Issuu on Google+

Principios de Liderazgo

1


Principios de Liderazgo

2


Principios de Liderazgo

1Semana UNO

I. El Llamado de Dios a ser LĂ­deres (Parte 1)

3


1

Principios de Liderazgo

Semana UNO 1.1

Ha sido idea de Dios el llamarnos a liderar.

Cuando estudiamos la Biblia cuidadosamente, vemos que ciertamente es una idea de Dios Dios no solo es el Líder por excelencia, sino que también nos ha llamado a liderar. Considera esto: La primera descripción del hombre en la Biblia involucra liderazgo. Dios nos diseñó para liderar, tener autoridad y tomar dominio. Lee cuidadosamente Génesis 1:26-31, de acuerdo a esta escritura, tú y yo nacimos para liderar.

Génesis 1:26 “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra”. 1.1.1 Ser creados a la imagen de Dios significa que hemos sido creados para liderar. En el Nuevo Testamento, Dios confirma este llamado, Mateo 5:13-16. Enseñanza sobre la sal y la luz. La sal es valiosa para dar sabor y proteger de la corrupción. Por lo tanto, el creyente y la iglesia en general deben ser ejemplos piadosos en el mundo y resistir la decadencia moral y la evidente corrupción de la sociedad. Esto es liderar, es decir, ejercer influencia. Influenciar = “Producir una cosa cierto efecto sobre otra, también denota el ejercer fuerza moral sobre las personas”.

4


Principios de Liderazgo

1.1.2 Dios nos dio a los hombres autoridad

Dios nos equipa, pero nos toca desarrollar

sobre toda la tierra.

las habilidades (talentos).

Para que opere en nuestras vidas esta autoridad;

La parábola de los Talentos, nos muestra

se requiere que estemos bajo la autoridad de

claramente que el amo les repartió a sus

Dios y entonces estaremos en autoridad sobre la

siervos talentos, pero ellos los tenían que

tierra.

trabajar (desarrollar).

Veamos un ejemplo:

Dios nos equipa, pero nos toca desarrollar las habilidades (talentos).

Mateo 8:9 “Porque también yo soy hombre bajo

El Señor reparte los talentos conforme a la

autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y

capacidad de cada uno.

digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a

 

mi siervo: Haz esto, y lo hace. “ El centurión, tenía autoridad, porque estaba bajo

Mateo 25:15 “A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad…”

autoridad. Este es un principio de autoridad espiritual, sólo tendremos autoridad, si estamos bajo autoridad.

1.1.3 Si Dios dijo que señoreemos, nos dio la capacidad para hacerlo. Lee detenidamente Mateo 25:14-30. ¿Ya

lo

hiciste?

Entonces

sigamos adelante… De

acuerdo

anterior

al

pasaje

podemos

ver

que Dios nos equipa, pero

nos

toca

a

nosotros desarrollar las habilidades (talentos).

5


Principios de Liderazgo

Dios reparte los talentos soberanamente.

1 Corintios 12:11 “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere”. Por tanto podemos decir que a todos Dios nos ha dado algo, pero no igual.

1.2

El llamado de Dios, es una invitación, no una imposición.

Llamado viene de la palabra griega Kaleo, término que se usa para convocar o invitar. También se puede traducir como destino en algunos casos. Podemos decir que el llamado es una invitación a que conozcamos y decidamos responder o no al deseo de Dios para nuestra vida. Todos los hombres que responden al llamado o llamamiento de Dios, se convierten en Sus siervos; y estarán dispuestos a cumplir el propósito de Dios, obedeciendo por medio de la fe a ese llamamiento divino.

6


Principios de Liderazgo Las principales causas por las cuales no respondemos al llamado de Dios a liderar son:

1.2.1 Ignorancia. Conforme al pensamiento, costumbres y rudimentos del mundo, ignoramos que tenemos una naturaleza de líderes. Alconocer la verdad seremos libres… Juan 8:32

1.2.2 Desobediencia. Mateo 21:28-29 “Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue.” Podemos oír, pero no obedecer.

1.2.3 Excusas humanas. Mateo 21:30 “Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera… - “ve a trabajar a mi viña”… dijo: - Sí, señor, voy. Y no fue. Había excusas seguramente en su corazón.

7


Principios de Liderazgo

8


Principios de Liderazgo