__MAIN_TEXT__

Page 110

I CAMPUS DE VERANO DE LAS ARTES DE GUÍA curso sobre la creatividad creatividad: una aproximación interdisciplinar

arte, educación creadora y educación para la creatividad JULIO ROMERO Profesor de Didáctica de la Expresión Plástica en la UCM

Qué es creatividad. Creatividad y educación. Educación para la creatividad. Arte tradicional, arte reciente y creatividad. Educación creadora. Educación creadora y arte: claves y orientaciones

Qué es creatividad

Parece que existe un cierto acuerdo en el campo de la creatividad en cuanto a cuáles son algunos de los elementos que la caracterizan. Las definiciones más aceptadas de creatividad -dentro de lo difícil que es acotar clara e inequívocamente ese término- contienen al menos dos componentes fundamentales: novedad y valor1. La novedad equivaldría a la originalidad, a la diversidad, en último caso a la diferencia respecto a lo ya hecho, lo ya conocido, pensado, dicho, encontrado. El valor se referiría a la utilidad de ese producto diferente, a su funcionalidad, su mérito, su aporte a la hora de solucionar un problema o de abrir nuevas vías. Permítaseme que utilice el término diferencia para referirme a la primera parte de esa composición. Todo lo creativo es diferente; la diferencia, a mi entender, es lo que tienen en común esa originalidad, esa novedad o esa fluidez. Pero lo creativo requiere, para ser considerado como tal, de ambos factores: diferencia y utilidad. En ese sentido, todo lo creativo -insistimos- es diferente, pero no todo lo diferente es creativo ya que podemos echar en falta el otro componente de la creatividad, el valor añadido a esa diferencia, su oportunidad. Creatividad y educación

Desde este punto de vista, es fácil apreciar cómo creatividad y educación son conceptos muy próximos: en ambos campos tratamos con la diferencia útil, con la mejora, el avance, el descubrimiento, la aparición de lo nuevo; en ambos casos se trata de ir de un estado actual a otro diferente que está por descubrir, alcanzar o construir y que supone una mejora o un avance respecto al lugar original del que se partía; en ambos se trata de recorrer el siempre enigmático camino que lleva de lo que se sabe a lo que aún no conocemos, del conocimiento establecido a lo que pueda construirse o inventarse más allá. En este sentido, no debe sorprender que la creatividad figure como uno de los objetivos que persigue la educación en sus planteamientos teóricos. Sin embargo, en la práctica, la educación formal actual no parece que deje demasiado lugar para esa diferencia de que venimos hablando. Como señala algún autor, precisamente “la creatividad se apoya [...] en la flexibilidad y la fluidez, que no son cualidades que la escuela se proponga desarrollar. ¿Por qué no se plantea a los alumnos un problema del tipo: ‘Hallar el mayor número posible de respuestas a la pregunta…’? Incluso la pregunta ‘¿Cuántas son 2 + 2?’ se puede prestar a este ejercicio”2. En este contexto, entre las diferentes áreas de conocimiento que configuran el curriculum escolar el arte aporta una característica esencial, muy particular y de gran valor potencial: la multiplicidad y la diferencia como elementos protagonistas, más aún si nos referimos al arte reciente. En el arte no existe la respuesta única, la solución correcta individual, la fórmula que proporciona el resultado verdadero. Siempre puede haber otra manera de mirar, de hacer, otra respuesta a la misma pregunta, otra manera de decir. El arte es

el terreno de lo posible, un terreno que no está limitado completamente. El arte propone constantemente otras miradas posibles a una realidad siempre en construcción. Como señala el teórico de la educación artística Arthur D. Efland, “La función del arte a lo largo de la historia cultural de la humanidad ha sido y continúa siendo la construcción de la realidad. [...] Los artistas construyen representaciones del mundo real o bien de mundos imaginarios que incitan a los seres humanos a crear una realidad distinta para sí mismos”3. Si el arte permite asomarse con otras miradas a una realidad siempre en construcción, esas miradas, precisamente por su naturaleza diversa y no única, implican generalmente una visión distinta, potencialmente reflexiva y crítica sobre aspectos de la realidad. El arte no sólo nos proporciona respuestas sino preguntas, no sólo nos permite conocer el mundo sino considerar otros mundos posibles, de ahí su relación íntima con la creatividad. Educación para la creatividad

A su vez, la integración de la creatividad con la educación puede adquirir diversas formas, no todas igualmente sugerentes ni extendidas. En ese sentido, si hablamos de una educación para la creatividad nos estaremos refiriendo a un modo de entender la presencia de la creatividad en la educación en el que la clave estaría en la finalidad que se persigue, en el para qué o el para quién. Dentro de esa educación para la creatividad, lo importante es fomentar el desarrollo de capacidades creativas, aprender estrategias, técnicas y recursos para desarrollar y poner en práctica el pensamiento creativo, y formar a individuos especialmente creadores, potencialmente creadores o que tienen especial trato con lo creativo por determinadas circunstancias, como pueden ser los artistas o futuros artistas. Así pues, una educación para la creatividad es la que tiene como finalidad formar a artistas o creadores, desarrollar la capacidad creadora o enseñar estrategias potencialmente creativas. La educación para la creatividad aporta, por tanto y en resumen, formación específica en creatividad o para creativos. Se trataría, por tanto, de un grado bastante medio o limitado en cuanto a la presencia de la creatividad en la educación: ésta no se vería transformada básicamente por esa relación con la creatividad, sino que simplemente se focalizaría en ese tipo de objetivos o destinatarios constituyendo un dominio específico del ámbito educativo. El arte es un campo que se muestra especialmente significativo dentro de esa educación para la creatividad ya que, desde una perspectiva muy extendida, se ha venido considerando todo lo artístico como algo relacionado, de una u otra forma pero siempre de manera bastante directa, con lo creativo. Si arte y creatividad parece que tienen entre sí una apreciable familiaridad, tal como solemos pensarlos frecuentemente, en el campo de la educación incluso es muy común considerar como actividades creativas aquellas que se realizan en el ámbito de la educación artística, aunque ello no sea así en ocasiones más que de una manera muy superficial. En no pocos momentos se ha identificado arte con creatividad, se han tomado uno y otro como si fueran, prácticamente, parcelas que

Profile for red espacioguia

Paisaje, identidad y creatividad  

Catalogo del I Campus Guia 2006 (Gran Canaria, España): talleres en estancia para jovenes creativos.

Paisaje, identidad y creatividad  

Catalogo del I Campus Guia 2006 (Gran Canaria, España): talleres en estancia para jovenes creativos.

Advertisement