Page 1


Editorial EU: ¿El país de la libertad? Estados Unidos, en varias ocasiones, ha asegurado ser “el país de la libertad”. Sin embargo ésta es un valor universal y por tanto resulta difícil dotarla de un significado particular, es decir se trata de una concepción diferente para cualquier nación en el mundo. Para ellos (los Estados Unidos) tal vez el concepto “libertad” radique más en la capacidad que poseen los ciudadanos norteamericanos para adquirir: teléfonos celulares, casas, automóviles, diversión, y cuanta cosa material se pueda adquirir monetariamente, y no a la capacidad que tiene el ser humano de poder obrar según su propia voluntad y mucho menos mencionar algo acerca de la pluralidad de ideas. Bajo el pretexto de prevalecer la libertad y la seguridad de los americanos el gobierno estadounidense ha implementado, desde siempre, mecanismos que favorecen la constante vigilancia privando, irónicamente, a los ciudadanos de su mayor libertad: su intimidad. Cuando los norteamericanos usan sus tarjetas de crédito o de debito quedan registrado que fue lo que compraron, los lugares que frecuentan y cuanto es lo que tienen en el banco en una base de datos del gobierno. Lo mismo ocurre cuando ellos entran a ver pornografía, bajan un video o canción en sitios donde pueden hacerlo gratis ya que inmediatamente la CIA les notifica vía internet que están siendo observados y que dejen de actuar de ese modo. Día con día son observados continuamente para ratificar el orden social. Observar sin descanso todas las actividades cotidianas de la población. Ha llegado a tal punto que hoy podemos afirmar, y sin temor a equivocarnos, que todo lo que realiza cada individuo en Estados Unidos es dominio del sistema político y jurídico-estatal.

Ningún ciudadano de cualquier país en el mundo está exento de ser completamente libre no obstante la vigilancia y las prohibiciones no son tan severas como las que los ciudadanos del “país de la libertad” tienen que lidiar diariamente. Durante la guerra en Afganistán e Irak un hombre de edad avanzada fue visitado por el FBI sólo por no estar de acuerdo con la barbarie de la cual George W. Bush y el Ejército norteamericano eran responsables; siendo su único delito comentar con sus compañeros del gimnasio lo que opinaba al respecto

De Igual forma se viola el libre albedrio de los norteamericanos restringiéndoles, desde la Guerra en Shinchun , la visita a Corea del Norte y más recientemente, desde la guerra de los misiles, a Cuba.


En cuanto a la democracia, el gobierno de Estados Unidos pretende enseñarle a otros países con el “mejor ejemplo” como ejercer ésta a base de brutales torturas y sádicas practicas penitenciarias. Ejemplo de ello es lo que ocurre en la prisión de Guantanamo donde la CIA juega el papel de la policía del mundo (nadie se los pidió) y apresa deliberadamente a ciudadanos de cualquier rincón de la tierra, generalmente acusados de Medio Oriente, y los retiene indefinidamente sin juicio y sin derecho a un abogado que pueda defenderlos quedando de este modo violados sus derechos universales. Barack Obama prometió durante su primera gestión desaparecer Guantanamo y al mismo tiempo abrir un juicio penal contra los funcionarios que recurrieron a violentos métodos de interrogación que terminaron por provocar la perdida motriz del brazo izquierdo de Omar Khadr y la muerte de otros reclusos del campo de concentración. No obstante la justicia de Estados Unidos ha dejado impune a sus militares y al momento Guantanamo sigue operando con los mismos métodos de tortura. Esto no es nuevo la intervención del Estado norteamericano en otros países siempre ha estado presente y más aún cuando se trata de erradicar el nacionalismo de tercer mundo o como más frecuentemente ellos lo llaman terminar con fanáticos “ultranacionalistas”. Según el tío Sam los “ultranacionalistas” (de tercer mundo) son un montón de socialistas que atentan contra la libertad y la protección de sus materias primas (más correctamente nuestras materias primas llámese Latinoamérica o de Medio Oriente).

Lo que ignoran los ciudadanos del país de las maravillas es que la mayoría de esos grupos radicales sólo buscan terminar con la pobreza de sus países y terminar con la intervención de grandes trasnacionales norteamericanas que saquean y explotan sus recursos naturales.

Cuando los derechos de los empresarios e inversionistas norteamericanos son amenazados, por endemoniados “populistas”, la democracia tiene que desaparecer. Sino por qué otro motivo la CIA intervino en la democracia de Italia en 1948, en la de Costa Rica en 1950, en la de Guatemala en 1954 o más reciente en la de México en 2006 y 2012. ¡Bonita manera de hacer democracia! Obama estará cuatro años más en el poder y tiene la responsabilidad moral de enmendar los daños que ha provocado su nación en nombre de la libertad. Hoy tiene la posibilidad de sacar las tropas norteamericanas de Irak. En sus manos está desaparecer definitivamente Guantanamo y además permitirles a sus ciudadanos acercarse a otros modos de ver, pensar y concebir el mundo. La libertad no conoce coordenadas es por eso que Estados Unidos debe dejar de condenar la intimidad de los norteamericanos y respetar el libre pensamiento. Por Verónica Lugo


Contenido Artículo de opinión 7 Hugo Chávez, ¿La muerte en tres caídas? 9 Del malestar a la nausea en la escritura

Columnas 12Entre la misantropía y la ironía a lo perfecto Sólo quiero ver la película

15De teatreros, sonideros y artas plastas Teatro itinerante, convivencia con la navidad de los pobres

Criticas 19Lolita Ayala y sus buenas noticias 21La apuesta por una mejor pastorela 25Televisa: Fábrica de sueños mentiras 26La caza: mentiras, dudas e incertidumbres


Hugo Chávez, ¿la muerte en tres caídas? Verónica Lugo Todos, si no es que la mayoría, hemos escuchado hablar por lo menos una vez del revolucionario y actual presidente constitucional reelecto de la República Bolivariana, Hugo Chávez. Personaje polémico sin duda alguna, inclusive ahora en la enfermedad no deja de ser único, pues según especialistas, el sarcoma que padece Chávez (cáncer de rápida reproducción en el tejido muscular) no supera el 1% de los tipos de cáncer que se diagnostican cada año.

“El Nuevo Herald, lo daban por muerto o en un estado crítico cada vez que entraba al hospital”. Con el diagnóstico de Chávez, cualquier paciente común no tiene más de 18 a 24 meses de vida. La enfermedad del mandatario venezolano comenzó a presentarse desde mediados del 2011. Primero se le diagnosticó cáncer de colon. Luego, se le encuentra un absceso en la zona pélvica, específicamente en el músculo que se llama psoas, es entonces cuando el equipo médico cubano aclara que se trata de un sarcoma y no otro tipo de cáncer. Chávez es operado y le extraen el tumor, según él mismo “del tamaño de una bola de béisbol”.

Enseguida, es sometido a cuatro ciclos de quimioterapia entre julio y septiembre del mismo año. A los quince días después de haber pensado ya tener vencido al cáncer, Hugo Chávez reapareció haciendo ejercicios en los jardines de la sede de gobierno

para desmentir los rumores que habían surgido en torno a su enfermedad, y es que diversas publicaciones sobre todo extranjeras, como lo fue el caso del diario de Miami “El Nuevo Herald”, lo daban por muerto o en un estado crítico cada vez que entraba al hospital. Dijo que habría una supuesta campaña “morbosa, grosera e inhumana” orquestada por sus opositores quienes desde siempre él ha estado seguro quieren acabar con su vida a como dé lugar. Y ahora, una de esas preguntas tontas: ¿a quién le conviene que acabe la vida de Hugo Chávez? La respuesta es más que obvia, si no entonces preguntémosle a los Estados Unidos o a España o a la oposición venezolana por qué le interesa tanto que al pueblo y al resto del mundo se le “informe con la verdad”. Basado en un informe médico del 12 de enero de 2012, salió a la luz un reportaje de ABC España, ahí se aseguraba que al presidente de Venezuela le quedaba un año de vida. Se hablaba de una metástasis en los huesos y la espina dorsal provocada por no querer someterse al tratamiento, pues estaría obligado a dejar sus funciones. ¿Regresar al viejo truco de hacerlo quedar como un necio?

Pues no lo sabemos, lo que sí es que en ese mismo reportaje atribuían la administración de calmantes y estimulantes al incremento en su presencia pública, esto dicho sea de paso, respaldado en el informe médico. Aún así, la versión del gobierno venezolano era que Chávez estaba fuera de peligro, que todo ese tipo de informes serían parte de una “conspiración” imperialista en contra de la “revolución bolivariana”. Entonces, ¿qué nos quiso decir Chávez al presentar la memoria y cuenta de su gobierno en el 2011 frente al Congreso venezolano, en la cual estuvo hablando durante 9 horas seguidas, justo unas semanas antes de que saliera el reportaje de ABC España? Obviamente me refiero a lo que quiso decir más allá del discurso. Después, vino algo que de alguna manera contradijo la negación rotunda del gobierno de Venezuela, se da la primera recaída. En febrero de 2012 se anuncia oficialmente que la lesión reapareció en el mismo lugar del primer tumor. Esta vez el cáncer se había extendido al hígado y la vejiga, Chávez es sometido a una nueva operación y


ahora se somete a cinco ciclos de radioterapia. Sorprendentemente, EE.UU evitó comentar sobre la salud del mandatario en esa ocasión. “Realmente es un asunto privado, así que me abstendré de cualquier comentario”. Así lo expresó el portavoz del Departamento de Estado Mark Toner, movimiento muy inteligente si tomamos en cuenta que con la publicación de Miami y el crédito otorgado a la de ABC, el gobierno de Barak Obama ya se había comprometido bastante. El 27 de noviembre Chávez anuncia que el cáncer reapareció. Según informes extraoficiales, ahora sí ya padecía de metástasis en los huesos las cuales le provocaban dolores en el fémur izquierdo y dificultades para caminar. Personas cercanas al presidente decían que vomitaba sangre y no comía. Se comenzaba a especular sobre un chavismo sin Chávez, pero entonces apareció una nueva figura, Nicolás Maduro. Tercera caída, ¿la última? En diciembre se da a conocer que los exámenes señalan una infiltración del tumor en la espina dorsal. Se determina operar de urgencia la espalda para prevenir una compresión de la médula espinal, producto de la metástasis ósea. Después de la operación y con su sistema inmunológico debilitado, el mandatario adquiere una septicemia (infección generalizada) que obliga a los doctores a ponerlo bajo ventilación mecánica, el famoso coma inducido del que tanto se habla ahora y del cual muchos auguran no saldrá con vida. Ahora viene al caso retomar el tema de Nicolás Maduro, vicepresidente venezolano. Hablamos de un ex conductor de metro (lo cual no considero le quite méritos) quien logró un importante avance en su carrera política luego de que el presidente Hugo Chávez lo designó como su sucesor en caso de que el cáncer le hiciera una mala jugada.

¿Es este personaje el que podrá contener las luchas internas en el chavismo por el liderazgo de la organización? ¿Podrá triunfar en unas posibles nuevas elecciones presidenciales en caso de que Chávez no pudiera tomar protesta el 10 de enero y así reclamar el tercer triunfo obtenido el 7 de octubre? De cualquier manera, Maduro se mantiene al pendiente de quien lo nombrara canciller en 2011, este hombre de formación marxistaleninista sigue consolidándose como la mano derecha de un revolucionario que se resiste a perder la batalla. En palabras de Chávez, el vicepresidente es “uno de los líderes jóvenes de mayor capacidad” y Maduro al declarar sobre el presidente en su lucha contra el cáncer sostiene que sigue viendo “el rostro con la fuerza de siempre”. Qué más da si no hubo mensaje de año nuevo, mientras sus cercanos lo vean bien, la esperanza sigue viva aunque haya quienes se empeñen en decir que no se está hablando con la total verdad. Mientras tanto concordaré con las palabras de Kiotto García, periodista colaborador de Universocanario.com. “La cortina de humo aumenta y una vez más Venezuela se suma en el devenir de un caudillo que puede ser derrotado por una enfermedad que no

perdona a nadie, ni siquiera a la revolución bolivariana chavista”. ¿Será que esta es una prueba para el chavismo? ¿Se consolidará para la posteridad más allá de perder a su máxima figura representante? Lo cierto es que no sabemos si Chávez se recuperará, el hermetismo del gobierno y las especulaciones de los medios internacionales no permiten ver un panorama claro. ¿Qué pasará si se muere? ¿A rey muerto, rey puesto? Maduro sigue a su lado, la oposición desesperada y los “conspiradores imperialistas” de siempre, frotándose las manos.

8


Del malestar a la nausea en la escritura Verónica Lugo Hace un par de semanas atrás me encontré, repetidas veces y hasta el hartazgo, con una desagradable moda en la red social Facebook. Un considerable número de contactos, comunidades y sitios populares habían estado jugando, o mejor dicho habían estado deformando, el lenguaje escrito y es que al parecer se ha puesto de moda escribir incorrectamente. Ya no se trata únicamente de cometer faltas ortográficas, sino de escribir con toda deliberación de manera poco acertada. Sin embargo modificar la escritura no es algo que se suscite estrictamente en nuestros días. Los antiguos romanos, de los cuales, el idioma que legaron fue el latín vulgar y no el culto –vulgar porque proviene del latín “vulgaris” (perteneciente a la gente común), y que después se trasladaría a vulgo (concerniente a la multitud de habitantes de una ciudad)- alteraron la lengua porque en aquellos tiempos la ignorancia y el analfabetismo predominaba en la sociedad. De tal modo podríamos afirmar que el modo de hablar y escribir define la educación y cultura de un pueblo. Si es el vulgo el que dicta las normas del habla y al mismo tiempo modifica la escritura, entonces a qué punto hemos llegado, como civilización, cuando celebramos toda oración careciente de sentido y la repetimos indiscriminadamente ¿Es la idiosincrasia actual tan pobre como para ignorar que el lenguaje no es un sistema arbitrario? El lenguaje está resguardado en el mundo y forma, a la vez, parte de la cultura porque las palabras se sitúan como signos que hay que descifrar. Los sonidos de las palabras dotan al lenguaje de significación y de sentido. En un primer nivel de significación la palabra “ola” denotará una imagen mental de una onda que se desplaza por una superficie acuosa y la palabra “hola” denotará un saludo. Al mismo tiempo, en un segundo nivel de significación, cada palabra connotará un sentido más amplio en cuanto a las características especificas de acuerdo al contexto en que éstas se sitúen. El lenguaje es lo que es porque tiene sentido en su contenido y es representativo por las convenciones sociales que se han fijado bajo ciertos criterios y pautas.

De igual manera que la mala ortografía refleja la carencia cultural; el hacerlo correctamente es una señal que denota educación y credibilidad al transmitir un mensaje u opinión. Las personas que no escriben cabalmente fuera de las redes sociales tampoco lo van hacer dentro de ellas; pues generalmente en la mayoría de los casos fueron las redes sociales las que evidenciaron una mala formación ortográfica. Para subyugar la mala caligrafía, sólo hay un método: querer hacerlo bien. No obstante por integrarse a un grupo, muchas veces, los adolescentes y las personas jóvenes renuncia a algo tan personal como es la ortografía para pertenecer a un sector y no sentirse marginados. De acuerdo con algunos estudios, realizados por Elizabeth Neumann, el miembro individual de una sociedad observa constantemente su entorno para ver cuáles son las opiniones y modos de actuar que lo harán ganar la aprobación de la sociedad y cuáles lo llevarán, por el contrario, al aislamiento. Así el individuo deja de ser particular para ser parte de la masa. Muy probablemente sea por esta razón que muchos adolescentes escriban incorrectamente a propósito para no sentirse excluidos en determinados entornos. Independientemente de las modas, de las transformaciones o cambios que ha sufrido el lenguaje a través de los años, es lamentable que esta situación haya crecido de manera exponencial y que aún con todas las nuevas herramientas actuales, se haya deformado tan atrozmente la escritura en lugar de optimizarse. La importancia de escribir bien radica, más allá de la manera en que nos percibe el mundo, de la imagen que proyectamos hacia los demás o de las satisfacciones individuales que esto podría traernos. Simplemente debemos de entender que el uso del lenguaje competente es más eficaz que el incompetente; pues al usar mal la escritura no sólo no aportamos nada, deformamos la significación y bloqueamos los canales de la comunicación que hacen posible el entendimiento. 9


Sólo quiero ver la película... Hace, aproximadamente, 180 años Hace, añosFrancia Franciainventó inventóla la fotografía, poco después Estados Unidos la comercializo. Años más tarde Francia inventó el cinematógrafo y Estados Unidos nuevamente lo comercializo. Posteriormente aparecieron industrias grandes que se dedicaban a la distribución de películas cuyo único objetivo era lucrar con el séptimo arte. Pronto el cine se convirtió en un lugar donde lejos de ir a ver películas ocurrían todo tipo de sucesos. Es muy típico que estando en el cine se te antoje, justo diez minutos antes de que empiece la película, comprar unas palomitas y es que quién puede resistirse a el olor o al sonido del maíz tronando. Entonces te formas porque, según tú, vas bien de tiempo. Es el turno de hacer la orden, ahora quedan cinco minutos para que la película comience. Enseguida te dispones a pedir unas palomas medianas pagar e irte a tu sala a disfrutar. Sin embargo la persona que te atiende en dulcería te bombardea con una serie de preguntas: “Por cinco pesos más no prefieres hacer grandes tus palomitas”; “No” –Contestas. Pero empecinadamente la persona que atiende tu orden insiste en incrementar la venta: “Puedo ofrecerle un chocolate, algún helado o uno refresco para acompañar sus palomitas” […] “El combo nachos podría ser una buena opción”. Entonces algo colérico respondes: ¡Está bien! Sí.

Entre la misantropía y la ironía a lo perfecto

Verónica Lugo

La cuenta excedió el precio de las entradas y tu película ahora tiene algunos minutos de haber comenzado. Entras a la sala no ves nada, todo está oscuro. Tropiezas con cierto escalón e irremediablemente tiras la mitad de la canasta de las palomitas, que habías comprado en la dulcería, al suelo. Te levantas, escuchas algunas risas, pero no te da mucha pena porque cómo está tan sombrío nadie puede sabe r quien eres. Una vez sentado en la sala del cine te dispones a deleitar plenamente del filme que tanto habías esperado. No obstante no falta la señora imprudente que no dejo encargado al bebé que llora, llora, llora, grita, llora, grita más fuerte y vuelve a llorar. A pesar de que has perdido toda la concentración no quieres parecer intolerante, entonces te reservas tus comentarios pero tu paciencia se va agotando cuando de repente suena el “ring” del teléfono de un fulano que se pone a hablar o cuando justo a tu lado una parejita de novios cachondos no se deja de manosear. Todas esas situaciones pasan dentro de las instalaciones de las empresas que se dedican a la proyección de películas. Ese es el riesgo que debes correr cada que te dispones a ir al cine. Así que ya sabes mucha paciencia con todos estos sucesos y sobretodo evita pasar el ridículo por gritar: ¡Sólo quiero ver la película! @bretanicsgirl


Tonalá #261 Col. Roma Sur ,C.P. 06760 México, D.F.


De teatreros, sonideros y artas plastas Teatro itinerante, convivencia con la navidad de los pobres Desde los cinco años he sido actriz, me ha tocado vivir una infinidad de cosas y he tenido un montón de experiencias, pero este año, me tocó vivir lo más conmovedor, por no decir lo más triste. Era 21 de diciembre, el último día de “La casa de Santa”, una obra ambulante que por cierto me costó mucho trabajo montar pues nunca había trabajado en este rama de la actuación. Me quejé de todo cuanto pude y me molestaba que cada vez entraran grupos más grandes porque sabía que todo ese dinero de las entradas nos sería estafado a cada uno de los actores. En fin, estábamos en la recta de la despedida, por mi parte ya había decidido dejar la compañía y definitivamente me alejaría del teatro itinerante. De pronto, en uno de esos grupos no tan numerosos, entró un niño en silla de ruedas, los taquilleros lo ayudaron a pasar por la primera puerta y los actores que estábamos vestidos de duendes lo veíamos con cierta incomodidad porque ocupaba mucho del espacio ya de por sí reducido. La duenda que atendía la entrada dio la bienvenida y yo les pedía a los asistentes me acompañaran para buscar a Santa. Pasamos la segunda puerta, la señora Claus también daba la bienvenida a los visitantes, pero esta vez fue interrumpida por una voz cansada y apurada: – ¿Cuánto tiempo dura esto? ¿Y Santa? – La señora Claus, una actriz principiante, se quedó pasmada por unos segundos, era la primera vez que se enfrentaba a salir del texto y a un rostro con un cuerpo cuya voz reflejaba el sufrimiento de lo cotidiano, ser siempre pobre. Nadie había notado bien al muchacho hasta ese momento, entonces se hizo el silencio. Él esperaba una respuesta que nunca llegó, entonces sólo dijo: – Me tengo que ir – Su cajita de mazapanes y las veinticinco monedas de un peso con las que pagó la entrada nos dijeron a dónde iba, seguramente no muy lejos. Yo ahora iría hasta donde las fuerzas me alcanzaran y el teatro itinerante, seguramente se quedaría conmigo. @LizethCardentti

15


Si hablamos de los noticieros de Televisa, no precisamente nos estamos refiriendo a lo más objetivo del periodismo mexicano, pero si me fuera requerido dar un ejemplo de la subjetividad en todo su esplendor dentro de la televisión mexicana, seguramente El Noticiero (nombre original por cierto) con Lolita Ayala sería mi primera opción. La mujer que quería ser doctora llegó a la televisión como aprendiz del Dios todopoderoso y poseedor de la verdad, Jacobo Sabludovsky; ahora le dicen periodista a una muchachita que en repetidas ocasiones ha mencionado: – Mi audición fue la peor de todas pero me quedé porque decían que tenía el rostro amable –. Por supuesto, la fábrica de sueños necesitaba a “la cara amable de la noticia” entonces por qué no ponerle Lolita a Dolores y darle el horario de las 2:30 cuando la mayoría de las amas de casa está metida en la cocina. Ya son 25 años de un noticiero donde se refleja un país dentro de un mundo sí lleno de problemas, aunque dentro de los males el menor. Lolita Ayala no es periodista, es simplemente una comunicadora, la línea que maneja es light por así decirlo, apta para el horario pero no para los intereses que verdaderamente debería tener la sociedad. Se me puede culpar de exagerada, aún así pienso que al ama de casa se le deben dar más datos duros, no por pasar mayor tiempo en el hogar sólo debe enterarse en cuánto está el kilo de tortilla o de cómo estuvieron las vacaciones en Acapulco o de cuántas focas mataron este año o de si viene otra vez el Papa, esa es información importante pero también la política y la economía global deberían serlo. El Noticiero que lleva como slogan “Muchas noticias” dura treinta minutos, algo contradictorio si se analiza a profundidad. ¿Con las muchas noticias se refieren al resumen del noticiero nocturno y el matutino? No conformes con ello, decidieron dar un corte informativo al diez para la dos cuyo contenido es el resumen del resumen de las noticias de la primera parte del noticiero. La imagen no ha cambiado mucho, si acaso el reloj que muestran en la parte superior izquierda ahora luce como si fuera de tercera dimensión y en lugar de una pantalla verde, ahora hay una pantalla de leds azules donde se proyectan las imágenes de un mundo dando vueltas o de mariposas monarcas. La típica rosa en el esbelto florerito blanco sobre el escritorio de la única mujer con un noticiero en el canal estelar del junior Azcárraga, nunca ha cambiado, la rosa siempre es fresca aunque el concepto ya esté marchito. Tal vez lo que sí cambió fue el estudio, ahora resulta que sólo López Dóriga tiene el privilegio de transmitir desde su propio espacio, los demás deben conformarse con el “Centro de Operaciones Televisa” que no es más que la escenografía del

apantalle, quienes conocemos al monstruo de mentiras por dentro sabemos que el área de redacción no va más allá de cinco cubículos en un piso justo frente a las escaleras eléctricas. Primero va el clima, luego las noticias del Distrito Federal, sigue la gustadísima (por no decir gastadísima) sección “Breve recorrido por la República Mexicana y el mundo con…” en donde el papel estelar lo ocupa otra de las amables frases de Lolita “pero también hay información amable” rematando con anuncios como los del final de la misa en donde cumple con su loable labor (esto lo digo sin sarcasmo) de anunciar lo que hace su fundación que además de proanimales también apoya a las mujeres con escasos recursos para realizarse mastografías o a veces también pide donadores de sangre para algún desafortunado enfermo. La última sección son los deportes y la dan diferentes comunicadores, lo cual muchas veces pone en evidencia lo monótono que es el noticiero porque Lolita le sigue diciendo Enrique Burak a cualquiera que se pare de ese lado del estudio. Predomina el aburrido primer plano y muy de vez en cuando vemos una toma general en donde descubrimos el enorme escritorio, la gente que corre por detrás o la pantalla de leds reflejando una y otra vez lo mismo.


Se musicalizan las notas, comunicados y twitts. Los reporteros acaban sus notas con el sello característico de su nombre y la frase “Noticieros Televisa”, todo cantadito para agregarle estilo. Al primer corte, otra de las palabras favoritas de Lolita “Seguimos…”, de nuevo un resumen del resumen, tres notitas y nada más, luego el rompecorte con una nota completa, regresan con el tipo de cambio (importante darle un vistazo las divisas). Por lo regular vemos a cuatro personas dirigiendo este “espacio informativo”, a estos se les permiten las risitas irónicas o los adjetivos calificativos, los gestos de aprobación o desaprobación, externar comentarios a favor y en contra. Hay un pequeño recuadro en la parte inferior derecha que muestra a una mujer que traduce, por así decirlo, a la comunidad sordomuda la información presentada, no entiendo bien su función porque siempre que hay vacaciones ese recuadrito simplemente desaparece ¿será que la comunidad sordomuda no ve las noticias durante los días de asueto? Con el segundo corte entra la frase “Tenemos muchas noticias, seguimos” y otra vez, el resumen de las tres notas que siguen. Casi no se hacen enlaces, el tiempo no lo permite, necesita ser algo muy importante para reportarlo en ese momento. Así entonces, hablamos de media hora del más puro resumen de la información, cuanto menos relevante pero apta para el ama de casa o el niño que va llegando de la escuela, mejor. La emisión termina con una frase de algún personaje importante y la liga con la nota de mayor impacto humano presentada durante el noticiero, toma la rosa de su escritorio y dice “Muchas gracias, hasta mañana” así cierra un círculo interminable de desinformación que al parecer en 25 años no ha causado molestia, al menos no en la mayoría. Tengo diez años de ver ese noticiero todos los días regresando de la escuela, no me quejo, no es aburrido, repetitivo hasta el cansancio e incompleto de principio a fin pero de cualquier manera cumple con su función dentro de la empresa, entretener, hacerle compañía a la señora y nada más.

23


LA APUESTA POR UNA MEJOR PASTORELA Año con año, diciembre es sinónimo de posadas, navidad y pastorelas, estas últimas bastante socorridas por escuelas primarias, oficinas, uno que otro conjunto habitacional y por supuesto la escena teatral del país.

A lo largo de los años, la tradición que nos recuerda uno de los métodos de la conquista ideológica de España, ha ido cambiando de manera cada vez más drástica, en unos casos para bien, en otros ya ni es bueno recordarlo. Este final de 2012 muchos de los grupos teatrales de la ciudad de Toluca decidieron llevar a cabo una competencia de pastorelas, desde luego que esto no resultó de ninguna reunión o acuerdo, como siempre, el que más gastara en publicidad y llenara más veces los foros sería el ganador. Entonces otra vez, como si estuviéramos en campaña política, salir a la calle significaba ser llenado de papelitos de colores con la información menos específica posible. Sin embargo, me llamó la atención un grupo de pastorcitos que se paseaba por los portales haciendo alusión a las antiguas técnicas de promoción del teatro, unos montados en sancos y otros recitando, invitaban a la gente a asistir al Teatro de los Jaguares en funciones de 8:30 y 10:30 para ver la pastorela titulada “La apuesta”. No lo pensé

mucho, decidí asistir. El horario era interesante, seguramente no se trataba de un simple espectáculo familiar y así lo confirmaba el pequeño papelito que me dio un diablo en sancos con la leyenda “Para mayores de 18 años y personas con amplio criterio”. Desde la entrada el teatro estaba pulcramente adornado con motivos navideños belenescos, hasta paja y un burrito de verdad recibía al público. Al llegar a la butaca uno veía ya a los actores sobre el escenario como si estuviéramos espiando la vida de unos pastores comunes, un recurso muy bien utilizado en el teatro cuando se hace

un intento de hacer más real la historia. La narración como tal dio inicio con el grito de una pastorcita en el centro del escenario, a partir de ese momento, los diálogos se desenvolvieron en ese mismo tono, algo molesto para los que estaban en la primera fila según pude escuchar a la salida pero bastante cómodo para quienes nos encontrábamos en los últimos lugares del recinto. En realidad no hubo muchos cambios de tono durante la ejecución, solamente se notaban las diferencias entre las voces chillonas de los pastorcitos y las engoladas de los diablos. En cuanto a iluminación

todo estuvo perfecto, “a tiempo” como solemos decir los que nos dedicamos al arte de las tablas. Los cambios luces permitían apreciar el hermoso vestuario que parecía sacado de una película de monitos en stop motion y el maquillaje, sin ser exagerada, no le pedía absolutamente nada a una producción de Broadway. La apuesta, es una pastorela poco común, en principio como las otras, pero impredecible en su final y eso es lo que hace de esta, una propuesta innovadora. Se trata de la historia de un grupo de pastorcitos que se enteran de la próxima llegada del redentor del mundo y para encontrarse con él tendrán que encontrar una serie de pistas dejadas por el arcángel mayor, este último llamado Estrellita y quien por cierto resulta ser gay. A la mitad del camino se encuentran con los diablos quienes les ofrecen una serie de beneficios tales como tiempos compartidos o puestos en el gabinete de EPN con tal de que no sigan. Es entonces que Estrellita intenta llegar al rescate pero termina enamorándose del diablo mayor y deciden ir a Be –


lén juntos pero antes le piden a los pastorcitos que les ayuden a buscar a los reyes magos a quienes ya había avisado de la situación por teléfono y hacen una apuesta (la cual en ese momento no revelan en qué consiste) de cuál sería la reacción del Dios hecho hombre al saber de la unión entre el bien y el mal en esas circunstancias. Todos apuestan porque no lo aceptaría, excepto un ángel llamado Pedro (haciendo alusión a San Pedro) quien dice ser la mano derecha además de la llave de Dios en el cielo. Una vez encontrando a Melchor, Gaspar y Baltazar, los pastorcitos junto con los diablos llegan ante Jesús, María y José, entonces Estrellita da un discurso sobre el amor y cómo no cambia su significado cuando se trata de la atracción entre personas del mismo sexo. Al final parece que la sagrada familia lo acepta, es cuando María habla sobre el equilibrio entre el bien y el mal. Finalmente todo termina con los personajes con el mismo vestuario pero en color blanco, todos tomados de la mano revelando en un cartel la apuesta: “Entrará al cielo quien adivine el pensamiento del señor, Pedro lo sabía, nosotros lo descubrimos en el camino, al final, todos tenemos un lugar junto al creador”. No hubo muchos aplausos, más bien el público parecía reflexivo. Francisco Ostoa, creador de la compañía “Transiciones”, la cual da cabida a todo tipo de actores no importando su apariencia física ni sus preferencias sexuales, fue quien dirigió y escribió esta nueva pastorela, la cual no puedo decir que me haya gustado, más bien prefiero dejarlo en que me sorprendió. La propuesta sin duda fue arriesgada, moderna, por así decirlo, los actores supieron enfrentar el reto pero en ciertas partes del relato pienso que más bien cedieron al capricho de su director dejando de lado la construcción de su personaje e incluso de su propia historia dentro de la narración. Si Ostoa amenaza con regresar el próximo año con una propuesta de tanto impacto como esta, plantearía las siguientes preguntas: ¿Valdrá la pena arriesgar una tradición tan conservadora como la de las pastorelas? ¿Cuál es el límite de la manipulación a una misma historia? Por mi parte sólo puedo decir una cosa: El teatro navideño no son sólo pastorelas y no hay por qué pensar en ciertas historias como las únicas portadoras de moralejas.

25


Televisa: Fábrica de sueños mentiras Verónica Lugo Lejos de ser una mesa redonda donde se debaten y contrastan puntos de vista diferentes, “Tercer Grado” es más bien algo parecido a un “Talk show”. De entrada el interludio o puente musical (musiquita para quienes no entienden términos que nos hacen ver, a los comunicólogos, inteligentes) con el que comienza el programa de televisión, es una especie de melodía que nos remonta a un circo lleno de payasos. Algunos de estos bufones, sirvientes de Azcárraga, son hasta chistosos pues se hacen pasar por intelectuales y analistas comprometidos con la sociedad pero otros como Ciro Gómez Leyva, dan más miedo que el propio “Pennywise”, cuando llega el momento de emitir rabiosamente su opinión (¡Aaaah!). En ningún momento se da pauta a alguna discusión, jamás se exponen puntos

de vista diferentes, característica primordial en cualquier debate.“Tercer grado” es una plática entre amigos sus “discusiones” son irrelevantes porque todos tienen ideas, opiniones y posturas similares. No hay un punto a discutir, pasan arbitrariamente de un tema a otro, muchas veces que poco o nada tienen que ver. Lo único que ofrecen al televidente, además de las mentiras llevadas sagazmente por una extraordinaria manipulación, son reflexiones simples llenas de retorica y pretensión. Todos los miércoles, vestidos con los mejores trajes, peinados y maquillados perfectamente, salen después del noticiero con más “rating” del canal de las estrellas, en el programa conducido por

Leopoldo Gómez, al aire: Joaquín López Dóriga, Ciro Gómez Leyva, Carlos Marín, Carlos Loret de Mola, Adela Micha y Dennis Maerker. Dando la apariencia de ser grandes conocedores de temas de toda índole usan palabras rebuscadas que rayan en la demagogia y verborrea. Pretenden ser la voz de la honestidad y la objetividad; sin embargo analizándolos, detalladamente, claramente pueden verse sus intenciones pues cuando les interesa que a la audiencia les quede claro alguna opinión utilizan palabras y términos más coloquiales para que todos los espectadores puedan entender el mensaje que pretenden grabar en la opinión pública e inconsciente colectivo. Muy por el contrario cuando tratan temas referentes a reformas

políticas o fiscales, administración pública, política trasnacional y economía, diseñan, a propósito, un lenguaje ostentoso que haga verlos inteligentes para que así los televidentes infieran que la política es aburrida y tema exclusivamente para “conocedores”. Creo, francamente, que las únicas personas que ven “Tercer Grado” son por un lado aquellas personas, sin ofender, que distan en comprender la objetividad de la subjetividad y, sin hacer preguntas, se lo creen todo y por otro lado los estudiantes de periodismo que están comprometidos con la verdad ya que dentro de este espectáculo, muy al estilo “bozziano”, podrán darse cuenta de lo que no se debe de hacer JAMÁS en este trabajo pues como bien lo dijera Kapuscinski, hace algunos años, “Los cínicos no sirven para este oficio” y con lo que yo remato diciendo ni los embusteros tampoco.

28


C RITICA

–CINE

La caza: mentiras, dudas e incertidumbres. Por Verónica Lugo Tomaríamos

una actitud muy crédula, e incluso irresponsable, si arrancáramos de manera purista y literal bajo aquel dicho popular que se ostenta en pronunciar: “Los niños no mienten”; y es que creer que los niños son incapaces de decir falsedades es un disparate que no tiene pies ni cabeza. El sentido de estas cuatro palabras va más allá del aspecto textual; por tanto hace más bien alusión a que un niño es tan inocente e ignorante, por su corta edad y no de manera peyorativa, que es fácil darnos cuenta, como adultos, si está o no diciendo mentiras. El séptimo largometraje de Thomas Vinterberg, “La caza” (Jagten), es una excelente exposición que nos muestra, a medida que va avanzando la historia, hasta que punto una mentira, originada por una pequeña niña de no más de cinco años, se sale de control y que tan perjudicial puede llegar a ser. El relato, en el que nos sitúa Vinterberg, sucede en una comunidad rural en donde Lucas (Mads Mikkelsen) vive y trabaja. Las primeras secuencias del filme nos dejan ver que Lucas es bien aceptado dentro de su comunidad. Él es un tipo de carácter dócil y profesor del preescolar al que asiste Karla, (Annika Wedderkopp) la pequeña hija de su mejor amigo Theo (Thomas Bo Larsen). Karla es una niña ignorada por sus padres por esta razón, busca constantemente refugio en el mejor amigo de su padre y en su mascota. Sin embargo la pequeña confunde las atenciones de su maestro preferido y le da a él un corazón con una nota amorosa.


C RITICA

–CINE

Piensa mal y… ¿acertaras? Al no ser correspondida como esperaba, la chiquilla hace berrinche y en un momento de cólera difama al respetable pedagogo a base de mentiras e imágenes mentales pornografías (que su adolescente hermano le muestra en alguna ocasión) para dar pie a una injusta casería de brujas. Bajo estas acusaciones ya nada volverá a ser igual para Lucas. Las dudas sembra das alrededor de él pronto se verán reflejadas en la desconfianza de sus seres queridos más cercanos. Además

la incertidumbre generada por una psicosis colectiva hará que el profesor se enfrente a todo tipo de vejaciones y hostigamientos de un vecindario que se jacta de ser civilizado. La película de Thomas Vinterberg desarrolla de manera fascinante y compleja la condición humana. En ésta no hay héroes, ni villanos: su único objetivo es mostrarnos como las emociones, instintos y el proceder humano es igual en todos los rincones del planeta y nos pone a pensar, de manera muy sensata, cómo reaccionaríamos nosotros si una situación así se presentara ante nosotros o en nuestro entorno.

30


EXpReSsArTe  

Revista