Page 80

JUAN DUÑABEITIA DE LA MOTA “Do you remember that Basque captain we call Sinbad (Dunabeitia)? Tall, that played water polo with us once?”, pregunta Ernest Hemingway a su hijo, Patrick, en una carta fechada en el 30 de octubre de 1943. La pregunta resume la amistad que unía al escritor y al capitán vasco, al que en el Bilbao de antes de la guerra llamaban Sinbad, por actuar en el Circo Amateur del Club Deportivo vestido de marinerito en veladas benéficas. Lo hacía las veces que pisara tierra, ya que por entonces ya navegaba de verdad. Tuvo que ser la guerra la que torciera su destino de marino mercante y actor de circo. Movilizado por la República, en concreto por el Gobierno Vasco, participó en la contienda como oficial de transmisiones. Perdida la guerra en el Frente Vasco, se exilió primero a Burdeos y, bajo la amenaza de la Alemania nazi, a América definitivamente. Allí se conocieron él y Ernest Hemingway. La amistad que les unió les duró toda la vida. En julio de 1949, el 22 en concreto, Ernest Hemingway escribe a su editor, Charles Scribner, al que le habla de “Juan Dunabeitia who served with me at sea in the war”. Era el reconocimiento explícito de la participación de Duñabeitia en las navegaciones a la caza de submarinos alemanes en aguas cubanas, allá por los años 1942 y 1943, en la que el escritor denominó ‘Operación Friendless’. Ríos de tinta han corrido tratando de explicar lo que realmente fue aquella operación. Pues bien, aquello que en la carta definía como “servicio de guerra en el mar” fue recogido y ficcionado en su obra ‘Islands in the Stream’, una de sus dos novelas póstumas. Juan Duñabeita, nacido en Bilbao en 1898, y por tanto un año mayor que Hemingway, era un habitual de La Finca, que lo era, tal y como lo atestigua la cuarta esposa del escritor, Mary Welsh en sus memorias How it Was, cuando escribe: “Sinsky, as always when his ship was in the port of Havana, was staying with us (...)”. Pero era un habitual muy especial, pues como dice la misma Mary en su libro refiriéndose a un momento de fiesta, “Our house was full of people: Sinsky, home from the sea for a weck and sharing Ernest’s bathroom (...)”. Compartieron mucho Juan Duñabeitia y Ernest Hemingway. Hasta el punto de que el escritor decidió que en lugar de Sinbad habría de llamerle Sinsky a su amigo Juan. El pintor José María Ucelay, o Uzelai (Bermeo, Bizkaia, 1903 - Bilbao, Bizkaia, 1979), les hizo compartir banco para su obra ‘Conversation Piece, Just Leisure (Hemingway and Duñabeitia)’. La obra está expuesta permanente en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, su propietario. La visita al Museo invita a recorrer lo que antiguamente fueron los muelles que frecuento Juan Duñabeitia, que falleció en Bilbao, no lejos de esa parte de la ciudad, en pleno centro. Antes gozaron de la mutua compañía en los viajes que el autor pudo hacer a Bilbao a partir de 1953. Viajaron, por ejemplo, hasta Bermeo, allí compraron pescado y se tomaron helados. Se acercaron hasta el cementerio de Mundaka, donde yacía el “manager espiritual” de Hemingway e íntimo también de Sinsky, el sacerdote católico Andrés Untzain. 80

Profile for Espacio Hemingway

Hemingway Traveler  

Hemingway Traveler  

Advertisement