Page 18

1923 La Tierra de Hemingway “Hadley y yo estamos muy emocionados. El 5 de julio (1923) saldremos hacia Pamplona. Partiremos de París a las diez y media de la mañana, llegaremos a San Sebastián sobre las diez de la noche. Y al día siguiente iremos a Pamplona”. Este viaje, que relata Ernest Hemingway en una carta fechada el 20 de junio de 1923, le llevó a conocer una Tierra inesperada. Navarra, Euskadi, La Rioja e Iparralde, sus ciudades, sus lugares y sus gentes forman parte de la vida de Hemingway; de su vida y de sus novelas, cuentos, cartas y artículos. Aquí se hizo escritor. Aquí disfrutó de la pesca, de los Pirineos, de la mar, del vino, de la pelota, de la cultura y, por supuesto, de la gastronomía. Esta pasión por la Tierra se transformó en amistad con sus gentes. Con el pamplonés Juanito Quintana; con la logroñesa María Teresa León; con el mundakarra Andrés Untzain; con el bilbaíno Juan Duñabaitia; o con el vitoriano Paco Garay. Amistades que traspasaron el tiempo y la distancia. Esta pasión le llevó a volver a esta Tierra. Después de casi 20 años de ausencia obligada (siempre expresó su repulsa hacia la dictadura franquista), el escritor regresó en 1953. Y volvió a disfrutar de sus gentes y a saborear una Tierra con la que siempre se sintió en deuda.

1927. Ernest Hemingway 18

Profile for Espacio Hemingway

Hemingway Traveler  

Hemingway Traveler  

Advertisement