Issuu on Google+


Agradezco muy especialmente a Carlos González Manterola por su interés y apoyo para que esta exposición se llevara a cabo. Sergio Hernández


SERGIO HERNÁNDEz Oaxaca de Juárez, OAXACA

Espacio de Creación Contemporánea Del 5 de noviembre de 2012 al 3 de febrero de 2013

CÁDIZ, 2012


PRESENTACIÓN En Cádiz, la antigua Gades, nació, hace dos centurias, la institución jurídica que condujo la vida política y democrática en España y luego en Hispanoamérica. La Nueva España, devenida primero en  Imperio Mexicano,  no fue ajena al influjo que ejerció sobre el poder público ese documento rector que fue la Constitución de 1812. El gran legado liberal fue rescatado en los sucesivos ordenamientos que han regido nuestra vida social, y que limitaron excesos del poder público para hacer residir, en el pueblo, la soberanía de los nuevos Estados. En una de las provincias de ultramar, Oaxaca, había florecido un gran movimiento cultural y artístico, teniendo como figuras señeras al músico Juan Matías y al gigante de la pintura en el Virreinato: Miguel Cabrera, pionero de la escuela que al correr de los siglos heredaron Rufino Tamayo, Rodolfo Morales, Francisco Toledo y Sergio Hernández, forjadores y mentores, a su vez, de jóvenes talentos que han enriquecido el elenco de las bellas artes en la patria de Benito Juárez, insigne estadista, quien inspirado en los hitos de 1812, contribuyó, en 1857, a la conformación de una Constitución liberal, protectora de los derechos individuales e impulsora de la educación popular. En 1812, una España ocupada, como México,   refrendaba su espíritu libertario e independentista. Hubo que luchar contra la invasión y derramar sangre, como sangre también se derramó en la América Española, para compartir el ánimo inicial que rechazaba toda forma de  ocupación y conculcaba el uso de tradiciones e instituciones que habíamos tomado como propias. Fue tal la influencia de la Constitución de Cádiz, que a partir de 1821, ya como nación independiente, México adoptaba ese código jurídico como norma de su conducta política, hasta en tanto un Congreso nacional, a semejanza de las Cortes gaditanas, estableciera, en 1824, una Constitución para la nueva patria, hermana y no súbdita de la gran

nación con la que por trescientos años compartimos poder, grandeza y riqueza. El espíritu del liberalismo atrajo el amor por la educación, por el civismo y por la cultura. En Oaxaca se supo, a través de sus colegios superiores como el antiguo Seminario de la Santa Cruz y como el Instituto de Ciencias y Artes, mantener vivo el interés por las artes que se nutrían de las viejas enseñanzas y técnicas de maestros españoles e indígenas, así como del arte popular, cultivado por hombres y mujeres que profundamente amaban la naturaleza, la flora y la fauna, de las cuales tomaban sus colores para convertirlos en fantasía, regalo y ornamento para la vida cotidiana. Sergio Hernández, pintor oaxaqueño, maestro de la fusión cromática, acude a Cádiz con su obra y con su persona, con su individualidad y su forma expresiva, a extender y compartir el sentimiento y la intimidad de sus creaciones, inspiradas en expresiones del pueblo, en ansias libertarias y en genuinas manifestaciones del sentimiento indígena de Oaxaca. Sergio Hernández plasma en sus lienzos un reto permanente a los estilos y pautas que la ortodoxia impuso en otras épocas, no para destruirla o combatirla, sino para demostrar que la libertad creativa vuelca los ideales y el talento, en nuevas formas estéticas de nuestros días. Por eso, la obra de Sergio impacta y asombra, genera la inquietud y el interés por el descubrimiento de nuevos caminos, de nuevas formas artísticas que han abierto la apreciación del arte en ambos hemisferios. Oaxaca concurre a Cádiz, con esta muestra artística y con el reconocimiento a esta ciudad, como la cuna de libertades de que hoy disfrutamos españoles y mexicanos. Gabino Cué Monteagudo Gobernador Constitucional del Estado de Oaxaca

Zona arqueológica de Monte Albán, Oaxaca, México.

5


Es para la ciudad de Cádiz un auténtico honor recibir en el nuevo Espacio de Creación Contemporánea, ecco, una de las plásticas más representativas de la modernidad mexicana. La fuerza y majestuosidad del quehacer artístico del autor Sergio Hernández, no puede pasar desapercibida a ojos del visitante. Espectaculares formatos con una sorprendente combinación de formas y colores, harán que sus imágenes estén presentes mucho tiempo en el imaginario de todas las personas que se acerquen a nuestro espacio. El arte mexicano nunca ha sido algo extraño en nuestra ciudad. Representaciones pictóricas de la época de la colonia se pueden visualizar hoy en día en muchas iglesias gaditanas, no siendo infrecuente la existencia de algunas imágenes de la Virgen de Guadalupe de factura novohispana. La exposición Oaxaca de Juárez, Oaxaca supone una de las grandes apuestas que el país mexicano nos aporta en este año 2012, en el que Cádiz ostenta la capitalidad Iberoamericana de la Cultura y celebra el Bicentenario de la Constitución de 1812, que tanta proyección tuvo en el continente mexicano, con una participación importante de los Diputados que representaban a Nueva España.

En general, la obra del oaxaqueño Sergio Hernández se caracteriza por una amplia indagación de formas, estilos, materiales y técnicas. Sus pinturas, cargadas de gruesas capas matéricas, alcanzan dimensiones monumentales. Su mundo pictórico es producto de una imaginación desbordada en la que se entreveran imágenes oníricas y evocaciones de mitos y leyendas provenientes de su pasado cultural. A través de los años, se pueden constatar diferentes etapas de creación, pero conservando siempre la unidad y la homogeneidad. Sergio Hernández es originario de Huajuapan de León y ha participado en más de 70 exposiciones individuales y colectivas, montadas en espacios de México, Estados Unidos, Francia, Alemania, Suecia, Japón, Bélgica, Venezuela, Costa Rica, Cuba y Ecuador, entre otros países. Los gaditanos tenemos ahora la suerte de poder disfrutar de su obra en este año tan emblemático y fructífero en materia cultural que estamos viviendo. Sergio Hernández, que seas bienvenido a Cádiz. Teófila Martínez. Alcaldesa de Cádiz

Biblioteca del Convento de Santo Domingo, Oaxaca, México.

7


Siempre Oaxaca… En cada trabajo que realiza Sergio Hernández reafirma su ser oaxaqueño, su condición de hombre de tierra y viento, de sal y fuego, de ser creativo y de reflejar su más profundo sentido mixteco, su propia cosmovisión y forma de entenderse con el mundo. Oaxaca, lugar donde la plástica mexicana he reivindicado texturas y colores es el sitio que le otorgó la vida; su “país de las nubes” ha marcado todo el destino de su trabajo, su compromiso social y reivindicativo. Heredero renovador de la tradición de Tamayo y Toledo, Sergio Hernández se permite marcar nuevos límites para rebasarlos. Sus figuras antropomorfas y zoomorfas se entrelazan, se cruzan, se independizan y cobran nueva vida cuando las descubrimos. Su esgrafiado nos permite encontrar debajo del color nuevos planos.

Sus esqueletos nos miran y, al atestiguar nuestra sorpresa, nuestro sentir, se reinventan, renacen. Su obra, cargada de símbolos de excepción, permite adentrarnos en el mundo mágico de mariposas, ranas, puntos, manos, zapos, sueños y mentiras. Ausencias y presencias que se revelan en cada trazo. Para la Secretaría General Iberoamericana es un honor presentar en el marco de la xxi Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en la ciudad de Cádiz el trabajo de Sergio Hernández, artista mexicano que hace del saber ancestral visiones contemporáneas. Enrique V. Iglesias Secretario General Iberoamericano

Catedral de Oaxaca, José María Velasco, 1877, México.

9


México y Cádiz comparten un mismo sabor; el gusto por el arte original, genuino, que busca su raíz en su propia geografía, que se inspira en su cultura. Son naciones que poseen una complicidad histórica, y que se han influido mutuamente en múltiples viajes de ida y vuelta, que permiten hallar vestigios de la una en la otra. En parte, acontecimientos de un pasado común como aquella Constitución de 1812 en cuya redacción participaron muchos diputados mexicanos, conformando una de las delegaciones de ultramar más numerosa, han conformado un espíritu común basado en la libertad y en la búsqueda de nuevas oportunidades; una forma de concebir el mundo y la realidad que se ve muy bien representada en la obra del artista Sergio Hernández que, en uno de esos viajes continuos a los que antes me refería, visita Cádiz con la exposición Oaxaca de Juárez, Oaxaca. Esta muestra es una ventana a esa ciudad mexicana que el autor tanto venera. A través de obras pictóricas de gran formato interpreta el movimiento social de 2006 con su personal técnica

y visión para situarlo en un lugar destacado dentro del panorama artístico contemporáneo. Un vanguardista en un año en que en Cádiz celebramos también el Bicentenario de una Carta Magna que fue de las más avanzadas de su época y aportó una nueva forma de concebir la convivencia en sociedad. Oaxaca de Juárez, Oaxaca aporta una perspectiva novedosa y atractiva y es un ejemplo del talento existente en Iberoamérica, tan diverso pero a su vez tan hermanado. Para el Consorcio del Bicentenario, muestras como ésta nos acercan aún más a aquellos países con los que nos unen tantos lazos históricos, culturales y de amistad; y nos hacen despertar a ese sentimiento común en que nuestras expectativas, esperanzas, miedos y retos son los mismos. Hernández, incluso, nos hace un guiño dedicando una serie de grabados a Quevedo. Viajes de ida y vuelta. Cultura que se comparte y que se vuelve a convertir en arte. Con esta exposición, de nuevo, estamos un poquito más cerca de México y, lo que es más importante, de los mexicanos. José Luis Ayllon Presidente del Consorcio para la Conmemoración del II Centenario la Constitución de 1812

Portada de la primera impresión americana de la Constitución de Cádiz. Ciudad de México, 8 de septiembre de 1812.

11


Con motivo del doscientos aniversario de la Constitución de Cádiz, me gustaría recordar que el liberalismo es un conjunto de valores y destacar dos de ellos. En primer lugar, la libertad de expresión que permite a grandes artistas como Sergio Hernández deleitarnos con su obra. La libertad de expresión es sólo posible gracias a la libertad de las personas para emprender actividades productivas, desde el arte hasta las diferentes industrias. Al hacerlo, crean las condiciones para la innovación y para el intercambio. El liberalismo es, fundamentalmente, ese dueto de libertades. La Constitución de Cádiz es el primer documento trasatlántico que se refiere a ellas. Estableció que México, Perú, Río de la Plata, la Banda Oriental (hoy, Uruguay), Guatemala y España intercambiaran libremente tanto ideas como mercancías. Dicho en otras pa-

labras: la Constitución de Cádiz eliminó un monopolio que limitaba al espíritu creativo y emprendedor de los hispanos. Es importante mencionar que los diputados novohispanos (hoy, mexicanos) pelearon, junto con los españoles, por estas libertades en las sesiones de las Cortes de Cádiz. En el presente, y recordando a los diputados mexicanos de 1812, Telefónica promueve la obra de Sergio Hernández, como una forma de celebrar las libertades establecidas en la Constitución de Cádiz, que son el punto de partida para el mundo en el que queremos vivir y nos permiten continuar transformando las posibilidades en realidad. Juan Abellán Consejero Delegado-ceo Telefónica México

Centro histórico de Oaxaca, México, 1910. Charles Burlingame Waite. agn.

13


Obra


Muro de la ignominia, 2007

Ă“leo y arenas sobre lino (TrĂ­ptico) 150 x 450 cm


La vara, 2004

Aguafuerte / agua tinta y punta seca 91 x 170 cm


Sitio, 2007

Aguatinta y azĂşcar 78.2 x 107 cm


No soy s贸lo yo, 2007

Az煤car y Carburundum 79 x 109 cm


Tif贸n, 2011

Grabado sobre madera 119 x 206 cm


Sue単o imagen de la muerte


Sue単o imagen de la muerte, 2003

Carpeta con nueve grabados 76 x 56 cm


Sue単o imagen de la muerte, 2003

Carpeta con nueve grabados 76 x 56 cm


Sue単o imagen de la muerte, 2003

Carpeta con nueve grabados 76 x 56 cm


Sue単o imagen de la muerte, 2003

Carpeta con nueve grabados 76 x 56 cm


Sue単o imagen de la muerte, 2003

Carpeta con nueve grabados 76 x 56 cm


Sergio Hern谩ndez Oaxaca de Ju谩rez, Oaxaca

Se termin贸 de imprimir en octubre de 2012 en los talleres de la edici贸n consta de 1,000 ejemplares estuvo al cuidado de GM Editores, S.A. de C.V.



Sergio Hernández, Oaxaca de Juárez, Oaxaca.