Issuu on Google+

Éxito reconfirmado

Con un leve retraso en el calendario, ya que se cambió el puente del Pilar por el de Todos los Santos, la Volta llegó fiel a su cita otoñal con una nueva edición, la séptima, y más de 700 participantes que confirmaban una vez más el auge de una prueba que cada año ha de cerrar antes de hora sus inscripciones ante la avalancha de solicitudes. La séptima era una edición especial, no por la cifra o porque en ella hubiese algo fuera de lo común, sólo por el sencillo hecho de celebrarse. Y es que, efectivamente, la Volta del pasado año se planteó como la última edición por la poca ayuda recibida por el Consell Insular de Menorca, tanto en temas

108

económicos como en ayudas organizativas, ya que hay que recordar que la gran mayoría de los caminos que transcurren por la bella isla son de propiedad privada, por lo que exige un duro trabajo administrativo solicitar el paso de la prueba deportiva por cada tramo y un posterior acondicionamiento. En ambos casos hay intenciones de ayudar y arreglar las cosas, pero poco más.

Los caminos, caballo de batalla

En realidad está mal dicho que la mayoría de los caminos sean privados, ya que existe una amplia red de trazados públicos que con el paso del tiem-

po, el poco uso o la dejadez de la Administración han desaparecido o han sido apropiados por las fincas adyacentes desde hace decenas de años, lo que ahora supone un arduo e impopular trabajo para los estamentos políticos recuperarlos. Para tal objetivo, la Penya Ciclista Ciutadella no sólo organiza actividades deportivas, sino que además convocan actos sociales en los que historiadores o ingenieros de caminos están realizando un detallado informe de los senderos que deberían ser de uso público y, por consiguiente, de libre circulación para todo tipo de usuarios. Esta reivindicación, que a la mayoría de los lectores de Solo Bici les puede parecer más política que

La séptima edición de la Volta a Menorca no falló en ninguno de sus pilares básicos: gran ejecución organizativa, éxito total de participantes, belleza de todos los recorridos y dureza, aunque, por suerte, sí lo hizo en una de sus previsiones más devastadoras. La lluvia, presente en el resto de España, se apiadó de los más de 700 participantes de esta edición y tan sólo apareció por las noches para dejar el terreno en unas condiciones inmejorables. Texto: Francisco Comuñas / Fotos: Kike Cardona y Sebas Romero

de nuestro ámbito, es de vital importancia para la organización de la Volta y el desarrollo del MTB en una isla que cuando la conoces se revela como todo un paraíso ciclista. Por lo que respecta a las ayudas económicas, tal y como nos aseguraba la “penya”, están estancadas debido a los cambios políticos sucedidos en la isla, así que todavía están esperando hacer realidad las promesas, no sólo para cuadrar la recién cerrada edición, sino también para empezar a trabajar en la octava edición. Esperemos que el ánimo no decaiga y el tremendo éxito de participación de este año les empuje a seguir con su estupenda labor.

Tres jornadas inolvidables.

Ya en el plano lúdico/deportivo, que es el que realmente queda en el recuerdo de todos, hay que decir y repetir una vez más lo que siempre aseveramos al concluir la prueba, que si nunca has visitado o recorrido la isla en bicicleta, lo debes hacer. Rodar por el famoso Camí de Cavalls, que bordea toda la isla y que ha sido un proyecto reivindicado durante muchos años y, por suerte, conseguido, no tiene desperdicio. Pedalear entre sus pedregosas sendas, que en gran medida son la espina dorsal de la Volta a Menorca, es una experiencia que debes probar. A través de su angosto y técnico trazado, no apto para noveles, descubrirás los rincones más bellos de la isla, la mayoría

de los cuales discurren lejos de las playas más populares y no tienen acceso en coche, lo que garantiza su “virginidad”. A través de la ruta se descubren rincones de enorme belleza visual que parecen haber sido seleccionados de una colección de postales; lugares, la mayoría de ellos, con una senda al lado que rápidamente actúa de resorte para aquellos que vemos pasar la vida desde la perspectiva de una bicicleta. Vayas por donde vayas, hay un lugar que desearías experimentar a los mandos de una MTB, sendas estrechas y técnicas que te forzarán a sacar lo mejor de ti y que te dejarán en la retina un recuerdo imborrable…. Aunque también un cansancio duradero que te recordará que a Menorca se ha de ir bien preparado.

SoloBici

SoloBici

2011

2011

DICIEMBRE

DICIEMBRE

109


Etapa 1

Etapa 3 Ciutadella-Ciutadella Cota más alta: 59 km Distancia: 137 m Ascensión acumulada: 736 m Pendiente máxima +: 15,2 % Pendiente máxima -: 12,6 %

Se esperaban fuertes tormentas que por fortuna no aparecieron, lo que dejó una jornada húmeda pero con una temperatura ideal para la práctica del ciclismo. Para dar tiempo a los participantes que llegaban en el primer ferry de la mañana, la etapa salía a las 12 desde la mismísima Plaça des Born, con más de 700 corredores que iban a poder disfrutar de una de las etapas más bonitas de este año, con el paso por estampas tan impresionantes como Cala Morell, el duro tramo de Camí de Cavalls hasta Es Alocs o puntos visualmente tan agradecidos como La Vall o Cala Pilar, que obligaron al pelotón a esforzarse de lo lindo en sus técnicos tramos, especialmente en la llamada costa Dels Miners, siempre con el mar como compañía. En Ferreries estaba situado el punto de avituallamiento, al que se llegaba después de superar un largo tramo de subida por asfalto que desgastó piernas pero abrió un enorme apetito antes de emprender el camino de vuelta a Ciutadella pasando por otro de los lugares más bellos de la jornada, el Camí Reial y el Barranc d’Algendar, dos puntos que parecen trasladarte a las profundidades de una selva húmeda, pedregosa y resbaladiza jamás imaginada en una isla como Menorca. Ciudatella pondría el punto y final a una jornada que transcurrió con un ritmo muy alto en las primeras posiciones.

Etapa 1

Etapa 2

Es castell-Es castell Distancia: 70,24 km Distancia: 127 m Ascensión acumulada: 715 m Pendiente máxima +: 17,7 % Pendiente máxima -: 18,3 % La plaza de la Esplanada de Es Castell sirvió de punto de encuentro para los corredores que decidieron afrontar la última y más larga etapa de las tres que han compuesto la edición de este año. Una última jornada que la organización reconocía como la más dura pero a la vez la más bella de las tres. De Es Castell, los participantes se dirigieron hacia el puerto de Maó y de ahí hacia la costa, donde sorprendió la belleza de la Torre de Sa Mesquida, muy famosa entre los veraneantes de la isla, y sus continuas subidas y bajadas. El Camí de Cavalls tomaba el relevo para enfilar hacia Binilautí, Cala Calders, la zona de Mongofre o Es Grau en un continuo tobogán que puso a prueba la pericia y las piernas de los participantes. Mediada la etapa se abandonaba la costa para enfilar hacia un terreno en principio más asequible por caminos amurallados del interior, que en contra de lo previsto no iba a dar el más mínimo respiro, con un suelo muy rocoso que hizo añorar una buena suspensión trasera a todo aquel que no la tenía. Por fin en Es Castell esperaba un merecido descanso y la sensación de que la gran mayoría repetirá en la edición del próximo año, que esperemos que se lleve a cabo sin ningún contratiempo.

Etapa 3 Etapa 2 Es Mercadal-Es Mercadal Distancia: 59 km Cota más alta: 211 m Ascensión acumulada: 860 m Pendiente máxima +: 19 % Pendiente máxima -: 14,7 % Con un tiempo amenazante pero a la postre generoso, Es Mercadal daba la salida a la segunda jornada de BTT por Menorca, en la que se notaba el exceso del ritmo impuesto el primer día; tanto, que a muchos les dieron ganas de apuntarse a la salida de niños, que contó con la participación de nada menos que 60 bikers de todas las edades. Claro que nadie se imaginaba que en Menorca son tan exigentes que incluso a los más pequeños les organizaron una salida de ¡¡¡25 km!!! con un nivel técnico que a más de un mayor le haría poner el pie en el suelo. Con 358 metros de altura, el Monte Toro es la montaña más alta de Menorca, y claro, uno de los puntos claves de esta segunda etapa, que nada más tomar la salida tenía que conquistarlo. Era el primer gran escollo de los muchos que nos esperaban en este segundo tramo que discurría por los antiguos caminos rurales de la parte central de la isla, una de las más desconocidas pero a la vez bellas, además de visitas al Camí de Cavalls a la altura de s’Heretat des Druc, un tramo muy significativo y emblemático de la recuperación de este camino. El punto más duro al que tuvieron que enfrentarse los participantes se encontraba a unos 15 km de meta, justo en la Costa de Sant Pere, una ingrata y dura subida con un desnivel sostenido del 19 %.

110

Biniancolla

SoloBici

SoloBici

2011

2011

DICIEMBRE

DICIEMBRE

111


10 minutos con… Pere Català (presidente de la Penya Ciclista de Ciutadella)

Caminos interiores amurallados, franqueados por docenas de puertas y plagados de miles piedras capaces de destruir las piernas y los brazos, incluso de los más preparados. Caminos que siempre desembocan en un paraje inolvidable, en una cala virgen o en una laguna que quedará para siempre clavada en la retina, lugares de postal que exigen ser vividos en primera persona para captar todo su esplendor.

Las ‘vacas’ protectoras

Ya os hemos hablado anteriormente de ellas y del formidable trabajo que desempeñan; son las “vacas” del Club Ciclista Ciutadella, que se encargan de que todo en la Volta transcurra sin el menor contratiempo. Son un rebaño compuesto por más de sesenta unidades que a la vez están apoyadas en los distintos cruces por otros miembros de la organización, protección civil, guardia urbana o guardia civil. Teniendo en cuenta la orografía del terreno y particularidades de Menorca, ya que la mayoría de lsd pistas y senderos atraviesan campos privados o espacios naturales de especial protección donde el tráfico motorizado está terminantemente prohibido, las “vacas” desempeñan un papel fundamental, que no es otro que el de velar por la salud física y mecánica de los participantes, y el de cuidar todas y cada una de las docenas de puertas que se encuentran por el camino, procurando que estén abiertas cuando pasa el primer participante y cerrándolas cuando acaba el último. Para abarcar toda la prueba utilizan un curioso sistema de relevos que les obliga a todos a mantener un frenético ritmo de carrera para atender las incidencias y a la vez recuperar su posición en el pelotón y relevar a los compañeros. Una tarea que no siempre es fácil teniendo en cuenta que a menudo son senderos muy estrechos por los que sólo pasa una bicicleta. Este año, precisamente, dos de los accidentes más graves fueron de dos “vacas”. Una de ellas acabó con luxación de hombro y la segunda sufrió un grave percance que necesitó de cirugía facial. A ambas les deseamos una pronta y perfecta recuperación.

La Volta promociona Menorca Aunque la Escuela de Turismo de Baleares ha distinguido a la Penya Ciclista Ciutadella con el escudo de oro (máxima distinción) “por su contribución a través de La Volta a la difusión del cicloturismo como actividad respetuosa con el entorno natural y actividad de vital importancia, al abrir la posibilidad de alargar la temporada turística de la isla”, la realidad es que el Consell Insular de Menorca sigue sin apoyar incondicionalmente a la organización. Si ya el año pasado al cierre de la edición 2010 os hablábamos del peligro que corría tan importante evento de cara a 2011, la verdad es que ahora, transcurrida una nueva edición, la situación no ha cambiado lo más mínimo; sigue habiendo muchas promesas e intenciones pero pocas realidades. Es cierto que al final el evento se ha llevado a cabo sin que los participantes hayan notado la más mínima merma en la calidad organizativa, muy al contrario, pero para la “penya” ciclista continúan persistiendo tanto los problemas económicos como organizativos, especialmente en lo que a diseño de recorrido, permisos, acondicionamiento de senderos, etc., se refiere. “Necesitamos incrementar algo la escasa ayuda económica que recibíamos de la institución para poder profesionalizar algunos aspectos de la Volta y así poder ofrecer un mejor servicio y, a su vez, divulgar una mejor imagen de la práctica del ciclismo en Menorca”, declaraba el presidente de la Penya Ciclista de Ciutadella tomando un café al término de la prueba.

Es básica la recuperación de caminos Precisamente, una vez finalizada la 7ª edición, volvimos a realizar un balance con Pere Català, presidente de la “penya” y hombre que capitanea

112

un barco que en apariencia navega solo, pero que necesita un cuidado mimo día a día. Pere, además, ha estado trabajando durante un año completo para el Consell Insular de Menorca, para el que ha realizado un completísimo informe sobre cómo dinamizar el cicloturismo en Menorca: “Durante un año hemos trabajado en un informe que analizaba la situación y en el que se hacía especial referencia a los antiguos caminos rurales. Quiero pensar, porque así me lo han manifestado, que alguno de nuestros representantes políticos lo va a leer, aunque siempre existe la posibilidad de que al final no tengan tiempo y se quede en la estantería. Me gustaría que sirviera para algo”. Precisamente sobre la necesidad de recuperar antiguos caminos rurales, ahora en manos privadas por simple dejadez de la Administración, giran las principales reivindicaciones. En este aspecto, la “penya” hace especial hincapié: “La Administración debe asumir sus obligaciones para defenderlos y conservarlos –aclara Pere-. Los caminos son un patrimonio público muy necesario para la práctica del ciclismo en Menorca, que desgraciadamente se está perdiendo”.

Más que el Camí de Cavalls

La recuperación y acondicionamiento del famoso Camí de Cavalls y la importante labor turística que está ejerciendo sobre la isla es lo que está moviendo a Pere y todo su equipo a luchar por aumentar el número de kilómetros de pistas practicables. “No estamos solos –puntualiza-, aunque tampoco se puede decir que seamos muchas las entidades que trabajamos en este sentido. Por una parte, se está forman-

do una coordinadora para la recuperación de caminos en Menorca -a las primeras reuniones han asistido unas veinte asociaciones ciudadanas-, cuyos objetivos son: sensibilizar a la sociedad del valor y la importancia de esos caminos y presionar a las Administraciones para que actúen en la recuperación de los mismos. Por otra parte, sería lógico y normal que el colectivo de empresas que se dedican o piensan dedicarse al turismo activo en Menorca compartieran estos objetivos y colaboraran de alguna manera en mejorar la red viaria no motorizada de la isla”. Cuestionado sobre el futuro de la Volta y los cambios y novedades que puede aportar la edición 2012, el presidente de la “penya” se muestra un tanto precavido; por una parte se le adivina el deseo de seguir, pero al mismo tiempo parece tener la clara convicción de que no a cualquier precio. “Cierto –asevera-, emprendimos la organización de la 7ª Volta a Menorca BTT después de llegar a unos acuerdos verbales con el Consell Insular. A día de hoy aún no sabemos si se cumplirá algo de lo acordado. El diseño inicial de las rutas de esta 7ª Volta contemplaba pasar por tres nuevos caminos recuperados para el uso público por los que finalmente no ha sido posible pasar. Primero hemos de analizar si es posible organizar para 2012 una Volta con las suficientes garantías de calidad. Creo que son muy conscientes de la importancia de la Volta para promocionar Menorca como destino turístico para ciclistas. Lo que pasa es que no basta con ser consciente de algo y tener buenas intenciones, hay que actuar”.

SoloBici

SoloBici

2011

2011

DICIEMBRE

DICIEMBRE

113


Articulo sobre la 7ªVuelta a Menorca en BTT