puedo ponérmela siquiera de entrecasa. Porque sí /hembra de los caprichos/ te llevaste mi vida deshiciste mi piel y todo aquello que tenía dibujado: tus pechos/tu risa/tus gemidos/ la brasa calcinante de nuestros cuerpos juntos /que ni a palos se borra/ mi pequeña ternura todo eso lo convertiste en trapo también en bagatela/ me dejaste sin cuerpo y sin mañanas. Llevo un peso innombrable con tu recuerdo a cuestas.

30


III

SAUDADE

“esas mujeres opulentas y crueles que destellan en su reino de humedades ardientes” Enrique Molina

TIEMPOS “sálvame de la oscuridad” Nicanor Parra

¿Por qué ella está inmóvil con los cerros sesteando a sus espaldas? Inmóvil no me extiende sus brazos no me dice te amo/ inmóvil desde un paisaje azul/ atascada en ese tiempo azul. La llamo y no responde. La nombro y no me nombra. El tiempo es enemigo de mi avidez/ la guarda interrumpida con un marco de cerros todo el sol en su piel. Cualquiera puede ver cómo mi amor la enciende con su halo más potente que el sol más azul que ese mar. ¿No es eso suficiente para hacer que se mueva? ¿No es eso suficiente para hincar cualquier tiempo para poner de espaldas los relojes y seguir seguir nuestro paseo/ahora/ya/ como si nada?.

31


DAMAS Y CABALLEROS “Ellos/Los otros... no perdonan” María del Carmen Colombo ¿Quién me alivia esta fisura hendida en mis entrañas? ¿ Los señores que pervierten el mundo con sus negocios sucios y después surgen amenazantes y ofendidos porque un amor escapó de su jaula? ¿Las señoras que se conmueven con las telenovelas pero en la realidad condenan a la mujer de carne y piel que lloraron personaje ante las pantallas? ¿Los jóvenes que juegan a la libertad en sus propias veredas pero entrerrejan al diferente que osa ejercer esas libertades que pregonan de la boca hacia el viento? Nunca digas te lo dije pero te lo dije: saldrán de todas cuevas hordas de envidiosos/moralistas/hipócritas/ a destruir sin piedad aquello que lastima sus vidas hace mucho acabadas en desvíos sin emoción alguna/ o matadas antes de comenzar. Nunca digas te lo dije pero te lo dije: los ojos de los otros se nublarán al vernos verán lo que sus torvas cabezas les amparan mentirán todo vicio que no complete el cuadro crucificarán a aquellos que se hayan atrevido (maten al distinto) evacuarán a quienes todavía tengan sangre en sus venas y los arrojarán felices a la mitad del río: ellos gustan dormirse enclaustrando debajo de su almohada corazones sangrantes. Así ha sido siempre y lo seguirá siendo porque del niño del comienzo hemos adultizado el narcisismo. Otro mundo sería/respirable y abierto/ si hubiéramos adultizado la inocencia (la nuestra, manantial). Mirá en tu derredor: todos trituran/orgullosos y expertos/ algún trozo de prójimo en sus fauces. Se sientan en sillones repujados con la piel del más débil. Viejo/niño Walt Whitman: no han entendido nada de tu pellejo exhausto respirando la hierba/ellos no valen ni siquiera una hebra canosa

32


de tu vello púbico. Nunca digas te lo dije pero te lo dije: y te dije también: sólo tu amor nos salvará.

33


ALGUIEN SOÑÓ

No anduvo ni tu nombre pero anoche alguien soñó arrastrarte por los cabellos por todos los rincones de su sala sólo porque sabe que te amo/siempre/ aunque no se lo haya dicho - ella lo lee en mi piel y allá vas remolcada por las furias de las hembras celosas dando topetazos contra las paredes gruñendo tu animal olvidado a las diez de la noche en el Metro que baja a los infiernos (ambos sabemos: ya nunca volverá a gruñir de esa manera) Escucha: un bandoneón frasea su queja. Entristecen los demonios de la dulce lujuria.

34


BOTELLA AL MAR

“Qué le habrán hecho mis manos qué le habrán hecho” Homero Expósito

Un sueño de caricias en mitad de la nada recorre mi piel /la despedaza/ la convierte en feroz rompecabezas. Cada trozo tiene tu nombre escrito de mil modos y no pueden juntarse/nunca pueden. Desde esa nada en donde los dejaste tampoco nada esperan: ni una simple mirada ni siquiera un saludo. Pero ellos revolotean aún atados a tu amor perdido en inciertos drenajes y creen que en alguna esquina de esa nada /la nada puede también tener recodos/ alguna vez podrá forjar su nido algo como añoranzas de traviesos orgasmos o pequeñas caricias y charlas en las sombras que desarbolen las naves heladas de tu furia. Pero no es más que eso: el torrente te aleja y yo estoy en la orilla desnudo/solitario/vencido/ sin lograr impedir que la corriente te lleve entre su espuma como si fueran garras.

35


COMPILACIONES “Y mirá este pobre mozo cómo ha perdido el estado amargado, pobre y flaco como perro de botón” ESTEBAN CELEDONIO FLORES (Viejo Smocking) I Es que yo no te extraño sólo a veces. Siempre te extraño. Cada vez que amanece. Cada infinita noche. Me desespera advertir que el olor de tu piel se va desvaneciendo de la mía. Me desespera que dentro de unas horas ya no pueda encontrarlo/ que ni sábanas tenga que conserven tu olor la huella de tu cuerpo o el susurrar tu voz entredormida. Tengo un lugar vacío/desolado/ entre hombro y cuello que no sabe vivir sin tu cabeza. ¿Cómo puedo decirte que yo no estoy hablando de los simples amores? Porque amores habrás/todos habemos los dichosos amores esos magnos prodigios en medio de la nada. Pero estar con un otro como si estar consigo/ como si fuera asueto o recompensa/ ese saber al otro como se sabe el viento/ el mar/la luz/ sentirlo como huesos o latidos/ hablarse con ternura mientras la tarde muere/ vivir insensatez /locura de estar juntos/ si no quedan más sitios donde no puedan olerse nuestros orgasmos/ eso va más allá de los amores/ le queda chico el traje/ es necesario inventarle otro nombre/otro apellido.

Anduvimos un millón de ansiedades para ser uno y otro

36


desafiando los vientos/las tormentas/los riscos/ el miedo y el escarnio para ser uno y otro/ o quizás para ser únicamente. Y zozobramos dos como gozamos uno y luchamos de a dos como si fuera uno. ¿Dónde anclamos todo eso? Eso es más que un amor y no se puede extrañarlo nomás/como si habláramos de una antigua fragancia de tilos callejeros recordando mañanas de crayón y uniforme/ eso duele distinto: duele como a la selva sus árboles tronchados como suele dolerles a los mancos la mano que no tienen. II Perdimos la locura. Perdimos la locura en algún punto opaco. Ahora, sin embargo: ¿quién dice que es más sana, más sabia, más fructífera la cordura doméstica que esa locura mansa de tenernos más allá de imposibles, convenciones y opuestos? III Es que dicen también que de la sensatez nunca se vuelve. Que es cosa confortable ser juicioso. Que uno se hace adicto. Que sosiega los nervios y nos deja afinados con Dios o con el Diablo. Es decir: uno sale sin practicar esquives laterales ya no revisa espaldas ni controla a quien otea sus pasos como lo hicimos tanto/ uno anda en paz/tranquilo/desahogado/pero perdidos en corduras jamás sucederá/otra vez/como antes/ cuando somos los dos y al cerrar de la puerta apagábamos la hostilidad del mundo/ lo dejábamos fuera/adonde debe estar/ y alzábamos el nuestro/el verdadero/ jamás sucederá en ninguna otra parte ese modo de hallarse desde adentro/ esa manera/nuestra/ de consumir las horas siendo hoguera/ sin pausa/sin descanso/centro del universo.

37


IV ¿Es culpable el poeta de ser eso, un poeta? Es culpable sin duda de no sólo decir lo que otros callan sino además de hacer lo que otros dicen pero que jamás hacen: los poetas viven como poetas y no saben vivir de otra manera. Enojan al dinero/ son idóneos en sueños y desgracias/ desarmaron antiguos sufrimientos y con sus ruinas elevaron rampas directo al infinito que no pueden tumbar sin deshacerse. En ese sitio inmenso/sin puertos/sin fronteras/ en ese sitio inmenso donde a nadie le piden documentos bailamos nuestra danza de juglares/ danza que pocos bailan porque hacen falta dos para bailarla y es algo complicado hallar un otro que viva los incendios de un poeta (tal incendio consume más que cualquier incendio)

38


V Quise soltar tu mano. Quise darle entidad a los opuestos. Hacer lo que ellos mandan. Ser a mi vez sensato y alejarme. Elaborar mi duelo como ordenan los cánones en casos como éste. Pero no me dejaron los gritos/los aullidos rotundos de cada pedacito de mi piel. Me enviaban manifiestos en contra de soltarte que amontonaron pilas más altas que el olvido. Por eso me presento de nuevo ante los jueces con más apelaciones/subterfugios/tramoyas/golpes bajos y recursos de amparo. No digas de olvidarte/ yo no puedo ser cómplice de olvidos/yo no puedo olvidar tus volcanes de poeta/ aunque vos los olvides para no oír nombrar ni a Dostoievsky. Si yo te vi crecer llorar/cantar/romper/ treparte a mis abrazos como niña mimada/ hundirte en tus tinieblas de cara a la pared y extenderme después/mucho después/ tu mano silenciosa para decirme estoy. No digas de olvidarte. No se puede. VI Si no hallás la locura que te vuelva a mis besos puedo morir de amor como murieron esos bellos poetas de tisis moños negros y tristezas gigantes. Sí se muere de amor sí que se muere. DUENDES Hay tan sólo una cuadra del amor al adiós. No una cuadra cualquiera: una cuadra repleta de duendes afligidos/alguno extravagante/de pantalones verdes verticados de nieve/ que no lo pueden creer que nos persiguen se cuelgan de tu blusa/

39


alegan tumultuosos en realidad virtual los latidos aquellos las esperas traviesas los éxtasis Nirvanas y alaridos el roce de los dedos que encandilaba muros el nervioso esperar ese día de noviembre que tardaba y tardaba. Los duendes – grandulones babiecas se echaron a llorar aglomerados en el cordón de la vereda gimiendo “qué será de nosotros nacidos de sus fuegos vagando en esta cárcel de baldosas ya para siempre nada”. Señores duendes, es hora que lo asuman: hay tan sólo una cuadra del amor al adiós.

40


YA FUE “ángel de la soledad y de la desolación: preso de tu ilusión vas a bailar, vas a bailar.,.” Jorge “el Indio” Solari

Cae una tarde mansa sobre los edificios amenazando lluvias que hoy no lloverán. Ella Fitzgerald canta Rhythm and romance/ ritma su vientre oscuro ritma el viaje dolido de su sueño errabundo. Miro por la ventana/espeja un trozo de edificio desvestido de gris y excoriaciones varias. La cacique quilmeña Isabel Pallamay /hembra del Gran Olor/ inventa su Martín en un ayer remoto: my melancholic baby es más anciano que Dios el girar de los dulces abrazos (ese reloj latiendo en la pantalla me atormenta) ahora Ella Fitzgerald dice goodnight my love/ eso me dice/como si fueras vos. Hay silencio de siglos en esta habitación semivacía que apenas si rasguña el teclear de esa historia de dolor y de muerte que quién sabe/sin vos/ no halle cómo acabar/Undecided me acusa Ella Fitzgerald/ y el reloj aconseja que sosiegue latidos. Algo/tipo revela ción o profecía/ detona en mi cabeza/me exige atar este momento con cadenas de plata al sol que no se ve a la lluvia que truena sus amagues: oh, baby acabo de enterarme

41


que otra tarde muy lejos escribiré estas cosas oyendo a Ella Fitzgerald desde mi ayer errante/ que imploraré abrazado a la memoria oscura de Isabel Pallamay porque vos no vendrás a hundirte entre mis brazos/ que ya las dos y media será una hora cualquiera/descarriada en relojes/ que el mundo frío y hostil habrá triunfado sobre el frágil amor que nos amamos/ que miraré paredes que no tendrán ventanas expeditas a este loco edificio desvestido de gris y que igual las veré y miraré el reloj en la pantalla diciéndome “ya viene”. Saving myself for you. Cuando gira su llave en la puerta dormida una calma ambrosía calcifica mis huesos porque ya sé que ella colgará diligente su vestido de andar se pondrá mi encantado dragón en su isla roja encenderá sus ojos cabalgará en mis muslos me besará la frente esparcirá sus pechos entre mis labios hambre derretirá un reloj que a quién le importa. Y de un modo molesto como feroz y tierno/supe que ya no existe modo de disipar mañana ese brebaje a ella que ella puso en mis venas. Te aseguro: las paredes de ese antiguo edificio mientras estén alzadas oirán a Ella Fitzgerald recordarme All my life waiting for you enjuiciarán la manera en que tramo la desdichada historia de Isabel Pallamay escucharán gozosas vivirme en tus poemas y esas viejas paredes nos verán abrazados/desnudos niñamente/ eternos como dioses seductores del tiempo.

42


BAHIAS NO DESEADAS “para qué si ya sé que es inútil mi afán nunca, nunca vendrás” Homero Manzi Tal vez ahora en que el maremoto de la pasión descansa sobre alguna bahía atribulada y necesariamente solitaria. Tal vez ahora cuando podemos mirar el ayer como si le hubiera ocurrido a otro. Tal vez ahora en que mi barco enfila hacia su ultimo puerto y el tuyo comienza su travesía sobre mares furiosos podremos entender todo el fuego que fuimos que ninguno buscó que nació puede decirse de vertientes extrañas como nacen las tormentas y los terremotos. Fuimos hojas de un vendaval crispado nervioso que no podíamos detener que no queríamos detener un viento que arrancaba de las asaduras de la tierra para brindarnos un privilegio que pocos alcanzan: sentir/saber la vida en su estado mas salvaje y más puro. Y yo sabia que ese vendaval me llevaba hasta las puertas mismas del infierno Siempre lo supe. Puede decirse que es muy escaso precio por desandar tus pechos galopar tus caderas verte dormir apenas desnudada por una corta sabana sentirme humedecido por tu risa/ beber de tus palabras siempre sabias y limpias/ y gozar tus gemidos como música silbada por los dioses. Dicen por ahí que un poco tarde para mí o demasiado temprano para vos. No hay quejas. Mal poeta quien hace reproches a sus musas: ellas son lo que son/tormentas/cataclismos/ que si uno tiene suerte te dan sus revolcones por la vida y te enseñan caminos polvorientos/rojizos/ te vuelven a lo niño y hacen brotar un hombre diferente.

43


manantial en llamas  

Libro de poesía - Manantial en llamas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you