Page 1

Principios de ConsejerĂ­a

1


Principios de ConsejerĂ­a

2


Principios de ConsejerĂ­a

4Autoestima. 4.1 Concepto De Autoestima Cristiana. 4.2 Tratando Con La Inferioridad. 4.3 Fuentes De Nuestro Autoconcepto. 4.4 Los Resultados De Una Baja Autoestima. 4.5 Las Emociones. 4.6 El Temor.

3


Principios de Consejería

4Autoestima. 4.1 Concepto De Autoestima Cristiana. 4.1.1 Autoestima en el mundo. Sentimientos de valía propia basados en recursos financieros, logros, habilidades o talentos, apariencia física. Está clase de autoestima produce personas que se sienten autosuficientes, que no necesitan de Dios, son orgullosas y llegan a ser autoidólatras en algunos casos. Es el tipo de autoestima que nos aleja de Dios (Santiago 4:6). La confianza puesta en los logros propios no le da honra a Dios, sino que fija a las personas en sí mismas, sin embargo, la Palabra de Dios no lleva a reconocer que el único digno de mérito y honra es Dios (Lucas 17:10).

4


Principios de Consejería

4.1.2 Autoestima cristiana. Muchos cristianos cometen el error de irse al otro extremo, y para evitar caer en la autoidolatría, de la autoestima del mundo, optan por el autoflagelo, la falta humildad y como consecuencia una baja autoestima. Sin embargo, debemos entender que nuestro sentido de autovalor no debe depender de nuestros logros, o nuestra apariencia física, sino más bien de quienes somos EN CRISTO. Necesitamos humillarnos a nosotros mismos y Él será quien nos honrará (Salmo 16:2). Para poder tener una buena autovalía, y autoestima los cristianos deben aprender a tener una correcta y sana relación con Dios. Nuestro valor aquí es en base al gran precio que Jesucristo pagó por nosotros y todo eso se lo debemos a Él. Él nos compró para que fuésemos Su propio pueblo (Efesios 1:14). Nuestra actitud debe ser de humildad en la que consideramos al prójimo como mayor a nosotros mismos (Filipenses 2:3). Nuestra autoestima o autoconcepto es en base al precio que Dios nos da, ni más ni menos (Romanos 12:3).

5


Principios de ConsejerĂ­a

4.2 Tratando Con La Inferioridad. Es asombroso el modo en que la imagen que tenemos de nosotros mismos influye en nuestras acciones y actitudes y, especialmente, en nuestras relaciones con otras personas.

Necesitamos cambiar la imagen que hemos formado de nosotros mismos (Filipenses 4:13; Romanos 8:28-39; 2Corintios 5:17-20; Efesios 4:17-24).

4.3 Fuentes De Nuestro Autoconcepto. 4.3.1 La familia. Es un hecho que la familia (padres o cĂłnyuges), son la fuente principal de donde formamos el concepto

de nosotros mismos. Las palabras de la gente de autoridad en nuestra vida nos afectan profundamente, ya sea para bien o para mal.

4.3.2 Una sociedad negativa. Vivimos en un mundo que lleva las huellas del pecado. Somos una raza caĂ­da y nacemos siendo negativos, por lo tanto, pensamos negativamente de nosotros mismos.

6


Principios de Consejería

4.3.3 Maestros en la escuela. Palabras que hieren, “Eres un tonto”, “¿Por qué no eres tan

aplicado como tu hermano?”, destruyen la auto-imagen de un niño o joven.

Al contrario, palabras que edifican, “Tú puedes con esa tarea”, ¡Como eres inteligente!, levantan la auto-imagen.

4.3.4 Amistades. La presión social juega también una parte importante en la manera en que vamos formando una imagen de nuestro

propio ser. A esto se debe que las personas buscan amistades con quienes tengan gustos similares, de esta forma se sienten mejor aceptados y su autoestima es más sana.

7


Principios de Consejería

4.4 Los Resultados De Una Baja Autoestima. 4.4.1 Echa a perder nuestras relaciones. La persona con una baja autoestima se encierra en sí misma, es insegura, negativa, celosa y vive criticando a los demás. Por ejemplo, una muchacha con complejos de inferioridad generalmente es más promiscua que una muchacha con auto-confianza, porque la primera piensa que la única manera de no perder a su novio es rendirle su cuerpo. Promiscuidad: mezcla confusa; convivencia heterogénea de personas de sexos diferentes; de doble sentido.

4.4.2 Paraliza tu potencial. En Números 13:17-33, nos habla de la misión de los doce espías, diez de ellos regresaron hablando negativamente acerca de que no podían tomar la tierra de promesa, porque ellos se veían a sí mismos inferiores.

4.4.3 Impide el servicio al Señor. La persona que siempre piensa, “Yo no puedo”, “no soy capaz”, será una persona muy limitado que no intentará lograr mucho. A la vez las personas que no tienen una correcta autoestima, continuamente estarán dudando de la aceptación de Dios, y tendrán pensamientos tales como “no soy digna del amor de Dios. El Señor necesita personas que sepan vencer sus complejos de inferioridad (2ªCorintios 3:16-18, Éxodo 34:27-35).

8


Principios de Consejería 4.4.4 ¿Cómo vencer tus complejos de inferioridad? Reconoce que eres creación de Dios (Salmo 139:13-16). De todos los millones de personas que habitamos este planeta, no hay dos exactamente idénticas. ¡Somos una creación original! Acepta la evaluación de Dios. ¿Has visto fotografías de “antes” y “después” de dietas o planes para adelgazar? Pues la Biblia usa dos grupos de adjetivos para describir a las personas antes y después de recibir a Jesús como Salvador. “Antes” de aceptar a Jesús, la Biblia dice de la persona: 1) ANTES: (1) Pérdida; (2) sin esperanza; (3) muerta espiritualmente; (4) apartada de Dios. 2) DEPUÉS: la Biblia dice de la persona: (1) Hijo de Dios (Juan 1:12); (2) perdonado (Colosenses 1:14); (3) la niña de sus ojos (Zacarías 2:8); (4) redimido (Apocalipsis 5:9); de gran estima (Isaías 43:4); (5) hechura suya (Efesios 2:10). En el momento en que recibimos a Jesucristo como Señor y Salvador, se nos acepta de inmediato en la familia de Dios. Decide Amarte: Algunas personas tienen la idea equivocada, de que para ser humildes, tienen que despreciarse. La verdad es que el desprecio a sí mismo, no es humildad cristiana y va en contra de las mismas enseñanzas de la Palabra de Dios. El mayor mandamiento es que amemos a Dios con todo nuestro ser. El segundo mandamiento es una extensión del primero: que amemos al prójimo como nos amamos a nosotros mismos. Con estos dos mandamientos, nos habla de tres cosas: amar a Dios, amarse a uno mismo y amar a otros (Mateo 22:37-40). Jesús enseña que una buena auto-estima es la base para amar a otros. No te compares con otro: Uno de los peores errores que uno puede cometer, es compararse con otras personas. No somos inferiores ni superiores a nadie, todos somos diferentes (Romanos 12:3-8; 1ªCorintios 12:7, 11).

9


Principios de Consejería

4.5 Las Emociones. Dios diseñó nuestras emociones para nuestro bien. Cuando utilizamos las emociones según el diseño divino, entonces son recursos en nuestra vida. La palabra “emoción” viene de una palabra en latín que significa “agitar” o “avivar”. Las emociones funcionan agitándonos, y cuando colaboran con nuestra mente y voluntad, pueden motivarnos a la acción (Proverbios 25:28). No es malo ser una persona emocional, lo que puede ser dañino es ser controlado por las emociones. Vivimos en un mundo en que damos rienda suelta a sus emociones, aún la forma de entretenimiento que tenemos, todos están diseñados para afectar nuestras emociones. Aún las emociones negativas tienen un lado positivo. Por ejemplo. El temor nos motiva a actuar y cuidarnos de un peligro: el enojo es una emoción que nos “agita” para que enfrentemos una situación no aceptable.

10


Principios de Consejería

4.5.1 Tres maneras en que los cristianos tratan con las emociones. 1) Viven por las emociones.

Cuando me siento bien, todo está correcto, y no veo de gravedad ningún problema.

Cuando me siento mal, aún del incidente más pequeño hacemos una tormenta.

Cuando pensamos en las emociones, pensamos en si “me siento bien” o “me siento mal”; si estoy enojado, deprimido, feliz o si me siento amado o tengo paz.

En un minuto me puedo sentir, amado, feliz, aceptado, con éxito y el siguiente minuto me siento fracasado. 2) Rechazan las emociones.

Desean rechazar lo que sienten; lo niegan, lo reprimen,

y es un constante luchar con sus sentimientos (positivos o negativos).

Muchas veces no quiere que la gente se entere por miedo a perder el control o el estilo.

3) Someten sus emociones al control del Espíritu Santo (Efesios 4:17-24; 2Timoteo 1:7).

Jesús como hombre estaba lleno de emociones: Se enojó, el celo lo consumía, pero estaba bajo control (Juan 2:15-17; Hebreos 4:15).

11


Principios de Consejería 4.5.2 Dos conceptos equivocados entre los cristianos. 1) El resultado de ser cristiano producirá el que siempre te sientas bien, o si verdaderamente estás caminando con el Señor, siempre serás feliz. Muchos cristianos están buscando una vida libre de problemas, en Efesios 6, el apóstol Pablo nos habla que hay una guerra contra los principados y potestades y contra el mundo. Tenemos que reconocer que hay dolores y angustias con las que debemos tratar. Un mundo que está perdido, parientes que no son salvos, cristianos carnales, divisiones en el cuerpo de Cristo, van a producir dolor en nuestra vida. Si venimos a Cristo esperando una constante e ilimitada felicidad vamos a despertar en una forma dura y tal vez hasta haya desilusión, a menos que nos pongamos la armadura de Dios y peleemos la buena batalla. Nuestra esperanza está en Él, y no lo que podamos sacar de Él (Romanos 8:17-18; 2ªTimoteo 4:5; Hebreos 5:8). 2) Cualquier tipo de sentimiento malo o negativo debe ser reprimido, que éste, es solo una confesión negativa, que te llevará hacia abajo. Reconocer mis problemas o mis sentimientos no es falta de fe. Fe es saber que Dios es más grande que ellos para ayudarme a salir (Salmo 23). Saca tus sentimientos y trata con ellos, el reprimirlos puede crear un almacén que luego sea desastroso, se puede convertir en amargura, dureza de corazón, apatía, etc.

12


Principios de Consejería

4.6 El Temor. La mejor manera de combatir cualquier tipo de temor es a través del amor (1ªJuan 4:18).

4.6.1 ¿Cómo entra el temor? 1) Por el oído (1ªSamuel 17:10-11). 2) Por el ojo (Mateo 14:29-30).

4.6.2 Las consecuencias del temor. 1) Evita que entremos en el reino de Dios (Apocalipsis 21:7-8) 2) Evita que llevemos fruto para Dios (Proverbios 29:25; Mateo 25:25). 3) El temor a tragedias y desastres puede provocarlos (Proverbios 10:24; Job 3:25).

4.6.3 Tú puedes vencer el temor. 1) El temor de Dios: El único remedio al temor del hombre (Proverbios 19:23; Proverbios 14:16; Proverbios 14:26). 2) El amar y conocer a Dios: El remedio al temor (1ªJuan 4:18; Proverbios 1:33).

13


Principios de ConsejerĂ­a

14

Principios de Consejería  

Sesión 04

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you